Mostrando entradas con la etiqueta Conflicto. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Conflicto. Mostrar todas las entradas

martes, 14 de mayo de 2019

Cómo Estados Unidos ayudó a la Argentina durante la Guerra de Malvinas

Por Mariano Sciaroni - Infobae.com
A mediados de abril, con las islas ya recuperadas, el país pidió, a través de la NASA, que se tomaran imágenes satelitales del archipiélago. Por qué el gobierno norteamericano finalmente colaboró y para qué se utilizó el material obtenido

El día 30 de abril, Estados Unidos consideró fracasadas las negociaciones para evitar una guerra, culpó a Argentina por ello y, en una conferencia llevada a cabo en Washington a las 11:30, el hasta entonces mediador estadounidense, General Alexander Haig señaló, entre otras cosas, que "Estados Unidos responderá positivamente a los requerimientos de material para las fuerzas británicas".

Peor aún, para el mismo momento, Estados Unidos bloqueaba pedidos argentinos de equipos militares y repuestos por USD 3.209.000 que ya se encontraban pagos. Esto es, ese día Estados Unidos dejaba su papel de aparente mediador imparcial y reconocía en forma abierta su alianza con Gran Bretaña. Y, al día siguiente, un avión británico Avro Vulcan bombardeaba la Base Aérea Militar Malvinas.

Sin embargo, es muy poco conocido que, casi sin quererlo, el gobierno norteamericano ayudó a las fuerzas armadas argentinas.


El programa LANDSAT y Argentina.

Es que ese país suministró vital información satelital a Argentina, principalmente a través del sistema satelital LANDSAT.

El programa LANDSAT (por LAND=tierra y SAT=satélite) había sido iniciado en el año 1966 y para 1972 la NASA (el organismo espacial de Estados Unidos había ya puesto el primer satélite (LANDSAT 1) en órbita. Posteriormente (en el año 1979) el programa pasó al NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration), una agencia científica que depende del Departamento de Comercio y, por ende, forma parte del Poder Ejecutivo del gobierno norteamericano.

Argentina había ingresado a la tecnología LANDSAT a través de un memorando de entendimiento de la Comisión Nacional de Investigaciones Espaciales de Argentina (CNIE) y la NASA, que entró en vigor el 7 de octubre de 1976.

Mediante el mismo, Argentina se comprometía, entre otras cosas, a construir y operar la estación terrena de Mar Chiquita (en la Provincia de Buenos Aires – hoy desactivada), que tendría acceso directo a imágenes proporcionadas por los sensores satelitales. Sin embargo, quedaba claro que el control directo de los satélites seguía siendo del gobierno norteamericano.

Para marzo de 1982, se encontraba activo el LANDSAT 3, ya que el LANDSAT 2 había salido de servicio en febrero de ese año y el 4 recién se lanzaría el 16 de julio

El mismo, a 912 kilómetros de altura y en órbita heliosincrónica, hacía una pasada por el mismo lugar cada 18 días, con un movimiento de Este a Oeste y, a la latitud de Malvinas, existía una diferencia de 100 kilómetros entre pasadas.

A mediados de abril, con las islas ya recuperadas, llegó a través de la NASA un requerimiento argentino (por los canales de rutina) para que el satélite tomara imágenes de las Islas Malvinas y el mar circundante en sus pasadas de los días 21 a 23 de abril, pedido que fue girado al Departamento de Estado el 15 de abril y rápidamente informado a la embajada británica, teniendo en cuenta que el satélite debía ser programado para captar las imágenes. También fue girado a la Casa Blanca, que lo trató el 17, en su reunión vespertina en la Sala de Situación.

Se dejó constancia que "Argentina, que es suscriptor del proyecto LANDSAT ha efectuado un requerimiento a los Estados Unidos para que el satélite fotográfico LANDSAT cubra a las Islas Malvinas el 21 al 23 de abril. El satélite está diseñado para no proporcionar información con valor militar y produce fotografías de muy baja resolución (80 metros)…Dudamos que Argentina pueda obtener información militar de valor en esta ocasión".

En efecto, el sensor MSS del satélite estaba limitado a 80 metros de resolución máxima, lo que proporcionaba imágenes de baja calidad. Para peor, se encontraba con ciertos problemas luego del lanzamiento, lo que empobrecía aún más el resultado final. Sin embargo, aún dichas imágenes difusas preocupaban a los aliados.
Satélite LANDSAT 3 previo al lanzamiento (NASA)
Satélite LANDSAT 3 previo al lanzamiento (NASA)

Llamadas nocturnas a la embajada británica

El mismo 17 a la noche, Lawrence Eagleburger (Subsecretario de Estado para Asuntos Políticos y número tres de la Secretaría de Estado) llamó por teléfono a Nicholas Henderson (el embajador británico en Washington), indicándole que era un problema que la noticia se hubiera filtrado a las cadenas televisivas estadounidenses, y que eso podía afectar las relaciones entre los países. Es decir, no estaba bien visto que Estados Unidos ayudara a Argentina en sus esfuerzos de reconocimiento.

Por ello, Eagleburger le indicó que se había convenido que el Departamento de Estado negaría a la prensa cualquier ayuda a Argentina y que, si era presionado el vocero con repreguntas, debería decir que Argentina (como el Reino Unido), participaban en un programa civil satelital y que, otras inquietudes deberían ser efectuadas directamente a la NASA.

Cínicamente, ya estaba preparada la respuesta que la NASA debía dar, la cual consistía en informar: a) Las características del programa satelital,  b) Indicar que se había recibido un requerimiento de Argentina y c) Señalar que se cumpliría. Asimismo, debía ponerse énfasis en que era un programa civil, sin valor militar alguno.

Asimismo, le volvió a indicar que no existiría información alguna de interés para los argentinos pero que, a todo evento "a la NASA no se le permitiría cumplir con ningún otro requerimiento argentino" en dicha área.

Paradójicamente, pocos días antes, Gran Bretaña había pedido imágenes LANDSAT de toda la costa continental argentina, pedido que no generó ningún tipo de problema en los norteamericanos. Finalmente, teniendo en cuenta la baja resolución del sensor y la demora en la entrega del material tomado (tardaba algunos días en procesarse, aún cuando era bajado casi inmediatamente), además, que se consideraba que las imágenes no podrían afectar la seguridad de la Fuerza de Tareas Británica (que se encontraba a mucha distancia de las islas), el satélite tomó las nueve imágenes programadas.

Pero, de todas las imágenes tomadas por el satélite, solo fueron registradas dos por la estación de Mar Chiquita, una para la pasada del día 22 y otra para el subsiguiente (que tomaban las islas en sí), lo que indica que no se permitió que se pudiera analizar con el satélite el Océano Atlántico Sur. Las imágenes "conflictivas", vale decir, seguían vedadas al público a finales de 1982, como si nunca se hubieran tomado.

Hay que volver a recordar que todo esto sucedió durante el mes de abril, cuando Estados Unidos todavía cumplía su rol de mediador "imparcial".
Islas Malvinas, República Argentina. Imagen de LANDSAT, pasada del 23 de abril de 1982 (USGS)
Islas Malvinas, República Argentina. Imagen de LANDSAT, pasada del 23 de abril de 1982 (USGS)

Otro nuevo pedido. Hay que decir que el satélite se rompió

Asimismo, el día 22 de abril a la noche, llegó otro pedido argentino para obtener, ahora, imágenes LANDSAT de las Georgias del Sur, del 24 al 25 de abril, así como también su mar circundante el 26.

A poco de ello, Eagleburger habló con la embajada británica y, con el conocimiento y aprobación de Haig, se decidió que se negaría a Argentina el acceso a las imágenes (las cuales el satélite, para ese momento, ya estaba tomando), invocando "problemas técnicos", más aún en un momento en que Gran Bretaña se estaba aprestando para re-invadir las islas, contando ya con presencia naval en sus cercanías. A todo evento, existía un total cubrimiento de nubes, por lo cual la utilidad de las imágenes habría sido nula o extremadamente limitada.

El último pedido argentino fue el día 5 de mayo, para imágenes de las mismas Islas Malvinas del 7 al 12.

Si bien los británicos nuevamente fueron informados y presionaron para que se les negaran, alegando que los argentinos solamente querían obtener datos de inteligencia con dichas imágenes las mismas fueron tomadas y se dejó que fueran bajadas en Mar Chiquita.

Recién el 12 le comunicaron a Henderson "con cierta vergüenza" que, esta vez (por única y última vez) habían cumplido en tiempo forma con el memorando de entendimiento. Como una paradoja, la única vez que cumplieron con Argentina fue cuando ya se habían volcado abiertamente hacia Inglaterra.

Lamentablemente, las imágenes mostraban solo una espesa capa nubosa sobre las islas, como poco después pudieron comprobar los británicos.
Podría decirse entonces, y con todo lo aquí dicho, que la NASA ayudó con información satelital a Argentina (aún cuando a regañadientes y no con el alcance que debía haberlo hecho, amén que informó y compartió con el Reino Unido todo lo obtenido). Pero es que estaban obligados a hacerlo.
Islas Georgias del Sur, República Argentina. Imagen de LANDSAT, pasada del 11 de mayo de 1982. La cobertura de nubes impide ver las islas. (USGS)
Islas Georgias del Sur, República Argentina. Imagen de LANDSAT, pasada del 11 de mayo de 1982. La cobertura de nubes impide ver las islas. (USGS)

Según el memorando de entendimiento entre Argentina y Estados Unidos, en vigencia para el conflicto de 1982 (suscripto en Buenos Aires el 6 de abril de 1981), la NASA estaba obligada "a programar" los sensores del satélite para cubrir el área de la estación terrena (lo cual, para Mar Chiquita implicaba un enorme área de Latinoamérica y los Océanos Atlántico y Pacífico Sur), así como a transmitir los datos obtenidos "directamente a la estación" (parágrafo 2 a del memorando).

Ello no era gratis, sino que se convino (entre otras obligaciones para Argentina) un precio de US$ 200.000 al año, que podría incrementarse a lo largo de los años.

Más allá de las obligaciones legales (que, como se vio no se respetaron plenamente), lo cierto es que negar la información satelital a Argentina hubiera implicado reconocer que el programa LANDSAT tenía alguna utilidad militar, lo que podría provocar que los países prohibieran las fotografías de sus territorios. Por ello Estados Unidos permitió que ciertas imágenes fueran obtenidas finalmente por Argentina.

¿Qué hicimos con las imágenes del satélite?

Es interesante analizar qué información se obtuvo de dichas imágenes las cuales, hay que repetir, para el sensor MSS implicaban una resolución máxima de 80 metros.

Si bien, mayormente, se indicó que no tenían valor para el reconocimiento militar (claramente, por ser las imágenes que tomaba del espectro visible e infrarrojo de baja resolución geométrica, temporal y radiométrica), análisis profundos del Ministerio de Defensa británico llegaron a la conclusión que, en optimas circunstancias (es decir, sin nubosidad), el sensor MSS (multiespectral) podría llegar a detectar barcos.

Sin embargo, en Argentina se descartaba "la posibilidad de ubicar naves individuales aunque sean de gran tamaño" y "la posibilidad de ubicar grupos de naves grandes podría haber sido estudiada" pero "ello no se hizo durante el mes de abril de 1982".

A todo evento, la escasa cantidad de imágenes útiles finalmente entregadas por el satélite en su paso cada 18 días por el área, descartan que el mismo pudiera haber influido siquiera mínimamente en las operaciones militares.

Hay que agregar que Argentina tampoco había sacado provecho de las pasadas anteriores de los satélites LANDSAT (para realizar un plano satelital de las islas, que permitiera establecer playas, vegetación, etc), tal es así que recién "en trabajos posteriores al conflicto se construyó un mosaico satelitario de Malvinas"

Pese a todos estos elementos para descartar una mayor utilidad de LANDSAT, a una científica argentina (la Dra. Cora Sneibrun) "se le ocurrió que con los 80 metros de rango de definición que nos habían dejado en el satélite los norteamericanos se podía buscar algo en la zona del conflicto: podía existir la posibilidad que detectáramos a los barcos ingleses. La idea era que si mandábamos una onda de rayos infrarrojos al satélite y rastreábamos la zona alrededor de las islas podíamos localizar la estela de las naves, porque las turbinas calientan el agua. De acuerdo con el calor que detectáramos podríamos inferir a qué distancia del lugar estaba el buque que había pasado por allí, porque relacionándolo con el grado de temperatura que observáramos, sabríamos cuanto tiempo hacía que había pasado por el lugar. Era como mirar por el ojo de la cerradura un cuadro de dimensiones fantásticas. Pero esa genialidad dio resultado…"

Así también, Estados Unidos también permitió a Argentina seguir contando con información proveniente de sus satélites TRANSIT, de medición de coordenadas por efecto doppler, (aún cuando se bloqueó el sistema para el extremo sur argentino) y los meteorológicos GOES y NOAA, que se seguían recibiendo, aún cuando con alguna demora.

Con las imágenes suministradas, entonces, puede decirse que Estados Unidos apoyó a la Argentina en el conflicto Malvinas 1982. Algo que no hicieron con ganas.

sábado, 11 de mayo de 2019

Acusan a Lopetegui de entregar a empresas británicas el control de la Cuenca Malvinas

(LPO) - Se trataría de firmas que violan la ley 26.659 al haber operado junto al gobierno kelper. Tierra del Fuego advirtió que recurrirá a la Justicia.
Resultado de imagen para control de la Cuenca Malvinas
El entusiasmo del gobierno por avanzar en la exploración de petróleo offshore está desatando un fuerte conflicto de trascendencias diplomáticas que ya engloba a toda la cuestión Malvinas. Según una investigación del Observatorio de la Energía, la Tecnología y la Infraestructura para el Desarrollo (OETEC), la secretaría de Energía le otorgó el control de la cuenca que rodea a las islas a empresas británicas que trabajaron ilegalmente para el gobierno kelper.

Si bien la confirmación oficial se conocerá el próximo 16 de mayo, la información de las ganadoras de las concesiones de las 19 áreas que recibieron ofertas ya ha trascendido en el sector energético.

La polémica surge en torno a la firma británica Tullow Oil y a la noruega Equinor, supuestas ganadoras de cinco áreas de la Cuenca Malvinas Oeste (tres la primera y dos la segunda). Mientras que la británica operó ilegalmente siete áreas al sur de las islas en el 2007, la noruega tiene dentro de su directorio a una ex asesora de la administración isleña, que también trabajó para Tullow.

"No se trata de cualquier asesora. Es Anne Drinkwater, la autora intelectual de la hoja de ruta a cinco años (2013-2018) para el desarrollo del offshore alrededor de Malvinas", indican desde Oetec.

El problema, más allá de una cuestión ética por la lucha de la soberanía nacional, es que la ley 26.659 prohíbe expresamente la realización de cualquier acto de comercio con personas físicas o jurídicas que desarrollen actividades hidrocarburíferas en la Plataforma Continental Argentina (PCA) sin haber obtenido la habilitación pertinente emitida por autoridad competente de nuestro país, como una forma de prevenir la explotación petrolera en las islas por parte de Londres.

A su vez, mediante la operatoria mencionada se ha brindado información estratégica sobre toda la formación geológica, que tranquilamente podría ser compartida con Inglaterra, dados los vínculos encontrados. "La Cuenca Malvinas Oeste tiene una continuidad geológica con la Cuenca Sur. Con lo cual, es una información muy valiosa para seguir operando ilegalmente al sur de las islas", subrayó Federico Bernal, director de Oetec.

Es por eso que la Provincia de Tierra del Fuego ya tomó cartas en el asunto y exigió a Lopetegui esclarecer el asunto bajo intimación de recurrir a la Justicia Federal. "Cuando se abrieron los sobres de las ofertas, presentamos una nota de solicitud de información para saber si alguna de esas empresas se encontraba dentro de los causales de prohibición de la ley, pero nunca tuvimos respuesta alguna", explicó a LPO el Subsecretario provincial de Representación Oficial para la Cuestión Malvinas, Facundo Rodríguez.

"Pedimos que se declaren inadmisibles dichas ofertas y que esas empresas sean sancionadas de conformidad a la ley", agregaron. A su vez, confirmaron a este medio que ya se están preparando acciones legales contra la secretaría de Lopetegui y paralelamente ya se han contactado con los presidentes de las comisiones de Energía y Relaciones Exteriores tanto del Senado como en la Cámara de Diputados.

miércoles, 24 de abril de 2019

"Opción 13": el plan secreto de los ingleses para bombardear Buenos Aires durante la guerra de Malvinas

Por Alejandro Amendolara - Infobae.com

La información desclasificada en los archivos británicos revela que existieron planes para lanzar las bombas de los aviones Vulcan sobre la capital. “Ataque a blancos seleccionados en el Continente”, dicen los documentos que detallan las estrategias que se iban perfeccionando o descartando según la evolución del conflicto. La "Opción 13" nunca llegó a materializarse, pero la amenaza jugó un importante papel en la guerra psicológica
El documento secreto del ministerio de Defensa británico con el plan de las operaciones para los aviones Vulcano,, elegidos para bombardear Buenos Aires y otros blancos del continente
 El documento secreto del ministerio de Defensa británico con el plan de las operaciones para los aviones Vulcano,, elegidos para bombardear Buenos Aires y otros blancos del continente

El documento secreto del ministerio de Defensa británico con el plan de las operaciones para los aviones Vulcano, elegidos para bombardear Buenos Aires y otros blancos del continente.

Ante la inminencia de una acción militar argentina sobre las islas Malvinas, alertados por los servicios de inteligencia propios y de EE.UU., en una reunión en el Ministerio de Defensa británico en Whitehall, se asumió que nada podía hacerse en el corto plazo para impedirla. En esos momentos, la flota de desembarco argentina aún se encontraba en navegación hacia su objetivo final: la recuperación de las Islas Malvinas.

Eran las 14.00 horas del 31 de marzo de 1982, en la Sala 5301 del edificio del Ministerio de Defensa, cuando se inició el estudio de sanciones y represalias para el supuesto que se concretara la amenaza. En la minuta de esa reunión, se incluyó como posible represalia contra Argentina, que la Real Fuerza Aérea realizara ataques aéreos "sobre ciudades argentinas o a buques en el mar, que tendrían que ser lanzados desde la isla de Ascensión. Sin el apoyo de aviones cisternas, debido a la distancia involucrada en la aproximación, la aeronave tendría que aterrizar para completar la misión en el continente sudamericano, posiblemente Montevideo o Santiago. En consecuencia, en el probable supuesto de negativa en el uso de aeródromos en América del Sur, los ataques sobre blancos argentinos no son factibles".

Para entonces, el ministro de Defensa John Nott ya había ordenado la zarpada de un submarino nuclear hacia el Atlántico Sur, y el alistamiento de dos más. La Marina Real (Royal Navy) desempolvó los planes de contingencia para Malvinas y colocó en alerta a la flota, mientras que la Real Fuerza Aérea (RAF) apresuradamente preparó un plan para bombardear objetivos en Argentina.

La Operación Rosario: 2 de abril de 1982, la Argentina recupera las islas MalvinasLa Operación Rosario: 2 de abril de 1982, la Argentina recupera las islas Malvinas

En la reunión de Jefes de Estado Mayor de las fuerzas armadas británicas del 2 de abril a las 15.10 horas de Londres (+3 respecto de Buenos Aires), se discutió la "posibilidad de obtener asistencia de potenciales aliados, particularmente Chile, y en menor medida Brasil", para el empleo de bases aéreas en América del Sur, y se encomendó al Foreign Office para "obtener autorización para el uso de aeródromos en Chile, si se intentara desplegar aviones de la RAF dentro del alcance operacional de las islas Malvinas".

En ese mismo momento, en el Atlántico Sur, se cumplían las etapas finales de la Operación Rosario, que culminarían con la evacuación del Gobernador Rex Hunt y la dotación de Royal Marines de las islas.

A las 9 de la mañana del 3 de abril, se realizó una nueva reunión de Jefes de Estado Mayor para evaluar los acontecimientos ocurridos desde el día anterior. En su transcurso se informó que Chile había recibido una solicitud argentina para que no reabasteciera buques y aeronaves del Reino Unido en ruta hacia las Islas Malvinas, y que Brasil no brindaría instalaciones o asistencia a las fuerzas británicas comprometidas en operaciones contra los argentinos.

No obstante el intenso despliegue diplomático británico, el 4 de abril, el Foreign Office debió informar a los jefes militares que la mayoría de los países sudamericanos habían expresado su apoyo a la Argentina. Pero la embajada británica en Santiago de Chile había comunicado que "existía la posibilidad de apoyo chileno" (Telegrama N° 66 del 3 de abril 82), por lo que se decidió que debían continuar los esfuerzos para determinar la posibilidad de usar aeródromos en ese país.

La RAF echaría mano a los viejos bombarderos Avro Vulcan, cuyo retiro gradual del servicio se encontraba a medio completar cuando estalló la crisis. A pesar de tantos años asignados a operaciones para ataques con cargas nucleares a baja altura dentro de la OTAN, con su gran alcance y capacidad para llevar una importante carga de bombas convencionales, resultaba ideal para la tarea.

Desde comienzos de la década del 70, no habían ejercitado su capacidad de bombardeo convencional ni el reabastecimiento en vuelo, por lo que resultaba indispensable el entrenamiento de las tripulaciones y capacidades de las aeronaves, previo a su despliegue a la Isla de Ascensión.

Las distancias hacia objetivos en Argentina eran más de lo que podía lograr el avión, por lo que –además de sucesivos reabastecimientos en vuelo-, resultaba vital obtener permisos de sobrevuelo y eventual aterrizaje en países sudamericanos para que el bombardeo sea efectivo.
Avión Avro Vulcan B.2 utilizado por la Real Fuerza Aérea para cumplir operaciones en el Atlántico Sur. Esta aeronave, matrícula XM597, cumplió misiones sobre Malvinas con misiles antirradar “Shrike” norteamericanos
Avión Avro Vulcan B.2 utilizado por la Real Fuerza Aérea para cumplir operaciones en el Atlántico Sur. Esta aeronave, matrícula XM597, cumplió misiones sobre Malvinas con misiles antirradar “Shrike” norteamericanos

Se encomendó al Foreign Office obtener esos permisos para sobrevolar Brasil, Perú, Bolivia, Paraguay y Uruguay, y así asegurar la aproximación aérea para incursionar sobre territorio argentino. Las Cancillerías de estos países negaron en forma inmediata los permisos a los británicos.

Quedaba aún abierta la opción de operar desde Chile. Las horas pasaban y la planificación comenzó a contemplar el envío de aviones Vulcan para operar desde bases trasandinas, para lo cual tendrían que trazar una ruta de vuelo desde su base en Gran Bretaña hasta Santiago/Punta Arenas. Ante las negativas de sobrevuelo sobre América del Sur, se debió delinear una ruta que implicaba cruzar el Atlántico Norte, sobrevolar Estados Unidos, y llegar a Chile desde el Pacífico.

Con estas premisas, el 8 de abril se emitió el primer borrador titulado "Operaciones de Vulcan contra Argentina desde Ascensión", para utilizar estos bombarderos contra blancos en Argentina. El concepto de la operación sería el siguiente:

1. Los Vulcan a gran altura, particularmente de día, serían extremadamente vulnerables a las fuerzas de defensa conocidas. Se recomienda que las operaciones deberían ser contempladas solo de noche y a baja altura. El bombardeo sería realizado por radar, y en consecuencia, los blancos deberían ser de área más que de naturaleza puntual; poblados, aeródromos e instalaciones portuarias serían esa mejor opción.

2. La distancia extrema desde Ascensión, aún a Buenos Aires con regreso a Ascensión, requeriría el apoyo de 7 aviones cisterna Víctor para un único Vulcan cargando solo 7 bombas de 1.000 libras. Las misiones desde Ascensión hacia blancos en o alrededor de Buenos Aires y la recuperación a la base más cercana con capacidad para Vulcan en Chile, que es Santiago, sería de todos modos considerablemente más efectiva en costo. El requerimiento de cisternas sería de xx Víctor para cada Vulcan; el último reabastecimiento sería realizado apenas antes de las últimas luces a gran altura con una penetración del espacio aéreo argentino realizado en la oscuridad y a bajo nivel.

3. Una vez en Santiago, los Vulcan proveerán un blanco muy vulnerable para misiones ofensivas de apoyo. De todos modos, desde esta base podrían realizarse ataques convencionales a bajo nivel, y sin recurso de AAR (Reabastecimiento en Vuelo). Sin embargo, se requeriría un sustancial soporte terrestre en términos de hombres y equipamiento para apoyar operaciones sostenidas.

El informe concluía que "Un despliegue hacia Ascensión y una operación única por cada avión desde Ascensión, es una propuesta factible. La capacidad máxima de 56 bombas de 1.000 libras es, sin embargo, de escasa significación real, pero el rápido y despliegue abierto de los Vulcan a Ascensión con sondas de reabastecimiento visibles, Víctor cisterna aparcados a lo largo y anunciando que cada Vulcan es capaz de cargar 21 bombas de 1.000 libras, debe imponer una amenaza real y significativa a Argentina –si ellos creen que tenemos la voluntad de emplearlos".
Primer borrador del 8 de abril de 1982. “Operaciones de Vulcan contra Argentina desde Ascensión”
Primer borrador del 8 de abril de 1982. “Operaciones de Vulcan contra Argentina desde Ascensión”

Una consulta informal entre oficiales aeronáuticos de Gran Bretaña y Chile, dio como resultado que John Heath, embajador británico en Santiago de Chile informara, por Telegrama Secreto N°89 del 9 de abril, que "el General López, Jefe de Operaciones de la Fuerza Aérea de Chile (FACH), ha pasado el mensaje vía Griffin para expresar que la FACH se encuentra ansiosa por ayudarnos y expectante de tener que recibir aeronaves británicas en emergencia, por ejemplo, dañadas en combate".

Pero, previendo una represalia argentina sobre los aeródromos chilenos, la ayuda tendría sus condiciones, por lo que el mensaje proseguía: "En razón de la debilidad de la defensa aérea en los aeródromos del sur, especialmente Punta Arenas y Balmaceda, la FACH necesita urgentemente lo siguiente, en anticipación de un posible ataque argentino: a) 4 ó 5 unidades antiaéreas móviles Bofors 40/70 (usadas); b) 2 unidades de Bloodhound".

La urgencia resultaba ser tal, que Heath aclaró en el telegrama que "la FACH estaría lista para comprarlos inmediatamente por contrato comercial y a precio normal, y enviar mañana un C-130 al Reino Unido si fuera necesario para recogerlos. Como no tienen experiencia en unidades Bloodhound en particular, la FACH estaría lista para recibir expertos británicos vestidos sin insignias para operar las unidades, lo que será normal para contratos comerciales similares para armamento nuevo".

El diplomático británico solicitó respuesta inmediata sobre estas posibilidades y requerimientos para poder contar con información para la reunión del 12 de abril, a la que lo había convocado el Comandante en Jefe de la FACH, general del aire Fernando Matthei Aubel, en la cual "seguramente se levantará el tema".

El mensaje era música para los oídos de los oficiales aeronáuticos británicos. Contarían con una base a pocos cientos de kilómetros de las bases argentinas, y la factibilidad de la opción de bombardear Buenos Aires comenzaba a tomar forma.

Pero el general Augusto Pinochet dejó en claro a sus Jefes de Estado Mayor, que no autorizaría que los británicos iniciaran operaciones militares contra Argentina desde territorio chileno, por temor a provocar a "un vecino inestable". A pesar de ello, no habría problemas en recibir en aeródromos chilenos aeronaves británicas "en emergencia".
Telegrama Secreto N°89 del 9 de abril de 1982 del embajador británico en Santiago de Chile. “La FACH se encuentra ansiosa por ayudarnos y expectante de tener que recibir aeronaves británicas en emergencia, por ejemplo, dañadas en combate”
Telegrama Secreto N°89 del 9 de abril de 1982 del embajador británico en Santiago de Chile. “La FACH se encuentra ansiosa por ayudarnos y expectante de tener que recibir aeronaves británicas en emergencia, por ejemplo, dañadas en combate”

El Jefe del Estado Mayor de la Defensa, almirante Terence Lewin, encomendó la preparación de un documento de trabajo estableciendo las opciones para la Operación Corporate. Siguiendo sus instrucciones, y tras la consulta a cada una de las fuerzas armadas, al ministerio de Defensa, y al Foreign Office, se confeccionó un listado de opciones, que se dividía entre aquellas que se encontraban en curso y las que quedarían disponibles para su futura consideración. Se pretendió formular una graduación en orden ascendente de acuerdo al impacto político-militar de cada una, en base a apreciaciones eminentemente subjetivas, que se revisarían y eventualmente se modificarían a medida que evolucionara la situación.

Entre las opciones futuras, bajo el título "Ataque a blancos seleccionados en Argentina Continental" se encontraba la "Opción 13", bajo la cual se fijaba el objetivo y las circunstancias que se consideraban operarían a favor y en contra de la iniciativa.

Entre los primeras, se señalaban la obtención de la sorpresa; la reducción de la efectividad de la Fuerza Aérea Argentina; la posibilidad de aferrar la defensa aérea argentina en forma remota al área del conflicto. Las desventajas serían las repercusiones internacionales; el cuestionamiento de la legalidad de los ataques; la justificación directa para aplicar represalias contra expatriados británicos en Argentina, entre otras.

Contando con nuevos datos y estimaciones, el 10 de abril se introdujeron modificaciones a la planificación. Se concluyó en el informe que "un despliegue hacia Ascensión, y un solo vuelo saliendo de Ascensión por cada uno de los ocho Vulcan a fin de atacar blancos en los alrededores de Buenos Aires, es una proposición factible. La capacidad de 168 bombas de 1.000 libras es significativa, a pesar de la limitada precisión de los Vulcan operando de noche en misión convencional".

Se insistía con el aspecto psicológico que la maniobra pudiera causar entre los argentinos: "el despliegue rápido y abierto de los Vulcan a Ascensión, con sondas de reabastecimiento visibles, y los Víctor cisterna aparcados a su lado, constituirá una amenaza real y significativa a Argentina –si están convencidos que tenemos la voluntad de emplearlos".

En paralelo se confeccionó un informe con los posibles blancos de carácter económico en territorio argentino, apuntando principalmente a campos y refinerías petrolíferas; yacimientos y sistemas de gasoductos, sobre nudos de las redes ferroviarias, y el sistema de carreteras, y de sus efectos para el esfuerzo militar y sobre la población.
En la reunión del Gabinete de Guerra del mediodía del viernes 16 de abril, presidida por Margaret Thatcher, se discutió la filtración a la prensa sobre el reacondicionamiento de los aviones Vulcan y su capacidad para llegar a blancos sobre territorio continental argentinoEn la reunión del Gabinete de Guerra del mediodía del viernes 16 de abril, presidida por Margaret Thatcher, se discutió la filtración a la prensa sobre el reacondicionamiento de los aviones Vulcan y su capacidad para llegar a blancos sobre territorio continental argentino

La isla de Ascensión se encontraba en medio del Océano Atlántico, y lejos de los ojos argentinos. Había que difundir los preparativos de las misiones de bombardeo, y que los mandos militares y opinión pública argentina tomaran conocimiento de ellos. Pero ¿cómo se lograría?

Cumpliendo directivas del Gabinete británico, el 11 de abril de 1982 se constituyó el Grupo de Proyectos Especiales, bajo la dirección del Coronel T.S. Sneyd, en el ámbito del Ministerio de Defensa, para la preparación y promulgación de las operaciones de decepción y propaganda. Sus planes serían implementados por el Servicio Secreto de Inteligencia y por el Foreign Office.

El arte del engaño o decepción, es tan antiguo como la guerra misma. En las operaciones militares convencionales, los comandantes no solo deben motivar a sus tropas, sino también buscar afectar la del enemigo. La propaganda, como elemento crucial de las acciones psicológicas, debe basarse en información que resulte creíble para el enemigo.

Apenas dos días después de los desembarcos argentinos en Malvinas, el 4 de abril, el periodista Jon Connell, del Sunday Times, realizó un análisis sobre las distintas opciones militares para "recapturar las Falklands", expresando que "una posibilidad, por supuesto, sería no atacar las Islas Falklands sino Argentina misma –sus bases militares y navales costeras".

Los cuadros comparativos de las fuerzas de ambos países mostraban un claro desbalance a favor de Argentina en el número de medios aéreos. La opinión pública británica comenzaba a preocuparse sobre el éxito de la fuerza de tareas.

En la reunión del Gabinete de Guerra del mediodía del viernes 16 de abril, presidida por Margaret Thatcher, se discutió la filtración a la prensa sobre el reacondicionamiento de los aviones Vulcan y su capacidad para llegar a blancos sobre territorio continental argentino.

La noticia sería publicada el próximo domingo en el Sunday Express en primera plana. A pesar que el acta de la reunión refleja la lamentación por no haber logrado detener la filtración, los asistentes concluyeron que "si bien en realidad no hay intención de atacar el continente argentino, podría existir alguna ventaja militar si los argentinos lo temieran".

Ese mismo domingo 18 de abril, la portada del Sunday Express titulaba "Los Vulcan listos para golpear Argentina". La nota, firmada por Michael Toner, relataba con detalle el alistamiento de los bombarderos y de su despliegue al Atlántico Sur, y que si bien no estarían equipados con bombas nucleares, "tendrán la capacidad para destruir cada aeródromo y puerto naval argentino", y que "si los Vulcan eran empleados adecuadamente, toda la estructura militar argentina podría ser destruida".

El periodista reconocía en su nota que la decisión de utilizar los Vulcan contra Argentina "puede ser un resultado del trabajo de 'operaciones psicológicas'" dentro del Ministerio de Defensa. "Un poco conocido grupo de expertos ha estado trabajando horas extras para desalentar y desestabilizar la opinión militar en Argentina". Tal vez, al decirlo, Toner reconocía implícitamente su participación en la acción de propaganda. Su nota contenía detalles similares a la planificación del 10 de abril, y que el Gabinete ahora había considerado oportuno que llegara a oídos argentinos.

Toner concluyó describiendo la amenaza en términos inequívocos: "No hay duda que la mera amenaza de operaciones de Vulcan aterrorizará a cualquier experto en Argentina que conozca lo que pueden hacer estos aviones. Pueden destruir cualquier blanco virtualmente a voluntad. Solo con ese hecho, se le podría prácticamente garantizar inmunidad a la flota británica en el Atlántico Sur contra ataques aéreos argentinos".

La acción psicológica ya había dado su puntapié inicial. La noticia, tomada por las agencias internacionales, fue replicada profusamente en los medios británicos y argentinos durante los días siguientes. La "diplomacia de cañoneras" hacía una nueva demostración de lo que estaba en condiciones de hacer.
“Por qué deberíamos bombardear Argentina”, declaraciones de Winston Churchill (nieto), en el periódico The Sun,  el 23 de abril de 1982
“Por qué deberíamos bombardear Argentina”, declaraciones de Winston Churchill (nieto), en el periódico The Sun,  el 23 de abril de 1982

Fue el vocero del Partido Conservador, el parlamentario Winston Churchill, nieto del famoso primer ministro británico, quien, en una nota publicada por el periódico The Sun el 23 de abril, bajo el título "Por qué deberíamos bombardear Argentina", justificaba las acciones sobre el continente ante la amenaza de la aviación argentina operando desde sus bases en el litoral Atlántico contra la fuerza de tareas británica.

Expresaba Churchill: "Un factor adicional evidente, que hasta ahora podría haber sido pasado por alto por la Junta, es la capacidad de la fuerza de bombarderos Vulcan de la RAF para eliminar –si fuera necesario-, todas las bases aéreas argentinas clave en el continente con un único ataque sincronizado al estilo israelí. Desde bases en el Atlántico Sur los Vulcan tienen el alcance y la capacidad para hacer cráteres en las pistas con bombas convencionales y destruir en tierra la mayor parte de la Fuerza Aérea Argentina con bombas de racimo… Eliminar a la Fuerza Aérea Argentina con un golpe rápido y devastador, garantizaría la victoria para la Fuerza de Tareas, y aseguraría un mínimo de bajas británicas".

Si bien las fuerzas argentinas estaban tomando las medidas adecuadas para la defensa del territorio argentino, de sus bases aéreas y de las instalaciones estratégicas en el territorio nacional, también comenzaron a actuar las organizaciones de Defensa Civil y las delegaciones locales de la Cruz Roja Argentina.

Pero la reacción más pintoresca fue la del Semanario Tal Cual, en su edición del 23 de abril, que esbozó una serie de interrogantes y respuestas ante "estos momentos de tensión e incertidumbre que vive el país", con recomendaciones prácticas ante un bombardeo de la ciudad de Buenos Aires.

* Si [la guerra] llega al continente ¿llegará a Buenos Aires? – Si es una guerra abierta entre los dos países, puede ser bombardeada tanto Buenos Aires como Londres o cualquier ciudad.

* Si llega a Buenos Aires ¿se construirán refugios? – Seguramente, ya que no serán suficientes los refugios naturales (sótanos especiales, subterráneos, etc.)

* ¿Hay que evacuar la ciudad? – Esta posibilidad se atenderá únicamente si existiese un ataque con invasión a Buenos Aires.

* En caso de bombardeo, ¿qué hay que hacer? – Los miembros de la Defensa Civil instruirán a la población a su debido tiempo, por todos los medios de información que están a su alcance (radio, TV, etc.).

* ¿Cuáles son los refugios para bombardeo? – Los naturales, las construcciones de hormigón armado que estén bajo la superficie. Subterráneos, garajes subterráneos, sótanos de grandes edificios (el Barolo en Avenida de Mayo al 1300, tiene sótano anti-bombardeo).
 El 4 de mayo de 1982, el destructor HMS Sheffield fue alcanzado por uno de los dos misiles Exocet lanzado por los Super Etendard. La opción de bombardear Buenos Aires se diluía y los ingleses se concentraron en las Bases Aéreas
El 4 de mayo de 1982, el destructor HMS Sheffield fue alcanzado por uno de los dos misiles Exocet lanzado por los Super Etendard. La opción de bombardear Buenos Aires se diluía y los ingleses se concentraron en las Bases Aéreas

En Buenos Aires la guerra todavía parecía muy lejana, y se confiaba en una solución pacífica del conflicto. No había necesidad de buscar refugio o prestar atención a las prevenciones. En cambio, en las principales ciudades del sur argentino, en donde eran incesantes los movimientos de tropas y armamentos, las autoridades y la población habían tomado completa conciencia de la eventualidad de un ataque, realizando ejercicios de oscurecimiento y simulacros de evacuación a refugios y medidas de protección ante bombardeos.

En el atardecer del 30 de abril, llegó a los comandantes argentinos el aviso del despegue de aviones Vulcan y Víctor cisternas desde la Isla de Ascensión, apreciándose que tendrían como destino el litoral continental.

Los soviéticos habían desplegado un buque "científico" para que navegara en proximidades de la isla, por lo que presumiblemente fue quien dio el alerta ante semejante movimiento de aviones. Sin embargo, el rumbo tomado por los atacantes sería Malvinas.

A las 4.40 de la madrugada del 1° de mayo se efectivizaba la amenaza del Vulcan, lanzando sobre la pista del aeropuerto la cantidad de 21 bombas de 1.000 libras, de las cuales solo una impactó en forma efectiva, rápidamente reparándose los daños. Se iniciaban así las misiones denominadas "Black Buck" por los británicos.

Con el desarrollo de las operaciones militares, y el acceso a mayor información de inteligencia, la "Opción 13" continuó reformulándose. El 4 de mayo de 1982, el destructor HMS Sheffield fue alcanzado por uno de los dos misiles Exocet lanzado por un par de aviones Super Etendard que operaban desde la Base Aeronaval de Río Grande, en Tierra del Fuego.

La opción de bombardear Buenos Aires se diluía de las planificaciones, que ahora se concentraron principalmente sobre las Bases Aéreas Militares en el sur del continente. En cada oportunidad en que la flota británica recibía un golpe certero de la aviación argentina, se ajustaban las planificaciones ante la presión parlamentaria y de la opinión pública.

No obstante, la idea de bombardear Buenos Aires, que había surgido aún antes del 2 de abril y descartada a medida que evolucionaban las operaciones, recobró vigencia el 13 de mayo, pero para una nueva acción psicológica.
Recorte del periódico “Daily Express” del 19 de abril de 1982, con la especulación de los posibles blancos en territorio continental argentino.
Recorte del periódico “Daily Express” del 19 de abril de 1982, con la especulación de los posibles blancos en territorio continental argentino.

Previo a los desembarcos británicos en San Carlos, en la isla Soledad, la aviación argentina basada en tierra era considerada como la principal amenaza para el establecimiento de una cabeza de playa segura.

El Grupo de Proyectos Especiales realizó una propuesta para "pasar el rumor por medios discretos no atribuibles que se están planificando ataques diurnos con bombarderos Vulcan contra blancos al norte en el continente, previos a cualquier desembarco principal en las Islas Malvinas". Con ello se intentaría reducir la cantidad de aviones atacantes en el área de operaciones de Malvinas, replegando algunos elementos hacia los aeródromos en el norte.

De todos modos, para que fuera efectivo, el rumor debía resultar creíble y atractivo para los mandos argentinos, el Grupo consideró que "si se difundiera que los ataques están siendo cambiados a horas diurnas, ello podría motivar a la Fuerza Aérea Argentina a buscar activamente el enfrentamiento a fin de lograr una victoria prestigiosa derribando un Vulcan. Indicando que los ataques serán realizados contra una instalación grande de combustible cerca de Buenos Aires, una opción creíble, se espera que atraiga algunos cazas al norte".

El Coronel T.S. Sneyd, finaliza su informe expresando: "Se recomienda que se otorgue autorización para emplear medios discretos y no atribuibles para informar a las autoridades argentinas que aviones Vulcan van a atacar instalaciones de combustible en el área de Buenos Aires a la luz del día en el futuro cercano. Se destacará que el cambio a bombardeo en horas diurnas es a fin de lograr mayor precisión y así reducir bajas civiles".

Las consecuencias políticas de una acción británica sobre el continente condicionaron cualquier ataque de estas características. Argentina encontraba apoyo en el ámbito de la Organización de Estados Americanos, y siempre quedaba latente la posibilidad de regionalizar el conflicto. Era un riesgo que Gran Bretaña no pretendía asumir. Había justificado su reacción militar en el principio de legítima defensa del Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas y en la Resolución 502 del Consejo de Seguridad, por lo que un ataque abierto sobre el continente parecía innecesario, y ello pondría en peligro la legalidad de sus acciones.

Siempre existió la posibilidad de que Gran Bretaña pudiera fracasar en su objetivo militar primario en las Islas Malvinas, y que la Fuerza de Tareas fuera humillada. Fue así que, hasta el final del conflicto nunca se descartó la idea de estos ataques sobre el continente, ni se suspendieron las planificaciones.

La opción quedaría reservada para cuando las necesidades operativas militares así lo requirieran, siempre que justificara el medio empleado, y se soportara la condena internacional. La "Opción 13", de "Ataques a blancos seleccionados en Argentina Continental", siempre estuvo sobre la mesa de planificación, a la espera de obtener luz verde en el Gabinete de Guerra.

El bombardeo de la ciudad de Buenos Aires permaneció vigente en la mente de los planificadores británicos como también en el diseño de las acciones de guerra psicológica.

Cumplidos 37 años de que Charly García compusiera la canción "No bombardeen Buenos Aires", ahora sabemos que su plegaria no fue ficción.
-*-
Cuando el Vulcan bombardeo Malvinas, ese fue el aviso británico. Solo había que tomar un compás y determinar las zonas posibles de ataque en el continente por la RAF.

jueves, 4 de abril de 2019

Brexit: la UE redefine Gibraltar como una "colonia"

Por Silvia Pisani  - La Nación
El Brexit dio un mal trago a Londres en algunos aspectos de sus pretensiones políticas.
Resultado de imagen para la UE redefine Gibraltar como una "colonia"
Entre ellas, su posición ante Gibraltar, el territorio que disputa con España, al que hoy por primera vez fue catalogado como "colonia de la Corona británica" por el Parlamento Europeo.

La nueva terminología, más acorde con la pretensión diplomática española, fue incorporada en un documento en el que se exime de visados a ciudadanos en caso de que el Brexit se produzca sin acuerdo.

Londres rechazaba esa definición de Gibraltar. Semanas atrás, la propia Theresa May lo definió como "territorio británico de pleno derecho" en una sesión del Parlamento, en la que intentó conseguir el esquivo respaldo para su plan de salida de la Unión Europea (UE).

"Obviamente, los 27 se tienen que poner del lado de los miembros del club y no del lado del saliente", dijo Camino Mortera Martínez, del Centro para la Reforma Europea.

"Es algo de enorme importancia política y simbólica", sostuvo el Secretario de Estado para la Unión Europea, Luis Marco Aguiriano. "Los ciudadanos de Gibraltar verán con naturalidad creciente que su futuro pasa más por España que por Gran Bretaña", explicó.

Históricamente

Hasta ahora, la UE hablaba del famoso Peñón como un territorio "en el que existe una controversia entre España y Reino Unido respecto a la soberanía". Ahora, pasa a definirlo claramente como una "colonia" británica en territorio europeo.

Eso implica un paso más hacia el argumento que defiende España, que reclama la soberanía del pequeño territorio, con 32.000 habitantes que cedió a Gran Bretaña hace más de dos siglos, como parte del tratado de Utrecht, de 1713.
-*-
A esperar sobre la nueva calificación para nuestras "Islas Malvinas" que son una usurpación "no vistas anteriormente" por la Unión Europea.

miércoles, 3 de abril de 2019

El espionaje británico que impidió que Argentina ganara la Guerra de las Malvinas

(Sputnik) - El éxito de los misiles Exocet utilizados por la Armada Argentina en el comienzo de la Guerra de las Malvinas había alarmado al Reino Unido, que inició una misión secreta para impedir la 'triangulación' que le permitiría a los argentinos hacerse de más misiles comprados por Perú.
Resultado de imagen para El espionaje británico que impidió que Argentina ganara la Guerra de las Malvinas
Con el uso de cinco misiles Exocet en el comienzo de la Guerra de las Malvinas de 1982, Argentina había logrado revertir el curso del enfrentamiento con las fuerzas británicas, que habían hundido el buque ARA General Belgrano el 2 de mayo, un mes después del desembarco de las tropas de Buenos Aires en el archipiélago austral.

Los misiles Exocet fueron elaborados a mediados de los 1970 por la empresa francesa Aérospatiale. Su principal innovación era su capacidad de desplazarse a tan solo 10 metros de altitud, logrando volverse indetectables para el objetivo.

Tras una primera versión destinada a ser lanzada desde el mar, el modelo AM.39 permitía ser disparado desde un avión. En 1981, meses antes de que se desatara el conflicto en Malvinas, la Armada Argentina adquirió en Francia unos 14 misiles del tipo AM.39, además de 14 aviones de combate Super Étendard, capaces de dispararlos.

La entrega de los misiles no fue inmediata por lo que, cuando comenzó la guerra, Argentina contaba únicamente con cinco. El primero fue utilizado el 4 de mayo, cuando un avión argentino disparó dos misiles e impactó al buque inglés HMS Sheffield. La nave británica no explotó pero se incendió y acabó hundiéndose horas después.
Un misil Exocet AM 39 en exhibición
Un misil Exocet AM 39 en exhibición

Otros dos misiles Exocet fueron utilizados por Argentina para hundir el portacontenedores 'SS Atlantic Conveyor', utilizado en el conflicto como un portaaviones.  El quinto misil fue utilizado contra el 'HMS Invincible', otro portaaviones que resultó dañado en el ataque.

Convencida de la fortaleza de los misiles, Argentina comenzó a hacer rápidas gestiones para obtener nuevos Exocet. Sin embargo, el apoyo de Francia al Reino Unido hizo que Argentina no pudiera obtener más misiles de Aérospatiale.

Argentina había encomendado a su capitán de navío Carlos Corti, instalado en París, continuar las gestiones para obtener los misiles de una forma u otra. Ya con Argentina buscando recurrir al mercado negro, la afinidad entre los altos rangos militares de Argentina y Perú abrió la posibilidad a una operación de 'triangulación'.

Perú ya había ordenado a Francia el envío de ocho misiles Exocet. Por ese motivo, y a partir del apoyo de Perú al reclamo argentino sobre las islas, el país austral convenció al Gobierno de Fernando Belaúnde Terry de adelantar la compra de los misiles para derivarlos luego, de forma secreta, hacia la Argentina.

En esa operación intervinieron el general José Espinoza, agregado aéreo de la embajada peruana en EEUU, y su agregado adjunto, el coronel Oswaldo Espinoza. Este último fue quien debió viajar a París para, tras reunirse en forma secreta con emisarios argentinos, inspeccionar los misiles que presuntamente adquiriría su país.

Sin embargo, los servicios secretos del Reino Unido y de Francia ya tenían elementos para sospechar que el armamento tenía como destino final la Guerra de las Malvinas. La inteligencia de ambos países había logrado establecer que detrás de las negociaciones por los misiles estaba el capitán Corti. Así, el precio de los doce misiles se cuadruplicó abruptamente y la empresa vendedora modificó unilateralmente las condiciones para dilatar la entrega.

El peruano Espinoza debió regresar a Washington sin cerrar el negocio. Los misiles nunca llegaron a ser embarcados a Perú, que tiempo después culparía a sus dos representantes militares en EEUU por el fracaso de la operación.

El espionaje británico vinculado a la Guerra de las Malvinas no se detendría y, tal como recogió el historiador y expolítico británico Rubert Allason en el libro 'La guerra secreta por las Malvinas' —editado en 1997 bajo el seudónimo 'Nigel West'- incluiría también al traficante Anthony Divall, cuya misión fue estafar a Argentina con la compra de otros supuestos 30 misiles Exocet.

martes, 2 de abril de 2019

Malvinas: los isleños abren la puerta a un acuerdo regional por la pesca

Como parte del deshielo en el vínculo, el presidente de la Asamblea Legislativa dijo que están dispuestos a trabajar con la Argentina y habló de "mutuo beneficio"
Por Daniel Santa Cruz - La Nación

Como parte del deshielo en el vínculo, el presidente de la Asamblea Legislativa dijo que están dispuestos a trabajar con la Argentina y habló de "mutuo beneficio"


Como parte del deshielo en el vínculo, el presidente de la Asamblea Legislativa dijo que están dispuestos a trabajar con la Argentina y habló de "mutuo beneficio" Fuente: Archivo - Crédito: Mauro V. Rizzi / LA NACION

Barry Elsby es el presidente de la Asamblea Legislativa de las islas Malvinas. Excluyendo al gobernador, que es un delegado de Gran Bretaña, Elsby es la máxima autoridad de las islas en este momento. El legislador de los kelpers accedió a responder por e-mail una serie de preguntas que le hizo LA NACION y abrió una puerta para trabajar en un eventual "acuerdo de gestión regional por la pesca sustentable".

- ¿La misión humanitaria para identificar los cuerpos de los soldados argentinos puede marcar un nuevo período en las relaciones entre las islas y la Argentina?
- El gobierno de las islas Falkland (Malvinas) se encargó de asegurar que el proceso de ADN se llevara a cabo. Ha sido sumamente exitoso, hoy solo faltan 10 cuerpos de soldados localizar en el cementerio argentino para que todos sean identificados. Desde que éste trabajo comenzó ha habido dos visitas oficiales de las familias de aquellos soldados identificados. La visita familiar más reciente fue por la invitación del gobierno de las islas Falkland (Malvinas). Estos eventos han tenido que ser cuidadosamente manejados ya que hemos experimentado situaciones en las cuales personas ajenas a las Islas han venido aquí e, infelizmente, no siempre han apreciado y respetado las sensibilidades de nuestra comunidad.

-El Embajador del Reino Unido en la Argentina, Mark Kent, considera que debemos avanzar en un diálogo más amplio y cooperar en otros temas, como la pesca. ¿Coincide?
-Ya estamos involucrados en la exploración de potenciales áreas de mutuo beneficio, como el intercambio de datos de pesca. Una reciente y exitosa excursión de investigación pesquera de las islas Falklands (Malvinas) y Argentina ha ayudado a ambos países a entender las poblaciones de peces. Estamos dispuestos a trabajar para lograr un acuerdo de gestión regional por la pesca sustentable. No somos un país insular, sino uno que desea alcanzar y abrazar las oportunidades ofrecidas, trabajando con países como Chile, Brasil y Uruguay en sectores que incluyen la agricultura, turismo y educación.

-¿Cree que se puede lograr un marco de integración más amplio con, por ejemplo, más vuelos desde el continente a las islas?
-En 2013 las personas de las islas Falkland (Malvinas) dejaron claro sus sentimientos cuando el 99.8% del electorado votó mantener el territorio británico de ultramar. Tenemos el derecho de determinar nuestro futuro y nunca podremos prever una situación en la que las Islas Malvinas estén "integradas" a la Argentina. Sin embargo, queremos seguir expandiendo nuestras conexiones con Sudamérica. Estamos orgullosos de decir que el 7% de nuestra población es de Chile y que uno de nuestros ocho miembros elegidos del Parlamento (Diputados) nació en Chile. Una señal de este proceso continuo es el acuerdo para empezar a operar semanalmente un segundo vuelo comercial entre las Islas Malvinas y Sudamérica, esta vez desde San Pablo, en Brasil.

-¿Cómo experimentan los habitantes de las islas la memoria de la guerra a 37 años del conflicto?
-Cada uno aquí tiene sus propias memorias y experiencias de la guerra y es algo que conmemoramos cada año. Es verdad que la invasión de 1982 a nuestro país cambió las islas Falkland (Malvinas) para siempre y muchos isleños cargan esas cicatrices físicas y psicológicas hasta el día de hoy. Muchos veteranos británicos y argentinos visitan las islas y los isleños entienden y apoyan la necesidad de estas visitas.


Presidente de la Asamblea Legislativa de las islas, a Barry Elsby
Presidente de la Asamblea Legislativa de las islas, a Barry Elsby Presidente de la Asamblea Legislativa de las islas, a Barry Elsby


-¿Cómo imagina el futuro de las islas?
- En el futuro no seremos definidos por la guerra y esperamos que todos los visitantes tomen la oportunidad para aprender sobre las islas Falkland (Malvinas) modernas; nuestro país ha crecido y desarrollado significativamente desde 1982 y hoy somos una democracia progresista, autogobernada y autofinanciada.

El Brexit, las Malvinas y qué pasará en las islas según la negociación europea

Resultado de imagen para El Brexit, las Malvinas y qué pasará en las islas según la negociación europea(El Intransigente) - El sistema 'Galileo' fue implementado en 2016 por la Unión Europea como alternativa al 'GPS'.

La Comisión Europea decidió remover los dos sensores de su sistema de posicionamiento satelital 'Galileo' de las islas Malvinas y Ascensión como consecuencia del Brexit, negociación que afectará de una u otra manera al archipiélago del Atlántico sur.

A través de un comunicado, la Comisión Europea anunció que trasladará a territorio de la Unión Europea los dos sensores ubicados actualmente en las islas controladas por el Reino Unido y que permiten el funcionamiento del Sistema Global de Navegación por Satélite utilizado por los países europeos.

La Unión Europea explicó que el sistema provee a los países de ese continente de información cartográfica "clasificada", por lo que, según las reglas del bloque, "no pueden estar ubicadas en territorio de terceros países".

La medida complementa la ya adoptada en 2018, cuando la Comisión Europea decidió trasladar a España el Centro de Monitoreo del sistema 'Galileo', que anteriormente también estaba ubicado en el Reino Unido. ​El comunicado garantiza que la remoción de los sensores no perjudicará el funcionamiento del sistema.

El sistema 'Galileo' fue implementado en 2016 por la Unión Europea como alternativa al 'GPS' (Sistema de Posicionamiento Global, por sus siglas en inglés) de EEUU y el 'Glonass' ruso.

lunes, 11 de marzo de 2019

Malvinas: poderosa opinión de un tribunal internacional

Resultado de imagen para Malvinas: poderosa opinión de un tribunal internacional(La Nación) - La Corte Internacional de Justicia, en el caso Chagos, entendió que el derecho de autodeterminación de los pueblos no corresponde a quienes no son originarios.

La reciente opinión consultiva emitida por la Corte Internacional de Justicia sobre la ilegalidad de la separación por parte de los británicos del archipiélago de Chagos de las islas Mauricio, en la que se sostiene que el Reino Unido debe poner fin a su administración del referido archipiélago y devolverlo a la República de Mauricio, incluye algunos pronunciamientos jurídicos adicionales que tienen un impacto muy positivo respecto de los reclamos soberanos de nuestro país sobre las islas Malvinas y otros territorios emplazados en el Atlántico Sur. Recordemos que esa opinión había sido solicitada expresamente al tribunal en 2017.

En el caso particular del archipiélago de Chagos, Gran Bretaña retuvo la posesión de la isla Diego García, desplazó arbitrariamente a su población impidiéndole permanecer en Chagos y la alquiló, en 1971, a los Estados Unidos para que ese país construyera allí una enorme base aérea militar, que aún está en operación.

Respecto de las islas Malvinas, la limpieza étnica británica se hizo en 1833, cuando Gran Bretaña desplazó por la fuerza a la población local y la remitió al continente, provocando un ilegal desmembramiento territorial.

La Corte Internacional de Justicia, en la referida opinión consultiva que le solicitó la Asamblea General de las Naciones Unidas el 22 de junio último, destacó el carácter vinculante de la resolución 1514 de la Asamblea General, que ratifica el rol de las Naciones Unidas en materia de descolonización, así como la vigencia indiscutible del principio de integridad territorial respecto de descolonización y recordó que el derecho a la autodeterminación de los pueblos no corresponde a aquellos que, importados, no tienen el carácter de titulares de ese derecho, precisamente por no ser originarios, tal como nuestro país ha sostenido reiteradamente ante el Comité de Descolonización de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Para los actuales pobladores de las islas Malvinas que reclaman ilegalmente para sí el derecho a la autodeterminación, la opinión adversa del mencionado alto tribunal internacional luce decisiva: ellos carecen del derecho a la autodeterminación que mañosamente pretenden arrogarse.

La paciente y ajustada a derecho posición argentina en ese último tema en particular ha sido ahora ampliamente respaldada, sin atenuantes de ningún tipo por el más alto tribunal judicial de las Naciones Unidas.

Conforme la opinión citada, los actuales pobladores de las islas Malvinas no tienen derecho alguno a pretensión de autodeterminación. Esto representa todo un reconocimiento para la actuación de nuestro país en esta materia y conforma una derrota tan visible como significativa en materia de derecho internacional para Gran Bretaña, que alguna vez hace ya mucho tiempo fue la principal potencia colonial del mundo.

sábado, 9 de marzo de 2019

Argentina y Gran Bretaña cerraron nuevos acuerdos sobre defensa: capacitación, cooperación y equipamiento

El piso 12 del Edificio Libertador fue sede de los encuentros reservadosPor Martín Dinatale - mdinatale@infobae.com - Infobae.com

Se realizó una reunión reservada en el Ministerio de Defensa con delegados del Reino Unido.


El piso 12 del Edificio Libertador fue sede de los encuentros reservados.

En un nuevo paso para avanzar en la "hoja de ruta" que los gobiernos de Gran Bretaña y Argentina fijaron en 2016 para afianzar las relaciones, ayer culminó una ronda de diálogo entre funcionarios de ambas administraciones sobre uno de los temas más sensibles de los vínculos bilaterales: la puesta en marcha de nuevos acuerdos para la defensa.

En lo que fue una nueva reunión bilateral de trabajo, durante dos días se desarrolló en el piso 12 del Edificio Libertador una ronda de diálogo entre los delegados del Ministerio de Defensa del Reino Unido, encabezados por el coronel retirado y actual secretario de Relaciones Internacionales para la Defensa, Roger Hutton, y una comitiva argentina liderada por la flamante secretaria de Estrategia Militar, Paola Di Chiaro.

Según consignaron a Infobae fuentes calificadas del Gobierno, hubo al menos tres temas de la defensa que lograron bastantes avances entre ambas administraciones: el intercambio de capacitación para tratamientos psicológicos postraumáticos de militares, las maniobras de cooperación en el Atlántico Sur y el aprovisionamiento de repuestos de Gran Bretaña para el equipamiento de las Fuerzas Armadas.

Todo esto forma parte de las relaciones más abiertas y el buen diálogo que sentaron como base el presidente Mauricio Macri y la primera ministra británica Theresa May en las reuniones que mantuvieron en los últimos tres años.

"Fue una reunión abierta, muy sincera y positiva en la que se abordaron muchos temas de defensa, más allá de la posición histórica de la Argentina sobre el reclamo de soberanía de las islas Malvinas", resumió un destacado funcionario del Ministerio de Defensa que formó parte del encuentro que contó también con la presencia de funcionarios de la Cancillería y del embajador británico en Buenos Aires, Mark Kent, entre otros.

Este encuentro de los referentes de Defensa del Reino Unido y Argentina forma parte de un esquema de trabajo que comenzó hace más de un año. Pero ahora cobra relevancia porque hubo avances significativos en términos de resultados. Los siguientes son los detalles centrales de los acuerdos alcanzados en los dos días de reuniones a puertas cerradas.

1- Maniobras militares en el Atlántico Sur. Se establecieron acuerdos para profundizar todos los ejercicios SAR (por sus siglas en inglés Search and Rescue) que vienen a ser búsqueda y rescate que se da en el Atlántico Sur entre la marina argentina y la británica apostada en Malvinas. Así, se establecieron nuevos "ejercicios de tablero" en lo que tiene que ver con operaciones conjuntas para rescatar buques. Recientemente hubo un trabajo sigiloso y poco conocido de trabajo conjunto entre Gran Bretaña y Argentina para el rescate de un velero francés con personas heridas a bordo. Estas tareas se intensificarán e incluso el Ministerio de Defensa avaló la posibilidad de reiterar el amarre del buque de patrulla de la Royal Navy HMS Protector en Puerto Belgrano para su eventual aprovisionamiento. Este era un pedido de la defensa británica de que, ante una situación inusual, puedan contar con apoyo de un puerto en continente y la Argentina accedió a ello.

Las tareas conjuntas con Gran Bretaña de salvaguarda de la vida humana en el mar y su asistencia son establecidas establecidas por la Organización Marítima Internacional (OMI) y están por fuera de cualquier reclamo de soberanía ya que los Estados tienen la obligación de asistir a llamados de socorro conforme el mandato de la OMI.

2-Asistencia psicológica a militares. Otro de los puntos de acuerdo entre la defensa británica y la argentina fue la de establecer un canal de capacitación cruzada entre ambos países en lo que hace a "asistencia psicológica postraumática de conflictos". Este tipo de intercambio de experiencias servirá para reforzar las tareas de medicina militar que Argentina viene elaborando desde la guerra de Malvinas en 1982 y cuenta con un plantel de psicólogos y médicos muy respetados en el mundo en lo que hace a la atención postraumática de soldados. Esto funciona desde hace tiempo con militares que provienen de misiones de paz en lugares de mucho conflicto o, por ejemplo, en lo que hizo más recientemente a la atención de familiares de los 44 tripulantes del ARA San Juan.

Resultado de imagen para ARA Heroína D-123-Entrega de repuestos. Según las fuentes consultadas por Infobae, los funcionarios del Reino Unido se mostraron predispuestos a destrabar temas burocráticos para el aprovisionamiento de repuestos británicos para el equipamiento de las Fuerzas Armadas en Argentina. Así, se detalló que están a punto de ser enviados al país los repuestos de Londres correspondientes para el buque ARA Heroína D-12, que es un destructor misilístico de la Armada argentina que desde 2012 estaba en reparaciones por la avería de una rueda lenta de componente británico y que tras las sanciones de prohibición de venta de equipos que impuso Gran Bretaña al gobierno de Cristina Kirchner quedó varado en puerto. Ahora, con la decisión de Londres de levantar esta restricción, se podrá reparar definitivamente el buque ARA Heroína y traer de Inglaterra los repuestos correspondientes. Algo similar ocurrirá con muchos aviones Pampa que estaban en reparación y varados por la falta de equipamiento británico o los buques de superficie que llevan turbinas Rolls-Royce. Se estima que Gran Bretaña enviará un total de 16 turbinas Roll Royce para aprovisionar buques de la Armada.

jueves, 7 de marzo de 2019

Segunda ronda con Londres hoy por maniobras en el Atlántico

Base naval de Puerto Belgrano.Por Edgardo Aguilera - Ambito.com

PLANIFICAN EJERCICIO DE SALVAMENTO EN EL MAR. APURAN TRAER REPUESTOS DE ORIGEN BRITÁNICO - No está en la hoja de ruta ni se trata el intercambio de datos sobre pesqueros en el Atlántico sur; muchos de los que operan en la Milla 201 lo hacen con licencia de Malvinas.
Foto: Base naval de Puerto Belgrano.

Hoy en el edificio Libertador comienza la segunda reunión bilateral sobre Defensa con el Reino Unido. La primera ronda de apertura luego de 14 años de interrupción ocurrió en Londres, en febrero de 2018. El anfitrión es José Vila, subsecretario de Asuntos Internacionales de Defensa. Este funcionario asistió a la edición que se llevó a cabo en Gran Bretaña, y, como era el re-estreno del vínculo tras el enfriamiento de la administración Kirchner, fue acompañado por el embajador argentino Renato Sersale Di Cerisano. Ahora de local, Vila junto a su colega británico Roger Hutton, director de Seguridad Internacional, tratarán de avanzar en los temas de la agenda fijados en aquella oportunidad.

La interoperabilidad militar es la actividad que ya avanzó un peldaño con la ejercitación SAR (sigla inglesa Search and Rescue, traducido Búsqueda y Rescate) que ambas Marinas llevaron a cabo en instalaciones de la Base Naval de Puerto Belgrano entre el 26 y 27 de febrero pasado. De un ejercicio de tablero o “mesa de arena”; en la jerga de los uniformados; ahora los negociadores buscarán sentar las bases para llevar las maniobras al escenario real del Atlántico sur con navíos de los dos países. 

La Armada Argentina es el organismo responsable que entiende en la salvaguarda de la vida humana en el mar, su asistencia y salvamento en la Región de Responsabilidad SAR de la República Argentina (RASRR) establecida por la Organización Marítima Internacional (OMI). Las operaciones SAR están por fuera de reclamos de soberanía, los Estados tienen la obligación de asistir a llamados de socorro conforme el mandato de la OMI.

Hay tres Centros de Coordinación de Rescate Marítimo: en Puerto Belgrano, Buenos Aires y Ushuaia. En las islas Malvinas hay un Subcentro Coordinador que reporta las notificaciones de socorro al Centro Coordinador de Ushuaia.

Urge retomar esas prácticas, cada año se incrementa más el tráfico de cruceros turísticos hacia la Antártida y la presencia de pesqueros en el borde de la Zona Económica Exclusiva y con él los riesgos de incidentes y naufragios.

Otro costado de la actividad marítima en el Atlántico sur que no está previsto en las conversaciones es el monitoreo e intercambio de información de movimiento de pesqueros que bordean la denominada Milla 201. Estimaciones de la subsecretaría de Pesca y del Instituto Nacional de Investigaciones Pesqueras (INIDEP) hablan de unos 600 a 800 millones de dólares anuales perdidos por la captura no declarada de calamar.

Sí se encaró una reciente política de cooperación científica bilateral para evaluar el stock de la especie calamar argentino (illex argentinus) que también es pilar en la economía de las Islas. Conocer de antemano quiénes y dónde están pescando facilitaría la respuesta rápida de la Armada y la Prefectura ante una intrusión en la ZEE. Los datos pueden sensibilizar el humor del gobierno isleño. La vicepresidente Gabriela Michetti en la reciente gira por España se reunió con los máximos referentes del sector pesquero de ése país. Uno de los puntos tratados fue la situación de la flota pesquera española en la Milla 201 y el rol que juega en la Pesca Ilegal No Declarada No Reglamentada porque muchos de pesqueros que operan allí con licencia de Malvinas son españoles.

El encuentro del dúo Vila-Hutton tuvo un anticipo ayer en modo de conferencia del delegado británico. Expuso a puertas cerradas en la Universidad de la Defensa Nacional (UNDEF) entidad de altos estudios dedicada a la formación de militares y civiles en áreas disciplinarias vinculadas con la defensa y la seguridad nacional. La hoja de ruta de hoy contiene entre otros asuntos; cooperación logística en la Antártida, intercambio de personal, sanidad militar y un ofrecimiento para cursantes militares en el Royal College of Defence Studies, institución de estudios a la que asisten militares y civiles británicos seleccionados para liderazgo. El alto costo de la matrícula más gastos de traslado y viáticos de los presuntos aspirantes tornan imposible la oferta. También se tratará con sordina el estado de los repuestos militares adquiridos a proveedores británicos. A pesar de que se flexibilizó el embargo subsisten demoras en insumos destinados a la Armada.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...