Mostrando entradas con la etiqueta Defensa - Espacio. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Defensa - Espacio. Mostrar todas las entradas

domingo, 21 de octubre de 2018

Argentina desató un contrapunto diplomático entre China y EE.UU por la base espacial de Neuquén

Por Martín Dinatale - mdinatale@infobae.com - Infobae.com
La diplomacia argentina planteó en la ONU la necesidad de controlar las bases espaciales para que intercepten satélites; hubo apoyo de Washington pero China se opuso
La base china instalada en Neuquén vuelve a generar alarma (Foto: Télam)
La base china instalada en Neuquén vuelve a generar alarma (Foto: Télam)

La dura pulseada entre Washington y Beijing no se limita al plano comercial. Un insólito cortocircuito diplomático entre China y Estados Unidos desató la la Argentina en la Comisión Permanente de Desarme de Naciones Unidas al sugerir que las estaciones espaciales diseminadas en todo el mundo sean sometidas a un rígido sistema para evitar la intercepción de satélites.

El origen de esta polémica, en el caso de nuestro país, tiene nombre y apellido: la base de avistaje lunar que el gobierno de Xi Jinping instaló desde el 2015 en Neuquén y que la administración de Donald Trump ya alertó en reserva sobre su eventual uso dual y su posible potencialidad para interceptar satélites.

El entredicho diplomático de Washington y Beijng ocurrió el 11 de septiembre pasado en Ginebra pero sólo se conoció la semana pasada cuando un grupo de legisladores argentinos del oficialismo y la oposición, liderado por el presidente provisional del Senado Federico Pinedo, visitó las dependencias de Naciones Unidas en Suiza.

Durante la reunión anual de la Comisión Permanente para el Desarme de la ONU se dio el cruce entre China y Estados Unidos, promovido inusitadamente por Argentina. Según consta en las actas de esa conferencia, a las que accedió Infobae, y que se titulan bajo el rótulo "Prevención de una carrera de armamentos en el espacio exterior", la delegación argentina que encabeza el embajador Carlos Foradori planteó la necesidad de acordar un programa de prevención y limitación a las estaciones espaciales por su eventual potencial para interceptar satélites.

La preocupación tanto de Estados Unidos como de algunos países europeos sobre el eventual uso militar de la base de China en Neuquén viene de arrastre. Cuando llegó al poder en el 2016, Mauricio Macri exigió a la administración de Xi Jinping firmar un anexo al acuerdo que había sellado Cristina Kirchner para avalar esa base sólo bajo la taxativa prerrogativa de que sea para "uso pacífico". La estación situada en la localidad de Bajada del Agrio sobre 200 hectáreas manejadas y controladas por el Ejército Popular de China tiene una excensión impositiva a 50 años ya estaba en funciones por lo que China aceptó firmar esa adenda pedida por Macri.

Sin embargo, tanto el gobierno de Trump como de algunos países europeos plantean que la base de Neuquén podría interceptar satélites en el futuro inmediato por medio de la antena de más de 70 metros allí instalada.

Si bien la base de Neuquén no es la única estación espacial en el mundo que podría tener un uso dual, el tema surgió solapadamente y sin que la Argentina diera un nombre concreto alguno durante el debate de la ONU en Ginebra. Hubo una larga discusión de más de 45 minutos sobre el tema.

La propuesta argentina

La delegación argentina propuso la necesidad de imponer restricciones de desarme a las bases espaciales. Los delgados diplomáticos de Estados Unidos y el Reino Unido avalaron la iniciativa argentina. Pero se planteó una férrea oposición de China avalada por Rusia.

En el punto II, 7 del acta de esa reunión y bajo el título de "Amenazas" se dejó en claro que "algunas delegaciones expresaron la grave preocupación por la búsqueda y el uso de sistemas (ASAT) con capacidades". Para ello, se planteó "prevenir el desarrollo y prueba de esas capacidades incluyendo a aquellos con base terrestre como una cuestión de urgencia".

Así, se alertó sobre "el uso de esas bases espaciales que podrían crear nubes de paredes de larga duración que podrían afectar en el largo plazo la sustentabilidad de esas actividades del espacio exterior".

Los delegados de Estados Unidos y el Reino Unido sostuvieron como "amenazas" el "atasco, cegamiento, colisión como arma" de los satélites interceptados desde bases espaciales. También hubo expertos de esos países que allí mencionaron el uso de la "guerra electrónica" al evaluar que los satélites pueden verse afectados en su funcionamiento por el uso de rayos láser para dañar los sensores ópticos y la posibilidad de que se usen objetos espaciales de servicio por satélite para mover o dañar objetos espaciales.

También quedó plasmado en el acta de ese debate que "la tecnología detrás de al menos algunas bases espaciales son de doble uso por naturaleza. Hay sistemas que tienen usos legítimos, beneficiosos pero que también son inherentemente capaces de ser utilizados para interferir con el espacio de otros operadores de sistemas".

Según comentaron a Infobae fuentes diplomáticas que estuvieron en Ginebra durante ese debate, la delegación de la Argentina solicitó que se añadiera en el informe de la Comisión Permanente de Desarme una referencia "relativa a la necesidad de prevenir el desarrollo de capacidades de observación desde una base terrestre susceptibles de ser utilizadas con propósitos antisatélites".

Sin embargo, la delegación de China, con el aval de Rusia, reaccionó negativamente a esa solicitud señalando la imposibilidad de juzgar las intenciones con las que son utilizadas ciertas capacidades pensadas para usos pacíficos.

Allí fue cuando las delegaciones de Estados Unidos y el Reino Unido tomaron la palabra en apoyo de la sugerencia de Argentina y anadieron que si bien la intención de una estación espacial no podía juzgarse, la problemática debía analizarse muy seriamente atento a que el desarrollo de dichas capacidades constituía una amenaza para muchos países.

Finalmente, y atento a la necesidad de llegar a un pronto consenso respecto del informe, el debate quedó trunco y se resolvió postergar cualquier decisión para el futuro.

¿Por qué China no aceptó la propuesta de la Argentina de restringir el uso de las bases espaciales a la posible intervención satelital?

Funcionarios de la Cancillería argentina y del Ministerio de Defensa consultados por Infobae fueron taxativos al dar una respuesta: "China sabe que la antena instalada en Neuquén puede ser de uso dual", dijeron.

Es decir, que la posibilidad de que esa estación de espacial de China en Neuquén sirva en el futuro para interceptar satélites es un hecho probable más allá de que se haya firmado un anexo para asegurar el "uso pacífico" de la base de Bajada del Agrio.

A su vez, una calificada fuente del Ministerio de Defensa admitió que el ministro Oscar Aguad ya planteó esta preocupación al más alto nivel y tiene "sospechas de actividades no autorizadas" por la Argentina en esa base china en Neuquén que está manejada por el Ejército Popular de Xi Jinping.

Por el momento no se evalúa un pedido formal para controlar esa estación espacial aunque en el Ministerio de Defensa aseguraron sin vueltas: "es evidente que no podemos desconocer lo que otro país hace en nuestro territorio".

Debate interno en el Gobierno

El tema genera un debate interno en el Gobierno entre el Ministerio de Defensa y la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) que por el acuerdo sellado con China tiene posibilidad de uso de esa antena durante una hora y 40 minutos diarios pero que no puede interferir en su administración y uso.

El jefe de Gabinete Marcos Peña expresó en junio de este año en un informe escrito que emitió al Congreso que la CONAE apoya al Programa Chino de Exploración Lunar (CLEP) que entró en operación en abril de 2018, para "brindar apoyo durante el lanzamiento del satélite lunar de comunicación remota, QueQiao -etapa preliminar antes del lanzamiento de la misión Chang-E 4, prevista para fin de este año".

Además, Peña aclaró en la respuesta escrita que dio al Congreso que la CONAE "está trabajando en la formulación de un Llamado de Oportunidad, tendiente a convocar a la comunidad científica de cara a la proposición de diferentes proyectos de uso técnico de la infraestructura disponible" para que en el futuro los recursos humanos de la Argentina que tomen intervención en la estación de China "reciban cursos de entrenamiento correspondiente en el uso del equipamiento de la Estación". No se menciona el posible control de la base.

También en el informe del jefe de Gabinete al Congreso se detalló que los proyectos de la estación espacial de China en Neuquén "son comunes a realizar con la estación DS3 de la ESA (de la Unión Europea) en Malargüe, por ser ambas estaciones muy similares".

Sin embargo, hay un detalle no menor a tener en cuenta: la embajada de la Unión Europea en la Argentina aclaró a Infobae que la estación espacial de Mendoza está manejada por la Agencia Espacial Europea (ESA) que es una organización civil internacional con 22 Estados miembros. Es decir, que no interviene allí el ejército de ningún país.

Las advertencias a la Argentina de Estados Unidos y de algunos países europeos sobre el eventual uso de intercepción de satélites de la estación de Neuquén fueron reiteradas en los últimos dos años.

Según pudo saber Infobae, durante la reciente visita a la Argentina del jefe del Pentágono James Mattis, el militar norteamericano planteó categóricamente la preocupación de Washington sobre este tema. Durante una reunión en el Ministerio de Defensa con Aguad, los representantes del Estado Mayor Conjunto y miembros del gabinete de Macri se habló del tema abiertamente y con tono de advertencia de parte de Washington.

"Tomamos nota y vamos a trabajar en esa preocupación de Estados Unidos que es entendible", admitió un funcionario del Gobierno sobre los planteos de Mattis. Dos semanas después de ello, el jefe del Comando Sur, el almirante Kurt Tidd, también dejó planteada su preocupación por el presunto "uso dual" de la estación espacial de China ante la administración de Macri en la visita que hizo a la Argentina.

Durante una entrevista a la revista DEF que publicó Infobae el almirante Tidd dijo que "China tiene una influencia económica enorme". Y destacó que "hay preocupación, porque la influencia económica a veces encierra motivos ulteriores. El punto crítico consiste en que cuando se observa la relación de los Estados Unidos con los países de toda la región, preferimos hablar de la sociedad duradera y las oportunidades que tenemos a futuro de seguir trabajando juntos de forma muy positiva. Eso es lo que charlamos con el ministro Aguad, el general Sosa y el resto de los pares de la región.

En esa oportunidad, DEF le preguntó al jefe del Comando sur concretamente:
-¿Tiene el Comando Sur una opinión sobre la base espacial que tiene China en territorio argentino?
-Eso es cuestión del gobierno de Argentina y de sus Fuerzas Armadas, dijo.

También el almirante Tidd negó que haya una base militar estadounidense en Neuquén. "Lo explicamos muchas veces. Se trata de un Centro de Respuesta a Crisis Humanitarias que fue solicitado. Está enfocado en atender a civiles ante una catástrofe humanitaria", destacó y volvió a deslizar la preocupación de Estados Unidos sobre el avance de China en la región.

El debate entre China y Estados Unidos en el Comité Permanente de Naciones Unidas que despertó la Argentina por el uso de las bases espaciales en el mundo fue una muestra clara de que el tema es preocupante, que hay reacciones defensivas y que son muchos los que exigen al Gobierno que tome medidas respecto de los controles en el futuro inmediato sobre la base de Neuquén.

martes, 28 de agosto de 2018

Disparar armas nucleares desde el espacio es más difícil de lo que parece

Por Kyle Mizokami - Popular Mechanics -Traducción Desarrollo y Defensa
Tres décadas después de la "Guerra de las Galaxias" de Reagan, poner los interceptores de misiles en órbita sigue siendo una mala idea.
Concepto del artista Martin Marietta Corp.:
 Concepto del artista Martin Marietta Corp.:TIME LIFE PICTURES
¿Podría el tío Sam derribar las armas nucleares de Kim Jong-un desde el espacio? Tal vez no.

Durante décadas, Estados Unidos ha reflexionado sobre la implementación de un sistema de defensa de misiles balísticos basado en el espacio. Cientos de satélites, cada uno armado con cohetes interceptores, salvaguardarían a Estados Unidos del ataque disparando misiles con punta nuclear mientras se elevaban desde la Tierra. Pero la idea nunca ha sido práctica, y según la Unión de Científicos esta estrategia no ha sido más fácil incluso contra potencias nucleares relativamente pequeñas como Corea del Norte.

Durante la década de 1980, la Iniciativa de Defensa Estratégica del Pentágono, apodada burlonamente "Guerra de las Galaxias", trató de descubrir cómo proteger a los Estados Unidos del ataque con misiles. SDI investigó y estudió cohetes interceptadores químicos, haces de partículas e incluso láseres. El gobierno finalmente decidió que algunas de las tecnologías estaban listas y que desplegar un sistema de defensa de misiles efectivo era simplemente demasiado caro. Su premio de consolación fue el Ground Based Midcourse Defense , un sistema antimisiles basado en Alaska destinado a proteger a los Estados Unidos de un mero puñado de misiles.

¿Cuánto ha cambiado en las tres décadas desde Reagan? No tanto, parece. Escribiendo en el blog All Things Nuclear de la Unión de Científicos Preocupados , el físico David Wright explica que, a pesar de los avances técnicos de los últimos 30 años, la defensa de misiles en el espacio sigue siendo poco práctica.

La idea sigue siendo inteligente. Un sistema basado en el espacio es ideal porque los satélites armados con interceptores pueden derribar misiles en la llamada "fase de refuerzo" cuando acaban de despegar del suelo. Esto es particularmente importante porque algunos misiles modernos llevan múltiples ojivas que se separan del misil justo después de la fase de refuerzo. Destruir a un misil en fase de refuerzo, ahorra el trabajo de localizar y destruir a todas las ojivas individuales.

Sin embargo, varios problemas enormes con los sistemas basados ​​en el espacio, dice Wright. Una es la gran cantidad de satelites: para cubrir adecuadamente el espacio sobre Corea del Norte, necesitarías de 300 a 400 orbitadores en un tren interminable de satélites asesinos que pasan constantemente sobre el solitario estado nuclear. Incluso con una capacidad "austera y limitada", que suena como algo útil contra el pequeño arsenal de misiles de Corea del Norte, costaría alrededor de $ 300 mil millones. Contra adversarios más grandes, necesitarías 1.200 satélites o más y más de un billón de dólares.

Otro problema con poner interceptores en el espacio: el enemigo podría rastrearlos y sabría exactamente dónde están, poniéndolos en riesgo de ser derribados por armas antisatélites. Un adversario que haya creado un punto ciego en la red podría lanzar un ataque cronometrado.

La defensa antimisiles tiene una sensación de alta tecnología, pero sigue siendo demasiado costosa y, al final, es vulnerable a los ataques. Los últimos 30 años en realidad no han hecho mucho para hacer que la defensa basada en el espacio sea práctica.

martes, 21 de agosto de 2018

Por qué EEUU necesita hoy una Fuerza Espacial y una Fuerza Cibernética

(Infobae.com) - Por James Stavridis (Opinión/Bloomberg)
Algún día podríamos ser atacados desde el espacio, y tenemos que estar preparados para ello (Archivo)
Algún día podríamos ser atacados desde el espacio, y tenemos que estar preparados para ello (Archivo)
Tristemente, la propuesta de una nueva Fuerza Espacial de Estados Unidos se ha convertido en un punto clave de discusión en la televisión. Está siendo maltratada como una nueva burocracia innecesaria, un competidor para el sector privado y una idea que conducirá a una militarización despiadada del espacio. Ninguno de estos argumentos es correcto.

Muchos de los que denigran la idea están insuficientemente informados y cargados de emoción para no estar de acuerdo con la idea, ya que ha sido propuesta por el presidente Donald Trump. Estoy en desacuerdo con muchos aspectos políticos de la administración Trump, pero en este tema va audazmente en la dirección correcta.
Resultado de imagen para US + space force
Y aunque la idea de una fuerza espacial es inteligente, el nuevo componente de servicio que realmente necesitamos es una fuerza cibernética. Y tiene mucho sentido hacer que estas pequeñas ramas de élite y alta tecnología cobren vida en este momento.

La idea de una fuerza espacial -una nueva rama de servicios como el Ejército o la Armada, no simplemente como un comando combatiente- ha existido durante décadas, pero los servicios militares atrincherados la han combatido vigorosamente. Cada uno tiene experiencia en el espacio, y le gusta tener cierto nivel de control sobre "sus" recursos espaciales. Pero la Fuerza Aérea tiene más que perder en términos de recursos burocráticos, y ha sido predeciblemente la más resistente al concepto.

Esto es irónico: a mediados del siglo XX, el Ejército y la Armada lucharon con uñas y dientes para evitar la creación de la Fuerza Aérea. Los argumentos, en ese momento, eran muy parecidos a los que escuchamos hoy: no necesitamos crear otra burocracia, lo estamos haciendo bien con que el Ejército y la Armada tengan sus propias operaciones. También se decía que no era solo una zona en la que las estrategias marítimas y terrestres lograban sus objetivos. Esos eran argumentos defectuosos entonces, y hoy.

Necesitamos una fuerza espacial porque estaremos más seguros con verdaderos especialistas que están completamente enfocados en esa importante zona de operaciones. La combinación de las distintas burocracias de espacio de servicio en una sola sucursal crearía un único punto de enfoque simplificado, probablemente ahorrando mano de obra y dinero. Y el espacio merece su propia estrategia, especialmente dada la competencia de Rusia y China.
La imagen puede contener: texto
Nada de esto significa que el espacio tiene que estar más militarizado de lo que ya está (ya hay una gran cantidad de actividad militar y de inteligencia). Una fuerza espacial sería capaz de operaciones militares, tanto defensivas como ofensivas, en el espacio mismo.

Y con una sola política en los cielos, en realidad podría haber mejores oportunidades para la cooperación a largo plazo junto otras naciones, a través de la Estación Espacial Internacional.

Aún así, tan importante como es la fuerza espacial, existe una mayor necesidad de centrarse en diferentes zonas de operaciones únicas: el ciberespacio. En el área militar en el reino cibernético está formado por un pequeño grupo de ciberguerreros del nuevo comando combatiente del Pentágono, el Comando Cibernético de Estados Unidos. Su líder, el general Paul Nakasone, y sus predecesores han hecho un buen trabajo coordinando estas contribuciones de servicio, pero es un proceso engorroso y los asignados al comando generalmente regresan a su servicio principal después de su paso en la Agencia de Seguridad Nacional, con sede en Maryland.

No solo se aplican los mismos argumentos para una fuerza espacial en cibernética, sino que las amenazas que enfrentamos allí son actualmente más grandes. El mundo digital ya está altamente militarizado: el tamaño de una fuerza cibernética sería pequeño en comparación con las vastas burocracias del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea. Y las fuerzas armadas individuales no tienen los incentivos adecuados para prestar atención al trabajo. Están muy ocupadas entrenando, equipando y organizando su fuerza para realizar las tareas tradicionales de combate en tierra, mar y aire.

China y Rusia tienen enormes capacidades cibernéticas ofensivas. Hemos visto a Rusia usar estas herramientas para atacar a Georgia en 2008, que pasará a la historia militar como la primera nación atacada no solo cinéticamente, sino simultáneamente en cibernética, y Ucrania, paralizando parte de la red eléctrica. Otras naciones, especialmente Irán y Corea del Norte, también tienen una importante capacidad cibernética ofensiva. Corea del Norte hackeó a Sony Pictures en 2014, una corporación estadounidense que hizo una película burlándose del dictador Kim Jong Un. Irán ha realizado varias incursiones contra Estados Unidos en el ciberespacio, incluidos los ataques a los servicios públicos, y estuvo detrás del ataque a gran escala contra Saudi Aramco en 2012, obligando a la compañía petrolera más grande del mundo a cerrar su red informática interna.

Una fuerza cibernética no tiene por qué ser una gran operación. Se necesitan entre 5.000 y 10.000 personas, en comparación con el medio millón que se requiere únicamente en el Ejército. La clave es ponerlos bajo un comando unificado con una cultura de servicio única y mantenerlos trabajando en esta esfera indefinidamente, al igual que hacemos con un submarino nuclear o un piloto de avión de ataque rápido o cualquier otra ocupación militar especializada.

Y tendría mucho sentido crear el espacio y las sucursales cibernéticas al mismo tiempo: las sinergias tecnológicas entre estas dos iniciativas de vanguardia serían significativas.

Trump está en lo cierto al advertir que, algún día, podríamos ser atacados desde el espacio, y de la necesidad de estar preparados para ello. Pero estamos siendo atacados desde el ciberespacio en este momento, y eso exige una respuesta inmediata.

viernes, 10 de agosto de 2018

Estados Unidos creó la Fuerza Espacial, la sexta rama militar del país

Donald Trump (AP)(Infobae.com) -  La iniciativa fue solicitada en junio por el mandatario Donald Trump. El vicepresidente, Mike Pence, indicó que "ha llegado el tiempo" de prepararse para el "siguiente campo de batalla", y pidió al Congreso que apruebe los fondos para sus operaciones.

El Gobierno estadounidense anunció este jueves la creación de una Fuerza Espacial militar propuesta por el presidente Donald Trump, que buscará asegurar que el país "domine el espacio", y estaría operativa a partir del 2020.

"Ha llegado el momento de escribir el próximo gran capítulo de la historia de nuestras fuerzas armadas, de prepararse para el próximo campo de batalla adonde se convocará a los mejores y más valientes estadounidenses para disuadir y vencer una nueva generación de amenazas a nuestra gente, a nuestra nación", dijo Pence en un discurso en el Pentágono.

Como ejemplo, Pence resaltó que China recientemente lanzó una operación para destruir un satélite propio con un misil, maniobra que calificó como "altamente provocadora". También mencionó el desarrollo de un láser capaz de bloquear a las infraestructuras espaciales por parte de Rusia.

Donald Trump, que celebró al anuncio con un escueto tuit, había manifestado en junio su intención de que el país tenga una fuerza de este tipo, alegando que ese nuevo servicio militar es necesario para asegurar el dominio norteamericano en el espacio.

El vicepresidente indicó que la nueva normativa establecerá "los pasos exactos por tomar" para la creación de un Ejército dedicado a la seguridad en el Espacio.
- El primero sería la creación del Comando del Espacio, que será en última instancia el aparato responsable de este nuevo Ejército.
- En segundo lugar, se comenzaría a trabajar en la formación de las tropas que procederán de los distintas ramas del Ejército y cuya misión será centrarse en la seguridad espacial.
- En tercera instancia se establecería una Agencia Espacial cuya objetivo sería "la investigación e innovación" para dotar al Pentágono de todos los recursos necesarios para llevar a cabo esta nueva misión.
- Y por último, el cuarto paso sería nombrar a un nuevo subsecretario de Defensa para el Espacio, que sería un civil cuya tarea sería garantizar que se cumplen "los plazos y objetivos" marcados.

No obstante, la creación de un servicio separado tendría que tener la aprobación del Congreso, propuesta que probablemente no se debatirá hasta el año que viene. Las cinco otras ramas son la Armada, el Cuerpo de Marines, la Guardia Costera, la Fuerza Aérea y el Ejército.

Según anunció Pence, el Gobierno instruyó al Congreso para que destine 8.000 millones de dólares en los próximos años, con el objetivo de que esta nueva rama pueda estar operativa en el año 2020.
"En última instancia, el Congreso debe actuar para establecer el nuevo departamento, que organizará, entrenará y equipará la Fuerza Espacial de los Estados Unidos", agregó el vicepresidente republicano.

James Mattis, secretario de Defensa de los EEUU (EFE)El año pasado, el secretario de Defensa de los Estados Unidos, Jim Mattis, había expresado su escepticismo sobre la necesidad de crear una Fuerza Espacial separada. En una carta a un congresista estadounidense, dijo que "no deseaba agregar un servicio separado que probablemente propondría un enfoque más estrecho e incluso provinciano de las operaciones espaciales" y agregó que crearía una burocracia y un costo adicionales para el Pentágono.

Sin embargo, este martes afirmó que el Pentágono está "en completa alineación con la preocupación del presidente de proteger nuestros activos en el espacio".

sábado, 4 de agosto de 2018

La Foto: Así es la nueva cápsula espacial de la NASA construida por Boeing

Por Víctor Ingrassia - vingrassia@infobae.com
La nueva nave espacial CST-100 Starliner de Boeing es presentada hoy como una de las dos cápsulas que volarán a la Estación Espacial Internacional y también a otros destinos. Los detalles por dentro de una millonaria inversión para siete astronautas.
La nueva cápsula CST-100 Starliner (Crew Space Transportation) es un diseño de nave espacial propuesto por Boeing en colaboración con Bigelow Aerospace para el programa CCDev (Commercial Crew Development Program) de la NASA.
El CST-100 Starliner de Boeing es una cápsula espacial del siglo XXI diseñada para lanzar astronautas de la NASA en órbita en viajes comerciales a la Estación Espacial Internacional y más allá
El CST-100 Starliner de Boeing es una cápsula espacial del siglo XXI diseñada para lanzar astronautas de la NASA en órbita en viajes comerciales a la Estación Espacial Internacional y más allá.

Su misión principal será la de transportar tripulación a la Estación Espacial Internacional y a estaciones espaciales privadas, como la futura Commercial Space Station propuesta por Bigelow Aerospace.
El interior comercial de Boeing de su cápsula espacial tripulada de nueva generación Crew Space Transportation (CST-100), que muestra cómo personas que no sean astronautas de la NASA algún día pueden viajar al espacio
El interior comercial de Boeing de su cápsula espacial tripulada de nueva generación Crew Space Transportation (CST-100), que muestra cómo personas que no sean astronautas de la NASA algún día pueden viajar al espacio

Una nave espacial Boeing CST-100 se muestra encima de un cohete United Launch Alliance Atlas 5 en la ilustración de este artista. El CST-100 es un vehículo basado en cápsulas diseñado para llevar a siete astronautas a la órbita baja de la Tierra en viajes a la Estación Espacial Internacional u otro destino orbitalCon esta nueva nave, los EEUU tendrán la posibilidad de colocar sus astronautas en el espacio, ya que desde la finalización de los vuelos de los transbordadores espaciales en 2011, dependen de Rusia para hacerlo, pagando millones de dólares por ello.

Una nave espacial Boeing CST-100 se muestra encima de un cohete United Launch Alliance Atlas 5 en la ilustración de este artista. El CST-100 es un vehículo basado en cápsulas diseñado para llevar a siete astronautas a la órbita baja de la Tierra en viajes a la Estación Espacial Internacional u otro destino orbital

La cápsula tiene un diámetro de 4,56 metros, pero aún no se ha decidido con qué cohete debe ser lanzada al espacio, así que deberá ser diseñada para ser compatible con el Falcon 9, el Delta IV y el Atlas V.

El nuevo interior comercial CST-100 de Boeing presenta la iluminación interior celeste de la compañía aeroespacial que ya aparece en sus aviones comerciales modernos y utiliza una gran pantalla digital para sustituir las ventanas de pasajeros

Está diseñada para ser capaz de transportar hasta siete personas, permanecer en órbita hasta siete meses y ser reutilizada hasta en diez misiones.​
Modelo a escala real del hábitat espacial inflable BA 330, como se ve en las instalaciones de Bigelow Aerospace en Las Vegas
Modelo a escala real del hábitat espacial inflable BA 330, como se ve en las instalaciones de Bigelow Aerospace en Las Vegas

En la primera fase de su programa CCDev, la NASA le otorgó a Boeing 18 millones de dólares para el desarrollo preliminar de la nave. En la segunda fase de Boeing se adjudicaron 93 millones de dólares para el desarrollo adicional.
La ilustración de este artista representa una nave espacial CST-100 de Boeing que se acerca a un complejo de estación espacial inflable privada diseñada para vivir en el espacio
La ilustración de este artista representa una nave espacial CST-100 de Boeing que se acerca a un complejo de estación espacial inflable privada diseñada para vivir en el espacio

El de agosto de 2012, La NASA anunció la adjudicación de 460 millones dólares a Boeing para continuar el trabajo en el CST-100 bajo el programa CCiCap (Commercial Crew Integrated Capability).
Detalle de la nueva cápsula de Boeing
Detalle de la nueva cápsula de Boeing

El 16 de septiembre de 2014, la NASA seleccionó el CST-100, junto con el Dragon 2 de SpaceX, para el programa Commercial Crew Transportation Capability (CCtCap), adjudicándole 4,2 billones de dólares.
El nuevo interior comercial CST-100 de Boeing presenta la iluminación interior celeste de la compañía aeroespacial que ya aparece en sus aviones comerciales modernos y utiliza una gran pantalla digital para sustituir las ventanas de pasajeros
Vista dentro de la maqueta de Boeing de su cápsula comercial CST-100 diseñada para llevar a los astronautas a la órbita baja de la Tierra

Los primeros vuelos de prueba tripulados, que utilizarán los vehículos Cw-100 Starliner y Crew Dragon de SpaceX, están actualmente programados para 2019.
Vista dentro de la maqueta de Boeing de su cápsula comercial CST-100 diseñada para llevar a los astronautas a la órbita baja de la Tierra
Vista de un modelo de aluminio de la cápsula espacial Boeing CST-100 que transporta a la tripulación. La compañía está poniendo el modelo a través de pruebas de túnel de viento para medir la integridad estructural de la nave espacial

martes, 19 de junio de 2018

Trump ordena la creación de una Fuerza Espacial como sexta arma de las Fuerzas Armadas estadounidenses

Resultado de imagen para Trump ordena la creación de una Fuerza EspacialEl presidente estadounidense, Donald Trump, ha ordenado este lunes al Departamento de Defensa la creación de la Fuerza Espacial como sexta arma de las Fuerzas Armadas estadounidenses, que se suma así al Ejército de Tierra, a la Marina, a la Fuerza Aérea, a los Marines y a la Guardia Nacional.

Trump ha ordenado "comenzar de inmediato el proceso de creación de la Fuerza Espacial como sexta arma", según recogen los medios de comunicación estadounidenses. "Para defender Estados Unidos no basta con tener presencia en el espacio, debemos tener el dominio del espacio", ha argumentado Trump. "Por la presente ordeno al Departamento de Defensa y al Pentágono el inicio inmediato del proceso necesario para la creación de una fuerza espacial como sexta arma de las Fuerzas Armadas", proclamo.
Resultado de imagen para Trump ordena la creación de una Fuerza Espacial
El propio Trump ha subrayado a continuación que "estas son palabras mayores". "Vamos a tener a la Fuerza Aérea y vamos a tener la Fuerza Espacial, separada y al mismo nivel", explico. Los defensores de la Fuerza Espacial recuerdan que China y Rusia tienen ya su arma especializada en el espacio aunque ciertos militares han expresado sus dudas, como el jefe del Comando Estratégico, el general John Hyten, quien dijo en marzo en comparecencia ante el Congreso que "algún día tendremos una fuerza espacial en este país, pero no creo que haya llegado aún el momento".

viernes, 4 de mayo de 2018

NPO Energomash y CONAE discuten la provisión de motores rusos para el Tronador

Por Pablo Cavataio - Latam Satelital

Representantes de la empresa rusa se reunieron con autoridades de la CONAE en Buenos Aires. Entre los temas tratados estuvo el de una posible adquisición de motores a ser utilizados en el lanzador Tronador.

En un comunicado publicado el pasado 18 de abril en la web de la empresa NPO Energomash titulado Perspectivas para la cooperación internacional se dieron a conocer los detalles una reciente reunión realizada en la sede central de central de la CONAE (Comisión Nacional de Actividades Espaciales) en la Ciudad de Buenos Aires.

Según informa la empresa rusa entre los temas discutidos “estuvieron las propuestas de los lados argentino y ruso sobre posibles formas de cooperación en el desarrollo y suministro de motores de combustible líquido para la familia de cohetes portadores Tronador“. En el encuentro en el que estuvieron presentes Juan Cruz Gallo, Gerente General de VENG,  Felix Menicocci, Presidente de VENG SA y Secretario General de la CONAE, y representantes de la empresa NPO Energomash y de la embajada Rusa en Argentina “se identificaron problemas específicos que requieren mayor discusión”, según indica el comunicado.

Las conversaciones en relación a la posible colaboración en materia de motores cohete se iniciaron luego de la firma de acuerdos entre Argentina y Rusia realizadas en el mes de abril de 2015 donde la CONAE y Roscosmos (Agencia Espacial Federal Rusa) abordaron diversos temas de cooperación espacial. Más tarde, en una declaración conjunta entre Macri y Putin realizada el 23 de enero del presente año, el Presidente de la Federación Rusa se refirió a la posibilidad de que el programa de acceso al espacio argentino cuente con motores cohete rusos.

En esa ocasión, el presidente Putin había expresado: “Rusia y Argentina mantienen cooperación en la explotación pacífica del espacio ultraterrestre así como en el ámbito de la teledetección, la navegación por satélite, entre otros. Roscosmos podría suministrar algunos motores para cohetes que son muy eficientes y se suministran a muchos países del mundo, incluso los Estados Unidos a pesar de todas las limitaciones que conocemos”.

La CONAE y su controlada VENG vienen trabajando desde hace algunos años en el desarrollo de los lanzadores Tronador II y III dentro del programa denominado Inyector Satelital de Cargas Útiles Livianas (ISCUL). 

El camino recorrido para lograr madurez tecnológica comprendió el lanzamiento exitoso de los cohete sonda Tonador 1 (550 kg de empuje) y Tronador 1B (1,5 toneladas de empuje) en los años 2007 y 2008 respectivamente. En 2011 una falla en la apertura de las válvulas de presurización de combustible impidió probar el único prototipo del cohete Tronador 4000, cohete sonda de 4000 kg de empuje. Le siguieron las pruebas de los vehículos experimentales VEx1A y VEx1B en el año 2014, dos modelos que contaban con motores hipergólicos de 4 toneladas de empuje. La primera de estas pruebas, realizada en el mes de marzo, no pudo concretarse al engancharse el cohete a la plataforma.

La segunda, realizada en el mes de agosto del mismo año, resultó exitosa realizando un vuelo de 27 segundos que le permitió alcanzar una altura de 2200 metros y de esta manera probar los sistemas de propulsión y el de navegación, guiado y control, todos desarrollados en el país. El día 20 de abril de 2017 se realizó la prueba del vehículo VEx5A también desde el Centro Espacial Punta Indio, ubicado en la Provincia de Buenos Aires. 

En este caso, el VEx5A voló durante 8 segundos momento en el cual, a raíz de las llamas originadas a causa de una pérdida de combustible, se produjo un recalentamiento que interrumpió la alimentación de propelentes, con la consecuente caída del vehículo sobre la plataforma de lanzamiento. Este último modelo de la serie VEx contaba en su primera etapa con un motor de 12 toneladas de empuje alimentado con kerosene (RP-1) y oxígeno líquido (LOX) mediante un sistema presurizado, y una segunda etapa con un motor de 3 toneladas de empuje de combustible hipergólico.

Se estima que el próximo paso de la CONAE sea avanzar directamente hacia el modelo Tornador III el cual, según su diseño original, cuenta en la primera etapa con 4 motores criogénicos (RP-1 y LOX) de 35 toneladas de empuje cada uno alimentados por turbobombas. La segunda etapa estará impulsada por un motor hipergólico de 3 toneladas de empuje con sistema de alimentación presurizado. Este vehículo medirá 35 metros de altura y, con 90 toneladas de peso al despegue, se espera que pueda colocar hasta 1000 kg de carga en órbita baja terrestre (LEO).


Foto: Motor de CONAE

Recientemente la empresa VENG publicó videos de ensayos de los motores de RP-1 y LOX (ciclo de propulsión abierto) que está desarrollando para el proyecto Tronador. En estas pruebas realizadas en la localidad de Pipinas se puede observar a motores de 10 y 30 toneladas de empuje en funcionamiento. Estos ensayos fueron realizados utilizando un sistema de alimentación presurizado, lo que puede indicar que el desarrollo de la turbobomba se esté presentando como uno de los desafíos pendientes para lograr la producción propia de motores cohete.

En este sentido, vale destacar que en una reciente licitación pública (N° 27/2017) de fines del año pasado, CONAE convocó a proveedores para la adquisición de una máquina para la manufactura aditiva de piezas metálicas para el Proyecto Tronador II. Según las especificaciones, se requiere de un equipo láser con capacidad de imprimir piezas de dimensiones de hasta 1 x 0,6 metros y 500 kg de peso. Entre las piezas consideradas para la fabricación, VENG menciona toberas, válvulas de combustible y las piezas componentes de turbobombas. La empresa Rocket Lab utiliza una tecnología similar para la fabricación de los inyectores, bombas, válvulas y cámaras de combustión que componen sus motores de innovador ciclo de propulsión eléctrico.

El portfolio de motores que ofrece NPO Energomash incluye 3 modelos que ya han sido exportados: el RD-180 utilizado en el Atlas 5 de ULA, el RD-181 que propulsa al lanzador Antares de Orbital ATK y el RD-151 (variante de menos potencia del RD-191) que fue utilizado por Corea del Sur en su primer lanzador KSLV-1. Este último motor parece tener las características adecuadas para reemplazar a los 4 motores que VENG planeaba usar en la primera etapa del lanzador Tronador III.


Oferta de motores de NPO Energomash

La CONAE viene atravesando una serie de reducciones presupuestarias que podrían ser también causa del replanteo de los lineamientos originales propuestos para el proyecto Tronador. En este contexto es que se están dando los avances para la provisión de motores rusos a la CONAE mientras se continúan con los esfuerzos para el desarrollo local de este componente.

sábado, 13 de enero de 2018

La NASA detectó abundantes glaciares en Marte

La NASA detectó abundantes glaciares en Marte(Clarin.com) - Identificaron glaciares enterrados, que indicarían que hay gran cantidad de agua accesible. También difundió una imagen de hielo y nieve acumulada en la superficie.

Imagen cedida por la NASA que muestra hielo y nieve acumulados en el invierno del hemisferio norte de Marte. (AFP/NASA)

Científicos detectaron glaciares enterrados en Marte, que ofrecen nuevos indicios sobre la cantidad de agua accesible que tiene el planeta rojo y dónde se encuentra, informaron investigadores el jueves.

Aunque desde hace tiempo se sabe que el hielo existe en Marte, estudiar mejor su profundidad y ubicación podría ser vital para futuras misiones con humanos, indicó el informe publicado en la revista estadounidense Science.

"Básicamente, los astronautas podrían ir allí con un cubo y una pala y obtener toda el agua que necesitan", dijo uno de los autores de la investigación, Shane Byrne, del Laboratorio Lunar y Planetario de la Universidad de Arizona, en Tucson.

La erosión dejó expuestos ocho sitios de hielo, en algunos casos tan poco profundos como de apenas unos pies (un metro) por debajo de la superficie, y en otros, de una profundidad de 100 metros o más, dijo. 

Estos acantilados subterráneos parecen "ser hielo casi puro", señaló el reporte, que se basa en datos recogidos por la sonda Mars Reconnaissance Orbiter, lanzada en 2005. "Este tipo de hielo está más extendido de lo que se pensaba anteriormente", dijo Colin Dundas, un geólogo del Servicio Geológico de Estados Unidos, en Flagstaff, Arizona.

El hielo muestra franjas y variaciones de color que sugieren que se formó lámina sobre lámina, tal vez como nieve acumulada con el tiempo.

Los investigadores creen que el hielo se formó hace relativamente poco, pues los sitios parecen ser lisos en la superficie, no tapados por cráteres que se forman con desechos celestes que se depositan en el planeta a lo largo del tiempo.

Los agujeros y precipicios están todos cerca de los polos, que se sumergen en una gélida oscuridad durante el invierno marciano y no serían un sitio adecuado para un campamento humano por largo tiempo.

Sin embargo, si se pudiera perforar y analizar una muestra de uno de los glaciares, los investigadores podrían aprender mucho sobre la historia climática de Marte y el potencial de vida en el planeta vecino. La NASA planea enviar a los primeros exploradores a Marte en la década de 2030.

Fuente: AFP

martes, 2 de enero de 2018

Preocupación por la pronta caída a la Tierra de una estación espacial china fuera de control

La estación espacial Tiangong-1(Infobae.com) - La estructura pesa unas ocho toneladas y está acercándose al planeta desde hace varios meses. Científicos no logran descifrar el lugar ni la fecha precisa de su impacto.

Foto: La estación espacial Tiangong-1

El año 2017 estuvo repleto de interesantes avistamientos de asteroides y "accidentes" espaciales que le dio a millones de personas una razón para mirar al cielo; pero la mayor amenaza desde el espacio exterior en 2018 podría ser provocada por el hombre, según alertó este lunes el New York Post.

La estación espacial china Tiangong-1 está cayendo completamente fuera de control desde hace meses, y las agencias espaciales de todo el mundo esperan que se estrelle contra la Tierra a principios de 2018. Lamentablemente, nadie sabe exactamente cuándo o dónde caerá este enorme trozo de basura espacial.

Tiangong-1, que significa "Palacio Celestial", recibió a varios astronautas chinos durante su breve vida, pero después de que su misión terminara en 2016, la agencia espacial china reveló que había perdido la comunicación con esa nave y que su orbitaje eventualmente llevaría a que caiga en picado hacia la Tierra.
La caída que registró la estación en 2016 (Space-Track)
La caída que registró la estación en 2016 (Space-Track)

Los científicos que han estado monitoreando la problemática intentaron pronosticar dónde podría chocar, pero solo han podido reducirlo a un área entre los 43 grados norte y los 43 grados sur. La mayor parte de esa área está cubierta por el océano, pero aún hay una probabilidad de 1 en 10 de que los escombros aterricen en un área poblada, lo que podría dañar a estructuras y/o personas.

La estación espacial pesa unas ocho toneladas y, aunque gran parte del material se quemará debido a la fricción con la atmósfera de la Tierra, se espera que miles de kilos de desechos sobrevivan al reingreso. Al no poder controlar dónde o cuándo vuelve a ingresar el aparato, es imposible predecir la ubicación exacta donde aterrizarán los escombros.

Según una pregunta frecuente sobre el Tiangong-1, el impacto real de los restos podría no ser la parte más peligrosa de su caída hacia la Tierra. Los materiales potencialmente peligrosos, incluida la hidracina, un químico altamente tóxico utilizado en el combustible para cohetes, podrían sobrevivir al regreso al planeta. Si cualquier humano o animal entra en contacto con esa sustancia, podría sufrir unos efectos muy peligrosos.

Se espera que la nave espacial finalmente caiga a la Tierra en algún momento de marzo, aunque los observadores solo han podido reducir su fecha de descenso a un intervalo de dos semanas, lo que no es particularmente tranquilizador. Cuando finalmente comience a caer, los científicos tendrán muy poco tiempo para predecir el área de impacto, pero pueden estar seguros de que todas las agencias espaciales del planeta la vigilarán de cerca.

sábado, 15 de julio de 2017

¿Para qué crea EEUU el Cuerpo Espacial y por qué el Pentágono está en contra?

Sputnik Mundo - La Cámara de Representantes del Congreso de EEUU aprobó el proyecto de presupuesto de Defensa del país para el próximo año fiscal —que comienza el 1 de octubre de 2017— que ascendió a más de 700.000 millones de dólares. El proyecto también prevé la creación del llamado Cuerpo Espacial.
Resultado de imagen para Cuerpo Espacial + EEUU.
Pese a que los altos mandos estadounidenses —entre ellos, el jefe del Pentágono, James Mattis, y la secretaria de la Fuerza Aérea de EEUU, Heather Wilson— estaban en contra de la formación de esta rama militar, los congresistas de EEUU rechazaron la enmienda al proyecto presentada por el Departamento de Defensa que tenía como objetivo bloquear esta iniciativa, informó el medio ruso Vzglyad.

De acuerdo con el documento, el Cuerpo Espacial estadounidense tiene hasta el 1 de enero de 2019 para estar listo. Según los autores del proyecto, el republicano Mike Rogers y Jim Cooper, del Partido Demócrata,  EEUU debe tomar medidas para reforzar la seguridad nacional en el espacio, así como "establecer las bases para proteger el espacio como un elemento clave de la seguridad nacional".

El nuevo cuerpo tendrá como objetivo responder a las amenazas en el espacio y estará formado por varias unidades que se dedicarán al lanzamiento de cohetes espaciales, así como a las operaciones de inteligencia de imágenes (IMINT, por sus siglas en inglés). 
Resultado de imagen para space corps + EEUU
Pero, ¿por qué este proyecto no recibió el apoyo del Departamento de Defensa? El jefe del Pentágono declaró que las Fuerzas Armadas de EEUU ya cuentan con unidades que se dedican a las tareas espaciales, así que calificó de "prematura" la creación del Cuerpo Espacial. Según Mattis, esto llevará a un "enfoque demasiado limitado de las operaciones espaciales". A su vez, Heath Wilson recordó que, anteriormente, la Fuerza Aérea ya había propuesto incrementar la financiación estatal de los programas espaciales, así como reformar esta esfera, aunque sin éxito.

Por su parte, los congresistas estadounidenses destacaron que, en algunos casos, el dinero asignado para el desarrollo de los programas espaciales acaba siendo destinado a otras necesidades de la Fuerza Aérea.

Según declaró a Vzglyad el ex vicecomandante en jefe de la Fuerza Aérea de Rusia, Aitech Bízhev, la creación del Cuerpo Espacial es una idea bastante lógica y tomada en el momento adecuado, ya que esto permitirá economizar y controlar este campo de una manera más eficaz. Por otra parte, indicó que la creación de esta unidad complicará la estructura de las Fuerzas Armadas de EEUU, además de aumentar la burocracia en el seno del Ejército. De acuerdo con Bízhev, con sus iniciativas, el jefe del Pentágono trata de reorganizar y optimizar las Fuerzas Armadas de EEUU.
A su vez, el experto militar Víktor Murajovski explicó al medio que el Cuerpo no será capaz de funcionar sin tener una infraestructura terrestre, como los sistemas de comunicación y de dirección, que actualmente pertenecen a la Fuerza Aérea de EEUU. Sugirió que las acciones del Congreso pueden estar vinculadas con las actividades de los lobistas de las corporaciones aeroespaciales estadounidenses.

Pese a que los congresistas hacen referencia a la experiencia de Rusia, que ya tiene sus propias tropas espaciales, sería incorrecto comparar las Tropas Aeroespaciales de Rusia con el futuro Cuerpo Espacial de EEUU, dado que la primera estructura se formó como resultado de una 'fusión' entre las Tropas Espaciales —ya existentes— y la Fuerza Aérea rusa. 

miércoles, 5 de julio de 2017

Por qué la NASA decidió desviar por primera vez un asteroide que pasará cerca de la Tierra

La NASA planea impactar al asteroide Didymos para probar su técnica de deflexión, para desviar los cuerpos que se acerquen a la Tierra(La Nación) - El objetivo es un asteroide llamado Didymos.

La NASA planea impactar al asteroide Didymos para probar su técnica de deflexión, para desviar los cuerpos que se acerquen a la Tierra. Foto: BBC Mundo

La NASA, la agencia espacial de Estados Unidos, prepara una nueva y ambiciosa misión: impactar a un asteroide que pasará cerca de la Tierra. Suena a ciencia ficción, pero no lo es. El objetivo es un asteroide llamado Didymos ("mellizo" en griego) que cuenta con un sistema binario, es decir, dos cuerpos.

El Didymos A mide aproximadamente 780 metros de ancho y el Didymos B, un asteroide más pequeño que lo rodea, de unos 160 metros. Este asteroide tiene previsto pasar relativamente cerca de la Tierra, a unos 11 millones de kilómetros de distancia, en octubre de 2022 y luego en 2024.

Y contra él, la NASA quiere llevar a cabo la primera misión para demostrar una técnica de deflexión, es decir, de desviación del asteroide para proteger al planeta. "El riesgo que suponen los impactos de asteroides es real (pregúntenles a los dinosaurios)", le dijo a BBC Mundo Jean Luc Margot, profesor de astronomía en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA). "A diferencia de otros peligros naturales como huracanes, erupciones volcánicas, terremotos, etc., los impactos de asteroides pueden evitarse con la tecnología actual", añadió.

¿En qué consiste?
El DART impactaría contra el asteroide más pequeño, el Didymos B, para cambiar su órbita
El DART impactaría contra el asteroide más pequeño, el Didymos B, para cambiar su órbita. Foto: BBC Mundo

La NASA avanza en el diseño de la Prueba de Redireccionamiento del Asteroide Doble (DART, por sus siglas en inglés). "El DART es la primera misión de la NASA para demostrar lo que se conoce como la técnica del impactador cinético -golpear al asteroide para cambiar su órbita- con el fin de defender a la Tierra ante un posible impacto futuro", dijo Lindley Johnson, funcionario dedicado a defensa planetaria en la sede de la NASA en Washington.

Y para probar este nuevo proyecto, que recién se encuentra en una fase preliminar, los científicos de la NASA creen que el Didymos es el mejor ejemplo. 

"Un asteroide binario es el laboratorio natural perfecto para esta prueba", dijo Tom Statler, científico del programa de DART, según un comunicado de la NASA. "El hecho de que Didymos B esté en órbita alrededor de Didymos A hace más fácil ver los resultados del impacto y asegura que el experimento no cambie la órbita de ambos alrededor del Sol", agregó.

Para el profesor Margot, la elección de este asteroide es muy buena porque es relativamente accesible para naves espaciales y se pueden medir los cambios con imágenes de radar. "Además, el asteroide tiene un satélite pequeño y se puede estudiar el cambio de trayectoria del satélite debido al impactador, sin temor a cambiar la trayectoria del asteroide mismo", le explicó Margot a BBC Mundo.

Más rápido que una bala
La NASA quiere con este proyecto demostrar que se puede proteger a la Tierra de futuros impactos de asteroides
La NASA quiere con este proyecto demostrar que se puede proteger a la Tierra de futuros impactos de asteroides. Foto: BBC Mundo

Según explicó la NASA, el DART impactará en Didymos B, es decir el asteroide más pequeño, a "una velocidad de 6 km por segundo, nueve veces más rápido que una bala".

Con esa prueba, los científicos podrán evaluar el cambio resultante en la órbita de Didymos B alrededor de Didymos A, y permitirá determinar las capacidades del impacto cinético como una estrategia de mitigación de asteroides, añadió el comunicado. "DART es un paso crítico para demostrar que podemos proteger nuestro planeta de un impacto futuro de asteroides", dijo Andy Cheng, del Laboratorio de Física Aplicada de Johns Hopkins en Laurel, Maryland (EE.UU.), que también participa en el proyecto DART.

Según el profesor de la UCLA, la iniciativa está dentro de las capacidades tecnológicas de Estados Unidos, pero puede enfrentar el riesgo de recortes presupuestarios. "Si los creadores del presupuesto no apoyan el proyecto, podrían ser considerados responsables de pérdidas de vidas y bienes en caso de un impacto sustancial de un asteroide", le dijo Margot a BBC Mundo.

jueves, 15 de junio de 2017

Así son las casas que diseña la NASA para la Luna

(Infobae.com) - Se trata de una colonia lunar de 1.835 metros cuadrados. Cada módulo de hospedaje diseñado está compuesto por dormitorios, baños, sala de ocio, escritorio y sala de máquinas, desde donde se controlarán parámetros como oxígeno, presión, energía y agua

(EFE)
Así sería la vida en la futura colonia que planea construir la NASA en un cráter del satélite terrestre y cuyos planos han sido diseñados por 14 universidades de todo el mundo, entre ellas la Facultad de Ingeniería de Sorocaba (Fancens), en el estado de Sao Paulo, sureste de Brasil.

Tras cinco meses de intenso trabajo, catorce alumnos y tres profesores de esta universidad brasileña, que forman parte del programa SEE (Experiencia de Exploración Simulada), han sido los encargados de trazar y calcular con datos reales cuatro módulos para hospedar a 16 astronautas.

"La idea es simular y modelar lo que realmente la NASA pretende construir en la Luna de aquí a algunos años", explica a Efe la responsable del proyecto, Andréa Braga.

Con una superficie total de 1.835 metros cuadrados, cada módulo de hospedaje diseñado está compuesto por dormitorios, baños, sala de ocio, escritorio y sala de máquinas, desde donde se controlarían parámetros como oxígeno, presión, energía y agua, entre otros.
Resultado de imagen para casas que diseña la NASA para la Luna
"El formato es redondeado justamente porque físicamente resiste mejor las altas presiones. Las paredes estarían hechas con varias capas de materiales diferentes y resistentes para soportar esa diferencia de presión", explica el profesor André Breda Carneiro.

Y es que la ciudad lunar no está concebida para la existencia de esquinas, pues estas acumularían una presión que con el tiempo acabarían por ceder, provocando el colapso de la base.

Los módulos "están herméticamente cerrados" y para entrar es necesario pasar por una sala de "despresurización", que compensaría la diferencia de presión entre el interior de la casa, con aire respirable, y la prácticamente ausencia de presión lunar. La seguridad fue otro de los aspectos importantes a la hora de diseñar los planos, ya que en la Luna hay una ausencia prácticamente total de atmósfera.

"En la Luna no tenemos la protección natural que la atmósfera de la Tierra nos da. Si cae en la Tierra un meteorito es incinerado por la atmósfera, pero en la Luna no pasa esto", alerta Carneiro y añade que, en caso de un eventual impacto, un sistema de puertas automáticas aislaría cada módulo para evitar la destrucción completa de la base.

Vivir en el espacio durante largos periodos también afecta al cuerpo y, por eso, en cada módulo hay un gimnasio, puesto que en condiciones de gravedad reducida -que en la Luna es un sexto de la de la Tierra- "el ser humano sufre una fuerte pérdida de calcio", de ahí la importancia de "mantener la estructura muscular", afirma Carneiro.

Cada una de las partes del proyecto, que también incluye un punto de despegue de transbordadores, vehículo para moverse por la superficie, invernadero y torre de transmisión, todos ellos desarrollados por otras universidades, ha sido monitoreada por trabajadores de la NASA.

"Todos los miércoles teníamos una reunión con ingenieros de la NASA y el resto de universidades. Teníamos hasta un grupo de WhatsApp, son bien accesibles", reconoce el estudiante Daniel Braga.
(EFE)
La ciudad lunar está concebida precisamente para futuros lanzamientos de misiones tripuladas a otros planetas, como Marte, porque en el satélite "la salida es más rápida y se gasta menos combustible" al no haber casi atmósfera, revela el profesor.

Sin embargo, más preocupantes parecen las motivaciones para ir al planeta rojo, pues ya hay una empresa con planes para extraer los minerales que encierran los asteroides y otros cuerpos celestes y, en el caso de Marte, rebosa uno imprescindible para la construcción de microchips: el silicio.

"Aquí en la Tierra hay cierta dificultad con los suministros de silicio, cada vez es más escaso. En Marte no existe ese problema, el silicio sobra", comenta el docente ante la preocupación de algunos alumnos como Daniel, que espera que el vecino planeta "no sea tratado de la misma manera" que la Tierra.

Tras presentar ante la NASA, en Estados Unidos, su proyecto de habitáculos lunares, la Facens pretende participar en 2018 del nuevo proyecto del programa SEE, el cual, según Andréa Braga, podría tener algo que ver con Marte, aunque todavía no hay confirmación oficial.

Por el momento, los planes de la NASA son los de empezar a construir la base en la Luna en 2025 y cinco años después dar otro gran salto para la humanidad y pisar por primera vez el planeta rojo.

Con información de EFE

jueves, 8 de junio de 2017

SpaceX lanzará el avión espacial secreto de la Fuerza Aérea de Estados Unidos

Por Agencias / Código Espagueti - El vehículo militar ya ha viajado cuatro veces al espacio, hasta ahora sólo con los cohetes Atlas V.
Mientras Elon Musk le hace el feo al presidente de Estados Unidos, su empresa SpaceX acaba de firmar un contrato más con la Fuerza Aérea de Estados Unidos, en esta ocasión para lanzar a bordo de uno de sus cohetes Falcon 9 el avión espacial militar X-37B, uno de los proyectos secretos del gobierno estadounidense.

“(El X-37B) se va de nuevo en la parte superior de un lanzador de SpaceX en agosto”, dijo el secretario de la Fuerza Aérea, Heather Wilson, durante la audiencia con el Comité de Servicios Armados del Senado de Estados Unidos en dónde se confirmó la misión. Por su parte, SpaceX no publicado ningún comunicado al respecto.

Nadie sabe con exactitud qué es lo que hace el X-37B, sólo que es un avión espacial reutilizable construido por la empresa Boeing conocido como “Vehículo de Prueba Orbital”. Además, se sabe que la nave posee una “bodega de carga” (payload bay) en la que puede transportar al espacio otros vehículos del ejército.
Hasta el momento el X-37B ha realizado cuatro viajes al espacio. En el más reciente, que duró 718 días, la tripulación de la nave realizó “experimentos en órbita” que constaron de pruebas con una nueva tecnología de propulsión. En mayo pasado, el avión regresó nuevamente a la Tierra.

La misión de SpaceX constará en transportar a la órbita terrestre a la nave en la parte superior del cohete Falcon 9. Una vez que termine la misión del X-37B, el vehículo regresará por sí solo. En el pasado, este vehículo militar fue lanzado sobre los cohetes Atlas V de la United Launch Alliance.

Desde que fue certificada por la Fuerza Aérea en 2015, SpaceX ha obtenido dos contratos públicos para lanzar satélites GPS para la dependencia, misiones que tendrán lugar hasta 2018. Sin embargo, la compañía llevó a cabo su primer lanzamiento de seguridad nacional en mayo, cuando lanzó un satélite para la Oficina Nacional de Reconocimiento.

La Fuerza Aérea incluso ha dicho que está abierta a la idea de lanzar sus satélites en los cohetes Falcon 9 reutilizables, una de las principales iniciativas de SpaceX para reducir el costo de llegar al espacio.

Fuente: http://imparcialoaxaca.mx/tecnologia/8727/spacex-lanzara-el-avion-espacial-secreto-de-la-fuerza-aerea-de-estados-unidos/

miércoles, 31 de mayo de 2017

Cómo es el sistema para interceptar misiles de largo alcance que Estados Unidos probó por primera vez en medio de las tensiones con Corea del Norte

Ensayo con interceptador de misilesRedacción BBC Mundo
Ensayo con interceptador de misiles - AFP

La prueba de este martes fue novedosa porque se realizó para interceptar un misil intercontinental.
Es como intentar golpear una bala rápida con otra bala rápida. Con esta sencilla comparación, el Pentágono describe el complejo sistema terrestre de intercepción de misiles que puso a prueba este martes desde California, EE.UU., y que por primera vez tuvo como objetivo un misil balístico intercontinental.

El ensayo consistió en el lanzamiento de un interceptador terrestre desde la base aérea de Vandenberg en California, que logró derribar un misil balístico intercontinental lanzado desde la base de pruebas Ronald Reagan, situada en el atolón Kwajalein en las islas Marshall. 

El sistema puesto a prueba este martes está mejorado y es tal vez el más ambicioso en materia tecnológica militar, aunque los críticos añaden que es el menos confiable.
Resultado de imagen para Thaad
Cómo es el Thaad, el poderoso sistema antimisiles de EE.UU. que ya está operativo en Corea del Sur y por qué causa tanta polémica. Te contamos cómo es. El Sistema Terrestre de Defensa a Medio Trayecto (GMD, por sus siglas en inglés) es un sistema antimisiles balísticos para interceptar cabezas explosivas en el espacio en plena trayectoria.

Se trata de un componente fundamental en la estrategia de defensa de un país para repeler misiles balísticos, incluidos los misiles intercontinentales que pueden transportar ojivas nucleares, armas químicas, biológicas o convencionales. Para los funcionarios del Pentágono, lo sucedido este martes es un logro increíble para la defensa nacional de Estados Unidos.

El concepto de defensa balística se basa en lanzar un cohete al espacio luego de que se detecta el lanzamiento de un misil hostil.
Resultado de imagen para Thaad
Los elementos principales del sistema son:

  • Vehículo de muerte exoatmosférico: es un dispositivo de 1,5 metros que incorpora sistemas de control internos para interferir en la trayectoria de la ojiva del misil hostil, destruyéndolo en el aire por la fuerza del impacto.
  • Interceptor terrestre: para cada interceptor hay un depósito de misiles y una cámara acorazada subterránea adyacente al depósito.
  • Comando de gestión de batalla, control y comunicaciones.
  • Radares terrestres.
  • Radares de alerta temprana renovados.
  • Radares de banda X como la plataforma marítima de banda X.

Los interceptores actuales están situados en Fort Greely, Alaska, y en la base aérea de Vandenberg, California.

El Pentágono calificó de exitosa la prueba realizada desde la base aérea de Vandenberg, en California.
Se planeó una tercera base para un complejo de defensa de misiles que se iba a instalar en Polonia, pero el proyecto fue cancelado en septiembre de 2009.

Un ensayo "sin precedentes"

El GMD se considera la única defensa terrestre contra ataques limitados de misiles balísticos intercontinentales. Hasta junio de 2014 se habían realizado 17 ensayos de intercepción, de los cuales sólo 9 tuvieron éxito. Ninguna de las pruebas de intercepción de vuelo entre 2010 y 2013 salió bien.
Como respuesta, el Pentágono pidió un aumento de presupuesto y la posibilidad de hacer otra prueba, que es la que tuvo lugar este martes.

En esta misión, múltiples sensores suministraron datos de localización y rastreo al comando de gestión de batalla, control y comunicaciones. El radar marítimo de banda X, colocado en el Océano Pacífico, también identificó y rastreó el objetivo, que era un misil hecho a la medida para imitar un misil balístico intercontinental.
Resultado de imagen para sistema GMD
El sistema GMD recibió los datos de rastreo del objetivo y desarrolló una solución de disparo controlado para interceptar el objetivo. Programado el disparo, se lanzó el misil terrestre y su vehículo de muerte exoatmosférico interceptó y destruyó el objetivo en colisión directa. "La intercepción de un misil intercontinental complejo y que representa una amenaza es un logro increíble para el sistema GMD y un hito crucial para nuestro programa", declaró el vicealmirante Jim Syring.

Lanzamiento de misil norcoreano
Lanzamiento de misil norcoreano - EPA - Esta imagen sin fecha fue difundida por la agencia oficial de noticias de Corea del Norte.

"Este sistema es de vital importancia para la defensa de nuestra patria y la prueba demuestra que tenemos un elemento disuasorio capaz y creíble contra una amenaza muy real".
Resultado de imagen para Thaad
El gobierno de Estados Unidos asegura que no se trata de un gesto dirigido únicamente hacia Corea del Norte, pero la coincidencia de los eventos, dos días después del último ensayo norcoreano con misiles, ha despertado suspicacias. Según el Pentágono, la prueba de este martes estaba prevista desde hace tiempo y el sistema está pensado para proteger a Estados Unidos de todas las amenazas, vengan de Corea del Norte, de Irán o de cualquier otro lugar.

martes, 30 de mayo de 2017

El mercado de lanzamientos espaciales a bajo costo ya es una realidad

Por VICE News y Reuters
Rocket Lab, una empresa de lanzamientos espaciales fundada en Silicon Valley, lanzó este jueves el vuelo inaugural de su cohete impulsado con baterías desde Nueva Zelanda. "Llegó al espacio. El equipo está encantado", informó Rocket Lab a través de su cuenta de Twitter.
Imagen vía Rocket Lab/Handout/EPA
Imagen vía Rocket Lab/Handout/EPA

El exitoso lanzamiento del cohete de bajo costo marca un importante paso para vencer las barreras logísticas y financieras en la industria espacial, haciendo de Nueva Zelanda un improvisado centro espacial.

La empresa de cohetes con base en Los Ángeles y Nueva Zelanda ha promocionado su servicio como una forma para que las compañías puedan hacer que los satélites entren en órbita regularmente. "Nuestro enfoque ha sido desarrollar un vehículo para lanzamientos que puedan ser manufacturados en grandes volúmenes. Nuestra meta a largo plazo es volver la experiencia espacial más accesible ofreciendo un número de lanzamientos sin precedentes", explicó a través de un comunicado Peter Beck, fundador y jefe ejecutivo de Rocket Lab.
Resultado de imagen para Rocket Lab,
La firma se estuvo preparando durante los últimos cuatro años para el lanzamiento y apenas la semana pasada recibió la aprobación de la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos, la cual estuvo a cargo de monitorear el evento. Las malas condiciones climáticas cancelaron tres intentos de lanzamiento, pero finalmente se hizo.

Nueva Zelanda ha creado nuevas leyes en materia aeroespacial, así como una agencia espacial ante la posibilidad de convertirse en una estación de lanzamientos de bajo costo.

Los aviones y otras aeronaves tienen que ser redireccionados cada vez que hay un lanzamiento espacial programado, lo que vuelve difícil que se realicen estas operaciones debido a lo transitado que es es espacio aéreo de Estados Unidos.

Sin embargo, el caso de Nueva Zelanda es distinto, ya que tiene una población de apenas cuatro millones de personas y el único territorio hacia el sur es la Antártida. Además, la buena posición geográfica la vuelve ideal para lanzar satélites al espacio.

A pesar de las buenas noticias para la empresa Rocket Lab, muchos lugareños en la predominante comunidad maorí, una etnia local, parecen no estar felices con la idea de que les sea negado el acceso a áreas públicas cuando se realizan los lanzamientos.

"Vine aquí a Mahia para ir a la playa, pero ahora están cerradas en algunas partes… se han llevado nuestro estilo de vida", declaró Pua Taumata, granjera en Mahia, una península de Nueva Zelanda.

Aunque Taumata también reconoció las oportunidades que esto podría representar. "Estoy a favor de la tecnología… muchas cosas pueden salir de ella a favor de la educación. Eso le da a nuestros niños algo diferente para sus carreras futuras. Antes no mucha gente pensaba en la industria aeroespacial como fuente de empleo", expresó Taumata.
Resultado de imagen para Rocket Lab,
Rocket Lab es una de las cerca de 30 compañías y agencias en todo el mundo desarrolladoras de lanzadores de satélites de menor tamaño. A través de un comunicado, la empresa dijo que hasta ahora ha recibido 148 millones de dólares en financiamiento y se valora en más de 1.000 millones de dólares.

Entre los cliente de la empresa están la NASA, la firma de imágenes Planet, además de las startups Spire y Moon Express. Por ahora, planea realizar otras dos pruebas antes de comenzar con operaciones comerciales, las cuales podrían iniciar a finales de este año.

Publicado por VICE.com

domingo, 23 de abril de 2017

Un cohete lanzado en Punta Indio tuvo problemas y se estrelló

Resultado de imagen para cohete lanzado en Punta Indio tuvo problemas(Clarin.com) - Ocurrió en una prueba del programa que desarrolla el primer vehículo nacional para poner satélites en órbita. Las imágenes de la explosión y la versión oficial del incidente. 

La explosión del cohete al caer a tierra en Punta Indio, el jueves último.

La Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) probó un cohete VEX5A, un pariente de su prototipo Tronador, que pocos segundos después del despegue tuvo problemas y cayó a tierra, provocando una fuerte explosión. Ocurrió el jueves último a las 18, en la base del municipio bonaerense de Punta Indio.

La CONAE sólo informó del incidente minutos después de que Clarín consultara al organismo por lo sucedido. Entonces, reconoció que “el día 20 de abril de 2017, siendo aproximadamente las 18, se realizó la prueba del Vehículo experimental VEX5A, en la línea de desarrollo del lanzador satelital nacional TII-TIII”, según indicó en un comunicado publicado en su sitio web.

“El comportamiento de todos los subsistemas de los segmentos de Vuelo y de Tierra fueron el 100% acordes al diseño, desde el encendido hasta los ocho segundos. Por ende el despegue y subsiguiente período de vuelo fueron nominales. Por razones aún bajo análisis a los seis segundos de vuelo se interrumpió el suministro de propelentes al motor”, agregó.

En la web oficial de la CONAE también se muestra un video del despegue, pero no aparece el momento en el cual el cohete cae a tierra, video al cual tuvo acceso Clarín. Tanto ayer como hoy, antes y después de la difusión del video completo del lanzamiento, Clarín consultó al cuartel de bomberos de Punta Indio si habían tenido que acudir al lugar para apagar el incendio.

En ambas ocasiones, los bomberos aseguraron que no recibieron ningún alerta ni debieron acudir a la base.

"La CONAE tiene un equipo propio de contención de incendios para trabajar si llegara a haber algún problema. No obstante, si la situación se hubiera salido de control o hubiese ocurrido algún imprevisto, nos habrían contactado ya que somos la única fuerza de bomberos de la zona. No recibimos ninguna notificación del incendio", aseguró uno de los bomberos a cargo de la central.

También afirmó que en la ciudad estaban al tanto del lanzamiento y que "tampoco se comentó entre los habitantes que algo fuera de lo normal haya ocurrido".

El VEX5A transporta toneladas de hidracina, un combustible que se presume altamente cancerígeno, y cuya precipitación al suelo podría tener consecuencias en la salud. El desarrollo de estos cohetes lleva muchos años, con una inversión de 600 millones de dólares. En el municipio de Punta Indio, con costa en el noreste bonaerense, cerca de la Bahía de Samborombón, la CONAE ensambla y prueba los prototipos previos al lanzador Tronador II.

La base está ubicada sobre la costa, lejos de áreas urbanas. Desde allí, lanzan los vehículos experimentales que utilizan para probar los innumerables sistemas que los componen, y que están siendo desarrollados íntegramente en el país.

A futuro, cada uno de esos tramos formarán parte del Tronador II, que si todo se resuelve con éxito, será el primer cohete de fabricación nacional para poner satélites en órbita, una capacidad que hoy sólo tienen diez países en el mundo, a los que debe recurrir la Argentina cada vez que debe enviar al espacio sus satélites.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...