Mostrando entradas con la etiqueta Vino. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Vino. Mostrar todas las entradas

martes, 13 de junio de 2017

Los chinos desembarcan en el vino argentino

Por Claudio Andrade (Clarin.com)
La bodega Yantai Changyu está negociando la compra de un establecimiento vitivinícola de Neuquén.
Los chinos desembarcan en el vino argentino
La compañía vitivinícola más antigua de China, Yantai Changyu Pioneer Wine, está en negociaciones para comprar Bethwines, la empresa del grupo Bethia que reúne a tres bodegas repartidas entre Chile y en la Argentina. Pagará US$ 56 millones. Una de ellas, Dos Andes se ubica en Añelo (Neuquén). Las otras son trasandinas: Viñas Indómita y Santa Alicia.

Según trascendió, la empresa oriental, de 125 años de existencia, cerrará a fines de junio el acuerdo con Bethia -grupo con intereses en LATAM, Canal de televisión Mega y la cadena Falabella, entre otros- por el 85% de sus acciones en Bethwines, mientras que el restante 15% quedará en manos del actual gerente de las bodegas Wilfred Leigh.

El grupo Bethia entró al negocio de los vinos en 2006 con la compra de Viña Indómita. La bodega vendía en ese momento unas 70 mil cajas anuales. A fines del año pasado la cifra había alcanzado el 1,5 millón de cajas.

La bodega de Añelo no está produciendo vinos en este momento aunque posee una importante estructura que incluye un moderno sistema de riego. La firma tiene 220 hectáreas de vides y una capacidad de almacenaje de 2,3 millones de litros.

Originalmente se llamó La Bodega de Añelo y fue fundada por Carlos Vidal. Se levantó con créditos del Instituto Autárquico de Desarrollo Productivo (Iadep). En 2007, Vidal se la vendió al grupo chileno Córpora. En 2010 su nombre fue cambiado por Dos Andes Wines. En 2012 pasó a manos de Bethia que habría pagado US$ 52 millones. Entonces la denominaron Dos Andes de Añelo.

De concretarse la compra, se convertiría en la primera inversión de capitales chinos en el negocio de los vinos nacionales. “Sería fantástico. Cualquier empresa importante que venga es bueno. Desde hace un tiempo trabajamos con el mercado chino, pero no es fácil”, le indicó a Río Negro, Julio Viola, presidente de la Cámara de Bodegueros.

El proyecto de los empresarios chinos es aumentar sustancialmente su participación en el mercado internacional de vinos del 8% al 30% en 5 años. Por esto decidieron armar un plan de inversiones que comenzó con la compra de viñas en España (Marqués del Atrio), sigue con Chile-Argentina y termina en Australia, han informado. Yantai Changyu Pioneer Wine vende en China, Francia, Italia y Nueva Zelanda. Chile y Argentina podrían ser su puerta de entrada al mercado Latinoamericano. Hoy son el tercer mayor comercializador del mundo pero el mayor productor con 130 mil toneladas anuales. Cotiza en la Bolsa China con una capitalización bursátil de 3000 millones de euros.

viernes, 4 de noviembre de 2016

El vino vuelve al litoral argentino

Por Alejandro Maglione - Brando - @MaglioneSibaris amaglione@lanacion.com.ar
Después de una ridícula prohibición que duró más de 60 años, las bodegas vuelven a instalarse en los alrededores de Colón, Entre Ríos, para aportar algo más que buen vino.
Resultado de imagen para vino + entre rios

Había una vez. Una comarca que se llamaba y se llama Colón, en la provincia de Entre Ríos, justo enfrente de la localidad uruguaya de Paysandú, que se encuentra del otro lado del río Uruguay. Una zona en la que a fines del siglo XIX se afincaron más de 500 inmigrantes suizos, principalmente del cantón de Valais. Sus descendientes aún están establecidos en el lugar derramando apellidos franceses y alemanes. Los italianos del Piamonte y Saboya también dieron el presente.

La viticulutura fue una de las actividades que desarrollaron estos pioneros en la provincia. El Tannat, por ejemplo, fue traído desde Francia hasta Entre Ríos. Desde allí cruzó al Uruguay donde tomó el nombre de Harriague en honor a Don Pascual Harriague, el inmigrante vasco que las implantó en el país vecino.

Entonces. Cuando en la zona ya había veinte bodegas y viñedos, más otras diez en los alrededores de Concordia, alguien resolvió –durante la presidencia de Agustín P. Justo, en 1930– que el vino sólo debía producirse en la región de Cuyo y lo sancionó con la ley Nº12.137. Al que no suplantaba las viñas por otros cultivos se las quemaban. Incluso se terminó con la elaboración de grapa, aguardiente muy popular en aquellos años. Este dislate se extendería, aunque pueda parecer increíble, hasta el año 1998.

Después de una ridícula prohibición que duró más de 60 años, las bodegas vuelven a instalarse en los alrededores de Colón, Entre Ríos, para aportar algo más que buen vino.
Un atardecer mágico en Colón, Entre Ríos.

La resurrección. Al cambiar la legislación, Jesús Vulliez decidió comprar en el año 2000 la que fuera la bodega del suizo Joseph Fabre, fundada en 1874. De inmediato plantó diversas variedades para conocer cuáles se adaptaban mejor a la zona. Eligió Chardonnay, Merlot, Tannat, Cabernet Sauvignon, Syrah y Sangiovese. Atento a que en Paysandú hay 4 bodegas con 300 hectáreas de viñedos, convocó al enólogo uruguayo Jorge Pehar para encaminar su terruño. “No tenemos los viñedos de altura que hay en Mendoza o Salta, pero los tenemos a 20 o 30 metros sobre el nivel del mar, como en Burdeos”, dice divertido.

En simultáneo, Jesús puso en valor el edificio histórico de la bodega: lo abrió al turismo, construyó cabañas para alquilar y, junto con su esposa, se ocupan personalmente de las visitas guiadas. Para bautizar la bodega, añadió a su apellido el de su abuelo, por eso se llama Vulliez-Sermet.

Jesús admite que todavía están en una búsqueda. En la actualidad, investigan un sistema de conducción de la viña que se apoya en soportes con forma de enormes “Y”. Esto podría generar un mayor aprovechamiento de la luz solar y favorecer la evaporación, imprescindible para una zona de 1000 milímetros de precipitaciones anuales.

Después de una ridícula prohibición que duró más de 60 años, las bodegas vuelven a instalarse en los alrededores de Colón, Entre Ríos, para aportar algo más que buen vino.
Desayuno con vista a los viñedos en la Bodega Vulliez-Sermet.

¿Los vinos? En evolución. Probé el 4 Variedades que es un corte de Tannat, Cabernet Sauvignon, Merlot y Malbec. También un Chardonnay que con claridad se expresa de manera particular en la zona. Por último, un Tannat que de a poco parece alcanzar esa mansedumbre que los uruguayos logran con esta cepa.

Colón. Gran anfitrión resultó Ariel Battista, el presidente de la Asociación de Hoteles y Restaurantes, que permitió conocer algunos de los puntos turísticos que ofrece. El río Uruguay tiene la característica de que sus costas son de arena muy blanca, con abundante vegetación y aguas calmas. A pocas cuadras del centro está el parque termal, totalmente renovado y con buena afluencia de turistas. El Parque Nacional El Palmar también forma parte del paisaje de la zona.

Después de una ridícula prohibición que duró más de 60 años, las bodegas vuelven a instalarse en los alrededores de Colón, Entre Ríos, para aportar algo más que buen vino.
El Tannat es una de las variedades que mejor se dan en la zona.

Colón Vinos. Es una fiesta de la que participa toda la comunidad: el Rotary local, la Asociación de Hoteles y Restaurantes, el municipio. Varios restaurantes aportan diferentes bocadillos como alitas de pollo y empanadas de surubí. Las bodegas donan vinos para la subasta del fin de fiesta en la que los lugareños eran identificados y estimulados por el rematador a demostrar su generosidad.
Resultado de imagen para Colón Vinos
Conclusión. Colón es un excelente ejemplo de que la frontera del vino sigue en expansión. También, de que el enoturismo propone lugares alejados de Cuyo con alternativas más cercanas a Buenos Aires, Rosario y otras grandes ciudades. Desde Aurora del Talar, el lugar elegido para los estudiantes que buscan un viaje de egresados diferente, hasta hotel Costarenas con 4 estrellas, la oferta de alojamiento es variada. La conjunción de producción con turismo siempre es una apuesta acertada. Colón es una prueba más.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Trapiche ya distribuye vinos que cultiva en la costa atlántica


(La Nación) - El emprendimiento, considerado revolucionario, tiene viñedos enclavados en 10 hectáreas de la zona de estancias en Chapadmalal; se trajeron cepas de Europa



Trapiche lanzó una línea de vinos con cepas cultivadas cerca del mar. Foto: Prensa Trapiche

En un proyecto experimental considerado revolucionario, Trapiche concretó la primera cosecha de vinos con influencia oceánica. Inspirados en viñedos californianos y neozelandeses, trajeron injertos de Europa y plantaron cepas poco tradicionales para la Argentina, donde la mayoría de los viñedos empiezan a 600 metros de altura sobre el nivel del mar.

Tras cinco años de estudios de suelo optaron por desarrollar viñedos que enclavaron en 10 hectáreas de la zona de estancias en Chapadmalal, cerca de Mar del Plata. El primero de estos viñedos está a 3 kilómetros del mar y Mar&Pampa es el nombre de la bodega que comercializará estos exóticos vinos de Trapiche.

En estos vinos intentan combinar el particular clima de la costa, la majestuosidad del Atlántico Sur, el encanto de nuestros campos y el espíritu visionario de Trapiche, una bodega originaria de Mendoza siempre dispuesta a los nuevos desafíos.

A diferencia de los vinos de montaña, los viñedos de Mar&Pampa crecen bajo un clima húmedo y frío, ideal para variedades de ciclo corto que no necesitan ser irrigados por el hombre para su crecimiento. Una de las características de estos viñedos es que no requiere de riego artificial sino que aprovecha la humedad de la zona del mar. En la bodega informan que los viñedos se plantaron en hileras orientadas a favor del viento, para favorecer un secado más rápido.

Las temperaturas máximas moderadas y las noches frescas son las que dan como resultado vinos delicados, no tan intensos, más bien frescos, fáciles de tomar. Sin embargo, tienen gran complejidad aromática. Se sugiere el maridaje con mariscos, pescados y sushi.

VARIETALES

La línea que en este momento empieza a distribuirse en restaurantes y vinotecas de la costa y también de la ciudad de Buenos Aires, está compuesta por las siguientes variedades:
Sauvignon Blanc: el enólogo las describió como una cepa en la que se aprecian delicadas notas frescas y cítricas de pomelo y fruta de la pasión.
Riesling: se destacan sus notas florales frescas y minerales típicas.
Gewürztraminer: novedoso varietal en el que resaltan notas cítricas y especiadas típicas de este vino aromático.
Pinot Noir: el varietal más desafiante desde el punto de vista enológico, por su delicadeza y complejidad.
Chardonnay: se aprecian sus notas frescas y minerales, así como su delicada complejidad dada por la crianza en roble francés.
Espumantes Extra Brut y Brut Rosé.
Según informaron, en esta primera etapa se produjeron 41.500 litros; el 50% de la producción se comercializará en el mercado local y el resto se exportará. El costo precio de mercado de será de $130 para los vinos y $150 para los espumantes.

Desde enero la bodega recibirá público, que podrá recorrer los flamantes viñedos.

viernes, 14 de marzo de 2014

Un vino malbec argentino fue distinguido en Francia como "el mejor tinto del mundo"

Por Pablo Mannino  | Para LA NACION - Famiglia Bianchi recibió el máximo reconocimiento de la Unión de Enólogos franceses
MENDOZA.- Por primera vez, la Argentina recibió el premio mundial al mejor vino tinto. Se trata de un malbec de la bodega mendocina Casa Bianchi, ubicada en el sur provincial, en San Rafael, que fue elegido entre más de 3500 caldos de 41 países.

El Tropheé, la máxima distinción que otorga la Unión de Enólogos de Francia, fue para Famiglia Bianchi Reserva Malbec 2012, en la categoría "Mejor vino tinto seco del mundo" ( vin rouge ), al promediar el mejor puntaje otorgado por los 150 miembros del jurado internacional en el concurso Vinalies Internationales 2014. Otra bodega francesa también recibió la misma distinción.

Para participar de este premio anhelado por las bodegas de todo el mundo es necesario obtener previamente una Medalla de Oro. Así fue que Casa Bianchi, en esta edición, tras conseguir la presea (en total la Argentina consiguió cuatro de oro y 13 de plata), obtuvo la mejor puntuación promedio con su vino de la cepa insignia nacional, convirtiéndose en un hito para la vitivinicultura argentina.

Según los enólogos creadores de este premiado vino nacional, el Famiglia Bianchi Reserva Malbec 2012 se destaca por sus aromas a ciruela madura y que seducen por su complejidad e intensidad. Está elaborado con uvas provenientes de parcelas seleccionadas de viñedos propios en San Rafael. Asimismo, a través de un seguimiento de las cepas, se han logrado cosechas de alta calidad que descansaron doce meses en pequeñas barricas de roble, en el corazón de la cava de Casa Bianchi.

"Un premio al trabajo"

"Este reconocimiento es sumamente importante para la industria porque reafirma las enormes bondades del malbec, variedad insignia de la vitivinicultura argentina, porque revaloriza y demuestra el enorme potencial de la uva de San Rafael, y para todos los que hoy integran Casa Bianchi es un orgullo y un premio al trabajo en equipo planificado y con mucha pasión. Trabajo que, aplicado sobre nuestras uvas, nos permite lograr productos de altísima calidad", expresó Jean Poccard, CEO de la prestigiosa bodega.

En la edición del año pasado, el malbec cosecha 2010 de esta línea de Casa Bianchi había obtenido una Medalla de Oro, lo que representaba para la bodega una clara posibilidad de acceder al máximo galardón en un futuro no muy lejano. Finalmente, los deseos se convirtieron en realidad hace pocos días en Francia con el vino Famiglia Bianchi Reserva Malbec 2012, el cual forma parte de la multipremiada línea de vinos premium Famiglia Bianchi, compuesta además por un chardonnay 2013 y un cabernet sauvignon 2011, ambos premiados este año con Medalla de Plata, y un sauvignon blanc.

Desde hace una década, el malbec de esta bodega mendocina ya venía recorriendo un camino interesante, con varias distinciones y muy avalado por las críticas especializadas, entre ellas la revista Wine Spectator o la Guía Austral Spectator. También recibió medalla de plata en la London International Wine and Spirit Fair y medalla de oro en el Concurso de Jumbo Deli & Wine.

En 2010, con el espumante Stradivarius Extra Brut Cabernet Sauvignon 1998, la bodega mendocina puso al país por primera vez en el top ten mundial al quedarse con máximo galardón en el Concurso Internacional de los mejores Espumantes del Mundo (Effervescents du Monde), compartiendo la distinción, en esa oportunidad, con Italia, Canadá y Francia.

Vinalies Internationales es considerado el concurso de vino más importante del mundo. Según sus organizadores, busca destacar las mejores producciones vitícolas en todo el planeta y así garantizarles el debido reconocimiento por su calidad en su elaboración. El concurso, además, otorga los principales puntajes mundiales para el ranking mundial de vinos y licores de la prestigiosa Asociación Mundial de Periodistas y Escritores de Vinos y Licores..
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...