miércoles, 29 de julio de 2015

En el Belgrano Cargas también se rompen los nuevos durmientes de hormigón cuando pasan los trenes

Por Antonio Rossi - LPO
Tras los problemas en la vía a Mar del Plata, ahora se parten los durmientes del Belgrano Cargas. La ADIF, otra vez, en la mira.


Al igual que en el ramal a Mar del Plata donde corren trenes de pasajeros, en las vías de la empresa estatal Belgrano Cargas y Logística (BCLSA) también han comenzado a aflorar serios problemas con los nuevos durmientes de hormigón que se instalaron en los últimos meses.

Por defectos de fabricación, los durmientes colocados en varios tramos del ramal que une las ciudades de Santa Fe con San Cristóbal se rompieron y quedaron quebrados al medio al poco tiempo de que comenzaran a transitar las formaciones de cargas.

El nuevo caso que pone en la mira las obras de renovación de vías que viene realizando la administración kirchnerista saltó tras un informe interno que elaboraron los técnicos de la compañía Belgrano Cargas y Logística que conduce el camporista, Marcelo Bosch, a quien hace dos meses se le atribuyó un fugaz noviazgo con la modelo Luciana Salazar.

Luego de un relevamiento efectuado entre los kilómetros 187 al 211 del “ramal C” Santa Fe-San Cristóbal, los inspectores del Belgrano Cargas detectaron la existencia de numerosos durmientes de hormigón partidos y con grandes fisuras horizontales.

Las obras de reparación integral del ramal fueron ejecutadas por el consorcio conformado por la empresa Roggio y CPC, la constructora de Cristóbal López.

Pero, como en el caso de la renovación de vías a la costa atlántica que había adelantado LPO, la que ha vuelto a quedar en el tapete es la proveedora de los durmientes.

Se trata de la empresa marplatense DHASA que forma parte del grupo Solana y que bajo la gestión del ministro Florencio Randazzo se ha quedado con varios contratos de suministros de materiales y de obras de infraestructura en vías y estaciones.

La renovación del ramal C del Belgrano Cargas había arrancado a fines de 2011. Según el cronograma inicial, las obras debían concluirse a mediados de 2013. Pero debido a un prolongado conflicto gremial con la UOCRA santafesina y a la demora en la provisión de los materiales, la terminación de los trabajos se retrasó hasta los primeros meses de 2015.

Si bien las vías afectadas pertenecen a la red de la empresa Belgrano Cargas y Logística, la repartición estatal que llevó adelante la licitación y afrontó las inversiones en las obras fue la Administración de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF).

Tras adjudicar los trabajos y la compra de los materiales, la ADIF – que pilotea el randazzista Ariel Franetovich— se desentendió de controlar la calidad de los nuevos durmientes que según el pliego licitatorio deberían tener una garantía de fabricación de 5 años.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...