Mostrando entradas con la etiqueta Medio Ambiente. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Medio Ambiente. Mostrar todas las entradas

sábado, 22 de julio de 2017

Un insólito conflicto diplomático entre la Argentina y Chile por un basural en la Cordillera

Por Pablo Fernández Blanco - LA NACION
Entre 2007 y 2012 la minera Los Pelambres, que produce cobre, llenó aproximadamente 52 hectáreas de escombros del lado argentino, en la provincia de San Juan
 Resultado de imagen para minera Los Pelambres
Entre 2007 y 2012 la minera chilena Los Pelambres, que produce cobre, llenó aproximadamente 52 hectáreas de escombros del lado argentino, en la provincia de San Juan. Es una superficie equivalente a unas 70 canchas de River.

La Argentina lo notó en el año 2011. Lo hizo la minera El Pachón, concesionaria del terreno del lado local, y empezó un conflicto que escaló hasta la Justicia.
Resultado de imagen para minera Los Pelambres
Un estudio reciente dice que se contaminó el suelo y el agua. Se redujeron 53% los espejos de agua en la zona.

El miércoles pasado al mediodía se juntaron Sergio Uñac y el canciller Jorge Faurie. Faurie dijo que el tema de la escombrera es prioritario para el país. Además, los ministros Juan José Aranguren (Energía y Minería) y Sergio Bergman (Medio Ambiente) también están en la discusión. Pero la empresa chilena no quiere correr todos los escombros.

Cancillería le pidió que avance en el tema a José Octavio Bordón. El ex candidato a presidente en 1995 (lo acompañaba en la fórmula Carlos "Chacho" Alvarez) consiguió ese año el 29% de los votos, pero quedó detrás de Carlos Menem. Hoy es embajador en Chile.

jueves, 20 de julio de 2017

El árbol Kiri: una especie contra la contaminación y el cambio climático

(Telam) - Resiste agresiones y absorbe diez veces más dióxido de carbono que cualquier otro árbol y emite grandes cantidades de oxígeno, lo que lo convierte en un aliado con gran potencial para luchar contra el cambio climático. Es un árbol originario de China, que fue utilizado de manera ornamental y hoy en día se destaca y desarrolla por su alto crecimiento.

Entre sus características destaca su capacidad para resistir a agresiones y absorbe diez veces más dióxido de carbono que cualquier otro árbol y emite grandes cantidades de oxígeno, lo que lo convierte en un aliado con gran potencial para luchar contra el cambio climático.

Con una altura de hasta 27 metros y grandes hojas y vistosas flores, el kiri se popularizó como planta decorativa en Japón, desde donde se extendió a Europa en el siglo XIX.

Está al mismo nivel de crecimiento vertical que el bambu o el carrizo, y tiene una madera preciosa que es considera el aluminio de las maderas porque es resistente y ligera. En su ciclo de 8 años tiene el tamaño de un roble de 40. Además, sirve para regenerar suelos erosionados y se puede regar con agua contaminada, purifica suelos. Limpia agua y tierra.

Su madera se puede usar como aislante de frio y calor debido a su baja termo-conductividad. Despues del segundo año, prácticamente no necesita riego.

Mas información en Proyecto Pragmalia: 
http://proyectopragmalia.blogspot.com.ar/2009/08/191-incrementar-la-forestacion-con.html

Esta información se paso al Ministerio de Medio Ambiente de la Gestión Macrí (Rabino Bergman). Solo contestaron que la elevarían al área especifica. Nunca tuvimos mas noticias. 

sábado, 1 de julio de 2017

El árbol creado en Alemania que absorbe la contaminación del aire en la ciudad como si fuese un pequeño bosque

Resultado de imagen para CityTree
Redacción BBC Mundo - Cada árbol, dicen sus creadores, brinda los servicios ambientales de 275 árboles naturales. Y no es un árbol cualquiera: es cuadrado, no tiene tronco y sus hojas son de musgo.

El sorprendente valor de los árboles para combatir la contaminación en el aire de las ciudades. Es el llamado CityTree (o árbol de la ciudad), una estructura móvil creada por un grupo de diseñadores alemanes que busca mitigar uno de los problemas ambientales más graves que sufre el planeta: la contaminación del aire.

Un bosque condensado en un árbol. Según sus creadores, este árbol tiene la capacidad de absorber dióxido de nitrógeno y material particulado del aire como lo harían 275 árboles naturales. Cada uno de ellos, dicen, absorbe 25 gramos de material particulado por día, y captura 240 toneladas métricas de CO2 al año. 

Bajo mantenimiento

CityTreeDesarrollada en Alemania, esta instalación es en realidad una pared de musgo, una planta acostumbrada a vivir sin tierra y que funciona naturalmente como un filtro del aire. "El musgo puede acumular todas las partículas contaminantes y transformarlas en nutrientes", le explica a la BBC Liang Wu, cofundador de Green City Solutions, la compañía que desarrolló el árbol.

Hay cientos de especies de musgo. Las especies seleccionadas son las que más contaminantes absorben y las que se adaptan mejor a cada clima y ambiente, según cada ciudad. Actualmente, estos árboles están en 25 ciudades en todo el mundo (Módena, Oslo, Hong Kong, Glasgow, Bruselas, y en varias ciudades alemanas).

Londres
Más del 90% de la población mundial vive en lugares donde la contaminación del aire excede los límites establecidos por la Organización Mundial de la Salud.

Instalarlos demora unas 6 horas y su mantenimiento es sencillo. La instalación (que puede incluir un banco para sentarse) tiene paneles solares que le dan electricidad y un sistema para recolectar agua de lluvia que permite dosificar el riego. El árbol tiene incorporados sensores que controlan la humedad del suelo, la temperatura del aire y la calidad del agua. También tienen un sensor para medir la calidad del aire y evaluar su eficiencia.
CityTree

¿Estrategia equivocada?
Todos estos beneficios tienen un costo. Plantar y mantener un árbol tradicional cuesta alrededor de US$950 por década. Un CityTree supone un costo de US$28.000. Muchos entonces se preguntan si no es mejor invertir estos esfuerzos -y dinero- en proyectos que ataquen directamente la fuente de origen de la contaminación y no sus consecuencias.

martes, 27 de junio de 2017

El achicamiento del Estado y el futuro del área ambiental

Resultado de imagen para Ministerio de Ambiente y Desarrollo SustentableEditorial del diario La Nación
El Gobierno debe reformar y disminuir el aparato burocrático estatal, pero sería un error reducir la jerarquía de un área que tiene relevancia mundial.

Como parte del plan para 2018, el gobierno de Mauricio Macri prepara una reducción del número de ministerios y secretarías de Estado. Se trata de una reforma indispensable para evitar superposiciones, tornar más eficiente el funcionamiento de la burocracia estatal y, al mismo tiempo, disminuir el elevado nivel de gasto público y de déficit fiscal.

Con 21 ministerios, 88 secretarías, 208 subsecretarías y 305 direcciones nacionales o generales, resulta claro que podría hacerse una importante poda. Sin embargo, ésta debería apuntar a reparticiones cuyas funciones están duplicadas o triplicadas y a áreas que perfectamente podrían ser objeto de una fusión, con la consiguiente reducción de personal, y no a ámbitos que resultan claves para el buen funcionamiento del Estado.

Ha trascendido, en ese sentido, que la reestructuración podría convertir el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable en una secretaría dependiente de la Jefatura de Gabinete. Sería un retroceso inexplicable y un perjuicio para la imagen que la Argentina intenta recuperar en el mundo que el Gobierno redujera justamente la jerarquía de la autoridad ambiental. Si hay algo que se ha adjudicado esta gestión es la promoción del desarrollo sustentable como uno de los verdaderos cambios frente a una penosa gestión que, por más de una década, transformó la máxima autoridad ambiental en una dependencia del Poder Ejecutivo que no sólo abandonó sus funciones esenciales, sino que quedó sujeta a la malversación y a la corrupción en materia de política ambiental. Sería un error paradójico reducir la jerarquía de un área que reviste cada vez mayor importancia en el mundo.

En momentos en que la Argentina se prepara para ingresar a la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), sería un contrasentido debilitar la autoridad que permitirá mejorar el desempeño ambiental del país. No es posible afrontar ese crecimiento con seriedad sin advertir que existirán crecientes presiones de los proyectos de grandes infraestructuras o de las industrias que explotan los recursos naturales que podrían afectar sensiblemente nuestro patrimonio natural y el bienestar de las futuras generaciones.

Es por eso que resulta cada vez más necesario contar con una fortaleza institucional que permita un contrapeso adecuado, que integre la protección ambiental en todas las políticas del Estado. Se requiere contar con una jerarquía similar a la de los demás ministerios que exprese un verdadero compromiso del Estado, algo que difícilmente podrá cumplirse debilitando la autoridad ambiental.

El descenso de la jerarquía tampoco tiene un justificativo en la pretendida reducción de gastos: la transformación de la antigua Secretaría de Ambiente en Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable no generó cambio alguno en los fondos destinados a esa cartera. El nuevo ministerio no mereció una mejora presupuestaria pese al ascenso en su mejora institucional y mantuvo el presupuesto de una secretaría de Estado.
Resultado de imagen para conservación, la recuperación y el uso sustentable de los recursos naturales renovables y no renovables
Uno de los mayores desafíos que tiene la Argentina consiste en incorporar los aspectos ambientales a las actividades de los máximos niveles de decisión gubernamental, a fin de contribuir a la erradicación de la pobreza y a la modificación de las modalidades insostenibles de producción y consumo. 

La agenda ambiental incluye temas tan diversos como complejos: la conservación, la recuperación y el uso sustentable de los recursos naturales renovables y no renovables; el ordenamiento ambiental del territorio; la gestión de los recursos hídricos; el manejo adecuado de los residuos peligrosos; la evaluación ambiental estratégica y la de los impactos ambientales; la definición de políticas vinculadas con la información y cooperación internacional; el resguardo de la biodiversidad; la conservación de los bosques; la protección de los glaciares y la administración de los parques nacionales juntamente con la reciente promesa de crear nuevas áreas marinas protegidas. Lo que está en juego requiere de una capacidad para comprender la importancia de trabajar para planificar el mediano y largo plazo. No hacerlo será rendirse a las necesidades coyunturales. Cabe preguntarse si estas funciones esenciales para el sustento de las futuras generaciones podrán cumplirse debilitando la autoridad ambiental.

Transformar nuevamente el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable en una secretaría sería dar un paso atrás. Una demostración de un débil compromiso del Gobierno con un desarrollo que permita proteger el presente y el futuro de los recursos de la Argentina y de sus habitantes.

jueves, 22 de junio de 2017

Argentina quiere comprar tres aviones anfibios rusos Beriev Be-200

(RT.Mundo) - El Ministerio de Defensa argentino ha manifestado su interés en adquirir tres aeronaves anfibias rusas Beriev Be-200 durante el salón internacional aeronáutico de París.
Argentina quiere comprar tres aviones anfibios rusos Beriev Be-200
Georgy Zimarev / Sputnik
La empresa rusa Beriev y el Ministerio de Defensa argentino han firmado un memorando de entendimiento en el que las partes expresan su intención de cerrar un contrato de compraventa de tres aviones anfibios Be-200. Lo afirma un comunicado de la Corporación Aeronáutica Unificada de Rusia, de la cual forma parte la compañía Beriev.

El memorando ha sido firmado en el marco del salón aeronáutico internacional Paris Air Show 2017, que comenzó el día 19 y terminará el próximo 25 de junio, informa RIA Novosti. "De acuerdo con el memorando, las partes expresaron su intención de suministrar tres aviones anfibios Be-200 y crear un centro para el mantenimiento de las aeronaves del grupo de aviones del Ministerio de Situaciones de Emergencia ruso en la República de Argentina", reza el citado comunicado.

Este tipo de aeronaves se usan principalmente en misiones de rescate y extinción de incendios. El Be-200 es el único hidroavión de propulsión a chorro del mundo, lo que le proporciona una alta velocidad y un elevado nivel de eficacia a la hora de arrojar agua: hasta 12 toneladas de una vez sobre los focos de un incendio. Para almacenarlas solo necesita planear entre 10 y 20 segundos sobre la superficie de un lago, río o mar. 

Otra versión de esta aeronave puede servir de avión de transporte con capacidad para hasta 50 personas o 7,5 toneladas de carga.

Ya fabrican bicis eléctricas en el país y quieren sacarlas a la calle

(Clarin.com) - Fueron presentadas ayer. En la Legislatura avanza un proyecto para incorporarlas al Código de Tránsito. Podrían circular por las actuales ciclovías. Ya fabrican bicis eléctricas en el país y quieren sacarlas a la calle
Ya fabrican bicis eléctricas en el país y quieren sacarlas a la calle
Pedales y baterías. Una de las bicicletas eléctricas presentadas ayer en un “circuito” en Plaza Francia. Foto: Enel.
Pedaleo asistido. Esa es la definición más clara para la bicicleta eléctrica. Porque si bien como toda bicicleta tiene sus pedales y cadena, cuenta además con un motor eléctrico que la impulsa.

La modalidad, de uso habitual en ciudades de Europa, está cerca de desembarcar en las calles porteñas. De hecho, ya se fabrican en el país y hoy fueron presentadas por Enel, la empresa italiana que en el país tiene como subsidiaria a Edesur, entre otras empresas vinculadas a la electricidad. Eran 20 bicicletas con sus respectivas baterías de carga.

Por ahora las van a usar sus empleados, para generar conciencia sobre la importancia de cuidar el medio ambiente mediante el uso de energías renovables y ayudando a disminuir la huella de carbono. Sin embargo, fuentes de la empresa aseguran que el objetivo en el corto plazo es comercializarlas.
Resultado de imagen para Enel bike
Durante la presentación, Maurizio Bezzeccheri (Country Manager de Enel Argentina) sostuvo que "con la sostenibilidad y la innovación como pilares, brindaremos nuestra colaboración para hacer de Buenos Aires la ciudad verde y sustentable que todos queremos”.

Discursos al margen, las bicis eléctricas salieron a la pista. Por lo menos a la que se montó para que la gente las probara en Plaza Francia. Porque aún no está aprobado su uso en las calles porteñas. De la presentación participó por el Gobierno porteño Paula Bisiau, subsecretaria de Movilidad Sustentable, quien remarcó la importancia de promover este tipo de iniciativas “que desde la Ciudad venimos impulsando muy fuertemente”. Además, explicó que una vez aprobado sus uso podrían convivir en las bicisendas con las bicicletas tradicionales y que las eléctricas servirían para cubrir distancias más largas o favorecer el uso en los adultos mayores.

Ante la consulta de Clarín, desde la Secretaría de Tránsito y Transporte porteña explicaron que “las bicicletas eléctricas no se encuentran reguladas en la Ciudad. Sin embargo, ya se desarrolló un proyecto de ley que se está tratando en la Legislatura para incorporar el concepto bajo el nombre Bicicleta eléctrica con pedaleo asistido o bicicleta con asistencia eléctrica al pedaleo”. Y agregaron que “Buenos Aires sería la primera ciudad en Argentina en regular la bici eléctrica”.

El actual Código de Tránsito y Transporte de la Ciudad tiene las siguientes definiciones:

  • Ciclorodado: vehículo no motorizado de dos o más ruedas, impulsado por mecanismos con el esfuerzo de quien o quienes lo utilizan.
  • Bicicleta: Ciclorodado de dos ruedas.

Algunos puntos que propone el proyecto de ley son que las bicicletas eléctricas no puedan superar los 25 km/h para que pueda ser utilizada en las actuales ciclovías. Que tengan una potencia máxima de 250 W y un peso máximo de 40 kg. Además, se prohibirá el uso de las bicis a combustión, y se incorporará junto con la norma IRAM que habilite o permita su comercialización tanto local como importada.

miércoles, 21 de junio de 2017

Empezó un plan para eliminar basurales a cielo abierto en el interior bonaerense

En el basural de San Vicente avanzan las tareas de limpiezaPor Rosario Marina - LA NACION
Hay un total de 92 en igual cantidad de municipios; antes de fines de año cerrarán los primeros cuatro en San Vicente, Balcarce, Junín y Azul; provocan contaminación, enfermedades y accidentes viales.

En el basural de San Vicente avanzan las tareas de limpieza. Foto: LA NACION / Santiago Hafford

En la montaña de basura donde se posan decenas de tordos, hay autos volcados y rotos, sandalias con brillos y barro, una bota marrón claro, una cava llena de agua, yuyos y residuos inmóviles. Pero casi no hay olor en el basural a cielo abierto de la ciudad bonaerense de San Vicente, sobre la ruta 58. Los desechos, que a lo largo de los años el municipio depositó allí sin tratamiento alguno, ocupan la mitad de las 16 hectáreas del predio.

Juan Medina pasea con sus dos sobrinos por la calle de tierra que bordea el lugar. Son del barrio Boedo 30 y, como otros vecinos de la zona, creen que las máquinas que se mueven por el basural trabajan en la construcción de un country. "Es lo que se comenta en el barrio", dice. Pero se equivoca.

El 2 de junio la empresa Hesurmet empezó las tareas de saneamiento del basural de San Vicente, uno de los cuatro -los "más sensibles y peligrosos"- que el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS) se propuso cerrar durante este año. En la lista figuran además los de Balcarce, Junín y Azul; los dos primeros también están en proceso de limpieza, y en agosto arrancarán en Azul.

En el interior de la provincia de Buenos Aires existen 92 basurales a cielo abierto, en igual cantidad de municipios, que producen contaminación del suelo y del aire. En su mayoría, tienen una antigüedad de entre 15 y 20 años. "Esto ha generado el aumento de varias enfermedades infecciosas graves, como leptospirosis, brucelosis, dengue", dijo Luis Merlino, médico sanitarista que asesora al OPDS. "No encontrás sólo una bolsa de nylon o una cáscara de huevo, encontrás hasta animales muertos", agregó.

En el conurbano bonaerense los residuos se recolectan y se trasladan a la Ceamse; hay basurales a cielo abierto, pero son generados por los vecinos, de menor tamaño, menos antigüedad, y suelen cambiar de lugar. En cambio, en el interior son los municipios los que vuelcan los desechos sin tratar en predios. Se contaminan las napas y, como se realizan quemas de basura informales, se originan humos tóxicos.
Además de los cuatro basurales que serán eliminados este año, para 2018 el OPDS proyecta el cierre y el saneamiento de entre ocho y doce más, aunque aún no adelantaron cuáles serán.

Paso a paso

En San Vicente, las obras demandarán unos cuatro meses y una inversión de $ 14 millones. Consisten en la reconformación y recompactación de los residuos para que ocupen la menor superficie posible. Luego, la masa será cubierta con dos capas de suelo: una primera capa de baja permeabilidad, que evitaría el ingreso de agua pluvial, y otra de suelo vegetal, para favorecer la parquización del predio. Según Merlino, así se empiezan a acotar los focos de infección y la presencia de roedores, mosquitos y pájaros.

Para extraer los residuos, se realizan pozos de extracción de líquidos lixiviados, lo que genera la descomposición de los desechos, y se instalan tuberías para liberar gases. Luego, se perforan tres pozos en la primera napa de agua subterránea; estos conformarán la red de monitoreo de la evolución del estado base ambiental inicial, para que se pueda hacer el seguimiento de las condiciones de cierre. También se harán canalizaciones, cunetas y alcantarillas para los excedentes pluviales, según indicaron desde el OPDS.

"Esto es un mensaje para los intendentes, para que se preocupen y se ocupen. Además de la contaminación, hay muertes detrás. Junín, Balcarce, Azul y San Vicente son los más sensibles y los más peligrosos", explicó Ricardo Pagola, responsable del organismo.

El de San Vicente es el más cercano a la zona urbana del Gran Buenos Aires. Alrededor del predio, hay varios proyectos de barrios privados encaminados. La ciudad está a menos de 20 cuadras, pero no sólo por eso la peligrosidad era alarmante. El intendente Mauricio Gómez (Cambiemos) y los vecinos coinciden con Pagola en que el problema, junto con la contaminación de las napas, lo constituyen sobre todo las muertes por accidentes de tránsito. Es que la niebla y el humo por la quema informal de residuos forman, muchas veces, una pared; al transitar las rutas que bordean basurales a cielo abierto se pueden observar estrellas pintadas en el cemento: recuerdan a las víctimas viales.

Gómez recordó: "Arrancó como un simple lugar donde tirar basura domiciliaria y después se desbordó. Estaba totalmente fuera de control. Padecimos 20 años este problema". Ahora, los residuos que los vecinos de San Vicente generan ya se tiran en la Ceamse, lo que favorece el cierre del histórico basural a cielo abierto. Si los plazos se cumplen, en octubre el predio estará cubierto de pasto. El intendente informó que, además, tras las vacaciones de invierno se comenzará una campaña de separación de residuos.

A 20 cuadras de allí, cerca de la terminal, en el barrio Santa Inés, vive Liliana Díaz. Al igual que Juan Medina, ella tampoco tiene muy claro qué es lo que se está haciendo en el predio. Se entera por otros vecinos, "de boca en boca".

Finalizados los trabajos, en octubre el predio de San Vicente se convertirá en un espacio verde; Pagola imagina que podría albergar una pista para kartings. En Junín (donde se invertirán $ 43 millones), Balcarce ($ 14 millones) y Azul (sin costo definido hasta el momento), tras el saneamiento, los terrenos seguirán destinados al acopio de residuos, pero en celdas transitorias y con el tratamiento que requieren para no contaminar las napas.

martes, 6 de junio de 2017

Parques nacionales marinos

(La Nación) - La creación de áreas protegidas en nuestro mar permitirá restaurar las pesquerías, proteger las especies emblemáticas y ejercer la soberanía nacional.
Resultado de imagen para Parques nacionales marinos en Argentina
Luego de tres décadas de paciente labor, la Argentina logró que la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar aprobara su pedido de extender el límite de nuestra plataforma continental. Como señalamos ayer en esta columna, ese límite se ha extendido hasta las 350 millas, con un aumento del 35 por ciento sobre la superficie anterior.

Por eso, hoy la conservación de la biodiversidad marina reviste aún más importancia para el país y el bienestar de sus habitantes. Las Naciones Unidas han convocado a la Conferencia de los Océanos en Nueva York, que comenzó ayer y se extenderá hasta el próximo viernes. Es la primera de ese organismo destinada a que el mundo revierta el deterioro de la salud de los océanos y los mares con soluciones concretas y para que los países miembros redoblen sus esfuerzos en pos de su protección.
Resultado de imagen para pampa azul argentina
En ese sentido, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable y la Administración de Parques Nacionales han organizado recientemente una Consulta Nacional de Océanos y Sistema Nacional de Áreas Marinas Protegidas con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y con el objetivo de acordar una posición activa de nuestro país en la materia.

La administración actual se ha propuesto impulsar el desarrollo de nuevos parques nacionales y reservas naturales. El Presidente, en su discurso ante el Congreso, se comprometió a duplicar la superficie de áreas naturales protegidas. Es por eso que el incremento en la cantidad, superficie y eficacia de las áreas marinas protegidas en aguas nacionales puede ser clave para cumplir la promesa presidencial.
Resultado de imagen para Parques marinos en Argentina
Nuestro país debe lograr progresos sustanciales en la protección del ecosistema marino y necesita mitigar los daños que las prácticas no sostenibles y la pesca ilegal de buques extranjeros están ocasionando a nuestros recursos del mar.

Los países más avanzados del mundo dedican importantes esfuerzos a proteger sus ecosistemas marítimos y estas prácticas generan beneficios ambientales, económicos y sociales. En algunas se permiten usos como la pesca de bajo impacto ambiental; en otras se realiza investigación científica, y existen sectores que pueden implicar una protección estricta, sin usos extractivos, con el objetivo de proveer áreas de refugio a las especies vivas y puntos de referencia para la gestión del resto del mar. De este modo se contribuye a la restauración de las pesquerías. La mayor abundancia y biomasa de especies de interés comercial puede así contribuir a repoblar los sectores donde la pesca está legalmente permitida.
Resultado de imagen para Namuncurá-Banco Burdwood
En nuestro país, un 36% del territorio argentino está ocupado por mar. Sin embargo, sólo un 3% está protegido. Posee 61 áreas costeras marinas protegidas, aunque solamente una es estrictamente marina: Namuncurá-Banco Burdwood, ubicada en aguas nacionales. Es conocido que existen diversas amenazas que prueban que es necesario redoblar esfuerzos para la implementación efectiva de una política de largo plazo de conservación de la biodiversidad marina. En algunos sectores, la contaminación es acuciante. La sobrepesca y otras prácticas pesqueras no sostenibles afectan las especies, el trabajo de miles de argentinos y el patrimonio natural. Las especies introducidas degradan los ambientes costeros.

La Argentina es signataria del Convenio de Diversidad Biológica y al mismo tiempo ha adherido a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, comprometiéndose de esta manera a proteger al menos el 10% de la superficie marina para 2020. En diciembre de 2014 se sancionó la ley que establece el Sistema Nacional de Áreas Marinas Protegidas y brinda el marco para el manejo y la implementación efectiva de las áreas marinas protegidas en aguas nacionales. La actual administración trabaja para reparar un atraso que viene de anteriores gestiones en la instrumentación del Sistema Nacional de Áreas Marinas Protegidas. Para ello se requiere, en primer término, la pronta designación de una autoridad de aplicación idónea, capaz de coordinar los esfuerzos de todos los organismos nacionales que intervienen en la conservación del ecosistema marino y de la creación de, al menos, cinco nuevas áreas marinas protegidas nacionales en sectores relevantes para la vida marina y los procesos ecológicos mediante ley del Congreso.

La creación de parques nacionales marinos no sólo logrará que la sociedad valorice al mar, sino que también contribuirá a restaurar las pesquerías; ofrecerá áreas seguras de alimentación y migración para especies emblemáticas, como pingüinos y ballenas, que sostienen el turismo de naturaleza en las costas; fomentará la presencia pacífica y el ejercicio de la soberanía de la Argentina en el Atlántico Sur, y aportará a una estrategia de adaptación al cambio climático, ya que los océanos regulan el clima del planeta. Se trata de establecer una política de Estado de largo alcance para beneficio de todos los habitantes, que a su vez representa un aporte para la sostenibilidad de los océanos, los mares y los recursos marinos del planeta.

Nuevos ríos: otras sorpresas que trajo el cambio climático en la Argentina

Por Gabriela Origlia - LA NACION
En zonas de San Luis y Córdoba, donde no había señales de actividad hídrica en sedimentos en 28.000 años, surgieron al menos seis cuencas; el Nuevo "nació" en 1985 y causa destrozos
Con 32 años, el Nuevo es el río más joven del país
Con 32 años, el Nuevo es el río más joven del país. Foto: Diego Lima.

CÓRDOBA.- El río Nuevo es el más joven del país: tiene 32 años. Irrumpió de la nada y alarmó a los habitantes del noroeste de San Luis. Hace unos 18 meses surgió el arroyo La Paraguaya, más al Oeste, ya en territorio cordobés. Para los expertos, es un "llamado de atención" sobre el impacto del desmonte. Durante 28.000 años no había habido rastros de agua en la región. Desde mediados de los 80, en la zona límite entre San Luis y Córdoba se formaron seis cauces, de los cuales el Nuevo es el más espectacular. Los expertos piden repensar la infraestructura de la región.

El Nuevo apareció en 1985, en la zona noroeste de San Luis, ubicada entre El Morro y la ciudad de Villa Mercedes. E inundó los campos de la zona de Juan Jorba, donde hay unos 500 habitantes, incluidos los del área rural.

En 2005 causó destrozos y cortó las rutas nacionales 7 y 8 (claves en la comunicación del Mercosur) y anegó unas 220.000 hectáreas, con viviendas que cedieron, cosechas perdidas y animales muertos.

El arroyo La Paraguaya apareció sobre la superficie el 25 de noviembre de 2015 y empezó a marcar su cauce sobre los campos. Por aquellos días también cortó la ruta nacional 8 y complicó la cotidianidad de los vecinos de Chaján, ubicado 290 kilómetros al sur de la capital cordobesa, en el departamento de Río Cuarto.

Esteban Jobbagy, ingeniero agrónomo investigador del Conicet, subraya a LA NACION que el río Nuevo ofrece "un reloj" que la Argentina no tenía. Se refiere al corte de sedimentos que muestran que en 28.000 años nunca hubo actividad hídrica como la actual en la región.
Resultado de imagen para Nuevos ríos: otras sorpresas que trajo el cambio climático en la Argentina
¿Por qué el fenómeno se registra en esta región? El geólogo Oscar Barbeito -autor de una investigación sobre este tema para el Instituto Nacional del Agua (INA)- apunta que es una zona de dunas, de antiguos depósitos eólicos que actúan tapando la red de escurrimiento. Son de un estadio climático "anterior", de unos 1000 años. Esas características del ambiente geomorfológico determinan una respuesta "muy rápida" al aumento de la humedad.

¿Por qué los ríos aparecen recién ahora? Para Esteban Jobbagy, ésa es la clave. Hay tres factores que inciden en estas "rarezas": terremotos, períodos de lluvias excepcionales y cambios en la vegetación. "Es poco probable que los dos primeros no se dieran nunca en 28.000 años. Lo nuevo es el desmonte, el uso de la tierra."

La región -una franja semiárida de montes y pastizales- hasta hace unas décadas era riesgosa para la agricultura por las sequías. Se hacían cultivos de baja inversión por temor a las pérdidas. La siembra directa implicó un cambio significativo y mejoró los rendimientos.

"No nos imaginábamos que, por su efectividad, la siembra directa es conservadora en el uso de agua por lo que hace falta una vegetación que absorba la humedad. El desmonte cambia la relación de evaporación, nada absorbe el agua subterránea", indica Esteban Jobbagy, que colaboró con el documental científico Río Nuevo, elaborado por la Universidad Nacional de San Luis.
Resultado de imagen para Nuevos ríos: otras sorpresas que trajo el cambio climático en la Argentina
Los cañadones que se abrieron con los nuevos cauces no desaparecerán y la estimación es que seguirán creciendo. No hay señales de que el proceso vaya a detenerse incluso sin lluvias excepcionales. En sus orígenes, el río Nuevo no llegaba a salir de la cuenca de El Morro, moría sin conectarse con otro curso de agua; hoy ya alcanza el Quinto, que desagua en la llanura pampeana.

Cauce hondo

El Nuevo se extiende 47 kilómetros, tiene un cauce hondo y en su naciente -en el cerro de El Morro- no deja de sumar efluentes. "Las incisiones se abren en la tierra, pero ninguna fue tan brutal e hizo tanto daño como el Nuevo", agrega Esteban Jobbagy.

Área de nuevas cuencas: se formaron seis cauces en el límite de las dos provincias. Foto: LA NACION

Poco antes habían "nacido" el Zanjón Negro y La Guardia. El proceso avanza de Este a Oeste; después del Nuevo fue el turno de El Quebrachal y La Paraguaya, todos similares en su formación.

Esteban Jobbagy y Oscar Barbeito insisten en que, en otro paisaje, el sobrante de agua se convierte en una inundación; en esta región los terrenos son más inclinados y en el basamento hay rocas. "La irrupción nos alivia de bastantes anegamientos y salinización, pero genera otros problemas", describe el investigador del Conicet.
Resultado de imagen para Nuevos ríos: otras sorpresas que trajo el cambio climático en la Argentina
"Es un fenómeno muy particular en el que coinciden un ambiente geomorfológico especial y propicio y el desmonte -aporta Oscar Barbeito ante la consulta de LA NACION-. No podría definir cuál tiene más peso; las napas freáticas están en la superficie y van aflorando." De hecho, hay áreas donde el suelo se mueve como si fuera una lona cubriendo una pileta.

Rodolfo Gil, especialista en Suelos del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Castelar, sostiene que "con un solo cultivo al año no se alcanza a extraer el agua que se sacaría con el ciclo natural". Si a ese manejo se le agrega el factor "relieve, que canaliza y concentra el exceso hídrico, tenemos ríos en superficie".

Los expertos consultados por LA NACION advierten que no hay una obra ideal para solucionar el fenómeno de la irrupción de cuencas hídricas, por lo que hay que diseñar una infraestructura flexible.

"No hay que pensar en un megapuente, sino en un badén que permita su limpieza rápida; hay que establecer caminos alternativos", grafica Esteban Jobbagy.

Como regla práctica general indica que las vías deberían ir de Norte a Sur y no de Este a Oeste, como avanzan las cuencas nuevas. "Lo que está en juego no son solamente los campos, sino toda la logística de las rutas nacionales 7 y 8; hay que desarrollar planes de contingencia", añade el investigador del Conicet.

Estela Acosta, jefa comunal de Juan Jorba, menciona que en su localidad lograron que se les acondicionara un camino alternativo de 14 kilómetros porque en las crecidas del Nuevo quedan aislados por los cortes de rutas.

Su par de Chaján, Ricardo Reynoso, insiste en que el arroyo La Paraguaya no baja su caudal y cuando crece corta la ruta nacional 8: "Se lleva el terraplén como si nada. Estamos esperando que se termine la obra de una alcantarilla doble que reemplazará el puente hasta que se defina el recorrido del agua".

Estela Acosta admite que se empezaron a tomar medidas persuadidos de que tendrán que convivir con una nueva geografía en la región. La ley de emergencia hídrica de San Luis hace hincapié en el manejo de suelos por parte de los productores. "A 150 [productores] con menos de 200 hectáreas se les dio la asistencia de ingenieros agrónomos; están obligados a que el 5% de la superficie sembrada debe ser forestada", dice la jefa comunal de Juan Jorba.

Se proyecta que en la zona se requieren unos cinco millones de árboles y de cultivos de cobertura (protegen el suelo de la erosión) para que absorban el agua. El fenómeno de irrupción es por sapping, agua que cava desde abajo hacia arriba. "Llevará tiempo, pero trabajamos para prevenir que se repita lo que ya nos pasó", añade.

sábado, 3 de junio de 2017

Acuerdo de París: 5 cifras que muestran la magnitud de la contaminación que genera Estados Unidos en el planeta

Redacción BBC Mundo
Estados Unidos es una de las naciones que más contaminantes generan, principalmente en la emisión de gases.
Contaminación del aire en California
Donald Trump anuncia que Estados Unidos abandonará el Acuerdo de París sobre cambio climático
¿Efecto dominó?: qué consecuencias puede tener la decisión de Donald Trump de retirar a Estados Unidos del acuerdo climático de París

La salida de Estados Unidos del Acuerdo de París sobre el cambio climático anunciada este jueves por el presidente Donald Trump ha sido un duro golpe para el movimiento mundial que busca reducir la contaminación del planeta. Y es que la potencia norteamericana es una de las naciones que con sus emisiones más contribuyen a los efectos del cambio climático.

Quizás por eso la decisión de Trump fue recibida como un jarro de agua fría por la comunidad internacional, con la mayoría de líderes mundiales mostrando su decepción con el mandatario. Y es que EE.UU. es por detrás de China el segundo país del mundo que más genera gases de efecto invernadero, los cuales contribuyen de forma fundamental al calentamiento de la Tierra.

Aquí te presentamos algunas cifras que muestran hasta que punto EE.UU. tiene responsabilidad en el el fenómeno del cambio climático que los científicos atribuyen a las actividades humanas.
Donald Trump
Donald Trump dijo que la única forma de que su país participe en un acuerdo climático es una renegociación del pacto.

27% del CO2 desde 1850

Aunque en la actualidad China es el país que más toneladas de dióxido de carbono (CO2) lanza a la atmósfera, a lo largo de 160 años es Estados Unidos el mayor emisor. La quema de combustibles fósiles como el petróleo y sus derivados, dell gas y el carbón, son los principales generadores de este gas. Considerando el periodo 1850-2011, el Centro de Análisis de Información sobre Dióxido de Carbono determinó que Estados Unidos es responsable del 27% de las emisiones de CO2 del mundo.

De cerca le sigue la Unión Europea, que incluye a países industrializados como Reino Unido, Alemania y Francia, con 25%. China está en el tercer lugar (11%), seguido por Rusia (8%), Japón (4%) India (3%) y Canadá (2%).
Trabajadores en una fábrica de acero en Chicago
Trabajadores en una fábrica de acero en Chicago - GETTY IMAGES. La era industrial se aceleró en Estados Unidos durante la segunda mitad del siglo XIX.

16,39 toneladas de CO2 por persona

En la actualidad, China es el país que más contamina, con 10,64 kilotones de CO2 emitidos a la atmósfera, seguido de Estados Unidos con 5,17, según la Base de Datos de Emisiones para la Investigación Atmosférica Global (EDGAR, por sus siglas en inglés).

Sin embargo, el cálculo por persona refleja que los estadounidenses son quienes realizan más emisiones de este gas de efecto invernadero. Cada habitante de ese país emitió 16,39 toneladas métricas, que superan las 13,53 de Canadá y 12,47 de Rusia. La alta población de China hace que su aportación per cápita sea de 7,55 toneladas métricas, lo que lo pone por debajo de países como Holanda, Bélgica o Japón.
Producción de carbón en Estados Unidos
Producción de carbón en Estados Unidos - GETTY IMAGES. La producción de carbón es una de las industrias que liberan más contaminantes, un sector que quedaría limitado con el Acuerdo de París.
500 millones de toneladas de metano

Otro de los gases que contribuyen más al efecto invernadero es el metano.

Se produce principalmente por actividades humanas como la extracción y procesamiento de petróleo y gas, la crianza de ganado, los cultivos de alimentos y los vertederos de basura. 

Cifras de 2012 de la base de datos EDGAR muestran que Estados Unidos estuvo entre las cinco naciones que emitieron más toneladas métricas (millones) de metano en el mundo:
China: 1.752
India: 636
Rusia: 545
Estados Unidos: 499
Brasil: 477

La NASA detectó un "punto caliente", ubicado en una intersección de los estados de Arizona, Colorado, Nuevo México y Utah, que abarca solamente alrededor de 6.500 kilómetros cuadrados.
Solo ahí se emitieron 59 millones de toneladas métricas de metano a la atmósfera por la "fuga en la producción de gas natural".
Crianza de ganado en Estados Unidos
Crianza de ganado en Estados Unidos - GETTY IMAGES. La crianza de ganado, para la producción de carne o leche, es una de las actividades humanas que contribuyen a la expulsión de metano al planeta.

13 kilovatios hora

En los últimos 50 años, Canadá y Estados Unidos han encabezado el consumo de electricidad por persona a nivel mundial. Este tipo de energía es generada principalmente a través de la quema de combustibles fósiles como el carbón o el gas natural, además de la energía nuclear y las renovables en menor medida.

Según las cifras de la Agencia Internacional de Energía, cada canadiense consumió en 2013 cerca de 15,51 kilovatios hora de electricidad. Les siguieron los estadounidenses con 12,98. Australia, Nueva Zelanda, Bélgica, Japón, Francia, Alemania y Holanda estuvieron entre los otros países con alto consumo por persona, mientras que el promedio mundial ese año fue de 3,10 kilovatios hora.
Producción de electricidad en Estados Unidos
Producción de electricidad en Estados Unidos - GETTY IMAGES. El alto consumo de electricidad es otro de los factores que contribuyen a que se liberen más gases con efecto invernadero.

0.151°C al calentamiento global

Uno de los objetivos más importantes del Acuerdo de París es la reducción del calentamiento del planeta.

Al sumar todas las contribuciones de contaminantes al planeta, los cálculos de un estudio de la Universidad de Berkeley (EE.UU.) indican que Estados Unidos es el que más contribuye al calentamiento que se ha registrado hasta el momento, con 0,151°C.
Otros cuatro países contribuyentes son:
China: 0,063°
Rusia:0,059°
Brasil:0,049°
India: 0,047°

Calentamiento promedio proyectado
Calentamiento promedio proyectado

viernes, 2 de junio de 2017

Trump retiró a EEUU del Acuerdo Climático de París por "las pesadas cargas financieras y económicas"

Resultado de imagen para Trump retiró a EEUU del Acuerdo Climático de París(Ambito.com) - El presidente Donald Trump dijo el jueves que retirará a EEUU del histórico acuerdo mundial de 2015 para luchar contra el cambio climático, ignorando las peticiones de aliados y líderes empresariales y cumpliendo uno de sus principales compromisos de su campaña.

Quienes apoyan el acuerdo criticaron la decisión de Trump como una renuncia de EEUU al liderazgo mundial, una tragedia internacional y un enorme torpeza de política exterior. Su predecesor, Barack Obama, lamentó el retiro de un acuerdo que ayudó a cerrar. "Nos vamos", dijo Trump en una ceremonia en los jardines de la Casa Blanca, en la que criticó las "draconianas" cargas financieras y económicas del denominado Acuerdo de París. El mandatario sostuvo que lo decidido "representa una reafirmación de la soberanía estadounidense".

Trump señaló que comenzará negociaciones para reingresar al pacto global o lograr "un nuevo trato con términos que sean justos para Estados Unidos, sus empresas, sus trabajadores, su gente y sus contribuyentes".

Aliados de EEUU expresaron su consternación con la decisión de Trump. Francia, Alemania e Italia rechazaron la sugerencia de que el pacto puede revisarse. EEUU se apartará así de casi todos los países del mundo en uno de los asuntos globales más apremiantes del siglo XXI. La salida lo unirá con Siria y Nicaragua como las únicas naciones fuera del pacto.

EEUU, primero

Trump recurrió al lema de "Estados Unidos, primero", que usó en su campaña a la presidencia el año pasado. "Fui elegido para representar a los ciudadanos de Pittsburgh, no de París", dijo. "No queremos que otros líderes y otros países se rían más de nosotros. Y no lo harán", agregó Trump. "Con el objetivo de cumplir mi solemne obligación de proteger a Estados Unidos y sus ciudadanos, Estados Unidos se retirará del acuerdo climático de París".

Estados Unidos fue uno de los 195 países que firmó el Acuerdo de París en diciembre de 2015, un pacto cuya aprobación fue impulsada en gran parte por Obama. El acuerdo, que tomó años de negociación, compromete a países ricos y pobres a reducir las emisiones de los gases de efecto invernadero, que genera el uso de combustibles fósiles, y a los que los científicos culpan del calentamiento del planeta.

Obama expresó su pesar por la decisión. "Las naciones que sigan en el Acuerdo de París serán las que recojan los beneficios en empleos e industrias que se creen. Creo que Estados Unidos debería estar en el grupo de cabeza", indicó. "Pero incluso en ausencia de un liderazgo estadounidense; incluso aunque este gobierno se una a un pequeño puñado de naciones que rechaza el futuro, confío en que nuestros estados, ciudades y empresas darán un paso adelante y harán más para liderar el camino y ayudarán a proteger el único planeta que tenemos para las futuras generaciones", agregó en un comunicado.

El presidente ejecutivo de Tesla Inc, Elon Musk, dijo que se retiraba de un consejo asesor de la Casa Blanca a raíz de la decisión de Trump. "El cambio climático es real. Dejar París no es bueno para Estados Unidos ni el mundo", escribió el empresario en un tuit.

El jefe de General Electric, Jeff Immelt, también se mostró desilusionado. "La empresa debe ahora asumir el liderazgo y no depender del gobierno"

miércoles, 31 de mayo de 2017

Desidia por la naturaleza

Editorial Diario La Nación
La intensidad de las lluvias tiene a maltraer a 11 provincias desde 2016. Acentuaron su furia desde diciembre, produjeron a principios de enero daños de gravedad en el sur santafecino, en el norte y el noroeste bonaerenses y en el noreste de La Pampa, y continuaron su racha hasta amenazar con demoras la siembra de los cultivos de invierno. En Corrientes, con más de dos millones de hectáreas inundadas y perdidas más de 50.000 cabezas vacunas, un productor despojó a la naturaleza, en concisa argumentación, de la responsabilidad absoluta por tantos males: "Producimos para el siglo XXI, pero con caminos del siglo XVIII".
Resultado de imagen para hectáreas anegadas
Cuando en las zonas rurales no hay vías de acceso ni de salida eficientes, los problemas se potencian. El hombre de campo sabe que cuando los caminos son confiables puede trasladar familias y haciendas a lugares seguros; sabe que si esas vías y caminos han sido debidamente hechos actuarán como mecanismos de escurrimiento de las aguas. Pero no hay caminos buenos ni suficientes en Corrientes al cabo de 400 años. Tampoco los hay en la medida de lo necesario en otras provincias.

Las lluvias ponen al desnudo la crisis de la infraestructura del país. Nadie ignora que energía y comunicaciones viales se encuentran entre las prioridades de urgente atención gubernamental, después del legado de corrupción, desatenciones y desvíos de fondos hacia asuntos de menor valía social por parte de gobiernos anteriores.
Resultado de imagen para hectáreas anegadas
El presidente Macri ha insistido en que se siente comprometido con la reversión de ese funesto legado. Otro tanto han hecho varios gobernadores, entre ellos María Eugenia Vidal. Se han anunciado en Buenos Aires obras por 3500 millones de pesos para afrontar, en 15 municipios, un plan de 48 obras: 39 hidráulicas, 6 de vialidad y 3 de construcción de viviendas. La Nación contribuirá con 1000 millones de pesos.

Décadas de abandono de normas de buena gestión se han puesto en evidencia con lluvias que, en algunos lugares, han sido extremas: los 2500 milímetros caídos sobre General Villegas superan con creces la media anual. Así están esos partidos y los aledaños del noroeste bonaerense, con la mitad de sus 726.000 hectáreas anegadas. Así fue la magnitud de los riesgos corridos en enero por Cañada Seca, en Santa Fe, con más de 300 milímetros caídos en una sola jornada, o los más de 200 milímetros que soportaron en pocas horas algunos partidos de Buenos Aires y del norte de La Pampa.

Una amplia región cordobesa atraviesa, asimismo, situaciones comprometedoras para la población y los recursos agropecuarios.
Resultado de imagen para hectáreas anegadas
No hay consuelo para tantos daños en tan corto tiempo, pero sí la certeza de que la magnitud de los siniestros ha movilizado las conciencias ciudadanas y concertado respuestas oficiales que de otro modo tal vez se hubieran expresado con pereza.

Esa reacción tiene su réplica en la actualización de críticas por los desaciertos habidos en su momento en las construcciones de corredores viales de la importancia de las rutas 188 y 33. Se hicieron sin alcantarillas que hubieran dejado seguir las aguas en concordancia con los desniveles naturales. Para solucionar tales problemas de forma integral cabrá tener en cuenta la situación de poblados y campos aguas abajo, como que también sería inadmisible la realización de obras sin consultas ni consenso con otras jurisdicciones.
Resultado de imagen para pérdida de absorción de aguas por los campos
Deja este doloroso cuadro una nueva notificación sobre la pérdida de absorción de aguas por los campos cuando se les retacean las rotaciones agrícolas adecuadas: la insistencia en sojizarlos es otra deuda más del kirchnerismo con el país, ya que consiguió por la exportación de ese cultivo fondos extraordinarios para su fiesta de corrupción, dilapidación de recursos públicos y crecimiento del déficit fiscal. Sin embargo, lo hizo al alto precio de establecer impuestos extraordinarios sobre las gramíneas que, como el maíz y el trigo, mejoran suelos y conjuran uno de los factores que han gravitado en los efectos de las inundaciones: el de la impermeabilización de las capas superiores de la tierra.

Advierten que el cambio climático agravará más las inundaciones en el país

Por Laura Rocha - LA NACION
Un estudio de investigadores del Conicet anticipa que las lluvias serán más intensas y las olas de calor, más largas; esos problemas se repetirán hasta fines de siglo
Desde que empezó el año, varias provincias están azotadas por las inundaciones
Desde que empezó el año, varias provincias están azotadas por las inundaciones. Foto: Archivo 

Las precipitaciones extremas y el aumento promedio de las temperaturas son los efectos más nocivos que el cambio climático provoca y provocará en la Argentina hasta fines de siglo.

Estos dos fenómenos producen, según la región que se analice, una mayor cantidad de inundaciones, por un lado y, sequías, por el otro; olas de calor más prolongadas e intensas en los centros urbanos; propagación de enfermedades, como el dengue, y derretimiento de glaciares, entre otros.

Así lo alertan los investigadores del Conicet Vicente Barros e Inés Camillon en el libro La Argentina y el cambio climático. De la física a la política (Eudeba, 2016), presentado ayer en la sede del Servicio Meteorológico Nacional (SMN). La alerta llegó en un año de intensas lluvias y desbordes de ríos y lagunas que han dejado ciudades bajo el agua en varias provincias, rutas anegadas y pérdidas millonarias en el sector de la producción agrícola. Los datos que el SMN recopila desde hace 145 años revelan que el volumen de lluvias creció 20% entre 1961 y 2010 y que la temperatura, en promedio, subió 0,5°C.

Para los próximos 25 años se proyecta una aceleración de ese aumento y la región con mayores cambios sería el noroeste del país, con subas de hasta el 1,5°C.

"Un aspecto negativo de las crecientes precipitaciones de las últimas décadas son las cada vez más frecuentes inundaciones. Éstas constituyen las catástrofes de origen natural que mayores daños económicos y sociales causaron en la Argentina en los últimos tiempos", se sostiene en la publicación, que fue editada por Eudeba.

En otro estudio del Banco Mundial se indica que, en 2015, sólo en la provincia de Buenos Aires las lluvias afectaron 800.000 hectáreas y se perdieron casi 6000 cabezas de ganado. Esto representó pérdidas por 652 millones de dólares.

Según se consigna en el reporte, el costo de las inundaciones ribereñas implica el 49% del total anual por desastres naturales, mientras que el de las inundaciones urbanas significa otro 46%. El informe fue hecho el año pasado por un equipo de expertos en desarrollo sostenible, medio ambiente y recursos naturales. En total calcularon que los daños causados por el agua equivalen cada año al 0,7% del Producto Bruto Interno (PBI).

Contribución

"Nadie puede eludir el tema del cambio climático en la agenda de aquellas personas que toman decisiones. Esta publicación es una enorme contribución para esos destinatarios", sostuvo Celeste Saulo, directora nacional de SMN e investigadora del Conicet, encargada de presentar el libro.
foto: LA NACION

Foto: LA NACION

Barros recordó que para desagotar en sólo dos meses el agua de la inundación de 2003 en la pampa deprimida habría sido necesario un canal con el caudal del río Uruguay. "Siempre digo que mientras las obras de contención no estén nos vamos a seguir inundando. Sin embargo, después de la obra también nos vamos a seguir inundando. Por eso es tan importante que se perfeccionen los sistemas de alerta temprana como los que elabora el SMN", dijo el experto del Departamento de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad de Buenos Aires.

En el mismo sentido, la coautora del libro, Camilloni afirmó: "Todavía no sabemos cuánto es el máximo que puede llover en la Argentina. Las precipitaciones en lugares como Comodoro Rivadavia lo demuestran". La investigadora se refirió así a las lluvias extremas que azotaron media ciudad patagónica y que registraron un desvío de 1660% más de lo que llueve normalmente.

La combinación de las precipitaciones cada vez más frecuentes y extremas y las altas temperaturas también genera la propagación de enfermedades que antes se veían en otras latitudes, como el dengue, el zika o la fiebre chinkungunya.

La temperatura promedio en la Argentina subió al menos medio grado. Y en algunas regiones, como la Patagonia, el alza llegó a 1°C. En gran parte del país hubo una reducción en el número de días con heladas, mientras que la cantidad de jornadas con olas de calor y de noches tropicales aumentó considerablemente en el norte y este del país.

Las olas de calor son otro gran tema de preocupación de los autores. El fenómeno se produce cuando se registran tres días o más consecutivos con temperaturas mínimas superiores a los 22°C y máximas por encima de los 32°C.

"El problema con este tema es que es difícil dar un diagnóstico y decir que la causa [de una muerte] fue la ola de calor. Entonces hay que analizar cuál es el número normal de muertes para un determinado período. En ese análisis se pueden tener más o menos fallecimientos, pero no hay ningún mes o año en que eso suceda con una diferencia que sea estadísticamente significativa [como ocurrió en el verano de 2013/2014]", indicó Barros, que también redactó la Tercera Comunicación Nacional, que la Argentina presentó en París en 2015.

Diciembre de 2013 fue uno de los más cálidos de la historia. El especialista hizo una investigación en la ciudad de Buenos Aires porque se habían registrado, al menos, 700 muertes más que el promedio del período. Es decir, un 7% más. Este trabajo aún está en análisis, pero los números oficiales del Registro Civil local avalan la hipótesis.

Los "números significativos" a los que se refiere el científico parten de la base de que mientras el promedio de decesos en los meses de verano en la ciudad (diciembre, enero, febrero) es de 9500, desde 1996, según datos del Registro Civil local, en el mismo período del verano 2013/14 la cifra ascendió a 10.204.

Esa ola de calor abarcó desde Mendoza hasta Buenos Aires y desde Córdoba hasta Bahía Blanca, la parte más poblada del país, unos 20 millones de personas.

Señales tempranas

La publicación que se presentó ayer cuenta con un capítulo introductorio del cambio climático a escala global y luego dedica diagnósticos y pronósticos dirigidos especialmente a los tomadores de decisión.

"Las respuestas a las más frecuentes inundaciones se fueron concretando desde hace años, aunque aún faltan obras y, principalmente, sistemas de respuestas que incluyan un amplio abanico de manejo previo, durante y después del episodio de la inundación", indicó Barros. En ese sentido, se destacó que los sistemas de alerta temprana que ya aplica el SMN son muy útiles. Desde hace un par de años el organismo oficial diseña y comunica los grados de riesgo ante la exposición al calor, especialmente para las personas mayores y para los menores de edad.

Los especialistas también creen que los empresarios y los sindicatos deben involucrarse en la discusión de los efectos de un fenómeno que afectará con mayor gravedad a los países más pobres.

viernes, 26 de mayo de 2017

Fábrica de árboles: generan 6.000 por año para cambiar el paisaje verde de la Ciudad

Por María Belén Etchenique - Clarin.com
Trabajan en la Reserva Ecológica y en el Parque Avellaneda para renovar los ejemplares que están en veredas y parques. Los expertos dicen que la arboleda actual está desactualizada.
Fábrica de árboles: generan 6.000 por año para cambiar el paisaje verde de la Ciudad
Bosque de la Reserva Costanera Sur. En una porción de tierra escondida, botánicos plantaron especies nativas. Foto: Juan Manuel Foglia.

“La arboleda quedó desactualizada. Los plátanos dan alergia, las tipas se caen y hay tantos fresnos que si un hongo los enferma perdemos la mitad de los ejemplares”, dice Jorge Serángelo, un técnico botánico con más de 30 años entre árboles. Trabaja en el Parque Avellaneda dentro de una cúpula de varillas flexibles y cubierta de lona. La llaman domo y guarda 1.000 ejemplares distribuidos en macetas negras de distintos tamaños y decenas más, que aún son semilla y esperan su germinación en bandejas llenas de compost y sustrato de río. La cúpula tiene estética de ciencia ficción: blanca y de bordes metálicos, hecha sobre el esqueleto de un viejo tanque australiano.

En la Ciudad de Buenos Aires hay dos grandes incubadoras de árboles, capaces de generar 6.000 ejemplares por año. Son zonas de experimentación dirigidas por botánicos que intervienen en la gestación, nacimiento y desarrollo de árboles autóctonos de la región del Río de la Plata o de especies propias de la Argentina que sean aptas para veredas, plazas y parques. Una funciona en la Reserva Ecológica, la otra en Parque Avellaneda. Ahí todo empezó con una pregunta. ¿Un árbol del norte argentino puede sobrevivir en la Ciudad?

Hacia 1890 Carlos Thays -que no era Carlos, sino Jules Charles- comprobó que en Buenos Aires crecían árboles de clima subtropical al plantar tipas, ceibos y palos borrachos que había descubierto en selvas de Salta y Tucumán. Pero desde entonces pasaron más de 100 años y en la cabeza de los expertos había una exportación inédita. Era la de un ejemplar de tronco bajo y copa redonda, que se llena de flores amarillas en febrero y marzo: el cassia carnaval. Originario de Jujuy y Salta, hay uno en suelo porteño. Es un solitario que hace 30 años aclimató un vecino en una vereda de Villa Luro. Hasta ahí fueron. Extrajeron semillas y las sembraron en tierra nueva. Los primeros brotes aparecieron, la duda quedó atrás y creció a un objetivo: modernizar el paisaje urbano con otras plantaciones. Jorge Jacod, otro botánico de Parque Avellaneda, se ilusiona con la próxima Buenos Aires en flor: “Rosada con el lapacho; azul violáceo (o celeste o lila) con el jacarandá; blanca con la pezuña de vaca; roja con el ceibo; amarilla con el cassia carnaval. Cinco colores, cinco especies”.
Fábrica de árboles: generan 6.000 por año para cambiar el paisaje verde de la Ciudad
La bandeja de 40 por 60 centímetros tiene 500 semillas de ceibo, recolectadas en las últimas semanas en el Parque Indoamericano. Foto: Alfredo Martínez

El árbol es más que la arquitectura viva de las ciudades. Produce oxígeno, absorbe dióxido de carbono y amortigua ruidos. Aunque no hay árboles nativos de las urbes, los que van a veredas, plazas y parques tienen una planificación detrás. “Plantar un fresno, un paraíso, un plátano o una tipa perdió sentido. Esos árboles demostraron que tienen problemas de salud. Nosotros estamos sembrando especies que no superan los siete metros, no rompen veredas y son resistentes”, dice Serángelo. Camina entre árboles, que parecen plantas acomodándose a sus envases: “Este arbolito tiene poco más de dos años. Es un jacarandá -Serángelo acaricia las hojas, perladas por el agua que gotea del techo (el domo transpira)-. Está en una maceta de 20 litros y es el hermano de otro que pusimos en la calle. Lo cultivamos con fertilizantes orgánicos, tiene cuidados especiales, queremos árboles fuertes”.
Fábrica de árboles: generan 6.000 por año para cambiar el paisaje verde de la Ciudad
Jacarandás de cuatro meses críados en envases de 12 centímetros de diámetro. Foto: Alfredo Martínez

La producción del domo y de un invernáculo exterior con 500 ejemplares abastece a los barrios de Villa Soldati, Riachuelo, Lugano, Liniers, Mataderos y Parque Avellaneda. También al Parque General Paz, en Saavedra. Se usa para reemplazar plantaciones enfermas o llevar verde a espacios grises. “A fin de año esperamos llegar a los 5.000 árboles. El objetivo, a 2019, es reproducir ejemplares para toda la Capital y que el Estado no tenga que comprar a viveros privados”, dice Gabriel Borges, el responsable del mantenimiento del espacio público de las comunas de la Ciudad. Adrián Peña, a cargo del arbolado público, del domo y el vivero del parque, precisa: “Un árbol cuesta entre 300 y 500 pesos, según la especie. Es un ahorro importante”.

A pocas cuadras del mundo cotidiano, la naturaleza lo intenta otra vez. En la Reserva Ecológica Costanera Sur, al costado de un invernáculo con forma de granero de campo, un hombre poda. Corta los bordes de un canelón, un árbol de tronco grueso, rugoso y gris que crece a orillas de ríos. En días será insertado, junto a otros 49 árboles, en un bosque que empezó a formarse con las manos del hombre, las mismas que siglos antes desencadenaron su extinción: “Multiplicamos especies nativas de la región del Río de la Plata para incorporarlas a la reserva y así recuperar el paisaje original. Un ambiente que se perdió desde la llegada de los españoles y que sólo se encuentra en la isla Martín García o en Punta Lara”, dice Fernando Pisera, responsable del vivero del Ministerio de Ambiente y Espacio Público que genera la producción.
Fábrica de árboles: generan 6.000 por año para cambiar el paisaje verde de la Ciudad
Los árboles son talados antes de su plantación en el bosque. El ceibo de la imagen tiene tres años y está dentro de la cancha de cría, así llaman a la última posta. Foto: Juan Manuel Foglia

Son entre 1.000 y 1.200 árboles al año que van a una porción de tierra escondida. Una cuerda gruesa, al costado de un camino interno de la reserva, impide el paso a esos terrenos. Detrás, escalones de madera guían hacia una vegetación que se vuelve más y más espesa. Bajo los pies, las ramas crujen. “Este es un chal chal. Debe tener seis años -dice Pisera con la mano apoyada en el tronco de corteza escamosa-. Todavía no se reproduce. Recién cuando fructifica puede dejar descendencia”. Alrededor hay palmeras pindó, coronillas y bugres. Más lejos, ejemplares timbó u oreja de negro por la forma y color de su fruto. Especies de las que uno no sabe nada, que no se compran en un vivero comercial. Que llegan al bosque en macetas de 20 a 30 litros después de un proceso de tres años de cultivo. Ahí, en el terreno más benéfico de la reserva, sin rellenos de la autopista 25 de Mayo o de las obras porteñas, es donde empieza el crecimiento real.

Mar Chiquita, parque nacional

Resultado de imagen para mar chiquita cordoba mapa(La Nación) - A pesar de su nombre, que se puede asociar al de una superficie limitada, Mar Chiquita está en vías de convertirse en el mayor parque nacional argentino, con una superficie de 800.000 hectáreas si se suman laguna, bañados y pastizales. Basta compararla con el área protegida más grande del país, el Parque Nacional Los Glaciares, ubicado en la provincia de Santa Cruz: Mar Chiquita es 73.000 hectáreas mayor.

Ubicada en una gran depresión salina del nordeste de Córdoba, Mar Chiquita cubre una superficie que abarca un millón de hectáreas, de las cuales 200.000 permanecerán como reserva provincial y el resto será transformado en Parque Nacional, bajo la Administración de Parques Nacionales. Probablemente, el parque se rebautizará como Mar de Ansenuza, denominación dada por los pueblos originarios a la laguna.

La fauna de la región es interesante y famosa por sus decenas de miles de flamencos y de otras 300 especies de aves. Asimismo, miles de otras aves migratorias vienen desde Canadá y Estados Unidos.

El proceso de transformación del área en parque nacional que se está elaborando debe resolver aún problemas complejos que contemplan la adquisición de parcelas privadas y la cesión de jurisdicción en favor de la Nación. El propósito de avanzar en el proyecto de cooperación acordado por la provincia y la Nación va diseñando un futuro promisorio para las actividades de la región, que podrían verse potenciadas por la creación de un parque nacional que será una herramienta para la recuperación de especies en riesgo.
Resultado de imagen para parque nacional mar chiquita cordoba
Además de Mar Chiquita, la provincia de Córdoba aspira a la creación de un nuevo parque nacional en lo que fue la estancia Pinas, propiedad de Juan Feliciano Manubens Calvet. Esa extensión, de unas 105.000 hectáreas, ubicada en el oeste provincial, posee una extraordinaria riqueza en fauna y flora.

La creación de un nuevo parque nacional, que sería el Nº 35, constituirá un logro beneficioso para la provincia y el país, no sólo por tratarse de la herramienta más apropiada para la conservación de la biodiversidad de la provincia, sino para la expansión del turismo y la economía.

jueves, 11 de mayo de 2017

El Gobierno, frente al desafío de duplicar las superficies de áreas protegidas

Por María José Lucesole - LA NACION
Se cumplen 80 años de la creación de los parques nacionales Lanín, Lago Puelo, Perito Moreno, Los Alerces y Los Glaciares
Parque Nacional Lago Puelo
Parque Nacional Lago Puelo. Foto: Ariel Mendieta

EL CALAFATE.- A 80 años de la creación de los parques nacionales Lanín, Lago Puelo, Perito Moreno, Los Alerces y Los Glaciares -hoy Patrimonio Mundial-, el gobierno nacional afronta dos nuevos desafíos para el porvenir: duplicar las superficies de áreas protegidas y duplicar la cantidad de guardaparques.

El presidente de la Administración de Parques Nacionales, Eugenio Bréard, informó: "El gran objetivo del presidente Mauricio Macri es duplicar en su mandato la superficie de áreas protegidas". Y agregó: "En forma paralela, es necesario duplicar la cantidad de guardaparques".

El país tiene hoy más de 4,4 millones de hectáreas protegidas. Tiene apenas unos 219 guardaparques. El presidente Macri se comprometió a duplicar la superficie de áreas protegidas.
Parque Nacional Lanín
Parque Nacional Lanín. Foto: Pablo Oliveri

Los Esteros del Iberá -en Corrientes-; Islas de los Estados -en Tierra del Fuego- o la Estancia El Sauco que se consolidó al Parque Patagonia -en Santa Cruz- son algunas de las recientes incorporaciones de tierras protegidas por el sistema nacional. En poco tiempo podría sumarse también un nuevo parque en Mar Chiquita, Córdoba.

Pero no sólo se trata de la conservación de tierras y agua, con su fauna, su flora. También la conservación de territorio marítimo. Sólo el área marina costera de Namuncurá Burdwood, que pronto será área protegida por el sistema nacional, suma cerca de 2 millones de hectáreas.

Mientras, avanzan los trámites para sumar tierras y territorio marítimo también avanza la capacitación de guardaparques: este año se reabrió el curso de guardaparques que se dicta en el Centro de Capacitación y Formación de Aéreas protegidas, en Embalse, Córdoba. La capacitación es progresiva.
Parque Nacional Los Alerces
Parque Nacional Los Alerces.

"Para 2018 estamos intentando duplicar los guardaparques, dado que hemos tenido muchas bajas por jubilaciones", dijo el presidente de Parques Nacionales. Hoy, además de los 219 guardaparques, hay 305 guardaparques de apoyo y 315 brigadistas.

No sólo mejorar la presencia de guardaparques es un objetivo a futuro: cada uno de los cinco parques creados a partir del decreto n°105.433 del 11 de mayo de 1937 afronta nuevos desafíos.

Por caso, el Parque Nacional Lago Puelo -de tan solo 27.000 hectáreas- busca ampliar su superficie y llegar un día a unirse con otro parque nacional Los Alerces.
Parque Nacional Los Glaciares
Parque Nacional Los Glaciares.
"Sería muy importante intentar la ampliar el parque con límites afines con las cuencas", dijo Sergio Rusak, intendente del Lago Puelo. En este sentido, agregó: "La unión con el parque Los Alerces sería ideal".

"El desafío más importante del Parque Nacional Lago Puelo es lograr un equilibrio de conservación en una superficie pequeña", dijo el intendente de ese lugar.

El intendente del Parque Nacional Lanín Horacio Pelozo, destacó que ese parque requiere "regularizar y jerarquizar los servicios turísticos y profundizar un programa de restauración ecológica".
Parque Nacional Perito Moreno, cerro San Lorenzo
Parque Nacional Perito Moreno, cerro San Lorenzo. Foto: Martín Gómez

Agregó que el Parque Lanín cuenta hoy con 23 guardaparques que no son suficientes. "Pero no hay Guardaparques suficientes", admitió.

Por su parte, el Parque Nacional Perito Moreno busca atraer más visitantes y mejorar la infraestructura para facilitar el acceso, según dijo a LA NACION Adrián Falcone, intendente del Perito Moreno.

Los cinco parques nacionales que hoy conmemoran su 80 aniversario surgieron en territorios inhóspitos, con el objetivo de "fortalecer la presencia nacional en un área muy despoblada. Y fortalecer los límites con chile", dijo a LA NACION el intendente del Parque Los Glaciares, Carlos Corvalán. "Hoy afrontamos nuevos desafíos", cerró.

martes, 9 de mayo de 2017

Libros y armas para defender la selva

POR SIMON ROMERO (New York Times) - TERRITORIO INDÍGENA ALTO TURIAÇU, Brasil — En las profundidades de la selva amazónica, un inusual escuadrón de combate está suelto.Uno de sus miembros pasó más de una década como activista ambiental en una organización sin fines de lucro. Otro estudió oceanografía ártica en Alemania. Su comandante enseñó ciencias en un secundario.
84104f46-7200-466f-aec6-d717a6b961b8.jpg
Un escuadrón brasileño armado recorre el Amazonas y combate a mineros y taladores ilegales. (Lalo de Almeida para The New York Times)

Pero juntos forjaron una de las unidades de elite de combate más temidas de Latinoamérica, en las líneas del frente de la lucha de Brasil por frenar la destrucción del Amazonas.

“En el universo de las actividades ilegales en Amazonia, hay deforestación, prospección de oro, caza furtiva, tala clandestina y contrabando de animales”, afirmó Roberto Cabral, de 48 años, el comandante del equipo, quien sufrió un balazo en el hombro en 2015 mientras perseguía a hombres armados que desmontaban tramos de la selva. “Queríamos combatir estas actividades con el cerebro además de con botas en el terreno”.

En marzo, una unidad de nueve miembros, conocida como el Grupo Especializado de Fiscalizaçao, o Grupo Especializado de Inspección, emprendió un patrullaje extenuante.
03_AMAZON3
Miembros de un escuadrón de combate tiene que estar en guardia contra disparos de taladores mientras trabajan. (Lalo de Almeida para The New York Times)

El escuadrón, mejor conocido como GEF, por sus siglas en portugués, opera en algunos de los trechos más anárquicos y remotos de la cuenca del río Amazonas.

El GEF, que es parte de Ibama, la agencia de protección ambiental de Brasil, usualmente hace patrullajes en helicópteros, usando imágenes satelitales e inteligencia recopilada a través de oficinas regionales, para detectar la deforestación y las señales de minería ilegal.

La deforestación se disparó una vez más en la Amazonia brasileña, al aumentar en un 29 por ciento entre agosto de 2015 y julio de 2016. Unas 800.000 hectáreas de selva fueron destruidas, de acuerdo con el Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil.
Resultado de imagen para Lalo de Almeida para The New York Times
Mauricio Brichta, de 44 años, era un oceanógrafo que estudiaba algas del Ártico en Alemania antes de unirse a Ibama. Como casi todos los demás en la unidad —que incluye a ingenieros forestales, un biólogo de la vida silvestre, un especialista en pesquerías, incluso alguien que trabajaba en publicidad— Brichta dijo que nunca hubiera esperado tomar las armas para proteger el Amazonas. Antes de esta etapa en su vida, era un papá que se quedaba en casa en Yakarta y Nueva York, donde su ex esposa trabajaba como diplomática para el ministerio de Asuntos Exteriores de Brasil.

Tras volver a Brasil, Brichta dijo que el sentido de idealismo de la agencia y los pasos que había tomado para combatir la deforestación lo atrajeron a Ibama.

Para ingresar al GEF, completó un agotador curso de supervivencia, cuyas pruebas incluían saltar de helicópteros, buscar alimentos en la naturaleza, y entrenarse para balaceras y peleas a navajas.

El segundo día del patrullaje de GEF, el escuadrón divisó un aserradero improvisado cerca del Territorio Indígena Alto Turiaçu. “Vi su helicóptero aterrizar en un claro, como una escena de una película de Hollywood”, dijo Francinaldo Martins Araújo, de 43 años, que llegaba en su camioneta para comprar pedazos de madera desechada del aserradero.
03_AMAZON2
La deforestación está al alza de nuevo en Brasil tras un periodo breve de índices más bajos, dicen funcionarios. (Lalo de Almeida para The New York Times)

Los miembros del escuadrón incendiaron el aserradero y destruyeron hornos para elaborar carbón.
Resultado de imagen para Lalo de Almeida para The New York Times

Unos minutos después, uno de los pilotos observó un camión en un camino de taladores. La unidad saltó de los helicópteros en un claro cercano, mientras un miembro agujereó el tanque de combustible del camión y prendió fuego al vehículo. Luego llegaron los gritos desde la selva. Dos miembros del GEF se toparon con un tractor. Una motosierra, aún caliente tras ser usada minutos antes, estaba clavada en un árbol.

Los taladores lograron eludir al escuadrón. La unidad empezó el largo recorrido de vuelta a los helicópteros en la humedad extrema.
Resultado de imagen para Lalo de Almeida para The New York Times
“Nunca soñé que sostendría un rifle en las manos para defender la Amazonia”, dijo un miembro de 44 años del GEF, un ex activista ambiental que rehusó dar su nombre por temores de seguridad. “Pero ésta es una guerra, y la guerra puede abrirte los ojos sobre lo que se necesita hacer”.

Un escuadrón brasileño armado recorre el Amazonas y combate a mineros y taladores ilegales. Miembros de un escuadrón de combate tiene que estar en guardia contra disparos de taladores mientras trabajan.
Resultado de imagen para Lalo de Almeida para The New York Times
La deforestación está al alza de nuevo en Brasil tras un periodo breve de índices más bajos, dicen funcionarios. Un escuadrón patrulla áreas de Amazonia tan remotas que tardan días en llegar en barco o camión.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...