Mostrando entradas con la etiqueta Defensa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Defensa. Mostrar todas las entradas

miércoles, 17 de julio de 2019

Argentina no acepta la donación de una fragata ofrecida por Corea del Sur

Por Edgardo Aguilera - Ambito.com
El Gobierno a través de una carta del ministro de Defensa, Oscar Aguad rechazará la donación de una fragata de la clase Ulsan ofrecida por Corea del Sur. 
Fragata clase Ulsan.
El agregado de defensa de ese país, teniente coronel Ho Lim, en representación del gobierno de Seúl había presentado en enero de 2019 la donación de un buque de guerra destinado a la Armada Argentina.

La Marina dispuso una comisión que inspeccionó el estado de los sistemas básicos de seguridad náutica y máquinas de la fragata. El rechazo al obsequio de la fragata se fundamenta en cuestiones de apoyo logístico para atender el mantenimiento y disposición de repuestos. 

La nave forma parte de la primera serie de 4 unidades construidas en la década del 80 por los astilleros Hyundai Heavy Industries y Daewoo Shipbuilding & Marine Engineering. El meollo está en la planta motriz integrada por dos turbinas de gas LM 2500 de General Electric (GE) y dos motores diésel (crucero) MTU 16V 538 TB82 en una configuración combinada de diesel o gas (CODOG). 

La Armada Argentina no tiene ese tipo de turbina en ninguno de los navíos de guerra en servicio. Incorporar una línea de sostén logístico de otro origen para sólo un buque representa un gasto elevado y no conveniente, dijeron fuentes navales. Los buques de la flota nacional están propulsados por turbinas Olympus y Tyne producidas por la empresa británica Rolls Royce, idénticas a las que equipan los navíos de la Royal Navy. 

Es un dato histórico cierto juego de demoras en la provisión de repuestos de origen inglés, menudeo que deviene del conflicto del 82. Conocida la noticia de la donación coreana hubo una rápida movida de un proveedor británico alternativo: Leafield Logistics & Technical Services, empresa integrada por ingenieros y técnicos retirados de la Royal Navy y que se especializa en el mantenimiento y recuperación de partes de las turbinas fabricadas por Rolls Royce. Ofrecieron asistencia y provisión de repuestos que obtienen de navíos ingleses desprogramados. ¿Temieron por la entrada del competidor General Electric (GE) en la donación ofrecida por Seúl?

La gestión a título gratuito y sólo el pago de gastos de traslado del navío desde la base naval coreana de Jinhae hasta la de Puerto Belgrano, no fue otra cosa que la punta de lanza para una operación mayor. El interés de Corea es vender una decena de aviones de entrenamiento y ataque ligero FA-50 Golden Eagle; nuevos; a la Fuerza Aérea Argentina. 

Se trata de un negocio de unos 400 millones de dólares que entusiasma por igual a los aviadores militares, a la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA) y al conglomerado de pymes especializadas que son proveedores de FAdeA. La oferta de Korea Aerospace Industrips incluye 8 aviones a estrenar de los cuales al menos el 50 por ciento se ensamblaría en la planta cordobesa. Claro que ensamblar no es lo mismo que producir. 

Los empresarios agrupados en la Cámara Argentina Aeronáutica y Espacial (CArAE) acudieron al ministro de la Producción y Trabajo, Dante Sica, escuchó los reclamos realizados por la dirigencia en particular la desinformación de la cartera de Defensa acerca de la aplicación de la ley Nº 27.437 de Compre Argentino que establece que en las compras grandes del Estado a proveedores extranjeros se harán acuerdos de cooperación con firmas locales para transferir tecnología, bienes o servicios vinculados al contrato objeto de la operación.

Dos oficinas del ministerio, la secretaría de Investigación, Política Industrial y Producción para la Defensa a cargo de Luis Riva y la secretaría de Gestión Presupuestaria que dirige Graciela Villata lucen como las de mayor desconocimiento según se trató en la última reunión de la Mesa de Enlace Aeroespacial que encabezó Sergio Drucarof, subsecretario de Compre Argentino y Desarrollo de Proveedores del ministerio de Producción.

lunes, 15 de julio de 2019

Rusia convirtió a sus paracaidistas de la grieta en tropas de choque anfibias

Por Petri Mäkelä - The National Interest - Traducción Desarrollo y Defensa.
¿Una buena idea?

¿Es esta una capacidad de cambio de juego? Probablemente no.

Durante los últimos tres siglos, la Infantería Naval fue la única fuerza en Rusia entrenada para llevar a cabo desembarques forzados en las costas. En 2017, las reformas militares rusas llegaron a un punto en que se necesitaban más fuerzas capaces de aterrizar en los anfibios. En un momento sorprendente de visión militar, comenzaron a entrenar a las fuerzas aerotransportadas de VDV para realizar aterrizajes anfibios por su cuenta.

Las pruebas de 2017 se siguieron con ejercicios conjuntos entre la infantería naval y el VDV. El VDV aporta algunas capacidades únicas a la mesa, ya que es un servicio especializado en operaciones expedicionarias. Los aterrizajes aéreos y navales combinados también permiten que las fuerzas armadas rusas muevan significativamente más hombres y máquinas que cualquiera de las ramas podría transportar por su cuenta.

A principios de febrero de 2019, los marines rusos con base en el territorio ucraniano ocupado de Crimea realizaron un simulacro de aterrizaje de rutina en una cabeza de playa desprevenida. El canal de televisión de las fuerzas armadas rusas proporcionó una visión interesante de este ejercicio.

La operación de armas combinadas incluyó helicópteros Mi-8 que aterrizaron escuadrones de exploradores VDV para asegurar la cabeza de playa. Los helicópteros de ataque Ka-52 y las variantes armadas de Mi-8 también proporcionaron vigilancia durante la operación.

La fuerza de aterrizaje inicial se extendió a la orilla desde los barcos de desembarco de clase Caimán y Ropucha con los vehículos de combate de infantería naval BTR-82A. Estos pelotones de punta de lanza luego se movieron más hacia el interior cuando los barcos de desembarco y las embarcaciones de aterrizaje más pequeñas comenzaron a descargar el resto del batallón de infantería naval y la formación VDV de apoyo.
Resultado de imagen para obuses 2S1
También es digno de mencionar que la fuerza de aterrizaje incluyó artillería autopropulsada orgánica en forma de batería de obuses 2S1 (Ver arriba), que había aterrizado antes de que todas las compañías de infantería hubieran llegado a la costa. Esto, combinado con las unidades de mortero del VDV, permite a una cabeza de playa soportar su empuje hacia el interior, incluso sin soporte aéreo.

A pesar de que la cabeza de playa todavía se estaba formando, los ingenieros del BAT-2 estaban construyendo una rampa desde la playa hasta el terreno más alto para permitir el flujo de suministro de los barcos a las tropas que luchan tierra adentro.
Resultado de imagen para grisha class corvette
Una parte interesante de las imágenes fue también una corbeta de clase Grisha que proporcionó cobertura para la fuerza de aterrizaje con sus cañones AK-176 de 76 mm y AK-630 de 30 mm. Los recursos navales se enfocaron en defender la fuerza de los UAV hostiles que intentaban interferir con el aterrizaje.

Si bien el video no muestra claramente la presencia de los tanques de batalla principales, otras fuentes revelaron que la operación de entrenamiento fue apoyada por los tanques T-72B1 y T-72B3 de la Infantería Naval de Crimea.

¿Es esta una capacidad de cambio de juego? Probablemente no. 

Sin embargo, sí dice que Rusia sigue dando alta prioridad a las operaciones anfibias, que son demasiado grandes para la infantería naval por sí sola. Al mismo tiempo, los batallones de paracaídas adjuntos a las brigadas de infantería naval están entrenando para apoyar los aterrizajes aéreos VDV si es necesario. 

Existen objetivos viables para este tipo de operaciones desde las islas del Ártico, a través del Mar Báltico hasta la costa de Ucrania. 

Por el deterioro del equipamiento, los militares muertos desde 2001 casi duplican al ARA San Juan

Pese a los tiempos de paz, entre 2001 y 2018 murieron 112 militares en su trabajo o en camino a él, de los cuales 75 están relacionados directa o indirectamente con el estado del equipamiento. Con las víctimas del ARA San Juan, suman 156. Hay caídas de aviones, aplastamientos por tanques, explosionPor Pablo Fernández Blanco, Romina Colman y Catalina Bontempopos - La Nación

Pese a los tiempo de paz, entre 2001 y 2018 murieron 112 militares en su trabajo o en camino a él, de los cuales 75 están relacionados directa o indirectamente con el estado del equipamiento.


Con las víctimas del ARA San Juan, suman 156. Hay caídas de aviones, aplastamientos por tanques, explosion Fuente: Archivo

Minutos antes de las 9 horas del 22 de noviembre de 2001 un Pampa IA-63 lanzó una bomba de 250 kilos en el marco de un entrenamiento. El artefacto debía explotar cuando tocara el piso, pero falló, por lo que un grupo compuesto por el capitán Eduardo Alberto Galetti, el cabo principal Héctor Nicolás Rocha, el suboficial principal Jorge Roberto Sosa y el suboficial auxiliar Héctor Oscar Barrios fue a atender la situación. Debían rodear la bomba con trotyl y hacerla detonar a distancia, para lo que estaban entrenados. El artefacto explotó antes y les costó la vida.

En septiembre de 2015 ocurrió algo impensado para la aviación. En la V Brigada Aérea de Villa Reynolds, en San Luis, un avión Douglas A4-AR Fightinghawk estaba en una revisión técnica en la plataforma (foto) cuando de forma inesperada comenzó a desplazarse hasta chocar contra el hangar, algo que terminó con la vida del suboficial principal Luis David Peñaloza, que trabajaba en la cabina de la nave.

En 2008 el suboficial segundo buzo táctico Federico Alexis Cacciabue se lanzó en paracaídas desde un avión que sobrevolaba Miramar. El artefacto no se abrió. Cuando logró soltar el paracaídas auxiliar ya era tarde para moderar el impacto lo suficiente, algo que le costó la vida a los 37 años.

Los casos anteriores forman parte de registros oficiales de la Armada, la Fuerza Aérea y el Ejército que enumeran decenas de muertes por motivos diversos, desde accidentes en la vía pública hasta descargas eléctricas, caídas de aviones, explosiones de armas de fuego, asesinatos, desprendimientos de montaña, ahogamientos, paros cardíacos en entrenamientos, un inesperado golpe con un hangar y la caída del techo de un casino.

LA NACION investigó las muertes que se registraron en las Fuerzas Armadas entre 2001 y el año pasado a partir de pedidos de acceso a la información pública, documentos del Estado, averiguaciones judiciales y crónicas periodísticas. También se hicieron consultas a exfuncionarios, allegados a las víctimas y miembros de distinta jerarquía en la organización militar, que en todos los casos pidieron mantener en reserva su nombre.

La conclusión más gruesa arroja que entre las tres instituciones murieron 112 personas mientras cumplían con sus obligaciones laborales o se aprestaban a hacerlo. Hay que destacar que en 23 casos se trató de los accidentes denominados initínere, como se conoce al traslado de la casa al trabajo y el retorno. En 75 casos se trató de problemas presumiblemente vinculados al estado del equipamiento de manera directa o indirecta. No se incluyen en esa cuenta, por ejemplo, el caso de un soldado asesinado, un suicidio y un desprendimiento de montaña.

A las cifras anteriores hay que sumar a los 44 tripulantes del ARA San Juan, que se muestran por separado porque el hecho aún es investigado por la Justicia. En ese caso, el número de bajas llega hasta las 156 personas.

El caso de la Armada tiene un barniz paradójico: hasta que ocurrió la tragedia del submarino, la fuerza parecía la más segura para trabajar, con tres muertes desde 2001, de las cuales una se debió a la caída de un avión y otras dos, a la falla de paracaídas.

En ningún caso las muertes mencionadas se dieron en enfrentamientos bélicos. Los números parecen abonar la afirmación según la cual ser militar es un trabajo de riesgo pese a que la Argentina atraviesa tiempos de paz desde la finalización de la guerra de las Malvinas, en 1982. Es una idea extendida entre miembros y jefes de las fuerzas de seguridad, los familiares consultados y hasta los gestores políticos.

Las causas de esa condición son, en cambio, más variadas. Algunos apuntan contra la precariedad del material militar derivada de malas gestiones administrativas en distintos gobiernos, como en los de Néstor y Cristina Kirchner , o las políticas de ajuste implementadas por el Estado, algo reconocido en informes de la gestión de Fernando De La Rúa y una bandera izada por Mauricio Macri.

A los 34 años el capitán David Carabajal viajaba con tres compañeros en una camioneta del Ejército por la ruta 150 en la provincia de San Juan camino a Chile. El vehículo volcó al mediodía.A los 34 años el capitán David Carabajal viajaba con tres compañeros en una camioneta del Ejército por la ruta 150 en la provincia de San Juan camino a Chile. El vehículo volcó al mediodía. Crédito: Diario de Cuyo

Los registros oficiales muestran también que hay siniestros que van más allá del estado del equipamiento. El ministro de Defensa, Oscar Aguad, expuso ese punto de manera cruda en una entrevista con la FM bahiense La Brújula 24. "Tenemos Fuerzas Armadas que han tenido períodos largos sin adiestramiento y capacitación. Por ejemplo, la flota de submarinos estuvo cinco años sin navegar y esto no es gratis", dijo. LA NACION consultó a sus voceros, pero al cierre de esta nota no había una respuesta oficial.

El año más trágico para los cuerpos de seguridad fue 2001. La Armada y el Ejército no tuvieron bajas, pero la Fuerza Aérea perdió 14 personas. Hasta 2018, en total son 34 los uniformados muertos por caídas de aeronaves -no sólo de esa fuerza, aunque principalmente-, que constituyen la mayor causa no natural de fallecimiento entre los militares. Se llevan el 30% de los casos, seguida por los accidentes initínere (21%) y los viales dentro del tiempo de trabajo.

En los últimos 18 años la Fuerza Aérea perdió 38 personas por accidentes. En la mayoría de los casos se trató de caídas de aviones, pero aparecen más motivos.

Las explosiones y las muertes a mano de armas de fuego se cobraron 12 víctimas. Completan la lista caídas, fallas en paracaídas, golpes y problemas de salud que terminan con la vida en las horas de servicio.

Hay también casos que rozan lo imponderable. Un ejemplo: Santiago Zone, de 34 años y con dos hijos, era teniente del cuerpo de granaderos. Solía competir con los caballos Remonta Nunhil y Perdigón. Le había dedicado una vida a ese trabajo, según se corrobora en el perfil de Linkedin que todavía está disponible, aunque eso no le alcanzó para evitar que en una prueba a campo traviesa que se hizo en octubre de 2016 se cayera del animal. Los voluntarios de la Cruz Roja estaban cerca, pero el accidente fue con tanta mala fortuna que no pudieron hacer nada para evitar su muerte.

Los escalafones inferiores corren la peor suerte. En 18 años murieron 25 soldados y 14 cabos, aunque también perdieron la vida 13 sargentos.

Con 71 personas, el Ejército lidera las bajas, algo que parece lógico si se tiene en cuenta que es la organización más grande entre las tres con 51.309 personas, según una decisión administrativa publicada en el Boletín Oficial en 2018.

Muertes inesperadas

Para los especialistas y miembros de la fuerza, la cantidad de accidentes viales en vehículos militares le abre la puerta a la pregunta por el estado de las unidades. Hay vuelcos, choques y un aplastamiento por intentar reparar una falla mecánica que en 2012 le costó la vida al cabo Julio César Demarco, de 32 años, en Pigüé. Junto a su compañero conducía un camión Mercedes-Benz que llevaba un tanque en el acoplado. De Marco se metió debajo de él para enderezar una manguera que se había doblado y alteraba el sistema de frenos. El acoplado se movió, le aplastó el tórax y la cabeza.

Una mala suerte parecida corrió Sebastián Nahuel Rodríguez Camparín, aplastado en 2008 por el derrumbe de una pared, mientras que Héctor Diego Torres recibió en 2004 la descarga eléctrica de una aeronave, al sargento Fabio Héctor Vallejos la explotó una granada en 2007 en Puerto Santa Cruz y el cadete Maximiliano Sandoval sufrió una explosión durante una sesión de tiro. El desenlace fue fatal en los cuatro casos, al igual que en el de Luis Alberto Monzón, un sargento ayudante de 50 años que en marzo de 2013 se cayó del techo del Casino de Suboficiales en Paso De Los Libres (Corrientes) que intentaba reparar.

Llegaron tres ambulancias, policías y un helicóptero provincial. Tampoco pudieron salvarle la vida. Ocurrió en marzo del año pasado.

El subteniente Juan Manuel Casuso tenía 25 años cuando murió aplastado por un tanque durante ejercicios militares en el campo de Azul, provincia de Buenos Aires. Al menos así lo recuerdan sus compañeros, si bien los documentos del Ejército describen más escuetamente que se trató de un accidente vial por vuelco del vehículo militar. Era septiembre de 2010. Los hechos similares se repiten.

El 26 de agosto de 2006 ocurrió algo que todavía no se pudo dilucidar con precisión según los registros oficiales del Ejército que vio la LA NACION. Cerca de 30 cursantes con instructores realizaban un ejercicio de supervivencia en balsas de Tacuara en el Paraná. Uno de ellos era el cabo primero Gustavo Orlando Villalba, de 26 años. Chocaron contra la barcaza remolcadora Cavallier V. Su cuerpo nunca apareció.

La naturaleza también jugó su partido. El suboficial principal Juan Gabriel Torres era el guía de la patrulla que en 2017 subía al volcán Lanín. Andinista avezado, no pudo con un desprendimiento que le costó la vida. Sus compañeros bajaron el cuerpo desde los 3200 metros de altura.

Historia de desinversión

Documentos revisados por LA NACION, elaborados en los gobiernos que administraron el Estado desde 2001 hasta el año pasado, muestran las dificultades presupuestarias y sus efectos sobre la operación cotidiana de las Fuerzas Armadas.

La Cuenta de Inversión es una memoria del año anterior que el Poder Ejecutivo le envía al Legislativo en cada período. En la de 2001, el Estado Mayor General de la Fuerza Aérea sostiene que el cumplimiento del plan de actividad aérea (horas de vuelo) en aviones de combate, de transporte, de instrucción, de enlace y helicópteros alcanzó el 95,2% sobre lo programado. Si bien se incrementó en el cuarto trimestre el cumplimiento de la actividad "debido a la utilización de armas de menor costo operativo, no se alcanzó la totalidad de lo programado en virtud de las reducciones presupuestarias", reconoce.

Eran tiempos de Fernando De La Rúa, una crisis económica que se acercaba a su desenlace y el frenesí político por recortar el gasto para evitar la salida de la convertibilidad.

La conducción de la Fuerza Aérea lamentaba, por escrito, que unidades de mantenimiento se veían obligadas a intervenir a medida que el material fallaba, ya que era insuficiente el stock de intercambio. Dicho de otro modo, se le sacaban partes a ciertas naves para ponérselas a otras cuando se rompían. "Esto aumenta los trabajos no programados y por consiguiente la planificación de horas de mantenimiento está sujeta a factores aleatorios", sostienen las memorias del Estado en 2001.

Las reducciones presupuestarias también obligaron a economizar en electricidad, gas, telefonía y días laborables. Tampoco fueron suplidas las bajas de personal superior por jubilaciones, retiros y renuncias.

Problemas similares se repiten a lo largo del tiempo. En 2003, primer año de gestión de Néstor Kirchner, la Fuerza Aérea celebró por escrito que el cumplimiento del plan de actividad en aviones y helicópteros había permitido mantener habilitados a casi "el 45% de los aviadores militares" de la institución. Y ponderaba que a pesar de no llevarse a cabo un grado óptimo de adiestramiento las horas asignadas a la actividad de vuelo alcanzaron "los objetivos previstos con márgenes aceptables de seguridad".

Otra vez, hubo que destinar más tiempo del previsto a tareas no programadas como el reproceso de aeronaves, motores y componentes, que aumentaron las jornadas laborales.

En 2004, la fuerza documentó que las horas de trabajo para mantenimiento "se incrementaron debido a la insuficiencia de stock de repuestos y de equipos aeronáuticos en servicio, que obligó a desmontar aeronaves inspeccionadas con componentes de otras máquinas que se encuentran en inspección para permitir su rápido regreso al servicio".

Las dificultades que relatan en el papel los expedientes de la Fuerza Aérea se repiten en el campo de las operaciones. A las 12.10 del 25 de agosto de 2005 un helicóptero Hughes 500 de la Escuela de Aviación Militar de Córdoba cayó a tierra cuando iba hacia la pista, en Córdoba. Murieron el piloto, capitán Federico Marta Barragán, el mecánico suboficial auxiliar José Luis Ramón Martínez y los cadetes de segundo año Roxana Soledad Martínez y Pablo Valente.

En septiembre de 2015 ocurrió algo impensado para la aviación. En la V Brigada Aérea de Villa Reynolds, en San Luis, un avión Douglas A4-AR Fightinghawk estaba en una revisión técnica en la plataforma cuando de forma inesperada comenzó desplazarse hasta chocar contra el hangar, algo que terminó con la vida del suboficial principal Luis David Peñaloza, que trabajaba en la cabina de la nave.

También por un golpe del portón de un hangar que falló, pero en la base Marambio (Antártida), falleció el miércoles 8 de junio de 2016 por la mañana el cabo primero Gustavo Daniel Capuccino. Tenía 30 años.

Los archivos oficiales son generosos en ejemplos de muertes en avión ocasionadas durante bautismos y actos conmemorativos.

El adiestramiento, otra polémica

Algunas pérdidas parecen producto de errores humanos y fueron parte de procesos judiciales. El 19 de septiembre de 2001 comenzó a las 9.04 un vuelo de bautismo para los cadetes del primer año. Eran tres aeronaves. La punta del ala izquierda de una de ellas golpeó el edificio de la torre de control y luego se estrelló. Murieron el vicecomodoro Ernesto Guillermo Cooke y el cadete Carlos Nicolás Díaz Berastegui. La Justicia determinó que la responsabilidad fue del brigadier Agustín Alfredo Míguez, director del Instituto y piloto del avión guía.

El diagnóstico sobre los problemas que causan muertes en las fuerzas de seguridad es compartido tanto por la gestión política como por la militar. Un exfuncionario que participó de las decisiones sobre el equipamiento de las fuerzas lo puso en estos términos: "El origen del problema es presupuestario. Al no haber naves suficientes para volar o navegar, tampoco hay suficientes horas de vuelo ni de navegación, que a su vez genera problemas por parte de las tripulaciones para resolver situaciones de alto riesgo".

Esa mirada común se tradujo en decisiones. Cuando promediaba la gestión, el gobierno de Macri compró aviones, pero priorizó la compra de naves de entrenamiento antes que de guerra. "En caso de conflicto bélico, se pueden comprar los aviones [de guerra], pero no los pilotos. Para tenerlos, tienen que entrenarse", explicó otra persona que talló en la decisión.

Durante su paso por la Cámara de Diputados Julio Martínez, quien luego se convirtió en el primer ministro de Defensa de Mauricio Macri, hizo un informe en el que señalaba que "de los 230 pilotos que tenía la Fuerza Aérea a comienzos de 2007, unos 55 pidieron el retiro por falta de estímulo profesional debido a la carencia de medios para trabajar".

El Ejército muestra también el subcumplimiento de metas, aunque lo describe con menos frontalidad. En 2008, por caso, no alcanzó a cumplir con los proyectos de inversión que preveía e hizo un tercio de los ejercicios tácticos previstos en el terreno en el ítem "Capacidad Operacional Contribución Conjunto y Combinado".

Para 2011, por caso, se había propuesto avanzar con la transformación de un Helicóptero Bell UH-1H a Huey II, pero no dio casi pasos en esa dirección. En 2014, tenía que completar el 3,97% de esa tarea (según la meta de avance físico estipulada en la Cuenta de Inversión de ese año). Avanzó un 0,41 por ciento.

Otro ejemplo es el de Fabricaciones Militares, que depende del Ministerio de Defensa, pero abastece a las fuerzas. En 2014 tuvo un presupuesto de $1.552 millones, que completó, pero casi incumplió con todas las metas físicas previstas por el Estado para ese año.

Miembros de las Fuerzas Armadas con diverso rango consultados por LA NACION sostuvieron que la antipatía que les generaban al gobierno en las gestiones de Néstor y de Cristina Kirchner se tradujo en una desinversión llevada al límite.

La falta de repuestos amplió el vocabulario de las fuerzas. Los militares llaman "canibalización" al hecho de "sacrificar" una unidad -puede ser un avión o un auto, por ejemplo- para sacarle las partes y ponérselas a otro. Un miembro de las fuerzas reconoció con molestia que debió "sacrificar" dos Hummer -un vehículo militar 4x4- para mantener en funcionamiento otros seis, algo similar a lo que ocurrió con los camiones habituales para los traslados. Los denominados Unimog datan de los años 60. La gestión de Macri impulsó su repotenciación, que tiene un avance de aproximadamente 40 por ciento.

Hasta el ARA San Juan, ninguna de las muertes de la Armada entre 2001 y 2018 habían ocurrido en el agua, el entorno que le da nombre a la organización, sino por problemas con aeronaves o paracaídas.

En octubre de 2007, un avión MC32 Aermacchi de la Primera Escuadrilla Aeronaval de Ataque tuvo un incidente en una misión de adiestramiento. El capitán de corbeta aviador Gustavo Alejandro Massazza y el teniente de fragata aviador Julio Agustín Alonso se eyectaron cuando vieron la emergencia, pero las heridas causaron la muerte de Alonso, más tarde, en un centro asistencial de Punta Indio.

En 2017, el cabo principal buzo táctico Julio Martín Acosta falleció por un motivo similar. Hacía un ejercicio de adiestramiento en la Base Aeronaval Comandante Espora, cerca de Bahía Blanca. Saltó del helicóptero y, según los registros de la Armada, murió por una falla en el paracaídas.

Al igual que el Ejército y la Fuerza Aérea, la Armada tuvo problemas para modernizar su equipamiento. Se ve, por caso, en la reconstrucción del rompehielos Almirante Irízar, un ícono de su flota. En 2011 dispuso de $82,14 millones para ese trabajo, según registros oficiales. Debía completar el 32% de la tarea y, si bien usó todos los fondos, le alcanzó para terminar con el 16%. Algo similar, pero más pronunciado, se repitió en 2014: estaban disponibles $76,14 millones y se usaron casi todos los fondos. Se completó un 4% de la reparación, cuando el objetivo era llegar al 12 por ciento.

Los altos mandos de las Fuerzas Armadas hacen una mueca antes de responder a la pregunta sobre el estado del equipamiento. Sin ellos, se hace imposible el adiestramiento. Sostienen que, con una velocidad menor a la que esperaban al principio del mandato, la gestión de Macri avanzó sobre temas que llevaban años desatendidos. En mayo pasado llegaron cinco aviones Súper Étendard Modernizados (SEM) que el Gobierno le compró a Francia, se sumaron unidades Pampa 3 (producidas en Córdoba por Fadea). Se sumaron radares, ametralladoras, morteros, fusiles, cañones, cascos de vuelo, entre otras cosas.

En perspectiva, las personas fallecidas en los últimos 18 años casi duplican a las víctimas que se cobró el ARA San Juan y más que las duplican si se cuentan la totalidad de muerte en el tiempo dedicado al trabajo. También son importantes en comparación con lo que ocurre en otros países. Por ejemplo, entre 2014 y 2016 la Argentina estuvo en niveles similares a los de España, según datos del Ministerio de Defensa de ese país. Aunque en ese último caso la mayoría de las muertes ocurrieron dentro de las fronteras, sus fuerzas también desarrollan tareas en países más riesgosos, como Iraq, el Líbano y Afganistán.

Otras referencias muestran que vestir uniforme es peligroso no sólo en el país, sino también en la región. En Chile, por caso, murieron 17 militares en diciembre de 2006 porque el vehículo que los llevaba desbarrancó, y hay ejemplos de tragedias aéreas, pero entre los casos más recientes son más abundantes los que están relacionados con dificultades con la nieve, por caso, antes que con el equipamiento en sí, cómo se ve en la Argentina.

LA NACION consultó sobre el tema a exministros de Defensa de distintas presidencias. Todos se excusaron de opinar, por diversos motivos. Horacio Jaunarena (Raúl Alfonsín y Fernando De La Rúa) explicó que estaba dedicado a hacerse estudios médicos para cuidar su salud y Nilda Garré (Néstor Kirchner), al cuidado de su madre. Martínez (Macri) se excusó porque es el antecesor de Aguad en el cargo y evitaba hacer comentarios sobre defensa.

miércoles, 10 de julio de 2019

El Pentágono alista una coalición militar para vigilar a Irán

(Clarin.com) - Un grupo de países, liderados por barcos de guerra de EE.UU., controlarán las aguas del Golfo Pérsico.

El buque de asalto anfibio USS Kearsarge, en el Golfo./ AFP archivo

Estados Unidos espera reclutar aliados en las próximas semanas para una coalición militar para salvaguardar las aguas estratégicas en el Golfo Pérsico, donde Washington culpa a Irán ya los combatientes alineados con el país persa por los ataques y sabotajes contra petroleros, dijo el general de mayor rango de Pentágono.

Según el plan, que se ha finalizado recién en los últimos días, los EE.UU. proporcionarían buques de mando y dirigirían los esfuerzos de vigilancia para la coalición militar en las costas de Irán y Yemen. Los aliados patrullarían las aguas cerca de los barcos de mando de los Estados Unidos y escoltarían buques comerciales con las banderas de sus países.

El general Joseph Dunford, presidente del Comando Conjunto, dio detalles a los periodistas después de las reuniones al respecto el martes con el secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, y el secretario de estado Mike Pompeo.

"Estamos comprometidos ahora con varios países para ver si podemos formar una coalición que garantice la libertad de navegación tanto en el Estrecho de Ormuz como en el Bab al-Mandab", dijo Dunford.

"Y creo que probablemente en las próximas semanas identificaremos qué naciones tienen la voluntad política de apoyar esa iniciativa y luego trabajaremos directamente con los militares para identificar las capacidades específicas que apoyarán eso".

Irán ha amenazado durante mucho tiempo con cerrar el Estrecho de Ormuz, a través del cual pasa casi una quinta parte del petróleo del mundo, si no puede exportar su petróleo, algo que el gobierno del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, buscó como una forma de presionar a Teherán para que renegocie el acuerdo sobre su programa nuclear.

Pero la propuesta de Estados Unidos de una coalición internacional para salvaguardar el transporte marítimo en el estrecho, que se encuentra en la desembocadura del Golfo, ha estado ganando impulso desde los ataques en mayo y junio contra los petroleros en las aguas del Golfo. El mes pasado, Irán derribó un avión no tripulado estadounidense cerca del Estrecho, lo que llevó a Trump a ordenar ataques aéreos de represalia, solo para detenerlos.

Aunque los funcionarios estadounidenses habían discutido públicamente los planes para salvaguardar el estrecho, la revelación de Dunford de que la coalición también buscaría reforzar la seguridad en el Bab al-Mandab frente a Yemen parece ser un elemento nuevo.

EE.UU., así como Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, se han preocupado durante mucho tiempo por los ataques de combatientes hutíes (en Yemen) alineados con Irán en el angosto canal de Bab al-Mandab, que conecta el Mar Rojo con el Golfo de Adén y el Mar Arábigo.
Resultado de imagen para Estrecho de Ormuz
Estrecho de Ormuz

Casi 4 millones de barriles de petróleo se envían diariamente a través de Bab al-Mandab a Europa, Estados Unidos y Asia, además de productos comerciales.

Dunford dijo que EE.UU. proporcionaría barcos de "mando y control", pero agregó que el objetivo sería que otros países proporcionen buques para patrullar las aguas entre esos barcos de comando.

La tercera parte de la misión involucraría a miembros de la coalición para escoltar a los buques comerciales de sus países. "La expectativa es que las patrullas y las escoltas sean realizadas por otros", dijo.

Dunford manifestó que el tamaño de la campaña podría ajustarse según la cantidad de países que se comprometan. "Esto será escalable, ¿verdad? Entonces, con un pequeño número de colaboradores, podemos tener una pequeña misión. Y lo ampliaremos a medida que se identifique el número de naciones que están dispuestas a participar ", dijo.

Estados Unidos escala su desafío a China y aprueba una millonaria venta de armas a Taiwán

(Clarin.com) - Son misiles y tanques por un valor de más de 2.200 millones de dólares. Beijing rechazó la decisión y llamó a “anular inmediatamente” el proyecto.

Una columna de tanques, durante unos ejercicios militares en Pingtung County, en el sur de Taiwan. Estados Unidos le vendería más armamento a Taipei. /AP

Estados Unidos anunció este martes una posible venta de misiles y tanques a Taiwán, por un valor de más de 2.200 millones de dólares, en un acuerdo que, según Washington, "no alterará los equilibrios militares básicos en la región". Pero China reaccionó enseguida y llamó   a "anular inmediatamente" el proyecto, en una nueva escalada de tensión entre ambos países, inmersos en una guerra comercial.

"China exhorta a Estados Unidos (...) a anular inmediatamente este proyecto de venta de armas a Taiwán y detener cualquier vínculo militar entre Taiwán y Estados Unidos", dijo el portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Geng Shuang, en rueda de prensa.

El Congreso ha sido notificado de esta venta, que incluiría 108 tanques Abrams M1A2T y unos 250 misiles Stinger. Los legisladores estadounidenses tienen 30 días para objetar, lo que parece poco probable.

"La venta de armas por Estados Unidos a Taiwán viola seriamente el principio de una sola China (...) interfiere gravemente en los asuntos internos de China y socava su soberanía e intereses de seguridad", declaró Geng.

El gobierno de China "expresó su profundo descontento, así como su firme oposición, y ya protestó oficialmente ante Estados Unidos", agregó.

El portavoz destacó la necesidad de evitar que se sigan dañando las relaciones entre China y Estados Unidos.
Las armas incluidas en el proyecto de venta de Estados Unidos a Taiwán por 2.200 millones de dólares. / AFP
Las armas incluidas en el proyecto de venta de Estados Unidos a Taiwán por 2.200 millones de dólares. / AFP

La iniciativa de venta ocurre en medio de tensiones entre Beijing y Washington, que se libran una guerra comercial desde el año pasado.

China considera como parte de su territorio a la isla de Taiwán, que no es reconocida como un Estado independiente por la ONU.

Washington, que rompió relaciones diplomáticas con Taiwán en 1979 para reconocer al gobierno de Beijing como único representante de China, sigue siendo sin embargo el aliado más poderoso de la isla y su principal proveedor de armas.

Esta no es la primera vez que Estados Unidos autoriza la venta de armamento a Taiwán, y cada vez que lo hace provoca la ira de China.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha tratado de fortalecer los lazos con Taiwán y parece más dispuesto a venderle armas.

El Pentágono informó este lunes al Congreso de la posible venta militar a Taiwán, con la que EE.UU. refuerza su posición como principal proveedor de armas a la isla. En un comunicado, el Departamento de Defensa defendió que la transacción "no alterará los equilibrios militares básicos en la región".

Los Abrams M1A2T "contribuirán a la modernización de la flota de tanques del recipiente, aumentando su habilidad de enfrentar amenazas regionales presentes y futuras, y fortalecer su seguridad nacional".

Además, "daría apoyo a la política exterior y de seguridad nacional de Estados Unidos al ayudar a mejorar la seguridad y capacidad defensiva" de Taiwán, agregó el comunicado oficial. Con los misiles, Taiwán busca "expandir la estructura de su existente defensa área para responder a amenazas".

Acercamiento entre Washington y Taipei

La isla está gobernada por un gobierno rival que se refugió en la isla después de la toma del continente por parte de los comunistas en 1949, al finalizar la guerra civil china.

En mayo, los principales jefes de seguridad de EE.UU. y Taiwán, John Bolton y David Lee, respectivamente, mantuvieron una reunión por primera vez desde la ruptura de las relaciones diplomáticas entre ambos hace 40 años, un encuentro que China lamentó.

Poco después de ganar las elecciones a la Casa Blanca, Trump ya había provocado su primera crisis diplomática con China al hablar con la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, en el contacto de más alto nivel entre Taipei y Washington desde 1979.

Más tarde, Trump cuestionó la política de "una sola China" que adoptó el expresidente Jimmy Carter y sigue hoy vigente, aunque luego se comprometió con su homólogo chino, Xi Jinping, a respetarla.

Beijing amenaza con recurrir a la fuerza en caso de que Taipéi proclame formalmente la independencia o haya una intervención exterior, principalmente de Estados Unidos.

Taiwán quedaría totalmente superado en términos de número de tropas y potencia de fuego en cualquier conflicto con China, y ha buscado actualizar gran parte de su equipo militar cada vez más obsoleto, especialmente en su fuerza aérea.

Satisfacción de Taiwán

El Ministerio de Asuntos Exteriores taiwanés aseguró este martes que la reciente aprobación de la venta de más de 2.200 millones de dólares en armas por Estados Unidos muestra el "apoyo" brindado por Washington frente a las amenazas de China.

"La venta de armas a Taiwán demuestra el apoyo del gobierno estadounidense a las necesidades de Defensa de Taiwán, así como su firme determinación de cumplir con sus compromisos de seguridad", señaló en un comunicado la cancillería taiwanesa.

"Taiwán está en la primera línea de las ambiciones de expansión de China y se enfrenta enormes amenazas y presiones de Beijing", señaló en un comunicado el ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán.

"Taiwán está bajo la presión y la amenaza de Beijing. En esta ocasión, la compra de vehículos M1A2 y varios tipos de misiles es de gran importancia para mejorar las capacidades de autodefensa de nuestro país", afirmó el Ministerio.

Los tanques Abrams y los misiles Stinger -que son portátiles y pueden ser movidos rápidamente por los soldados en el terreno- aumentarían significativamente la capacidad de Taiwán para contrarrestar la defensa y los aviones de guerra chino en una eventual invasión.

Los tanques M1A2 "son realmente confiables y se convertirán en una parte esencial de nuestra defensa terrestre" por su capacidad de maniobra, dijo a la prensa Yang Hai-ming, teniente general del Ejército taiwanés. "Tener el M1A2 para reemplazar nuestros tanques más viejos aumentar rápida y efectivamente nuestra capacidad de defensa", añadió.

China ha incrementado significativamente la presión diplomática y militar sobre Taipéi desde que la presidenta Tsai Ing-wen fue elegida en 2016.

Fuente: AFP y EFE

martes, 9 de julio de 2019

Los planes de Mauricio Macri para reforzar las Fuerzas Armadas si logra la reelección

Por Martín Dinatale - mdinatale@infobae.com
El Ministerio de Defensa armó un programa para el futuro sustentado en la ciberdefensa, el reequipamiento militar, el control de la Frontera Norte y un fuerte despliegue en el Atlántico Sur
(Gustavo Gavotti)
(Gustavo Gavotti)
El desfile militar con un despliegue de más de 3.500 efectivos que se realizará esta tarde en las calles porteñas para celebrar el Día de la Independencia será apenas la cristalización concreta del plan de reformulación de las Fuerzas Armadas que diagramó el presidente Mauricio Macri para los próximos 4 años en caso de lograr la reeelección.

Así, los festejos de los militares con una fuerte puesta en escena de músicos, referentes de la Armada, el Ejército y seis aeronaves piloteadas por integrantes de la Fuerza Aérea concretarán el esquema del Gobierno para poner en marcha la "estrategia de reformulación de las Fuerzas Armadas" 2020-2024.

"Las Fuerzas Armadas del futuro no pueden anclarse en visiones del pasado sino que deben aggiornarse a las nuevas tecnologías y las nuevas amenazas que ponen en riesgo la seguridad nacional", explicó a Infobae el ministro de Defensa Oscar Aguad al evaluar los planes que comenzaron a rodar para los militares en los próximos años.

De esta manera, el decreto que el año pasado fijó la nueva "Directiva de Política de Defensa Nacional" y que ya se empezó a poner en marcha tendrá su continuidad el año que viene si Macri sigue en el poder en base a diferentes variables como ser: reequipamiento militar, ciberdefensa, resguardo del Atlántico Sur, refuerzo de la Frontera Norte y adaptación a las nuevas amenazas al territorio nacional.

En este sentido, Aguad expresó que "ya no existen las guerras tradicionales entre Estado-Estado sino la amenaza de grupos de narcos que ocupan territorios, de depredación de recursos en los mares o el avance de nuevas modalidades de ciber ataques que hay que atender".

Tanto Macri como Aguad, su equipo de Defensa que lidera la secretaria de Estrategia Militar, Paola Di Chiaro y el Estado Mayor Conjunto están convencidos de que el kirchnerismo les hizo un fuerte daño a las Fuerzas Armadas al emparentar a oficiales jóvenes con el pasado de la oscura dictadura argentina y la represión de aquellos años. Así, creen que es hora de que el Estado empiece a dejar atrás esa doctrina de manera tajante, reconozca la tarea de los militares, les otorgue mayor jerarquía y los vuelva a poner en niveles donde la sociedad sienta orgullo por el sector castrense.

Desde esta lógica en el Gobierno ya pusieron a elaborar un plan de acción para las Fuerzas Armadas que se complementará en el futuro en base a los siguientes ejes de trabajo:

1-Reequipamiento militar. En una estrategia tendiente a recomponer la situación de deterioro de las Fuerzas Armadas en un contexto de crisis económica, el Gobierno tiene previsto comprar 8 aviones FA-50 Golden de Corea del Sur por USD 200 millones, que se pagarán en un plan de 10 años. Los dos primeros aviones supersónicos surcoreanos llegarán a fines de este año y el resto en lo sucesivo.  Estos aviones reemplazarán a los escasos caza A-4AR que tiene la Fuerza Aérea. Por otra parte, el Ejército recibirá de Estados Unidos unos 42 camiones todo terreno de control para la frontera norte (Humvee usados multipropósito 4×4, desarrollados en la década de los ochenta por Estados Unidos), y a la Armada, tendrá cuatro aviones P3-Orion que ofreció el jefe del Comando Sur de los Estados Unidos, el almirante Craig Faller, en su reciente visita a la Argentina. Todo esto se logró en función de que la Argentina es un aliado extra OTAN y que podría obtener mayores beneficios de ese acuerdo estratégico.
La Argentina recibirá 8 aviones aviones FA-50 de Corea del Sur (Fuerza Aérea de la República de Corea)
La Argentina recibirá 8 aviones aviones FA-50 de Corea del Sur (Fuerza Aérea de la República de Corea)
El reequipamiento militar complementará a los aviones Texan y los Super Etendard de Francia que ya adquirió la Argentina para el control aéreo al mismo tiempo que los 2 Pampa aviones que entregará a fin de año la estatal FADEA.

En paralelo a esto, se firmó un convenio militar con Brasil que apuntará a la transferencia de cuatro submarinos IKL de la Armada de Brasil a la marina de nuestro país para obturar el vacío estratégico que dejó el hundimiento del ARA San Juan.

2-Frontera Norte. En los próximos días el Ministerio de Defensa enviará una nueva partida de uniformados del Ejército para reforzar el operativo de la Frontera Norte y dar apoyo logístico a las fuerzas de seguridad en la lucha contra el narcotráfico y el contrabando. Así, la apuesta mayor del Gobierno será tener antes de fin de año un total de 1.700 soldados apostados a lo largo de los 2.500 kilómetros de frontera.

"Se está cumpliendo con el proyecto de refuerzo militar de la Frontera Norte para hacer apoyo a la Gendarmería y la Prefectura y disuadir a los narcos de venir a la Argentina. Todo esto seguirá adelante porque es una política de Estado que hemos iniciado ante las nuevas amenazas de la región", explicó a Infobae el ministro de Defensa.

También se piensa coordinar las tareas con Brasil en relación al control aéreo en esta zona de frontera caliente y reforzar la frontera con nuevos radares tridimensionales para detectar aviones de narcotraficantes.

Por otro lado, en el Gobierno están pensando en reforzar las tareas de ayuda social y atención en casos de catástrofes naturales que ofrece el Ejército en toda la frontera norte. Este tipo de tareas comunitarias son las que Macri cree que se deberán potenciar para acercar más a los militares con la sociedad para desterrar la mala imagen que generó el kirchnerismo en el sector castrense en los últimos 10 años.
Los operativos del Ejército en la frontera norte también se complementarán con la instalación de más radares
Los operativos del Ejército en la frontera norte también se complementarán con la instalación de más radares

3-Atlántico Sur. En el Gobierno creen que será necesario en el futuro inmediato coordinar las tareas de la Armada y la Prefectura para reforzar los controles de pesca ilegal en el Atlántico Sur. No sólo esto. También se prefigura un trabajo de colaboración con apoyo de las Fuerzas Armadas de Brasil.

En el Ministerio de Defensa creen que en el futuro será crucial para el resguardo de los recursos ictícolas y el petroleo del Atlántico Sur contar con una presencia militar mucho más fuerte que en la actualidad.

4-Ciberdefensa. El Ministerio de Defensa ya redefinió el esquema de ciberdefensa controlado bajo el área de Di Chiaro y el Estado Mayor Conjunto con la idea de dar una mayor cobertura cibernética a los militares en todo el país y al mismo tiempo otorgar cobertura a los denominados "objetivos críticos". Estos son espacios clave para la seguridad nacional como ser una represa, una central eléctrica o una base aérea.

En la tarea de ciberdefensa que se tiene prevista para los próximos años desde las Fuerzas Armadas está contemplado un trabajo en conjunto con Chile y Brasil y el mayor desarrollo de la inteligencia artificial para el resguardo de la ciberdefensa.

En este sentido, Infobae pudo saber que se está trabajando en un plan para establecer en Villa Martelli un centro de ciberdefensa con nuevas tecnología

miércoles, 3 de julio de 2019

Argentina traslada la X Brigada Mecanizada a Bahía Blanca

El Ministerio de Defensa de Argentina, encabezado por Oscar Aguad, ha tomado la decisión de trasladar la X Brigada Mecanizada (Br Mec X) ‘Teniente General Nicolás Levalle’, dirigida por el Coronel Paulo Javier Pardo, de Santa Rosa, provincia de La Pampa, a Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires.
Resultado de imagen para X Brigada Mecanizada (Br Mec X) ‘
La brigada se encuentra hoy establecida en lo que fue la Escuela Hogar de Santa Rosa, donde están destinados más de 500 efectivos, pero sus instalaciones se encuentran en un estado deteriorado.

Proximamente, las tropas que integran el Comando de la X Brigada y la Compañía de
Comunicaciones Mecanizada 10 (alrededor de 300 hombres), dejarán su asiento de la capital pampeana. Mientras que la Compañía de Ingenieros Mecanizada 10 permanecería en el lugar y pasaría a tener el nivel de batallón. Esta Brigada se encuentra bajo la jurisdicción de la División Córdoba, y forma parte de la Fuerza de Despliegue Rápido.

jueves, 27 de junio de 2019

Este es el cibercomando de EE.UU que Trump utiliza contra Teherán y Moscú

Más de 6.000 personas trabajan para el Cibercomando de Estados UnidosBBC Mundo - La Nación
Más de 6.000 personas trabajan para el Cibercomando de Estados UnidosMás de 6.000 personas trabajan para el Cibercomando de Estados Unidos

Un ejército virtual, un nuevo tipo de arma, una forma de combate nunca antes vista.

Desde 2009, una discreta unidad de élite del Pentágono se encarga de defender a su país y atacar a sus adversarios en una zona de "guerra" formada por códigos y bits.

Es el Cibercomando de Estados Unidos ( USCYBERCOM, por sus siglas inglés), uno de los 10 comandos unificados del Departamento de Defensa (DoD) y, quizás, el más avanzado en cuanto a tecnología.

Más allá de lo que se ha hecho público hasta ahora de su misión oficial -proteger y defender el ciberespacio estadounidense- sus operaciones han estado cubiertas por más de una década de una densa capa de misterio.

Sin embargo, en los últimos días, el nombre de esta unidad avanzada ha vuelto a resonar, luego de que medios estadounidenses le atribuyeran varios ciberataques de respuesta contra dos enemigos de Estados Unidos: Rusia e Irán.

Según informó The New York Times este mes, Washington intentó colarse en la red eléctrica rusa e insertó algunos virus para activarlos en caso de algún conflicto o señal de una nueva intromisión del Kremlin en asuntos internos de EE.UU.

 Las redes eléctricas son vulnerables a ataques cibernéticos Las redes eléctricas son vulnerables a ataques cibernéticos

El fin de semana, medios estadounidenses también reportaron que, tras el derribo el pasado jueves de un dron estadounidense, Trump canceló a última hora un ataque contra objetivos militares iraníes y prefirió responder con una carga de virus informáticos.

Las tensiones entre ambos países han aumentado desde que Washington se retirara el año pasado del histórico acuerdo nuclear de 2015 con Teherán y restableciera las sanciones, lo que provocó un duro golpe económico al país persa.

El presunto ciberataque la semana pasada fue el preámbulo de un nuevo paquete de sanciones del gobierno de Trump contra figuras de alto rango del gobierno de Teherán, entre ellos el líder supremo de la república islámica, Alí Jamenei.

El gobierno iraní no tardó en responder a estas últimas medidas, advirtiendo que las nuevas sanciones impedirían cualquier acercamiento diplomático y calificando las acciones de la Casa Blanca como de "retrasados mentales".

Este martes, Trump amenazó otra vez con atacar a Irán como respuesta a una agresión contra "cualquier cosa estadounidense".

"La declaración muy ignorante e insultante de Irán, publicada hoy, solo demuestra que no entienden la realidad. Cualquier ataque por parte de Irán contra cualquier cosa estadounidense será respondido con una fuerza grande y abrumadora. En algunas casos, abrumadora significará la eliminación", escribió en Twitter.

Pero más allá del cruce de palabras y las sanciones, el ataque informático fue la única respuesta militar conocida hasta la fecha ante el derribo de uno de sus aviones no tripulados.

Y detrás de ello, según los reportes, estuvo una fuerza que no necesita tanques, aviones ni balas: el Cibercomando de EE.UU.

Una nueva forma de combate

La red de redes es un nuevo campo de combate La red de redes es un nuevo campo de combate La red de redes es un nuevo campo de combate

En 2008, Estados Unidos vivió un ataque sin precedentes: un virus penetró los sistemas informáticos del Ejército y puso en riesgo millones de archivos de información clasificada. Un año después, como respuesta, el Departamento de Defensa anunció la creación del Cibercomando.

Según Michael Warner, el historiador del USCYBERCOM, su creación marcó la culminación de más de una década de cambios institucionales que conllevaron a un desarrollo de las capacidades defensivas y ofensivas del Departamento de Defensa.

Fue designado entonces como una unidad que trabajaría en colaboración con la Agencia Nacional de Seguridad, con la que compartiría su base en Fort Meade, Maryland.

Ambas secciones son comandadas por un general de cuatro estrellas, Paul M. Nakasone, y aunque cada una tiene tareas diferentes, en su base, comparten intereses similares.

El general Paul M. Nakasone es el jefe del Cibercomando de Estados Unidos El general Paul M. Nakasone es el jefe del Cibercomando de Estados Unidos El general Paul M. Nakasone es el jefe del Cibercomando de Estados Unidos

"El Cibercomando es responsable de llevar a cabo operaciones de redes de computadoras militares, mientras la NSA es responsable del espionaje", explica a BBC Mundo Max Smeets, investigador en ciberseguridad del Centro de Seguridad y Cooperación Internacional de la Universidad de Stanford.

De acuerdo con su página web, el Cibercomando no solo "conduce actividades para dirigir las operaciones y defender las redes" de Estados Unidos.

También, "cuando sea oportuno", buscar realizar "una amplia variedad de operaciones militares en el ciberespacio" para "garantizar la libertad de acción de Estados Unidos y sus aliados" en este espacio, e "impedir lo mismo a nuestros adversarios".

Y es que, según Smeets, aunque las organizaciones cibernéticas militares (unidades, servicios o comandos) operan bajo diferentes restricciones legales, políticas y operativas, la mayoría busca conducir un tipo de operación específica:

"Causar un efecto cibernético específico, dirigido, en un punto designado en el tiempo; que logre un propósito estratégico y supere otras posibles consecuencias negativas".

Tensiones en el ciberespacio

 Las redes eléctricas de Estados Unidos han recibido frecuentes ataques, supuestamente desde suelo ruso Las redes eléctricas de Estados Unidos han recibido frecuentes ataques, supuestamente desde suelo ruso

Michael Ahern, analista de sistemas energéticos del Instituto Politécnico de Worcester, comenta que la seguridad de las redes se ha convertido en una preocupación para muchas naciones, no solo por la posibilidad de ataques "terroristas", sino también por parte de gobiernos "enemigos".

Según explica a BBC Mundo, a medida que las sociedades modernas se vuelven cada vez más dependientes de las computadoras y el intercambio de datos a través de internet, también se han vuelto más vulnerables a las amenazas cibernéticas.

Así, un ataque informático que dañe estaciones de bombeo de agua, redes eléctricas u otros servicios de necesidad básica pueden tener efectos más devastadores que las armas en las guerras convencionales.

"Por eso es probable que todas las naciones estén trabajando para mejorar sus capacidades cibernéticas. Ha habido un par de ataques que provocaron cortes de energía en Ucrania, y en América del Norte la Comisión Federal de Regulación de Energía exige a los operadores de la red que cumplan con un plan de protección de infraestructura crítica", señala.

Estados Unidos no fue el único en apostar por este campo: también sus mayores rivales -Rusia, China, Corea del Norte e Irán- han desarrollado unidades militares de ciberseguridad, según diversos reportes de inteligencia.

Washington no tardó en reforzar entonces la misión del Cibercomando Washington no tardó en reforzar entonces la misión del Cibercomando

Y ataques que han sido relacionados con estos países comenzaron a sentirse en suelo estadounidense.

El hackeo al Comité Nacional Demócrata en 2016, la interferencia rusa en las elecciones de ese año, la difusión de virus como el Wannacry y NotPetya en 2017 o los ataques a una docena de compañías eléctricas en Estados Unidos fueron, para muchos expertos, las señales de que se estaba dando un nuevo tipo de batalla.

Smeets explica que, en la última década, esta unidad de élite ha crecido significativamente, por lo que su presupuesto, fuerza laboral y campo de acción se ha multiplicado de forma considerable.

Para que se tenga una idea, si el monto destinado por el gobierno a esta unidad en 2010 era de unos US$120 millones, para 2018 había ascendido a US$600 millones.

En 2017, el Pentágono decidió designar al USCYBERCOM como un "comando de combate unificado" y planteó por primera vez la posibilidad de separarlo de la NSA.

Un año después, la unidad culminó el proceso de construcción de su Fuerza de Misión Cibernética, que reúne a unas 6.200 personas, organizadas en 133 equipos.

Y aunque en sus primeros tiempos sus tareas se mantuvieron en secreto, en los últimos años han sido cada vez más visibles.

Acciones reactivas

El Cibercomando realiza una amplia gama de operaciones en el ciberespacioEl Cibercomando realiza una amplia gama de operaciones en el ciberespacio

Desde junio del año pasado, el Pentágono otorgó una mayor autoridad al USCYBERCOM para que realizara campañas más ofensivas, a diferencia de las actividades mayoritariamente defensivas que había realizado hasta entonces.

De hecho, bajo los auspicios de la Ley de Autorización de Defensa Nacional de 2018, tiene permitido realizar "actividades militares clandestinas" en redes sin tener que consultar al presidente.

La decisión obedeció a diversos reportes de inteligencia, que habían señalado que numerosas infraestructuras y oficinas del gobierno de Estados Unidos recibían constantes ataques informáticos de naciones extranjeras.

En 2018, el FBI y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) reportaron también una serie de ataques informáticos a instalaciones estadounidenses.

Ambas agencias de inteligencia publicaron reportes que llevaron al gobierno a emitir una "alerta" en la que advertía sobre "acciones del gobierno ruso" dirigidas a entidades federales y empresas en los sectores eléctrico, de energía nuclear, instalaciones comerciales, agua, aviación y manufactura crítica del país.

El Cibercomando lanzó entonces a finales de año una campaña ofensiva para acabar con una supuesta operación de troll rusos, que buscaban interferir en las elecciones de medio término.

"Durante mucho tiempo en Occidente, el foco en el ciberespacio ha sido la defensa: cómo fortalecer los sistemas contra la intrusión y cómo hacer que los sistemas vitales sean más resistentes", contextualiza Jonathan Marcus, analista de seguridad de la BBC.

"Sin embargo, es evidente que el mejor medio de defensa es la ofensiva: la necesidad, al menos, de poner en riesgo los sistemas de un atacante si atacan el suyo", agrega en declaraciones a BBC Mundo.

Sin embargo, este cambio, según Smeets, generó cierta preocupación entre algunos sectores, por los riesgos de una escalada entre EE.UU. y sus adversarios en el ciberespacio, la falta de estándares sobre cómo se debe actuar en él e incluso por las posibles fricciones que podría generar con países aliados.

En opinión de Marcus, las posibilidad de un conflicto de matriz digital muestra que, una vez más, "la tecnología está muy por delante de la teoría".

"¿Qué pasos deben tomarse entonces para establecer algún tipo de límite a los ataques cibernéticos? O más exactamente, ¿en qué punto se considera un ataque cibernético como un acto de guerra?", se cuestiona el analista.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...