lunes, 17 de diciembre de 2018

Cómo funciona el Sistema Argentino de Interconexión

(Clarin.com) - Es una red que recorre el país, en la que se inyecta la energía que se produce en las plantas, para que luego se distribuya y llegue a todos los rincones.

El Sistema Argentino de Interconexión (SADI), que transporta la energía a través del territorio nacional. La red recolecta y distribuye toda la energía que se genera en el país.

La energía eléctrica es un aspecto fundamental de la vida en la actualidad y promete seguir por ese camino en el futuro. Con el crecimiento del uso de las fuentes renovables, su presencia se hace más firme para los años venideros. Hoy en día los sistemas más sofisticados de tecnología funcionan con electricidad. Las empresas la usan para todo: para obtener luz, para hacer funcionar sus computadoras y demás dispositivos. Y ni hablar de la función que cumple en una casa particular, donde provee iluminación y también es vital para el encendido de electrodomésticos y aparatos destinados al entretenimiento. Incluso ya existen compañías automotrices que proyectan que la totalidad de su producción en el futuro sea de vehículos eléctricos.

En las situaciones cotidianas, el uso de este recurso es de lo más simple. Se aprieta una tecla y se prende la luz automáticamente. Se oprime un botón y el televisor está funcionado. Detrás de esa facilidad, existe un universo para que la electricidad llegue desde su punto de producción hasta el lugar en el que uno se encuentra.

Y ese recorrido se hace por medio del Sistema Argentino de Interconexión (SADI), que transporta la energía a través del territorio nacional. La red recolecta y distribuye toda la energía que se genera en el país. Hasta hace unos años, la Patagonia tenía su propio sistema, pero en 2004 se empezaron las obras, que terminaron en 2014, para conectarlo con el resto, por lo cual en la actualidad la red constituye una totalidad.

“La energía eléctrica uno la inyecta en Azul y la demanda puede estar en Campana, en Capital Federal o en Tucumán. La demanda retira. Es un sistema mallado, interconectado. Se sube la energía en un punto y hay alguien que la retira en otro”, explicó Martín Mandarano, el CEO de YPF Luz, empresa que se dedica a la producción de energía, tanto de fuentes tradicionales como renovables.

A través del SADI se puede transportar a cualquier lugar la electricidad que se genera en las usinas de producción. Esto se hace por medio de las líneas de alta tensión, que sirven para contrarrestar el efecto que se produce cuando la electricidad recorre grandes distancias y gran parte de su potencia se pierde en forma de calor, lo que recalienta los cables. Para evitar eso, se debe aumentar lo más posible el voltaje de la corriente transportada.

Existen dos subsistemas dentro del SADI. Uno es el Sistema de Transporte de Energía Eléctrica de Alta Tensión, que transporta la electricidad de una región del país a otra. El otro es el Sistema Troncal, que la transporta dentro de una misma región, entre plantas generadoras y distribuidores. Las empresas que transportan la electricidad además tienen subestaciones transformadoras elevadoras que aumentan la tensión y subestaciones transformadoras reductoras, que la bajan.

La última parte del proceso para que la electricidad funcione, por ejemplo en una casa, la tienen las empresas distribuidoras, que se encargan de llevar la energía hasta los consumidores finales. Estas compañías le compran la electricidad a las plantas generadoras y le pagan a las empresas que la transportan hasta sus centros de transformación. Allí reducen la electricidad a media tensión y la distribuyen por el distrito que cubren, donde nuevamente es reducida y convertida en baja tensión.

En la actualidad, se están inaugurando muchos puntos de generación de energía, tanto tradicionales como renovables. Esta producción se inyecta en el sistema interconectado. Por ejemplo, en mayo de este año se abrieron la central térmica Vuelta de Obligado, que aporta una potencia de 800 MW a la red, y el proyecto Predeman Bioenergía, que genera electricidad de biomasa a partir de los desechos de la cáscara de maní, y aporta 10 MW de potencia al sistema.

Este último no es el único ejemplo de una nueva central de producción basada en fuentes sustentables. En septiembre, se incorporaron a la red los dos primeros parques solares del país, en la provincia de San Luis: el Caldenes del Oeste y La Cumbre. El primero está ubicado cerca de la capital puntana y tiene una potencia de 24,75 MW. El segundo, de 22 MW.

La energía eólica también aporta, de a poco, su granito de arena en el SADI. Por ejemplo, en octubre se inauguró el parque Manantiales Behr, en Chubut, que entrega 100 MW de potencia al sistema de interconexión.

Para el 2025, el objetivo de la Argentina es que el 20 por ciento de toda la energía que se produce sea de fuentes renovables. Se trata de un compromiso que en la actualidad puede parecer desafiante pero que, con el impulso que se le está dando a este tipo de producción, no suena a imposible.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...