domingo, 14 de agosto de 2011

Los subtes que prometió Cristina, los compró Macri


Por Antonio Rossi - Diario Clarín
En 2008, la presidenta Cristina Kirchner y el entonces secretario de Transporte, Ricardo Jaime habían anunciado la compra de coches usados al Metro de Madrid. El año pasado, Juan Pablo Schiavi -el sucesor de Jaime- volvió a ratificar la operación destinada a reforzar la flota del subte B. Pero, por las demoras de la Nación y la falta de pago, la que terminó comprando los coches fue la administración porteña de Mauricio Macri.
La adquisición de los coches de subtes para la línea B quedó envuelta en la fuerte disputa política que mantienen las autoridades nacionales y locales. Hace casi tres años, el gobierno nacional había acordado la compra de 36 unidades usadas del Metro madrileño para ampliar el parque del subte B ante el mayor caudal de pasajeros que iba a registrarse por la interconexión con la línea H y la apertura de nuevas estaciones.

A fines de 2008, arribaron dos unidades para ser testeadas en las vías locales . Tras superar con éxito las pruebas de adaptación, la compra de los coches entró en una nebulosa. Ante cada reclamo de la ciudad, desde la Nación prometieron varias veces que el contrato se iba a cumplir. Pero tras una visita que realizaron a España a principios de año, las autoridades de Subterráneos de Buenos Aires (SBASE, la empresa estatal porteña encargada de la expansión de la red) se enteraron que la compra se había caído y que los coches estaban en venta al mejor postor.
De inmediato, los funcionarios de Macri iniciaron las negociaciones en firma directa con el municipio de Madrid para poder participar en el concurso de ofertas por los coches fabricados en la década del 70. Tras ofrecer un precio base de casi 700.000 euros por cada vehículo , SBASE logró quedarse con 24 de los 36 coches de subtes que originariamente iban a ser adquiridos por el gobierno nacional.

Según los plazos en juego, en los primeros días de setiembre se firmará el contrato definitivo de compra y a fin de año arribarán las unidades para poder inaugurar las nuevas estaciones Echeverría y J. M. de Rosas de la línea subte B. Los coches madrileños pertenecen a la serie 5000 y prestaron servicios en la capital española durante casi tres décadas. Fueron construídos por la empresa CAF y cada unidad puede transportar 34 pasajeros sentados y 181 parados .
Para afrontar la compra, el titular de SBASE, Juan Pablor Piccardo prevé utilizar una parte del presupuesto que tenían asignado para la adquisición de la nueva flota de la línea H, cuya licitación se tuvo que postergar por el impacto de la crisis financiera que le impide a los oferentes obtener la financiación que exigen los pliegos.

Por pedido de las 5 fabricantes que están interesados en el negocio -Alstom (Francia), CAF (España), Bombardier (Canadá) y las compañías chinas Citic y CFR-, el gobierno porteño postergó hasta fin de año la recepción de las ofertas para la provisión de 102 nuevos coches que demandarán una inversión de US$ 200 millones.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...