Mostrando entradas con la etiqueta Relaciones internacionales. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Relaciones internacionales. Mostrar todas las entradas

martes, 16 de abril de 2019

Brasil anunció su salida de Unasur tras recibir la presidencia del bloque

Jair Bolsonaro y Evo Morales.(Ambito. com) - La decisión tendrá efectos cuando transcurran seis meses. El organismo no ha conseguido elegir un secretario general desde 2017 debido a divisiones internas. Los únicos miembros activos son Uruguay, Guyana, Bolivia, Surinam y Venezuela.

Jair Bolsonaro y Evo Morales.

Brasil anunció este lunes su decisión de abandonar la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), poco después de que Bolivia le entregara la presidencia pro tempore del bloque tras fracasar en su intento de reunir a todos sus miembros.

El anuncio de Brasil se produce pocos días después de que Argentina y Paraguay también informaran su decisión de abandonar definitivamente el foro de integración regional.

"El Gobierno brasileño denunció este lunes el Tratado Constitutivo de la Unasur, con lo que formalizó su salida de la organización", indicó un comunicado divulgado por la Cancillería brasileña, informó la agencia de noticias de EFE.

De acuerdo con el Ministerio de Relaciones Exteriores, la decisión fue comunicada al gobierno de Ecuador, que es el depositario del acuerdo por el que se creó la Unasur, y tendrá efectos cuando transcurran seis meses a partir de hoy.

La Cancillería brasileña recordó que en abril del año pasado los gobiernos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Paraguay y Perú ya habían decidido de forma conjunta suspender su participación en la Unasur debido a la "prolongada crisis del organismo", una situación que, desde entonces, "no se ha alterado".

El bloque no ha conseguido elegir un secretario general desde 2017 y no ha vuelto a reunirse por las divergencias internas.

El comunicado recuerda igualmente que el 22 de marzo pasado los gobiernos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay y Perú suscribieron un documento en el que manifestaron su intención de constituir el Foro para el Progreso de Sudamérica (Prosur) en sustitución de la Unasur.

"El nuevo foro tendrá una estructura ligera y flexible, con reglas claras de funcionamiento y mecanismo ágil de toma de decisiones. Tendrá, además, la plena vigencia de la democracia y del respeto a los derechos humanos como requisitos esenciales para sus miembros", según el texto de la cancillería brasileña.

La decisión se produjo pocas horas después de que Bolivia anunciara que le había transferido la presidencia pro tempore de la Unasur a Brasil tras los intentos que hizo en vano de reunir a los cancilleres de los países miembros.

El canciller boliviano, Diego Pary, señaló en una rueda de prensa que Bolivia remitió la "comunicación oficial" del traspaso de la presidencia temporal del organismo a Brasil tras ejercerla por un año calendario, desde el 12 de abril de 2018.

Las normas del organismo establecen que la presidencia es transferida a los diferentes países miembros por su orden alfabético, por lo que Brasil tendría que recibirla de Bolivia.

Los primeros países en formalizar su salida definitiva del organismo fueron Colombia y Perú, a los que siguió Ecuador, que en marzo pasado anunció el abandono y pidió retornar la administración del inmueble de la organización edificado en su territorio como sede de Unasur.

Paraguay fue el siguiente, el jueves pasado, cuando comunicó que había dado inicio al proceso de desvinculación, decisión que fue seguida por Argentina el viernes pasado.

Los únicos miembros de la Unasur que siguen activos son Uruguay, Guyana, Bolivia, Surinam y Venezuela.

La Unasur nació en 2008 como un proyecto progresista impulsado por el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez y apuntalado por otros líderes regionales como el ex mandatario argentino también fallecido Néstor Kirchner, el brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, el ecuatoriano Rafael Correa y al aún gobernante de Bolivia, Evo Morales.

sábado, 13 de abril de 2019

Confirmado: la Argentina se retiró de la Unasur por su "alto contenido ideológico"

La decisión fue tomada, según Cancillería, "en el marco de la crisis que aqueja al Organismo"(La Nación) - La decisión fue tomada, según Cancillería, "en el marco de la crisis que aqueja al Organismo"La decisión fue tomada, según Cancillería, "en el marco de la crisis que aqueja al Organismo" Fuente: AP.

Cancillería anunció hoy que la Argentina se retiró de Unión de Naciones Suramericanas ( Unasur) por su "alto contenido ideológico", entre otras razones.

"La Argentina renunció en el día de la fecha el Tratado Constitutivo de la Unión de Naciones Suramericanas, a través de una comunicación dirigida a la República del Ecuador en su calidad de Depositario y una nota detallada al Presidente Pro Tempore de este organismo regional, el Canciller del Estado Plurinacional de Bolivia", indicó Cancillería en un comunicado oficial.

La decisión fue tomada, según Cancillería, "en el marco de la crisis que aqueja a ese Organismo, manifestada en la acefalía de la Secretaría General por más de dos años, así como una agenda con alto contenido ideológico y muy alejada de sus objetivos iniciales y el desorden administrativo que prevaleció en la organización los últimos tiempos".

"Este diagnóstico sobre la situación de la Unasur es compartido por varios países de la región, algunos de los cuales, tal el caso de Colombia, Ecuador, Paraguay y Perú, también tomaron la decisión de retirarse de la Unión", agregó Cancillería.

Además, al comunicar la decisión a la Presidencia Pro Tempore, la Argentina ratificó "su vocación y voluntad integracionista", así como su "disposición a explorar alternativas de integración regional más eficientes y con resultados tangibles para nuestras sociedades".

domingo, 31 de marzo de 2019

Presión de China a la Argentina para cerrar el acuerdo de la polémica central nuclear (III)

Xi Jinping y Macri en Olivos, en conferencia de prensa durante el G20 (Foto: Adrian Escandar)Por Martín Dinatale - mdinatale@infobae.com - Infobae.com

El vicecanciller chino llegará en 15 días a Buenos Aires para firmar una Carta de Intención del proyecto financiado por Beijing; objeciones y críticas a la iniciativa

Xi Jinping y Macri en Olivos, en conferencia de prensa durante el G20 (Foto: Adrian Escandar)

Bajo las sutilezas que esconde siempre la diplomacia, el gobierno de China desembarcará en 15 días en Buenos Aires para concretar un objetivo específico: cerrar de una vez por todas con el gobierno de Mauricio Macri un acuerdo para la construcción de la controvertida IV central nuclear en la Argentina que prevé una inversión global de 7.900 millones de dólares y se pretende iniciar en el 2021 con tecnología completamente china.

El vicecanciller de China, Qin Gang llegará el 15 de abril al país y mantendrá reuniones con el canciller Jorge Faurie,el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne y el secretario de Energía Gustavo Lopetegui para firmar la Carta de Intención del acuerdo por la central nuclear que se construirá en la localidad de Campana y tendrá un programa de financiamiento flexible de la administración de Xi Jinping.

Según relataron a Infobae fuentes diplomáticas, el viaje del vicecanciller de China tiene el claro propósito de ejercer presión para que de una vez se apruebe el contrato por la central que tuvo muchas ideas y vueltas.

En el Gobierno rechazan la idea de presión diplomática. "No lo vemos como una presión a nuestro gobierno ya que están dadas todas las condiciones para que se concrete el acuerdo", explicó un funcionario de la Casa Rosada al ser consultado sobre la avanzada china en Buenos Aires.

Más allá de los eufemismos, lo concreto es que la firma por la Carta de Intención entre China y Argentina que se hará entre el 15 y 17 de abril es el primer paso relevante para que luego se concreten los tres contratos que prevé este ambicioso y polémico proyecto. Uno de ellos es el contrato de la obra en sí misma, el otro es el contrato de inversión administrativa y el tercero es el acuerdo del crédito a 20 años que se firmará para desarrollar la central nuclear.

Según pudo confirmar Infobae, hace 10 días culminó con éxito en Buenos Aires la visita de una misión de la empresa China encargada del proyecto que es la National Nuclear Corporation (CNNC) y del gobierno de Xi Jinping para monitorear con los funcionarios de Energía, de Cancillería y de la estatal CAMMESA los detalles finos del acuerdo, que con el vicecanciller Qin pasará a la etapa de carta de intención.

En las visitas técnicas que hizo esta misión de la CNNC se definieron detalles de los proveedores que tendrá la empresa constructora, los componentes que llevará la central con tecnología exclusiva de China y el poder de compra de equipamiento de hasta un 40% para la parte argentina.

En las reuniones que Mauricio Macri acaba de tener con las contrapartes del gobierno de Xi Jinping en la reciente cumbre Sur-Sur de la ONU que se realizó en Buenos Aires, se terminó de definir la visita del vicecanciller Qin. El presidente argentino se mostró dispuesto a avanzar con este proyecto a pesar de las dificultades económicas que hoy presenta la Argentina y el nivel de endeudamiento externo que existe. "Ya estamos muy cerca de concretar este proyecto que tuvo sus idas y vueltas y que muchos cuestionan", admitió un diplomático argentino.

Las gestiones del embajador en China Diego Guelar y del subsecretario de Energía Nuclear Julián Gadano también ayudaron a terciar en esta dura pulseada en la que Dujovne, por cuestiones presupuestarias, se oponía a llevar adelante la iniciativa.

Al parecer, la carta de intención que quiere firmar el vicecanciller de China contempla un acuerdo que empezará a regir en el 2021, tendrá un costo de USD 7.900 millones. A su vez, Bejing contempla ofrecer un préstamo adicional de USD 2.500 millones que serán de libre disponibilidad del Tesoro Nacional.

Todos estos préstamos empezarán a pagarse recién en el 2021, con lo cual el Gobierno cree que la actual coyuntura económica no se verá afectada por estos desembolsos.

"El gobierno chino mantuvo su interés en profundizar la asociación nuclear con Argentina y tiene una visión flexible para acordar un esquema compatible con las restricciones financieras actuales del país", admitió un encumbrado funcionario de la Cancillería que participó de los debates internos en el Gobierno y en el desplante que temporalmente le hizo la Argentina al gobierno Chino el año pasado se cuando decidió frenar la iniciativa conjunta ante la debacle cambiaria.

Objeciones y reparos

Los especialistas en temas de energía nuclear no creen que sea conveniente abrazar enteramente la tecnología china y dejar a un lado la CANDU, de origen canadiense que usó históricamente la Argentina, porque entienden que ello implicaría tener una dependencia en la matriz energética a largo plazo.

Irma Arguello, directora de la Fundación No-proliferación para la Seguridad Global (NPSGlobal) alertó a Infobae que "el proyecto de la central nuclear china es un tema muy controversial porque la experiencia de Argentina es de reactores de uranio natural y agua pesada mientras que los chinos ofrecen un reactor que se llama Hualong One que es de uranio levemente enriquecido y agua liviana pero que no existe experiencia nacional en este tipo de tecnologías como hubo con la tecnología CANDU".

De esta manera, la especialista en energía nuclear destacó que la contribución de la industria nacional a este proyecto será mucho menor que que si hubiera sido un proyecto de tipo CANDU. Se estima que sólo un 15% de la central que proyecta China en el país será con tecnología argentina. "Este es un cambio estratégico que nos ata desde la provisión de uranio enriquecido del reactor", añadió Arguello.

A la vez, Daniel Redondo, quien hasta el año pasado fue secretario de Coordinación de Planeamiento Energético del Gobierno remarcó a este medio que los beneficios que tendría la Argentina con esta central serían que el país mantendría su posición relevante en tecnología nuclear, sería la primera central de uranio enriquecido y tecnología moderna y ayudaría a diversificar la matriz energética.

No obstante, Redondo también admitió que se trata de un proyecto de "alta inversión y el costo de la energía producido frente a lo que producirá energéticamente Vaca Muerta estaría en dudas". También alegó que hay objeciones de los ambientalistas.

Esta no es la única opinión crítica a la iniciativa en esa línea. Algunos funcionarios de Cancillería vienen advirtiendo al Poder Ejecutivo sobre los riesgos de mantener una permanente dependencia de China en la política exterior y especialmente en áreas sensibles como la energética en el caso de las represas o las centrales nucleares.

Además, hay objeciones que van más allá de la cuestión presupuestaria o la política energética. Especialistas y referentes de la oposición advierten que el avance de China en América latina esconde una estrategia geopolítica que podría afectar en cierto punto la seguridad nacional en temas tan sensibles como puede ser una central nuclear, una estación espacial o la invasión de tecnología a bajo costo.

Por lo pronto, ya hubo severos cuestionamientos en el plano internacional de países europeos y de Estados Unidos sobre la instalación de una estación espacial de China en Neuquén que está manejada por una agencia que depende del Ejército Popular chino y cuya antena instalada en las 200 hectáreas cedidas por 50 años a los chinos podría tener un uso dual. Es decir, la información que de allí se obtenga podría ser para exploración espacial pacífica o eventualmente para intercepción de satélites desde el plano de objetivos militares, según señalaron funcionarios norteamericanos.

No solo ello. Según pudo confirmar Infobae, en el Ministerio de Defensa existe un paper que realizaron técnicos del Estado Mayor Conjunto donde se advierte sobre el eventual uso militar que podrían tener las operaciones de China en la estación de Neuquén. Este documento reservado y confidencial sostendría datos alarmantes sobre los riesgos futuros que implicará ceder 200 hectáreas a China para el manejo de una antena de la cual la Argentina no tiene control alguno.

La semana pasada el bloque peronista de senadores encabezado por Miguel Angel Pichetto presentó un pedido de resolución para que el Congreso mantenga un control permanente sobre las acciones de China en la estación espacial de Neuquén por medio de una Comisión Bicameral. Pero en la bancada oficialista de Cambiemos no dieron respuesta alguna.

A todo este entramado del ambicioso avance de China en América Latina se le agregan las objeciones que tuvo la empresa de celulares, la gigante china Huawei, de parte de Estados Unidos, Italia o el Reino Unido por el "riesgo" que implicaría entregar en la infraestructura 5G el manejo de información sensible de millones de ciudadanos al régimen de Xi Jinping.

jueves, 14 de marzo de 2019

Macri viaja a Chile para sepultar la Unasur y avanzar con la creación de un nuevo bloque regional

Por Martín Dinatale - mdinatale@infobae.com - Infobae.com
El presidente argentino estará en una cumbre de jefes de Estado el 22 de marzo para crear un nuevo espacio de integración latinoamericano

La semana que viene Mauricio Macri viajará a Chile para asistir al entierro definitivo de la Unasur, aquella unión de países sudamericanos que nació al calor del chavismo y el kirchnerismo hace 10 años para contrarrestar a los Estados Unidos. Pero a cambio de ello, el presidente argentino junto con otros 11 jefes de Estado de la región buscarán crear el Prosur, un nuevo espacio de integración latinoamericano que se propone ser más dinámico, con menos carga ideológica y mayor pragmatismo.

Macri llegará a Santiago de Chile el 22 para la reunión convocada por el presidente Sebastián Piñera con la idea de dar el puntapié inicial al Prosur. Hasta hoy estaba confirmada la visita de Macri por el día junto con la de 9 jefes de Estado y la idea era conciliar un documento conjunto que englobe, entre otras cosas, fuertes cuestionamientos al régimen de Venezuela al mismo tiempo que impulsen temas de debate regional.

"Hay una decisión firme de conformar un nuevo espacio que logre una mejor integración en Sudamerica ciertamente sin los ideologismos que arruinaron la Unasur y sin perjuicio de los aportes que en algunos temas pudo dejar ese espacio en otros momentos", expresó a Infobae el embajador argentino en Chile, José Octavio Bordón, quien confirmó la visita de Macri el 22 de marzo a Chile.

El día previo a la reunión de presidentes en Chile habrá un encuentro de cancilleres para intentar abordar un documento para ser firmado por los jefes de Estado y dar así el puntapié inicial al Prosur.

Por razones obvias y abiertas diferencias ideológicas Venezuela no fue invitada al convite en Chile. Es que allí se dará entierro definitivo aunque sin mencionarlo tácitamente a la Unasur creada en su momento por Hugo Chavez, Lula Da Silva, Rafael Correa, Néstor Kirchner y Evo Morales, entre otros jefes de Estado que conformaban el denominado eje bolivariano.

Con la llegada de Macri al poder, la Argentina junto con otros países que conformaban la Unasur decidieron dejarla a un lado y se fueron temporalmente de ese bloque aunque sin dar un portazo. En rigor, la creación ahora del Prosur, con otra orientación política y metas muy diferentes será la cristalización plena de la muerte de la Unasur. De hecho, este espacio bolivariano lleva desde febrero de 2017 sin secretario general debido a la falta de voluntad de los países que integraban la Unasur.

El presidente de Colombia Iván Duque destacó hace unos días: "Hemos venido avanzando en el final de Unasur y la creación de Prosur, que más que una organización burocrática será un organismo de coordinación suramericana, de políticas públicas, en defensa de la democracia, la separación de poderes, la economía de mercado", dijo.

De este tema ya conversaron los presidentes que conforman el Grupo Lima y que recientemente emplazaron duramente al régimen de Nicolás Maduro para que restituya la democracia en Venezuela y libere a los presos políticos. Entre los países que integrarían el Prosur se encuentran Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía.

Es muy probable que Macri dialogue con Piñera a solas dos días antes de la reunión en Chile. Es que el presidente vecino de la Argentina vendrá a Buenos Aires el 20 para asistir a la cumbre de Cooperación Sur Sur que organiza Naciones Unidas. En ese contexto, se prevé que haya una reunión aparte de Macri y Piñera para poder empezar a darle forma a lo que será la creación del Prosur.

viernes, 22 de febrero de 2019

Macri se reunió con el príncipe de Emiratos Árabes, última actividad de gira por Asia

(Ambito.com) - Durante el encuentro se analizó el interés de Emiratos Árabes Unidos de participar en licitaciones en la Argentina y sobre las oportunidades de intercambio, cooperación y trabajo conjunto.
Macri se reunió con el príncipe de Emiratos Árabes, última actividad de gira por Asia.
Macri se reunió con el príncipe de Emiratos Árabes, última actividad de gira por Asia
El presidente Mauricio Macri llegó este jueves a Abu Dhabi, donde se reunió con el príncipe heredero de los Emiratos Árabes Unidos, Mohammed bin Zayed Al Nahyan.

El encuentro entre Macri y el príncipe Zayed Al Nahyan se desarrolló en una escala del viaje de regreso a Buenos Aires que emprendió Macri luego de concluir las visitas oficiales que realizó esta semana a la India y a Vietnam.

El Príncipe agasajó a Macri con una cena en la que dialogaron sobre el recíproco interés existente en profundizar la relación bilateral y sobre la situación regional en América latina, entre otros temas. También participaron del encuentro el canciller Jorge Faurie, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo.

Durante la charla se analizó el interés de Emiratos Árabes Unidos de participar en licitaciones en la Argentina y sobre las oportunidades de intercambio, cooperación y trabajo conjunto que se presentan en distintas áreas como transporte, defensa, energías renovables, minería, infraestructura y desarrollos agropecuarios.

El presidente Macri y la primera dama, Juliana Awada, llegaron a Abu Dhabi desde Hanoi, capital de Vietnam, que fue la segunda escala de su gira asiática, luego de la India.

En Vietnam y en India, el jefe de Estado se reunió con las más altas autoridades de ese país y con representantes de empresas líderes interesadas en invertir y comerciar con Argentina. Además, Macri expuso en foros de negocios de los que participaron empresarios argentinos y de esos países para mostrar las oportunidades que representa Argentina para la inversión. Mañana, el Presidente emprenderá el regreso a la Argentina para retomar la agenda de actividades en el país.

Conclusiones

En el cierre de su escala en Vietnam, Macri sostuvo que "Asia es la región que más puede ayudarnos a crecer en el comercio y las inversiones, y Vietnam es un socio cada vez más importante para proyectarnos". Macri se expresó así al hablar en el Foro de Empresas Argentina-Vietnam, en su última actividad en Hanoi, antes de partir hacia Abu Dhabi, en los Emiratos Árabes Unidos, donde se reunirá con el príncipe heredero, Mohammed bin Zayed.

Durante su alocución, el jefe del Estado recordó que "Vietnam ya es nuestro quinto socio comercial en el mundo y el segundo en esta región", y que "nuestros lazos de amistad y el alto grado de complementariedad económica hacen de Vietnam un socio absolutamente clave para nuestro país".

Subrayó que por ese motivo "en esta visita queremos consolidar esos vínculos de afecto y de respeto mutuo, expandiendo el comercio y cooperando en sectores estratégicos como la innovación y la producción de alimentos", así como en el desarrollo en materia de telecomunicaciones. Añadió que del mismo modo la Argentina busca avanzar junto a Vietnam en tecnología para que este país pueda producir más alimentos.

Dijo que la Argentina también "propone trabajar en desarrollo de la energía nuclear para usos pacíficos", así como explorar posibilidades en materia de defensa.

Además, mencionó la posibilidad de instalar escuelas de fútbol en el país asiático para ayudar a un mejor desarrollo local de ese deporte.

El presidente Macri cerró así el foro que se realizó en el primer piso del Hotel Melia Hanoi y agradeció a las autoridades del país por la bienvenida, que demuestra el "enorme afecto del pueblo vietnamita por el pueblo argentino".

Dirigiéndose a los empresarios de ambos países, Macri remarcó la importancia de que "interactúen, encuentren áreas de complementación para desarrollar juntos un mercado tan importante como el asiático y, a la vez, abastecer el mercado americano".

De la ronda de negocios en Vietnam participaron alrededor de 60 empresas argentinas, la mayoría pymes, mientras que otras 85 compañías estuvieron representadas en la India, primera escala del viaje a Asia.

Macri resaltó en su discurso que "desde la Argentina, hace poco más de tres años, emprendimos el camino de un cambio profundo, hacia una mayor responsabilidad". "Empezando por la responsabilidad fiscal, con más empleo, reglas de juego claras, un Estado más eficiente y más cercano al sector privado para que, juntos, trabajemos en el desarrollo del país" a partir del impulso de la iniciativa privada.

Señaló además que "nos estamos integrando al mundo de manera inteligente, pragmática y flexible", y remarcó que ese "apoyo inédito en nuestra historia se puso en evidencia en la reciente presidencia que ejercimos en el G20, en Buenos Aires".

Macri aseguró que "estamos frente a un escenario de altas expectativas" en el que "hay incontables áreas para trabajar juntos". Por último, el jefe del Estado invito a los asistentes al Foro "a que sean protagonistas centrales en este camino de mayor integración entre nuestros países".

jueves, 21 de febrero de 2019

La Argentina y Vietnam firmaron nuevos acuerdos comerciales y Macri cumplió una promesa

(Ambito.com) - El presidente y su par Nguyen Phu Trong avanzaron en la asociación integral entre ambos países. Sellaron acuerdos comerciales y culturales. El mandatario regresó para cumplir con su palabra.
La Argentina y Vietnam firmaron nuevos acuerdos comerciales y Macri cumplió una promesa
Mauricio Macri y el presidente de Vietnam, Nguyen Phu Trong, acordaron este miércoles seguir avanzando hacia una asociación integral entre la Argentina y Vietnam que permita "multiplicar el intercambio comercial, incentivar la inversión y profundizar los vínculos culturales" entre ambas naciones.

En su primer día de visita a ese país asiático, Macri afirmó en Hanoi que tiene "altas expectativas" de "aumentar el comercio entre las dos naciones y consolidar el mercado de aquellos productos que ya están en marcha".

Macri hizo estas declaraciones luego de una reunión que mantuvo en la capital vietnamita con Nguyen, en el marco de la visita oficial que inició hoy a ese país y que también lo llevó a India. En el encuentro, las delegaciones de ambos países confirmaron la aprobación para el intercambio recíproco de cuatro productos que, en el caso de Argentina, son cítricos. El presidente vietnamita confirmó el ingreso de naranjas, pomelos y mandarinas, en tanto que ya fue aceptada la compra de limones".

Macri señaló en este marco el "interés de los productores argentinos para exportar carne porcina, embriones, semen, equinos y bovinos en pie, aceite de pescado, carne de vaca congelada, cerezas, arándanos, semillas de tomates, harina de soja y leche en polvo" y dijo: "Vietnam necesita cada vez más alimentos y queremos ayudar a que los produzcan".

Asimismo, Macri le expresó el interés de que empresas vietnamitas de tecnología participen en la próxima licitación en materia de comunicaciones e invitó a Nguyen a visitar la Argentina. El mandatario recordó que cuando era jefe de Gobierno porteño visitó Vietnam y prometió "volver como Presidente "para profundizar la relación" entre ambos pueblos.

A su vez, Nguyen sostuvo que la Argentina "es un socio muy importante en América" y remarcó sus expectativas de seguir aumentando y diversificando el intercambio de productos entre ambas naciones".

El presidente vietnamita pidió que los funcionarios argentinos estudien la posibilidad de aprobar el ingreso de electrodomésticos, cerámicas y productos del mar como otras opciones comerciales. "Esta es la primera reunión que tenemos en el Año Lunar y esperemos que sea exitosa, así marcará un año de suerte para ambos países", apuntó el presidente del país que es el quinto socio comercial y el segundo mercado más importante de la Argentina en Asia.

En tanto, las comitivas de la Argentina y Vietnam sellaron acuerdos de cooperación para la identificación de los restos de mártires de guerra y de intercambio entre los ministerios de Cultura, así como un Memorando de Entendimiento entre el Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos y La Voz de Vietnam.

En declaraciones formuladas a medios de prensa luego de la audiencia con Ngyuyen, Macri aseguró que el "trabajo conjunto" entre ambos gobiernos y el sector privado será "clave" para "promover las exportaciones e impulsar el crecimiento de la inversión extranjera directa en sectores estratégicos, en especial en el rubro de agronegocios".

"Queremos llegar lo antes posible a que nuestra asociación sea integral", subrayó el mandatario argentino y agregó que con ese objetivo viajó acompañado de funcionarios de las carteras de Relaciones Exteriores, Agricultura y Tecnología, y miembros del Congreso para manifestarles la "enorme vocación de profundizar la relación entre ambos países".

miércoles, 20 de febrero de 2019

Mauricio Macri inició su visita a Vietnam, ultima parada de la gira presidencial en Asia

(Perfil.com) - El mandatario fue recibido en Hanoi por el presidente vietnamita Phu Trong. Habrá encuentros empresariales y tratados económicos. Macri inició su visita a Vietnam, ultima parada de la gira presidencial en Asia FOTO: TÉLAM 
El presidente Mauricio Macri llegó este miércoles 20 de febrero a Vietnam en un vuelo procedente de Bombay, la última escala de su visita a la India. El mandatario fue recibido en el Palacio de Gobierno de Hanoi a las 10.15 de la mañana (las 00.15 en Argentina) por el presidente Phu Trong y otras altas autoridades de gobierno. 

La bienvenida oficial contó con una revista de tropas y la presentación de la comitiva al gobierno vietnamita. Antes de su arribo a la sede gubernamental Macri depositó una ofrenda floral ante el Monumento de los Héroes Nacionales y Mártires y otra en el Mausoleo de Ho Chi Minh, líder guerrillero que venció a los Estados Unidos. Al término del encuentro privado de los presidentes se realizará una reunión de trabajo ampliada con sus respectivas delegaciones y seguidamente el acto de firma de acuerdos. 

 Por la tarde de este miércoles, Macri se reunirá con Thi Kim Ngan, presidenta de la Asamblea Nacional de la República de Vietnam -dominada por el partido comunista-, y posteriormente mantendrá una audiencia con el primer ministro Nguyen Xuan Phuc en la oficina de Gobierno, donde también será recibido por una guardia de honor. A las 18.30, hora local, será agasajado por el presidente vietnamita con una cena de gala en el Centro de Convenciones Internacionales. Las mejores fotos de la visita de Macri a India Agenda oficial. 

El jueves, a partir de las 9, el presidente asistirá a la apertura del Foro de Negocios Argentina-Vietnam, en el Hotel Meliá Hanoi, donde expondrá un mensaje luego de las palabras de bienvenida del titular de la Cámara de Comercio e Industria de Vietnam, Vu Tien Loc. Participará alrededor de un centenar de empresarios argentinos, en su mayoría representantes de pymes procedentes de 11 provincias, que acompañan la gira asiática del Presidente. 

 Según adelantó PERFIL, la misión del mandatario en Vietnam es potenciar el creciente vínculo comercial que viene creciendo desde la gestión kirchnerista (Cristina Kirchner visitó ese país en 2013). El año pasado, el comercio con ese país alcanzó los US$ 2.900 millones y dejó un superávit para la Argentina de 1.650 millones. Con “solo” 95 millones de habitantes, es el quinto comprador de productos argentinos y Macri tratará de ampliar el ingreso de productos agrícolas especialmente frutas como cítricos, peras y manzanas.  

El 25 de enero pasado, el responsable económico de la Cancillería, Horacio Reyser, había mantenido en Davos una reunión preparatoria con funcionarios de Vietnam, tras el encuentro indicó que “Vietnam es el quinto mayor importador de productos argentinos del mundo y el mayor del sudeste asiático”, remarcó que las “ventas a ese país crecieron un 600% en los últimos 10 años” y anticipó que se busca ahora “continuar diversificando este excelente intercambio”.  Argentina tiene con Vietnam el segundo mayor superávit comercial y las exportaciones argentinas marcaron un incremento del 600% en la última década. De hecho, el año pasado el superávit fue por US$ 1.464 millones y por US$ 1.650 millones en el año 2017. 

Según la agencia Télam, el país asiático tiene una economía "complementaria" con la Argentina por la producción contraestacional y la especialización en diferentes productos agrícolas. El 55,3% de las exportaciones argentinas a Vietnam corresponden a harina y pellets de soja; 30,3% a maíz, 5,2% a trigo y morcajo; 3,3% a camarones y langostinos congelados y 1,5% a cueros y pieles curtidos de bovinos. Mientras que los principales productos que Argentina importa de Vietnam son aparatos eléctricos de telefonía (20,65%) circuitos integrados y microestructuras electrónicas (14,4%), calzados con suela de caucho y cuero (12,6%) y dispositivos de cristal líquido (4,9%).  

El Presidente está acompañado por la primera dama, Juliana Awada, y su hija Antonia, además de una comitiva que incluye al vicejefe de Gabinete, Andrés Ibarra; el canciller Jorge Faurie; el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo; el secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Horacio Reyser; el vocero presidencial, Iván Pavlovsky, y el secretario de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere.  Viajan además en la comitiva presidencial los diputados Emilio Monzó (titular de la Cámara), Martín Lousteau, Oscar Castillo y Marcelo Wechsler, y el senador peronista Alfredo Luenzo, el único dirigente opositor de la comitiva. 

De acuerdo con lo que trascendió, el Gobierno le ofreció a algunos legisladores kirchneristas y massistas participar de la gira, pero la invitación fue rechazada. La siguiente escala de la gira presidencial son los Emiratos Árabes Unidos.  Los representantes de las 80 empresas que acompañarán la gira ya tienen comprometidas más de 500 reuniones con empresarios de India y Vietnam con miras a avanzar en futuros negocios. La gran mayoría de las empresas y entidades están vinculadas al rubro agroindustrial de diferentes provincias pero también viajan firmas de los rubros de energía renovable, laboratorios, ingeniería nuclear, biotecnología y sector petrolero, entre otros. 

 La comitiva incluye además a directivos de la Bolsa de Cereales de Córdoba; la Cámara de Cereales y Afines de Córdoba, la Cámara Argentina de Comercio (CAC), la Cámara Argentina de Fabricantes de Maquinaria Agrícola, a representantes de la Sociedad Rural Argentina, el Instituto de la Yerba Mate, de la Federación Argentina de la Industria Molinera y la Agencia ProCórdoba.  Una vez concluida esta actividad, en horas del mediodía del jueves, Macri emprenderá el viaje rumbo a Abu Dhabi, última escala de la gira. 

Antes que Macri, Frondizi vio el potencial extraordinario de la India

Por Rosendo Fraga - Infobae.com
La visita que realiza el presidente Mauricio Macri a la India no es una innovación en la política exterior argentina. Tiene antecedentes a lo largo del siglo XX. La primera visita de Estado a dicho país la realizó el presidente Arturo Frondizi, a comienzo de la década del 60.

Antes de ello, ya en los años veinte del siglo pasado, funcionaba un consulado argentino en Calcuta. En esa década, tuvieron lugar importantes visitas de personalidades de la cultura y la vida india. Una es la del poeta Rabindranath Tagore, quien es hospedado tres meses por Victoria Ocampo en su casa. De esta estadía escribe una serie de poemas sobre Argentina, que denominó "Purabi" y que sería interesante reeditar.

Al año siguiente, visita nuestro país el maharaja de Kapurthala, quien fuera recibido por su amigo, el presidente Marcelo T. de Alvear (se habían conocido en Europa, durante la gestión diplomática del segundo en París).

Según Florencia Rubiolo y Paola Baroni, en 1943, se constituye en Buenos Aires la Comisión de Comercio de India para América del Sur. Las relaciones diplomáticas se establecen en 1949. La proclamada "tercera posición" del presidente Juan D. Perón lo llevó a coincidir con la posición internacional del primer gobierno de la India, que propugnaba la no alineación frente a la polarización que se generó en la Guerra Fría.

Pero volvamos a Frondizi. Realizó una gira por Asia acompañado de su canciller Miguel Ángel Cárcano, un destacado dirigente conservador con larga actuación diplomática desde comienzos de los años treinta, y en este marco visitó la India. Fue recibido por el primer ministro Jawaharlal Nehru.

En sus discursos, Frondizi hizo referencia a la cooperación en el ámbito de Naciones Unidas, basada en la "búsqueda de la paz, la realización del derecho, al desarrollo económico para todos los pueblos" y "en la urgencia del desarme atómico". Al finalizar la visita, se emitió un comunicado conjunto en el cual se destacaba la cooperación económica, además de la política.

Según el embajador argentino Fernando Fernández Escalante, quien ocupó nuestra Embajada en la India entre 1976 y 1986, el intercambio comercial bilateral durante la década previa a esta visita era escaso y deficitario para Argentina. Se exportaba en promedio entre 100 mil y 300 mil dólares al año, a valores de ese momento, y se importaba por 18 millones.

Es así como la idea de ampliar el comercio con la India tiene larga data. Frondizi visitó la India seis décadas atrás. El hecho confirma su visión estratégica. Entonces no era la potencia económica que es hoy —en 2019 podría pasar a ser la quinta economía del mundo, superando a Francia y el Reino Unido—, pero por razones geográficas, demográficas y culturales el Presidente argentino veía claro que era e iba a ser un país importante en el mundo.

Las relaciones exteriores entre los Estados son consecuencias más de procesos que de innovaciones y pienso que esta evocación de la primera visita de Estado de un presidente argentino a la India lo confirma.

El autor es analista político. Director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría.

lunes, 18 de febrero de 2019

Mauricio Macri cerró un ambicioso acuerdo con India para relanzar las relaciones económicas

El primer monostro de la India, Narendra Modi, recibe el saludo de Mauricio Macri y de la primera dama Juliana Awada, durante la ceremonia de recepción en Nueva Delhi (Fotos: Prakash SINGH / AFP)
(Infobae.com) - Tras la reunión con el primer ministro Modi selló un acuerdo de 48 puntos; temas sensibles y acuerdos de cooperación inmediatos

El primer ministro de la India, Narendra Modi, recibe el saludo de Mauricio Macri y de la primera dama Juliana Awada, durante la ceremonia de recepción en Nueva Delhi (Fotos: Prakash SINGH / AFP)

En el marco de un encuentro donde resaltó la "buena química" entre los jefes de Estado Mauricio Macri y Narendra Modi, India y la Argentina avanzaron hoy en un ambicioso documento con acuerdos que van desde temas coincidentes, como el multilateralismo o la lucha contra el terrorismo, hasta ejes sensibles de las relaciones bilaterales como es la inserción de la industria farmacéutica hindú en nuestro país o el desarrollo de la energía nuclear competitiva.

A lo largo de un acuerdo de 48 puntos sellado en Nueva Delhi, Macri y Modi se comprometieron a reforzar las relaciones comerciales como parte de las celebraciones del 70 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre Argentina y la República de la India.

Poco después de la cena de honor que ofreció a Macri, el presidente de la India, Ram Nath Kovind, el primer ministro Modi sostuvo conversaciones oficiales con el presidente argentino en "un ambiente cálido, cordial y amistoso", según detalló el documento conjunto.

En este ambiente quedó firme la idea de "profundizar y revitalizar las relaciones multifacéticas entre India y Argentina". Es que la balanza comercial entre ambos países hoy no supera los 3.000 millones de dólares y resulta favorable a nuestro país. La Argentina vendió entre 2017-2018 unos 1.200 millones de dólares a India concentrados en más del 90% en un solo producto: aceite de soja. Y se importaron de allí piedras preciosas, petróleo refinado, autos, productos químicos, fármacos, hierro y acero.

En este sentido, existe una balanza comercial mayor de la Argentina con Vietnam que es el próximo destino de Macri en esta gira. Por ello, se graficó la idea de superar en números y hechos los actuales vínculos entre India y Argentina.

Entre los 48 puntos del acuerdo firmado por Modi y Macri figura un tema sensible como es el de la cooperación para la defensa. No se dieron detalles pero los jefes de Estado encargaron a sus ministerios relevantes que trabajen para lograr una "implementación sólida". Según pudo saber Infobae, esto incluirá la compra de armas a India y la venta de equipamiento de aviones fabricados en FADEA.

En cuanto al uso pacífico de la exploración espacial, ambos gobiernos de comprometieron en buscar cooperación en el campo de la detección remota por satélite, incluido el intercambio de datos, el desarrollo de aplicaciones y los experimentos de calibración y validación.

En otro tema muy sensible para las relaciones bilaterales como es el uso pacífico de la energía nuclear, ambos gobiernos avanzaron en el denominado "Proyecto Fission Molly", la planta de molibdeno que está construyendo la planta argentina de Mumbai por parte de la empresa argentina INVAP, con un objetivo final para el 2020.

Hubo coincidencias plenas entre Macri y Modi en la necesidad de combatir "de manera resuelta y inequívoca la amenaza del terrorismo".

En cuanto al eje central de las relaciones como es el comercio y la inversión, ambos jefes de Estado se comprometieron a "eliminar los impedimentos, facilitar un mayor acceso al mercado y promover los intercambios para explotar su complementariedad económica".

Así, la Argentina buscará llevar a la India una gran cantidad de productos de la cadena alimentaria y maquinaria agrícola. A cambio de ello, India se metió en un tema sensible pero central para su economía como es la industria farmacéutica.

Así, se fijó la necesidad de acelerar la firma del "Tratado de Inversión Bilateral y el Acuerdo de Evitación de la Doble Tributación" entre los dos países. Con miras a iniciar la cooperación India-Argentina en el sector de infraestructura, especialmente en carreteras, autopistas, puertos y puentes, entre otros, ambas partes alentaron a las empresas indias y argentinas a explorar asociaciones, incluso a través del modo PPP.

En el punto de la industria de medicamentos quedó en claro la necesidad de India de concluir instrumentos habilitadores como el Memorando de Entendimiento sobre Cooperación en el Campo de la Reglamentación de Productos Médicos, que facilita, entre otras cosas, el intercambio de información sobre los procedimientos de inspección y registro de productos farmacéuticos.

En este sentido, fuentes calificadas de la Cancillería dijeron a Infobae que India reclama hace rato que Argentina logre una mayor apertura de remedios hindúes. La delegación argentina subrayó en Nueva Delhi que, desde 2014, la India ha sido incluida en la lista del Anexo 2 de países de su decreto presidencial que cuenta con un mecanismo para introducir medicamentos farmacéuticos indios en el mercado argentino.

Sin embargo, esto no resultaría suficiente: se explora la idea de fabricar directamente en Argentina medicamentos en asociación con socios locales.

Al reconocer la importancia del sector agrícola en sus países, Macri y Modi señalaron que la conclusión del Plan de trabajo sobre cooperación agroindustrial "mejorará el alcance de la cooperación agrícola entre la India y Argentina, incluido el intercambio de tecnología para aumentar la productividad". También agilizarán las aprobaciones sanitarias y fitosanitarias de productos de interés mutuo por parte de las respectivas autoridades reguladoras y mejoraría el acceso al mercado.
Argentina expresó interés en exportar mayor cantidad de naranjas, mandarinas, pomelos, uvas, arándanos, nueces, yerba mate y semillas de sésamo y en la India, arroz, cebolla, papa, granada, uvas, plátano, mango, aves y productos avícolas.

Las autoridades argentinas informaron al lado indio sobre la utilidad de la vacuna multipropósito "Bío jaja" contra anaplasmosis y babesiosis bovina que está desarrollada por el INTA (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, Argentina).

En cuanto a los acuerdos sobre petróleo y gas, las dos partes acordaron explorar las posibilidades de cooperación en los recursos convencionales y no convencionales y en toda la cadena de valor de hidrocarburos. India tiene un marcado interés en importar más petróleo de Argentina, ya que no produce ese combustible, y mostró interés en invertir el el área de litio y cobre en Argentina. Así, transmitió su objetivo de que al menos el 30% de sus vehículos funcionaran con baterías eléctricas para 2030 que dependen en gran medida del litio. Hay tres empresas mineras del sector público, Khanij Videsh India Limited (KABIL) que ya mostró interés en la minería de litio en la Argentina.

El capítulo de energía renovable también es crucial entre ambos países, ya que India invitó a la colaboración de Argentina para alcanzar su objetivo de 175 GW a partir de fuentes de energía renovables para 2022. La parte argentina invitó a las empresas hindúes a participar en su programa de energía renovable RenovAR.

sábado, 16 de febrero de 2019

Argentina quedó atrapada en medio de una disputa militar por el espacio entre los Estados Unidos y China

Por Ignacio Montes de Oca y Julieta Monge Molina - Infobae.com
En 2018 China lanzó al espacio al menos una docena de satélites de uso militar con la idea de convertirse para el 2030 en la potencia militar más allá de la atmósfera terrestre. Dentro de ese plan, la Argentina juega una parte crucial por ser sede de la base que mide la telemetría de los artefactos desde el cono sur. Y con ello se ha convertido en parte de un juego militar impensado para una nación que carece por completo de fuerzas armadas
(Télam)
La base china instalada en Neuquén en el foco de discusión (Foto: Télam)
El 10 de enero de 2019, el sistema militar chino realizó el primer lanzamiento de un cohete del año. Durante 2018, el país asiático hizo al menos 12 lanzamientos similares con carga de uso militar. Esto constituye un ritmo desenfrenado, considerando que sólo Estados Unidos y Rusia hicieron una cantidad similar, pero conjuntamente. Sucede que China tiene un plan concreto denominado "Larga Marcha", mediante el cual planea convertirse en la principal potencia del espacio extraterrestre para el año 2030.

Para lograrlo, necesita colocar en órbita una serie de artefactos de diferentes naturaleza. Entre ellos se encuentran satélites de comunicación cifrada de uso civil y militar, artefactos de vigilancia y espionaje capaces de detectar los movimientos económicos y militares de sus adversarios, y lo que será su apuesta más ambiciosa: su propia red de guía GPS.

Rusia ya cuenta con su sistema GPS denominado "Glonass" y la Unión Europea con su "Galileo". China, siempre interesada en cortar todo lazo de dependencia en asuntos estratégicos, ya puso en marcha su propia red de satélites, bautizada"Beidou".

Las razones obedecen a una premisa militar prioritaria. Cuando a diario recurrimos al sistema de posicionamiento global – creado por el Departamento de Defensa de EEUU –  para viajar o identificar un sitio preciso en la superficie terrestre, utilizamos una red de decenas de satélites estadounidenses, cuyo manejo le da una ventaja militar importante.

Esto es así debido a que ese mismo sistema de guía puede ser usado para colocar una bomba en un blanco con una precisión milimétrica, o para guiar una aeronave o misil por miles de kilómetros con una exactitud tal que, un artefacto que despega desde el océano Índico, es capaz de identificar un domicilio en un suburbio de una ciudad en el norte de África con mayor eficacia que un delivery de pizza.

El problema para otros países sin una red GPS propia es que EEUU tiene la llave para manejar la precisión con que se usa el sistema de posicionamiento global y, con ello, desactivar métodos de guía similares en zonas en donde no está interesado  en que sea usado con fines que afecten a sus planes estratégicos.

Manejar la precisión del GPS significa que una bomba sea arrojada a una decena de metros de su objetivo, o que un aparato que use esa guía se desvíe unos cientos de metros – o kilómetros – según sea el caso. Ese margen de error en una operación militar puede ser la diferencia entre el éxito o el desastre.

China tomó nota de esa debilidad hace años y actuó en consecuencia, preparando un plan para contar con su propia red de satélites de posicionamiento y espionaje y ponerlos en órbita en una secuencia que finaliza en el año 2030. Para ese año, podrá reclamar el título de "potencia espacial". Y allí es donde entra en juego la Argentina.

Poniéndose de acuerdo en secreto

En 2012, mientras se agitaban los estandartes nacionalistas por el embargo de la Fragata Libertad en un puerto de Ghana, el gobierno de Cristina Kirchner le hacía a la Argentina un cuento chino.

En los días en que se llevaba adelante una épica batalla contra los tenedores de bonos que pretendían confiscar los bienes argentinos en el exterior, se hacían los arreglos finales para un acuerdo secreto con China. Se trataba, nada menos, que de la instalación de la primera base extranjera con propósitos bélicos que opera plenamente en territorio argentino desde que el país existe como tal.

Ni siquiera cuando el país era la alacena de Gran Bretaña a inicios del siglo XX, ni luego en tiempos de las guerras mundiales, cuando la presión aliada llegó al extremo de la amenaza de invasión, la Argentina permitió que otros países instalaran bases con propósitos militares.

Incluso en plena Guerra Fría, cuando se ofrecían beneficios y se repartían amenazas para el que no se sumara a uno de los bandos, la Argentina maniobró hábilmente para permanecer imparcial vendiendo sus productos a cambio de esa neutralidad.

Pero todo cambió en enero de 2011, cuando comenzó a gestarse la instalación de una base china en la provincia de Neuquén, en un paraje hasta ese entonces desconocido y remoto llamado Bajada del Agrio.

Los primeros acercamientos habían comenzado el año anterior, cuando el gobierno chino informó por canales discretos que estaba interesado en instalar una base de exploración y seguimiento de satélites en Argentina o Chile, con el propósito de apoyar su idea de hacer pie en la Luna y en Marte en un futuro todavía indefinido. La oficina china a cargo del proyecto era la China Launch and Tracking Control General, una repartición que funciona dentro del programa espacial chino y que es a su vez dependiente del sistema de defensa de ese país.

Los documentos reservados indican que una de las primeras reuniones fue organizada el 29 de abril del 2010 entre la delegación china, la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) y el ingeniero Juan Masciotra, de la Comisión Nacional de Comunicaciones.

El CNC realizó el primer estudio a pedido de las autoridades chinas para analizar el espectro radioeléctrico de cinco sitios seleccionados por Pekín y, con ellos, identificar aquel que no sufriera de interferencias. Esta reunión fue revelada en un documento interno de la CONAE fechado el 29 de abril del 2010.

El 31 de enero del 2012, la CNC emitió un dictamen que catalogó como "nota CNCGI 04/2012″ en la que, en base a las interferencias detectadas en cada sitio analizado, recomendaba la instalación de la base en un área comprendida entre las coordenadas 38°05'00" a 38° 13'00" Sur (S) y 70°05'00" a 70°20'00" Oeste (W)".

Tiempo antes, una delegación china había comenzado a recorrer el país para hallar el sitio más favorable para construir su base. Luego de unos meses, se concentraron en las provincias de Río Negro y Neuquén, que ofrecían un entorno climático, geológico y de aislamiento ideales para la tarea.

Para ese momento, a ninguno de los funcionarios locales involucrados en esas giras se le escapaba que los científicos extranjeros estaban bajo la órbita de una entidad manejada por el Ministerio de Defensa chino, aunque se insistiera que se buscaba una locación para una instalación de comunicaciones sin ninguna aspiración bélica.

En su momento se eligió un sitio cercano a la ciudad de Zapala, pero tal como se revela en la Nota N° 29/11 del 16 de mayo del 2011, debieron enfrentar "una fuerte reacción por parte de los pobladores cercanos al mismo, perteneciente a la Comunidad Gramajo de pueblos originarios". En la nota firmada por el ingeniero Adolfo Luis Italiano, Director de Planificación y Desarrollo de Tecnologías de la Información de la provincia de Neuquén, el autor le escribe a un funcionario chino llamado "Sr. Ma Zhiqiang" explicándole que si bien el sitio era apto para la instalación de la antena, debía ser descartado por "la manifiesta oposición de los pobladores vecinos" que los obligó  "a suspender las evaluaciones del sitio y terminar con los estudios pertinentes de manera anticipada".

En el Dictamen 11 – 2013 de la Cancillería argentina firmado por la funcionaria Susana Ruiz Cerruti, titular de la Dirección de Consejería Legal del Ministerio de Relaciones Exteriores (DICOL),  ya se analiza la instalación de una base china en "la fracción de tierra de lote E1, en un predio del Paraje Quintuco Pilmathue, nomenclatura catastral 05-RR-011-5424-0000, del Departamento Loncupué". Para la contraparte china, ese terreno era conocido como "site 16", y era parte de un trabajo de investigación en todo el territorio en el que se analizaron 20 posibles sitios para asentar una instalación científica.

El primer acuerdo registrado entre la CONAE y la CLTC data del 28 de julio de 2012. En el mismo se sientan las bases de la cooperación bilateral para la construcción de la base.

Lo curioso de esta etapa de la negociación es que la provincia de Neuquén, la verdadera dueña del sitio, había sido dejada de lado y recién se la participó del acuerdo cuando los gobiernos de Argentina y China ya habían avanzado en la cesión del territorio de 200 hectáreas elegido para construir las instalaciones. Esto se desprende al menos de los documentos de la CONAE, los cuales verifican que hasta diciembre de 2011 no se había informado al gobernador neuquino Jorge Sapag de los avances de las negociaciones, y que a partir de esa fecha se decide que era adecuado incorporarlo.

Para ese momento ya se había establecido como condición para que se asentara la base que el terreno debería ser cedido por Neuquén a la Comisión Nacional de Actividades Espaciales, y que luego la CONAE se la entregaría en comodato al CLTC por un término de 50 años.

Es decir, Pekín negoció en todo momento con el gobierno nacional y dejó de lado a la provincia de Neuquén. En su momento, una negociación de regalías petroleras adeudadas por Buenos Aires a esa provincia fue suficiente para que el gobernador cediera el terreno reclamado por los chinos y que todo esto se hiciera con una discreción asombrosa, aunque aun existen dudas sobre la legitimidad del procedimiento que siguió el Ejecutivo neuquino para enajenar esas tierras.

Recién el 28 de junio de 2012 el ministro de Desarrollo Territorial de Neuquén, Elso Leandro Bedoya, firmó la resolución 391/2012 relacionada con el expediente N° 4340-001302/12, en donde se le otorga a "la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), y por un período de 50 años, una fracción del Lote E1, con una superficie estimada de 200 hectáreas, nomenclatura catastral 05-RR-011-5424, Plano de Mensura E2756-3907/00, del Paraje Quintuco Pilmathue, Departamento Loncupué, provincia de Neuquén, destinada a la instalación de un Centro de comandos y adquisición de datos que incluye una Estación Satelital del Programa de Exploración de Luna y Marte, llevado a cabo por la Administración Nacional Espacial China (CNSA) de la República Popular China".

Con una eficiencia oriental, el 20 de julio del 2012, el Director Ejecutivo de la CONAE, Conrado Varotto, firmó el trato definitivo con la CLTC denominado "Acuerdo de Cooperación en el Marco del Programa Chino de Exploración de la Luna entre el China Satellite Launch and Tracking Control General (CLTC) y la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) de la República Argentina para establecer instalaciones de seguimiento terrestre, comando y adquisición de datos, incluida una antena para investigación del espacio lejano, en la provincia de Neuquén, Argentina".

El 28 de abril de 2014, una vez hechos los arreglos, los gobiernos de China y Argentina formalizaron un acuerdo que legalizaba todo lo que se había negociado en abril del año anterior, y que le daba vigencia a los protocolos referidos a la instalación y construcción de la base. En marzo comenzaron a construirse los cuatro edificios centrales, así como la antena parabólica de 35 metros de diámetro que le da entidad a su actividad satelital.

La aprobación del acuerdo por parte del Congreso, condición sine qua non para que tuviera vigencia, se hizo en febrero de 2015, cuando la estación ya estaba construida, operativa y sellada. Estaba todo listo para que China siguiera con el relato que hacía que los argentinos miraran a la Luna y Marte, mientras calibraban sus equipos para seguir el rastro de su flamante flota de satélites militares.

Dar todo por casi nada

Seis años atrás, el autor de esta nota publicó en una investigación junto a José Stella sobre los detalles más escandalosos de estos acuerdos que hoy redescubren los grandes diarios locales. Hace más de un lustro, anticipó la primicia de hoy al informar que la base china iba a recibir una inmunidad similar a la de una sede diplomática extranjera. Pero, además, que iba a ser objeto de beneficios de infraestructura sin recibir otra contraprestación que la presencia china en la Patagonia.

La reciente declaración del jefe del Comando Sur de EEUU, Craig Faller, respecto al uso militar de esta base, reavivó el tema y puso sobre el tapete nuevamente tanto el propósito de esa instalación como la conveniencia para la Argentina de ser anfitriona de un sitio que podría colocarla en el centro de una disputa entre dos superpotencias.

Vale entonces revisar la serie de favores que recibieron las autoridades chinas para instalarse en Neuquén por parte del gobierno nacional y provincial, para así entender cuál es el escenario que se plantea frente a su presencia, y las posibilidades de cambiar el actual statu quo.

Tal era el interés del gobierno argentino por ver instalada la base china, que en los documentos de la Cancillería se lee la recomendación del funcionario Alberto Dojas para que se ceda en comodato el terreno por 50 años y que se garantice el "acceso y/o disponibilidad de carreteras, suministro de agua, provisión de energía eléctrica, líneas de comunicación". Vale aclarar que, hasta ese momento, el paraje no contaba con rutas accesibles ni líneas de alta tensión, que el Ministerio de Planificación, a cargo de Julio de Vido y bajo cuya esfera operaba la CONAE, se encargó de que se construyesen rutas y líneas eléctricas en tiempo récord mientras todavía se levantaban las instalaciones de la base.

Todas estas previsiones están contempladas en el Dictamen 11/2013, N° 1507/12 firmado el 11 de enero del 2013 del Ministerio de Relaciones Exteriores contenido en el expediente 0066504/2011.

Aquella preferencia era parte de una serie de beneficios y prioridades que resultaban inexplicables, habida cuenta que la Argentina no estaba recibiendo ningún favor directo en divisas ni tampoco un estipendio por el uso del lugar. Por el contrario, destinó una considerable cantidad de recursos sin retorno y los destinó con una prioridad inexplicable aún.

Lo mismo hizo la provincia de Neuquén, que firmó un nuevo acuerdo tripartito con la CONAE y el CLTC el 28 de diciembre de 2012, el cual lo obligaba a realizar las obras necesarias para que la base estuviese provista de manera permanente con 1500 kw de energía, así como instalar una línea de fibra óptica de 40Mbps. En el mismo articulado, se obliga a mantener en buenas condiciones la ruta provincial N° 31 por la cual se accede a la base. Estas obras están respaldadas por convenios entre la provincia y el gobierno central para financiar su puesta en marcha.

En el dictamen de 2011 se preveía que "se otorgará a los empleados de CLTC exención judicial por expresiones escritas y orales en su trabajo para la estación de espacio lejano", que en criollo significa que nada de lo que produjeran iba a ser alcanzado por la legislación local.

Además, que se iba a garantizar que las autoridades migratorias no interfirieran en la circulación del personal de las instalaciones chinas y que las oficinas impositivas  los eximieran de toda presión tributaria, usualmente fuerte con otros habitantes de territorio argentino. La autoridad fiscal fue informada de estos privilegios mediante un memorándum reservado enviado en mayo de 2013.

Dentro de esas exenciones, se le otorga una habilitación extraordinaria para importar los elementos destinados a construir la base, así como un permiso adicional para que ese beneficio incluya a cualquier tipo de insumo que se necesite para mantenerla operativa, ya sea que se trate de instrumentos científicos, comida o ropa para los que trabajan en ella. En el inciso 4 del acuerdo se establece que "la Argentina permitirá la importación libre de impuestos para artículos de subsistencia de empleados de CLTC al territorio argentino de conformidad con la legislación argentina".

En su momento, la Cancillería destacó que "la CONAE ha hecho notar que la magnitud del proyecto y el grado de colaboración que se requiere para asegurar la exitosa instalación y operación de este instrumental de última generación representa una oportunidad única para la Argentina para demostrar su capacidad en el campo de las tecnologías de avanzada". Sin embargo, en ningún documento se establece el aporte de tecnología argentina ni el traspaso de avances científicos chinos a sus pares locales. Todo se hace a título gratuito y por cuestiones vinculadas al fortalecimiento de las relaciones bilaterales.

Por eso, y para salvar las formas, el acuerdo estableció que los científicos de la CONAE podrían hacer uso de las instalaciones durante el 10% del tiempo del funcionamiento. Sin embargo, para ello deberían pedir un permiso a las autoridades chinas, mientra que su aprobación dependerá de que el uso no obstaculice los de la base. Además, serán los científicos chinos los que definirán si ello sucede.

En el artículo 4° del documento donde se acuerda esa cooperación, se lee: "La utilización efectiva por parte de CONAE del uso del 10% del tiempo de la antena de espacio lejano, por año, no acumulable a través de los años. A tal fin, CONAE podrá instalar, mantener y operar equipamiento para procesamiento de datos a su propio cargo, sobre una base de no interferencia con las actividades de apoyo a las misiones de CLTC. CONAE coordinará dicha actividad con CLTC mediante solicitud escrita remitida, al menos, con tres meses de antelación".

Más allá de las susceptibilidades nacionalistas, estas facilidades implican en los hechos que la Argentina renunció a toda herramienta de control y presión en caso de que la base china se apartara de lo acordado, como por ejemplo que se tuvieran indicios sólidos que está siendo utilizada con propósitos bélicos.

Ello se vuelve más evidente al no existir mecanismo de verificación unilateral por parte de las autoridades locales, que dependen en todo momento de la buena voluntad de quienes están dentro de la base para ser invitados a entrar, analizar y verificar las actividades que se hacen dentro de ella.

Tampoco puede monitorear sus actividades o permitir que terceros lo hagan, ya que uno de los anexos compromete a la Argentina a blindar el espacio radioeléctrico en cien kilómetros a la redonda en las bandas entre 10 y 50 GHZ, además de comprometerse a brindarle garantías contra toda intrusión remota.

Es decir que si los científicos chinos que están bajo el comando de los militares de Pekín ya están realizando actividades relacionadas con su sistema militar, no existe modo de comprobarlo ni instrumentos para presionar para que dejen de hacerlo.

Los acuerdos que permitieron la instalación de la base y garantizan su funcionamiento están protegidos por la aprobación retroactiva por parte del Parlamento y el secreto de los protocolos reservados que lo acompañan. Pero incluso lo que fue legalizado no salva a la Argentina de las consecuencias de esa presencia en momentos en que EEUU y China tensionan su disputa por el título de principal potencia económica y militar del planeta.

Problemas

La declaración del almirante Craig Faller no fue ni inocente ni apresurada. En agosto del 2018, el secretario de Defensa de EEUU, James Mattis, visitó al presidente Mauricio Macri en Buenos Aires y, de acuerdo a fuentes confiables, introdujo la cuestión de la base china en la Patagonia. La cuestión central es que además de los propósitos declarados, le indicó que aquella estación estaría siendo usada como parte de la red espacial que tendió Pekín para vigilar objetivos estadounidenses en todo el planeta. La declaración del jefe del Comando Sur que asumió histórica y unilateralmente la defensa de los intereses de ese país en el sur de sus fronteras, sonó a la vez como un recordatorio y como advertencia.

Tal es la preocupación del presidente Donald Trump por no perder la carrera espacial, que en agosto del año pasado creo la "fuerza espacial", el capítulo militar que reunirá las capacidades bélicas de ese país más allá de la atmósfera. Y en línea con esa preocupación, el secretario de Defensa Mattis ofreció al presidente Macri convertir a la Argentina en un aliado militar, una oferta que no podía estar disociada con la presencia china en el sur del país.

De todos modos, si EEUU decidiera neutralizar esa base en su flanco sur la Argentina podría enfrentar escenarios complejos. Bien podría presionar para que Buenos Aires de por terminado los acuerdos que permiten la presencia de esa base, pero con ello le obligaría a renunciar al principal socio comercial y principal comprador de soja, la gran entrada de dólares de la cual depende la débil economía local. Y aunque presionara, Argentina no tiene modo de trasladar esa presión a los habitantes de la base por el modo en que fueron conformados los acuerdos.

Otra clase de opciones que impliquen irrumpir en la soberanía argentina para sacar la base, pareciera ser una fantasía reservada para escenografías de guerra abierta que por ahora no son siquiera una probabilidad.

La única cláusula que podría salvar la situación es la que estipula que la Argentina puede dar de baja el acuerdo con un aviso previo de cinco años, fundando su motivo en causas razonables y con las obvias reservas legales en caso de tratarse de una denuncia basada en motivos no aceptados por la contraparte. Pero en la cláusula 3° del acuerdo marco se prevé que en caso de controversia originada por parte de la Argentina, se llamará a un arbitraje con una tercera parte elegida de común acuerdo y que el procedimiento será llevado adelante en… Pekín.

Todo indica que en caso de ser presionada para que retire la base, Argentina no tiene nada que hacer salvo esperar que pase el tiempo, mientras negocia para que las tensiones no la dejen atrapada en la maraña legal y política sobre la que se construyó la base china en la Patagonia.

Incluso, si el gobierno argentino decidiera echarse atrás con lo acordado, sufriría de las limitaciones del artículo 5, inciso 3 en donde se estipula que "sin la aprobación de China, las entidades e instituciones o individuos de la Argentina no podrán expropiar o embargar bajo ninguna circunstancia el equipamiento y las instalaciones o bienes y documentación de la estación de espacio lejano. El equipamiento y las instalaciones, bienes y documentación de la estación de espacio lejano no estarán sujetos a restricciones administrativas o judiciales de ningún tipo".

No podría hacer nada más debido a que no tiene ni instrumentos militares ni peso geopolítico para hacer otra cosa que un berrinche diplomático.

Ni a China ni a EEUU les interesa demasiado si el acuerdo para la instalación de la base fue firmado por una ex presidente que deberá desfilar por Tribunales acusada de corrupción o si Mauricio Macri tiene planes para controlar la inflación. En las grandes ligas estratégicas se considera que el acuerdo fue firmado por un Estado más allá del inquilino ocasional que ocupe la Casa Rosada. Y no respetar los pactos –o respetarlos, según sea la óptica– tiene consecuencias concretas.

China avanza en la militarización del espacio y está dispuesta a convertirse en el adversario de EEUU en todos los escenarios. La base que instaló en la Patagonia argentina es una parte esencial de su sistema de rastreo y recopilación de datos, la cual sin duda tiene un capítulo bélico, dada la naturaleza dual de la tecnología que despliega Pekín en cada lanzamiento que realiza hacia el cosmos.

Argentina tiene entonces en su lomo patagónico una protuberancia que hace ruido a Occidente y sirve al Oriente para confrontarlo. Atrapada en las decisiones de un electorado que en su momento no entendió las consecuencias del discurso anti norteamericano, dejó que otro de los actores del gran juego pisara fuerte dentro del territorio y con ello que la Argentina fuera involucrada en un conflicto que excede sus músculos políticos.

Hace años que la política exterior argentina fluctúa entre los bandos en disputa en el tablero mundial. Y esa falta de rumbo precisa de un GPS, que por ahora no se sabe si funcionará bajo la tecnología de EEUU o la de China. Sin importar donde llegue, las coordenadas indican que se dirige directo hacia un conflicto.

viernes, 15 de febrero de 2019

India y Vietnam, las dos potencias económicas de Asia que Mauricio Macri visitará en su gira

Mauricio Macri junto al primer ministro de la India
Por Martín Dinatale - mdinatale@infobae.com - Infobae.com (Infobae.com) - El Presidente parte hoy hacia estos dos países que se convirtieron en líderes junto con China; comercio, inversiones y profundización de las relaciones bilaterales son los objetivos del viaje.



Mauricio Macri junto al primer ministro de la India

Cuando Mauricio Macri inicie este viernes su gira por India y Vietnam buscará sumergirse en un imponente mundo de oportunidades de inversiones para la Argentina por un simple motivo: llegará a las tierras donde surgen dos de las economías más desarrolladas de los últimos años en Asia, con un mercado potencial de más de 1.500 millones de habitantes que tienen un crecimiento económico sostenido del 6% anual, por lo que se han convertido en un lugar inevitable para los negocios.

Macri partirá hoy en un vuelo de Fly Emirates hasta Dubai, a pesar de las recomendaciones para no viajar en avión de línea que le dio el Ministerio de Seguridad, y de allí viajará por India y Vietnam en un avión privado.

Una diferencia sustancial dirimen India y Vietnam de la gigante China que también ha crecido abruptamente en los últimos años. Estos dos países en los que Macri tratará de reforzar las relaciones y aumentar los niveles de intercambio comercial se sustentan en sistemas democráticos con elecciones libres y no en un régimen comunista con autoridades designadas a dedo como ocurre en Beijing.

India es una de las economías en crecimiento más grandes del mundo y el segundo país después de China más poblado del planeta con una población 1.400 millones de habitantes, un PBI que creció en 7.2% durante el año pasado y un comercio global de 2 trillones de dólares donde, extrañamente, la pobreza alcanza no más del 12 por ciento.

Macri se reunirá con su par Narendra Modi cuyo partido Bharatiya Janata ganó las elecciones desde el 2014. No será su primer encuentro ya que se encontraron al menos tres veces en los últimos dos años en diferentes reuniones internacionales. India es un país donde hay 407 habitantes por kilómetro cuadrado y la esperanza de vida al nacer es de 68 años. En los últimos 10 años India tuvo un crecimiento del PBI promedio del 6% y los sectores de la economía que más crecieron fueron la agricultura (17 %), la industria (29%) y los servicios (54%).

La balanza comercial de India y Argentina no supera los 3.000 millones de dólares y resulta favorable a nuestro país. La Argentina vendió entre 2017-2018 unos 1.200 millones de dólares a India concentrados en más del 90% en un solo producto: aceite de soja. Y se importaron de allí piedras preciosas, petróleo refinado, autos, productos químicos, fármacos, hierro y acero.

Pero en los objetivos del viaje de Macri se buscará impulsar negociaciones de acceso al mercado de cítricos, uvas, huevos frescos, arándanos y yerba mate. También la Argentina intentará potenciar las exportaciones de maquinaria agrícola, minería, gas y petroleo.
Nueva Delhi (iStock)
Nueva Delhi (iStock)
"Estamos en el camino correcto para profundizar las relaciones bilaterales entre Argentina y la India. Hay interés de los dos lados por generar oportunidades de negocios de los dos países y creo que podemos lograrlo", dijo a Infobae el embajador de India en Argentina, Sanjiv Ranjan, quien se mostró entusiasmado con la visita de Macri a Nueva Delhi.

Por su parte, el embajador argentino en India, Daniel Chuburu, añadió: "La relación necesita un paso adelante, mejorar la calidad de la relación y profundizarla en términos estratégicos para ser percibidos como socios en sus objetivos de seguridad alimentaria y energética y diversificar con la incorporación de productos de alta tecnología en sectores sensibles".

En los últimos 15 años India quintuplicó su PBI y según el Banco Mundial el ingreso per cápita nominal es de USD 1.980. La Argentina recibió inversiones indias en diferentes rubros: TCS (tecnología), CRISIL (servicios), WIPRO (tecnología), Bajraj (motos), Cellent Technologies, Cognizant Technologies, United Phosphorous (agroquímica), Glenmar (productos farmacéuticos) y Godrej (tinturas). Y las empresas argentinas localizadas en India son Techint, Biosidus y Bago. El INVAP ha provisto bajo la modalidad llave en mano una planta para la fabricación de radioisótopos para aplicaciones médicas. La planta fue construida por BRIT.

A la vez, India tiene un marcado interés en ingresar de lleno en el mercado de medicamentos en la Argentina ya que fue incluida en el 2014 en la lista de ANMAT pero la presión de laboratorios europeos o norteamericanos dificulta su competencia en Argentina.

El poder de Vietnam

Vietnam en su escala relativa reproduce el comportamiento de India aunque se trata de un país mucho más pequeño y con una historia política detrás muy sangrienta que tuvo que recuperarse tras las secuelas que dejaron allí en los años 70 la dura guerra entre el comunismo y Estados Unidos. Con una población de 96 millones Vietnam tiene un ingreso nominal per cápita es de USD 2.340 dólares. Sin embargo, cuando las cifras se calculan por poder de compra el ingreso per cápita alcanzaría a USD 6.450 dólares.

"Las relaciones de Argentina con India, principalmente, y también con Vietnam continuarán expandiéndose más por el crecimiento de esas economías y por el avance de sus empresas en el escenario internacional que por los esfuerzos argentinos. La política argentina ha tenido un sesgo antiexportador desde 2010 a pesar de los anuncios", explicó a Infobae Felipe Frydman, ex embajador argentino en Vietnam.

En el 2018 se cumplieron 45 años de relaciones diplomáticas entre Argentina y Vietnam. Así, en los últimos años Vietnam se constituyó en el quinto destino de nuestras exportaciones (USD 2.000 millones), lo que equivale al 3% de las exportaciones totales de Argentina. El comercio bilateral de la Argentina con Vietnam creció 10 veces en los últimos 10 años y llegó a USD 2.700 millones en 2018. Un dato no menor es que Argentina provee el 11% de los productos agroindustriales que importa Vietnam.
Vista panorámica de Hanói, Vietnam (Reuters)
Vista panorámica de Hanói, Vietnam (Reuters)
El actual embajador argentino en Vietnam, Juan Valle Raleigh, expresó a Infobae que Vietnam "es uno de los países más pujantes del Sudeste Asiático y el modelo de economía de mercado con orientación social está dando muy buenos resultados".

Así, este pequeño país que soportó los embates de la guerra creció al 6.5% promedio en los últimos 15 años y con sus 94 millones de habitantes en un territorio que es dos veces la superficie de Salta, el PBI alcanzó USD 245.000 millones.

Los productos argentinos exportados a Vietnam son básicamente del sector agroindustrial (95%) y principalmente commodities. Las economías son complementarias y los productos argentinos se integran a la producción local para el consumo y la exportación. Así, el mercado local ofrece excelentes oportunidades para la producción argentina y en los últimos años se ha incrementado la venta de pescado congelado, carnes y vinos.

El desafío de Macri en esta visita será ampliar y diversificar el comercio con productos con mayor valor agregado. Así, entre los objetivos planteados para este viaje el Presidente se propuso promover mayores exportaciones en el sector de la carne, los vinos, frutas, verduras y la industria farmacéutica. Por ello, en medio de la gira habrá un foro de negocios con unos 300 empresarios y una reunión de grupos agroalimentarios argentinos con unos 12 conglomerados vietnamitas.

El gobierno de Macri priorizó a Vietnam uno de los mercados estratégicos para Argentina. Así, ya se realizaron varias misiones comerciales, principalmente en 2017 y 2018 y visitas de alto nivel, como la del presidente del PRO, senador Humberto Schiavoni, la secretaria de Comercio
Exterior, Marisa Bircher, y el canciller Jorge Faurie.

En este contexto, la visita que encarará desde hoy Macri por Vietnam y la India se constituye como una puerta de entrada nueva al mercado de Asia luego de la irrupción muy fuerte de China en el mercado argentino.

domingo, 10 de febrero de 2019

Mark Kent: “Si no actuamos juntos, argentinos y británicos, no vamos a tener más pesca”

Entrevista cara a cara con el embajador de Gran Bretaña en Argentina, Mark Kent, en la sede diplomática en Buenos Aires. Foto: Juano Tesone.Por Natasha Niebieskikwiat - Clarin.com

La mejor disposición. “Estamos listos para colaborar con cualquier gobierno que tenga interés de colaborar con nosotros, y que esté abierto al mundo”, asegura el embajador británico Mark Kent. Foto: juano tesone

-Al final, semejante exposición como embajador, ¿qué ventajas y desventajas le da?
-Eso es una sensación, yo no sé si es verdad. Pero es verdad que este mes hemos visto mucha actividad en las redes, porque estamos en enero, la gente está de vacaciones... Todo el mundo está un poco más descontracturado. Me ha sorprendido la reacción de la gente muy positivamente. Me encanta también el intercambio con las personas, porque acá lo que me gusta de los argentinos sobre todo es su sentido del humor. Se pueden hacer muchos chistes entre nosotros. Y yo no creo que esto habría sido posible en otros países. Pero con los argentinos sí, son de muy fácil relacionamiento, y este intercambio yo creo que es importante. 
Es importante además para desmitificar las funciones de un diplomático, de un embajador. A veces los embajadores se olvidan que son funcionarios públicos, son servidores del público. Hay que recordar siempre quién es el que está pagando tu salario.

-¿Hay una línea política en este sentido desde el Foreign Office o es una decisión suya que el FO avala?
-Sí, la hay. Los embajadores tenemos una cierta libertad en términos de nuestras acciones. Y la gran mayoría de nuestros embajadores tienen cuentas de redes sociales. Hay que distinguir entre mi cuenta y la cuenta oficial de la Embajada. Yo no hago muchos conciertos de música clásica acá en la Embajada, porque no es exactamente mi estilo, y tampoco yo vivo toda mi vida en Twitter. Tengo una vida real, salgo y tenemos muchas reuniones (este jueves organizó la multitudinaria Harry Potter Book Night). Pero yo me siento muy a gusto con este tipo de contactos con la gente más informal. Yo creo que los cócteles sirven para comer un poco … pero para mí como diplomático, esta vida más formal no me atrae tanto. Todo el mundo tiene sus especialidades en su carrera. Lo que yo he enfocado en mi carrera son las negociaciones y la diplomacia pública, y yo creo que en este momento, cuando el mundo está cambiando tanto, hay que adaptarse a la nueva realidad.

-Usted también aplica el llamado “soft power”, penetración amigable, habiendo un conflicto de por medio...
-Sí, tienes toda la razón. Yo represento un país, un pueblo con mucha cultura, desde Shakespeare hasta Los Beatles y Rolling Stones, Oasis, el fútbol, los deportes. Y esto también les interesa mucho a los argentinos, por lo general una nación muy culta. Entonces, hay una afinidad natural. También hemos pasado períodos muy difíciles en la relación, el conflicto de 1982, y no hay que ignorar esta parte. No se puede ignorar lo que ha pasado y hay que ser muy consciente. Por eso es que estamos trabajando para mejorar la relación en su totalidad. Estamos trabajando en la ayuda humanitaria para progresar con los vuelos humanitarios (de familiares de caídos), un proceso de integración y estamos buscando una relación más moderna que refleje la situación actual. Este año, Argentina y el Reino Unido somos los presidentes juntos de la Equal Rights Coalition que es una organización que lucha por los derechos LGBT. Estamos trabajando en las Naciones Unidas. Tenemos una relación que es mucho más amplia que solamente la cuestión de las Islas.

-¿Qué sería “estamos buscando una relación más moderna que refleje los tiempos actuales”?
-Una relación con más comercio e inversión, con más colaboración científica. Te doy un ejemplo: los satélites argentinos tienen paneles solares británicos, y queremos hacer más en términos de cultura.

-Y en esa relación más moderna ¿cómo entra el conflicto de soberanía?
-Nuestra posición es la de apoyo al derecho de autodeterminación de los isleños. Pero en una relación más moderna podemos hacer no solamente intercambios de notas diplomáticas (como las de protesta). Hay que buscar soluciones, tomar acciones, eso es muy importante. El cambio de una relación tiene que tener varias cosas. Uno es la empatía, segundo es entender en las negociaciones que lo importante son los intereses . A veces tienen posiciones de conflictividad donde la gente se olvida de este punto importante. Siempre hay que pensar en esta situación cuáles son los intereses y cuáles son sus intereses. Así es que vamos construyendo progreso. Y es lo que estamos intentando. Intereses, no posiciones. Empatía, para entender lo que es importante para los demás y explicar qué es lo importante para vos, y lo tercero es hacer cosas. Por ejemplo, haciendo más contactos con las islas, pero también en la relación en términos generales. Trayendo más misiones de comercio, inversión, haciendo proyectos de colaboraciones entre los museos, entre los ministerios, este tipo de cosas es entrar en acción, es muy importante si vamos a adaptar la relación a los tiempos modernos.

-Pero siempre bajo el paraguas de soberanía... Por fuera se habla de todo pero nunca de cómo resolver esa disputa de soberanía ¿Hay posibilidades de que a la larga haya cambio de status?
-Nunca vas a tener una relación bilateral entre dos países donde todas las partes estén de acuerdo en un 100%. Y reconocemos que Argentina tiene una posición diferente en este respecto, que nosotros, y los propios isleños.

-El Gobierno bajó el tema del reclamo y el tono…
-Sí, el conflicto no lleva a ningún lugar. Porque tenemos que ver los desafíos reales. Por ejemplo, en la pesca, en medio ambiente, vemos que hay una amenaza, la pesca ilegal. Y aparte de la disputa de soberanía, hay interés tanto de los argentinos, tanto de los isleños, para colaborar en lo de la protección de los stocks de la pesca.

-¿Qué colaboración antártica hay hoy entre ambos países?
-Para la Antártida, hay un tratado internacional que está corriendo con todos los países involucrados. Segundo, en términos de colaboración bilateral firmamos un memorándum de entendimiento entre los dos institutos de Antártida, tanto argentino como británico, el año pasado, para hacer colaboraciones. Lo que estamos viendo, por ejemplo, es colaboración en términos prácticos entre buques y también entre las bases argentinas y británicas en la Antártida, y vamos a seguir. A fines del año pasado tuvimos dos oficiales del a Armada Argentina que pasaron varias semanas con la tripulación del Protector, estamos abiertos a recibir científicos argentinos.

-En pesca también hay nueva cooperación pero también polémica...
-Lo que se está haciendo desde el año pasado es una combinación entre los científicos argentinos británicos y de las islas, intercambiando información, porque tenemos que tener una visión clara del problema de la amenaza a los stocks pesqueros. Entonces tiene sentido que cada seis meses tengamos una reunión en la subcomisión de pesca. Y igual que como el Protector y los oficiales argentinos embarcados, ahora tenemos un intercambio de personal para los cruceros de investigación. Por supuesto tenemos posiciones diferentes sobre la soberanía, pero si no actuamos conjuntamente no vamos a tener más pesca en los océanos. Entonces, en vez de mandar notas sobre soberanía, y por supuesto reservamos ambos lados las posiciones, lo importante es actuar para proteger. En las próximas semanas haremos los ejercicios de búsqueda y rescate en el Atlántico Sur, entre oficiales argentinos y británicos, muy importante por la gran cantidad de cruceros.

-¿En qué punto están las conversaciones sobre las sanciones a las operaciones de hidrocarburos que impuso el kirchnerismo para quien opere en las islas?
-Estamos en la misma línea que fue acordada en 2016, en la declaración conjunta, que queremos que todas las sanciones sean quitadas.
Estamos esperando y haciendo progresos. Ya tenemos una relación entre los isleños y los argentinos que está más estrecha.

-¿Dónde lo ve a eso? Yo no lo veo tanto…
-La invitación para hacer el segundo vuelo humanitario acaba de venir de los propios isleños (a los familiares de los caídos).

-¿Cuál es su opinión sobre el gobierno de Mauricio Macri?
-Trabajamos con el gobierno como profesionales, y es en esto que estamos avanzando en muchas cosas, como te dije. Y estamos con una agenda de acentuar la colaboración, sobre todo en comercio e inversión, por eso es que estamos esperando una visita del enviado especial de la primera ministra para comercio e inversión (vendría este mes).

-¿Su política está direccionada a la salida del Reino Unido de la Unión Europea?
-Salir de la Unión Europea con el Brexit implica que tenemos que ser más activos internacionalmente. Tareas que antes era hechas por la Comisión Europea, ahora las vamos a hacer nosotros. Los propios diplomáticos británicos, y por supuesto Mercosur es un mercado importante. Hay países importantes, y después del Brexit ustedes van a ver que estaremos más activos para fomentar este comercio e inversión con la región, y eventualmente, sale otro acuerdo de libre comercio entre Argentina, o Mercosur y Reino Unido.

-¿Al Reino Unido le interesa un acuerdo bilateral de comercio con la Argentina en caso de que el Mercosur se flexibilice y lo permita?
-Sí, yo creo que depende de Argentina. Si Argentina quiere y puede firmar un acuerdo bilateral o si se queda en el cuadro del Mercosur. Hasta ahora todas las negociaciones de la Unión Europea han sido con el Mercosur. Pero no estamos en esta etapa ahora. Ahora estamos en la etapa de finalizar nuestra salida de la Unión Europea.

-Theresa May, que estuvo en aquí en diciembre, igual dijo que las islas no se negocian, pese a un Brexit. ¿Qué se puede hacer entonces?
-Vamos a seguir con la colaboración práctica, y nuestra posición, que es el apoyo a la autodeterminación de los isleños.

-¿Al gobierno británico le conviene que el gobierno de Macri siga? ¿Le preocupa una vuelta del kirchnerismo?
-Nosotros estamos listos para colaborar con cualquier gobierno que tenga interés de colaborar con nosotros, y que esté abierto al mundo. Entonces nosotros no emitimos opiniones sobre las opciones en las elecciones. Eso es un asunto estrictamente interno de Argentina.

Itinerario
Mark Kent nació en Spilsby, Reino Unido. Tiene 53 años. Está casado con Martine Delogne y tiene dos hijos. Entró al servicio exterior británico en 1987. Fue Embajador en Bangkok, Tailandia (2012/16) y en Hanoi, Vietnam (2007/10); Subdirector de Migraciones del Foreign Office (2005/07); Asesor en materia de Asuntos Internacionales del Comando Aliado Supremo en Europa (Bélgica, 2004/05); Consejero Comercial y Cónsul General en México (2000/04); Vocero del Foreign Office para asuntos de Oriente Medio y Kosovo (1998-2000) y Primer Secretario de la Representación Permanente del Reino Unido ante la UE (Bruselas, 1993-1998).
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...