Mostrando entradas con la etiqueta Historia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Historia. Mostrar todas las entradas

martes, 11 de febrero de 2020

Recordando al Weserflug WP 1003

El Weserflug WP 1003, fue un avión bipersonal VTOL de la Alemania nazi desarrollado por Weser Flugzeugbau.  El propósito del proyecto era construir un avión militar de tilt rotor ​con características VTOL para ser usado en la Segunda Guerra Mundial. Fue diseñado por Dr. Adolf Rohrbach
Resultado de imagen para Weserflug WP 1003
A principios de 1938 los planes para una aeronave de rotor basculante se habían elaborado, y el proyecto, llamado P 1003, fue apoyado por el Ministerio del Aire . 
El avión era un monoplano con un fuselaje bastante convencional. El avión fue construido con alas altas que pueden ser montados con bisagras a mitad de camino, y con una hélice en cada punta del ala. 
Un solo motor Daimler-Benz DB 600 se montaría en el centro del fuselaje, y los ejes de transmisión conectarían el motor a las hélices, que eran anormalmente grandes con un diámetro de 4 metros cada una, cuando las hélices de una aeronave similar habrían tenido un diámetro de 2 metros. Los planes iniciales incluían que el avión estuviera equipado con tren de aterrizaje retráctil.
Resultado de imagen para Weserflug WP 1003
Para el despegue, toda la parte exterior del ala podría ser girada 90 grados, de manera que las hélices se orientaban hacia arriba para crear fuerza de sustentación que le permitiera a la aeronave despegar de manera similar a la de un helicóptero.​ Una vez en el aire el propulsor se volvería girar a una posición horizontal para generar empuje y propulsar el avión hacia adelante.
Resultado de imagen para Weserflug WP 1003
Sin embargo, el avión nunca fue construido debido a la complejidad del sistema VTOL, a pesar de un diseño muy similar se construyó más tarde por los Estados Unidos, primero con el Bell XV-15 y luego el Bell-Boeing V-22 Osprey , que comenzó las pruebas en 1989.

miércoles, 5 de febrero de 2020

La Unión Soviética amaba estas armas secretas (y también la CIA)

Por Michael Peck - The National Interest - Traducción Desarrollo y Defensa
Pero poner sus manos sobre ellos no fue tan fácil.


Punto clave:  la mejor fuente de revisión de las armas soviéticas de Estados Unidos fue Israel, que recolectó un vasto arsenal de armamento ruso por cortesía de los ejércitos árabes en 1967, 1973 y 1982

A veces la Guerra Fría parecía una gran búsqueda del tesoro. Cuando un lado salió con una nueva arma, el otro lado hizo todo lo posible para obtener una copia para analizar, realizar ingeniería inversa o dársela a los guerrilleros que luchan contra la oposición.

Estados Unidos calificó esta Explotación Militar Extranjera (FME) como una colección de documentos compilados por el  Archivo de Seguridad Nacional sin fines de lucro  muestra cuán extensa fue la campaña de Estados Unidos para obtener el último equipo ruso.

Por ejemplo, un  informe de inteligencia de la Fuerza Aérea de EE. UU. de 1951  describió cómo Estados Unidos tuvo la oportunidad de examinar un MiG-15, el caza a reacción soviético que sorprendió a los pilotos estadounidenses sobre Corea. Después de una pelea de perros al noroeste de Pyongyang el 9 de julio de 1951, se vio a un piloto de MiG-15 rescatando antes de que su caza se estrellara en aguas poco profundas frente a la costa oeste de Corea. Aviones británicos encontraron los restos, pero un equipo de recuperación de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos no pudo recuperarlos.

A finales de julio de 1951, un grupo de trabajo combinado naval y aéreo estadounidense-británico lo intentó de nuevo. A pesar del fuego de las fuerzas comunistas, que también intentaron su propia operación de recuperación, la fuerza angloamericana pudo recuperar prácticamente todo el avión, que luego fue enviado a los Estados Unidos para su análisis. Otros aviones soviéticos destruidos demostraron ser una mina de oro, como el interceptor Firebar Yak-28 que se estrelló en Berlín Occidental en abril de 1966.

Quizás el caso más famoso de capturar la tecnología soviética se produjo a principios de la década de 1960, cuando la CIA "tomó prestado" y fotografió un  satélite Luna soviético  en exhibición en México. En 1965, la CIA arregló obtener un nuevo helicóptero de transporte Mi-8 soviético, y también solicitó $ 100,000 para obtener una computadora digital Minsk-2 soviética (sin mencionar si la operación fue exitosa).

Las alianzas en constante cambio de la Guerra Fría significaron que las armas entregadas a un aliado del Tercer Mundo terminarían entregándose a la superpotencia opositora una vez que ese aliado cambiara de bando. Por lo tanto, en 1966, la CIA adquirió las armas antiaéreas soviéticas suministradas a Ghana, que luego las ofreció a los Estados Unidos (asimismo, los soviéticos probablemente observaron el F-14 y otras armas estadounidenses suministradas a Irán después de que la revolución islámica tomó el poder) .

El problema con las operaciones de inteligencia es que a menudo no está claro si los resultados justifican el esfuerzo. Pero los documentos desclasificados dejan en claro que trabajar con equipos soviéticos y manuales técnicos dio frutos, particularmente para la Fuerza Aérea de los EE. UU.

Tome el memorando de julio de 1966 enviado por la Fuerza Aérea a la CIA sobre el misil antiaéreo SA-2 soviético. "Sin duda es consciente de que nuestros pilotos de la Armada y la Fuerza Aérea han tenido un éxito considerable en evitar pérdidas en el sistema SA-2 en Vietnam del Norte", escribió el teniente general de la Fuerza Aérea Joseph Carroll. "Una parte de este éxito se puede atribuir a los manuales y otra información que su Agencia aseguró y entregó al Departamento de Defensa para su estudio".

Sin embargo, el memorando de la Fuerza Aérea también lamentaba que Estados Unidos aún no hubiera obtenido un sistema SA-2 real para estudiar. Esa oportunidad surgió después de la Guerra de los Seis Días de 1967, cuando Israel capturó a algunos de Egipto.

De hecho, la mejor fuente de Estados Unidos para las copias de revisión de las armas soviéticas fue Israel, que reunió un vasto arsenal de armamento ruso por cortesía de los ejércitos árabes en 1967, 1973 y 1982. Pero esa relación fue menos que fluida. Por ejemplo, un memorando de junio de 1967 decía que gran parte del equipo capturado en la Guerra de los Seis Días "es críticamente necesario por el Departamento de Defensa para la explotación de inteligencia". Sin embargo, un memorando de la Fuerza Aérea de septiembre de 1967 se quejó de que, si bien Israel había otorgado a los Estados Unidos acceso a mucho equipo, los israelíes habían mostrado "marcada vacilación" al permitir la inspección de elementos de alta prioridad, especialmente el misil SA-2 (la Fuerza Aérea sugirió los israelíes tenían como objetivo intercambiar el acceso a cambio de armas estadounidenses).

No obstante, los Estados Unidos finalmente obtuvieron acceso completo al equipo soviético capturado, incluidos los misiles SA-2 y su radar Fan Song (que los estadounidenses querían examinar desesperadamente para fines de interferencia), armas antiaéreas, radios y tanques. "Se espera que este esfuerzo de explotación general llene muchas brechas de inteligencia e investigación y desarrollo de Estados Unidos, algunas de las cuales están directamente asociadas con el conflicto del sudeste asiático", dijo la Fuerza Aérea. Estas ideas abarcaron "criterios de diseño soviéticos, control de calidad de producción y filosofía de investigación y desarrollo".

Se deseaban armas soviéticas por más que su valor de inteligencia. Esas armas podrían suministrarse a grupos que luchan contra los soviéticos y sus aliados, en particular los rebeldes afganos que luchan contra la ocupación soviética. Nuevamente, Israel fue visto como una fuente después de capturar vastas existencias de equipos soviéticos durante la Guerra del Líbano de 1982. Aunque ese conflicto causó tensiones entre Estados Unidos e Israel, también le dio al Pentágono información invaluable sobre armas soviéticas avanzadas como el caza MiG-23 y el tanque T-72.

Irónicamente, Washington pensó que debería recibir los obsequios de Israel como obsequio (o como agradecimiento por la ayuda de Estados Unidos). "Si bien reconocemos que nuestra posición actual de negociación con los israelíes es muy baja", dijo el director de la CIA William Casey, secretario de Defensa Caspar Weinberger, solicitamos su ayuda ... para aplicar el apalancamiento necesario para adquirir estas armas a bajo costo o sin costo para los Estados Unidos. "

domingo, 19 de enero de 2020

Muchas aeronaves no sobreviven por mucho tiempo, pero el MiG-21 de Rusia podría durar un siglo

Por Robert Farley - The National Interest - Traducción Desarrollo y Defensa
De Verdad.

Punto clave:  el MiG-21 alcanzará fácilmente sesenta, sin embargo, y probablemente setenta sin sudar. Sigue siendo uno de los luchadores icónicos de la era supersónica.

Los aviones militares pueden tener una vida útil notoriamente corta, especialmente durante los períodos de fermentación tecnológica. El avión más elitista de la Primera Guerra Mundial podría quedar obsoleto en cuestión de meses. Las cosas no fueron muy diferentes en la Segunda Guerra Mundial. Y en los albores de la era del jet, flotas enteras de aviones pasaron de moda a medida que las tecnologías maduraban. Los luchadores avanzados que lucharon en los cielos sobre Corea se convirtieron en basura solo unos años más tarde.
Resultado de imagen para B-52 Stratofortress
Pero algunos diseños resisten la prueba de la época. El B-52 Stratofortress voló por primera vez en 1952, pero sigue en servicio hoy. Los nuevos C-130 continúan saliendo de la línea de producción, según un diseño que entró en funcionamiento en 1954.
Resultado de imagen para C-130
Pero esos son bombarderos y aviones de transporte; No luchan entre ellos. Los luchadores enfrentan un problema especial de longevidad, porque deben competir directamente con los modelos más nuevos. Por lo tanto, muy pocos combatientes han tenido una larga vida útil, ya sea en producción o en servicio.

El MiG-21 "Fishbed" es una excepción.

Orígenes

Los estudios iniciales de idoneidad para el MiG-21 comenzaron en 1953. El éxito del MiG-15 y el MiG-17 sugirió que los ingenieros aeroespaciales soviéticos podían competir con sus homólogos occidentales, y con el MiG-19 los soviéticos tuvieron su primer caza supersónico. Sin embargo, la tecnología cambió tan rápidamente en las primeras dos décadas de vuelo en avión que los combatientes que habían dominado la Guerra de Corea quedaron efectivamente obsoletos a mediados de la década de 1950. Los MiG-15 podrían cortar una formación de B-29, pero ni siquiera pudieron atrapar a los bombarderos estadounidenses modernos. Los soviéticos tenían la intención de que el MiG-21 cambiara eso, al tiempo que proporcionaban una opción efectiva de superioridad aérea.

El MiG-21 (eventualmente denominado "Fishbed" por la OTAN) superaría Mach 2.0, con un cañón interno y la capacidad de transportar entre dos y seis misiles (el Fishbed realmente precedió a los misiles en servicio). Como la mayoría de los cazas, el MiG-21 eventualmente serviría en un papel de ataque terrestre, en el que puede transportar un número limitado de bombas y cohetes. Al igual que con muchos de sus cazas, los soviéticos prefirieron operar el MiG-21 desde el control de tierra, eliminando la necesidad de equipos de radar voluminosos y sofisticados.

En total, la URSS construiría 10.645 MiG-21 entre 1959 y 1985. India construiría otros 657 en virtud de un acuerdo de licencia y transferencia de tecnología con Moscú, mientras que Checoslovaquia construyó 194 bajo licencia. En circunstancias complicadas y algo dudosas, la República Popular de China adquirió suficientes aviones y documentos técnicos para realizar ingeniería inversa del MiG-21 en el Chengdu J-7 / F-7. China produjo alrededor de 2.400 MiG-21 entre 1966 y 2013. 
Resultado de imagen para Chengdu J-7 / F-7
Los números combinados hacen que el Fishbed sea, con mucho, el avión supersónico más producido en la historia mundial.

Longevidad

Con el MiG-21, los ingenieros resolvieron un conjunto de problemas básicos que la investigación futura no podría mejorar sustancialmente. Los cazas modernos no vuelan mucho más rápido que el MiG-21, ni maniobran con mucha más capacidad. Si bien llevan más municiones y tienen equipos electrónicos más sofisticados, muchas fuerzas aéreas pueden tratarlos como lujos; simplemente quieren un avión barato, rápido y fácil de mantener que pueda patrullar el espacio aéreo y ocasionalmente lanzar algunas bombas. El Fishbed se ajusta a la factura.

Sin duda, el Fishbed no habría sido un luchador particularmente útil en el servicio occidental. Tiene patas cortas, no puede llevar una gran cantidad de artefactos y no tiene espacio para equipos electrónicos sofisticados. La forma de su cabina limita la conciencia del piloto. Sin embargo, satisfizo adecuadamente la necesidad soviética de un caza interceptor de control terrestre que pudiera volar y luchar en los campos de batalla de Europa occidental, así como actuar en un rol de interceptor limitado.

Durante la Guerra Fría, los Estados Unidos tomaron posesión de una serie de variantes de MiG-21 (eventualmente comprando un escuadrón de J-7 de China). En términos generales, los pilotos estadounidenses hablaron bien del avión, y se desempeñó más que adecuadamente en situaciones de entrenamiento de agresores. De hecho, los pilotos estadounidenses altamente entrenados probablemente empujaron el MiG-21 más lejos de lo que la mayoría de los pilotos soviéticos podrían haberlo hecho.

El MiG-21 nunca vio combates en el Frente Central en una guerra entre la OTAN y el Pacto de Varsovia, pero ciertamente ha visto su parte de acción.

En Vietnam, los MiG-21, delgados como un lápiz, descubrieron que podían aprovechar las reglas de compromiso estadounidenses al usar su tamaño y velocidad para cortar las flotas de bombarderos antes de que los combatientes estadounidenses pudieran identificarlos y atacarlos visualmente. El tamaño y la maniobrabilidad del Fishbed también les permitió evadir los primeros misiles aire-aire. Después de atacar, los MiG correrían a casa.

Resultado de imagen para Nguyen Van CocUna excepción a este patrón se produjo el 2 de enero de 1967, cuando un grupo de F-4 Phantom II bajo el mando del legendario piloto Robin Olds engañó a los comandantes norvietnamitas en un compromiso desastroso. Los Phantoms derribaron siete Fishbeds ese día, incluido uno volado por Nguyen Van Coc, quien sobreviviría al accidente y acumularía nueve muertes durante el resto de la guerra. 

Esto marcaría a Nguyen como el piloto de Fishbed más exitoso de todos los tiempos, aunque varios otros pilotos vietnamitas y varios sirios alcanzarían una distinción as mientras volaban el MiG-21.

El MiG-21 vio un amplio servicio en las guerras en todo el Medio Oriente. Los cazabombarderos de la Fuerza de Defensa israelí devastaron los MiG-21 egipcios y sirios en los ataques iniciales de la Guerra de los Seis Días. Los MiG-21 lucharon contra los combatientes israelíes en la Guerra de Desgaste, la Guerra de Yom Kippur y la Guerra del Líbano, sufriendo generalmente a manos de destacados pilotos israelíes. En un caso, los combatientes israelíes emboscaron y destruyeron varios MiG-21 volados por pilotos soviéticos.

El éxito de los aviones occidentales contra Fishbed en el Medio Oriente, así como en Angola, hizo que muchos concluyeran que los combatientes soviéticos fueron superados por sus homólogos occidentales. Sin embargo, el problema de la formación de pilotos dificulta la comparación El MiG-21 se desempeñó más que adecuadamente en contextos comparables de capacitación de pilotos. Por ejemplo, los MiG-21 indios volaron en la Guerra Indo-Pakistaní de 1965, y lograron asesinatos en la Guerra de 1971 y la Guerra de Kargil. Los Fishbed también se desenvolvieron bien en el combate aéreo en la Guerra Irán-Iraq.

Actualizaciones

El número de MiG-21 operativos comenzó a disminuir a fines de los años ochenta y noventa, a medida que los modelos más modernos los reemplazaron en el servicio de primera línea, y después del colapso de la Unión Soviética condujo a la dramática reducción de la fuerza rusa. Los estados clientes soviéticos también sintieron el pellizco y ya no pudieron mantener sus aviones en servicio. Sin embargo, numerosas fuerzas aéreas continúan utilizando el MiG-21 y sus variantes chinas.

El MiG-21 actualmente sirve en dieciocho fuerzas aéreas en todo el mundo, incluidos dos miembros de la OTAN ( Rumania  y Croacia). Los bancos de peces volaron en otras cuarenta fuerzas aéreas (el conteo es difícil porque a veces los países dejaron de existir antes de los MiG que les sirvieron) desde 1960. El J / F-7 sirve a otros trece países, y ha sido retirado por cuatro. China, Rusia y Ucrania aún realizan trabajos de mantenimiento y actualización en aviones existentes. La llegada de la impresión 3D puede facilitar aún más a los operadores actuales mantener sus Fishbeds en servicio, ya que pueden producir repuestos y actualizaciones en el país.
Resultado de imagen para R-60 AAM
Pocos de los Fishbeds en servicio hoy en día se parecen mucho al caza que salió de la línea en 1959. Llevan armas diferentes y mucho más sofisticadas, incluidas la R-60 AAM (ver arriba), el Magic 2 y Python III. Esto los hace mucho más letales que sus primos mayores. Además, las actualizaciones de su electrónica han mejorado su equipo de radar y comunicaciones, y han hecho posible la entrega de municiones guiadas con precisión.

¿El MiG-21 (o una variante) permanecerá en servicio en 2059?

China ha finalizado la producción del J-7, lo que significa que hemos visto la última variante MiG-21 rodar la línea de montaje. Croacia y Rumania dispondrán de sus Fishbeds en los próximos cinco años. Después de una serie de accidentes, India finalmente retira sus MiG-21 (suponiendo que realmente pueda adquirir o producir un reemplazo). Los J-7 chinos han sido relegados a tareas locales de defensa y entrenamiento.
Resultado de imagen para ft-2000 avión chino
Sin embargo, esto apenas significa el final del Fishbed. Muchos de los modelos J-7 y F-7 siguen siendo de época bastante reciente y pueden permanecer en servicio durante bastante tiempo. Bangladesh adquirió la última docena de F-7 en 2013, y no necesitará un reemplazo en el corto plazo. 
Imagen relacionada
Y muchas fuerzas aéreas simplemente no tienen necesidad de nada mucho más sofisticado o costoso que un Fishbed. Puede que nunca haya un caza de cien años (aunque el B-52 puede llegar a ese número antes de la jubilación final). Sin embargo, el MiG-21 alcanzará fácilmente los sesenta y probablemente setenta sin sudar. Sigue siendo uno de los luchadores icónicos de la era supersónica.

lunes, 13 de enero de 2020

Walther PPK: la emblemática pistola de James Bond

Por Pablo Crespo - Weekend
Dupla indisoluble y muy llamativa, formada por un personaje de novela y una magnífica arma de puño diseñada hace más de ochenta años. 
La Walther Modelo PP que se utilizó en la primera película de James Bond, en lugar de la PPK que nombran en ella. Fue subastada en Christie´s a un elevado precio.

Desde su aparición en la década del ´30, el binomio Walther PP/PPK se convirtió en sinónimo de máxima calidad en armas compactas de mediano calibre. A la PP (Polizeipistole), le siguió la PPK (Polizeipistole Kriminal) una versión “acortada” de la primera. Ambas fueron producidas en calibre .22LR, 7,65 mm (.32 ACP) y 9 mm Corto (.380 ACP). Pero no fue hasta la aparición del invencible Agente 007, James Bond, que la PPK se convirtió en una auténtica leyenda.

Si bien se identifica constantemente a esa Walther con el espía británico, el cine se tomó algunas licencias. Muestra de ello es que por un error de la productora, durante la filmación de el Satánico Dr. No Sean Connery empuña una PP. No así en De Rusia con amor, donde el arma utilizada ya es una PPK.
0701_walther_james_bond
En posteriores versiones –sobre todo las actuales, con Daniel Craig–, se optó por la más moderna PPK/S, que utiliza la corredera corta de la PPK en el armazón de la PP.

Asimismo, entre los entendidos de las armas de fuego, llamó la atención que Sean Connery prefiriera su Beretta en lugar de la Walther, lo que le mereció un reto de su jefe M en El satánico Dr. No, argumentando 007 que la Beretta no le arrugaba el smoking. El arma mostrada en la película es una Beretta 1935, bastante más voluminosa y pesada que la PPK. 

El “secreto” se devela leyendo los libros escritos por Ian Fleming, ya que la Beretta preferida por Bond era una pequeña Modelo 418 en calibre 6,35 mm (.25 ACP). ¿Otro error? Tal vez con buen criterio se pensó que la itálica quedaría ridícula en la manopla de Sean Connery. Vaya uno a saber.
0701_walther_james_bond
El 5 de diciembre de 2006, la afamada casa de remates Chritie´s ofrece el Lote 170 consistente en una pistola Walther PP, número de serie 19174A, desactivada y que fue utilizada por Sean Connery como James Bond en la primera película del agente 007, El satánico Dr. No. El precio alcanzado superó las 100.000 libras.

Sin embargo la PPK Nro de serie 104718A (Lote 179) que fuera utilizada en la película De Rusia con amor apenas llegó a las 47.000 libras. Todo objeto que utilizó el mítico agente en sus films –ya sean relojes, autos, encendedores, etc.– se han convertido en objetos de culto para los aficionados. Pero nada lo ha identificado tanto como su Walther PPK, a pesar de haber utilizado otras armas en sus aventuras.

Mas información: https://armasycine.blogspot.com/2011/02/el-satanico-dr-no.html

viernes, 6 de diciembre de 2019

Recordando al helicóptero A-109A Hirundo (III)

El AgustaWestland AW109 (anteriormente conocido como Agusta A109) es un helicóptero desarrollado por la compañía italiana Agusta, desde 2000 parte de AgustaWestland (fusionada, a su vez, en Finmeccanica a partir de 2016 entonces Leonardo),​ para uso civil y militar. Se trata de un helicóptero ligero de 6 u 8 plazas bimotor de tren retráctil.
Resultado de imagen para agusta A-109A en el ejército argentino
En la segunda mitad de la década de 1970 el Ejército Argentino incorporó nueve A-109A Hirundo para asignarlos en el Batallón de Aviación de Combate 601 (B Av Comb 601) para cumplir tareas de exploración y ataque. Entraron en servicio el 19 de diciembre de 1979. Su operador inicial fue la Compañía de Helicópteros de Ataque (Ca Helic Atq).

Esta unidad actuó en la guerra de las Malvinas en 1982 con sus A-109A. Inicialmente se desplegaron tres unidades, en los cuarteles de los Royal Marines en arroyo Caprichoso, al oeste de Puerto Argentino/Stanley. Durante el mes de abril estos Agusta efectuaron tareas de escolta armada de los helicópteros SA-330L Puma, CH-47C Chinook y Bell UH-1H Huey pertenecientes al mismo Batallón; reconocimiento y transportes de tropas en la preparación de la defensa de las islas.

Tres unidades más se desplegaron en Comodoro Rivadavia y un cuarto civil de la Provincia de Córdoba se desplazó a Río Gallegos. Después de la primera batalla del 1 de mayo los A-109A continuaron realizando escolta armada de sus compañeros que efectuaban transporte de tropas, apoyo logístico, infiltración y extracción de comandos y evacuación médica.
Permanecieron 68 días en las Malvinas acumulando 250 horas de vuelo. Operaron hasta el final de la guerra el 14 de junio. Un solo ejemplar se perdió a causa de fuego británico, sin muertes.
En el museo del Ejército Argentino

Los A-109A participaron efectivamente del combate de San Carlos entre el 22 y 23 de mayo, la batalla de Pradera del Ganso el 28 de mayo y la batalla de Puerto Argentino entre el 13 y 14 de junio. Los Agusta continuaron sus tareas en el EA hasta fines de 2006 o principios de 2007.
[cq-a2.jpg]
Al final de la guerra de Malvinas las fuerzas británicas capturaron a los Hirundo AE-331 y AE-334. Fueron expuestos en el Reino Unido celebrando la victoria. Fueron puestos en servicio a mediados de 1983 con las características ZE410 el AE-334 y ZE411 el AE-331, junto a dos ejemplares nuevos. Operaron durante 26 años en el Ejército Británico para operaciones especiales luciendo un esquema de pintura civil. En 2009 fueron retirados y se conservan en museos.

lunes, 2 de diciembre de 2019

El fusil AK-47, el arma que democratizó la muerte

Por Sergio Lozano. La Vanguardia (Clarin.com)
A cien años del nacimiento de su creador
Resultado de imagen para Avtomat Kalashnikova (automática de Kalashnikov)
Fue creada en Rusia por Mijaíl Kalashnikov. Las palabras Avtomat Kalashnikova (automática de Kalashnikov) se esconden detrás de las siglas que dan nombre al fusil, junto con el 47, en referencia al año en que se aprobó su producción

A lo largo de los siglos, los conflictos bélicos han forjado una estirpe de armas cuya sola presencia nos traslada a épocas y formas de entender la guerra: los griegos invadieron Persia con las largas picas de las falanges, los romanos dominaron el mediterráneo cargando con el escudo rectangular y el pilum. Las guerras medievales se libraron con espadas y cimitarras que tuvieron nombre propio y simbolizaron las causas de quienes las empuñaban, mientras que en Waterloo fueron cañones y mosquetes los que tronaron para dibujar Europa. Un sangriento linaje al que los conflictos del siglo XX añadieron un nuevo miembro: el AK-47. De entre todas las armas blandidas en la era de las guerras mundiales, ninguna ha alcanzado la fama de este humilde y fiero fusil de asalto fabricado en la estepa rusa, ejemplo viviente de lo mucho que ha evolucionado la técnica del ser humano ,y lo poco que lo han hecho sus intenciones.

Con solo mostrar su perfil cualquiera puede reconocerlo, con el cargador en forma aplatanada y el tubo para la salida de gases sobre el fusil cuya presencia tanta sorpresa mostró al darse a conocer. Con el tiempo se ha convertido en un ideograma de la muerte en casi todos los rincones del planeta. Su facilidad de manejo lo ha extendido como un virus que causa muertes en bodas en Pakistán, reemplaza a lanzas y viejas carabinas en enfrentamientos tribales y permite convertir una clase de primaria en un batallón mortífero en las guerras de África. Cuando se cumplen 100 años del nacimiento de su creador, Mijaíl Kalashnikov (fallecido el 2013 a los 94 años) el AK-47 se enseñorea dominando desfiles militares, combates callejeros, videos terroristas, matanzas indiscriminadas y cualquier otra situación, legal o ilegal donde alguno de los participantes considere necesaria la presencia de la muerte indiscriminada.
Mijaíl Kaláshnikov, el creador del famoso fusil AK 47 que lleva su apellido, durante la celebración de su 90 cumpleaños en el Kremlin de Moscú. EFE
Mijaíl Kaláshnikov, el creador del famoso fusil AK 47 que lleva su apellido, durante la celebración de su 90 cumpleaños en el Kremlin de Moscú. EFE

“Me siento orgulloso de mi invento”, dijo el propio Kalashnikov en el 2002, “pero me entristece que lo utilicen terroristas. Habría preferido inventar una máquina que la gente pudiera utilizar y sirviera para ayudar a los granjeros en su trabajo -por ejemplo, un cortacésped”.

Aunque detrás de la creación del AK-47 estaba la poderosa maquinaria militar rusa, fue el joven sargento Mijaíl Kalashnikov quien se llevó la fama tras ganar en 1947, a los 27 años, el concurso para surtir al ejército Rojo de los nuevos fusiles de asalto que habían aparecido durante la Segunda Guerra Mundial, como el Sturmgewher 44 alemán, considerado su antecesor.
Resultado de imagen para Sturmgewehr 44
Las palabras Avtomat Kalashnikova (automática de Kalashnikov) se esconden detrás de las siglas que dan nombre al fusil, junto con el 47 en referencia al año en que se aprobó su producción (que no comenzó hasta 1949). Resulta irónico que su creador se enrolara en el Ejército Rojo para limpiar su pasado como kulak, la clase de campesinos acomodados que sufrió las purgas de Stalin, y que en el caso de la familia Kalashnikov les llevó a perder las propiedades, mientras dos de los hermanos de Mijaíl acababan en la cárcel.

El AK-47 fue seleccionado tras demostrar sus cualidades disparando en condiciones de frío extremo, bajo la lluvia o después de ser arrastrado por el barro. Se trataba (y se trata) de un arma fácil de desmontar y limpiar al estar formada por tan solo 8 piezas que, a diferencia del resto de fusiles, no encajan perfectamente entre sí, lo que permite expulsar la suciedad del interior aprovechando la fuerza generada por sus propios disparos.

Más corto y manejable que los fusiles de la Segunda Guerra Mundial como el M-1 Garand de EE.UU. o el Mauser alemán, el Kalashnikov se mostró además sólido y resistente a la oxidación, y aunque no era el más preciso ni el de menor retroceso, ofrecía una s encillez de manejo que se tornaba letal cuando se ponía en modo automático, permitiendo incluso a los niños disparar cada minuto 600 balas de 7,62 milímetros. Es la muerte democratizada.

Fue la política de producción y distribución en masa de la Unión Soviética, desarrollada durante la paranoia belicista que dominó la Guerra Fría, la que lo catapultó hasta convertirse en el arma más extendida del planeta. Su producción comenzó en la fábrica Izhmash, en Izhvesk, la misma que fundió los cañones con que Rusia derrotó a Napoleón en 1812. Al poco de entrar en servicio, la URSS unificó entorno al AK-47 la fusilería de toda su infantería, facilitando la producción en masa, un objetivo también buscado por los países de la OTAN, que sin embargo fracasaron por peleas internas.

Ya en los años 50, Moscú autorizó la fabricación del AK-47 en los países del pacto de Varsovia, a la vez que comenzaba su distribución entre los aliados, como el Egipto de Naser, con el objetivo de establecer una suerte de diplomacia armamentística que a la vez fomentaba la dependencia militar hacia la madre patria del socialismo.
Resultado de imagen para AK-56
El siguiente “agraciado” fue China, que estrenó su propio modelo en 1956, el que será conocido como AK-56 (ver arriba), mientras Corea del Norte inició la fabricación pocos años después. La lista de países que fabrican el Kalashnikov y sus derivados ha ido creciendo y extendiéndose por el globo: la antigua Yugoslavia, Cuba, Irak, e incluso Venezuela, que tiene previsto iniciar el año próximo su producción tras la adquisición por parte de Hugo Chávez de 100.000 fusiles a Rusia en el 2009. 
Resultado de imagen para Rk-62 finés
Y aún deben añadirse las imitaciones: el Rk-62 finés (ver arriba), el Vektor sudafricano o el Galil fabricado por Israel tras experimentar en sus propias carnes los efectos del AK-47 en la guerra de los 6 días de 1967. Según datos de Amnistía Internacional, actualmente existen entre 70 y 100 millones de fusiles Kalashnikov en circulación, uno por cada 100 habitantes del planeta, aunque otras fuentes aumentan esta cifra por encima de los 150 millones.

Aunque su creador siempre insistió en que había creado el AK-47 con el fin de defender a Rusia de nuevas invasiones como la de la Alemania nazi, la realidad impuso al invento funciones más prosaicas, como la que llevó a cabo en su bautizo de fuego durante la revolución húngara de 1956. Sin embargo, fue en las guerras por la descolonización donde mejor se dio a conocer como arma franca de los aliados de Moscú, particularmente en Vietnam, donde el Kalashnikov alcanzó la categoría de mito con la inestimable ayuda de EE.UU.

La todopoderosa potencia nuclear contaba con todo tipo de armas de enorme poder destructivo, pero había infravalorado la importancia de contar con una respuesta efectiva para la nueva amenaza que empuñaba el Vietcong. En la selva vietnamita, el ejército más poderoso del mundo comprobó cómo un puñado de campesinos que jamás habían empuñado un arma les hacía frente con efectos devastadores, mientras sus propias armas ni siquiera disparaban.

El ejército estadounidense había dotado a sus soldados con el M-16, un fusil de asalto que debía ser la respuesta al AK-47, pero que fracasó rotundamente. Fabricado a toda prisa como respuesta al arma de origen ruso, el M-16 adquirió pronto entre los soldados del tío Sam fama de ineficaz: pese a contar con un mayor poder mortífero que su rival, el M-16 no resistió las inclemencias de la selva asiática, oxidándose rápidamente y encasquillándose con facilidad.

Las primeras quejas de los soldados fueron silenciadas, pero pronto la noticia llegó a la opinión pública, que alzó la voz contra un Gobierno al que acusaban de mandar a sus hijos a la guerra con armamento de mala calidad. Mientras, muchos soldados robaban los AK-47 de sus enemigos muertos, hasta el punto de que se tuvo que prohibir oficialmente esta práctica, pues el característico sonido del Kalashnikov al disparar podía confundir a los soldados, haciéndoles creer que se acercaba el enemigo.
Billete cubano de 10 pesos, con imagenes de AK 47.
Billete cubano de 10 pesos, con imagenes de AK 47.

Vietnam convirtió al AK-47 en un símbolo de la lucha contra el imperialismo, tanto en Oriente Medio como en África y Latinoamérica, una bandera que años después recogería el yihadismo, alzando el fusil en su guerra contra Occidente y mostrándolo en sus vídeos, como hizo Osama bin Laden al reivindicar el atentado contra las torres gemelas. Un emblema que recogió el ISIS, cuyos líderes siempre han encontrado un hueco para el Kalashnikov en la escenografía de sus apariciones.

Las tornas cambiarían para la URSS en 1979, en la guerra de Afganistán, donde Moscú contempló con estupor cómo su arma pródiga se volvía en su contra. El conflicto con el se quería apuntalar a los aliados comunistas en Kabul provocó la reacción de EE.UU., que apostó por inundar el país de AK-47 para apoyar a los rebeldes afganos, entonces llamados muyaidines (más tarde pasaron a ser talibanes) sin inmiscuirse oficialmente en la guerra. Desde el inicio del conflicto un flujo de AK-47 cruzó la frontera afgana desde Pakistán y la China comunista (igualmente interesada en debilitar a su aliado socialista) multiplicando el poder de la oposición al régimen comunista.

Refugiándose en las montañas, los muyaidines iniciaron una efectiva guerra de guerrillas en la que se incautaron de más armamento soviético. De resultas de aquello el país se inundó de armas automáticas, una epidemia que se extendió al vecino Pakistán, dando origen a la cultura del Kalashnikov: la preeminencia del fusil en la vida cotidiana de las regiones fronterizas, donde su abundancia hundió los precios propagándola incluso como objeto de mera ostentación, anclado al territorio por su bajo precio y su legendaria durabilidad.

Mientras otras armas tienen una determinada esperanza de vida, el Kalashnikov parece inmortal. En la invasión a Afganistán de EE.UU, en el 2004, se incautaron AK-47 con décadas de antigüedad, algunos fabricados en 1954, un año después de la muerte de Stalin. Las guerras pasan, pero el Kalashnikov se queda para seguir matando.
Un miembro del ISIS en Raqqa, Siria, en 2014, con su AK 47
Un miembro del ISIS en Raqqa, Siria, en 2014, con su AK 47

Con la caída de la Unión Soviética los arsenales acumulados durante la Guerra Fría se pusieron a la venta al mejor postor, bajando los precios y abriendo el mercado a decenas de nuevos participantes sin importar cuáles fueran sus intenciones: desde guerrillas islamistas hasta la mafia napolitana, el Kalashnikov se convirtió en el fusil por excelencia de las organizaciones armadas paraestatales, la Coca-cola del mundo bélico, traspasando todas las fronteras hasta convertirse en referente incluso de su principal rival.

Símbolo de la guerra anticolonial en Asia y África, venerado en Centroamérica por su papel en la lucha contra el imperialismo norteamericano, penetró en los años 80 en la cultura de su Némesis: EE.UU. Durante la presidencia del rabiosamente anticomunista Ronald Reagan, el AK-47 llegó a todos los hogares de Norteamérica de la mano de John Rambo, mientras la Asociación Nacional del Rifle se rendía a sus virtudes e invitaba a su inventor a dar giras por el país donde era tratado como una estrella.

La imagen del fusil pronto se propagó más allá de los aficionados a las armas, convirtiéndose en un icono reconocible por el gran público, que tanto lo admiraba por su leyenda como lo temía cuando su nombre aparecía ligado a alguna matanza, como la llevada a cabo el pasado agosto por Patrick Crucius, quien armado con un AK-47 acabó con la vida de 20 personas en una iglesia de El paso, Texas. La aparición del Kalashnikov en las calles de las ciudades en manos de bandas de delincuentes propició su adopción por parte de las bandas de rap y hip hop, que incluyeron el arma en sus canciones convertida en símbolo de poder y masculinidad. Artistas como Dr dre, Ice Cube, Tupac Shakur o Eminem lo mencionaron en sus canciones, y se fotografiaron junto a él.

Sin importar las matanzas, atentados y guerras que carga a sus espaldas en su larga vida, el Kalashnikov continúa siendo un frívolo producto de consumo. Basta con hacer una búsqueda en la red para encontrar docenas de productos, desde joyas hasta ropa o vodka, asociados al nombre y la imagen de un fusil que, lejos del mundo rico, continúa utilizándose en decenas conflictos 70 años después de su aparición.

martes, 26 de noviembre de 2019

El U-2 cumple 65 años: el legendario avión espía que cambió el curso de la Guerra Fría

(Infobae.com) - El programa encubierto de la CIA fue lanzado en 1954 por el presidente Dwight D. Eisenhower ante la preocupación por los avances militares de URSS y la escasa inteligencia disponible sobre el bloque soviético. El accidente que en 1960 reveló la verdadera naturaleza del avión y tensó la relación entre las dos superpotencias
Un avión U-2
Hace 65 años, el entonces director de la CIA Allen Dulles fue notificado de que el presidente Dwight D. Eisenhower acababa de aprobar una misión top secret para desarrollar un avión de reconocimiento a gran altitud que los soviéticos no pudieran rastrear o interceptar. Ese proyecto se concretó en el avión espía más famoso jamás construido: el U-2.

El presidente estadounidense, un ex general que ocupó el cargo de 1953 a 1961, tomó la decisión de lanzar el programa ante la preocupación por los desarrollos militares de la Unión Soviética y la escasa inteligencia disponible sobre la URSS y los países satélites de Europa del Este.

Los temores habían sido avivados por la detonación rusa de una bomba de hidrógeno en agosto de 1953, apenas nueve meses después de que Estados Unidos probara su primera bomba termonuclear. Eso, junto al descubrimiento de un nuevo bombardero intercontinental soviético, había generado en los estadounidenses el temor de estar en una situación de desventaja en la carrera armamentista.

Un informe titulado “La Agencia Central de Inteligencia y el Reconocimiento Aéreo”, publicado por primera vez por la CIA en 1998, reveló que las autoridades estadounidense —con Eisenhower a la cabeza— estaban conscientes de que los sobrevuelos del territorio soviético por un avión militar armado sería considerado un acto de guerra. Por eso, el panel presidencial secreto que se encargó del proyecto propuso volar un avión desarmado pilotado por un civil, en una operación encubierta de la CIA. También decidieron que cobertura sería que el U-2 era parte de un programa de investigación del clima.

El Congreso apenas fue informado de la misión. Solo los principales legisladores del subcomité de la CIA del Comité de Servicios Armados del Senado y los dos miembros minoritarios de mayor rango del Comité de Asignaciones de la Cámara fueron informados en febrero de 1956, meses antes de que se desplegaran los primeros U-2.

Cómo es el U-2

Para octubre de 1954, el panel presidencial secreto se había decidido por un diseño de Lockheed que pretendía volar por encima de 21 mil metros, más allá de los radares soviéticos y por encima del alcance de los interceptores rusos.

El resultado fue un avión de un solo asiento y capaz de volar a gran altitud, volado por los Estados Unidos para la recopilación de inteligencia, vigilancia y reconocimiento. También conocido como “Dragon Lady”, el U-2 ha estado en servicio desde 1956 hasta el día de hoy, mientras el último avión de la serie fue construido en 1989.
(AP)
(AP)

Primeras misiones

Los aviones U-2 comenzaron a hacer vuelos de reconocimiento sobre la URSS en 1956, dando a los Estados Unidos su primer vistazo detallado de las instalaciones militares soviéticas. A fines de junio, se llevaron a cabo dos misiones U-2 sobre países del Pacto de Varsovia en Europa del Este. El primer vuelo sobre Rusia tuvo lugar el 4 de julio de 1956. El segundo, el 5 de julio, consistió en pasar por Leningrado y Moscú. Las fotos resultantes proporcionaron información sobre los bombarderos soviéticos y las fábricas de misiles y motores de cohetes.

Eisenhower quedó satisfecho con la información recopilada. Las fotografías tomadas por los aviones espías revelaron que las capacidades nucleares soviéticas estaban significativamente menos avanzadas de lo que había afirmado el líder soviético Nikita Khrushchev. Eisenhower se enteró de que Estados Unidos, en lugar de sufrir una escasez de armas, como afirmaban muchos políticos estadounidenses, tenía fuerzas nucleares muy superiores a las de su enemigo de la Guerra Fría. Según los historiadores, fue uno de los elementos que contribuyeron a inclinar la balanza de la Guerra Fría hacia Estados Unidos.

Pese a que podía detectarlos, durante casi cuatro años la URSS fue incapaz de detener los sobrevuelos. Volando a una altitud de más de 20 mil metros sobre el suelo, el avión U-2 era inalcanzable por los aviones y misiles soviéticos. Sin embargo, en la primavera de 1960, la URSS había desarrollado un nuevo misil tierra-aire Zenith con un alcance más largo. El 1 de mayo de 1960 esa arma causó uno de los incidentes que fue uno de los momentos más calientes de la Guerra Fría.

El incidente del 1960

El resto del Congreso se enteró de la existencia del programa U-2 recién en mayo de 1960, cuando la Unión Soviética derribó uno de los aviones espía en el espacio aéreo soviético y capturó a su piloto, Francis Gary Powers.

El piloto del avión espía U2 Francis Gary Powers con su casco y traje de vuelo después de ser derribado sobre territorio soviético el 1 de mayo de 1960, URSS. (Sovfoto/Universal Images Group/Shutterstock)El piloto del avión espía U2 Francis Gary Powers con su casco y traje de vuelo después de ser derribado sobre territorio soviético el 1 de mayo de 1960, URSS. (Sovfoto/Universal Images Group/Shutterstock)

El incidente abrió una crisis diplomática internacional que obligó a Eisenhower a admitir que la explicación del avión meteorológico era falsa y la CIA había estado realizando misiones de espionaje sobre la URSS durante varios años. El accidente ocurrió en los días anteriores a una cumbre en París que en la intención del presidente estadounidense debía sentar las bases de nuevos acuerdos sobre la producción y pruebas de armas nucleares. Sin embargo, tras el accidente los soviéticos abandonar las conversaciones.

Por su parte, Powers permanecía en una prisión soviética. En agosto de 1960, fue juzgado por espionaje y condenado a 10 años de reclusión. Finalmente pasó menos de dos años preso: fue liberado en febrero de 1962, cuando él y el agente soviético Rudolf Abel se convirtieron en los protagonsitas del primer “intercambio de espías” entre Estados Unidos y la Unión Soviética.

miércoles, 25 de septiembre de 2019

Los IA 58 Pucará sobrevuelan por última vez el cielo de Comodoro

(El Patagonico) - Dos aviones Pucará que formaron parte del grupo de ataque que participó en la guerra de Malvinas llegaron el domingo al hangar de la IX Brigada Aérea de Comodoro Rivadavia en donde funcionó el escuadrón 4 de ataque. Hoy se despedirán de esta ciudad para pasar a la historia.
Último adiós a una leyenda de Malvinas: el IA 58 Pucará se despidió de su nido
Último adiós a una leyenda de Malvinas: el IA 58 Pucará se despidió de su nido, el hangar de la IX Brigada Aérea. La leyenda de la guerra, el Pucará IA 58, quedará fuera de servicio en los próximos días. 

Dos aviones llegaron el domingo para despedirse de un lugar histórico y emblema de la guerra de Malvinas: el hangar de la IX Brigada Aérea en donde funcionó el grupo 4 de ataque.

Javier Gianotti, jefe del grupo 3 de ataque “Tucano” con base en Reconquista, Santa Fe, es quien está a cargo de los pilotos que comandaron los Pucará surgidos en 1969.

La “fortaleza” de la Fuerza Aérea Argentina tenía un criterio infalible: flexibilidad, potencia de fuego, seguridad y simplicidad. Fue creado en la Fábrica Militar de Aviones.

El 20 de agosto de 1975 fue oficialmente asignado a la base aérea militar Reconquista. Cruzó dos veces el Atlántico para asistir a Francia e Inglaterra. El avión participó de la batalla de Malvinas y es un orgullo dentro de la fuerza aérea. “Es un orgullo estar acá; este avión perteneció también a la IX Brigada Aérea al Escuadrón 4”, contó Gianotti. El grupo “Tucano”, cuando debió elegir el pañuelo distintivo, rescataron los colores y los formatos del grupo 4 de ataque. “Nuestra misión es traer un poco de historia. Y que el avión termine su ciclo”, acotó Gianotti.

Los dos aviones llegaron a las 15 en punto a la pista del aeropuerto de Comodoro Rivadavia, luego de sobrevolar de norte a sur sobre la IX Brigada Aérea, y luego ingresaron a la pista del hangar, bajo la estela de agua que arrojaron los Bomberos de la ANAC (Administración Nacional de Asociación Civil).

Los aviones, con un peso de 5 mil kilos, fueron ingresados al hangar y luego el jefe de la IX Brigada Aérea, Sergio Bruno, les dio la bienvenida a los pilotos y al personal de mantenimiento de los aviones. El lunes se realizó una ceremonia de homenaje en el hangar de la Fuerza Aérea y hoy surcarán por última vez el cielo de Comodoro Rivadavia.

Por gestiones de la Unión de ex Combatientes de Malvinas, en octubre de 2016 un Pucará fue transportado desde Reconquista a Comodoro Rivadavia y en marzo del 2017 se instaló en la plazoleta Héctor Bordón en la entrada del Aeropuerto General Mosconi.

jueves, 25 de julio de 2019

Recordando el turboeje Turbomeca Artouste

El Turbomeca Artouste fue un motor turboeje francés desarrollado en el año 1947. En 1950 Artouste era el mayor pionero del mundo en los motores turboejes. Esto hizo posible el Sud-Aviation (más tarde se convertiría en Aérospatiale) Alouette, el primer motor turboeje producido en masa en el mundo. El motor pronto se desarrolló se mejoró incorporándole el compresor axial y tres escalones de turbina. Gran número de Artouste II y Artouste III todavía están en operativo
Turbomeca Artouste IIIB turboshaft-001.jpg
Variantes:
Artouste IIC: Incorporado en el SE 313B Alouette II, voló por primera vez el 12 de marzo de 1955 y fue certificado para volar el 2 de mayo de 1957. Se fabricaron hasta 1964, contabilizando un total de 1445 unidades, sin contabilizar los fabricados bajo licencia por HAL en India y por Blackburn y Bristol Siddeley, quien más tarde se convertiría en Rolls Royce.
Artouste III: Es una versión mejorada que se instaló en todas las series de helicópteros Aérospatiale SA 315B Lama y SA 316B Alouette III. Se fabricaron bajo licencia motores en India, bajo la compañía HAL para incorporarlos a los helicópteros Cheetah

Características Técnicas
Tipo Turboeje
Fabricante Turbomeca
Primer encendido 1947
Principales aplicaciones
Aérospatiale Alouette II
Aérospatiale Alouette III
Aérospatiale SA 315B Lama
Aerotécnica AC-14
Tipo: Motor turboeje de un solo eje.
Admisión: Fabricado en aluminio con una entrada de aire rectangular en un lado, y la salida del eje motor en la parte frontal
Compresor:
Artouste II: Una etapa de compresor centrífugo simple y después etapas axiales. Gasto de 3,2 kg/s (7,05 lb/s). Relación de compresión de 3,88
Artouste III: Una etapa axial seguida de una etapa centrífuga. Gasto de 4,3 kg/s (9,5 lb/s). Relación de compresión: en el III, 5,2; en el IIIB, 5,3.
Cámara de combustión: Cámara de tipo anular inversa con un inyector centrífugo montado en el eje. Dos bujías.
Turbina
Artouste II: Dos etapas axiales con las palas integradas en el disco.
Artouste III: Tres etapas axiales.
Accesorios:
Potencia para los mecanismos de aceite y combustible y un encendedor de 2,5 kW y un generador tacómetro.
Tobera: Máxima temperatura de salida 500 °C.
Combustible: AIR 3405, y en el II solamente petróleo para el encendido.
Aceite: AIR 3512 o 3155A del tipo mineral.
Resultado de imagen para Turbomeca Artouste
Longitud
II: 1440 mm
III: 1815 mm
Ancho
II: 390 mm
III: 507 mm
Altura
II: 545mm
III: 627mm
Peso en seco
II: 115 kg
IIIB: 182 kg
IIID: 178 kg
Resultado de imagen para Turbomeca Artouste
Actuaciones a nivel del mar (ISA)​
T-O
II: 395 kW a 34000 rpm
IIIB: 420 kW a 33300 rpm
Máximo de manera continua
II: 358 kW a 34000 rpm
IIIB, IIID: 405 kW a 33300 rpm
Consumo específico de combustible
II: 139 μg/J
IIIB: 128,7 μg/J
IIID: 126,2 μg/J

domingo, 7 de julio de 2019

Guerra de las Malvinas: la época en que los portaaviones británicos y los argentinos lucharon casi hasta la muerte

Por Sebastien Roblin - The National Interest - Traducción Desarrollo y Defensa
Habría sido catastrófico.
Resultado de imagen para portaaviones argentino Veinticinco de Mayo
Todo lo que se interpuso en el camino de la batalla aérea / marítima más destructiva desde la Segunda Guerra Mundial, y lo único que ocurrió entre los portaaviones, fue una brisa fuerte. O mejor dicho, la falta de uno.

En la tarde del 1 de mayo de 1982, los tripulantes en la cubierta del portaaviones argentino Veinticinco de Mayo ("25 de mayo") se apresuraron a cargar seis aviones de ataque Skyhawk A-4Q con cuatro bombas Mark 82 cada una.

Los jets subsónicos debían ser la punta de la lanza de la Fuerza de Tarea 79 de la Armada Argentina, ya que atacaron a una flota de la Royal Navy británica aproximadamente a 140 millas de distancia, incluidos los portaaviones Hermes e Invincible , ocho destructores de escolta y quince fragatas.

Las flotas opuestas se enfrentaban en las islas Falkland, escasamente pobladas, conocidas como las Malvinas en Argentina. Un mes antes, las tropas argentinas se habían apoderado del archipiélago en disputa. Ahora los buques de guerra británicos estaban cubriendo fuerzas anfibias que se movían para recuperar las islas.

Pocos de la media docena de aviadores argentinos que esperaban sobrevivir al ataque, apodados "Noche de Banzai" después del famoso grito de batalla japonés. En el libro A Carrier at Risk de Mariano Sciaroni, el líder del escuadrón Skyhawk, Rodolfo Castro Fox, revela los sombríos cálculos detrás del ataque planeado:

Al utilizar la tabla de probabilidades, considerando las capacidades de las defensas antiaéreas británicas, de nuestros seis aviones iniciales, cuatro se pondrían en posición para lanzar sus bombas y solo dos volverían.

De las dieciséis bombas que lanzaríamos, habría una probabilidad de impacto del 25 por ciento, en otras palabras, cuatro bombas de 500 libras . Esto podría neutralizar al transportista y la pérdida de cuatro aviones sería aceptable.

Después de la acción, un escuadrón de tres corbetas argentinas clase A69 intentaría capitalizar el caos y sus pequeñas secciones de radar para lanzar un ataque sorpresa de misiles usando misiles Exocet MM38 disparados desde más de veinte millas de distancia.

Al mismo tiempo, el crucero Belgrano y dos destructores armados con armas armarían un ataque desde el sur. Sin el conocimiento de los argentinos, Belgrano estaba siendo seguido por el submarino británico Conqueror , simplemente esperando el permiso para lanzar torpedos.

Los argentinos anticiparon que la Royal Navy podría contraatacar con los veinte jets de Sea Harrier que se lanzaban en los Hermes e Invincible , que ya habían comenzado ataques aéreos contra las posiciones de las tropas argentinas. El Veinticinco de Mayo estaba protegido por tres destructores, incluidos dos modernos Tipo 42 armados con misiles tierra-aire Sea Dart que podían acelerar hasta tres veces el sonido para impactar a aviones de alto vuelo a más de cuarenta y seis millas de distancia.

Todo lo que se interpuso en el camino de la batalla aérea / marítima más destructiva desde la Segunda Guerra Mundial, y lo único que ocurrió entre los portaaviones, fue una brisa fuerte. O mejor dicho, la falta de uno.

La extraña odisea de HMS Venerable

Irónicamente, el Veinticinco de Mayo fue originalmente un portaaviones británico llamado HMS Venerable lanzada por el astillero Cammell Laird cerca del final de la Segunda Guerra Mundial. El portaaviones ligero de la clase Colossus de 13,200 toneladas medía 210 metros de largo y podía transportar hasta cincuenta cazas con motor de pistón y aviones torpederos. El Venerable vio acción en los últimos meses de la Guerra del Pacífico contra Japón, luego tres años más tarde fue vendido a la Marina Real de los Países Bajos y pasó a llamarse Karel Doorman.

Los holandeses instalaron una cubierta de vuelo en ángulo y una catapulta de vapor para ayudar en el lanzamiento de los aviones de combate Sea Hawk, y desplegaron al Karel en la confrontación con Indonesia sobre la descolonización del oeste de Nueva Guinea . El portaaviones apenas evitó ser atacado por bombarderos Tu-16 Badger armados con misiles gracias a las oportunas conversaciones de paz.

Después de un incendio en la sala de calderas, el Karel fue vendido en 1969 a la Armada Argentina, que modernizó y reconstruyó ampliamente el barco de 25 años. Inicialmente, el portaaviones llevó a bordo los jets Panther y Cougar de la era de la Guerra de Corea , luego se actualizó a los Skyhawks ligeros y fáciles de manejar. Estos fueron reconstruidos A-4Bs de la Armada de los EE. UU. modificados con cinco puntos de tiro y capacidad de misiles aire-aire Sidewinder.

Sin embargo, las molestas calderas del transportador nunca se restauraron completamente a especificación, limitándolas muy por debajo de su máximo teórico de 24 nudos.

La Armada Argentina planeaba eventualmente desplegar aviones Dassault Super Etendards de fabricación francesa en el portaaviones con mortales misiles Exocet que podrían atacar a naves desde más allá del alcance visual, una capacidad que la Royal Navy temía particularmente.

De hecho, una semana antes, el 23 de abril, el submarino británico Splendid había visto el Veinticinco, pero no pudo obtener la autorización para atacar. Estas reglas de compromiso fueron modificadas pronto.

De hecho, el Veinticinco aún no podía apoyar a Etendards. Solo tenía ocho Skyhawks capaces de arrastrar bombas no guiadas y seis S-2E  rastreadores de Grumman comprados a la Marina de los EE. UU. en 1978. Los aviones de hélice bimotores lentos podían explorar los mares en busca de submarinos utilizando las boyas de sonares Jezebel y los radares de búsqueda de superficie APQ-88 .

El radar del Rastreador también era perfectamente capaz de detectar la posición de la flota británica en expansión desde docenas de millas de distancia, como ocurrió a las 3:15 pm del 1 de mayo.

Bien informado, el capitán José Julio Sarcona ordenó al 3er Escuadrón Naval de Combate / Ataque que preparara seis aviones para un ataque. Pero su plan se vio frustrado por un problema poco probable: el clima tranquilo impedía que los aviones despegaran.

Desde los albores de la aviación de portaaviones durante la Primera Guerra Mundial, los patrones han tratado de facilitar los despegues y aterrizajes navegando a máxima velocidad en el viento, del mismo modo que uno puede volar una cometa mientras se encuentra con una brisa fuerte. La velocidad de la nave combinada con el viento opuesto aumenta el flujo de aire sobre las alas de un avión, reduciendo la velocidad necesaria para el despegue.

La combinación de la cubierta corta del Veinticinco , su incapacidad para acelerar a altas velocidades y las cargas de bombas de una tonelada transportadas por los Skyhawks significaban que simplemente necesitaban el viento para salir de la cubierta. Pero esa tarde, los meteorólogos pronostican de doce a veinticuatro horas de vientos muertos en el generalmente turbulento Atlántico Sur.

Sarcona consideró la mitad de la carga de bombas para hacer más probable el despegue. Pero esto habría reducido tanto el potencial de daño de la redada que el sacrificio de los Skyhawks no podría justificarse.

Luego, a las doce y media, el tiempo del Veinticinco finalmente se agotó.

Aunque Estados Unidos había apoyado históricamente a la dictadura militar argentina violenta y anticomunista, Washington finalmente se alió con el Reino Unido durante la Guerra de las Malvinas. Eso significaba compartir la inteligencia fotográfica obtenida por el satélite espía Snow Cloud de la CIA, que reveló la posición aproximada de la flota argentina.

Pero la Royal Navy todavía no tenía una idea precisa de la posición de su oponente. Esa noche, un Sea Harrier volado por el teniente de vuelo Ian Mortimer fue enviado en una misión de exploración sigilosa, que se deslizó a solo 200 pies sobre el nivel del mar con su radar desactivado.

Como describió en Sea Harrier sobre las Malvinas el jefe del escuadrón Harrier Nigel "Sharkey" Ward, Mortimer inicialmente no vio ninguna nave, así que encendió su radar:
"Lo siguiente que supe fue que estaba siendo iluminado por todo tipo de radar, incluido el control de fuego Sea Dart, y conté cuatro contactos de barcos a menos de 25 millas de distancia".

Mortimer rápidamente apagó su radar y corrió de regreso a la flota.

Las cuentas argentinas en el libro de Sciaroni describen dos Sea Harriers que siguen a uno de los Rastreadores S-2 de quince a veinte millas de distancia. Uno de los aviones británicos se iluminó luego con el radar de ataque tipo Sea Dart tipo 909 de uno de los destructores de escolta, haciendo que el Harrier se retirara.

De cualquier manera, los británicos ahora estaban conscientes de la posición de la fuerza de tarea argentina y potencialmente podrían atacarla con Harriers y submarinos.
Imagen relacionada
Sarcona no pudo aceptar el riesgo. Hizo girar el Veinticinco hacia una trayectoria del noroeste. El portaaviones ahora estaba luchando por su supervivencia mientras corría hacia la seguridad ofrecida por la costa argentina. De hecho, a las 3 pm del 2 de mayo, el Conqueror finalmente torpedeó al General Belgrano , que se hundió con la pérdida de 323 vidas.

Por lo tanto, podemos agradecer a un día de clima inusualmente suave el 1 de mayo de 1982 por dejarnos con muchos más marineros y aviadores argentinos y británicos vivos de lo que podría haber sido el caso.

sábado, 29 de junio de 2019

La dura e histórica interpelación en el parlamento británico a Margaret Thatcher por el hundimiento del Sheffield en Malvinas

Por Jorge Colombo° - Infobae.com

La intimidad de una sesión en la que la Dama de Hierro ya ocultaba sus planes para incursionar en la Patagonia con la Operación Mikado -donde planeaba eliminar a los pilotos y bombas que atacaban a la flota- mientras los legisladores le demandaban que el conflicto bélico no escalara
El 4 de mayo de 1982 dos aviones Super Étendard munidos con Exocets hundieron al destructor HMS Sheffield en la Guerra de Malvinas. Fue la primera pérdida de un buque inglés después de la Segunda Guerra Mundial
El 4 de mayo de 1982 dos aviones Super Étendard munidos con Exocets hundieron al destructor HMS Sheffield en la Guerra de Malvinas. Fue la primera pérdida de un buque inglés después de la Segunda Guerra Mundial

La sesión en la Cámara de los Comunes del Reino Unido prometía ser diferente, alejada de la rutina. Aquel 4 de mayo de 1982 se intuía vibrante y parecida a otras jornadas vinculadas al conflicto de  Suez. Sin embargo, para encontrar un ambiente similar en Londres había que retroceder a los días de la Segunda Guerra Mundial y a su solemne atmósfera de consternación.

Esta vez, la opinión pública londinense se colaba dentro del recinto de la Honorable Cámara, agregando mucho de desconcierto e incredulidad. En el fondo, la pregunta ominosa se olfateaba en todas partes y podía sintetizarse en escasas cinco palabras: "¿Cómo pudo ocurrir algo así?". Una inquietud equivalente a comerse un gol argentino de media cancha en el estadio de Wembley.

Dentro del recinto había caído la noche, en más de un sentido, y el Ministro de Defensa británico, John Nott, ojeroso y demudado, esperaba pacientemente que le cedieran la palabra. Hasta que finalmente el portavoz de la Casa, Bernard Weatherill, siguiendo una tradición varias veces centenaria, llamó al orden y preguntó a los Honorables Miembros de la Cámara si el Honorable Ministro de Defensa contaba con la autorización para hacer uso de su honorable  palabra. Un coro de voces altisonantes se alzó respondiéndole en inglés antiguo: "¡Aye!"(Sí)


Nott carraspeó, aclaró su voz como pudo y comenzó a dar explicaciones, como un chico en la escuela primaria tratando de convencer a su Director:

"Yo había dicho anteriormente en esta Cámara que se esperaban ataques argentinos sobre nuestras fuerzas. Lamento informar a esta Casa que los ataques se han concretado".

"Esta tarde, mientras realizaba tareas dentro de la Zona de Exclusión Total de las islas, el destructor Sheffield fue atacado con misiles. Se generó un incendio que está fuera de control, por lo que se ordenó a la tripulación abandonar la nave… Se ha rescatado a su Comandante y a casi la totalidad de la tripulación. Sin embargo, lamento decirles que de acuerdo con las estimaciones iniciales hay doce desaparecidos, y es muy probable que el número de bajas sea aún mayor".
El ministro de Defensa británico John Nott fue interpelado en la Cámara de los Comunes el mismo día del ataque al Sheffield.(Stephen Luscombe/Britishempire.co.uk)
El ministro de Defensa británico John Nott fue interpelado en la Cámara de los Comunes el mismo día del ataque al Sheffield.(Stephen Luscombe/Britishempire.co.uk)

"Las comunicaciones con el área de operaciones se han visto dificultadas y esta información debe ser tomada como provisoria hasta tanto sea confirmada… Se realizaron otras operaciones sobre las islas, en el curso de las cuales un avión Harrier fue derribado por fuego antiaéreo, y su piloto resultó muerto… La Fuerza de Tareas continúa con sus operaciones de acuerdo con los planes previstos".

El Honorable John Stokes, representante por Halesowen y Stourbridge, no se hizo esperar en su réplica:

"Mi honorable correligionario, ¿se da cuenta de que esta noche los ojos de la nación están puestos sobre nosotros? Como alguien que ha permanecido en esta Cámara durante doce años, y que peleó en una guerra a lo largo de otros seis, me veo en la obligación de advertirle que esta noche veo signos de pánico a ambos lados de la Cámara".

Cuando Nott intentaba contestarle, fue interrumpido por el Honorable Ian Mikardo, representante por Bethnal Green y Bow:

"En medio de la congoja que todos compartimos y que fue expresada por ambos lados de la Cámara, ¿podría el Honorable Caballero decirnos si la Primera Ministra todavía nos invita a regocijarnos?".

La pregunta no había sido formulada con sorna, pero la ironía era evidente. Nott intentó una respuesta evasiva:

"No haré comentarios al respecto, pero mucho me temo que deberé corregir mi información anterior. Inicialmente dije que en el Sheffield había doce hombres desaparecidos, y me acaban de informar que el número de muertos podría ascender a treinta. Realmente, a esta altura no dispongo de informes confirmados, por lo que estimo que sería conveniente esperar hasta mañana para…"

De nuevo lo interrumpieron, estaba claro que el Ministro no las tenía todas consigo. Si bien el ambiente de la Cámara no era marcadamente hostil, se podía percibir que los Comunes exigían precisiones e iniciativas políticas que el Gabinete de Ministros en esos momentos no tenían. Por sobre todo, y aun cuando no se había manifestado abiertamente, estaba implícita la exigencia de ver por allí la cara de Margaret Thatcher para que brindara explicaciones.
Margaret Thatcher fue duramente interpelada en el parlamento británico: “Mucha gente está preocupada ante la posibilidad de que las Fuerzas Británicas no estén haciendo bien las cosas”, reconoció (Ling/Evening News/Shutterstock)
Margaret Thatcher fue duramente interpelada en el parlamento británico: “Mucha gente está preocupada ante la posibilidad de que las Fuerzas Británicas no estén haciendo bien las cosas”, reconoció (Ling/Evening News/Shutterstock)

No fue posible echarle el lazo a la Primera Ministra al día siguiente, miércoles 5 de mayo, porque a lo largo de la extensa sesión de esa fecha sólo hubo tiempo para que un atribulado John Nott –a quien se agregó un no menos confundido Ministro de Relaciones Exteriores, Francis Pym– fuera prácticamente interpelado y obligado a dar explicaciones sobre el desastre del Sheffield. La reunión fue agitada y los dos fueron sistemáticamente vapuleados por los miembros de la Cámara, incluyendo la intervención muy especial de Martin Flannery, representante por la ciudad de Sheffield. El lector imaginará por qué: los pilotos navales Augusto Bedacarratz y Francisco Mayora habían levantado una linda polvareda, pero lo mejor recién se vería al día siguiente.

La sesión de la Cámara de los Comunes del jueves 6 de mayo de 1982 ya figura en los anales de la vida política del Reino Unido (la interpelación a Margaret Thatcher), y de la misma se resumirá lo más interesante. En cualquier caso, ayudará a comprender por qué el hundimiento del Sheffield obligó a la señora Thatcher a dar seguridades de que su Gobierno (ahora sí) estaba haciendo todo lo posible por lograr un cese del fuego, algo que como todos sabemos no era cierto, al punto de lanzar inmediatamente la planificación de la operación "Mikado" para exterminar en Río Grande -a cualquier precio- tanto a los irreverentes criollos que tripulaban los Super Etendard como a sus máquinas voladoras.
Uno de los cinco Super Étendard con el misil Exocet usado en el conflicto del Atlántico Sur
Uno de los cinco Super Étendard con el misil Exocet usado en el conflicto del Atlántico Sur

El representante John Page fue el encargado de abrir el fuego, y para abreviar transcribiremos sin comentarios sólo los aspectos más relevantes de lo dicho durante esa memorable sesión.

John Page: "¿Pudo la Primera Ministra encontrar algún instante para sintonizar la radio y mirar la televisión, y juzgar por sí misma si el tema del Atlántico Sur ha sido presentado de manera de producir credibilidad en nuestros aliados de ultramar y confianza y coraje en los hombres de nuestras Fuerzas Armadas y en sus devotas familias?"

Margaret Thatcher: "A juzgar por los comentarios de quienes disponen de más tiempo que yo para leer y escuchar, mucha gente está preocupada ante la posibilidad de que las Fuerzas Británicas no estén haciendo bien las cosas. Comprendo que puedan existir momentos en que tanto nosotros como los argentinos seamos tratados al mismo nivel y puestos en un pie de igualdad. Comprendo que en ocasiones algunos comentaristas digan que los argentinos hicieron algo y recién entonces los británicos hicieron lo suyo. Sólo puedo decir que si esto es así nos ofende y origina gran zozobra entre mucha gente".
La Cámara de los Comunes se llenó de tensión, hubo intercambio de ironías y la Dama de Hierro en todo momento intentó apaciguar los ánimos de los legisladores asegurando que estaba atenta a las negociaciones diplomáticas internacionales para que el conflicto en el Atlántico Sur no escalara. Sin embargo, la Operación Mikado, para golpear Río Grande ya estaba en marcha (Shutterstick).
La Cámara de los Comunes se llenó de tensión, hubo intercambio de ironías y la Dama de Hierro en todo momento intentó apaciguar los ánimos de los legisladores asegurando que estaba atenta a las negociaciones diplomáticas internacionales para que el conflicto en el Atlántico Sur no escalara. Sin embargo, la Operación Mikado, para golpear Río Grande ya estaba en marcha (Shutterstick).

Michael Foot: "¿Estaría de acuerdo la Honorable Dama en que parece existir la real posibilidad de un cese del fuego que conduciría a acciones más concretas, y de que también existe la posibilidad de arribar a un acuerdo de paz efectivo? ¿Puede asegurarnos que se hará todo lo posible para alentar esa posibilidad, y que no se hará nada para interferir? En particular, ¿puede aclararnos cuál es su respuesta y la del Gobierno a las propuestas de paz del Secretario General de las Naciones Unidas?" [Javier Pérez de Cuéllar]

Thatcher: "Por supuesto, estamos haciendo todo lo posible para seguir el camino diplomático que nos lleve a un acuerdo negociado [la Honorable Dama escondía la honorable verdad]. Sin embargo, el Honorable Caballero sabe que al momento existen dos propuestas diferentes. Una de ellas corresponde a la que manejan los EE.UU. a través del Perú, acerca de la cual respondimos de manera constructiva.[Se refiere al despliegue diplomático entre el presidente peruano Fernando Belaúnde Terry y el Secretario de Estado norteamericano, Alexander Haig] .No sabemos si los argentinos contestarán de igual modo. La segunda es la que conduce el Secretario General, y es a la cual se refiere el Honorable Caballero, y la respuesta de Argentina no ha sido clara…Lo que sí parece claro es que están interesados en un cese del fuego, pero no en retirar sus tropas, a menos que reconozcamos su soberanía sobre las islas. De manera que tenemos dudas sobre lo que dijeron… Nosotros damos la bienvenida a las ideas que propuso el Secretario General y hoy mismo le enviaremos un mensaje poniéndolo en su conocimiento… Es muy posible que Argentina pretenda un cese del fuego sin retirar incondicionalmente sus fuerzas, lo que sería una estratagema para conservar la posesión de sus mal habidas ganancias…La resolución 502 debe ser aceptada en su totalidad, y no puede haber un cese del fuego a menos que sea acompañado por una retirada argentina adecuadamente supervisada".
Thatcher y el Secretario de Estado de Estados Unidos, Alexander Haig en Londres durante el conflicto de Malvinas
Thatcher y el Secretario de Estado de Estados Unidos, Alexander Haig en Londres durante el conflicto de Malvinas

Foot: "Entiendo que pueden haber ambigüedades en la respuesta del Gobierno argentino, pero ¿podría aclararme la Honorable Dama si es que la propuesta del Secretario General relacionaba de alguna manera el cese del fuego con la retirada de las tropas argentinas? Si así fuese, creo que la respuesta de la Honorable Dama debió haber sido afirmativa…En vista del importante cambio registrado a nivel diplomático –no me refiero al Gobierno argentino sino a  las acciones emprendidas por la Honorable Dama–, ¿podría darnos la más absoluta seguridad, estoy seguro de que toda la Nación así lo demanda, de que no habrá una escalada deliberada en las acciones militares, ninguna escalada que interfiera con las perspectivas que ahora se vislumbran de lograr una paz real?"

Thatcher: "Las propuestas del Secretario General de la ONU [Javier Pérez de Cuéllar] significan sólo un marco de referencia, sin detalles específicos ni cronogramas, sólo implican una base para la discusión. En cuanto a la referencia del Honorable Caballero sobre un cambio en el clima de las negociaciones a nivel diplomático, creo que se trata de una apreciación sin fundamentos. La propuesta del Secretario General es la sexta que yo y mis colegas hemos analizado en detalle durante el mes último, y eso difícilmente pueda ser calificado como una falta de actividad diplomática".

Foot: "Estoy mucho más interesado en el progreso de las negociaciones que en dirimir quién tiene razón. Nosotros, que a lo largo de toda la crisis hemos urgido a acompañar al Secretario General en sus gestiones, tenemos el derecho a decir lo que decimos. Comprendo que sólo se trata de propuestas formuladas por el Secretario General, pero deseamos que nuestro ferviente apoyo a las mismas pueda ser transmitido en las próximas veinticuatro horas".

Thatcher: "Sólo son propuestas para un marco de referencia, a las que estamos respondiendo positivamente… Esperamos recibir hoy algo más sobre la propuesta peruano-norteamericana… Pero quiero enfatizar una vez más que cualquier sugerencia, para ser aceptable, deber ser precisa en cuanto al cronograma propuesto y cómo será verificado".

Peter Viggers: "¿Está de acuerdo mi Honorable Colega en que resulta procedente que los EE.UU. hagan público su apoyo a nuestra decisión de resistir la agresión, y de esta manera contribuir a que tanto los dirigentes argentinos como su pueblo se den cuenta de cuál es su verdadera situación?".
“El gobierno argentino no escuchó el pedido del Presidente Reagan de no invadir”, expuso Thatcher en la sesión del 6 de mayo sobre la orden de Galtieri y la Junta Militar.. Foto  Victor Bugge.
“El gobierno argentino no escuchó el pedido del Presidente Reagan de no invadir”, expuso Thatcher en la sesión del 6 de mayo sobre la orden de Galtieri y la Junta Militar.. Foto  Victor Bugge.

Thatcher: "Contamos con el total respaldo de los EE.UU., como esperábamos, y yo agregaría como siempre esperamos que tendríamos. Tengo dudas sobre si su rol de mediador –que nosotros apoyamos, y acerca del cual estamos agradecidos al General (Alexander) Haig– puede haber inducido a la gente a pensar que la causa argentina podría ser considerada como justa. La condena a la Argentina ha sido casi universal, porque los argentinos son los agresores… Dos días antes de la invasión, el Dr. (Nicanor) Costa Méndez llamó a nuestro Embajador en Buenos Aires y le dijo que todos los canales diplomáticos estaban ahora cerrados. El mismo Gobierno argentino rechazó el pedido del Consejo de Seguridad de no invadir. Ese mismo Gobierno no escuchó el pedido del Presidente (Ronald) Reagan de no invadir. Ese mismo Gobierno invadió, y desde entonces ha estado acumulando tropas y equipos, contrariando una Resolución de las Naciones Unidas. Esa es la clase de Gobierno que debemos enfrentar."

Geoffrey Cox: "¿Está al tanto la Primera Ministra sobre la opinión generalizada en el pueblo británico de que no debería haber una escalada en la intervención militar del Reino Unido en las islas? (Interrupción con abucheos de desaprobación) Teniendo en cuenta este antecedente, ¿ha venido hoy a esta Casa totalmente preparada para repudiar a los miembros del Partido Conservador y Almirantes y Generales retirados que ahora aparecen por televisión diciendo que, en caso de ser necesario, se debería atacar el territorio argentino?".

Thatcher: "Fueron los argentinos quienes escalaron la crisis, invadiendo las islas en medio de las negociaciones, y nunca dejaron de escalar… Mientras tanto, nuestra propia gente permanece en esas islas, bajo lo que creo que el mismo Líder de la Oposición calificó de agresión brutal y demente…Debemos continuar con las operaciones, porque si ordenáramos la suspensión de las actividades militares mientras duren las negociaciones, ¿qué sucedería? Estaríamos atados, con nuestra gente sojuzgada por un invasor que seguirá incrementando su poderío y reforzando sus posiciones para atacarnos a su voluntad."

 Detrás del discurso de la Dama de Hierro

La Primera Ministra estaba disfrazando burdamente la restitución de las islas a los Territorios de Ultamar de la Corona como un rescate de dos mil rehenes isleños montado a nivel estratégico.

Dejo librado al lector la interpretación de todo lo ocurrido en la Cámara de los Comunes dentro de las 48 horas siguientes del ataque al Sheffield. Sin embargo, el análisis más o menos objetivo permite inferir que la magnitud del golpe asestado por la Segunda Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque congeló momentáneamente el conflicto, y a sus consecuencias habría que remitirse: no se registrarían acciones bélicas de importancia en los días subsiguientes, porque el sacudón impuso un replanteo de la situación estratégica y diplomática, tanto en Londres como en Washington o en Buenos Aires, y el análisis de los hechos inmediatos posteriores al 4 de mayo de 1982 así lo demuestra.
Los pilotos argentinos de los Super Étendart que iban a  ser el blanco de la “Operación Mikado” planeada por los ingleses para terminar con ellos y las bombas Exocet
Los pilotos argentinos de los Super Étendart que iban a  ser el blanco de la “Operación Mikado” planeada por los ingleses para terminar con ellos y las bombas Exocet

Sin embargo, hubo excepciones a la virtual pausa de combate señalada, incluyendo el desarrollo de varios acontecimientos durante la primera semana de mayo, los que fueron posteriores al primero de ese mes y tuvieron su origen en las acciones navales protagonizadas por el grupo de batalla del portaviones 25 de Mayo y su escolta, en relación con el frustrado ataque a la fuerza británica con aviones A-4, previsto durante el crepúsculo matutino de ese día.

Los pilotos bajo el mando del Capitán de Corbeta Rodolfo Castro Fox (Comandante ejemplar que voló a lo largo de todo el conflicto pese a tener los movimientos del brazo izquierdo significativamente limitados, consecuencia de haber terminado unos años antes  junto con su A-4 en el fondo del mar debido al corte de un cable de frenado) no pudieron ser catapultados por falta de viento en cubierta y se quedaron con las ganas de atacar a la flota británica en una típica acción aeronaval puntual que bien podría haber cambiado prematuramente el curso del conflicto.

Las operaciones recién "culminarían" el 8 de mayo en inmediaciones del Golfo San Matías, cuando los buques argentinos ya se habían replegado para ponerse a salvo de la amenaza de los ataques de submarinos nucleares británicos.
Hundimiento del Sheffield Guerra de Malvinas 4 de mayo 1982
Hundimiento del Sheffield Guerra de Malvinas 4 de mayo 1982

Y a no olvidar a los "antisubmarinos". Algún día se hará justicia al relatar con lujo de detalles las misiones cumplidas por la Escuadrilla Aeronaval Antisubmarina con sus traqueteados aviones S-2 Tracker a lo largo de esos días agitados y febriles. Embarcados en el portaviones y excediendo largamente sus capacidades específicas, realizaron las exploraciones antisuperficie. Esas fueron las que posibilitaron ubicar a la flota británica para intentar el ataque, a partir de la detección radar inicial de un solitario avión Harrier destacado desde el portaviones Hermes para espiar a los argentinos.

Pero el tremendo mérito de los Tracker vino después, cuando las misiones se extendieron al hostigamiento permanente y posteriores ataques sobre los submarinos británicos. Habrá que esperar la desclasificación de los archivos ingleses para reconstruir minuciosamente todo lo acontecido entre el 1° y el 8 de mayo.

El 4 de mayo con el hundimiento del Sheffield, el primer buque inglés abatido tras la II Guerra Mundial, los británicos supieron que eran vulnerables y los argentinos que podían hundirlos.

Independientemente del resultado final de la guerra, después de ese día ya nada volvería a ser igual, especialmente para el comandante de la flota, John "Sandy" Woodward.

Augusto Bedacarratz, el Segundo Comandante de los Super Étendard y Francisco Mayora, uno de los benjamines de la familia, habían demostrado que nos atrevíamos. Y la Armada Argentina había recibido la bocanada de aire puro y fresco que tanta falta le hacía.
Los pilotos Augusto Bedacarratz y Francisco Mayora al regresar de la exitosa misión del 4 de mayo: era la primera vez que misiles Exocet debutaban en un conflicto bélico
Los pilotos Augusto Bedacarratz y Francisco Mayora al regresar de la exitosa misión del 4 de mayo: era la primera vez que misiles Exocet debutaban en un conflicto bélico

En verdad, la cuestión no era complicada: Bedacarratz y Mayora, típicos aviadores navales y excelentes profesionales, simplemente habían hecho lo que sabían hacer, luego de exigencias sin pausa y cientos de horas de vuelo bien aprovechadas a lo largo de gran parte de sus vidas. No sólo en nuestro país, sino también más allá de nuestras fronteras, en Francia, por ejemplo. Más precisamente en la bretaña francesa.

*El autor, capitán de Navío (RE) y doctor en Relaciones Internacionales, fue el Comandante de la Segunda Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque de aviones Super Etendard que operó desde la Base de Río Grande y hundió al HSM Sheffield,  al carguero Atlantic Conveyor y atacó al portaaviones Invencible.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...