Mostrando entradas con la etiqueta Opinión. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Opinión. Mostrar todas las entradas

viernes, 5 de octubre de 2018

Argentina, ¿país interdicto?


Por Juan Gabriel Tokatlian - Clarin.com

No se trata de una intención de las contrapartes, sino de la discapacidad interna para tomar decisiones.


Ministro de Defensa Oscar Aguad y el jefe del comando sur de los EE.UU. Kurt Tidd. Oscar Aguad Kurt Tidd jefe del Comando Sur de los EE.UU.

La interdicción es el estado al que se llega cuando un individuo ha sido declarado incompetente y se lo priva de la administración de su persona y bienes. Interdicción e incapacidad son equivalentes; un interdicto es quien carece de autonomía y requiere un tutor.

Extrapolando la figura jurídica de la interdicción, creo que se la puede aplicar a un país. En la política mundial, la interdicción se expresa mediante la condicionalidad. Estados, actores no gubernamentales e instancias multinacionales con grandes atributos de poder le fijan a una nación con menores atributos una serie de requisitos y recetas para asegurar su inclusión a un esquema global homogéneo en lo político y económico.

La condicionalidad sintetiza una regla de juego que se despliega a modo de interdicción en casos de países relevantes aunque díscolos o inmaduros. Es de advertir que en el país interdicto una parte importante de la elite avala la condicionalidad por ser funcional a sus intereses. Se trata de una condición relacional y no unilateral.

En 2018 la Argentina pareciera dispuesta a aceptar la interdicción. No se trata de una cuestión de intención -cualquiera fuese- de las contra-partes, sino de la discapacidad interna para adoptar decisiones propias para salvaguardar nuestro bienestar y la seguridad.

En el terreno económico, el Fondo Monetario Internacional, por un lado, y el capital financiero, por el otro, condicionan los márgenes de acción a tal punto que el Gobierno parece un sujeto heterónomo incapaz de salir de la acumulación de recurrentes problemas históricos y del vértigo potenciado de inflación, devaluación y recesión. El país se torna así más dependiente; lo cual, a su turno, perpetúa la mediocridad económica, la conflictividad social y la polarización política. Ni los argentinos nos unimos más ni somos menos pobres ni garantizamos un largo plazo de mejor calidad de vida con las medidas que se van adoptando.

En el terreno militar, la interdicción parece menos visible pero es creciente. La Argentina decidió, desde hace varios años, no debatir ni acordar sobre una política de defensa para este siglo. No hemos definido prioridades, ni regenerado el Presupuesto de Defensa ni dotado a las Fuerzas Armadas para los retos generados por la transición de poder mundial. Eso ha sido crecientemente disfuncional para los intereses nacionales. Ahora, el gobierno decidió que los militares se involucren en la lucha contra el narcotráfico. Esto se enmarca en lo que el Comando Sur impulsó desde hace tiempo: convertir a las fuerzas armadas de la región en “combatientes del crimen” (crime fighters).

Lo dejó en claro el almirante Kurt Tidd, jefe del Comando Sur, al clausurar la VIII Conferencia Sudamericana de Defensa realizada en Buenos Aires: las llamadas “amenazas trans-regionales” han generado “desafíos de naturaleza simultánea civil, criminal y militar”; lo que obliga a ajustar los “marcos legales” para hacerles frente.

En el terreno de la corrupción hay varios indicadores de que Washington (el ejecutivo) y París (sede de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE) están inquietos por los niveles alcanzados y la inacción al respecto. El informe de 2017 de la OCDE sobre la Convención para Combatir el Cohecho sobre la Argentina destacó que el país “permanece en serio incumplimiento de artículos claves”, al tiempo que reflejó la preocupación por la baja capacidad de la Argentina de aplicar leyes anti-corrupción debido a problemas de politización e independencia en la justicia.

Tres informes del Departamento de Estado son elocuentes. El de “Clima de Inversiones” de 2018 menciona que la corrupción es un “tema” en el país donde “pocas compañías han implementado medidas contra el soborno…salvo limitados códigos de ética”. El informe sobre “Lavado de Activos” de 2018 destaca que “el contrabando, incluido el narcotráfico, y la corrupción pública continúan siendo fuente de ingresos ilícitos”. El informe de “Derechos Humanos” de 2017 subraya que hay “corrupción en todos los niveles del gobierno”, que existen denuncias de que “miembros del ejecutivo, del legislativo y del judicial están envueltos en prácticas corruptas que permanecen impunes” y que la “corrupción en cortes federales y provinciales es frecuente”.

No debería sorprender entonces que el nuevo embajador estadounidense, Edward Prado, en su declaración ante el Senado que lo confirmó ubicase en primer lugar la meta de “mejorar el sistema judicial” argentino.

Ante esta condición de interdicto, es imperiosa una amplia deliberación pública y plural. De lo contrario, cualquiera sea el gobierno electo en 2019, heredará una capacidad de decisión muy exigua. Y las preguntas esenciales para tal debate debieran comenzar por lo que ha hecho, deshecho y malhecho la Argentina durante ya demasiado tiempo. ¿En qué momento y cómo dilapidamos autonomía? ¿Por qué y cómo nos hemos tornado más aquiescentes? 

viernes, 7 de septiembre de 2018

Brasil y Argentina: celebrar la independencia, afianzar la integración

Resultado de imagen para Brasil y Argentina: celebrar la independencia,Por Mario Montoto - Infobae.com
Se conmemora un nuevo aniversario del Grito de Ipiranga, aquella proclama de "¡Independencia o muerte!" que inmortalizó Pedro I al separar el reino de Brasil del de Portugal. Aunque mantenía las formas monárquicas, aquel Brasil se unía al concierto de naciones sudamericanas que se independizaban de sus metrópolis europeas.

Más allá de saludar a los hermanos brasileños en su día, este 7 de septiembre se convierte en una excelente pretexto para repasar y pensar en la integración entre nuestras dos naciones.

Hace apenas un par de semanas se oficializó el nombramiento de la científica argentina Elena Maceiras en la Secretaría la ABACC, la Agencia Brasileño-Argentina de Contabilidad y Control de Materiales Nucleares, cargo que comparte con su colega brasileño Marco Marzo. Es un hecho de gran trascendencia, no solo porque es la primera mujer que representa a nuestro país en la Secretaría de este ente binacional, sino también porque significa la continuación y el fortalecimiento de esta institución pionera y única a nivel mundial, creada a partir del acuerdo suscripto en julio de 1991 por los dos países para el uso exclusivamente pacífico de la energía nuclear. En estos 27 años desde su creación, este modelo de integración consolidó a Sudamérica como una zona de paz y libre de armas nucleares.

Cabe recordar que hace solo algunas décadas la tranquilidad regional no era la regla. El enfrentamiento y la incomprensión, heredados de las viejas disputas coloniales entre españoles y portugueses, signaron la relación bilateral entre Argentina y Brasil desde los albores de la independencia. Si bien en 1895, con el denominado "Laudo Cleveland", los dos países lograron poner un punto final a sus diferendos fronterizos y los presidentes Julio Argentina Roca y Manuel Ferraz de Campos Salles iniciaron una nueva era de distensión y diálogo entre ambas naciones, la rivalidad y competencia en el ajedrez geopolítico regional fueron difíciles de desterrar. La idea integracionista del general Juan Domingo Perón y su intento por avanzar en un proyecto conjunto con el presidente y líder brasileño Getúlio Vargas se vieron frustrados por el suicidio de este último en 1954 y el golpe militar en Argentina en 1955.

Hubo que superar un largo período de inestabilidad política y económica y la triste sombra del autoritarismo en los años 60 y 70 para que, con el regreso de la democracia, se pudiera dar impulso a un nuevo capítulo en las relaciones bilaterales. No obstante, los argentinos recordamos con agradecimiento la solidaridad activa y el compromiso de Brasil durante el Conflicto del Atlántico Sur.

Pero fue la firma por parte de los presidentes Raúl Alfonsín y José Sarney de la Declaración de Iguazú, el 30 de noviembre de 1985, la que sentó las bases para el proyecto más ambicioso de integración regional en estas latitudes: el Mercado Común del Sur (Mercosur).

A partir de ese entonces, se registró un notable incremento del volumen del intercambio bilateral, que pasó de 2.963 millones de dólares en 1991 a 39.515 millones de dólares en 2011. En los últimos seis años, debido a la crisis en el vecino país y a la difícil coyuntura económica argentina, se produjo una retracción y el volumen total del intercambio comercial fue de 27.055 millones de dólares en 2017, aunque con perspectivas de crecimiento en el presente año. En este sentido, la reciente implementación del Certificado de Origen Digital (COD) para las exportaciones e importaciones de los dos países es una noticia muy positiva en el proceso de desburocratización y simplificación de la operatoria comercial. Si bien se ha avanzado en este último cuarto de siglo de manera significativa a nivel comercial, quedan un sinnúmero de aspectos todavía por implementar en el proceso de integración.

Ahora bien, en otras áreas claves no se ha logrado aún el nivel de cooperación óptimo que nos permitiría enfrentar en forma conjunta las actuales amenazas y los desafíos propios del siglo XXI. Un tema clave es el intercambio de información y el diseño de una estrategia conjunta para prevenir y combatir la criminalidad organizada, con sus ramificaciones en el tráfico de drogas, armas y personas, que aprovecha la porosidad de nuestras fronteras y se vale del poder de mafias transnacionales. No podemos perder de vista que Brasil y Argentina tienen una frontera común de 1.261 kilómetros, que nos reclama respuestas conjuntas y políticas comunes. Somos además, según los últimos informes de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD), los dos principales mercados consumidores de cocaína de América del Sur, al tiempo que nuestros mayores complejos portuarios y terminales aeroportuarias se encuentran en el cruce de las principales rutas de tránsito de la droga hacia Europa. Un claro indicio de la presencia de estas redes globales del narcotráfico son las cifras récord de incautación de cocaína y marihuana en 2017: la Policía Federal de Brasil secuestró el último año 357 toneladas, en tanto que las fuerzas federales y provinciales de seguridad argentinas totalizaron incautaciones por 142 toneladas.

Otra preocupación común es el contrabando de armas a través de la Triple Frontera, que alimenta la violencia y el delito en los grandes centros urbanos brasileños y argentinos. En ese sentido, tal como advirtió en 2014 un estudio de la Fundación Arias para la Paz y el Progreso Humano, dirigida por el exmandatario costarricense y Premio Nobel de la Paz Óscar Arias, desde Paraguay existe un flujo ilegal de armamentos modernos de alto calibre con destino al mercado negro de Brasil y en la Argentina, donde hay una sostenida demanda. La ONG brasileña Viva Río también ha venido alertando sobre el tráfico ilícito de armas argentinas hacia Brasil, trianguladas a través de Paraguay. Este complejo panorama narcocriminal es un serio llamado de atención a las autoridades para encarar en forma conjunta programas de trazabilidad de las armas, así como controles y monitoreos de una frontera muy permeable, donde las bandas criminales operan a sus anchas, desbordando en algunos casos los controles y, en otros, logrando complicidad de algunos "desleales" agentes del Estado.

Tal como señaló el general Sérgio Etchegoyen, actual ministro jefe del Gabinete de Seguridad Institucional de Brasil, en una entrevista concedida a la revista DEF, su país está expandiendo el Sistema Integrado de Monitoreo de Fronteras (SISFRON), un instrumento de apoyo en el combate contra el crimen organizado, y ha invitado a la Argentina a conocerlo "con miras a analizar soluciones tecnológicas capaces de integrar esfuerzos desarrollados por ambos gobiernos para la protección de nuestras fronteras". El general Etchegoyen destacó, además, la conformación de la Comisión Mixta Brasil-Argentina sobre Drogas y Delitos Conexos, con el objetivo de realizar esfuerzos conjuntos en el control de la oferta de precursores químicos, la reducción de la demanda de drogas y el combate de delitos conexos como el tráfico de armas y el lavado de dinero. "El trabajo se realiza a través del intercambio de información en tiempo real, para que los gobiernos puedan actuar más rápido que las organizaciones criminales", puntualizó.

En nuestro país, al presentar el plan de reestructuración de las Fuerzas Armadas y la nueva Directiva de Política de Defensa Nacional, el ministro del área, Oscar Aguad, aludió a "las nuevas amenazas, que no necesariamente provienen de un Estado nacional, sino del crimen organizado, el narcotráfico y el terrorismo". El funcionario también se refirió a la protección del ciberespacio y confirmó la compra de "un equipamiento muy moderno para la ciberdefensa: un sistema de inteligencia artificial y un sistema de software para impedir y repeler ataques a nuestra infraestructura vital y a nuestras redes". El sistema estará operando durante la próxima cumbre del G20 en Buenos Aires. Por su parte, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, ha enfocado su gestión en el combate del delito complejo y para ello, desde el punto de vista operativo y con un enfoque federal, se han inaugurado Centros de Inteligencia Criminal Regionales en el NOA, el NEA, Cuyo, la Región Centro, Buenos Aires, Patagonia Norte y Patagonia Sur.

En este contexto de los nuevos desafíos a la soberanía nacional, el trabajo conjunto y la cooperación entre Argentina y Brasil puede instrumentarse en áreas muy concretas. Una de ellas es la protección de los recursos naturales, a partir del énfasis que ha tomado la hipótesis de conflicto conocida como "guerra por los recursos" prevista en las nuevas doctrinas militares de ambos países. En este marco se inscriben las iniciativas para la conservación de la biodiversidad de la Amazonia, la salvaguardia de los recursos hidrocarburíferos del pre-sal en la plataforma continental brasileña, así como en el caso argentino su enorme mar continental, los recursos no convencionales de gas y petróleo de la formación Vaca Muerta –de 30.000 km2– en la Cuenca Neuquina, y la enorme reserva de agua dulce constituida por el Acuífero Guaraní, que se extiende a lo largo de 840.000 km2 en territorio brasileño y 225.000 km2 en Argentina, además de Paraguay y Uruguay. La protección de estas enormes riquezas naturales requieren de unas Fuerzas Armadas dotadas de los medios y de las capacidades de disuasión y actuación adecuadas, con un alto grado de coordinación e intercambio de información e inteligencia, llevado a cabo por los agentes estatales de ambos países.

A comienzos de la década pasada, Brasil impulsó, en el ámbito de sus Fuerzas Armadas, un ambicioso Sistema de Protección y Vigilancia de la Amazonia (SIPAM/SIVAM); en tanto que Argentina puso en marcha en 2011 el Operativo Escudo Norte (2011-2016), transformado por el actual Gobierno en el Operativo Fronteras, que incluye la radarización de la Frontera Norte y el incremento de la vigilancia y control de la frontera fluvial y de la Hidrovía Paraguay-Paraná, así como el monitoreo del espacio aéreo y el establecimiento de nuevas reglas de control aeroespacial. Un actor llamado a jugar un rol central en estos programas es la empresa argentina de alta tecnología INVAP, históricamente vinculada a la industria nuclear y que en los últimos años ha ampliado su campo de especialización al desarrollo de radares primarios y secundarios para la vigilancia y el control del espacio aéreo, así como al diseño y construcción de satélites tanto de baja órbita como geoestacionarios.

En la industria de la defensa, lamentablemente, nuestros dos países todavía no han conseguido avanzar en una estrategia común para la integración y complementación de sus sistemas. Hubo intentos en ese sentido, como por ejemplo, el desarrollo del Vehículo Liviano de Empleo General Aerotransportable "Gaucho", un proyecto anunciado en 2005 que no tuvo el éxito esperado. Esta sigue siendo una asignatura pendiente si pretendemos integrar nuestros sistemas de defensa y encarar proyectos a largo plazo y con la economía de escala para competir en el exterior.

Otro caso ilustrativo es el del submarino brasileño de propulsión nuclear (SN-BR), un proyecto de gran valor estratégico para la Marina de Brasil. Como ya señalamos, existen numerosos antecedentes de cooperación entre Argentina y Brasil en el ámbito de la energía nuclear, el último de los cuales ha sido la contratación de INVAP para el desarrollo de la ingeniería del Reactor Multipropósito Brasileño (RMB), destinado a aplicaciones de medicina nuclear y gemelo del argentino RA-10. Sería un acierto incorporar a nuestro país, y concretamente a una empresa de innegable experiencia y reconocimiento internacional como INVAP, en la iniciativa del SN-BR, en la óptica de una política de defensa común. La excelencia de nuestros científicos es también un instrumento de política internacional e integración.

Por último, cabe destacar la amenaza que representa la incursión en el ciberespacio de actores estatales y no estatales decididos a afectar infraestructuras críticas y a vulnerar los sistemas de defensa y seguridad. En ese sentido, la ciberdefensa ha venido adquiriendo cada vez más importancia en el diseño de una efectiva política de defensa acorde a los tiempos que corren. Creado en 2012, el Centro de Defensa Cibernética brasileño (CDCiber) cuenta con la experiencia de haber gestionado grandes eventos de los que el país vecino fue anfitrión en los últimos años: la Cumbre Río+20 (Conferencia de la ONU sobre Desarrollo Sostenible) en 2012; la Jornada Mundial de la Juventud y la Copa de las Confederaciones en 2013; el Mundial de Fútbol 2014; y los Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016. Este expertise podría ser de gran utilidad de cara a las Olimpiadas Juveniles en la Ciudad de Buenos Aires en el mes de octubre y la Cumbre del G-20 de la que Argentina será anfitriona en noviembre próximo.

En resumen, es innegable que en estas últimas tres décadas se han dado importantes avances en la integración con nuestra querida y hermana República del Brasil. Pero, tal como se enumeró párrafos arriba, nuestros países tienen aún mucho más que decir y hacer en muchos aspectos. Será responsabilidad de los dirigentes de ambas naciones profundizar la agenda que nos traiga más integración en el comercio, en la energía nuclear, la defensa en general, la seguridad, la cultura y el bienestar común. Todo esto redundará en que nuestros pueblos tengan una mayor calidad de vida y un lugar preponderante en el mundo actual.

Celebramos la independencia del Brasil, pensando en un futuro y un destino común.

Viejas y nuevas amenazas al Estado-Nación

Por Martín Balza - Infobae.com
En su afán por buscar la paz, el hombre ha encontrado en los usos y costumbres, en las normas jurídicas y en las instituciones la forma de limitar las manifestaciones de violencia. Por eso tal vez es que Thomas Jefferson dijo que "La ejecución de las leyes es más importante que su elaboración". Cuando la capacidad de éstas para pacificar no es suficiente, es el Estado—según Max Weber—quien "reivindica el monopolio legítimo de la violencia"; para no sacar de contexto esta afirmación, recordemos que el orden jurídico argentino determina en qué condiciones puede recurrirse legítimamente a la fuerza, sin caer en arbitrariedades ni ilegalidad.

En nuestro país, se impone redefinir con más claridad los conceptos de Defensa Nacional, Seguridad Nacional y las amenazas al Estado-Nación, evitando un uso impreciso y por ello impropio del alcance de esos conceptos.

Se entiende por Defensa Nacional (Ley 23554/1988) a "la integración y la acción coordinada de todas las fuerzas de la Nación, para la solución de aquellos conflictos que requieren el empleo de las Fuerzas Armadas, en forma disuasiva o efectiva, para enfrentar las agresiones (amenazas) de origen externo". Su finalidad es "garantizar de modo permanente la soberanía e independencia de la Nación y su integridad territorial". 

Recordemos que la Soberanía, el Territorio y la Población, son los tres elementos que componen el Estado. Implícitamente la ley impone asegurar los objetivos estratégicos—o escenarios—vitales a proteger mediante un Sistema Integral de Defensa Nacional, del que carecemos desde mediados del siglo veinte, y afecta el "derecho inmanente de legítima defensa" (Artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas).

Las amenazas no son nuevas, entre otras: los contingentemente ansiados vacíos geopolíticos, las apetencias territoriales, la explotación de los recursos del mar y los recursos naturales. Los escenarios no son otros que las "Galias Patagónicas"; el Mare Nostrum con la Plataforma Continental del Atlántico Sur; y el Acuífero Guaraní, todos joyas de materias primas actualmente indefensas, como consecuencia de la desatención y desinversión—salvo excepciones—del Instrumento Militar en las últimas décadas.

La razón de ser de las Fuerzas Armadas no responde a la eventualidad de un conflicto determinado; su existencia radica en tanto y en cuanto existe el Estado, y la fuerza sigue constituyendo un elemento básico en las relaciones internacionales, para influir sobre los Estados más débiles y vulnerables, o para disuadir del uso de la violencia a los más fuertes. En síntesis para poder decir sí o no en una negociación.

La Seguridad Interior (Ley 24059/1991) tiene por finalidad "asegurar la libertad, la vida y el patrimonio de los habitantes, sus derechos y garantías…", pues no somos ajenos a todo tipo de delitos, particularmente a las nuevas calamidades que afligen al mundo, entre otras: el terrorismo internacional, las mafias organizadas, las agresiones al medio ambiente, las migraciones masivas y descontroladas , y los delitos transnacionales ligados al tráfico de drogas ilícitas, como el tráfico ilegal de armas, la trata de personas, el lavado de activos y a la corrupción. Para ello, contamos con el Sistema de Seguridad Interior, compuesto por la Gendarmería Nacional, la Prefectura Naval Argentina, la Policía Federal, la Policía de Seguridad Aeroportuaria y las Policías Provinciales.

En el empleo escalonado de la fuerza, la citada ley en su artículo 27 contempla el apoyo logístico del Instrumento Militar a las Fuerzas de Seguridad, que consiste en elementos de los Servicios de Arsenales, Transporte, Intendencia, Sanidad, Veterinaria y Construcciones, también en elementos de Ingenieros y Comunicaciones. Además, en sus artículos 31 y 32, autoriza al Presidente de la Nación a disponer—con carácter de excepción—de las Fuerzas Armadas en el restablecimiento de la Seguridad Interior, condicionando su empleo a que las otras fuerzas sean sobrepasadas, se declare el Estado de Sitio y se convoque el Concejo de Seguridad Nacional (Comité de Crisis). Aprecio que, en todos los casos, se debe establecer claramente "la cadena de comando y las reglas de empeñamiento".

Todas nuestras fuerzas tienen claras misiones para sus accionar, como también distinta estructura, despliegue, instrucción, adiestramiento, material y armamento. Son altamente eficientes, se caracterizan por su sano espíritu de cuerpo y vocación de servicio. Emplearlas prematuramente en funciones diferentes a su razón de ser sería inconducente, innecesario, desmoralizador, afectaría su profesionalidad, y no contribuiría a controlar las amenazas sobre nuestro país. A pesar de haber transcurrido más de dos mil años, sigue manteniendo vigencia lo expresado por Apeles: "Zapatero a tus zapatos".

*Ex Jefe del Ejército Argentino, Veterano de la Guerra de Malvinas y ex Embajador en Colombia y Costa Rica.

viernes, 31 de agosto de 2018

¿Puede Macri manejar la verdad?

Editorial del diario Ambito Financiero
Mauricio Macri, Jack Nicholson, Nicolás Dujovne y Marcos Peña.
Mauricio Macri, Jack Nicholson, Nicolás Dujovne y Marcos Peña.

Jack Nicholson dejó una frase histórica en "Algunos hombres buenos" ("Cuestión de honor" en la Argentina), una de sus mejores películas. Su personaje era un muy duro coronel del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos llamado Nathan R. Jessep, responsable de la base de Guantánamo y acusado de haber permitido un castigo extraoficial a un subordinado que le provocó la muerte. El militar es llevado a juicio marcial y, en un monólogo final, se defiende sosteniendo que por el puesto que maneja y por las responsabilidades militares que debe sostener, es imposible que la sociedad conozca toda la realidad. Y que mantener esos secretos es necesario para dejar limpios a sus superiores porque, a veces, "no se puede manejar la verdad". El mensaje era claro. No siempre se debe conocer la verdad porque, a veces, ésta es inmanejable. Y sus consecuencias, imparables. El problema para el personaje de Nicholson fue que la verdad se conoció, lo que desató una crisis final. 

El Gobierno vivió en los últimos días, incluyendo ayer, en un dilema similar al del coronel Jessep. Como el militar, decretó el Ejecutivo que el país no debe conocer la verdad de la crisis económica, porque no sería capaz de manejarla en toda su dimensión. En consecuencia, se decidió que bastaban para llevar tranquilidad a los operadores financieros algunas frases brumosas y plagadas de términos de campaña acuñados en el mejor estilo duranbarbista. El jefe de Estado se tomó el miércoles un minuto treinta segundos en explicarle a la población que entendía las preocupaciones, y que la solución a la falta de credibilidad llegaría con un nuevo acuerdo con el FMI que adelantaría los dólares del 2020 al 2019. Poco tardaron los operadores en conocer la verdad. El Fondo había sido contactado un día antes, y el dinero llegaría pero luego de un exhaustivo examen del board del organismo y con nuevas exigencias de un menor déficit fiscal del comprometido para el 2019 de 1,3% del PBI. En otras palabras, Macri se guardó parte de la verdad. El acuerdo eran negociaciones abiertas y con nuevos, y seguramente más rigurosos, contenidos de ajuste fiscal. Las consecuencias fueron duras. Una devaluación del 7,5%, un dólar a $34,48 y un riesgo país a 728 puntos. 

Ayer fue el turno de Marcos Peña. El jefe de Gabinete, un hombre honesto y aparentemente experto en campañas políticas, se puso al hombro las explicaciones oficiales y lanzó una máxima temeraria que seguramente lo perseguirá por años: "no estamos frente a un fracaso económico". Descartó además cambios en el Gabinete y no adelantó medidas, ideas o propuestas para enfrentar la jornada que comenzaba. Sólo ratificó el rumbo haciendo un rápido vuelo por las cuestiones que llevaron a la actual situación económica y financiera. Otra vez, la suposición fue que no es necesario que se conozca toda la verdad; porque, de hacerlo, las consecuencias serían peores. La respuesta de los mercados fue lapidaria. El dólar trepó 15,63%; llegó a los 39,87 pesos (luego de coquetear con los $42) con un riesgo país que se mantuvo en 776 puntos básicos. 

Cualquier Gobierno sensato y profesional llegaría entonces a una conclusión: ha llegado el momento de la verdad. Y de demostrar condiciones para manejarla. Y esa verdad parte de una realidad ya difícil de ocultar: el problema del Gobierno de Mauricio Macri es hoy político, no económico. Y, en consecuencia, imposible de solucionar con medidas económicas, fiscales y financieras, por más acertadas que están pudieran estar. De hecho, la propuesta de acelerar 12 meses los desembolsos del FMI no es una decisión desacertada, incluyendo las nuevas imposiciones de ajustes que haga el organismo. El problema es que ninguna decisión genera ya un mínimo de confianza en que el programa de Macri pueda sobrevivir; en principio, porque ya no sólo se duda de la idoneidad de las medidas y sus creadores, sino de la capacidad política de ejecutarlas. Esta verdad, otra más, no sólo fue reflejada públicamente por los principales economistas y analistas del país; además de, obviamente, la oposición. La agencia Bloomberg publicó un informe al mundo donde sin eufemismos decía que "los mercados perdieron la confianza en Macri". Y, como se sabe, sin confianza fracasa el mejor plan económico. 

La verdad que debe manejar de manera urgente Macri es simple: debe realizar un movimiento político fuerte dentro de su Gabinete, si quiere que los mercados y la sociedad vuelvan a creer en que lo que viene es mejor que lo que se está viviendo. Y que los malos momentos actuales y futuros se justifican porque lo que vendrá será superador. El Presidente debe manejar la verdad, y actuar en consecuencia, aunque probablemente deba perder a varios de sus hombres de confianza, incluyendo alguno en los que puso mucho de su esperanza de cambio y éxito en su gestión. Estos cambios eran pedidos casi a gritos por los operadores. El Presidente parecería no aceptar esas presiones, y considerar que sería una pérdida de autoridad en momentos complicados. Algunos colaboradores incluso explicaban en off que la razón verdadera de no aceptar esta verdad, era la convicción que si pierde a los alfiles cuestionados "después vendrán por mí". Por el contrario, avaló a Marcos Peña a hablar ayer y al ministro de Hacienda Nicolás Dujovne a preparar un nuevo y superador paquete de medidas que presentará el lunes en sociedad en Washington; y del que el personalmente haría algunos avances este fin de semana. Y que con esto, ahora sí, cambiará la mala onda con que todos sus movimientos son recibidos por los ingratos mercados. 

Mientras tanto, desde otros ministerios y reparticiones la agenda económica parece tener vida paralela. El Banco Central elevó la tasa de interés a un demoledor 60% anual, hasta diciembre. El ministerio de Energía elabora el porcentaje final de incremento tarifario, tomando la nueva realidad devaluadora como referente. Las petroleras, comenzando por la estatal YPF, espera el guiño final para un nuevo incremento en las naftas que podría comenzar a aplicar, ya, este mismo fin de semana. En consecuencia, medidas inflacionarias y recesivas, que harán la vida del ciudadano más difícil. Lo contrario de lo que Peña y Dujovne prometieron. 

Alguna pista de la situación la reconoció amargamente el antecesor de Dujovne, Alfonso Prat Gay. El miércoles por la noche, en una entrevista mano a mano ante Alejando Fantino, describió parte de su paso por el Palacio de Hacienda como "un quilombo". Se refería a que mientras él tenía la orden presidencial de hacer un ajuste y bajar la inflación; en otro ministerio se decidía dar vía libre a una suba de tarifas de más del 80%, en otro se liberaban los precios de los combustibles y desde el Banco Central se le imponían metas inflacionarias restrictivas. La situación continúa casi inalterable hasta hoy. Y es ya otra verdad que debe manejar el Presidente: la atomización de la administración de la economía fracasó. Se reclama ahora de manera urgente un hombre fuerte que se haga cargo de un plan creíble y que le permita a los actores económicos pensar con optimismo hoy perdido. Para un Presidente que considera inviable la idea de empoderar a un funcionario por debajo de él, manejar esta nueva realidad debe ser duro. Muy duro. Pero, otra vez, inevitable. 

Mauricio Macri se imaginaba a esta altura en otra situación. Estaba convencido que a dos años y medio de gestión, su económico estaría cubierto de momentos gratos con anuncios de aperturas de mercados, de acuerdos comerciales con la Unión Europea, de inauguraciones de plantas industriales de alto valor agregado y de una inflación de un dígito. También se imaginaba presentando la catarata de datos económicos positivos que la economía aportaría, incluyendo bajas de la pobreza y el desempleo y alzas sostenibles en el salario y el consumo. El déficit comercial debiera estar a punto de equilibrio y, el fiscal, manejado. Dejaría a su atomizado Gabinete disfrutar de algún momento de visibilidad; pero, al final del día, sería él quién se llevara el rédito. No pudo ser. El último escenario que imaginó es administrar una crisis de las dimensiones épicas que se desató en abril y que esta semana llegó a una situación terminal. Esta es una de las verdades más graves que debe manejar. No es la peor. La más dura será que mientras no cambie su suerte económica, es muy probable que sus números macroeconómicos finales terminen siendo peores a la mayoría de los que heredó de Cristina Kirchner. Internamente, este es el peor fantasma del Presidente. 

Algunos de sus aliados no lo ayudan. Y caen en la tentación de siempre para estos casos. Pensar que las corridas cambiarias son fruto de los golpistas de turno que no están dispuestos a aceptar los cambios venturosos que se vienen. El miércoles Elisa Carrió decidió lanzar una catarata vía Twitter con su particular estilo denunciante, identificando los aparentes golpistas dentro del mercado financiero local y extranjero. Habrá que avisarle rápidamente a la diputada que muchos de los bancos apuntados tuvieron entre sus filas hasta hace sólo meses a varios de los funcionarios que hoy están combatiendo el alza del dólar.

Cambios urgentes se necesitan

Por Miguel Ángel Boggiano - Infobae.com
La fuerte suba del dólar que se registró tanto ayer como hoy responde, en mi opinión, a una incapacidad por parte del Gobierno de dar una respuesta política a un problema económico.

La solución al dólar no la tenían -o tienen- ni Caputo ni Dujovne, la tiene Macri. Y claramente hay un personaje emblemático de esta fallida gestión del Estado sobre la economía que es Marcos Peña, quien además ha cometido errores graves a la hora de la comunicación. Sus declaraciones de hoy, negando el obvio fracaso económico, fue la frutilla del postre. ¿Consecuencia? El dólar saltó un 20% en un solo día.

Otras medidas que se necesitan tomar: designar un ministro de Economía, urgente. También una reducción de los 23 ministerios. Se necesita enviar mensajes claros, contundentes, porque el mercado está pegando durisimo. Por si alguien ya se olvidó, el dólar valía 30 pesos al comienzo de la semana. Hoy, ya casi $40.

El Gobierno también tiene que dar una muestra clara de que se va a aprobar el Presupuesto 2019; tiene que hacerlo cuanto antes porque ese es el modo de indicar que vamos a cumplir con el Fondo Monetario Internacional, que es el único que nos está prestando plata.

Además, me parece que no estaría mal prevenir antes de que suceda una corrida, e indicar que el Banco Central no puede tocar los depósitos en dólares del sistema financiero inteligente.

Por último, el Gobierno debe dar una explicacion bien clara y simple sobre cómo van a cubrir el financiamiento de lo que queda de este año y el año que viene.  Dejar de ser crípticos y, al mejor estilo "almacenero", comunicar, "tengo tales gastos, voy a pagar de esta manera", para que todos, y especialmente el mercado financiero, pueda entenderlo.

Por supuesto, no hay fórmulas mágicas, pero a este equipo le han metido muchísimos goles y está perdiendo el partido y, cuando vas 10 a 0 abajo, tenes que hacer cambios.

El autor es economista y profesor. Fundador y CEO de Carta Financiera.

jueves, 23 de agosto de 2018

Lo que ve y lo que piensa públicamente el Comando Sur

Por Fabián Calle - Infobae.com
A pocos días de la llegada a la Argentina de la plana mayor del Comando Sur de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, cabría revisar y recordar algunos de los lineamiento centrales que se ha planteado esa rama del poder militar de Washington. Para ello recurriremos al documento del pasado 15 de de febrero, cuando el almirante Kurt Tidd, comandante, expuso en el Congreso de su país cuáles son, a su entender, las oportunidades y las amenazas a los intereses de la superpotencia en América Latina. Cabe recordar que, a partir del 2002, la zona de México y parte del Caribe pasó a depender del nuevo Comando Norte que abarca el territorio continental americano, así como Canadá.
Resultado de imagen para ee.uu Comando Sur
Al momento de dar un panorama general de región, sobresale su heterogeneidad y la existencia de contrastes muy fuertes. Por un lado, sociedades que logran elegir de manera democrática a sus gobernantes y la presencia de amplias capas medias con buen nivel de formación, pero así también elevados niveles de pobreza, corrupción y violencia delictiva potenciada por la actividad de grandes redes dedicadas al narcotráfico y otros ilícitos como migraciones ilegales. En lo que respecta a la presencia de actividad de terrorismo de tipo fundamentalista, existen intentos de reclutamiento de latinoamericanos. Si bien hasta el momento a escala reducida y limitada. No así el crimen organizado y grupos delictivos que sí logran corromper y reclutar a jóvenes aprovechando los problemas estructurales antes mencionados.

Otro factor recurrente son desastres naturales que suelen afectar a los sectores sociales más vulnerables. Todo ello potenciado por serias falencias en infraestructura y servicios básicos. Por último, y no menos importante, la extremadamente crítica y difícil situación política, social y económica de Venezuela, con sus inevitables impactos en diversos países en la región.

Volviendo a las organizaciones y las redes ilícitas que actúan en la zona, varias de ellas tienen una amplia estructura y capacidad para penetrar las fronteras de los Estados Unidos y operar dentro de sus ciudades y sus regiones. Sea para el tráfico de drogas, personales, armas, etcétera. Un foco central de atención es y será que el terrorismo internacional no saque provecho, por engaño o cooptación, de esas redes. Asimismo, el crimen organizado posee ingentes recursos económicos y humanos capaces de condicionar fuertemente a los gobiernos y los dirigentes políticos y sociales de los países del área. Creando un ambiente de corrupción y complicidad con el delito que potencia, a su vez, el descreimiento de las sociedades en sus instituciones. Todo ello interactuando con roles más y más activos de potencias que desafían los intereses de los Estados Unidos, empezando por China y en menor medida Rusia e Irán.

Los gobiernos o grupos dentro de los Estados de la región que asumen posturas contrarias a Washington y a la democrática y la libertad económica y de prensa, recurren más y más al respaldo económico, de seguridad y diplomático de esos actores extra hemisféricos. Asimismo, aun países con fluidas relaciones con Washington tienen a China como un socio clave en su comercio exterior, obras de infraestructura, créditos para sus empresas o incluso para fortalecer las reservas de los Bancos Centrales. En el caso ruso, el peso económico y comercial es menos importante. No así la gran variedad de recursos que posee Moscú en materia de inteligencia, guerra informática, divulgación de noticias manipuladas en redes sociales e internet y venta de armamento y tecnología para potenciar el control de Estados autoritarios sobre su población.

Por último, en lo que respecta a Irán, el objetivo central del régimen teocrático es contar con capacidades de recolectar inteligencia sobre intereses y personas ligadas a Estados Unidos, así como desarrollar capacidades de ataques asimétricos en caso de escalada militar con Washington. Un actor regional y muy activo es Cuba, el cual ha buscado solidificar lazos económicos, políticos, de inteligencia y militares tanto con China como con Rusia, Irán y Corea del Norte. Siendo un factor central en el aparato de seguridad que sostiene a Nicolás Maduro en el poder en un contexto de caos económico y social. La misma Venezuela es vista como un terreno amigable para la actividad de organizaciones terroristas ligadas a Irán, así como al tráfico de drogas.

No obstante, todo ello tiene como contracara importantes logros en la mejora y el fortalecimiento de un ambiente de mayor coordinación y cooperación en materia de defensa y seguridad de Estados Unidos y la región. Empezando por los esfuerzos combinados que se vienen desarrollando junto a Honduras, el Salvador, Guatemala y Panamá en la lucha contra las Maras, el tráfico de drogas y personas. También se menciona el rol vital de Colombia y su adhesión a la categoría de socio global de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), así como la participación de Chile en las maniobras navales más importantes que hace el Pentágono, las RIMPAC en el Pacífico. En el caso de Brasil, se señala el esfuerzo que ese Estado viene realizando para fortalecer y mejorar la cooperación en Sudamérica contra amenazas en común.

Finalmente, se menciona la recuperación de los mecanismos de consulta y acción mancomunada del Comando Sur con la Argentina y con Ecuador, luego de años de distanciamiento. La principal misión y desafío del Comando Sur es dotar a los países aliados de la región con mejores capacidades humanas y materiales para hacer frente a las redes delictivas. En este sentido, Colombia es un socio clave e indispensable. También se han establecido positivos instrumentos de cooperación con Brasil, Perú y Chille. Volviendo al fuerte vínculo Washington-Bogotá, el fin del conflicto armado con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) no implica una reducción del interés del Pentágono en continuar apoyando a ese país. Asimismo, es fundamental una articulada, fluida y óptima interacción con otras agencias de Estados Unidos como el Comando Norte, Homeland Security, DEA, USAID, etcétera.

En lo que respecta a rivales a nivel estatal, sobresale el caso de China, que, por ahora, centra su desafío a Estados Unidos en la región en temas económicos, comerciales y de infraestructura. No obstante, de consolidarse y no ser adecuadamente monitoreadas, tendrán un derrame sobre áreas ligadas a la defensa y la seguridad nacional. La postura no es focalizar los esfuerzos en trabar o entorpecer esos vínculos de China con la región, sino que los países del área perciban y comprueben materialmente la conveniencia de estrechos lazos con Washington tanto en lo que hace a la mejora de la seguridad como el desarrollo económico y social.

Otro importante activo de Estados Unidos son los 16 mil civiles, militares y policías que han cursado programas de perfeccionamiento en institutos de formación vinculados con el Pentágono y otras agencias americanas. El cultivar esas relaciones personales y plasmarlas en espacios de desarrollo de iniciativas compartidas es de central importancia. La disposición y la capacidad para ayudar frente a crisis y catástrofes tuvo como uno de sus principales ejemplos la masiva asistencia brindada a la Argentina en la búsqueda del submarino ARA San Juan. En el corto y mediano plazo, hacer frente al colapso humanitario en Venezuela será el principal desafío del Comando. Si bien de escala inmensa, no es vista como imposible de ser llevada a cabo. Pero se parte de la premisa de que se requerirá reforzar las capacidades propias, así como la cooperación y la coordinación con los países de la región que se han visto y se verán más afectados.

miércoles, 22 de agosto de 2018

El mayor latrocinio de la historia argentina no puede quedar impune

Por Marcela Campagnoli - Infobae.com
El maravilloso cuadro "La Constitución guia al pueblo", pintado por el maestro Guillermo Roux, nos ha inspirado y representado en el día de ayer, cuando una multitud en paz, con un reclamo claro de "Justicia y de basta de impunidad", se manifestó en las calles pidiéndole al Congreso que no impida la investigación del mayor latrocinio de la Argentina y de toda la región.
Como reclamáramos en tantas otras marchas, sabemos que "sin justicia no hay república", por eso indigna que el Senado, lejos de colaborar con ella, busque obstruirla y convertirse así en guarida de rufianes.

Hoy también se le pidió al Senado que deje de mirar para otro lado y sancione el proyecto de ley de extinción de dominio, pero ojo, el que tiene media sanción de Diputados, no el que pretende el senador Pichetto, que busca dejar todo igual y mirar para adelante, impidiendo que el Estado pueda recuperar lo ya robado.

Argentina necesita un cambio cultural y un nuevo contrato moral. Los bienes con un origen ilícito no deben contar con protección legal. Por eso pretendemos con esta ley que la Justicia civil pueda analizar los bienes sospechados de ser producto de delitos vinculados al narcotráfico, a la corrupción, a la trata de personas, y al crimen organizado, mientras se investiga simultáneamente esos delitos en sede penal.

No puede ser gratis saquear al Estado y dejar a los argentinos sin educación, sin salud, sin cloacas, sin rutas, sin trabajo genuino, sin esperanza, sin dignidad.

Los argentinos necesitamos que de una vez por todas "el que las hace las pague". Los argentinos necesitamos ser República, y comprobar que todos somos iguales ante la ley sin privilegios. Los argentinos necesitamos que las leyes se cumplan y la Justicia actué en tiempo y forma. La constitución guía al pueblo y el pueblo hoy dijo PRESENTE.

La autora es diputada nacional por la Provincia de Buenos Aires (Cambiemos).

Y no olvidemos que jugaron defender a la patria. Robar y despojar de los recursos necesarios para el bienestar del pueblo, no tiene castigo. No traicionaron la constitución y algunos a la "palabra frente a Dios" sobre las Santas Escrituras...(Jorge Elias)

lunes, 6 de agosto de 2018

Fuerzas armadas, cambio y oportunidad

La decisión presidencial de reformar el sistema nacional de defensa es un avance que debe ser acompañado por la oposiciónPor Horacio Jaunarena - La Nación

La decisión presidencial de reformar el sistema nacional de defensa es un avance que debe ser acompañado por la oposición 
Fuente: LA NACION - Crédito: Alfredo Sabat

El Presidente de la Nación ha ordenado al sistema de defensa y seguridad que se consideren los riesgos y las amenazas a la soberanía, la vida y la libertad que afectan a nuestros habitantes, según las características específicas que esos riesgos y amenazas revisten en la actualidad.

La decisión presidencial, concretada en un decreto, representa una modernización y un cambio importante frente al criterio vigente durante el gobierno anterior, que había limitado el empleo del instrumento militar a la hipótesis de una agresión armada por las Fuerzas Armadas de otra nación. Un criterio congelado en los tiempos de la Guerra Fría y en las formas violentas que tuvo la región hace ya casi medio siglo. El decreto del gobierno anterior, llamado de reglamentación de la ley de defensa, modificaba los postulados de la ley sancionada en l988 por la casi unanimidad de las fuerzas políticas representadas en el Congreso. La decisión presidencial devuelve plena vigencia a los postulados de aquella norma.

El análisis del gobierno de los Kirchner sobre el tema fue limitado y viejo en lo conceptual, y en la práctica destructor, porque fueron años que marcaron un deterioro de todo tipo de las capacidades militares y en donde se concretaron cantidad de arbitrariedades en la política de personal, y pérdida de las remuneraciones de los miembros de las Fuerzas Armadas, dando cabida a infinidad de juicios que el Estado va a perder y que naturalmente deberán pagar la presente y las futuras administraciones.

Mientras el gobierno de la Concertación en Chile, con una presidenta socialista, y el PT en Brasil, con Lula y Dilma Rousseff, pusieron en marcha programas estratégicos de gran importancia para la modernización de sus Fuerzas Armadas, la Argentina de Néstor y Cristina Kirchner, Garré y Milani -hoy preso y acusado de cometer delitos de lesa humanidad- intentó transformar el Ejército en una facción partidaria, al servicio del proyecto "nacional y popular" que supuestamente instrumentaba el gobierno.

Una vocinglera y oportunista oposición denuncia, a partir de la decisión presidencial, una especie de futura hecatombe represiva, solo existente en una afiebrada imaginación, y pretende que el decreto suscripto por el presidente Macri, que derogó parcialmente el anterior de Kirchner, deba ser tratado por el Congreso. No tuvieron semejante sensibilidad y predicción catastrófica cuando la expresidenta, Garré y Milani desarrollaron el operativo Escudo Norte, mandaron mentirosamente al Ejército a trabajar en algunas villas de emergencia, encargaron al general Milani que hiciera trabajos de inteligencia interior para Scioli y se abrazara con Hebe de Bonafini.

Mientras tanto, en campaña presidencial Scioli prometía involucrar a 20.000 hombres del Ejército en tareas de seguridad interna y Massa, otro candidato, prometía involucrar directamente a las FF.AA. en la lucha contra el narcotráfico y en la seguridad de las villas de emergencia.

Para completar el cuadro de tanta hipocresía, recuerdo lo mucho que tuve que argumentar cuando era ministro de Defensa de Eduardo Duhalde, para que el entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires, Felipe Solá, dejara de reclamar públicamente que presos comunes fueran encerrados en unidades militares bajo control del Ejército.

En homenaje a la seguridad y defensa que necesitan los argentinos, debiéramos ser más serios, dejar de lado las especulaciones políticas de corto plazo y sumarnos -Gobierno y oposición- a la tarea modernizadora de nuestro sistema, entendiendo que, lo que se ha dado es solo el primer paso de un largo proceso que se desarrollará a lo largo de los años y que necesita del esfuerzo mayoritario para concretarlo.

Entre los temas a los que debiera darse prioridad y a los que se refiere el decreto suscripto por el Presidente, está el de recuperar el control soberano de nuestro territorio y el primer paso para lograrlo es el control de nuestras fronteras. Para tener una idea de la magnitud del problema, debemos considerar que tenemos 10.000 kilómetros de frontera terrestre y fluvial y 5000 kilómetros de frontera marítima. En la frontera se ejerce "control y vigilancia". El control se concreta en 150 pasos internacionales habilitados, de los cuales 30, por su tamaño, son considerados centros de frontera y dependen del Ministerio del Interior, y el resto, del Ministerio de Seguridad.

La vigilancia se ejerce fuera de los pasos habilitados, o sea, prácticamente por toda la frontera. En esta frontera terrestre y fluvial existen, a su vez, 820 pasos clandestinos por donde se produce diariamente el ingreso ilegal de personas y mercadería. La vigilancia en el aeroespacio se le asigna a la Fuerza Aérea y en el Mar Argentino, la tarea principal se le adjudica a la Armada.

Hoy, las fuerzas de seguridad desplegadas en la frontera apenas alcanzan para hacer el control, o sea, exclusivamente en los pasos internacionales habilitados , por lo cual la vigilancia es casi inexistente en el resto.

Entendemos que la presencia de las FF.AA. en apoyo de las de seguridad en las zonas de vigilancia mejorará sustancialmente la situación. Para hacer efectivo este propósito y en beneficio de una más eficiente tarea, deben ponerse en claro dos cuestiones: la primera de ellas es definir con claridad el alcance del concepto "apoyo logístico", y la segunda, es definir quién manda en situaciones operacionales.

En la mayoría de los países del mundo el tema de las fronteras, por las implicancias que tiene, se resuelve con legislaciones especiales adecuadas. Debiéramos abordar prioritariamente por este medio los problemas que aquí se han planteado.

Proveer adecuadamente a la seguridad y defensa de los ciudadanos es una responsabilidad indelegable del Estado y, por eso, responsabilidad del conjunto de las fuerzas políticas representadas en el Congreso. Es necesario que en él se encuentren los consensos, sin demagogias oportunistas, que les den sustento, consistencia y durabilidad a las políticas de reconstrucción de nuestro sistema de seguridad y defensa, que, por definición, excederán los mandatos de varias administraciones. Sin ingenuidad, sabemos que estos consensos no son fáciles, pero son necesarios.

El Poder Ejecutivo, continuando con el impulso inicial, podría dar un paso importante reglamentando, adecuadamente a los tiempos que nos toca vivir, la ley de reestructuración de las FF.AA. vigente pero incumplida.

Puede ser que así se le dé continuidad a este mecanismo iniciador en que se ha convertido el decreto presidencial sobre la labor que luego le corresponde al Congreso en la misión de reformular nuestros sistemas de defensa y seguridad.Así se empezaría a cumplir con el deber mayor que debe perseguir la alta política: hacer posible lo que es necesario.

Exministro de Defensa

sábado, 4 de agosto de 2018

Un triste consenso: la relegación presupuestaria de las FF. AA.

Por Luis Tonelli - Infobae.com
La degradación de las Fuerzas Armadas es transversal a la denominada “grieta” en la Argentina; se da tanto bajo gobiernos populistas como neoliberales. 
Por una cuestión presupuestaria, las Fuerzas Armadas han debido extender la vida útil de sus vehículos y maquinarias. Foto: Fernando Calzada
Por una cuestión presupuestaria, las Fuerzas Armadas han debido extender la vida útil de sus vehículos y maquinarias. Foto: Fernando Calzada

En una Argentina que se caracteriza por los vaivenes económicos y políticos, la política presupuestaria destinada a las Fuerzas Armadas ostenta un denominador común: todos los gobiernos han postergado no solo su modernización, sino siquiera su amortización y mantenimiento mínimo. Deficiencias que han tratado de ser paliadas voluntariosamente con el ingenio y la dedicación de sus integrantes, pero que también ha llevado a un deterioro institucional, con sus colaterales conocidos.

Irónicamente, se podría hablar de una política de (no) Estado, ya que hay continuidad, pero no para fortalecer la institución estatal, sino para degradarla. Lo cual resulta un tanto paradójico ya que, si en algo no hay consenso entre las posiciones políticas de un lado y de otro de la denominada "grieta", es acerca del lugar de las Fuerzas Armadas en la Argentina.

De un lado, persisten las heridas abiertas en los 70 con un rancio rencor y recelo mutuo que explica directamente la falta de interés por el reequipamiento militar. Pero eso debería revertirse cuando llegan al poder los que se sitúan mayoritariamente en la postura contraria y manifiestan una perspectiva más favorable a las Fuerzas Armadas. Aunque eso queda en palabras o en pequeños gestos, sin quedar convalidado en el Plan de Modernización Integral que demanda el factor Defensa en la Argentina.

¿Cómo explicar el "consenso" en la postergación de una recomposición presupuestaria de las Fuerzas Armadas si hay tanta disparidad en las posiciones entre un bando y el otro? La aparente paradoja tiene una explicación sencilla: en nuestro país el péndulo ideológico está neutralizado por el ciclo económico. Para decirlo en pocas palabras, "quienes pueden, no quieren" y "quienes quieren, no pueden".

Se podría hablar de una política de (no) Estado, ya que hay continuidad, pero no para fortalecer la institución estatal, sino para degradarla. Pero que esta situación se repita una y otra vez, nos habla de la presencia de factores estructurales subyacentes. Y es posible encontrar una relación entre ciclo político y ciclo económico, que cruza la dinámica de nuestra democracia a partir de su recuperación en 1983.

La dinámica económica ha alternado entre picos de rápido crecimiento, seguidos de abruptas caídas, que terminaron en profundas crisis económicas, políticas y sociales que desfiguraron el perfil igualitario que supo tener la sociedad argentina.

Los ascensos se producen siempre después de una crisis y se apalancan en dos factores que resuelven momentáneamente la típica escasez de dólares que han puesto siempre un límite al crecimiento argentino. O la presencia de tasas bajas internacionales, que llevan al país a endeudarse por un tiempo, o el aumento de la demanda y el precio de las commodities que exportamos, mientras dura un tipo de cambio alto entre el peso y el dólar.

El tiempo político

Pero este ciclo económico se corresponde con uno político, ya que después de una crisis sistémica, es el peronismo el que ha tomado las riendas del país. Así sucedió en 1989 y en la seguidilla de gobernantes desde 2001, hasta que se encontró una nueva estabilidad a partir de 2002, con las presidencias de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner. El peronismo, fuerte en el conurbano, en las barriadas más populares y en los sindicatos, controla la movilización desestabilizadora que se vuelve un factor clave para encontrarle un piso a la crisis.
Foto: Fernando Calzada.
Foto: Fernando Calzada.

La devaluación que sigue a la crisis coloca al país en superávit fiscal y de la balanza comercial. Eso en el 2003, fue acompañado de la suba extraordinaria del precio y de los volúmenes demandados y producidos de la soja. Pero tal como consignábamos en un artículo escrito en 2007 ("El retorno del conflicto en América Latina en 2010 una agenda para la región"), los gobiernos que tienen dinero proveniente de las commodities, desarrollan tanto una política populista como conflictiva, ya que necesitan generar un relato épico que justifique la extracción de parte de la plusvalía al sector agrario.

Relato que se ubica en la izquierda del espectro ideológico, y que en el caso del kirchnerismo, llevó a una sobreactuación del ideario setentista. De este modo, el crecimiento experimentado no tuvo un efecto positivo sobre el presupuesto de las Fuerzas Armadas, que quedaron colocadas "del otro lado de la grieta". Ni tampoco tuvo un correlato presupuestario el intento póstumo de recrear Fuerzas Armadas nacionales y populares. Lo que fue una tragedia en su momento, fue mera farsa.

En el plano de las coaliciones electorales, el peronismo, que es siempre fuerte en el conurbano y en las provincias interiores, durante el "asalto a las commodities" exhibe su fuerza en la movilización de los sectores populares en las orillas de la Ciudad de Buenos Aires. De allí el protagonismo alcanzado por los intendentes del conurbano durante las presidencias de Néstor Kirchner y luego de Cristina Fernández de Kirchner.
Las Fuerzas Armadas ahora no sufren de inclemencia ideológica, pero sí de las restricciones que dicta el ajuste económico. Foto: Fernando Calzada.
Las Fuerzas Armadas ahora no sufren de inclemencia ideológica, pero sí de las restricciones que dicta el ajuste económico. Foto: Fernando Calzada.

Sin embargo, los auges de la mano del peronismo siempre concluyen en el agotamiento del modelo, fundamentalmente por el establecimiento de un tipo de cambio alto, que siempre ha estado relacionado con los intentos hegemónicos que necesitan de un amplio apoyo popular. El "uno a uno", da la sensación a la clase media de estar viviendo el Shangri La, de ser un país del Primer Mundo (y visitarlo).

Esta situación es insostenible y lleva al deterioro de todas las variables, especialmente la escasez de dólares lleva a la instalación de mecanismos coercitivos que alienan al gobierno del apoyo de la clase media. Ante el comienzo del ciclo negativo, abundan las explicaciones de que lo que sucede es debido a la corrupción y despilfarro del gobierno peronista. Y el péndulo de la opinión pública comienza a moverse hacia el lado no peronista. El peronismo se divide, y las fuerzas no peronistas, fuertes en las grandes ciudades, y las más pequeñas del interior de la Pampa húmeda llegan al poder gracias al apoyo de la clase media baja que revierte su apoyo al peronismo. Pero siendo un problema estructural, los gobiernos no peronistas se ven imposibilitados resolver el problema entre las demandas por mantener el consumo alto y la realidad económica que demanda el ajuste, frente al problema del gasto público desbocado. Y así, pese a estar con un relato en las antípodas del anterior, nacional y popular, las Fuerzas Armadas ahora no sufren de la inclemencia ideológica, pero sí de las restricciones que dicta el ajuste económico.

Los extraordinarios 90

Una situación inédita se dio durante el menemismo. La crisis de 1989 abrió el espacio para reformas inéditas dentro de una apertura generalizada de la economía, aprovechando la presencia de capitales internacionales flotantes. Lo extraordinario de la cuestión es que fue el Peronismo quien viró sorprendentemente hacia el neo-liberalismo estableciendo una política de reconciliación con los que antes habían sido sus enemigos históricos.

También en el plano electoral el peso de la típica coalición peronista "conurbano-provincias interiores" pasó a quedar en manos de los líderes provincianos por sobre los líderes sindicales y del conurbano.
Avión Super Etendard. Foto: Gentileza Gaceta Marinera.
Avión Super Etendard. Foto: Gentileza Gaceta Marinera.

El presidente Carlos Menem, replicando el dicho "Nixon va a la China" (en el sentido que es solo la derecha quien puede tomar decisiones de izquierda, que la izquierda no pudo y viceversa) alineó al país en una senda de "relaciones carnales" con los Estados Unidos. También decretó indultos a los altos mandos militares y a los montoneros que habían sido condenados por juicios a las Juntas, llevados a cabo por el gobierno de Alfonsín.

Las Fuerzas Armadas llevaron a cabo importantes misiones de paz y tuvieron un cierto reequipamiento, pero paralelamente, Menem dio por finalizado el servicio militar obligatorio, a partir del asesinato del conscripto Carrasco en un regimiento de Zapala.

De todos modos, la convertibilidad entró en una fase insustentable a partir de las devaluaciones realizadas en países emergentes a partir de 1998, la economía entró en recesión y restricción del gasto, y en 2001, durante la presidencia de Fernando de la Rúa, todo el sistema colapsó.

De este modo, ni durante los auges, y menos durante las retracciones, las Fuerzas Armadas han podido escapar de la decadencia de su capacidad operativa. Problema que si bien es más evidente en ellas, se expresa como resultante en otras capacidades nacionales, que vuelven a la Argentina cada vez menos competitiva y al garete del contexto internacional.

Un concepto básico sobre "la defensa" es: "Mejor tenerlo y no necesitarlo, que necesitarlo y no tenerlo". A modo de ejemplo, la necesidad de contar con equipos para apagar los frecuentes incendios naturales de extendidas zonas. Visto, según la óptica militar, una solución seria para disminuir esta problemática, contar con  "la transferencia de camiones cisternas todo terreno -rezagos del US Army - adquiridos vía FMS o solicitar la cesión mediante donación mediante convenios entre gobiernos. Como vemos, aquí no hablamos de cazas supersónicos, ni de misiles antiaéreos transhorizonte, solo les presento un problema ecológico asociado a catástrofes medioambientales. Desafortunadamente, tampoco se evalúa este aspecto, siendo ademas parte de la nueva misión de las FFAA de asistir logisticamente a las comunidades aisladas eb el octavo pais mas extenso del mundo.(Jorge Elias)

viernes, 3 de agosto de 2018

La Vicepresidente Michetti señaló a Gobierno K cómplice de narcotráfico

Imagen relacionadaPor Edgardo Aguilera  - Ambito.com
 "En los últimos años el crimen organizado y el narcotráfico han avanzado en el territorio. En tan sólo un puñado de años con la impunidad de un poder político pervertido por dentro estas prácticas lamentables penetraron en nuestra sociedad".

La frase que todos entendieron que aludió a la gestión Kirchner, fue el inicio del discurso de la vicepresidente Gabriela Michetti ante los efectivos de la Gendarmería Nacional. Michetti y la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, acompañadas por el jefe de la Gendarmería, comandante general Gerardo Otero, participaron del acto por el 80° aniversario de la fuerza federal en la Escuela de Oficiales "General D. Martín Miguel de Güemes" en la localidad de Ciudad Evita, partido bonaerense de La Matanza. 


También estuvieron los secretarios de Seguridad, Eugenio Burzaco, de Seguridad Interior, Gerardo Milman los jefes militares; del Estado Mayor Conjunto, teniente general Bari del Valle Sosa, del Ejército, general de brigada Claudio Pasqualini y de la Armada, vicealmirante José Villán, además de legisladores nacionales, jueces, fiscales y miembros del cuerpo diplomático.
Imagen relacionada
"Desde el día 1 de nuestra gestión fijamos como prioritaria la necesidad de implementar una política de seguridad moderna y acorde con las necesidades reales de la Argentina. Que sus representantes estén de su lado y que los mafiosos ya no tengan la última palabra", dijo Michetti.

A su turno Bullrich afirmó : "Estoy convencida de que después de un profundo análisis, logramos que comiencen a aparecer los resultados. El balance es positivo. Hoy la Argentina es reconocida por ganar batallas diarias contra el narcotráfico". Luego enumeró los operativos y los secuestros de estupefacientes realizados por los gendarmes en la frontera con países limítrofes. Cantidades que asombran y dan magnitud a una tarea que se vislumbra de larguísimo plazo. En este contexto podría entenderse la última iniciativa del Gobierno de otorgar un rol a las Fuerzas Armadas en misiones de apoyo logístico a las fuerzas federales de seguridad que son las encargadas del combate antinarcóticos. 
Resultado de imagen para narcotrafico gendarmeria nacional
El comandante general Otero, titular de la Gendarmería, expresó en su alocución que "la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado, la conformación del nuevo Comando Antiterrorista y el combate a las nuevas modalidades de delito informático figuran entre los objetivos centrales de la fuerza" y que "la única manera de combatir el delito es haciéndolo en conjunto. Debemos hacerlo entre todos, y no me refiero solamente a las instituciones de seguridad. Debemos entender la seguridad como un problema social que exige la presencia de muchos actores". Mencionó a las policías provinciales y a las de países extranjeros además de jueces y fiscales. Cauto, no citó las fuerzas armadas, la presencia de todos los jefes castrenses en el palco bastaba para dejar el mensaje evidente del nuevo armado cooperativo que se viene. 
Resultado de imagen para Ameripol, Europol o Interpol
"Hoy el delito atraviesa las fronteras y, por eso, son tan importantes organizaciones, como Ameripol, Europol o Interpol" continuó Otero. Felicitó a todas las autoridades de policías extranjeras presentes quienes estuvieron en las deliberaciones de la XI Cumbre de la Comunidad de Policías de América (Ameripol) celebradas el miércoles pasado en la ciudad de Buenos Aires. Ese mecanismo internacional del que Otero es presidente congregó la voluntad de Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador y Panamá, con el apoyo de la Unión Europea y se firmó el Convenio de Cooperación Reforzada contra la Delincuencia Organizada, luchar sin fronteras contra el crimen transnacional. 

La Comunidad de Policías de América está compuesta por treinta y tres instituciones de veintisiete países y veinticinco organismos observadores. En otro párrafo de su discurso el comandante Otero afirmó que "Gendarmería siempre estuvo cerca del maestro, del partero y del enfermero, por citar algunos ejemplos. Tenemos la imagen del gendarme que lleva leña a un poblador y del gendarme que acerca un camión sanitario para ayudar al vecino. Eso es Gendarmería en estado puro. Somos una institución que se creó para dar una respuesta social". Agregó que "tenemos un plan hacia 2038, cuando Gendarmería cumplirá 100 años. Sin conocimiento, tecnología y control de gestión, la institución quedaría deambulando por cosas muy elementales. Nosotros estamos trabajando con método científico, con ciencias y especialidades que antes no se utilizaban, y elaboramos un sistema de trabajo". 
Resultado de imagen para narcotrafico gendarmeria nacional
Finalmente sostuvo: "Concibo a Gendarmería como una gran fuerza especial constituida por pequeñas fuerzas especiales. El máximo conocimiento, la mejor preparación de sus efectivos, la tecnología adecuada para llevar adelante su actividad y un expertise que parta de la base de un control permanente sobre esa gestión".

Macri atenta contra la industria naval

Por Pino Solanas - Infobae.com
Hace unas pocas semanas el presidente Mauricio Macri asistió en Mar del Plata a un encuentro con familiares de los tripulantes de los buques San Antonino, Repunte y Rigel, todos hundidos en los últimos años, donde aseguró que tenía la intención de renovar la flota pesquera. Luego fue consultado sobre la insistencia en comprar barcos en el exterior, en vez de construirlos en el Astillero Río Santiago, a lo que respondió que él creía que "al Astillero Río Santiago había que dinamitarlo".

Compartimos el repudio generado por las declaraciones del Presidente, que tuvo como reacción una amplia movilización y un acto que acompañamos el último viernes, en Ensenada, en defensa del astillero. Macri atenta contra la poca capacidad industrial con la que cuenta la Argentina, y pisotea cualquier intento de recuperar nuestra soberanía y reconstruir lo que alguna vez tuvimos.

Hace poco nos enteramos de que el Gobierno de Macri, tras dos años y medio de negociaciones, cerró, a través de compra directa, sin ningún tipo de licitación internacional, la adquisición a Francia de cuatro buques patrulleros marítimos clase Kership (?????) por un monto total de 330 millones de dólares, uno de los cuales ya tiene siete años de funcionamiento y los otros tres serán construidos íntegramente en el exterior.
Resultado de imagen para clase Kership,
Sin licitación, llave en mano, Macri compra a Francia cuatro buques que además son de un modelo en desuso. Francia decidió no seguir utilizando esta clase de patrulleros para su Armada, así como Naval Group (astillero francés) optó por discontinuar la clase Kership, en favor de la construcción de corbetas de la clase Gowind (????). Muchas otras nacionales han abandonado este tipo de embarcación (Kership) por resultar caros en relación con su capacidad. Junto con la República de Gabón en África, seríamos los únicos operadores en el mundo de este tipo de embarcación.
Resultado de imagen para clase Gowind
La construcción de cuatro buques patrulleros marítimos en el estatal Astillero Río Santiago costaría solo 220 millones de dólares, y generaría 1200 puestos de trabajo directos y 2400 puestos de trabajo indirectos durante cuatro años. El Astillero Río Santiago cuenta con una trayectoria y una experiencia en buques militares y de seguridad basada en la construcción de 14 buques para la Armada Argentina, incluyendo seis corbetas multipropósito clase Meko y el destructor misilístico Santísima Trinidad, (ver abajo) así como otros tres buques para la Prefectura Naval Argentina.
Resultado de imagen para clase Meko 140
El Estado Nacional incumple con la ley 27418 de Industria Naval sobre la cual trabajamos para su reciente aprobación en ambas cámaras del Congreso Nacional. Cuando el presidente Macri la promulgó, vetó dos artículos fundamentales que establecen los fondos de fomento para la reconstrucción de nuestra industria. Sin contar que dejó sin reglamentación 32 de los 42 artículos de la ley de Marina Mercante sobre la que también trabajamos arduamente para su aprobación.
Resultado de imagen para destructor misilístico Santísima Trinidad,
Es claro que este Gobierno atenta sistemáticamente contra cualquier intento por torcer el rumbo a esta nueva etapa de apertura económica indiscriminada. Apertura "al mundo" que nos lleva nuevamente al vacío, a una crisis social profunda que costará muchos años revertir.

El autor, necesita un asesor serio en materia de defensa, ya que hasta confunden las plataformas navales y avala centros de "militancia y vagancia politica". En total acuerdo con el necesario desarrollo de la industria naval, no hay que influenciarse en paradigmas desarrollo que oculta un falso patriotismo y honesto deseo de progreso. Condiciones que son avaladas por numeros ciudadanos autoctonos con caracteristicas de profunda amoralidad. Asimismo, no debe olvidarse que recien en el 2015, el actual gobierno pudo refinanciar la deuda con el Club de Paris, entre las cuales se hallaban adquisiones efectuadas en 1978 de material belico alemán (Jorge Elias). 

viernes, 27 de julio de 2018

El cambio de categoría en la relación bilateral Brasil-Estados Unidos

Resultado de imagen para Brasil-Estados UnidosPor Roberto García Moritán - @RGarciaMoritan - Infobae.com


Brasil y Estados Unidos están desarrollando una asociación tecnológica de particular intensidad. El tema viene siendo materia de consideración sustantiva de la agenda bilateral de la última década. 

Algunos hechos recientes, por su alcance estratégico, son particularmente relevantes. Uno es el posible joint venture entre Boeing, la principal empresa aeronáutica del mundo, con Embraer, la empresa industrial más innovadora del Brasil y clave del sector militar. Otro es el interés de Washington en hacer pie en el centro de lanzamiento de cohetes de Alcántara que permitiría transferencias tecnológicas espaciales al Brasil de características similares a las obtenidas por Israel y Corea del Sur. Un tercero está referido a la creciente participación estadounidense en las exploraciones petrolíferas en la plataforma marítima brasileña.

Resultado de imagen para Boeing + embraerEl acuerdo aeronáutico, además de trascendencia comercial, es también significativo al promover un polo dinámico de investigaciones de alta tecnología que podría extenderse, entre otros, a la industria automovilística, a la informática y a las telecomunicaciones. La fusión no incluiría, en principio, el área de defensa, aunque existen especulaciones que las dos empresas podrían crear un nuevo emprendimiento independiente para construir conjuntamente, por ejemplo, el avión de transporte KC 390 (para sustituir a los míticos Hércules), así como en lo que hace a la investigación, el desarrollo y la cadena de suministros. Tampoco se descartan otras iniciativas en materia de armamentos de última generación para proyectar al Brasil a la primera línea en el comercio de armas convencionales.

En lo que hace al tema espacial y cuestiones conexas, la utilización de la base de Alcántara, en el estado de Maranhao, por parte de la NASA y del Departamento de Defensa de Estados Unidos, permitiría a Brasil usar inicialmente, por lo menos, un 40% de las tecnologías espaciales norteamericanas tanto en materia satelital como en lo que hace al lanzamiento y la producción de cohetes balísticos. La ubicación, muy cerca de la línea del ecuador, es de gran ventaja para el lanzamiento de satélites a distintos tipos de órbita y aumenta la carga útil. El interés norteamericano también puede estar relacionado con que Brasil cuenta con el 95% de las reservas mundiales de niobio, fundamental para el aleado de acero de las naves espaciales y de los misiles intercontinentales.

Resultado de imagen para base de Alcántara, en el estado de MaranhaoEn materia petrolera, los acuerdos con el Departamento de Energía de Estados Unidos y con empresas, entre otras, Exxon Mobil, son indicativos de la importancia de los emprendimientos bilaterales para la exploración de algunas de las principales reservas marítimas de petróleo de Brasil. El polígono de explotación del Presal, una formación geológica en la plataforma continental debajo de la capa de sal del lecho marino, es considerado como uno de los mayores descubrimientos desde los del mar del norte. Las reservas están calculadas en aproximadamente 40 mil millones de barriles de crudo y se estima que habría 176 mil millones no descubiertas, según cifras de la Universidad Estatal de Río de Janeiro.
Imagen relacionada
Estos ejemplos de vinculación entre Brasilia y Washington, así como los treinta mecanismos de diálogo y consulta, además de los ejercicios Amazon Log 2017, muestran que la relación bilateral ha cambiado de categoría. El acuerdo de marzo del 2017, que establece un Marco para el Intercambio de Información (MIEA, por sus siglas en inglés) para el desarrollo de proyectos tecnológicos en el ámbito para la defensa es testimonio claro en ese sentido. Como lo es la apertura de productos estadounidenses para proyectos estratégicos de las Fuerzas Armadas del Brasil. El grado de esa cooperación trasluce una reorientación de variables geopolíticas por parte de Brasil, ampliando el abanico de socios internacionales que, hasta hace poco, se concentraba preferentemente en relaciones estratégicas en el ámbito regional o con otras agrupaciones como los BRICS.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...