sábado, 16 de febrero de 2019

En el operativo “Camioneta Narcótica”, Gendarmería incautó más de mil kilos de marihuana en San Ignacio

(Misiones Online) - Una camioneta blanca trasladaba el jueves por la noche más de mil kilos de marihuana, pero efectivos de Gendarmería Nacional notaron la maniobra y frustraron el transporte de la droga. El operativo se realizó en Misiones, en el marco del refuerzo de patrullajes dispuesto por el Ministerio de Seguridad que conduce Patricia Bullrich, para combatir el narcotráfico en la zona de frontera.
En el operativo “Camioneta Narcótica”, Gendarmería incautó más de mil kilos de marihuana en San Ignacio
“Este gran secuestro de estupefacientes es una muestra del trabajo que estamos haciendo día a día junto a las fuerzas federales, para frustrar los intentos de los narcotraficantes”, afirmó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien promovió el Operativo Conjunto Abierto de Frontera (OCAF) que coordina el subsecretario de Control y Vigilancia de Fronteras, Matías Lobos.

El hecho se dio cuando personal de Gendarmería recorría un camino vecinal en cercanías de San Ignacio, con el fin de detectar movimientos de vehículos por la zona y prevenir el tráfico de estupefacientes. Fue así que los miembros de la fuerza que comanda Gerardo Otero visualizaron la aproximación de un vehículo Volkswagen Amarok blanco, que al notar la presencia policial no respetó las indicaciones lumínicas (linternas y baliza móvil) para que aminorase la marcha.

La camioneta detuvo su marcha abruptamente y cuando los efectivos se acercaron hallaron el rodado sin ocupantes, por lo que efectuaron un rastrillaje por la zona. Asimismo, al inspeccionar el vehículo los gendarmes vieron que en el interior y la caja del rodado se transportaban unos bultos con ladrillos de cinta engomada, los cuales despedían un fuerte olor característico de marihuana.

De esta manera, una vez en la Unidad San Ignacio y en presencia de testigos, se comprobó que eran 50 bolsas con 1272 paquetes con 1100 kilogramos de marihuana 

Intervino la Fiscalía Federal de Oberá, que ordenó el secuestro de la droga y la prosecución de la investigación para dar con los responsables.

Industria Argentina: comenzó a volar un avión fabricado por santafesinos

(Filo News) - La ANAC habilitó a sus creadores a realizar sus primeras 40 horas de vuelo hasta una distancia de 40 millas del aeródromo desde donde opera.
El Waman comenzó a volar hace una semana
El Waman comenzó a volar hace una semana

Los aeronáuticos de la empresa Aerosun que la crearon la bautizaron "Waman", que significa halcón en lengua Quechua. Es el primer avión fabricado íntegramente en la provincia de Santa Fe, en la localidad de Sunchales, y comenzó a volar allí hace una semana, tras la certificación de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) que autorizó su primer vuelo de ensayo.
El Waman en el aeroclub de Sunchales
"Es un desafío que costó muchísimo y que involucró a muchos emprendedores sunchalenses. Haber llegado al final, después de tanto tiempo, nos pone muy contentos", dijo Gabriel Mosso, uno de los creadores, a la radio local FM 88.9

El emprendimiento se gestó en 2015, impulsado, entre otros, por Owen Crippa, un teniente de navío que participó en la Guerra de Malvinas, además del piloto Hilario Valinotti, quien falleció en 2017, Darío Bolatti, Fernando Lattanzi y Mosso.
Resultado de imagen para avion Waman
El Waman es una aeronave biplaza lado a lado, de aluminio, íntegramente construida con materiales de uso aeronáutico, como aluminio alclad 2024-T3, con bulonería aeronáutica, remaches sólidos de tipo AN426 para zona aerodinámica o mojada y AN470 para la zona interior, detalló el sitio especializado Full Aviación.

Está equipada con tecnología de última generación y en el proceso de fabricación se usaron insumos de proveedores locales. "La idea es hacer una fábrica de aviones. Tenemos que probar este avión para poder liberarlo y mostrarlo a todo el país. Ya se está haciendo la optimización del diseño para poder fabricarlo en serie", explicó Mosso.
Resultado de imagen para avion Waman
Está propulsado por un motor Rotax 912 ULS de 100 HP, el cual mueve una hélice Clerici bipala de 1.750 mm de diámetro. La misma fue concebida por el diseñador Pedro Campo mientras que la fabricación de la célula de aluminio es obra del constructor aeronáutico Juan Carlos Garibaldi.

Qué medios tiene el ejército de Venezuela para enfrentar una intervención de EE.UU.

Pese a que Estados Unidos se ha cuidado hasta ahora de llevar sus advertencias más allá de las palabras, las miradas se centran en el ejército venezolano
(BBC News) - Pese a que Estados Unidos se ha cuidado hasta ahora de llevar sus advertencias más allá de las palabras, las miradas se centran en el ejército venezolano - Crédito: BBC Mundo



La amenaza de un conflicto armado pende sobre Venezuela. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha repetido en varias ocasiones que no descarta la opción militar para sacar a Nicolás Maduro del poder.

Maduro replica que, de producirse la intervención, los venezolanos combatirían.
"Tendríamos que ir con dolor a defender el derecho de nuestro país a existir", dijo en una reciente entrevista con la BBC.

Estados Unidos, como los principales países de la Unión Europea y la mayoría de los latinoamericanos, apoya a Juan Guaidó, el líder opositor que alega que Maduro es un gobernante ilegítimo e invocó la Constitución para juramentarse como "presidente encargado" del país. Maduro conserva el apoyo de Rusia, China, Bolivia y Cuba, entre otros estados.

Guaidó anunció que el próximo 23 de febrero comenzará a entrar al país la "ayuda humanitaria" con la que hacer frente a una crisis que el gobierno de Maduro niega y para la que Estados Unidos y sus aliados en este litigio han prometido donaciones.

Pero Maduro ha denunciado que lo que se propone Guaidó es "presentar una crisis humanitaria que no existe en Venezuela" para justificar una intervención extranjera y ha advertido de que las fuerzas armadas defenderán las fronteras.

La tensión va en aumento. Pese a que Estados Unidos se ha cuidado hasta ahora de llevar sus advertencias más allá de las palabras, las miradas se centran en el ejército venezolano.

¿Cómo reaccionará ante la presión? ¿Tiene capacidad para hacer frente a un eventual ataque estadounidense?

Quiénes forman el ejército venezolano

De acuerdo con los datos del Ministerio de Defensa, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana cuenta con entre 95.00 y 150.000 integrantes, cifra a la que habría que sumar los miembros de la Milicia Nacional, un cuerpo paralelo que ha sido descrito como paramilitar por los detractores del gobierno, y formado por voluntarios que asumen diversas funciones al servicio del Estado.

Los milicianos reciben adiestramiento en el manejo de armas y están equipados con viejos fusiles que en su día se utilizaron en el ejército. La Milicia Nacional se basa en la premisa de la "unión cívico-militar", acuñada en su día por el fallecido presidente Hugo Chávez, por la que toda la sociedad debe complementar el esfuerzo del ejército en "la defensa de la nación".

Maduro ha mantenido la apuesta por la Milicia pese a las denuncias de que su implantación supone una militarización de la vida civil y en enero anunció que para el mes de abril se habrá llegado a los dos millones de milicianos. De confirmarse, se trataría de una fuerza ciertamente numerosa, pero persisten las dudas tanto sobre la cifra como sobre la calidad de su armamento y adiestramiento.

También forman parte de las fuerzas armadas los miembros de la Guardia Nacional, un cuerpo militar con funciones de orden público y seguridad ciudadana muy familiar para los venezolanos, ya que la Guardia Nacional es quien con más frecuencia vigila las calles y carreteras del país. También ha sido muy activa en la dispersión de las manifestaciones de la oposición, especialmente violentas en 2017, y su proceder ha sido objeto de polémica. No hay cifras oficiales sobre el total de efectivos que sumarían el ejército, la Guardia Nacional y la Milicia Nacional.

Con qué medios cuenta

Tras la llegada de Chávez al poder, gracias al auge de los ingresos petroleros de la primera década del siglo XXI, Caracas emprendió una ambiciosa renovación de las Fuerzas Armadas que tuvo a Rusia y a China como principales proveedores. Rusia suministró durante años varios modelos de aviones y helicópteros, así como tanques y unidades de artillería. Su apoyo volvió a hacerse evidente el pasado diciembre, cuando desplazó a Venezuela dos modernos bombarderos con capacidad nuclear Tu-160 para ejercitarse conjuntamente con la aviación venezolana, lo que provocó las protestas del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Pero la gran aportación rusa a la capacidad disuasoria venezolana fue la venta de los cazas Su-30Mk2, según los expertos, un aparato capaz de competir con los más avanzados aviones de combate estadounidenses gracias a su potencia de fuego, maniobrabilidad y prestaciones. Los rusos proveyeron además de sistemas de misiles antiaéreos y China de radares que permitieron establecer lo que el portal especializado Infodefensa ha descrito como "el mejor sistema de defensa aeroespacial de la región latinoamericana".

En los años del chavismo también se renovó una flota que tiene su epicentro en la base naval de Puerto Cabello, en la costa septentrional del país, y que recientemente protagonizó un incidente con un buque de la petrolera estadounidense Exxon Mobil cuando operaba en una zona que Venezuela se disputa con la vecina Guyana.

Considerando todos sus medios humanos y técnicos, la página web Global Firepower colocó en 2018 a Venezuela en el puesto 46 de su ranking mundial de países con mayor fortaleza militar. La mala noticia para Maduro y los suyos es que Estados Unidos se mantiene inamovible en el número uno.

Cuál es su capacidad real

Desde que estalló la última crisis política, Maduro ha multiplicado los actos con militares y una y otra vez elogia la capacidad de las fuerzas armadas. Coincidiendo con la escalada diplomática con Estados Unidos, organizó unos ejercicios militares a gran escala que calificó como los "más importantes de la historia". Se trata de un esfuerzo por destacar la operatividad del ejército en un momento crítico.

Un experto militar extranjero en Caracas que pidió no ser identificado le dijo a BBC Mundo que "hay muchas dudas sobre la capacidad operativa real de los equipos por la falta de mantenimiento", otra consecuencia de la severa crisis económica que atraviesa el país. La escasez de repuestos se hace visible incluso en la conocida como base aérea de La Carlota, en pleno Caracas, donde los helicópteros allí estacionados sufren lo que en la jerga se conoce como "canibalización", es decir, el uso de piezas de aparatos en buen estado para la reparación de otros averiados. "En los últimos años han intentado que los rusos y los chinos se ocupen del mantenimiento, pero el problema que tienen es que ahora no pueden pagarle a nadie", señaló el experto.

"Los rusos apostaron mucho por Venezuela, pero se encontraron con que no cobraban". Entre los proyectos inconclusos con Rusia, está la fábrica de fusiles Kalashnikov que lleva años en construcción en la ciudad de Maracay. El gobierno planea que de allí salgan las armas para militares y milicianos, pero nada de eso se ha concretado hasta la fecha.

La falta de reparación y repuestos se convierte en un problema especialmente grave para el material más antiguo, como los helicópteros de transporte de fabricación francesa Super Puma o los cazas de fabricación estadounidense F-16, que fueron adquiridos antes incluso del triunfo de la Revolución Bolivariana en 1998 y de los que no consta que hayan sido sometidos a la actualización necesaria dado el tiempo transcurrido.

¿Lucharían por Maduro?

Desde que Guaidó desafió a Maduro y comenzó todo este lío, la oposición venezolana ha hecho intensos llamamientos a los uniformados para que retiren su apoyo al gobernante socialista y "se pongan del lado de la Constitución". Pero aunque la tropa sufre la escasez y la hiperinflación como el resto de los venezolanos, las defecciones en cascada que algunos pronosticaron no se han producido.

Pese a las denuncias sin confirmar de supuestas detenciones masivas de militares descontentos con la gestión de Maduro, los pronunciamientos de lealtad al "presidente constitucional" se repiten en las cuentas de Twitter del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada y el Ministerio de Defensa. Si, como muchos aventuran, también en Estados Unidos, el apoyo del alto mando a Maduro se está resquebrajando, las grietas son por ahora poco perceptibles.

Las razones del apego militar al gobierno son diversas. No faltan los observadores que señalan que el chavismo es desde su nacimiento un sistema político esencial y originalmente militar. No en vano, su fundador, Hugo Chávez, era un comandante del ejército.

Tal y como lo expresó la escritora Cristina Marcano en un reciente artículo en el diario El País, "el ejército no solo apoya al régimen, es un factor fundamental del régimen". Marcano recordó que al llegar Chávez a la presidencia, los uniformados empezaron a ocupar los más altos puestos en la Administración y en las empresas públicas.

El almirante Craig Faller, jefe del Comando Sur del Ejército de Estados Unidos, afirmó ante un comité del Senado de su país que Venezuela tiene en torno a 2.000 generales, más que todos los países de la OTAN juntos. Para Faller, "la mayoría están a sueldo de Maduro" y están implicados negocios ilícitos, entre los que se incluirían el tráfico de drogas y el contrabando de gasolina, con los que el líder bolivariano, dijo Faller, "compra su lealtad".

Lo cierto es que, como sucede en otros países en los que la política tiene un fuerte componente militar, como Cuba o Egipto, la institución castrense controla gran parte de la economía venezolana.

Cuando llegó a la presidencia, Maduro creó lo que llamó la Zona Económica Militar Socialista, un plan de desarrollo empresarial exclusivamente militar con el que parecía imitar el modelo del Grupo de Administración Empresarial (Gaesa) a través del cual las fuerzas armadas cubanas se reservan la gestión de gran parte de los ingresos del Estado que el turismo y otras actividades dejan en la isla.
Maduro también puso al frente de la petrolera estatal, PDVSA, que, según todas las estimaciones canaliza la mayor parte de las exportaciones del país, a un general.

Sean sentimentales, ideológicos o económicos, los lazos del alto mando militar con el presidente han sido por ahora más poderosos que las llamadas a cambiar de bando de sus rivales.
Resultado de la imagen para venezuela de armas militares.
Entonces, ¿podría resistir?

Ted Galen Carpenter, experto en Defensa y Política Exterior del centro de análisis Cato Institute, le dijo a BBC Mundo que "aunque hay informaciones que apuntan a la división interna, al menos algunas unidades combatirían una intervención estadounidense". Aunque no pudo ser muy concreto sobre cuán firme podría ser esa resistencia: "Eso es lo que la inteligencia estadounidense seguramente está tratando de descubrir, pero averiguarlo no es tan fácil".

Carpenter ha alertado en su país de que, pese a su abrumadora superioridad sobre el papel, el recurso a la fuerza para decantar la crisis venezolana podría acabar costando mucho dinero y muchas vidas estadounidenses. "Nadie puede hacer frente a Estados Unidos en una confrontación abierta pero Maduro conserva aún un núcleo duro de seguidores y lo que podrían hacer los venezolanos es oponer una guerra de guerrillas".

"Eso también puede ser muy efectivo", advirtió. Palabras como las de este analista remueven en la conciencia colectiva estadounidenses el recuerdo de la guerra de Irak o la de Vietnam, en las que el ejército de las barras y estrellas sufrió numerosas bajas en su intento por imponer un cambio político en países lejanos.

El mismo Maduro ha agitado el fantasma de Vietnam en su intento de disuadir a la Casa Blanca de recurrir a las armas: "Venezuela se convertiría en un Vietnam si un día Donald Trump manda al Ejército de Estados Unidos a agredirnos", pronosticó.

Hasta la fecha, el cerco de Washington a Maduro se ha ceñido a lo estrictamente diplomático y Trump, pese a sus declaraciones, sigue reticente a comprometer tropas estadounidenses en misiones en el exterior. Si para muchos Vietnam fue la guerra de nunca acabar de Estados Unidos, Venezuela es por ahora la que nunca empezó.

Córdoba: el Tren de las Sierras llegará hasta la estación Mitre (Central)

(El Constructor) - El Tren de las Sierras se habilitó en 1889, con un recorrido original de 150 kilómetros desde el barrio de Alta Córdoba en la Capital, hasta la ciudad de Cruz del Eje. Históricamente, fue uno de los medios de transporte más utilizados.
Resultado de imagen para el Tren de las Sierras llegará hasta la estación Mitre (Central)
Si bien su recorrido se ha acortado (hoy llega hasta Cosquín, en Punilla), desde el Gobierno de la Provincia buscan reactivar este transporte. Es por esto que el secretario de Transporte provincial, Gabriel Bermúdez y el presidente de Trenes Argentinos, Marcelo Orfila, firmaron un convenio para extender el recorrido del tren de las Sierras hasta la estación Mitre, ubicada a metros del Centro Cívico del Bicentenario. “Este es un convenio de colaboración mutua entre el gobierno de la Provincia de Córdoba y Trenes Argentinos, en el cual nosotros vamos a propiciar varias acciones que tienden a revalorizar la Estación Mitre”, explicó Bermúdez.

El secretario agregó que restan liberar aproximadamente 600 metros de vía entre la estación Alta Córdoba y la estación Mitre, para cumplir con el objetivo. Se deben arreglar algunos deterioros del Terraplén en barrio Cofico y concretar la relocalización de viviendas ubicadas a la vera de las vías, tarea que está llevando a cabo el Ministerio de Desarrollo Social.

Habrá un inversión a cargo del gobierno de Córdoba, explicó Bermúdez, que será “en parquización y en tareas para el empoderamiento de los ciudadanos de Córdoba en todo este espacio que ha estado abandonado durante tantos años”.

Además, habrá un convenio específico para la puesta en valor de la Estación Mitre. Esto será presentado en los próximos días y tendrá un monto de inversión que será determinado en la firma de dicho acuerdo.



Por último, Bermúdez remarcó los dos principales objetivos de revalorizar la estación ubicada en el área central de la ciudad: “Que el tren vuelva a correr por la zona céntrica de Córdoba con todas las medidas de seguridad necesarias y que los habitantes de la ciudad tengan una opción de movilidad metropolitana“.

Avanza la extensión del Metrobus en la localidad de San Martín

(El Constructor) - El Ministerio de Transporte de la Nación recibió las ofertas para construir los 20 paradores que formarán parte del Metrobus de casi 8 kilómetros que correrá sobre la ruta 8, en el partido bonaerense de San Martín, y que beneficiará a un total de 240 mil personas entre pasajeros de colectivos, automovilistas y vecinos de la zona.
Resultado de imagen para Avanza el Metrobus en la localidad de San Martín
Los 20 paradores licitados conforman once estaciones: Reconquista, Cuba, Martín Fierro, José Hernández, O´Donnell, Moreno, Guido Spano, Hospital Eva Perón, avenida Presidente Juan D. Perón, Muratore y avenida General Paz.

Las estaciones estarán ubicadas desde la Rotonda Ruta 4 y avenida Dr. Ricardo Balbín hasta avenida General Paz y avenida San Martín. Paralelamente, continúa avanzando la pavimentación del corredor y se prevé que el Metrobús pueda entrar en funcionamiento en la segunda mitad de este año.

Las obras llevadas beneficiarán a doce líneas de colectivos: 78, 87, 161, 169, 176, 204, 237, 310, 410, 429, 670 y la 123.

En la ruta provincial 8, el Gobierno nacional había construído en 2017 el segundo Metrobus del conurbano, con el que se conectará el que actualmente está en construcción.  

El corredor de prioridad del transporte público se extiende desde Arroyo Morón, en el partido de Tres de Febrero, hasta la rotonda de la Ruta 4, en el partido de San Martín, con una extensión de 3,4 kilómetros. 

Un gigante chino que se unió a Radio Victoria para ensamblar smart TVs y smartphones

(iProfesional.com) - La firma TCL adquirió el 15% de las acciones de uno de los fabricantes históricos de electrónica de Tierra del Fuego. La inversión rondó los u$s25 millones
Conocé al gigante chino que se unió a Radio Victoria para ensamblar smart TVs y smartphones
TCL compró el 15% de las acciones de Radio Victoria, uno de los fabricantes históricos de electrónica de Tierra del Fuego. La operación tiene como objetivo producir y vender en la Argentina televisores y celulares para las principales marcas de su catálogo. El acuerdo se firmó a fines del año pasado, pero fue confirmado recién esta semana por Enrique Jurkowski, presidente de la empresa local, que produce TV, acondicionadores de aire y otros electrodomésticos.

Entre las licencias exclusivas que controla se encuentran Hitachi, RCA, Kelvinator y también TCL.
La cifra desembolsada por el gigante chino no fue revelada, pero se estima que se encontró en el orden de los u$s25 millones, con posibilidad de ampliarla a medida que la economía local se estabilice. Así, la empresa pasará a llamarse "Radio Victoria TCL Argentina".

Actualmente, TCL emplea a más de 75.000 personas en 80 países y es el segundo mayor fabricante de televisores del mundo, solo por detrás de Samsung. En 2018, despachó 28 millones de unidades.

En Argentina, la empresa desembarcó hace 15 años, de la mano de una alianza con Radio Victoria. Su extensión se puede notar incluso en el mercado de celulares, donde ha comprado las marcas Alcatel, Palm y Blackberry, con las que salió a competir en los mercados de occidente. Jurkowski subrayó que "no nos asociamos por el capital, somos una compañía sana. Para nosotros, el objetivo es acceder a las últimas innovaciones tecnológicas a través de TCL".

Aguad: “FAdeA va a ser un gran taller de mantenimiento de aviones comerciales”

Por Francisco Reyes - Infobae.com
En diálogo con DEF durante su visita a la Agrupación de Ingenieros 601, unidad del Ejército Argentino, el ministro de Defensa dio detalles sobre el futuro de la fábrica de aviones y del astillero Tandanor. 
El ministro Aguad visitó las instalaciones de la Agrupación de Ingenieros 601 del Ejército Argentino. Foto: Gentileza Ejército Argentino/Pablo Senarega.
El ministro Aguad visitó las instalaciones de la Agrupación de Ingenieros 601 del Ejército Argentino. Foto: Gentileza Ejército Argentino/Pablo Senarega.

La empresa de aviones FAdeA (Fábrica Argentina de Aviones), con base en Córdoba, es uno de los emblemas de la gestión de Aguad en Defensa. Tiene proyectado vender 8 aviones Pampa en el mercado internacional y le dará mantenimiento a cerca de 50 aeronaves comerciales. A su vez, esta compañía que cuenta con 870 empleados disminuyó un 80 % el déficit, pasando de un rojo de $1.500 millones en 2015 a $350 millones este año; y bajó los gastos fijos de 338 millones de pesos en el 2015 a 189 millones de pesos el año pasado.

El astillero Tandanor (Talleres Navales Dársena Norte) es otro de los bastiones de la gestión de Oscar Aguad al frente del Ministerio de Defensa. Entre sus grandes proyectos se destaca la reconstrucción y modernización del Rompehielos Almirante Irizar, del Buque Oceanográfico Dr. B. Houssay, y los trabajos de media vida del submarino ARA San Juan y ARA Santa Cruz.

Aguad destacó en diálogo con DEF que, al haber sido convertidas en sociedades anónimas, ambas empresas ahora pueden trabajar bajo estándares del sector privado y "tener índices de productividad como tienen las empresas privadas".
El ministro Aguad recorrió las instalaciones del Ejército en Campo de Mayo y observó el material adquirido para operaciones de asistencia en emergencias. Foto: Gentileza Ejército Argentino/Pablo Senarega.
El ministro Aguad recorrió las instalaciones del Ejército en Campo de Mayo y observó el material adquirido para operaciones de asistencia en emergencias. Foto: Gentileza Ejército Argentino/Pablo Senarega. 

Fue durante una visita a las instalaciones de la Agrupación de Ingenieros 601 del Ejército Argentino en Campo de Mayo en la que Aguad felicitó a los efectivos que asistieron a la comunidad en las recientes inundaciones del Litoral y el Norte del país. Durante su visita, Aguad hizo además una recorrida junto al jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, teniente general Bari del Valle Sosa, el jefe del Ejército, teniente general Claudio Pasqualini, autoridades militares y del Ministerio de Defensa, para conocer de primera mano el material recientemente adquirido para tareas de asistencia en emergencias.

En la Agrupación de Ingenieros 601 se encuentra una de las 13 Unidades Militares de Respuesta a la Emergencia (UMRE), que se conforman sobre la estructura de Ingenieros del Ejército. A lo largo y ancho del territorio argentino se encuentran emplazadas las UMRE, que son las que responden y asisten a la comunidad en inclemencias climáticas o emergencias; 11 pertenecen al Ejército y 2 responden a la Armada Argentina.

-Se ha convertido a Fabricaciones Militares en una Sociedad del Estado. ¿Con qué fin?
-Es otro paso adelante. Nosotros hemos estado trabajando con la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA), que es una Sociedad Anónima, con Tandanor, astillero argentino, que es una Sociedad Anónima. Ambas le llevan una enorme ventaja a Fabricaciones Militares, que no era una Sociedad Anónima, porque en ellas se pueden realizar tareas como si fueran una empresa, por lo que se le pueden exigir estándares como los de una empresa, e incluso pueden tener índices de productividad como los de las empresas privadas.
En 2018, FAdeA produjo 3 aviones de combate y en 2019 producirá tres mas. Foto: Archivo DEF.
En 2018, FAdeA produjo 3 aviones de combate y en 2019 producirá tres mas. Foto: Archivo DEF.

-¿Cuál es la situación actual de FAdeA y de Tandanor?
-FAdeA ya está en marcha, produjo tres aviones de combate el año pasado, este año producirá tres más, estamos tratando de vender aviones afuera, y FAdeA va a convertirse en un gran taller de mantenimiento de aviones comerciales; y eso demuestra lo que significa trabajar con una infraestructura acorde a las necesidades de una fábrica como FAdeA. Lo mismo pasa con Tandanor, que ha equilibrado su presupuesto, y este año va a dar utilidades. Lo mismo tiene que pasar con Fabricaciones Militares. Nosotros hemos ido adecuando presupuestariamente a una empresa que le costaba cerca de tres mil millones de pesos de déficit al país, hemos ido bajado consecutivamente los déficits y ahora hemos abierto esta posibilidad de que sean una empresa, que empiecen a producir en serio, que en dos años esa empresa no dé más pérdidas al Estado.

-¿Se va a continuar con la reparación de media vida del ARA Santa Cruz?
-Sí, se va a continuar. Es una decisión que ya está tomada. Frente a los costos que significan los submarinos nuevos y ante la posibilidad que tiene el país de hacer inversiones de esa magnitud, vamos a poner en valor un arreglo de media vida del ARA Santa Cruz e, incluso, mejorando la tecnología que se tenía pensado implementar. Yo calculo que en dos años el ARA Santa Cruz tiene que estar navegando en el Océano Atlántico.

-¿Qué balance podría hacer con respecto a estos meses que lleva implementado el Operativo Integración Norte?
-El balance es positivo con los objetivos que nos hemos puesto. Vamos de a poco. La integración no es solamente un problema que tiene que ver con la frontera. Es integrar fuerzas de distintas características, como las Fuerzas de Seguridad con las Fuerzas Armadas para tener un objetivo. Nosotros apoyamos a las Fuerzas de Seguridad. Yo creo que los resultados de esta idea, que es proteger las fronteras con las Fuerzas Armadas, en pocos meses más, se van a notar palmariamente. Tenemos que evitar que la droga ingrese al país de la forma que lo venía haciendo hasta hace unos años. Yo creo que es positivo lo que estamos haciendo.

-¿Qué reflexión nos puede brindar sobre la asistencia de las FF. AA. en casos de emergencia en el marco de esta visita?
– La visita a esta unidad militar de respuesta a la emergencia tiene el valor de agradecer a esta gran unidad de apoyo de combate lo que hacemos en tiempos de paz. Colaborar con la gente que está en dificultades extremas sin medir incluso los riesgos personales. Estamos asistiendo a las poblaciones del norte del país en tiempos complejos que nos ha traído el cambio climático, como las inundaciones, las evacuaciones, los problemas sanitarios, y esta gran unidad da respuestas en todo el país. 
Es un orgullo para la Argentina haya soldados que se preparen  y tengan capacidades para una misión, y que en tiempos de paz puedan colaborar con la población civil, y que lo hagan con la voluntad que lo hacen, y con la dedicación que le ponen en cada emprendimiento. He venido a agradecer en nombre de esta unidad a todas las Fuerzas Armadas, porque todos tienen compromiso en las distintas tareas que hacemos. 
Ya lo dije para el G20, lo digo ahora y lo digo en el apoyo que estamos brindando a las Fuerzas de Seguridad en el norte para la lucha contra el narcotráfico, las Fuerzas Armadas en general tienen una acabada respuesta de lo que necesita el país, hay que estar orgullosos de las Fuerzas Armadas que tenemos.

Argentina quedó atrapada en medio de una disputa militar por el espacio entre los Estados Unidos y China

Por Ignacio Montes de Oca y Julieta Monge Molina - Infobae.com
En 2018 China lanzó al espacio al menos una docena de satélites de uso militar con la idea de convertirse para el 2030 en la potencia militar más allá de la atmósfera terrestre. Dentro de ese plan, la Argentina juega una parte crucial por ser sede de la base que mide la telemetría de los artefactos desde el cono sur. Y con ello se ha convertido en parte de un juego militar impensado para una nación que carece por completo de fuerzas armadas
(Télam)
La base china instalada en Neuquén en el foco de discusión (Foto: Télam)
El 10 de enero de 2019, el sistema militar chino realizó el primer lanzamiento de un cohete del año. Durante 2018, el país asiático hizo al menos 12 lanzamientos similares con carga de uso militar. Esto constituye un ritmo desenfrenado, considerando que sólo Estados Unidos y Rusia hicieron una cantidad similar, pero conjuntamente. Sucede que China tiene un plan concreto denominado "Larga Marcha", mediante el cual planea convertirse en la principal potencia del espacio extraterrestre para el año 2030.

Para lograrlo, necesita colocar en órbita una serie de artefactos de diferentes naturaleza. Entre ellos se encuentran satélites de comunicación cifrada de uso civil y militar, artefactos de vigilancia y espionaje capaces de detectar los movimientos económicos y militares de sus adversarios, y lo que será su apuesta más ambiciosa: su propia red de guía GPS.

Rusia ya cuenta con su sistema GPS denominado "Glonass" y la Unión Europea con su "Galileo". China, siempre interesada en cortar todo lazo de dependencia en asuntos estratégicos, ya puso en marcha su propia red de satélites, bautizada"Beidou".

Las razones obedecen a una premisa militar prioritaria. Cuando a diario recurrimos al sistema de posicionamiento global – creado por el Departamento de Defensa de EEUU –  para viajar o identificar un sitio preciso en la superficie terrestre, utilizamos una red de decenas de satélites estadounidenses, cuyo manejo le da una ventaja militar importante.

Esto es así debido a que ese mismo sistema de guía puede ser usado para colocar una bomba en un blanco con una precisión milimétrica, o para guiar una aeronave o misil por miles de kilómetros con una exactitud tal que, un artefacto que despega desde el océano Índico, es capaz de identificar un domicilio en un suburbio de una ciudad en el norte de África con mayor eficacia que un delivery de pizza.

El problema para otros países sin una red GPS propia es que EEUU tiene la llave para manejar la precisión con que se usa el sistema de posicionamiento global y, con ello, desactivar métodos de guía similares en zonas en donde no está interesado  en que sea usado con fines que afecten a sus planes estratégicos.

Manejar la precisión del GPS significa que una bomba sea arrojada a una decena de metros de su objetivo, o que un aparato que use esa guía se desvíe unos cientos de metros – o kilómetros – según sea el caso. Ese margen de error en una operación militar puede ser la diferencia entre el éxito o el desastre.

China tomó nota de esa debilidad hace años y actuó en consecuencia, preparando un plan para contar con su propia red de satélites de posicionamiento y espionaje y ponerlos en órbita en una secuencia que finaliza en el año 2030. Para ese año, podrá reclamar el título de "potencia espacial". Y allí es donde entra en juego la Argentina.

Poniéndose de acuerdo en secreto

En 2012, mientras se agitaban los estandartes nacionalistas por el embargo de la Fragata Libertad en un puerto de Ghana, el gobierno de Cristina Kirchner le hacía a la Argentina un cuento chino.

En los días en que se llevaba adelante una épica batalla contra los tenedores de bonos que pretendían confiscar los bienes argentinos en el exterior, se hacían los arreglos finales para un acuerdo secreto con China. Se trataba, nada menos, que de la instalación de la primera base extranjera con propósitos bélicos que opera plenamente en territorio argentino desde que el país existe como tal.

Ni siquiera cuando el país era la alacena de Gran Bretaña a inicios del siglo XX, ni luego en tiempos de las guerras mundiales, cuando la presión aliada llegó al extremo de la amenaza de invasión, la Argentina permitió que otros países instalaran bases con propósitos militares.

Incluso en plena Guerra Fría, cuando se ofrecían beneficios y se repartían amenazas para el que no se sumara a uno de los bandos, la Argentina maniobró hábilmente para permanecer imparcial vendiendo sus productos a cambio de esa neutralidad.

Pero todo cambió en enero de 2011, cuando comenzó a gestarse la instalación de una base china en la provincia de Neuquén, en un paraje hasta ese entonces desconocido y remoto llamado Bajada del Agrio.

Los primeros acercamientos habían comenzado el año anterior, cuando el gobierno chino informó por canales discretos que estaba interesado en instalar una base de exploración y seguimiento de satélites en Argentina o Chile, con el propósito de apoyar su idea de hacer pie en la Luna y en Marte en un futuro todavía indefinido. La oficina china a cargo del proyecto era la China Launch and Tracking Control General, una repartición que funciona dentro del programa espacial chino y que es a su vez dependiente del sistema de defensa de ese país.

Los documentos reservados indican que una de las primeras reuniones fue organizada el 29 de abril del 2010 entre la delegación china, la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) y el ingeniero Juan Masciotra, de la Comisión Nacional de Comunicaciones.

El CNC realizó el primer estudio a pedido de las autoridades chinas para analizar el espectro radioeléctrico de cinco sitios seleccionados por Pekín y, con ellos, identificar aquel que no sufriera de interferencias. Esta reunión fue revelada en un documento interno de la CONAE fechado el 29 de abril del 2010.

El 31 de enero del 2012, la CNC emitió un dictamen que catalogó como "nota CNCGI 04/2012″ en la que, en base a las interferencias detectadas en cada sitio analizado, recomendaba la instalación de la base en un área comprendida entre las coordenadas 38°05'00" a 38° 13'00" Sur (S) y 70°05'00" a 70°20'00" Oeste (W)".

Tiempo antes, una delegación china había comenzado a recorrer el país para hallar el sitio más favorable para construir su base. Luego de unos meses, se concentraron en las provincias de Río Negro y Neuquén, que ofrecían un entorno climático, geológico y de aislamiento ideales para la tarea.

Para ese momento, a ninguno de los funcionarios locales involucrados en esas giras se le escapaba que los científicos extranjeros estaban bajo la órbita de una entidad manejada por el Ministerio de Defensa chino, aunque se insistiera que se buscaba una locación para una instalación de comunicaciones sin ninguna aspiración bélica.

En su momento se eligió un sitio cercano a la ciudad de Zapala, pero tal como se revela en la Nota N° 29/11 del 16 de mayo del 2011, debieron enfrentar "una fuerte reacción por parte de los pobladores cercanos al mismo, perteneciente a la Comunidad Gramajo de pueblos originarios". En la nota firmada por el ingeniero Adolfo Luis Italiano, Director de Planificación y Desarrollo de Tecnologías de la Información de la provincia de Neuquén, el autor le escribe a un funcionario chino llamado "Sr. Ma Zhiqiang" explicándole que si bien el sitio era apto para la instalación de la antena, debía ser descartado por "la manifiesta oposición de los pobladores vecinos" que los obligó  "a suspender las evaluaciones del sitio y terminar con los estudios pertinentes de manera anticipada".

En el Dictamen 11 – 2013 de la Cancillería argentina firmado por la funcionaria Susana Ruiz Cerruti, titular de la Dirección de Consejería Legal del Ministerio de Relaciones Exteriores (DICOL),  ya se analiza la instalación de una base china en "la fracción de tierra de lote E1, en un predio del Paraje Quintuco Pilmathue, nomenclatura catastral 05-RR-011-5424-0000, del Departamento Loncupué". Para la contraparte china, ese terreno era conocido como "site 16", y era parte de un trabajo de investigación en todo el territorio en el que se analizaron 20 posibles sitios para asentar una instalación científica.

El primer acuerdo registrado entre la CONAE y la CLTC data del 28 de julio de 2012. En el mismo se sientan las bases de la cooperación bilateral para la construcción de la base.

Lo curioso de esta etapa de la negociación es que la provincia de Neuquén, la verdadera dueña del sitio, había sido dejada de lado y recién se la participó del acuerdo cuando los gobiernos de Argentina y China ya habían avanzado en la cesión del territorio de 200 hectáreas elegido para construir las instalaciones. Esto se desprende al menos de los documentos de la CONAE, los cuales verifican que hasta diciembre de 2011 no se había informado al gobernador neuquino Jorge Sapag de los avances de las negociaciones, y que a partir de esa fecha se decide que era adecuado incorporarlo.

Para ese momento ya se había establecido como condición para que se asentara la base que el terreno debería ser cedido por Neuquén a la Comisión Nacional de Actividades Espaciales, y que luego la CONAE se la entregaría en comodato al CLTC por un término de 50 años.

Es decir, Pekín negoció en todo momento con el gobierno nacional y dejó de lado a la provincia de Neuquén. En su momento, una negociación de regalías petroleras adeudadas por Buenos Aires a esa provincia fue suficiente para que el gobernador cediera el terreno reclamado por los chinos y que todo esto se hiciera con una discreción asombrosa, aunque aun existen dudas sobre la legitimidad del procedimiento que siguió el Ejecutivo neuquino para enajenar esas tierras.

Recién el 28 de junio de 2012 el ministro de Desarrollo Territorial de Neuquén, Elso Leandro Bedoya, firmó la resolución 391/2012 relacionada con el expediente N° 4340-001302/12, en donde se le otorga a "la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), y por un período de 50 años, una fracción del Lote E1, con una superficie estimada de 200 hectáreas, nomenclatura catastral 05-RR-011-5424, Plano de Mensura E2756-3907/00, del Paraje Quintuco Pilmathue, Departamento Loncupué, provincia de Neuquén, destinada a la instalación de un Centro de comandos y adquisición de datos que incluye una Estación Satelital del Programa de Exploración de Luna y Marte, llevado a cabo por la Administración Nacional Espacial China (CNSA) de la República Popular China".

Con una eficiencia oriental, el 20 de julio del 2012, el Director Ejecutivo de la CONAE, Conrado Varotto, firmó el trato definitivo con la CLTC denominado "Acuerdo de Cooperación en el Marco del Programa Chino de Exploración de la Luna entre el China Satellite Launch and Tracking Control General (CLTC) y la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) de la República Argentina para establecer instalaciones de seguimiento terrestre, comando y adquisición de datos, incluida una antena para investigación del espacio lejano, en la provincia de Neuquén, Argentina".

El 28 de abril de 2014, una vez hechos los arreglos, los gobiernos de China y Argentina formalizaron un acuerdo que legalizaba todo lo que se había negociado en abril del año anterior, y que le daba vigencia a los protocolos referidos a la instalación y construcción de la base. En marzo comenzaron a construirse los cuatro edificios centrales, así como la antena parabólica de 35 metros de diámetro que le da entidad a su actividad satelital.

La aprobación del acuerdo por parte del Congreso, condición sine qua non para que tuviera vigencia, se hizo en febrero de 2015, cuando la estación ya estaba construida, operativa y sellada. Estaba todo listo para que China siguiera con el relato que hacía que los argentinos miraran a la Luna y Marte, mientras calibraban sus equipos para seguir el rastro de su flamante flota de satélites militares.

Dar todo por casi nada

Seis años atrás, el autor de esta nota publicó en una investigación junto a José Stella sobre los detalles más escandalosos de estos acuerdos que hoy redescubren los grandes diarios locales. Hace más de un lustro, anticipó la primicia de hoy al informar que la base china iba a recibir una inmunidad similar a la de una sede diplomática extranjera. Pero, además, que iba a ser objeto de beneficios de infraestructura sin recibir otra contraprestación que la presencia china en la Patagonia.

La reciente declaración del jefe del Comando Sur de EEUU, Craig Faller, respecto al uso militar de esta base, reavivó el tema y puso sobre el tapete nuevamente tanto el propósito de esa instalación como la conveniencia para la Argentina de ser anfitriona de un sitio que podría colocarla en el centro de una disputa entre dos superpotencias.

Vale entonces revisar la serie de favores que recibieron las autoridades chinas para instalarse en Neuquén por parte del gobierno nacional y provincial, para así entender cuál es el escenario que se plantea frente a su presencia, y las posibilidades de cambiar el actual statu quo.

Tal era el interés del gobierno argentino por ver instalada la base china, que en los documentos de la Cancillería se lee la recomendación del funcionario Alberto Dojas para que se ceda en comodato el terreno por 50 años y que se garantice el "acceso y/o disponibilidad de carreteras, suministro de agua, provisión de energía eléctrica, líneas de comunicación". Vale aclarar que, hasta ese momento, el paraje no contaba con rutas accesibles ni líneas de alta tensión, que el Ministerio de Planificación, a cargo de Julio de Vido y bajo cuya esfera operaba la CONAE, se encargó de que se construyesen rutas y líneas eléctricas en tiempo récord mientras todavía se levantaban las instalaciones de la base.

Todas estas previsiones están contempladas en el Dictamen 11/2013, N° 1507/12 firmado el 11 de enero del 2013 del Ministerio de Relaciones Exteriores contenido en el expediente 0066504/2011.

Aquella preferencia era parte de una serie de beneficios y prioridades que resultaban inexplicables, habida cuenta que la Argentina no estaba recibiendo ningún favor directo en divisas ni tampoco un estipendio por el uso del lugar. Por el contrario, destinó una considerable cantidad de recursos sin retorno y los destinó con una prioridad inexplicable aún.

Lo mismo hizo la provincia de Neuquén, que firmó un nuevo acuerdo tripartito con la CONAE y el CLTC el 28 de diciembre de 2012, el cual lo obligaba a realizar las obras necesarias para que la base estuviese provista de manera permanente con 1500 kw de energía, así como instalar una línea de fibra óptica de 40Mbps. En el mismo articulado, se obliga a mantener en buenas condiciones la ruta provincial N° 31 por la cual se accede a la base. Estas obras están respaldadas por convenios entre la provincia y el gobierno central para financiar su puesta en marcha.

En el dictamen de 2011 se preveía que "se otorgará a los empleados de CLTC exención judicial por expresiones escritas y orales en su trabajo para la estación de espacio lejano", que en criollo significa que nada de lo que produjeran iba a ser alcanzado por la legislación local.

Además, que se iba a garantizar que las autoridades migratorias no interfirieran en la circulación del personal de las instalaciones chinas y que las oficinas impositivas  los eximieran de toda presión tributaria, usualmente fuerte con otros habitantes de territorio argentino. La autoridad fiscal fue informada de estos privilegios mediante un memorándum reservado enviado en mayo de 2013.

Dentro de esas exenciones, se le otorga una habilitación extraordinaria para importar los elementos destinados a construir la base, así como un permiso adicional para que ese beneficio incluya a cualquier tipo de insumo que se necesite para mantenerla operativa, ya sea que se trate de instrumentos científicos, comida o ropa para los que trabajan en ella. En el inciso 4 del acuerdo se establece que "la Argentina permitirá la importación libre de impuestos para artículos de subsistencia de empleados de CLTC al territorio argentino de conformidad con la legislación argentina".

En su momento, la Cancillería destacó que "la CONAE ha hecho notar que la magnitud del proyecto y el grado de colaboración que se requiere para asegurar la exitosa instalación y operación de este instrumental de última generación representa una oportunidad única para la Argentina para demostrar su capacidad en el campo de las tecnologías de avanzada". Sin embargo, en ningún documento se establece el aporte de tecnología argentina ni el traspaso de avances científicos chinos a sus pares locales. Todo se hace a título gratuito y por cuestiones vinculadas al fortalecimiento de las relaciones bilaterales.

Por eso, y para salvar las formas, el acuerdo estableció que los científicos de la CONAE podrían hacer uso de las instalaciones durante el 10% del tiempo del funcionamiento. Sin embargo, para ello deberían pedir un permiso a las autoridades chinas, mientra que su aprobación dependerá de que el uso no obstaculice los de la base. Además, serán los científicos chinos los que definirán si ello sucede.

En el artículo 4° del documento donde se acuerda esa cooperación, se lee: "La utilización efectiva por parte de CONAE del uso del 10% del tiempo de la antena de espacio lejano, por año, no acumulable a través de los años. A tal fin, CONAE podrá instalar, mantener y operar equipamiento para procesamiento de datos a su propio cargo, sobre una base de no interferencia con las actividades de apoyo a las misiones de CLTC. CONAE coordinará dicha actividad con CLTC mediante solicitud escrita remitida, al menos, con tres meses de antelación".

Más allá de las susceptibilidades nacionalistas, estas facilidades implican en los hechos que la Argentina renunció a toda herramienta de control y presión en caso de que la base china se apartara de lo acordado, como por ejemplo que se tuvieran indicios sólidos que está siendo utilizada con propósitos bélicos.

Ello se vuelve más evidente al no existir mecanismo de verificación unilateral por parte de las autoridades locales, que dependen en todo momento de la buena voluntad de quienes están dentro de la base para ser invitados a entrar, analizar y verificar las actividades que se hacen dentro de ella.

Tampoco puede monitorear sus actividades o permitir que terceros lo hagan, ya que uno de los anexos compromete a la Argentina a blindar el espacio radioeléctrico en cien kilómetros a la redonda en las bandas entre 10 y 50 GHZ, además de comprometerse a brindarle garantías contra toda intrusión remota.

Es decir que si los científicos chinos que están bajo el comando de los militares de Pekín ya están realizando actividades relacionadas con su sistema militar, no existe modo de comprobarlo ni instrumentos para presionar para que dejen de hacerlo.

Los acuerdos que permitieron la instalación de la base y garantizan su funcionamiento están protegidos por la aprobación retroactiva por parte del Parlamento y el secreto de los protocolos reservados que lo acompañan. Pero incluso lo que fue legalizado no salva a la Argentina de las consecuencias de esa presencia en momentos en que EEUU y China tensionan su disputa por el título de principal potencia económica y militar del planeta.

Problemas

La declaración del almirante Craig Faller no fue ni inocente ni apresurada. En agosto del 2018, el secretario de Defensa de EEUU, James Mattis, visitó al presidente Mauricio Macri en Buenos Aires y, de acuerdo a fuentes confiables, introdujo la cuestión de la base china en la Patagonia. La cuestión central es que además de los propósitos declarados, le indicó que aquella estación estaría siendo usada como parte de la red espacial que tendió Pekín para vigilar objetivos estadounidenses en todo el planeta. La declaración del jefe del Comando Sur que asumió histórica y unilateralmente la defensa de los intereses de ese país en el sur de sus fronteras, sonó a la vez como un recordatorio y como advertencia.

Tal es la preocupación del presidente Donald Trump por no perder la carrera espacial, que en agosto del año pasado creo la "fuerza espacial", el capítulo militar que reunirá las capacidades bélicas de ese país más allá de la atmósfera. Y en línea con esa preocupación, el secretario de Defensa Mattis ofreció al presidente Macri convertir a la Argentina en un aliado militar, una oferta que no podía estar disociada con la presencia china en el sur del país.

De todos modos, si EEUU decidiera neutralizar esa base en su flanco sur la Argentina podría enfrentar escenarios complejos. Bien podría presionar para que Buenos Aires de por terminado los acuerdos que permiten la presencia de esa base, pero con ello le obligaría a renunciar al principal socio comercial y principal comprador de soja, la gran entrada de dólares de la cual depende la débil economía local. Y aunque presionara, Argentina no tiene modo de trasladar esa presión a los habitantes de la base por el modo en que fueron conformados los acuerdos.

Otra clase de opciones que impliquen irrumpir en la soberanía argentina para sacar la base, pareciera ser una fantasía reservada para escenografías de guerra abierta que por ahora no son siquiera una probabilidad.

La única cláusula que podría salvar la situación es la que estipula que la Argentina puede dar de baja el acuerdo con un aviso previo de cinco años, fundando su motivo en causas razonables y con las obvias reservas legales en caso de tratarse de una denuncia basada en motivos no aceptados por la contraparte. Pero en la cláusula 3° del acuerdo marco se prevé que en caso de controversia originada por parte de la Argentina, se llamará a un arbitraje con una tercera parte elegida de común acuerdo y que el procedimiento será llevado adelante en… Pekín.

Todo indica que en caso de ser presionada para que retire la base, Argentina no tiene nada que hacer salvo esperar que pase el tiempo, mientras negocia para que las tensiones no la dejen atrapada en la maraña legal y política sobre la que se construyó la base china en la Patagonia.

Incluso, si el gobierno argentino decidiera echarse atrás con lo acordado, sufriría de las limitaciones del artículo 5, inciso 3 en donde se estipula que "sin la aprobación de China, las entidades e instituciones o individuos de la Argentina no podrán expropiar o embargar bajo ninguna circunstancia el equipamiento y las instalaciones o bienes y documentación de la estación de espacio lejano. El equipamiento y las instalaciones, bienes y documentación de la estación de espacio lejano no estarán sujetos a restricciones administrativas o judiciales de ningún tipo".

No podría hacer nada más debido a que no tiene ni instrumentos militares ni peso geopolítico para hacer otra cosa que un berrinche diplomático.

Ni a China ni a EEUU les interesa demasiado si el acuerdo para la instalación de la base fue firmado por una ex presidente que deberá desfilar por Tribunales acusada de corrupción o si Mauricio Macri tiene planes para controlar la inflación. En las grandes ligas estratégicas se considera que el acuerdo fue firmado por un Estado más allá del inquilino ocasional que ocupe la Casa Rosada. Y no respetar los pactos –o respetarlos, según sea la óptica– tiene consecuencias concretas.

China avanza en la militarización del espacio y está dispuesta a convertirse en el adversario de EEUU en todos los escenarios. La base que instaló en la Patagonia argentina es una parte esencial de su sistema de rastreo y recopilación de datos, la cual sin duda tiene un capítulo bélico, dada la naturaleza dual de la tecnología que despliega Pekín en cada lanzamiento que realiza hacia el cosmos.

Argentina tiene entonces en su lomo patagónico una protuberancia que hace ruido a Occidente y sirve al Oriente para confrontarlo. Atrapada en las decisiones de un electorado que en su momento no entendió las consecuencias del discurso anti norteamericano, dejó que otro de los actores del gran juego pisara fuerte dentro del territorio y con ello que la Argentina fuera involucrada en un conflicto que excede sus músculos políticos.

Hace años que la política exterior argentina fluctúa entre los bandos en disputa en el tablero mundial. Y esa falta de rumbo precisa de un GPS, que por ahora no se sabe si funcionará bajo la tecnología de EEUU o la de China. Sin importar donde llegue, las coordenadas indican que se dirige directo hacia un conflicto.

Por qué submarinos rusos merodean los cables de Internet en el océano Atlántico

Por Germán Padinger - gpadinger@infobae.com - Infobae.com
Mientras Moscú se prepara para desconectarse de Internet como simulacro de guerra cibernética, qué ocurre con los crecientes reportes de sospechosa actividad alrededor del sistema que conecta al mundo y cómo podría ser afectado
Un submarino ruso de la clase Akula
Un submarino ruso de la clase Akula
Luego de que el gobierno ruso anunciara sus intenciones de desconectarse temporalmente de internet como ensayo de seguridad ante una eventual guerra cibernética, diferentes medios recordaron los reportes sobre misteriosos submarinos que en los últimos años han merodeado los cables submarinos de la red global.

Al menos desde que las relaciones entre Occidente y Rusia comenzaron a deteriorase en 2014, cuando Moscú anexó la península de Crimea y fue acusado de intervenir en el conflicto separatista  en Ucrania, los reportes de submarinos ubicados en puntos estratégicos del sistema de conexión han aumentado y provocado preocupación entre los miembros de la Alianza del Atlántico Norte (OTAN), que en respuesta han reactivado un comando naval utilizado en tiempos de la Guerra Fría.

En especial se habla de los mini submarinos Mir-1 rusos, según recuerda la cadena australiana News, que han sido detectados en diferentes puntos estratégicos donde el corte de los cables podría significar una desconexión entre Europa y Estados Unidos o incluso una caída general de internet.
Un daño al sistema de cabes submarinos podría afectar seriamente o incluso cortar el acceso a internet
Un daño al sistema de cabes submarinos podría afectar seriamente o incluso cortar el acceso a internet

Estos aparatos son transportados por submarinos más grandes y desplegados en el fondo del mar.

Una amenaza creciente

Algunos de los primeros reportes surgieron en 2015 en el períodico The New York Times y en el portal Huffington Post, cuando se habló de un creciente interés de submarinos y buques espía de la marina rusa en los cerca de 400 cables submarinos de internet en todo el mundo y a través de los cuales se realizan transacciones por 10 billones de dólares diarios. "Las razones tácticas son claras. En caso una escalada de tensiones, el acceso al sistema de cables submarinos representa una fuente rica de inteligencia, la posibilidad de crear enormes problemas en la economía del enemigo y una inflada de pecho simbólica para la marina rusa", señaló en aquel entonces el almirante estadounidense retirado Jim Stavidris al Huffington Post.

Mientras que el portavoz de la marina de Estados Unidos, William Marks, dijo al New York Times que "sería una preocupación escuchar que cualquier país esté manipulado los cables de comunicaciones", aunque declinó ofrecer más detalles sobre "operaciones clasificadas".
El mapa de los 420 cables submarinos del sistema actual de comunicación (TeleGeography)
El mapa de los 420 cables submarinos del sistema actual de comunicación (TeleGeography)

En diciembre de 2017 un oficial de las Fuerzas Armadas del Reino Unido advirtió que un ataque en el sistema "afectaría de inmediato y potencialmente en forma catastrófica" a la economía global, reportó News.

A finales de ese mismo año el Washington Post también reportó sobre las actividades rusas cerca de los cables de intenet, recordando que la actividad submarina en general del Kremlin ha llegado recientemente a los niveles más altos desde la Guerra Fría.

"Estamos viendo actividad submarina rusa en los alrededores de los cables submarinos en un nivel que nunca habíamos visto. Rusia está claramente aumentando su interés en la infraestructura submarina de la OTAN y sus aliados", indicó al periódico el almirante Andrew Lennon, comandante de la fuerza de submarinos de la OTAN.

Un minisubmarino ruso Mir 1En 2018 los reportes de actividad submarina rusa se multiplicaron y generaron una mayor preocupación entre lo países europeos y la OTAN.

Un minisubmarino ruso Mir 1

También lo hizo en los Estados Unidos, aunque, como reporta The National Enquirer, el país no ha denunciado con ímpetu este fenómeno ya que Washington fue el primero en merodear cables submarinos durante la Guerra Fría. En aquel momento algunas de sus unidades, como el USS Halibut, estaban especializadas en acceder a estos sistemas de conexión para obtener inteligencia.

Tal es el peligro advertido por las potencias occidentales que en 2018 Washington aprobó la construcción de un segundo barco especializado en reparación y tendido de cables, e incluyó a un constructor de minisubmarinos en sus sanciones a Rusia, señaló el National Enquirer.

De acuerdo a esta misma publicación, los submarinos rusos responden al Directorio de Investigación Submarina Profunda (GUGI) de la marina, y no se conocen exactamente sus capacidades.

¿Cuál es el daño posible?

Cortar los cables es una tarea relativamente sencilla, pero acceder a ellos buscando información requiere de equipos más sofisticados, especialmente para evitar que el agua de mar no llegue al interior.
El submarino ruso Krasnodar (Ministerio Defensa Rusia)
El submarino ruso Krasnodar (Ministerio Defensa Rusia)

Pero aún si un país tuviera la voluntad de cercenar el sistema y colapsar internet, tampoco sería fácil. La destrucción de cables, ya sea por cuestiones climáticas, accionar de los peces o errores del hombre es rutinaria: se cree que sólo en el Atlántico se rompen 50 año al año.

Incluso en 2007 un grupo de pescadores cortaron por accidente el principal cable que conecta a Vietnam, dejando al país con un acceso muy limitado a internet por meses.

Por otro lado, Taiwán, que mantiene una larga disputa política e histórica con China, manifestó a comienzos de este año su temor a que Beijing pudiera cortar los cables submarinos para afectar a la isla, según reportó el medio Asia Sentinel.

"La posibilidad de que China dañe o corrompa cables y otra infraestructura que conecta a Taiwán con el mundo no debe ser subestimada por la comunidad internacional", destacó en enero el analista Tzeng Yi-suo del Instituto Nacional de Defensa e Investigación en Seguridad, un think tank estatal en Taipei.
Líderes de los países miembros de la OTAN en una cumbre de 2018. La alianza está preocupada por las actividades submarinas de Rusia (Reuters)
Líderes de los países miembros de la OTAN en una cumbre de 2018. La alianza está preocupada por las actividades submarinas de Rusia (Reuters)

Por causa de los frecuentes daños, el sistema opera con un nivel de redundancia alto, es decir que en cualquier momento la capacidad de los cables y su cantidad es superior a la necesaria, para que el tráfico de información puede ser rápidamente redireccionado en caso de un problema.

El esfuerzo para cortarlo totalmente debería, en consecuencia, ser enorme, aunque existen algunos puntos estratégicos de mayor concentración donde sería más practicable.

Más verosímil, sostiene The National Enquirer, sería el ataque de Rusia a redes específicas, como el cable DoDIN utilizado por del Departamento de Defensa de Estados Unidos o el SOSUS que la OTAN utiliza apara monitorear movimientos de submarinos.
Otro signo del aumento de las tensiones. Un F-22 Raptor de la fuerza aérea de Estados Unidos interceptando a un bombardero ruso Tu-95 que se acercó al espacio aéreo estadounidense
Otro signo del aumento de las tensiones. Un F-22 Raptor de la fuerza aérea de Estados Unidos interceptando a un bombardero ruso Tu-95 que se acercó al espacio aéreo estadounidense

Las tensiones no se limitan a las profundidades del mar. De hecho, los vuelos de reconocimiento de cazas y bombarderos rusos en las fronteras entre Rusia y la OTAN vienen también en alza, así como también la actividad de la flota de superficie rusa.

Una red vital para la comunicaciones del mundo, pero no la única

Los primeros cables submarinos de comunicación fueron tendidos en 1851 y desde entonces la red global no ha parado de crecer en tamaño y tecnología, conectando a todo el planeta de forma casi instantánea. En la actualidad hay unos 420 cables que cubren un total de 1.100.000 kilómetros de distancia, de acuerdo al sitio especializado TeleGeography. Convive como una alternativa más barata al sistema de comunicación satelital que seguiría en pie en caso de un colapso del primero.

Qué son los misteriosos globos que sobrevuelan el espacio aéreo argentino

Por Desirée Jaimovich - djaimovich@infobae.com - Infobae.com
La captura donde se ven los globos del Proyecto Loon sobrevolando el espacio aéreo argentino (Flight Radar)
La captura donde se ven los globos del Proyecto Loon sobrevolando el espacio aéreo argentino (Flight Radar)
En estos días, se pudo identificar la presencia de globos del proyecto Loon, que pertenece a Alphabet, la casa matriz de Google. Se trata de una iniciativa, que surgió en 2013 y que busca llevar internet a zonas remotas o alejadas, así como mejorar la conexión existente por diferentes motivos.

"Por medio de una red de globos que viajan en el borde del espacio, Loon trabaja con operadores de redes móviles para expandir la cobertura en comunidades marginadas o sin servicio, complementar las redes existentes y proporcionar cobertura inmediata luego de desastres naturales. Hasta la fecha, los globos han viajado más de 30 millones de kilómetros alrededor del mundo", se detalla en la página oficial.

Infobae pudo ver, visitando la página Flight Radar que había imágenes de globos que eran identificados con el nombre Loon. Flight Radar es una página que permite rastrear la ubicación de aviones en tiempo real. Es una extensa red de sistemas ADS-B, que plasma en un mapa digital la información que recibe de más de 20 mil receptores. Entrando al sitio se puede visualizar, en vivo, cómo se desplazan las aeronaves.
Los globos han viajado más de 30 millones de kilómetros alrededor del mundo. (Flight Radar)
Los globos han viajado más de 30 millones de kilómetros alrededor del mundo. (Flight Radar)

Esto es posible porque los ADS-B integran una tecnología de vigilancia cooperativa por medio de la cual un avión determina su ubicación a través de la navegación por satélite, y la emite continuamente. Esta información es recibida por las estaciones terrestres de control de tráfico aéreo y por otras aeronaves. Todo eso esos datos se visualizan en el mapa al que se puede acceder desde el navegador o desde las apps.

Así fue que Infobae, al notar la presencia de los globos identificados como Loon, se contactó con esta entidad para consultarles por este tema, y un vocero explicó, por medio de un comunicado, lo siguiente:

"Podemos confirmar que los globos Loon han estado activos en el espacio aéreo argentino a principios de esta semana. Nuestros globos operan a 20 kilómetros por encima de la Tierra, muy por encima del tráfico aéreo comercial o la vida silvestre. Loon ha estado realizando pruebas en la región durante años y como parte de estas pruebas los globos transitan por muchos países de América del Sur, incluida Argentina".

Además, recordaron que Loon mantiene telemetría y enlaces de comando continuos las 24 horas del día, todos los días de la semana con cada globo. A su vez, hacen un rastreo constante la ubicación mediante GPS. "Los descensos son coordinados con el control de tráfico aéreo local para aterrizar el globo de manera segura", añadieron.

Loon viene realizando vuelos de prueba en América Latina hace algunos años y ya aterrizaron varios globos en la región. De hecho, en 2017 ofreció un servicio de emergencia tras los desastres naturales que azotaron a Perú y Puerto Rico. "Estos globos permitieron conectar a más de 300 mil personas con servicios básicos de internet móvil", explicó el vocero.

Los globos son de polietileno y están diseñados para soportar los vientos de más de 100 kilómetros por hora y temperaturas que pueden llegar a los -90 grados en la estratófera.Cómo funcionan

Hay dos transceptores de radio principales en cada globo: una estación base LTE de amplia cobertura (o "eNodeB"), que transmite la conectividad de internet directamente al teléfono habilitado para LTE de un usuario, y un enlace direccional de alta velocidad que se usa para conectarse entre globos y con la infraestructura de internet en tierra.

Los globos son de polietileno y están diseñados para soportar los vientos de más de 100 kilómetros por hora y temperaturas que pueden llegar a los -90 grados en la estratósfera.

Los globos, que están hechos de polietileno y pueden permanecer más de 100 días en la estratósfera, ofrecen una velocidad similar a la que proporciona el 4G y cada uno cubre un radio aproximado de 80 kilómetros y puede proporcionar conectividad hasta a 100 personas.

Los datos que se transmiten a través de la red de los globos están encriptados. "Nos integramos con las redes centrales de nuestro socio operador de la red móvil para que los datos transmitidos tengan los mismos niveles de encriptación y autenticación que esas redes", se detalla en el sitio de la compañía.

El equipo que se encuentra los globos está alimentado por paneles solares durante el día y una batería recargable durante la noche.

Y respecto de si estos globos necesitan algún permiso especial para funcionar, en la página se menciona lo siguiente: "Loon cumple o excede los estándares internacionales que rigen para globos no tripulados establecidos por la Organización de Aviación Civil Internacional de las Naciones Unidas (OACI). Estas normas forman la base de las regulaciones de muchos países en todo el mundo. Si bien las regulaciones específicas difieren de un país a otro, cumplimos con todas las leyes locales e internacionales aplicables según lo requerido en los lugares donde operamos".

viernes, 15 de febrero de 2019

El nuevo destructor sigiloso de la Armada de los Estados Unidos: ¿un barco de guerra con armamento láser?

Por Kris Osborn - The National Interest - Traducción Desarrollo y Defensa
Algunas actualizaciones grandes podrían llegar pronto.

Mientras la Marina comisiona a su segundo nuevo destructor sigiloso de clase Zumwalt, el servicio está expandiendo el alcance estratégico para los barcos de ataque y diseñando las naves para nuevas armas, sensores mejorados y aplicaciones avanzadas de Inteligencia Artificial y tecnologías de nube.

Bajo la sombra altamente visible de su primer destructor furtivo USS Zumwalt en su clase, la Armada ha estado haciendo silenciosamente un rápido progreso con su segundo destructor de la clase Zumwalt: el USS Michael Monsoor, ahora comisionado. 
Resultado de la imagen para Zumwalt
Al igual que la nave líder de la clase Zumwalt, la segunda se concibe como una plataforma de ataque en tierra y en aguas azules en varias misiones, sigiloso, armado para disparos de precisión de largo alcance, una amplia gama de misiles ofensivos y defensivos, mayor velocidad de procesamiento de computadoras y un accionamiento eléctrico con un sistema de propulsión integrado con 78 megavatios de energía eléctrica a bordo.

“DDG 1001 emplea un Sistema de Energía Integrado (IPS), que distribuye 1000 voltios de corriente continua en todo el barco. "Las capacidades arquitectónicas de IPS incluyen la capacidad de asignar los 78 megavatios de potencia instalada a la propulsión, el servicio del barco y las cargas del sistema de los mismos motores primarios de la turbina de gas según los requisitos operacionales", dijo un comunicado del Comando de Sistemas del Mar Naval.
Resultado de la imagen para Zumwalt
El barco, llamado DDG 1001, ahora se ha puesto en servicio después de pruebas, ensayos y demostraciones exhaustivas de los sistemas HM&E del barco (casco, mecánico y eléctrico), incluidos los sistemas de manejo de embarcaciones, anclajes y amarres, así como demostraciones importantes del control de daños, lastre , sistemas de navegación y comunicaciones, dijo una declaración de Naval Sea Systems Command.

La entrega de HM&E sigue los informes de la Marina de las pruebas de aceptación exitosas para DDG 1001 durante las cuales el barco probó los sistemas de propulsión de potencia y los giros de alta velocidad mientras evaluaba los sistemas de ingeniería de HM&E, según un comunicado de General Dynamics Bath Iron Works.

Utilizando la misma línea de base técnica, especificaciones de envío y sistema de armas que el primer Zumwalt, el Monsoor está diseñado con un sistema informático diseñado específicamente para adaptarse a las actualizaciones de software a medida que surgen nuevas tecnologías, describen los desarrolladores de Raytheon y Navy.
Resultado de la imagen para Total Ship Computing Environment
La computadora de la nave, llamada Total Ship Computing Environment, integra muchos de los sistemas de la nave, como su radar, armas y aparatos de propulsión. Las actualizaciones de software que afectan el radar, el control de fuego y algunas áreas de armas representan algunos márgenes potenciales de diferencia que hacen que los barcos estén más avanzados. Raytheon es el principal integrador de barcos de las computadoras a bordo y otras tecnologías de clase Zumwalt.

“Estamos continuamente buscando optimizar aún más el entorno de computación total de la nave a través de la actualización de la tecnología. Esto podría eventualmente incluir soluciones basadas en la inteligencia artificial y / o en la nube ", dijo a Warrior Maven, Wade Knudson, Director Senior de Sistemas Integrados de Barcos de Raytheon.

La integración de la IA o la nube, si eso ocurriera en un futuro cercano, trae varias dimensiones nuevas al ataque marítimo. Una ventaja inicial, simplemente, es que el aumento de la virtualización habilitada por la migración a la nube puede reducir considerablemente la huella del hardware. Se requerirán menos "cajas" o servidores a bordo a medida que los elementos mayores de la infraestructura técnica se conviertan en multifunción. Un número menor de sensores y tecnologías de almacenamiento de datos permiten una mejor integración y liberan las oportunidades de "tamaño, peso y potencia" a bordo del barco.

El acceso a los datos es otro elemento definitorio de la migración a la nube, lo que significa que se puede acceder a los sensores, los sistemas de armas y cosas como los datos de navegación de una manera más rápida y consolidada. Cuando se agrega una mayor automatización o inteligencia artificial a la ecuación, el sensor, el objetivo y la información sobre armas pueden incluso organizarse de manera autónoma para que los tomadores de decisiones humanos los consideren.

La integración de AI podría automatizar la integración de sensores y armas, al comparar información nueva con vastos volúmenes de datos para analizar y organizar datos relevantes para el combate; Esto les dará a los comandantes un tiempo de determinación para disparar muy mejorado con el que destruirá los objetivos que se aproximan rápidamente.

Mientras tanto, el tercero en su clase Zumwalt, el futuro USS Lyndon B. Johnson, también se encuentra en construcción y está a punto de completarse. La tercera cabina de cubierta de Zumwalt, que a diferencia de los dos primeros barcos construidos con materiales compuestos, está hecha de acero.

Es probable que la flota de tres barcos Zumwalt tenga una gran demanda en los próximos años a medida que surjan nuevas amenazas que presentan una necesidad de sus tecnologías únicas. Dada su configuración sigilosa, parece plausible que una nave de clase Zumwalt pueda liderar un asalto o ayudar a lanzar un ataque más amplio en virtud de la habilidad de atacar y evitar la detección.
Resultado de la imagen para Zumwalt
Además, de una manera bastante similar a la actual flota de destructores DDG 51, un Zumwalt casi seguramente ayudará a proteger a un grupo de ataque de portaaviones. Basándose en su configuración sigilosa, un destructor Zumwalt podría estar bien posicionado para probar o penetrar las defensas enemigas de aguas azules sin necesariamente informar la ubicación de un grupo de portaaviones.

El secretario de Marina Richard V. Spencer mencionó recientemente el papel más importante de la clase Zumwalt, y dijo que "esta nave proporcionará una presencia independiente y una disuasión hacia adelante en las próximas décadas", según una declaración escrita del Comando de Sistemas del Mar Naval.

Si el radar, el ISR aéreo o los dispositivos de vuelo no tripulados MH-60R y Fire Scout a bordo detectan amenazas de largo alcance o áreas de fuego enemigo entrante, el Zumwalt podría ser considerado como un punto de lanzamiento para un contraataque.

Los oficiales de la Armada explican que, en comparación con los destructores anteriores, la clase Zumwalt tiene una cabina de vuelo más grande y tiene capacidad para dos MH-60R y varios aviones no tripulados.

Con su tecnología de disparos de precisión de largo alcance, un Zumwalt quizás podría tener éxito en atacar a objetivos terrestres enemigos fortificados sin ser tan susceptible a sensores terrestres y misiles antiaéreos.
Resultado de la imagen para Zumwalt
Los desarrolladores de la Armada también dicen que el Sistema de lanzamiento vertical del USS Michael Monsoor cuenta con celdas más grandes que las celdas similares en los buques de hoy, lo que permite a esta clase disparar misiles terrestres y antiaéreos más grandes y avanzados en el futuro.

Además, dada su baja señal de radar, podría no parecer demasiado pero podría imaginarselo en misiones como un elemento de un asalto anfibio. Los sensores avanzados a bordo podrían conectarse con drones y otros activos de ISR para ayudar a orientar a un Amphibious Ready Group que se aproxima en cuanto a los mejores métodos o ubicaciones de ataque.

El diseño de la nave de 610 pies, que perfora las olas, ofrece una amplia gama de avances. La forma de la superestructura y la disposición de sus antenas reducen significativamente la sección transversal del radar, haciendo que la nave sea menos visible para los radares enemigos, informa la Marina.

Un calado poco profundo de Zumwalt, sus habilidades de misión litoral y los disparos de precisión de largo alcance podrían, junto con el poder aéreo, ayudar a disminuir los objetivos terrestres en preparación para un aterrizaje anfibio. De una manera no totalmente diferente a un LCS, un Zumwalt podría acceder a puertos de aguas poco profundas y otras áreas costeras actualmente inaccesibles para buques de calado más profundo; esto cambia el cálculo de combate que trae potencia de fuego de superficie sustancialmente mejorada a las operaciones litorales.
Resultado de la imagen para Zumwalt
Al mismo tiempo, es indudablemente relevante señalar que, al menos por el momento, solo serán tres destructores de la clase Zumwalt, una circunstancia que probablemente limitará un alcance global más ubicuo. Como resultado, se necesita poca imaginación para observar cómo es probable que la clase Zumwalt funcione como una inspiración o modelo para otros nuevos barcos e innovaciones, para que surja en el futuro, lo que puede emular o desarrollar algunas de sus tecnologías.

La cuestión de las armas de rieles y las armas láser, sin sorpresa, es algo que tiende a generar mucha atención en la mente de los innovadores, analistas de evaluación de amenazas y planificadores futuros; esta es una razón clave por la que muchos apuntan al Sistema de Energía Integrado de Zumwalt como una fuente de energía móvil impactante que, a medida que continúa evolucionando, proporciona la base técnica para la integración de las armas láser.

Cuanto mayor sea la cantidad de tecnología de potencia móvil exportable y resistente, más fuerte será el láser. Las armas láser basadas en barcos, se discute ampliamente, ahora ya están operativas. El desafío de avanzar es lograr aumentar su fuerza y ​​alcance al mismo tiempo que acelera su integración con el radar, los sensores y las tecnologías de control de disparos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...