martes, 14 de febrero de 2017

Brasil cancela Pantsir S1 y observa el S-300

Según el sitio web Defesanet, hay un cambio de las medidas de gobierno del Brasil, se anunció en Moscú, cancelando las negociaciones sobre el sistema de defensa antiaéreo Pantsir, y mirando ahora el sistema S-300
La decisión del gobierno brasileño de poner fin a las conversaciones con Rusia para la compra de tres baterías de misiles Pantsir S1 provino del Comando de la Fuerza Aérea y la decisión fue tomada en agosto del año pasado. Las especificaciones del Pantsir S1 no responderían a las necesidades de la defensa aérea de Brasil.

Para la Fuerza Aérea de Brasil, que tomaría parámetros más ambiciosos para la interdicción del espacio de la capital nacional y otros puntos estratégicos del territorio nacional, como el Gran ABC, que concentra el 70% de la industria de la defensa del país. Idealmente, la adquisición de misiles con un rendimiento igual o mayor que el sistema S-300, incluso con la transferencia de tecnología.

Se trata de un salto cualitativo importante. El S-300, citado como un parámetro, proporciona protección contra misiles balísticos y de crucero, en un radio de hasta 300 km. El sistema ya fue comprado por Venezuela.

El cambio propuesto partió de los tableros de Control de Tráfico Aéreo (DCTA) y Control del Espacio Aéreo (DCEA). De acuerdo con estos órganos, los requisitos establecidos por más de cinco años sólo garantizan la defensa de um punto especifico y no corresponderían a la protección actual de área. Las armas modernas pueden exceder el perímetro de hasta 30 km proporcionados por los sistemas que participaron en el concurso.
Además del Pantsir S1, se examinaron el Bamse SRSAM, fabricado por SAAB (Suecia) , el Spyder-SR, ofrecido por la empresa israelí Rafael, el IRIS-T SL, fabricado por la empresa alemana Diehl, y SeaCeptor (CAMM-M), de la britânica MBDA. Rusia fue el único que ofrece la transferencia de tecnología completa a Brasil, lo que explica el alto precio del paquete de alrededor de $ 750 millones, muy por debajo de los EE.UU ($1 mil millones reportados en la prensa), que incluiría una fábrica instalada en Brasil que también produce el misil portátil IGLA-S).

Tomando el Bamse y Pantsir S1, diseñado desde el principio como armas antiaéreas, los sistemas ofrecidos en Brasil se desarrollaron a partir misiles diseñados para el combate aéreo, sufriendo limitaciones cuando se utilizan como armas de tierra. Los sistemas rusos y suecos comparten una característica común: utilizan láser de orientación de mando situado en la cola del misil (Aclos), lo que los hace inmune a la interferencia electrónica.

El Pantsir S1 es el único que se puede emplearse en movimiento. También está equipado con armas de fuego para la defensa cercana capaces de atacar a bombas y misiles de crucero. Todos los demás modelos de tiro de posiciones fijas y dependen de la instalación de detección de radar y centros de control remoto, un proceso que dura entre 15 y 40 minutos. Para mejorar la movilidad de Bamse, una de las debilidades del sistema sueco que participó en el concurso de Brasil, Saab ha desarrollado una versión instalada de un chasis de ocho ruedas. 

Los limitados presupuestos actuales y los equipo en uso para las necesidades de defensa de punto serán: el Igla-S ruso, los RBS-70, de Saab y las unidades Gepard 1A2. También, debido al presupuesto limitado, el desarrollo de la artilleria autopropulsada de 155 mm montada en camiones ha sido cancelado y será reemplazada por un programa de compra directa de equipos de los Estados Unidos. Esta prevista la compra del BAE Systems M777.
Resultado de imagen para BAE Systems M777
El Pantsir S1 surgió como una oportunidad de compra. Hubo un gran superávit en la balanza comercial con Rusia y el equipo podría ser pagado con exportaciones de carne. El modelo en cuestión prevé el pago a los productores brasileños y en rublos a las fabricas rusas fue propuesto por el presidente Vladimir Putin a la expresidente Dilma Rousseff. Michel Temer, como presidente del Grupo de Trabajo Brasil-Rusia, apoyó la idea.

La brasileña MECTRON, una subsidiaria de Odebrecht Defensa y Tecnología (ODT), estaba interesado en participar en el programa, pero Rosoboronexport nunca cerró la colaboración con la empresa, que ahora está en el proceso de disolución.

Existen diversas versiones del sistema S-300. Incluyendo la última versión que el S-400 Triumf y S-500 Favorit. Actualmente, las fuerzas armadas de Rusia emplean sobre todo el S-300. El rango de detección máximo es de 300 kilometros.
Fuente: Extractado de Defesanet
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...