Mostrando entradas con la etiqueta defensa - Submarinos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta defensa - Submarinos. Mostrar todas las entradas

viernes, 10 de mayo de 2019

Brasil ofrece sus SSK de clase Tupi a Argentina y Perú

Por Jose Higuera, Santiago - Jane's Defence Weekly - Traducción Desarrollo y Defensa
Resultado de imagen para clase Tupi
Brasil comenzó a buscar posibles compradores para sus cuatro submarinos diesel-eléctricos (SSK) de clase Tupi (tipo alemán 209-1400), que pronto se convertirán en excedentes de los requisitos, confirmaron fuentes militares y civiles de Río de Janeiro y Brasilia. Jane .

Tanto Argentina como Perú han sido contactados con ofertas, según fuentes en Buenos Aires y Lima. La medida apunta a liberar recursos financieros actualmente enfocados en mantener y operar los submarinos de clase Tupi, así como generar ingresos al vender los barcos, según las fuentes brasileñas.

La Armada de Brasil también tiene la necesidad de reasignar a sus tripulaciones de submarinos para que vuelvan a entrenarse para la operación de los cuatro buques de clase Riachuelo (tipo Scorpine francés) en orden, que se completarán y se pondrán en servicio en los próximos años.

Recordando al submarino sueco Nacken

Los submarinos de clase Näcken , también conocidos como tipo A14, fueron construidos para la Armada Sueca a finales de los años setenta. Los barcos fueron autorizados en 1972 y el programa se completó en 1981. Todos los barcos fueron construidos por Kockums en Karlskrona. Los barcos tenían un casco de lágrima y la profundidad de sumersión era de 150 metros (490 pies). 
Resultado de imagen para nacken class submarine
Entre 1987 y 1988, Näcken se cortó a la mitad y agrego una sección de casco de 8 metros (26 pies) de largo que contenía un prototipo de propulsión independiente del aire (AIP) . Empleaba un motor Stirling de ciclo cerrado que se instaló entre la batería de popa / propulsión y la sala de control y el motor/sala de máquinas. Esta tecnología aumentó la resistencia bajo el agua a 14 días y se adoptó en subsecuentes submarinos suecos.
Resultado de la imagen para A14 Nacken
A principios de la década de 2000, la clase fue dada de baja de la marina sueca. HSwMS  Näcken fue alquilado temporalmente a la Royal Danish Navy pero fue devuelto en 2005.
Especificaciones: 
Constructor: Kockums
Operadores:  Armada sueca -  Royal Danish Navy
Planificado: 3 - Terminado: 3 - Retirado: 3
Desplazamiento: 980 toneladas y 1.150 toneladas (sumergido)
Longitud: 44 m 
Manga: 5.7 m 
Calado: 5,5 m 
Propulsión: 2 × motores diesel MTU y 1 × motor eléctrico Jeumont-Schneider con 1 eje
Velocidad: 20 nudos (37 km / h) en superficie y 25 nudos (46 km / h sumergidos
Profundidad: 150 m (490 pies)
Tripulación: 19 hombres (5 oficiales)
Sensores y sistemas de procesamiento: FAS
Armamento: Tubos de torpedo de 6 × 533 mm,  2 tubos de torpedos de 400 mm y Minas
Submarino clase nacken
Leyendo un antiguo documento del Swedish Information Service aclara ciertos aspectos interesante de este buque:
- Era una unidad altamente compleja.
-Fue construida por el astillero Kockums mediante diseño asistido por computadora -en 1978- colaborando el astillero estatal de Karlskronavartvet.
- Era un submarino compacto, y tenia una tripulación de solo 19 hombres.
- El buque estaba equipado con una computadora central que vigilaba las operaciones y controlaba los sistema de conducción del tiro y operacionales.
- El submarino era mas pequeño que sus predecesores, debido a los mejorados sistemas de construcción y a la aplicación de adelantos en la tecnología de computadoras.
- Su desplazamiento era de 960 toneladas, con una eslora de 49,5 metros, manga de 5,7 metros y calado de 5,5 metros.
- Motores eléctrico-diésel que propulsaban una hélice grande que le permitían altas velocidades y una operación silenciosa.
- Los armamentos consistían en torpedos controlados por telecomando para ataques contra buques de superficie y torpedos antisubmarinos buscadores de blancos.
Un excelente diseño de la época de 1978...

miércoles, 8 de mayo de 2019

Las cinco armas de guerra turcas que Rusia debería temer

Por Bleda Kurtdarcan Barın Kayaoğlu - The National Interest - Traducción Desarrollo y Defensa
¿Podría Turquía tener la ventaja?

Siria fue una fuente importante de tensión entre Turquía y Rusia incluso antes de que un F-16 turco derribara un Su-24 ruso en la frontera turco-siria el 24 de noviembre. Desde el inicio de la Guerra Civil Siria a principios de 2011, Rusia e Irán han respaldado el régimen del presidente sirio Bashar al-Assad, mientras que Turquía, junto con Arabia Saudita, Qatar y los Estados Unidos, ha apoyado a los rebeldes anti-Assad.

Después de que las fuerzas de Assad derribaron un avión de reconocimiento RF-4 turco sobre el Mediterráneo en junio de 2012, Ankara implementó nuevas reglas de compromiso con la dudosa posición legal contra Damasco. Durante los últimos tres años y medio, Turquía ha derribado más de media docena de aviones de combate, helicópteros y vehículos aéreos no tripulados sirios por presuntamente violar su espacio aéreo.

El último incidente es la culminación de la lucha y el deseo de Turquía de ayudar a sus clientes en Siria. Tras la llegada del contingente aéreo ruso a la costa mediterránea de Siria en septiembre de 2015, un avión ruso violó brevemente el espacio aéreo turco, un MiG-29 sirio fue bloqueado por los F-16 turcos que volaban dentro de Turquía y los turcos derribaron lo que se cree que es un ruso UAV dentro de su territorio el 16 de octubre.

Durante estos episodios, los activos de la Fuerza Aérea Rusa pretendían mostrar a los turcos que su apoyo a los rebeldes anti-Assad no era bienvenido. Para Turquía, ejercer presión sobre las operaciones aéreas rusas en Siria fue una manera de tranquilizar a los grupos rebeldes bajo su égida para seguir luchando contra el régimen de Assad.

Debido a la membresía de la OTAN de Turquía y al mejor acceso al espacio de batalla sirio, y la inmensa superioridad militar de Rusia, es improbable una guerra total entre las dos partes. Aún así, es posible que haya compromisos limitados similares al incidente del 24 de noviembre, especialmente después de que el Estado Mayor ruso anunció una postura más agresiva contra los turcos. Turquía, sin embargo, disfruta de impresionantes activos militares que podrían dificultar la vida de Rusia.

Para ese fin, este artículo cubre los cinco sistemas de armas turcos más peligrosos que deberían dar a Rusia un momento de pausa antes de que aumente las tensiones. Al igual que su próxima contraparte que discute las cinco armas rusas que Turquía debería temer, el artículo cubre las armas que los turcos podrían usar en un compromiso limitado en Siria y el Mediterráneo oriental. Como tal, las capacidades de misiles balísticos de Rusia o las armas nucleares estadounidenses basadas en Turquía no formarán parte del análisis, ya que son prácticamente inútiles en un compromiso limitado.

Caza multiusos F-16 y misil aire-aire avanzado de alcance medio AIM-120 (AMRAAM)

La Fuerza Aérea Turca (TuAF) tiene cerca de 250 aviones F-16 en su inventario, treinta de los cuales son del tipo Bloque 50+. El Bloque 50+ es la última variante del F-16, un luchador multiusos de cuarta generación probado en combate. Turquía ha producido (con una licencia de los EE. UU.) y ha operado diferentes variantes del F-16 desde mediados de la década de 1980, lo que le da al TuAF una gran habilidad y experiencia con el "Fighting Falcon" en todos los escenarios posibles.
Resultado de imagen para AIM-120
El misil AIM-120 de fabricación estadounidense con el que los turcos derribaron el Su-24 ruso el 24 de noviembre es un compañero mortal para el F-16. Con un alcance operacional de casi treinta millas náuticas (cincuenta kilómetros), el AIM-120 convierte al F-16 en una seria amenaza contra la Fuerza Aérea Rusa altamente entrenada y bien equipada.

Sistema de guerra electronica KORAL

El sistema de interferencia de radar transportable KORAL es la última incorporación del ejército turco a sus capacidades de guerra electrónica. Diseñado por la empresa estatal turca Aselsan Corporation, este sistema electrónico de defensa / ataque está diseñado para bloquear y engañar a los tipos de radar hostiles convencionales y complejos, y analiza múltiples señales de destino en un amplio rango de frecuencias, generando automáticamente una respuesta adecuada gracias a su radio digital con capacidad de memoria de frecuencia (DRFM). 
Resultado de la imagen para koral electrónica
Con un alcance efectivo de más de noventa millas (unos 150 kilómetros), KORAL podría bloquear y engañar a cualquier sistema de radar terrestre, marítimo y aéreo. Este nuevo sistema podría negar a los rusos la conciencia situacional, aumentar su niebla de guerra y cegar sus sistemas de armas que de otro modo supondrían una amenaza para el ejército turco.

Submarinos clase Gür

Resultado de imagen para Gür class submarineLas fuerzas navales turcas poseen cuatro submarinos de clase Gür , que se consideran uno de los mejores submarinos diesel-eléctricos del mundo. Basados ​​en los modelos Tipo 209 T2 / 1400 orientados a la exportación de la firma alemana HDW, los Gür están armados con misiles antiaéreos Harpoon lanzados por submarinos (UGM-84), así como los Tigerfish de fabricación británica y el torpedo pesado DM2A4 de fabricación alemana. 

Los submarinos turcos también están equipados con sistemas de detección y detección de vanguardia, que convierten estas plataformas en cazadores silenciosos y mortales que podrían amenazar al grupo de acción de la superficie ruso situado en el Mediterráneo oriental. Dadas las deficiencias de la fuerza de tarea naval rusa con sede en Siria en la guerra antisubmarina (ASW), los submarinos Gür le dan un inmenso poder al lado turco.

Corbetas clase Ada

Las corbetas furtivas de clase Ada de Turquía son otra plataforma naval que presenta un desafío letal para los grupos de acción de superficie rusos y los barcos de suministro que operan en el Mediterráneo. Diseñados y producidos por personal turco, los Ada`s están equipados con 8 misiles Harpoon Block II, cañones OtoMelara Super Rapid de tres pulgadas y otros armamentos. 
Resultado de imagen para Ada class
Estos barcos altamente sigilosos tienen radares, IR y firmas acústicas extremadamente reducidos, y están respaldados por un radar de baja probabilidad de intercepción (LPI) que podría infiltrarse en los buques de superficie rusos y dar un golpe letal.

Comandos navales SAT

SAT (Sualtı Taarruz Timleri / Underwater Assault Teams) son la unidad de fuerzas especiales más elitista de las Fuerzas Armadas de Turquía. 
Resultado de imagen para (Sualtı Taarruz Timleri / Underwater Assault Teams)
Los SAT turcos operan en todos los entornos. Pueden infiltrarse detrás de las líneas enemigas desde el aire, tierra o mar para atacar objetivos de alto valor, crear desvíos o atacar instalaciones portuarias y barcos anclados. Estos buzos de combate son unidades de acción directa por excelencia. Especialmente en un conflicto limitado, los SAT turcos realizarían operaciones clandestinas mortales contra la infraestructura costera siria y los buques rusos que operan en el Mediterráneo.

Esperamos que Turquía y Rusia reduzcan las tensiones en Siria. Una guerra, incluso una de alcance limitado, sería demasiado dolorosa para ambas partes. Pero si Ankara y Moscú llevaran las cosas al siguiente nivel, estas cinco armas le darían al lado turco algunas ventajas únicas.

lunes, 6 de mayo de 2019

ARA San Juan: la Armada cierra el sumario interno y convocan a una junta de expertos por la reparación de otro submarino

Por Martín Dinatale - Infobae.com
Los peritos navales están redactando la etapa final del sumario con las imágenes del buque hundido; a fin de mes el Ministerio de Defensa armará una comisión para evaluar cuál submarino se repara pero descarta la compra de una embarcación
(EFE)
Dos novedades de relevancia llegarán en los próximos días desde el plano militar: la Armada está a punto de cerrar el sumario interno sobre las hipotéticas causas que generaron el hundimiento del ARA Santa Juan y, para fin de mes, el Ministerio de Defensa convocó a una junta de expertos para evaluar todas todas las alternativas posibles para que la Argentina avance con la reparación de un submarino para su flota militar.

Fuentes calificadas de la Casa Rosada, del Ministerio de Defensa y el Estado Mayor Conjunto coincidieron ante Infobae en que "hay firmes intenciones del presidente Mauricio Macri de darle una respuesta las Fuerzas Armadas después de lo que fue el flagelo del ARA San Juan que se cobró 44 vidas".

En la búsqueda de esas respuestas, desde la Armada se está redactando la "fase final" del sumario interno que determinará las responsabilidades y causas del hundimiento del ARA San Juan. Los peritos navales están haciendo un estudio detallado de las fotografías que tomó la empresa Ocean Infinity al descubrir el submarino a 900 metros de profundidad.

Se estima que con el análisis de esas imágenes los especialistas pueden determinar una eventual pericia que termine de cerrar la investigación interna. A la vez, se realizará en lo inmediato una prueba hidráulica en la Universidad Tecnológica Nacional y los peritos navales de la Armada para evaluar el impacto real del submarino de acuerdo a las imágenes recibidas.

De esta manera, el estudio técnico de los peritos completará el sumario de la Armada que se elevará inmediatamente a la jueza de Caleta Olivia para que ese trabajo se incorpore en la causa judicial. "Las imágenes y el informe final de los peritos determinará errores técnicos y humanos que ya se han detectado tanto en el submarino como en el comando en tierra", dijo un encumbrado militar de la Armada.

En los informes preliminares del sumario que adelantó Infobae en los últimos meses se habían determinado fallas en las medidas de control y supervisión ante el eventual peligro para la tripulación y la Unidad Naval, causando además, presumiblemente, por esa falta de control y supervisión de las autoridades navales, la pérdida de contacto definitiva con el submarino ARA San Juan.

Así, el sumario realizado hasta ahora por la Armada determinará las responsabilidades que le caben a los oficiales superiores que estaban a cargo de la navegación y las tareas encomendadas al submarino desaparecido el 15 de noviembre pasado con sus 44 tripulantes a bordo.

Hace más de un mes se supo que la Armada sostuvo en su informe que la "disposición concluyente del sumario" del sumario avalado por el Estado Mayor General de la Armada y refrendado por el entonces titular de esa fuerza, Almirante Marcelo Srur, indica que el ARA San Juan zarpó de la Base Naval de Mar del Plata con "deficiencias técnicas y operativas que lo limitaban", por ejemplo, a no descender a más de 100 metros de profundidad cuando, en un estado normal, podría realizar una inmersión de hasta 350 metros.

Los dos tripulantes que desembarcaron del ARA San Juan en Ushuaia, Juan Gabriel Viana y Humberto René Vilte, admitieron que el submarino había tenido desperfectos en sus itinerarios previos. Esto incluía un problema en el snorkel, por donde ingresaba agua; que algunos paneles de baterías habían quedado fuera de servicio por esta situación y que la nave perdía aceite. También aseguraron que el buque "tuvo un fallo grave previo a la desaparición".

Las imágenes aportadas por Ocean Infinity que ahora incorporarán los peritos navales al sumario con una lectura específica completarán toda esta información y podrán dar más detalles técnicos a la jueza Yañez.

Reparación en estudio

En paralelo a esto, el ministro de Defensa Oscar Aguad y la viceministra Paola Di Chiaro empezaron a sondear en los últimos días a marinos y expertos navales con un objetivo bien definido: antes de fin de mayo convocarán a una junta de expertos para empezar a evaluar los diferentes caminos posibles para que la Armada argentina vuelva a tener un submarino activo.

La junta de expertos estará conformada, en principio, por submarinistas de la Armada, especialistas del astillero Tandanor y no se descarta la posibilidad de alguna opinión de ingenieros navales extranjeros.

De hecho, la semana que viene llegará a la Argentina una delegación de la companía holandesa Damen Shipyard Group, una de las más importantes del mundo en materia naval. Los directivos de esta empresa se reunirán con Di Chiaro para evaluar las condiciones de los submarinos Santa Fe, el Salta y Santa Cruz de la Armada que se encuentran en reparación desde hace varios años.

Los especialistas en temas navales coinciden en que por razones presupuestarias, la idea inicial que empezó a rodar en el Ministerio de Defensa y en el astillero Tandanor es que se ponga en marcha el proceso de reparación de media vida del ARA Santa Cruz por un simple motivo: es el camino menos costoso y más rápido para que la Argentina vuelva a tener un submarino.

Ayer, el contraalmirante Daniel Abbondanza, Director General de Organización y Doctrina de la Armada dijo a Infobae que la Argentina necesita comprar un submarino de las mismas características del ARA San Juan.

Sin embargo, allegados al ministro Aguad descartaron de plano la posibilidad de que la Argentina pueda comprar un submarino. "Tenemos un orden de prioridades a nivel país y a nivel Fuerzas Armadas y hoy no está en la medida de nuestro alcance comprar un submarino sino reparar lo que ya tenemos. Está descartada la idea de la compra por más que le guste a la Armada. Es simple: no hay recursos para ello", dijo tajante un funcionario de acceso directo al despacho del Ministro de Defensa.

De esta manera, tanto en el Estado Mayor Conjunto como en el Ministerio de Defensa y entre los directivos de Tandanor persiste la idea coincidente desde que se encontró el ARA San Juan a 900 metros de profundidad en que la Argentina deberá poner en marcha un plan de reparación de los submarinos que ya existen. Esto es lo que evaluará la junta de expertos que será convocada.

La Armada argentina ya no cuenta con un submarino en mar mientras que la mayoría de los países de la región tienen este tipo de embarcaciones de efecto disuasivo y estrategia táctica. De hecho, los militares de Brasil cuentan con 5 submarinos, Chile con 4, Perú tiene 6 y Colombia 2.

Expertos navales de Tandanor explicaron que el ARA Santa Cruz tiene las mismas características que el San Juan: son de clase TR 1700 y su poder de despliegue en el mar es el mismo. Y la reparación de este buque rondaría los 20 millones de dólares según consignaron a Infobae en Tandanor, en el Ministerio de Defensa y en la Armada.

El Ministerio de Defensa acaba de vender unos terrenos de los militares por USD 70 millones por lo que se prevé que parte de ese monto irá a parar a la reparación de un submarino.  

Ya se gastaron en los últimos cuatro años unos 250 millones de pesos en parte de la reparación del ARA Santa Cruz y lo que resta por hacer es ínfimo en comparación a otra alternativa viable en términos económicos.

Comprar un submarino nuevo a otro país resulta impensado hoy para el Gobierno ya que esto requeriría de no menos de 250 millones de dólares. Ya hubo países como Alemania, Estados Unidos y Francia que ofrecieron vender a la Argentina un submarino. Pero no hubo respuestas ni fondos.

En tanto, reparar por completo el ARA Santa Fe le costaría al Estado USD 200 millones. Hoy no se podría avanzar con este trabajo de reparación del Santa Fe ya que se requeriría además de ayuda externa.

Hay también en el Ministerio de Defensa una idea de reparar el ARA Salta. Aunque se trata de una embarcación de menor envergadura y su costo de reparación sería más elevado. "Reparar el ARA Salta sería un error más en la cadena de errores en pos de recuperar una capacidad submarina perdida en el año 2013. Ya no es problema de fierros sino de adiestramiento y experiencia de los tripulantes", admitió ante Infobae un experto naval que es muy escuchado en la Armada.

Para este ingeniero naval al ARA Salta se lo puede reparar pero va a salir más caro que el Santa Cruz aunque es un submarino de 15 años más de antigüedad que el Santa Cruz , con la mitad de la capacidad , sin sensores ni sistemas de control".

Lo más relevante todo esto es que la Argentina está sufriendo una obsolescencia del material, falta de modernización o reemplazos y que hay una pérdida real de experiencia y adiestramiento progresivo que hace que tus estandares de seguridad y operación bajen lenta y sigilosamente sin darte cuenta. Así lo admiten tanto en la Armada como especialistas en el tema.

Desde el Ministerio de Defensa aseguran que los submarinistas que hoy tiene la Armada siguen en etapa de adiestramiento en Perú o Colombia. Pero lo cierto es que desde hace mucho tiempo que la Argentina perdió terreno en materia de defensa naval y también perdió la Armada capacidad presupuestaria y de capacitación permanente de su personal.

sábado, 4 de mayo de 2019

Tras la tragedia del ARA San Juan, la Armada evalúa comprar un submarino

Por Andrés Klipphan - Infobae.com
"La Argentina tiene necesidad de comprar submarinos para realizar las misma tareas que hacía el ARA San Juan en defensa de la seguridad nacional". La definición, tajante, fue realizada a Infobae por el contraalmirante Daniel Abbondanza, Director General de Organización y Doctrina de la Armada.
Mientras la posibilidad está en evaluación por parte del ministerio de Defensa, el capitán de corbeta César De Luca, el segundo comandante del ARA Santa Cruz -cuya reparación está paralizada- reveló que ante la limitación que tiene el país por no contar con un submarino operativo, oficiales y suboficiales que realizan la especialización para ingresar a la fuerza de submarinos se están capacitando en la Armada amiga de Perú. La relación entre ambas fuerzas viene desde hace años.

Durante la entrevista exclusiva que Infobae mantuvo con estos dos oficiales -y que tuvo lugar en el edificio Libertad – se reconocerá que en esa fuerza militar aún se está analizando las consecuencias del hundimiento del ARA San Juan junto a sus 44 tripulantes, el 15 de noviembre de 2017.

Esa es una de las razones por las cuales se están evaluando dos posibilidades: por un lado, que el ARA Santa Cruz, gemelo del buque siniestrado, vuelva al mar. Es decir, que se concluyan sus reparaciones comenzadas en 2015. Por el otro, que sea reemplazado por uno nuevo.

El diálogo abierto con Abbondanza y De Luca dejará otras definiciones de importancia. Por ejemplo que este año, el número de mujeres que se están capacitando para ser suboficiales submarinistas, es más alto que el de los hombres.

Otro dato objetivo a tener en cuenta, según surge de las estadísticas, es que los actuales salarios en las Fuerzas Armadas y el presupuesto que reciben por parte del Estado, hizo que disminuyera el número de aspirantes a las distintas escuelas militares.

De hecho, el presupuesto para la Armada es menor al del año pasado. Y los sueldos comparados a igual cantidad de años de servicio y responsabilidad con el ministerio de Seguridad – por ejemplo de la Prefectura Naval Argentina – son considerablemente más bajos. Por lo tanto, se podría inducir que "la defensa" no tiene la misma prioridad que "la seguridad" para el Estado.

Es más, integrantes de la Armada Argentina pidieron la baja para ingresar a la Policía de la Ciudad porque allí son mejor remunerados.

La necesidad de un submarino

— ¿Para la defensa nacional, es importante tener un submarino con capacidad operativa?, le preguntó Infobae al contraalmirante Abbondanza
— Totalmente. Es un arma estratégica. Fundamentalmente de disuasión y de control de los espacios marítimos argentinos que son claves y fundamentales como las tareas de patrullaje que estaba haciendo el ARA San Juan.

— Entre ellas el control de la pesca ilegal
— Exactamente, esa tarea entre otras tantas aunque no es la primaria. Esa tarea está dentro de la capacitación de los submarinistas.

Según pudo saber Infobae de fuentes oficiales, el requerimiento para la adquisición de un submarino surgió de un proceso de análisis entre el poder político y la rama militar en el cual se determinó esa necesidad.

En los requerimientos surgió la necesidad de un submarino que a esta altura resulta imprescindible para continuar con la "la capacidad de patrullaje disuasivo para la preservación de recursos naturales y la defensa", indica Abbondanza.

La definición va en sintonía, según recordó el Director General de Organización y Doctrina de la Armada, con la "nueva política de defensa nacional elaborada según las necesidades del Estado para poder cumplir las tareas de defensa nacional que impuso el presidente de la Nación a través del decreto 703/18″.

Una de las tristes consecuencias que tuvo el siniestro del ARA San Juan, investigado por la jueza de Caleta Olivia, Marta Yañez, es el hecho que la Armada Argentina envíe a oficiales y suboficiales alumnos a realizar sus prácticas a terceros países como Perú y, próximamente, Brasil. Estas dos "armadas amigas" se ofrecieron para que los futuros submarinistas realicen allí su entrenamiento sin costo alguno para nuestro país.

Casualmente Brasil, que cuenta con una flota de 5 submarinos y que incorporará dos más, está en tratativas para venderle dos submarinos de ataque IKL-209/1400 (clase "Tupi") a la Marina de Guerra del Perú que son fabricados en los astilleros brasileños.

Por ahora Perú, con seis submarinos, tiene la fuerza de submarinos más importante de la región. La Armada chilena tiene cuatro y Colombia dos.

—¿Por cuestiones estratégicas propias de la Argentina, cuántos submarinos debería tener nuestro país?
—Ese es un número que no podemos decir hoy en día. Pero el número más lógico sería el de tres o cuatro submarinos, responde Abbondanza.

—¿El país está evaluando comprar algún submarino para reemplazar al ARA San Juan?
—En este momento se está haciendo un análisis profundo sobre la posibilidad de comprar submarinos, con la idea de apuntar a una tecnología más moderna que los actuales submarinos que tenemos el Salta y Santa Cruz (ambos en reparación). Es un análisis técnico y profesional que se está haciendo para decidir qué tipo y que cantidad de submarinos necesitaríamos.

Según pudo saber Infobae, el estudio al que refiere el contraalmirante se está realizando en la Armada con el apoyo y la intervención del ministerio de Defensa, a cargo de Oscar Aguad.

Una vez que se definan los temas planteados por el contraalmirante, vendrá la cuestión presupuestaria. Un tema para nada menor.

Los documentos que se están elaborando hablan de un tipo de submarino "convencional" es decir "no nuclear" de propulsión "diesel eléctrica como era el San Juan, como es el Santa Cruz y como es el Salta", destaca el capitán de corbeta De Luca.

Pero ¿Cuál es el valor de un submarino? En base a los estudios previos el contraalmirante Abbondanza le anticipa a este portal que "los submarinos salen caros, alrededor de 400 a 600 millones de dólares".

— ¿La Argentina tiene necesidad de comprar un submarino?
— Sí, hay necesidad de adquirir submarinos. Sí, responde tajante el Director General de Organización y Doctrina de la Armada.

A pesar de esta definición, el alto oficial reconoce de inmediato que no hay una previsión presupuestaria para 2019 ni seguramente la habrá para 2020 para la adquisición de al menos un submarino, dado el estado actual de la situación económica del país.

La capacitación en Perú

"La capacitación es fundamental para la formación de los submarinistas. Lo estamos realizando en Perú y ahora tenemos también un acercamiento con la Armada de Brasil que nos ofreció todo el apoyo necesario para mantener las capacidades del personal submarinista, recalca el segundo comandante del ARA Santa Cruz.

También recuerda que "hay que tener en cuenta que el arma de submarinos es muy reservada para los países. No es un adiestramiento que sea simple de brindar".

El entrenamiento en Perú comenzó el año pasado, pocos meses después del siniestro del ARA San Juan.

— ¿Los submarinos peruanos son similares a los que tenía nuestro país?
— Los submarinos que hay en la región son todos muy similares, responde De Luca y abunda: "Perú cuenta con seis submarinos. Son de la case 209, similares a nuestro submarino Salta, con algunas diferencias en su construcción y tonelaje, pero básicamente esa misma configuración".

El fantasma del ARA San Juan

— ¿Y qué clase era el submarino ARA San Juan?
— Clase TR 1700 gemelo al submarino ARA Santa Cruz que actualmente está en el CINAR para ser reparado y dotar a la Argentina de un submarino en condiciones para recuperar las tareas tácticas que aporta la fuerza de submarinos, sobre todo en el Atlántico Sur.

El CINAR es el Complejo Industrial Naval Argentino, compuesto por el taller naval Tandanor y el astillero Almirante Storni. Infobae pudo saber por fuentes oficiales y del mismo astillero que el ministerio de Defensa no gira los fondos para continuar con las reparaciones del ARA Santa Cruz desde hace más de un año.

— ¿Y en qué estado se encuentra al día de hoy el submarino ARA Santa Cruz?
— Las reparaciones fueron avanzando en función de las partidas asignadas. Le aclaro que la tripulación del ARA Santa Cruz está completa. Son 29 tripulantes. Cuatro oficiales y 25 suboficiales.
El ARA Santa Cruz
— ¿Desde cuando el ARA Santa Cruz está en dique seco?
— En el año 2014 vino navegando desde Mar del Plata hasta el Puerto de Buenos Aires y en el 2015 fue sacado del agua y fue puesto en la posición dónde está ahora y ahí comenzaron las reparaciones, el desmonte, el mantenimiento, el repliegue de diferentes materiales. Esta no es una reparación de media vida, como fue la del San Juan que tuvo un corte de casco. La diferencia está dada en que el Santa Cruz no va a tener o no tuvo un corte de casco. Los mantenimientos se van a realizar dentro del mismo submarino sin necesidad de corte.

En este punto, quien toma la posta es el contraalmirante Abbondanza.
— Con respecto al ARA Santa Cruz se está haciendo un análisis para ver si conviene o no terminar la reparación y ponerlo en el mar.

— ¿Y esto por qué?
— Todavía estamos en análisis para saber qué pasó con el ARA San Juan, gemelo al Santa Cruz para poder determinar si hay que hacer mejoras o si hubo alguna clase de inconvenientes con esa clase de submarinos. Además hay un tema muy importante, su tecnología es del año 70, por eso también se está haciendo un análisis de costos beneficios y la inversión que hay que terminar de hacer para poner al ARA Santa Cruz operativo, versus los beneficios que se obtendrían al poner un buque de la década del '70 a navegar comparado con tener un submarino nuevo y con tecnología moderna.

Cada vez menos postulantes

— ¿Después de la tragedia del ARA San Juan hay menos o más postulantes para ser submarinistas?
— "Internamente hay menos postulantes pero no solamente en el curso de submarinos y buceo, sino hay menos ingresos a la Escuela Naval Militar; menos ingresos a la Escuela de Suboficiales de la Armada, pero no por el San Juan. Se solicitan menos vacantes por diferentes razones que tienen que ver con la situación social del país", dice De Luca

Sucede que estadísticamente, el ingreso a los institutos militares siempre estuvo ligado a las situaciones económicas que enfrentaba la sociedad argentina; hoy la carrera militar no es una de las mejores pagas y esto es algo que los jóvenes tienen en cuenta a la hora de elegir su futuro.

Abbondarza explica: "El hecho del ARA San Juan no afecto al ingreso, hay otras causas por las que hay menos gente que ingresa a las escuelas. Las Fuerzas Armadas han tenido un proceso bastante largo y presupuestariamente no estamos de la mejor manera. Entonces la manera de poder satisfacer el gusto de poder navegar o poder desarrollar la carrera está más limitada por un tema de presupuesto. Eso desalienta un poco el ingreso de nuevos aspirantes y los sueldos no son gran cosa tampoco si bien nos permite sobrevivir pero tampoco no son un gran incentivo".

El contra almirante también reconoce que: "en la actualidad hay mayores ofertas también afuera de la Armada. Hemos tenido aquí la problemática con la Policía de la Ciudad, en la cual el sueldo de ellos era mejor que los nuestros y por eso mucha gente que estaba acá se fue a la Policía de la Ciudad por mejor remuneración".

Mujeres submarinistas

Este año, a diferencia de 2018 viajaron a Perú para realizar la capacitación diez alumnos, ocho suboficiales y dos oficiales submarinistas. Entre ese alumnado hay un dato que sobresale, por primera vez, la cantidad de suboficiales mujeres en realizar el exigente adiestramiento superó a la de los hombres. 

Eliana María KrawczykHace diez años que en la Armada Argentina abrió la posibilidad para que las mujeres se incorporen a la fuerza de submarinos. La primera oficial submarinista del país en graduarse fue Eliana María Krawczyk, la teniente de navío que formó parte de la trágica tripulación del San Juan.

El dato no es menor ya que por ejemplo recién en marzo de 2018 Noemie Freire se convirtió en la primera mujer submarinista en la Marina portuguesa.

Y si se quieren buscar más antecedentes que dimensionen la valentía y el coraje que tuvo Krawczyk, recién este año, y también primera vez en la vida de la Marina holandesa, cuatro mujeres formarán parte de la tripulación del submarino Zr.Ms. S 803 "Zeeleeuw".

Es probable que el ejemplo de la teniente de navío del ARA San Juan haya dejado una profunda marca e impronta en la Armada de nuestro país, y por eso la presencia femenina se hace ver cada vez más grande.

"Ella tuvo las agallas de pedir el curso, pedirlo y recibirse. Ella fue la primera oficial mujer, detrás de Krawczyk siguieron más", reafirma el segundo jefe del ARA Santa Cruz.

— ¿Por qué dice que tuvo "agallas"?
— Porque ser submarinista no es nada sencillo, tiene que pasar por un proceso muy largo, muy difícil, muy tedioso, de mucha capacitación, no solamente académica, sino física y psicológica durante el año de preparación y el año de cursada y el año posterior porque se siguen rindiendo exámenes permanentemente.

Cuando De Luca hace un silencio, el contraalmirante Abbondanza aporta: "La situación de una mujer en un submarino no es para nada cómoda. Hay un solo baño para todos. Son lugares para dormir son comunitarios".

A su turno, De Luca terminará la idea diciendo: "En un submarino la tripulación se baña muy poco se higieniza como puede. El baño es muy limitado, el agua es muy limitada. Para la mujer el tema del baño y de higienizarse es mucho más pudoroso que para el hombre que se conforma muchas veces como está. Por eso digo que para ser mujer submarinista hay que tener muchas agallas. La vida en un submarino es muy compleja por eso mi respeto y recuerdo hacia Eliana María Krawczyk".

viernes, 8 de marzo de 2019

Conoce el arma secreta de Estados Unidos para matar las armas nucleares "submarinas" de China

Por Kris Osborn - The National Interest - Traducción Desarrollo y Defensa
La Armada acaba de ordenar 19 aviones de Poseidon más de caza: ¿podrían detener a los SSBN chinos?
El año pasado, el capitán James Fanell, ex director de operaciones de inteligencia e información de la Flota de los Estados Unidos y el Pacífico, advirtió al Congreso sobre la necesidad de rastrear y disuadir a los submarinos chinos con armas nucleares.

(Washington, DC ) El creciente alcance global de los submarinos de misiles balísticos armados con armas nucleares chinos, armados con armas JL-2 que, según se informa, pueden llegar a partes de los EE. UU., continúa inspirando un esfuerzo continuo de la Armada para acelerar la producción de submarinos de ataque. Además, habilita los drones para desplegarlos en el Pacífico y continúa con la adquisición de aviones de caza antisubmarina con torpedos como el P-8 / A Poseidón.

Tratando de superar la geografía dispersa de la "tiranía de la distancia" del Pacífico, y rastrear la creciente flota de submarinos de China, la Marina está trabajando con el Congreso para producir hasta tres submarinos de clase de Virginia por año, yendo más allá del plan actual para construir dos. En el aire, la Armada se ha estado moviendo para colocar sus nuevos drones marinos Triton en Guam y recientemente le ha otorgado a Boeing un acuerdo de $ 2.4 mil millones para producir 19 aviones de vigilancia y ataque P-8A Poseidon más.
Resultado de la imagen para P-8A Poseidon
Dado el papel del Poseidón como un avión de vigilancia de alta tecnología, conocido por la captura de video de una isla falsa china en el Mar de China Meridional (recuperación de tierras) hace varios años, se necesita poca imaginación para imaginar cómo podrían funcionar sus sensores avanzados, sonoboyas y armas. como parte de una estrategia de contención contra la expansión china, e incluso operar como un elemento disuasivo contra la creciente flota china de submarinos de misiles balísticos con armas nucleares (SSBN).

Imagen relacionadaEn los últimos años, la Armada del EPL ha estado expandiendo su alcance más allá del Pacífico como parte de un esfuerzo visible para convertirse en una fuerza internacional de gran poder. Los SSBN chinos han sido vistos a grandes distancias de las costas del Pacífico occidental, según numerosos informes noticiosos, y la existencia tanto de JL-2 como de JL-3 emergentes ha aumentado la presión sobre EE. UU. 

Según el Centro Nacional de Inteligencia Aérea y Espacial, los chinos habían desplegado hasta 48 lanzadores JL-2 en submarinos a partir de 2017. Con rangos de más de 4,500 millas, los JL-2 que viajan más allá de las inmediaciones de China pueden poner en riesgo las áreas de EE. UU.

El año pasado, el capitán James Fanell, ex director de operaciones de inteligencia e información de la Flota de los Estados Unidos y el Pacífico, advirtió al Congreso sobre la necesidad de rastrear y disuadir a los submarinos chinos con armas nucleares.

"Cada vez que un [PLA] SSBN parte en una patrulla nuclear estratégica, la [Marina de los EE. UU.] debe seguir lo suficientemente cerca como para estar a punto de hundirlos si alguna vez intentan lanzar un ICBM con punta nuclear hacia nuestras costas", dijo al Congreso: de acuerdo con un ensayo llamado "Nueva doctrina y capacidades de la estrategia de disuasión nuclear submarina de China" de la Universidad de Defensa Nacional. (Dr. Toshi Yoshirara y Dr. James Holmes)

El ensayo continúa argumentando que, dadas las dificultades asociadas con la interceptación de posibles SLBM chinos (misiles balísticos lanzados desde el submarino), una forma inteligente de abordar la amenaza podría ser "mantener a las SSBN chinas en riesgo para que puedan ser destruidas preventivamente antes" que sus SLBMs puedan ser lanzados ".
Imagen relacionada
El Poseidón, junto con los submarinos de ataque SSN habilitados para ISR, parece estar bien posicionado para ayudar a realizar esta misión de caza secundaria de SSBN por varias razones. No solo la velocidad de 564 mph del P-8 es considerablemente más rápida que la P-3 Orion que reemplaza, sino que sus seis tanques de combustible adicionales le permiten buscar franjas más amplias del océano y pasar más tiempo patrullando áreas de alta amenaza. Los desarrolladores de la Armada explican que el Poseidón puede operar en misiones de 10 horas a rangos de hasta 1,200 millas náuticas. Una mayor capacidad de tiempo de permanencia, fortificada por altas velocidades, parece posicionar bien al Poseidón para cubrir amplias áreas en busca de SSBN chinos "ocultos".

El P-8A, una variante militarizada del Boeing 737-800, incluye estaciones de torpedos y misiles Harpoons, 129 sonoboyas y una estación de reabastecimiento de combustible en vuelo, proporcionando alcances más largos, penetración de profundidad de caza secundaria y varias opciones de ataque. Dado que un P-8 puede llevar a cabo misiones de caza submarinos con sonoboyas desde altitudes más altas que los barcos de superficie, helicópteros u otros aviones de vuelo más bajo, puede operar con menor riesgo de fuego de superficie enemigo y ataques de pequeños botes. A diferencia de muchos drones y otros recursos ISR, un Poseidon no solo puede encontrar y rastrear submarinos enemigos, sino que también puede atacarlos y destruirlos.

Junto con su radar de vigilancia AN / APY-10 y cámaras electro ópticas / infrarrojas de la serie MX optimizadas para escanear la superficie del océano, las sonoboyas en paracaídas del Poseidon pueden encontrar submarinos a varias profundidades debajo de la superficie. La aeronave de vigilancia puede operar como un "nodo" dentro de una red de caza secundaria más amplia que consta de buques de superficie, buques de superficie no tripulados, sensores aéreos marítimos montados en aviones no tripulados y submarinos. Como parte de su contribución a las misiones de caza secundaria interconectadas, el Poseidón puede recurrir a una matriz de escaneado electrónico activo, un radar de apertura sintética y un indicador de objetivo de movimiento en el suelo.

Al bajar los hidrófonos y una brújula magnética a una profundidad predeterminada, conectado por cable a un radiotransmisor de superficie flotante, las sonoboyas del Poseidon pueden convertir la energía acústica del agua en una señal de radio enviada a los procesadores de computadoras de los aviones.

Además, las sonoboyas enviadas por Poseidón pueden contribuir a la "Línea de defensa submarina de la US Fish Hook", una red perfecta de hidrófonos, sensores y activos estratégicamente ubicados que se extienden desde las zonas costeras fuera del norte de China hasta las Filipinas hasta Indonesia. , de acuerdo con un ensayo de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional, llamado "Submarinos de misiles balísticos nucleares de China y estabilidad estratégica".

Una presencia mejorada de caza secundaria ofrecida por el Poseidón, al parecer, podría ayudar a reforzar este esfuerzo de la "Línea de defensa submarina" para evitar que los SSBN chinos salgan de la región sin ser detectados.

Curiosamente, los Poseidones podrían ofrecer un matiz significativo a la postura de disuasión nuclear bien cultivada del Pentágono, al introducir un método técnicamente avanzado para encontrar y destruir las SSBN del enemigo desde el aire. Se alinea con el enfoque actual de "poder ofensivo puede ser la mejor defensa" central para la estrategia de disuasión estratégica de la tríada nuclear del Pentágono. Mantener a los SSBN chinos en riesgo, podría al menos ayudar a disuadir a China de contemplar algún tipo de ataque nuclear desde un submarino. El Poseidón casi podría funcionar como una especie de tejido conectivo entre las partes submarina y aérea de la tríada nuclear. El tramo aéreo actual de la tríada, que consta de plataformas como los bombarderos B-2 y B-52, no puede rastrear ni destruir submarinos.

Actualmente en servicio con los ejércitos del Reino Unido, Noruega y Australia, entre otros, el Poseidón es cada vez más solicitado en el mercado internacional.

viernes, 22 de febrero de 2019

Argentina reanuda trabajo en ARA Santa Cruz (II)

Por Santiago Rivas, Buenos Aires - Jane's Defense Weekly - Traducción Desarrollo y Defensa
El trabajo de mantenimiento en el submarino argentino clase TR-1700 ARA Santa Cruz se ha reanudado, según el ministro de Defensa argentino, Oscar Aguad.
Resultado de imagen para ARA Santa Cruz
El trabajo en el barco fue detenido por el Ministerio de Defensa argentino luego de la pérdida en el mar del submarino hermano ARA San Juan el 15 de noviembre de 2017 para determinar si ese accidente fue causado por una falla que podría repetirse en ARA Santa Cruz .

Según los informes, llevará dos años devolver a Santa Cruz al servicio.

Como el único otro barco de Argentina, el ARA Salta de tipo 209 , está fuera de servicio, la Armada Argentina no tiene submarinos en funcionamiento.

miércoles, 20 de febrero de 2019

¿Irán realmente está construyendo sus propios submarinos?

Por Mark Episkopos - The National Interest - Traducción Desarrollo y Defensa
¿O es esta noticia falsa?

En otro hito más en el camino de Teherán para convertirse en una potencia regional autosuficiente, las noticias estatales iraníes anunciaron que la Armada iraní ha encargado su primer submarino casero.

El nuevo buque de la clase Fateh fue presentado por el presidente iraní, Hassan Rouhani, a fines de la semana pasada, en una ceremonia celebrada en la base naval de Bandar Abbas.

El ministro de defensa iraní, el brigadier general Amir Hatami, señaló que "el submarino Fateh (" conquistador ") es completamente propio y ha sido diseñado y desarrollado por expertos competentes de la [Organización] de Industrias Marinas del Ministerio de Defensa y disfruta de [las] ​​tecnologías modernas del mundo. ”

En la medida en que Teherán ha aprovechado sus recursos limitados para producir un submarino moderno en el país, el logro es un paso simbólico en el camino de Irán hacia la autosuficiencia militar. El presidente Rouhani capturó el estado de ánimo triunfal en Teherán: “No nos inclinaremos ante los hegemónicos. Estamos listos para sacrificarnos y derramar nuestra sangre para proteger a Irán ".

Pero si bien los militares iraníes han dejado en claro que poseen un submarino de cosecha propia, el rendimiento y la confiabilidad de Fateh son otra cuestión. Específicamente, los detalles cuantificables son difíciles de encontrar, y lo poco que sabemos es filtrado directamente a través de los medios estatales iraníes. El Fateh tiene un tonelaje de desplazamiento (peso del barco) de 600 toneladas, lo que lo coloca en lo que los puntos de venta iraníes y occidentales han denominado una categoría de submarino "semipesado". Entre mini-submarinos de la clase Ghadir de Irán y pesado clase Kilo Yunes, la clase Fateh está diseñado para equilibrar la potencia de fuego con capacidad de maniobra; Puede operar durante cinco semanas a una profundidad sumergida de 200 metros.

De acuerdo con las fuentes de noticias iraníes, Fateh es un buque “de vanguardia” equipado con “sonar, manejo eléctrico, manejo combinado de batalla, guía de misiles guiada de superficie a superficie, guía de torpedos, guerra electrónica y de telecomunicaciones, seguridad y Sistemas de telecomunicaciones integrados "." Estado del arte "es una forma curiosa de describir el paquete de características estándar de los submarinos militares modernos; aún así, una parte clave de la suite de armas de Fateh sigue siendo un misterio.

Se sabe desde hace algún tiempo que las embarcaciones Fateh llevarán cuatro torpedos de 533 mm con dos más en reserva, así como ocho minas navales. Las fuentes iraníes han proporcionado información mucho menos concreta sobre los misiles de crucero a bordo de Fateh, que supuestamente pueden ser disparados desde una posición sumergida. Al llegar a menos de 50 metros de largo y con un pequeño bastidor para alardear, queda por ver cuántos y exactamente qué tipos de misiles de crucero pueden estar incrustados en el barco. Tampoco está claro si algunos o todos sus seis torpedos a bordo tendrán que girarse para acomodar los misiles de crucero en cuestión.

El submarino Fateh se lanza pisándole los talones al primer destructor de producción nacional de Irán, Sahand , encargado hace varios meses. Este submarino se desplegará en el Golfo Pérsico, con planes aparentes para embarcarse en futuras misiones en el Mar de Omán.

Teherán aún no ha especificado en cuántos buques estará formada la clase Fateh. Parece que hay al menos otro submarino Fateh en producción , pero los detalles son extremadamente escasos.

Si bien la actual lista de 33 submarinos de Irán parece formidable por su gran tamaño, una parte significativa de estos está envejeciendo de origen norcoreanas y rusas. A pesar de algunas preguntas técnicas, la inauguración de la clase Fateh sugiere que Irán está avanzando con su programa de modernización naval a pesar de la presión económica de un régimen de sanciones occidental de larga data. 

domingo, 17 de febrero de 2019

El Gobierno proyecta devolverle a la Argentina un submarino para la defensa

Por Martín Dinatale - mdinatale@infobae.com - Infobae.com
En el Ministerio de Defensa, Tandanor y la Armada hay coincidencias en que el país debe recuperar capacidad táctica en el Atlántico Sur; los planes para reparar el ARA Santa Cruz
El submarino ARA Santa Cruz
ARA Santa Cruz
Apenas tres meses después del hallazgo del ARA San Juan a 900 metros de profundidad, con una causa judicial en marcha y bajo los efectos aun no borrados del duelo por los 44 tripulantes del buque hundido en el Atlántico Sur, en el Gobierno asoma la idea de devolver a la Armada argentina un submarino con fines de defensa efectivos para la custodia de las aguas nacionales y sus amplios recursos naturales.

En rigor, se trata mucho más que de la recuperación de un buque de estrategia disuasiva y con amplia capacidad de maniobra. Para muchos argentinos volver a tener un submarino será una suerte de liberación interna, catarsis o redefinición de una nueva etapa en la reciente historia trágica de la marina.

¿Se cumplió el ciclo de duelo de la Armada después del hallazgo y la catástrofe que significó el hundimiento del ARA San Juan? ¿Está en condiciones la Argentina de volver a tener un submarino para su defensa en el Atlántico Sur? ¿Hay voluntad política y fondos para recuperar su flota histórica? ¿Quiénes son los que podrían volver a concretar el sueño argentino de tener un submarino?

Estas y muchas otras preguntas repiquetean desde hace varios meses entre los marinos argentinos, en las oficinas de la Armada, en el Ministerio de Defensa o en la Casa Rosada a casi tres meses del hallazgo del ARA San Juan.

Según una investigación que realizó Infobae, en las últimas semanas hay coincidencias tanto en el Gobierno como en el sector castrense de que la administración de Mauricio Macri encare el proceso de restablecimiento de un submarino para la Argentina.

Por razones presupuestarias, la idea inicial que empezó a rodar en el Ministerio de Defensa y en el astillero Tandanor es que se ponga en marcha el proceso de reparación de media vida del ARA Santa Cruz por un simple motivo: es el camino menos costoso y más rápido para que la Argentina vuelva a tener un submarino.

Uno de los argumentos centrales es que desde el 15 de noviembre del 2017 en que se hundió el ARA San Juan, la Armada argentina ya no cuenta con un submarino en mar mientras que la mayoría de los países de la región tienen este tipo de embarcaciones de efecto disuasivo y estrategia táctica. Los militares de Brasil cuentan con 5 submarinos, Chile con 4, Perú tiene 6 y Colombia 2.

El ARA Santa Cruz tiene las mismas características que el San Juan: son de clase TR 1700 y su poder de despliegue en el mar es el mismo.

La reparación de este buque rondaría los 20 millones de dólares según consignaron a Infobae en Tandanor, en el Ministerio de Defensa y en la Armada. Ya se gastaron en los últimos cuatro años unos 250 millones de pesos en parte de la reparación del ARA Santa Cruz y lo que resta por hacer es ínfimo en comparación a otra alternativa viable en términos económicos.

A su vez, la última vez que estuvo en el mar el ARA Santa Cruz fue en el 2015 y se trata de una embarcación donde los marinos que hoy reciben capacitación estarían familiarizados con ese tipo de tecnología.
El submarino Ara Santa Fe
El submarino ARA Santa Fe

Comprar un submarino nuevo a otro país resulta impensado hoy para el Gobierno ya que esto requeriría de no menos de 250 millones de dólares. Ya hubo países como Alemania, Estados Unidos y Francia que ofrecieron vender a la Argentina un submarino. Pero no hubo respuestas ni fondos. En tanto, reparar por completo el ARA Santa Fe le costaría al Estado USD 200 millones. Hoy no se podría avanzar con este trabajo de reparación del Santa Fe ya que se requeriría además de ayuda externa.

El ministro de Defensa Oscar Aguad cree que se podrá avanzar presupuestariamente este año con el arreglo de media vida del submarino ARA Santa Cruz. "La modernización puede llevar dos años. Hay voluntad política de hacerlo porque el submarino es un arma táctica insustituible para el cuidado de los recursos en el Atlántico Sur", explicó un allegado al ministro.

Desde la empresa estatal Tandanor que se encarga de realizar los arreglos de media vida de los submarinos y de reparar los buques de la Armada aseguraron a Infobae que están en condiciones de poner en marcha el submarino ARA Santa Cruz para que la Argentina vuelva a contar con una flota de esas características.

El ARA Santa Cruz se encuentra hoy en los astilleros de Tandanor a la espera de su arreglo y el proceso para ponerlo nuevamente en aguas podría llegar a durar dos años. Dependerá en gran medida de los repuestos de motores que le facilite la Armada al astillero estatal. Además, Tandanor deberá programar con tiempo la reparación del submarino ya que sus 470 operarios se encuentran trabajando en el arreglo de más de 50 buques nacionales y extranjeros.

"La reparación del ARA Santa Cruz es lo más factible hoy de hacer para que la Argentina vuelva a tener un submarino con capacidad disuasiva y por una cuestión de geopolítica externa", explicó a Infobae el director ejecutivo de Tandanor Jorge Arosa. Para este marino retirado que peleó en la guerra de Malvinas, "la Argentina no debería carecer de un submarino ya que eso lo podría en inferioridad de condiciones frente a las Fuerzas Armadas de la región".

En tanto, Luis Riva, el secretario de Investigación y Producción para la Defensa del Ministerio que está a cargo de Tandanor, FADEA y Fabricaciones Militares dijo a Infobae que "Tandanor está en condiciones de terminar la reparación del submarino ARA Santa Cruz que hoy está en el astillero, con un costo de unos 700 millones de pesos, incluyendo varias actualizaciones y mejoras. En dos años podría estar navegando y sería la forma más rápida y económica para que la Argentina vuelva a disponer de un submarino".

Hay un dato sugestivo en el presupuesto 2019 para la Defensa que contempla un ítem destinada a la reparación de buques de la Armada. Pero en el Ministerio de Defensa aclararon que eso no sería para reparar el ARA Santa Cruz ya que otorgar la cuota devengado para el gasto no implicaría que el monto este liberado para este año.

No obstante, en la Armada coinciden en la necesidad de que la Argentina vuelva a tener un submarino cuanto antes. Oficialmente, esa fuerza sostuvo: "El submarino es un buque estratégico de por si, que contribuye decisivamente a negar el mar a eventuales oponentes en la defensa de los intereses vitales de la Nación, por sus propias características de operación discreta".

A la vez, la Marina explicó a Infobae que "un submarino contribuye al control de los espacios marítimos. Un país con un mar del tamaño y características del nuestro requiere de medios idóneos como los submarinos. Esta visión viene desde los años 30 con la primera incorporación de submarinos al país. La Armada no tiene dudas sobre la necesidad de contar con submarinos para ejercer las responsabilidades que el país le demanda dentro del instrumento militar de la Nación".

¿Existen en la Argentina recursos humanos y capacidad de estrategia militar para afrontar hoy el mantenimiento de un submarino?

Desde la Armada aseguran que cuentan con una capacidad humana para tener personal que puede manejar tres submarinos al mismo tiempo y que actualmente existen convenios con Perú, Alemania y Australia para que los marinos sigan capacitándose para no perder tiempo y actualización. Pero todo tiene un límite: si en lo inmediato la Argentina no logra tener un submarino en mar los conocimientos y capacitación podrían sufrir inconvenientes ya que se estima que adiestrar a un comandante de un submarino puede llevar unos 30 años.

Por su parte, el almirante Carlos Daniel Abbondanza, que es director general de Doctrina de la Armada expresó a Infobae que "Argentina tiene que tener un submarino ya que es un arma estratégica para la disuasión y una movilidad discreta en el mar".

Abbondanza coincide en que las directivas del decreto presidencial que se emitió el año pasado para realizar una profunda reforma militar contempla en su capítulo referido al Atlántico Sur "el ordenamiento de una actitud defensiva que más allá de una hipótesis de conflicto con países vecinos que hoy no existe la presencia de un submarino serviría ante una amenaza externa".

Entre las funciones que ejercía el ARA San Juan y que hoy se perdieron porque la Armada no cuenta aun con un nuevo submarino en el mar figuran: la capacidad de patrullaje disuasivo para la preservación de recursos naturales y la defensa ante eventuales amenazas externas.

Está claro que la Armada hoy puede lograr un patrullaje mínimo en las aguas territoriales ya que cuenta con 6 corbetas, 4 destructores, 3 buques científicos y otras cuatro lanchas (???) de patrullaje que se adquirieron a Francia. Sin embargo, el mar argentino es extenso y el radio de influencia de la Armada en las aguas internacionales superan dos veces el territorio de la Argentina.

martes, 22 de enero de 2019

Brasil, más cerca de tener su primer submarino de propulsión nuclear

Por Nelza Oliveira/Diálogo 
El submarino Riachuelo es el primero de cuatro submarinos convencionales previstos dentro del Programa de Desarrollo de Submarinos. (Foto: Nelza Oliveira/Diálogo).
La Marina de Brasil dio un paso más en dirección hacia la construcción de su submarino de propulsión nuclear. Riachuelo, el primero de los cuatro submarinos convencionales del Programa de Desarrollo de Submarinos (PROSUB), fue botado al mar el 14 de diciembre de 2018. Además de los submarinos convencionales, también se prevé la inclusión de un submarino de propulsión nuclear. Desde hace dos años el submarino Riachuelo ha sido sometido a pruebas de puerto en las que se evaluaron su impermeabilidad, flotabilidad y equilibrio, inclusive en el mar. Luego se incorporará a la Fuerza de Submarinos bajo el mando de la Flota Naval de la Marina, responsable por la planificación de las operaciones navales y aeronavales.
Cuando fue botado al mar, el Riachuelo tardó 30 minutos para descender 10 metros hasta el agua. (Foto: Nelza Oliveira/Diálogo

“Como nación pacífica Brasil construye sus embarcaciones no para amenazar a nadie, no para perturbar la tranquilidad de las aguas nacionales, sino porque un país con más de 7000 kilómetros de costa no puede prescindir de los instrumentos para defender su soberanía y riqueza marina”, dijo el entonces presidente de Brasil Michel Temer, durante la ceremonia de botadura. “La ceremonia de hoy [14 de diciembre de 2018] es la conquista más reciente de un proyecto de Estado. Nada de esto sería posible sin el planeamiento, sin un sentido de continuidad y sin visión a largo plazo”.

El PROSUB tiene como finalidad garantizar la soberanía en los 8500 km de costa para proteger la Amazonia Azul, un área marítima de 3,5 millones de kilómetros cuadrados, que concentra las riquezas minerales y petroleras del país. El mar brasileño constituye la ruta de ingreso del 95 por ciento de las exportaciones e importaciones y guarda cerca del 90 por ciento del petróleo nacional.

Megaestructura

Después del lanzamiento de PROSUB en 2008 se construyó la sede del proyecto, el Complejo Naval, una megaestructura en la que en forma simultánea se construyen los cuatro submarinos convencionales y el primer submarino brasileño de propulsión nuclear. La edificación alberga la infraestructura necesaria para la operación y mantenimiento de ambos modelos. El complejo se ubica en el municipio de Itaguaí, a unos 70 km de Río de Janeiro.

En el Complejo Naval, uno de los más modernos del hemisferio sur, se montaron una unidad de fabricación de estructuras metálicas, un astillero de construcción y otro de mantenimiento, que es la Base Naval, además de estructuras complementarias y diversos talleres. La estructura está ubicada a unos metros de las instalaciones ya existentes de Nuclebrás Equipamentos Pesados, donde funciona la prensa metálica más grande de Latinoamérica.

El PROSUB se desarrolla gracias a un acuerdo de transferencia de tecnología firmado entre Brasil y Francia, que acordó transferir tecnología y capacitar a personal brasileño para proyectar y construir submarinos.  Sin embargo no hay intercambio de conocimientos en el área nuclear. Toda la tecnología nuclear para el PROSUB es de origen Brasileño, gracias al Programa Nuclear de la Marina, en las instalaciones del Centro Tecnológico de la Marina en São Paulo. Solo seis países del mundo construyen y operan submarinos de propulsión nuclear.
El ascensor de barcos del Complejo Naval tiene 34 grúas y es uno de los más modernos del mundo. (Foto: Nelza Oliveira/Diálogo)

“En junio pasado [2018], se inauguró la piedra angular del reactor multipropósito brasileño, con el que se capacitará al país para lograr su independencia en radioisótopos. Tenemos una de las mayores reservas de uranio del mundo, contamos con tecnología nuclear y podemos utilizarla en diversos segmentos en beneficio de nuestra sociedad; [también podemos utilizarla] en otras aplicaciones; en la agricultura, etc.”, dijo el Almirante de la Marina de Brasil Bento Costa Lima Leite de Albuquerque Júnior, entonces director general de desarrollo nuclear y tecnológico de la Marina de Brasil.

El PROSUB priorizó la compra de componentes fabricados en Brasil para fortalecer la industria nacional de defensa. En total, se estima que el programa costará USD 9,5 millardos, de los cuales ya se invirtieron USD 4,6 millardos. Después del submarino Riachuelo se prevé que entrará en operaciones un submarino por año: Humaitá en 2020, Tonelero en 2021, y Angostura en 2022. Álvaro Alberto, como bautizaron al submarino de propulsión nuclear, está previsto para 2029.

El Riachuelo

Los nuevos submarinos como el Riachuelo tienen capacidad para 35 tripulantes. Además cuentan con una autonomía para más de 70 días en el mar, alcanzan una velocidad superior a 32 kilómetros por hora y navegan a 300 metros de profundidad.

El Riachuelo mide 75 m de largo, el equivalente a un edificio de cuatro pisos, y pesa 1870 toneladas. El nuevo submarino tiene gran potencial de fuego, con lanzatorpedos de 533 mm, misiles antibuque y dispositivos para minar áreas, destruir embarcaciones y contener, limitar o demorar su tránsito. En los próximos dos años de ensayos y pruebas en el mar el submarino tendrá que navegar a su velocidad máxima por muchas horas, recorrer grandes distancias, emerger en ángulo vertical agudo y sumergirse en condición crítica.

El Riachuelo se empleará en simulaciones de batallas y cercos virtuales de combate. Deberá realizar disparos con todas sus armas y ensayará la salida y el rescate de equipos de buzos de combate. También realizará ejercicios de incendio, naufragio y acciones secretas de inteligencia.

Las simulaciones de defensa y ataque formarán parte de la rutina del equipo de tripulantes. El submarino realizará pruebas de buceo en el límite de seguridad, entre otras medidas. Solo después de estos procedimientos el Riachuelo podrá cumplir con la misión de proteger las aguas oceánicas de interés del país. Se sumará a la flota conformada por otros cinco submarinos: Tupi, Tamoio, Timbira, Tapajó y Tikuna, que forman parte de la flota actual de la Marina de Brasil.

domingo, 13 de enero de 2019

Antes de la desaparición del ARA San Juan, la Armada quería renovar la flota de submarinos

Por Andrés Klipphan - Infobae.com (Nota antigua y vigente)
Un informe "secreto" al que accedió Infobae, revela las intenciones de la fuerza de adquirir nuevos sumergibles por el mal estado general de los buques criollos
La desaparición del ARA San Juan junto a sus 44 tripulantes, el 15 de noviembre de 2017, sorprendió a la Armada Argentina en medio de un debate interno para renovar la flota de submarinos.

Tres documentos incorporados por la propia Armada a la causa que lleva adelante la jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yañez, revela la intención de contar con cinco sumergibles de "sexta generación" por el mal estado general de los sumergibles criollos.

Se trata de papers rotulados con el sello de "SECRETO" fechados en el mes de abril y junio de los años 2016 y 2017.

Además de describir los aspectos técnicos de los buques de guerra disponibles en el mercado (el más votado fue el alemán 209/1400), el "COMANDO DE LA FUERZA DE SUBMARINOS" volcó en papel la descarnada situación de la flota actual a la que calificó en "estado de obsolescencia".

Entre los argumentos principales para la adquisición de los modernos submarinos, se afirma que esa es la única manera de cumplir con las metas pautadas históricamente para esa fuerza por la DEMIL que significa "Directiva Estratégica Militar", y que en tiempo de paz parecen excesivas, pero que internamente es evidente que se siguen proyectando:
– Desgastar a las fuerzas navales y/o tráfico marino del oponente.
– Ataques a fuerzas navales.
– Operaciones de minado.
– Obtención de información.
– Operaciones de ataque con misiles tácticos a objetivos terrestres, entre otras acciones.

Desconocimiento oficial. El ministro de Defensa, Oscar Aguad, se mostró sorprendido cuando Infobae lo consultó sobre el proyecto que desde hacía dos años venía elaborando el comando de submarinos para la adquisición de cinco nuevos submarinos, los objetivos que aducían en la documentación para sostener la propuesta, y las quejas internas, y volcadas en las actas "secretas", sobre el fallido reequipamiento de las Fuerza Armadas, denominado "PLANCAMIL" (Plan de Capacidades Militares), anunciado en 2011 por Arturo Puricelli, el entonces ministro del área de Cristina Kirchner y que quedó solo en palabras.

Sobre estos temas, Aguad le dijo a Infobae: "Dentro del ministerio de Defensa, o del Estado Mayor Conjunto, en los años 2016-2017 no hay ningún estudio de esa naturaleza. Puede que en la Armada alguien haya hecho eso. Lo desconozco. Ha habido un plan de equipamiento, para las Fuerzas Armadas, ese plan aún existe, pero sobre el plan que me consulta (por la adquisición de submarinos de sexta generación) no solamente no tengo conocimiento, sino que no se conversó de eso. No tengo otra información".

Durante el diálogo telefónico con este medio, Aguad estaba en el norte de nuestro país supervisando el despliegue que realiza el Ejército Argentino en la provincia de Salta azotada por las inundaciones. Esa fuerza militar desplegó, junto a la Cruz Roja, tiendas de campaña con víveres y atención sanitaria. También estaba instalando un puente portátil para unir ciudades aisladas por el desborde del Río Pilcomayo.
La última imagen: dos meses antes de partir a Ushuaia toda la tripulación se sacó una foto arriba del ARA San Juan. Fue el 1º de agosto de este año.
La última imagen: dos meses antes de partir a Ushuaia toda la tripulación se sacó una foto arriba del ARA San Juan. Fue el 1º de agosto de este año.

En el mismo documento que el ministro Aguad asegura que la Armada Argentina, por entonces a cargo del almirante Marcelo Eduardo Hipólito Srur, no elevó a Defensa, y elaborado en el 30 de abril de 2017, en el punto 9 el capitán de fragata Pedro Martín Fernández, brindó detalles sobre las "obras pendientes" en el ARA San Juan.

Las "falencias" que detalla son las siguientes: los sonares tienen "ruido eléctrico"; "el sistema hidráulico tiene pérdidas"; hay "filtraciones en el tanque de combustible"; "está pendiente verificar el ruido en la línea de eje"; entre otras.

Sobre este punto, el comandante -y uno de los 44 tripulantes desaparecidos- informa que sólo es posible repararlo en "dique seco".

El informe recuerda que era imprescindible "tramitar la imperiosa entrada a dique seco del ARA San Juan durante el primer semestre del año 2018 a fin de asegurar su operatividad, dado que lleva en la actualidad 39 meses sin realizar el mantenimiento correspondiente que, de acuerdo con el manual del fabricante, debería ser cada 18 meses".

Como reveló Infobae, esa era la razón por la cual el sumergible no podía navegar a una profundidad mayor de 100 metros ya que a mayor distancia no estaba certificada su "estanqueidad".

"La no renovación de los submarinos existentes implica la pérdida gradual de capacidades únicas de combate y disuasivas de la Armada Argentina", se describe en los documentos.

En el punto 11 del mismo documento titulado: "Estudio de Comando Mayor del COMANDO DE LA FUERZA DE SUBMARINOS. Submarinos de 6ta. Generación" el capitán de navío Claudio Javier Villamide -en la actualidad en disponibilidad preventiva- se queja porque el Plan de Capacidades Militares anunciado durante el gobierno de Cristina Kirchner "era bastante ambicioso", pero que "no pudo cumplirse".

Como ejemplos sostiene que el PLANCAMIL "hablaba de mantener, reparar los actuales submarinos, y recuperar un submarino más, que era el San Luis, ampliar otro submarino, que era el Santa Fe, y comprar cinco submarinos más además de un buque de apoyo de submarinos (un Buque Madres)".

Flota Argentina

El tema de la adquisición de cinco nuevos sumergibles no era sencillo y tenía sus complicaciones. Así queda demostrado en la proliferación de documentos oficiales que analiza la jueza Yañez.

La magistrada ya solicitó la participación de peritos extranjeros para tener una mirada lo más imparcial posible sobre los inconvenientes técnicos con los que el ARA San Juan fue autorizado a navegar.

Sucede que hasta en estos papers, donde el tema principal es la compra de nuevos buques de guerra, las deficiencias del sumergible desaparecido, quedó patentizado.
Bajo el subtítulo de "Análisis del problema", un segundo documento, está fechado en junio de 2017, esto es cinco meses antes de la desaparición del ARA San Juan, se destaca que "en la actualidad la fuerza de submarinos cuenta con tres submarinos; dos de los cuales se encuentran en estado operativo: El submarino ARA Salta, perteneciente a la cuarta generación de submarinos, el cual ha superado ampliamente su vida útil (…)".

En el párrafo siguiente el documento aborda una vez más la situación del sumergible siniestrado. "El ARA San Juan incorporado en 1985, junto con el submarino ARA Santa Cruz, pertenecen a la quinta generación de submarinos".

Allí se describe que el San Juan tuvo su reparación de media vida, que se cortó el casco para el "recambio de los motores diésel y el recambio de los elementos de batería (utilizándose en este caso el replacado de las mismas)", es decir que no se las cambió por otras nuevas.

Sobre el ARA Santa Cruz, los marinos recuerdan que se encuentra en el complejo CINAR (Complejo Industrial Naval Argentino), que depende de Presidencia de la Nación, "realizando reparaciones mayores y cambio de baterías".

Submarinos de sexta generación.

El documento al que Infobae accedió de manera exclusiva, y que está firmado por el ahora ex Comandante de la Fuerza de Submarinos, Claudio Javier Villamide, y por el Jefe de Estado Mayor del Comando de la Fuerza de Submarinos, Héctor Aníbal Alonso, recuerda que "en las anteriores oportunidades que la Armada enfrentó el mismo problema, incorporación/reemplazo de submarinos, lo resolvió comprando submarinos nuevos en tres oportunidades y comprando submarinos usados en dos oportunidades, disponibles luego de finalizada la Segunda Guerra Mundial".

También reconoce que "en la actualidad no existe abundancia de ofertas de submarinos por Armadas que se encuentren desafectando unidades".

Por esta cuestión el abordaje de los marinos argentinos estuvo centrado los submarinos de sexta generación nuevos disponibles en el mercado.

Algunos de los evaluados fueron:

Submarino clase Scorpene
Submarino Clase Scorpene, de origen francés, y que es utilizado, entre otras marinas por la chilena, la india, la Marina Real de Malasia y la de Brasil. Esta última, aclara el documento, ya solicitó cuatro submarinos Scorpene de propulsión diésel-eléctricos los cuales "están siendo construidos por una empresa conjunta formada por la francesa DCNS y la compañía brasileña Odebrecht", la misma del escándalo de los sobornos.

Resultado de imagen para Submarino Clase 214
-El Submarino Clase 214. De propulsión diésel-eléctrica "se ha convertido en un éxito de ventas para la industria de submarinos alemana", refuerza el documento, y destaca que marinas como la de Grecia, Corea del Sur y Portugal los cuentan entre sus filas.

Submarino Tipo 209. Fue el más votado por el Consejo Asesor del Arma Submarina y por ende la clase de buque que la Armada recomienda incorporar. Entre sus virtudes, según los oficiales que lo propusieron, este submarino de sexta generación es "convencional de ataque diésel/eléctricos, desarrollado por un consorcio alemán y a pesar de no ser operado por la Marina de dicho país, ha sido un éxito de exportación". La Armada de Turquía es el mayor consumidor de ese buque y "el primer usuario fue la Armada de Grecia". El informe también destaca que el submarino más votado por la armada de nuestro país "tiene capacidad para llevar 14 torpedos" y la tripulación que puede llevar a bordo "es de entre 30 y 36 hombres".

La desaparición del ARA San Juan con sus 44 tripulantes, en primer lugar, interrumpió las disquisiciones de la Marina para la compra de nuevos sumergibles; pero también agravó el estado de una flota ya diezmada y en "estado de obsolescencia", tal la definición que la Armada hace de ella.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...