Mostrando entradas con la etiqueta Forestación. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Forestación. Mostrar todas las entradas

sábado, 31 de octubre de 2015

Crean árboles de mas de 40 frutas

(Diario Ecología) - Puede parecer algo salido de una pintura, pero es la obra real que Sam Van Aken espera completar en unos años. Se llama El árbol de 100 frutas (The Tree of 100 Fruits) y representa la meta final de un curioso proyecto iniciado por este profesor y artista estadounidense.
arbol2-diarioecologia.jpg
A completarse en 15 años, esta imagen ilustra el futuro de los árboles de 40 frutas que Van Aken ya creó injertando en un mismo tronco varios tipos de ramas de árboles frutales. Por ahora, sus creaciones producen duraznos, ciruelas, nectarinas, albericoques y cerezas. Pronto, si el experimento funciona, también tendrán almendras: todo en uno.

Van Aken llama a su proceso “escultura a través de injertos”. Cada árbol se construye a partir de técnicas de injertado, donde el artista hace pequeños cortes en el tronco e inserta una rama nueva. Luego de atarla y encintarla, el corte se cierra y la rama comienza a crecer junto al tronco.

Cada árbol tarda unos cinco años en desarrollarse lo suficiente para sumarle los 40 injertos que lo componen. El resultado es un árbol colorido, multifrutal y totalmente.

“Quería que el árbol interrumpiera y transformara la cotidianidad”, dijo Van Aken. “Cuando el árbol florece inesperadamente en colores diferentes y observas los distintos tipos de fruta colgadas de las ramas, no sólo cambia la forma en que lo ves, sino que cambia la forma en que percibes las cosas en general”.

Para su creador, uno de los propósitos de estos árboles es conservar la diversidad de variedades nativas de los Estados Unidos, pero este no es un proyecto puramente horticultural. Los árboles también son resultado de un proceso creativo, escultural: es la manipulación de un material vivo.
arbol3-diarioecologia.jpg
Como expresión artística, el punto de partida para intentar desentrañar el significado de estos árboles parte en las referencias bíblicas que Van Aken utiliza para titular sus exposiciones. New Edens (Nuevos Edenes) recuerda al relato del Génesis, y tal vez intente prometernos una redención del pecado original. Además, en sus 40 frutas, estos árboles hacen alusión a un número recurrente en la Biblia, que aparece, por ejemplo, en los 40 días que duró el diluvio universal y los 40 días que demoró el pueblo de Israel en llegar a la Tierra Prometida.

Pero no es todo. La obra de Van Aken también alude a todo un grupo de connotaciones culturales que tradicionalmente asociamos a los árboles -como fertilidad, estacionalidad, linaje- y, por supuesto, a un conjunto nuevo de interpretaciones que nacen del trabajo original del artista. Entre ellos, cabe mencionar la sustentabilidad, la conservación, las formas que encontramos para producir nuestros alimentos y cómo utilizamos la naturaleza como forma de hacer arte. Como dice Van Aken, el verdadero significado estará en el ojo de quien lo mire.
arbol1-diarieocologia
Por otro lado, estos curiosos ejemplares no se quedan atrás como árboles frutales destinados al consumo humano. A diferencia de los árboles tradicionales, los árboles de 40 frutas no producen grandes cantidades de una sola variedad de fruta que se echa a perder al poco tiempo: producen cantidades moderadas de muchas clases. Además, como las frutas maduran en tiempos distintos -entre julio y octubre- tampoco inundan la casa de frutas sólo una vez al año.

martes, 20 de octubre de 2015

Los efectos colaterales de plantar un árbol

Por Laura Rocha - LA NACION
Descubren que las especies exóticas en el Sur corrieron a las hormigas
Plantar cualquier especie de árbol en cualquier lugar no siempre es bueno. Así lo revela un estudio científico que muestra un caso emblemático en la Patagonia argentina: después de casi 35 años, en las áreas forestadas con un tipo de pino ya no hay hormigas.

En medio del actual debate acerca de cuán conveniente es seguir forestando para luchar contra el cambio climático en esa región, la investigadora Amy Austin, profesora de la cátedra de Ecología de la Facultad de Agronomía de la UBA e investigadora del Conicet, advierte sobre los impactos ambientales impensados al tomar decisiones sin una base científica sólida.

"Mucha gente está proponiendo plantaciones de árboles para secuestrar carbono y mitigar el impacto humano sobre la concentración de CO2 en la atmósfera, pero no tenemos mucha idea de cómo estamos afectando los ecosistemas. Por ejemplo vimos que al forestar con pinos, las hormigas desaparecen de esos terrenos. Ahora estamos tratando de entender cuáles son las consecuencias de estos cambios tan radicales sobre la biodiversidad del suelo", comentó Austin, que desarrolló su trabajo junto a la bióloga Adelia González Arzac.

Las forestaciones en la Patagonia comenzaron en la década del 70 gracias a incentivos impositivos del Estado nacional, que buscaba aumentar la producción de celulosa y papel. Hoy, la superficie forestada allí es de casi 70.000 hectáreas. En su mayoría se implantaron especies exóticas, para lo que se removió el bosque nativo y, en particular, el bosque mixto de coihue y ciprés. Actualmente, estas plantaciones estarían acercándose al momento de ser taladas.

martes, 8 de septiembre de 2015

Argentina, en el top ten de un incómodo ranking ambiental

Resultado de imagen para deforestacion argentinaPor Matías Longoni (Clarin.com) - Está entre los países que más deforestan en todo el mundo: cada año pierde el 1% de sus bosques.


La Argentina está entre los países que más deforestan en todo el mundo: cada año pierde cerca de 300.000 hectáreas de sus apreciados bosques, lo que equivale al 1% de su masa boscosa total. Esta situación la coloca en el incómodo "top ten" de un ranking presentado hoy por la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) en el Congreso Forestal Mundial que se realiza en Durban, Sudáfrica. Figura novena entre los diez países que menos cuidan sus árboles nativos.

La FAO se ocupa de medir la evolución de los bosques en todo el mundo desde 1990, en coincidencia con la aparición en el escenario internacional de una creciente preocupación por el calentamiento global, el cambio climático y la necesidad de proteger los recursos naturales. En aquel entonces, según este registro histórico, la Argentina contaba con 34,7 millones de hectáreas de bosques naturales. Ahora -25 años despúes- se han reducido a 27,11 millones de hectáreas. Es decir que el país perdió en un cuarto de siglo el 22% de sus bosques, unas 7,6 millones de hectáreas.

De este modo, la Argentina desafortunadamente viene contribuyendo a la alarmante deforestación a nivel global. Según la FAO, desde 1990 se han perdido 129 millones de hectáreas, una superficie equivalente a todo Sudáfrica, país que alberga este congreso forestal que convocó a más de 4.000 especialistas. O la mitad de las 273 millones de hectáreas contenidas dentro de las fronteras argentinas.

En el ránking global de países que más desforestan Brasil ocupa tranquilamente el podio, con cerca de 1 millón de hectáreas del Amazonas erradicadas cada año. Lo siguen Indonesia (- 684 mil hectáreas anuales), Myanmar (-546 mil), Nigeria (-410 mil) y Tanzania (-372 mil). Paraguay aparece sorpresivamente en el sexto lugar, con la pérdida de 325 mil hectáreas cada año. Este fenómeno está muy vinculado con lo que también sucede en la Argentina, ya que ambos países comparten el llamado Gran Chaco, una de las regiones forestales más amenazada a escala global, con 10 millones de hectáreas que corren peligro por el avance de la agricultura.

La Argentina, donde la deforestación también estuvo muy ligada al avance de la soja en dicha región, quedó novena en el ránking de la FAO. Tomando en cuenta los últimos cinco años, desde la presentación del anterior informe, en el país se ha desmontado casi 1 millón y medio de hectáreas, o un promedio de 297 mil hectáreas cada año. Lo preocupante es que, a diferencia de Brasil, el ratio de deforestación es del 1% anual, mientras que en el vecino país (que dispone de superficies boscosas mucho mayores) representa apenas 0,2% del área total de bosques naturales.

lunes, 23 de marzo de 2015

Fuerzas Armadas hondureñas trabajan junto a civiles para proteger y reforestar bosques

Por Holger Alava - Dialogo
Más de 2.000 soldados y 100 oficiales de las Fuerzas Armadas de Honduras trabajan con civiles a lo largo del país para evitar y controlar incendios forestales a través del programa de gobierno “Chamba Comunitaria”.

La iniciativa, que creará unos 45.000 puestos de trabajo durante los próximos tres años, coordina el trabajo de civiles y personal del Ejército, e incluye esfuerzos de reforestación. Chamba Comunitaria sigue los esfuerzos de al menos 100 soldados en febrero, trabajando con pequeñas empresas, para contener incendios en el departamento de El Paraíso y garantizar la seguridad de las principales salidas en las ciudades afectadas.

Trabajando con las comunidades

Las tareas realizadas por los soldados implican un desafío físico. “Es un trabajo arduo con machetes y azadas”, manifestó el Coronel Fredy Pineda, Comandante del Comando de Apoyo al Manejo de Ecosistemas y Ambiente de las Fuerzas Armadas. “Estamos trabajando en el eje norte y en Danlí. Luego, nos trasladaremos a Olancho y la salida al sur. Hemos capacitado a siete municipios en el sector norte, incluyendo organismos de obras hidráulicas, fideicomisos y cooperativas, entre otros”.



Residentes hondureños asisten a un taller patrocinado por las Fuerzas Armadas de Honduras sobre prevención y control de incendios forestales. [Imagen: Fuerzas Armadas de Honduras]        Integrantes de las Fuerzas Armadas y la población civil participaron en una capacitación sobre las mejores formas de evitar y controlar incendios forestales. [Imagen: Fuerzas Armadas de Honduras]

“En el sur, hemos trabajado con las comunidades con los índices más altos de incendios forestales, tales como los cinco mayores municipios en el sur de El Paraíso, entre los que se encuentran Yauyupe y Texiguat. Los próximos puntos de capacitación son Siguatepeque, Guaimaca y San Marcos de Colón”.

En el marco del programa, residentes civiles son contratados para proteger a los bosques de incendios, mientras que personal militar apaga incendios y mantiene las cuencas. El personal de los departamentos de Comayagua y El Paraíso ha sido entrenado, con un enfoque en la educación de la población civil sobre cómo evitar incendios y maximizar la seguridad pública.

Chamba Comunitaria beneficiará especialmente a los municipios que son más vulnerables a incendios forestales durante los meses de verano, según lo determinado por el Instituto Nacional de Conservación y Desarrollo Forestal, Áreas Protegidas y Vida Silvestre de Honduras (ICF), que ha establecido zonas de riesgo y ha priorizado actividades de prevención.

El aporte municipal es vital en este desafío conjunto, según el Coronel Pineda. El Plan de Protección Forestal clasifica niveles de riesgo considerando variables tales como las condiciones meteorológicas del lugar, la cantidad de vegetación proclive a incendiarse en la región, la accesibilidad al lugar y su proximidad a las poblaciones civiles.

Patrullas a pie y tecnología

Como parte del trabajo de prevención, las fuerzas militares están aumentando la reforestación en zonas deforestadas y degradadas a través de la producción de 700.000 plantas en viveros. También realizan patrullajes de manera regular en estas zonas y llevan a cabo controles en puntos fijos y móviles con el objetivo de frenar la tala ilegal y el comercio de madera, que pueden dañar al medio ambiente e incrementar las posibilidades de que se produzcan incendios.

Por su parte, la Secretaría de Defensa Nacional, a través del Comando de Apoyo al Manejo de Ecosistemas y Ambiente de las Fuerzas Armadas, asignará personal a los diferentes municipios para proteger y conservar los bosques, la calidad del aire y el agua, así como también para reducir el impacto del cambio climático. Por ejemplo, el personal militar del Comando de Apoyo al Manejo de Ecosistemas y Ambiente de las Fuerzas Armadas enfocará sus esfuerzos en patrullar regiones forestales para inspeccionar si hay colillas de cigarrillos encendidas, que son la principal causa de los incendios forestales.

A su vez, el gobierno también ha realizado alianzas y acuerdos con empresas de telefonía móvil del país, facilitando torres de monitoreo forestal donde el personal militar puede activar la alarma y organizar una rápida respuesta en caso de incendio.

La educación también es un importante elemento del esfuerzo de prevención.

El 13 de enero, personal del Comando de Apoyo al Manejo de Ecosistemas y Ambiente de las Fuerzas Armadas dictó un taller sobre la prevención y control de incendios forestales en el municipio de Guaimaca, departamento de Francisco Morazán. Guaimaca es conocido por sus recursos naturales y su inmensa biodiversidad, rodeado de dos importantes reservas naturales; sin embargo, sus áreas forestales son utilizadas por grupos del crimen organizado para la tala ilegal e indiscriminada, lo cual daña el medio ambiente y aumenta las probabilidades de que se produzcan incendios forestales.

En otro programa educativo, el 24 de febrero, el ICF dictó un taller de prevención de incendios forestales en el programa Chamba Comunitaria. Al menos 40 alcaldes presentaron planes de protección forestal y control de plagas al Director Ejecutivo del ICF, Misael León Carvajal. Los asistentes aprendieron acerca de los proyectos forestales y los procedimientos administrativos del programa.

El ministerio de Derechos Humanos, Justicia, Gobernación y Descentralización, así como la Oficina Presidencial también participaron del taller.

La deforestación ha aumentado con el incremento del crimen organizado

La iniciativa de protección forestal está diseñada para proteger las 5,4 millones de hectáreas de regiones forestales que tiene Honduras, las cuales albergan una impresionante amalgama de ecosistemas, biodiversidad y belleza escénica.

Alrededor del 40 por ciento de la cubierta forestal, que equivale a 2,2 millones de hectáreas, se ve amenazada cada año por incendios. Los municipios con más cantidad de incendios forestales son el Distrito Central, Puerto Lempira, Danli, Juticalpa y Siguatepeque. Hasta junio de 2014, unos 68 incendios forestales habían afectado a 81.506 hectáreas.

Mientras tanto, la tasa de deforestación al este de Honduras había tenido una ligera disminución hasta el 2007. Ese año, grupos del crimen organizado en México tales como Los Zetas y el cartel de Sinaloa aumentaron significativamente sus operaciones al este de Honduras, talando árboles para construir pistas de aterrizaje clandestinas para aviones que transportan drogas.

Después de eso, la tasa de pérdida forestal en Honduras aumentó drásticamente. Entre 2007 y 2011, se multiplicó por nueve la pérdida forestal en zonas sensibles en términos ambientales al este de Honduras, de aproximadamente 20 km2 en 2007 a aproximadamente 180 km2 en 2011, según la revista Science.

El problema adquirió tal magnitud que en 2011, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) nombró a la Reserva de la Biosfera de Río Plátano —hogar de especies de animales exóticos y en peligro de extinción tales como osos hormigueros gigantes, jaguares, ocelotes y guacamayos— como zona de “Patrimonio de la Humanidad en peligro” .

viernes, 28 de noviembre de 2014

Presentaron nuevos clones de sauces

(INTA Informa) - Investigadores del INTA Delta del Paraná –Buenos Aires–desarrollaron seis nuevos cultivares de sauce, caracterizados por el rápido crecimiento, la forma y la aptitud maderera. Este logro amplía y mejora la disponibilidad forestal de la región.
Presentaron nuevos clones de sauces
El Delta del Paraná es el marco físico más importante para las plantaciones de Salicáceas –sauces y álamos– en el país. Los sauces se adaptan bien a los sitios bajos, predominantes en la región Delta, considerándose un género forestal clave para aumentar sustancialmente la superficie plantada en la cuenca. Por esto, investigadores del INTA presentaron seis clones de sauces que se caracterizan por el rápido crecimiento, la forma y la aptitud maderera.

“Con el objetivo de ampliar y mejorar la disponibilidad varietal pudimos inscribir los nuevos sauces: Agronales INTA-CIEF, Los Arroyos INTA-CIEF, Géminis INTA-CIEF, Lezama INTA-CIEF, Ibicuy INTA-CIEF y Yaguareté INTA-CIEF”, expresó Teresa Cerrillo, investigadora del Programa de Mejoramiento Genético del género Salix del INTA Delta del Paraná.

Los clones, que fueron inscriptos recientemente en el Registro Nacional de Cultivares del Instituto Nacional de Semillas (INASE), se destacan por la velocidad de crecimiento, calidad del fuste, sanidad, adaptación y aptitud de la madera para usos industriales.
De acuerdo con Cerrillo, “para la obtención de esta primera serie de clones mejorados, se realizaron cruzamientos controlados y libres y se amplió la base genética”.

“Debido a las diferencias clonales que poseen, se pueden realizar recomendaciones específicas para la plantación según las características del sitio”, indicó la especialista quien explicó: “Agronales INTA CIEF y Géminis INTA CIEF prosperan en sitios bien drenados y altos –como caídas de albardón– y no resultan adecuados para ambientes con alto riesgo de anegamiento prolongado”.

De acuerdo con Cerrillo, “para la obtención de esta primera serie de clones mejorados, se realizaron cruzamientos controlados y libres y se amplió la base genética”.

Por su parte, Ibicuy INTA-CIEF, Yaguareté INTA-CIEF, Lezama INTA-CEF y Los Arroyos INTA-CIEF mostraron mayor rusticidad a inundaciones críticas –eventos extremos y prolongados–.
En general, todos poseen buena aptitud para usos sólidos y, cuatro de los seis, demostraron también excelentes propiedades tecnológicas para la industria del papel como resistencia al rasgado, a la tracción y opacidad. “Estas características representan una valiosa aptitud doble propósito”, dijo la especialista del INTA.

En este sentido, Yaguareté INTA-CIEF, Lezama INTA-CIEF, Los Arroyos INTA-CIEF, Géminis INTA-CIEF y Agronales INTA-CIEF se destacan por su aptitud para papel y para usos sólidos. “Este atributo, junto a la mejor forma y el crecimiento rápido, constituyen una innovación tecnológica en sí, ya que hasta el momento ningún clon tradicional poseía ese perfil integrado”, destacó Cerrillo.
Asimismo, la técnica del INTA aseguró que “si bien la selección de materiales está primordialmente orientada al territorio Delta del Paraná, estos clones seleccionados están siendo probados en otras regiones como Río Negro, Neuquén, Chubut, Mendoza, Cuenca del Salado y Tucumán”.

Los seis genotipos experimentales se encuentran en la etapa temprana de mejoramiento, lo cual dará continuidad al programa para futuras liberaciones de material mejorado. Se obtuvieron en el marco del Proyecto Nacional de Mejoramiento Genético del INTA, con apoyo del Programa de Domesticación y Mejoramiento de Especies Forestales Nativas e Introducidas para Usos de Alto Valor (PROMEF) .
Los clones, que fueron inscriptos recientemente en el INASE, se destacan por la velocidad de crecimiento, calidad del fuste, sanidad, adaptación y aptitud de la madera para usos industriales.

- See more at: http://intainforma.inta.gov.ar/?p=24702#sthash.nJApaQ7S.dpuf

martes, 27 de noviembre de 2012

El árbol que puede salvar al mundo

En Texas están utilizando un árbol que podría purificar un suelo infértil y dejarlo listo para ser utilizado en cualquier tipo de cultivo. Y no sólo eso, sino que este árbol absorbe 10 veces más dióxido de carbono que cualquier otro árbol, y arroja mucho más oxígeno. ¿Qué árbol? El Kiri.
el arbol que puede salvar El árbol que puede salvar al mundo

El árbol Kiri, originario de China, es también conocido como árbol Emperatriz o Paulownia tormentosa. Suele crecer entre 10 a 25 metros de altura, con troncos de entre 7 y 20 decímetros de diámetros. Pero se caracteriza por sus grandes hojas, que llegan a los 40 centímetros de ancho.
el arbol que puede salvar1 El árbol que puede salvar al mundo
Es un árbol popular como ornamento, así se hicieron famosos en Japón, y desde allí entraron en Europa en 1834. Pero lo que lo hace tan distintivo es su supervivencia a diferente inclemencias. Por ejemplo sobreviven al fuego, ya que pueden regenerar sus raíces y vasos de crecimiento de forma rápida. También tolera la polución, y no exige suelos fértiles.
Es por esta razón que se la utiliza como “planta pionera”, o sea que el kiri es un árbol que puede proveer un buen abono a una tierra previamente poco fértil. Sus hojas son ricas en nitrógeno (buen abono) y las raíces previenen la erosión.  Como si fuera poco, crece muy rápido.

Pero lo malo del Kiri es que cuando tiene que competir con otros árboles más altos que le dan sombra no prospera.

el arbol que puede salvar2 El árbol que puede salvar al mundoEn Texas ha comenzado un proyecto llamado Kiri Revolution (La Revolución Kiri) que consiste en plantar un millón de kiris para así dejar el suelo purificado y lograr que recupere sus propiedades. El proyecto es llevado a cabo por Chris Sanders y Brittany Turner que no sólo eligieron al kiri por sus propiedades fértiles sino porque también absorbe diez veces más dióxido de carbono que cualquier otro árbol en el mundo, y como si fuera poco emite grandes cantidades de oxígeno. O sea que es ideal para la lucha contra el cambio climático.
Texas tiene el suelo, el aire y el agua muy contaminada. Por eso Sanders y Turner eligieron al kiri, que puede prosperar en suelos y aguas contaminadas, al tiempo que purifica la tierra en la que crece.

297463836 a13e535055 El árbol que puede salvar al mundoOtra ventaja es que el kiri es el árbol de crecimiento más rápido del planeta. En apenas ocho años, una semilla de kiri llega al tamaño de un roble de 40 años. En sólo un año llega a los cuatro metros y medio de altura.


Como si fuera poco sus hojas pueden utilizarse para hacer un rico té, y al parecer sus flores, de rico aroma, atraen a las abejas y generan una miel más rica, eso dicen.

El kiri es el árbol del futuro, se dice en muchos medios. Pero creo que es el árbol del presente, ahora mismo lo podemos aprovechar.  Pueden ser de gran ayuda contra el calentamiento global y contra la desertificación.

Otra feliz coincidencia con Proyecto Pragmalia: 
http://proyectopragmalia.blogspot.com.ar/2009/08/191-incrementar-la-forestacion-con.html

jueves, 16 de febrero de 2012

Un país con un potencial enorme

Hay 4,5 millones de ha forestables; reclaman incentivar la industrialización
Si algo caracteriza a la forestación en la Argentina es que todavía tiene un potencial enorme para seguir creciendo. No sólo en materia de producción primaria, sino que queda mucho por avanzar en el camino de la generación de valor agregado.

"En la Argentina hay 1,2 millones de hectáreas forestales cultivadas", dijo José Urtubey, vicepresidente de la Asociación Forestal Argentina (AFOA). El potencial que todavía existe para este sector es enorme, si se tiene en cuenta que hay disponibles unas 4,5 millones de ha que no compiten con la agricultura, porque se trata de suelos degradados. Desde AFOA creen que el avance sobre esas tierras no sólo redundaría en ventajas económicas, sino también ambientales, porque evitaría la erosión y desgaste de esos suelos y por la captura de carbono.

El potencial no sólo está marcado por la disponibilidad de tierras, sino también por la productividad que éstas tienen. Mientras que en Canadá un pino tarda 80 años en crecer, en la Argentina llega a la etapa productiva en 18 años. Este dato adquiere más valor si se tiene en cuenta que esas especies fueron importadas de Canadá.

Hoy, la forestación representa poco más del 1% del PBI y genera 500 mil empleos directos e indirectos. Hay provincias para las que esta actividad es vital. Es el caso de Misiones, donde se calcula que el 70% de la población depende de la industria forestal, según explicó AFOA.

"El punto en el que la Argentina necesita dar un salto de calidad importante es en la industrialización. Hoy hay un stock de madera de 24 millones de metros cúbicos. Sólo se industrializa el 50%. El resto, no sólo está inutilizado, sino que puede empezar a tener problemas sanitarios", explicó Urtubey.

Según Lucrecia Santinoni, directora nacional de Producción Agrícola y Forestal, "la decisión de crear la subsecretaría de Valor Agregado y Nuevas Tecnologías, tiene como principal objetivo la ejecución de herramientas de promoción y apoyo de todos los emprendimientos vinculados al agregado de valor de los productos de origen agropecuario. Por supuesto entre estos se encuentran los forestales", y agregó: "Diría que es una de las estrategias más importantes para darle impulso, no sólo a ese sector, sino para desarrollo económico territorial en general".

Santinoni explicó que a nivel forestal, hasta ahora, se vino trabajando en el marco de la Ley de Promoción Forestal 25.080 y su prórroga, la 26.432. "Estas normas prevén el financiamiento de hasta el 80% de los costos de implantación, y las tareas de raleo y poda en áreas forestadas". La ley 25.080 comenzó a ejecutarse en el 2000. Hasta la fecha, el monto ejecutado supera los $ 430 millones, los beneficiarios son casi 30.000 y los planes presentados son algo más de 20.000, dijo Santinoni.

Un aspecto importante por tener en cuenta es que "sólo se financian proyectos que estén en concordancia con la ley 26.331, de presupuestos mínimos, cuya autoridad de aplicación es la Secretaria de Ambiente", aclaró Santinoni. Entre las cuestiones consideradas está la prohibición de la explotación de áreas naturales protegidas.

Para fomentar el valor agregado de la actividad, además, se está ejecutando una donación del Banco Mundial, que se destina principalmente a la investigación y desarrollo de las alternativas de industrialización. Según Santinoni, también se están analizando modelos corporativos de producción forestal, para fomentar la asociación de productores, para el establecimiento de pequeños aserraderos o la generación de energías alternativas a partir del aserrín desechado.

Sin embargo, pesa sobre el país un estigma, que funciona como un obstáculo para las actividades cuya rentabilidad se obtiene en el largo plazo. Según un informe elaborado por el Foro de Inversiones y Financiamiento, de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés), "la inestabilidad política de la Argentina es un factor que limita las inversiones extranjeras y domésticas para este sector". El informe fue publicado en noviembre de 2010.

Otras de las limitantes mencionadas fueron las "retenciones a la exportación", "la deficiencia logística", "los problemas de abastecimiento energético", y "la percepción negativa que tiene la sociedad hacia este tipo de actividades". En este caso particular, menciona el conflicto desatado con Uruguay por la instalación de las papeleras en Fray Bentos.

DIXIT
"Hoy hay un stock de madera de 24 millones de metros cúbicos. Sólo se industrializa el 50%. El resto, no sólo está inutilizado, sino que puede empezar a tener problemas sanitarios". José Urtubey , vicepresidente de AFOA .

Fuente: Diario La Nación

Las múltiples caras de la forestación

Por Mercedes Manfroni para LA NACION
Un nuevo concepto de forestación. No sólo se trabaja cada vez más con bosques implantados, proceso que comenzó a gestarse hace 40 años, con el fin de proteger los bosques nativos. Sino que, además, empezó a generarse una diversificación de la actividad que no termina con la tala de la madera. Es que la industria forestal tiene un gran potencial de crecimiento. Sólo se industrializa el 50 por ciento de la madera que se produce.

Alto Paraná, una de las firmas forestales más importantes de la Argentina y del mundo, es un claro ejemplo de esta tendencia que busca agregar valor a los bosques implantados, maximizar los servicios ambientales y hasta generar energía alternativa a través de los desechos del proceso industrial. En su caso particular, también se está trabajando en la puesta en marcha de un emprendimiento turístico. Esta diversificación del negocio fue la que determinó que Alto Paraná recibiera el año pasado el premio a la Excelencia Agropecuaria La Nacion Banco Galicia. Esta empresa, de origen chileno, fue creada en 1975. Funciona en la Argentina desde 1996, en donde radicó el aserradero más grande de América latina, ubicado en Misiones.

En esa provincia la empresa tiene dos plantas más. Además, allí posee 233.000 hectáreas de bosques. Pero se fue expandiendo por el territorio nacional y ya posee emprendimientos en Santa Fe, Buenos Aires y Entre Ríos, que suman 25 mil hectáreas más. Por año, factura 2500 millones de pesos. Cerca de 55% de su producción se destina al mercado externo y el resto al local. "Anualmente, implantamos entre 7000 y 9000 hectáreas, que equivalen a unos 13 millones de árboles", dijo Pablo Mainardi, gerente general de Alto Paraná, y agregó: "Nosotros sólo industrializamos bosques implantados".

De las 233.000 hectáreas que tienen en Misiones [provincia cuya superficie total es de 3 millones de hectáreas], la mitad fueron cultivadas por la empresa, mayoritariamente con pinos, pero también con algo de eucaliptos. La otra mitad son importantes reservas que no pueden tocar, entre ellas, la Reserva San Jorge que contiene los pocos Palos Rosas que quedan en la provincia y la mayor cantidad de sus Yaguaretés. "La idea es abrirla a la comunidad en forma muy cuidada y generar algunos proyectos turísticos", comentó Mainardi. Y anticipó que planean que la visita a la reserva se convierta en un paseo más de la oferta que tiene Misiones en materia de turismo.

Valor agregado
"Tenemos tres líneas de negocios para industrializar la ruralidad", dijo Mainardi, utilizando el concepto elegido por la presidenta Cristina Fernández y el Ministerio de Agricultura. Uno de los caballitos de batalla de Alto Paraná es la planta de MDF (tableros de madera de mediana densidad) que comenzó a funcionar en 2002, y requirió una inversión de 100 millones de dólares. Este producto se utiliza en la fabricación de muebles y en la construcción. Con él se consiguen mejores terminaciones que con el aglomerado.

El año pasado, se hizo otra importante inversión, de 50 millones de dólares, con la que se levantaron dos plantas. Una de ellas, de Celulosa Fluff, material que se utiliza para producir papel y papel tissue, como para fabricar el material absorbente que se usa para pañales. En la otra planta se recubren con melamina los tableros de MDF.

Hoy los mercados más importantes que tiene la Argentina para su celulosa son Brasil, Sudáfrica y China. A los dos primeros también se dirigen los tableros de MDF. Pero hay mercados a los que se exporta esporádicamente, como sucede con los países de Medio Oriente.

Según Mainardi, la crisis económica mundial deprimió los precios de los productos de la industria forestal. Por eso, para las empresas del sector, es importante mejorar la productividad de la actividad. Sobre la base de la selección de sus mejores variedades, Alto Paraná consiguió incrementar en un 50% el rendimiento de sus especies, en los últimos 15 años.

Energías alternativas
Pero hay otras formas de mejorar la competitividad de la empresa, que no dependen exclusivamente de la productividad de los bosques. Alto Paraná, a partir de los desechos de sus procesos industriales, comenzó a generar la energía para autoabastecerse. Se trata de energía limpia que se obtiene de la combustión de los desechos de la madera. Con la energía que sobra también se abastece a la red provincial.

De esta manera, no sólo se aprovechan los desechos y se ahorra energía, sino que también se genera huella de carbono positiva, condición que tienen en cuenta los mercados internacionales a la hora de importar un producto.

Aunque la humedad de Misiones hace poco probable la hipótesis de incendios, la empresa sabe que, frente a esos accidentes, "lo fundamental es llegar rápido", señaló Mainardi. Por eso es que Alto Paraná creó sus propias brigadas contra los incendios forestales y también trabaja con las comunidades para concientizar y capacitar a la gente para que pueda ayudar a evitarlos.

Con este tipo de inversiones, tan focalizadas en el largo plazo, cuya rentabilidad comienza a percibirse recién después de transcurridos los primeros 15 o 18 años, la Ley de Tierras y sus consecuencias merece un capítulo especial. "Lo que hay que esperar es que el decreto reglamentario contemple que los proyectos productivos y, especialmente los forestales, puedan seguir funcionando", dijo Mainardi, esperanzado. La preocupación de este sector, radica en el límite de hectáreas productivas que pueden estar en manos de extranjeros. En la pampa húmeda no pueden ser más de 1000 hectáreas. Estas dimensiones no alcanzan para satisfacer los requerimientos de la industria forestal.

OTRA FACETA

Recursos humanos.
La capacitación de los recursos humanos es otro aspecto fundamental que determina la productividad y que también está contemplado por Alto Paraná. La empresa sostiene dos colegios en Misiones: Los Lapachos, en Puerto Esperanza, con 493 alumnos, y Nuestra Señora de los Milagros, en Puerto Piraí, a la que concurren 450 estudiantes...

Plan.
Varios de los profesionales que hoy están trabajando en la empresa se formaron en los colegios que apoya Alto Paraná como parte de su programa de Responsabilidad Social Empresaria. En total, la empresa tiene 1700 empleados y se calcula que son 4000 personas las que trabajan de manera directa e indirecta.

500.000 Empleos
Son los que en forma directa e indirecta genera la forestación. Además representa poco más del 1 por ciento del producto bruto interno del país. El stock de madera es de 24 millones de metros cúbicos y se industrializa sólo el 50 por ciento de esa producción.

2500 Millones de pesos
Son los que factura Alto Paraná en la Argentina. Por año, la firma implanta entre 7000 y 9000 hectáreas, que equivalen a unos 13 millones de árboles. En Misiones posee 233.000 hectáreas y tiene emprendimientos en Santa Fe, Buenos Aires y Entre Ríos.

sábado, 5 de noviembre de 2011

¿Qué beneficios produce la forestación?

Por la Fundación Siglo XXI
El mercado mundial de productos forestales es de 140.000 millones de dólares con tendencia creciente. Supera al mercado combinado de gra­nos y oleaginosas o al de carnes y lácteos. Además opera sin barreras ni restricciones comerciales a diferencia del mercado de cereales y carnes.

Mientras que el proteccionismo agrícola de los países desarrollados hace cada vez más dificultosos esos mercados, los productos forestales constituyen un “commodity” libremente ‘transable’. Ambas tendencias se irán acentuando en el futuro, porque los países desarrollados están decididos a asegurar el autoabastecimiento de alimentos a cualquier costo, mientras que, paralelamente restringen la tala de árboles por motivos ambientales. Argentina debería replantearse su rol en el mundo como abastecedor de productos forestales en gran escala. Uruguay está aplicando una política inteligente en ese sentido. Deberíamos seguir ese ejemplo.

Argentina tiene todas las condiciones para in­ser­tar­se exitosamente en ese mercado capturando el 10 % de la demanda, lo que supone ex­por­ta­cio­nes por 14.000 millones de dólares anuales. Argentina tiene entre 18 y 20 millones de hec­tá­reas de suelos con aptitud forestal, incluyendo unos 5 millones de hectáreas sin usos agro­pe­cua­rios alternativos. Actualmente sólo se explota el 5 %: un millón de hectáreas.

De las 20 millones de hectáreas, 11 millones tie­nen condiciones óptimas, en las cuales el cre­ci­mien­to de las especies es más del doble de países forestales exitosos. Esto significa que el tiempo de espera para ingresar a la etapa de corte y explotación comercial es más reducido. La fo­res­ta­ción no es un negocio de países pobres: los principales exportadores mundiales son países desarrollados: Estados Unidos, Canadá, Suecia, Finlandia, Alemania, Japón y Reino Unido.

La forestación es especialmente oportuna en un país que padece fuerte desempleo: un millón de hectáreas implican 100.000 empleos (entre directos e indirectos). Entre el 40 % y el 55 % del costo forestal es mano de obra. La forestación es demandante de mano de obra no calificada, que puede ser adiestrada rápidamente atacando en su raíz el problema de la desocupación estructural. Además es un factor de equilibrio regional porque se desarrolla en provincias periféricas como Corrientes (1.543.000 hectáreas); Misiones (880.900 hectáreas); Jujuy, Salta y Tucumán (2.172.000 hectáreas); Chubut, Río Negro y Neuquén (3.871.000 hectáreas).

Las industrias vinculadas al sector forestal se ubican cerca de los bosques por la ele­va­da incidencia de los fletes de los insumos. Por ende, la forestación implica la industrialización de la región cerca de las fuentes de abastecimiento. Es pues un ciclo agro industrial completo que se implanta en provincias periféricas que necesitan generar empleo y producción.

Un instrumento vital para el éxito de la política forestal es el reintegro de una parte de los gastos directos de forestación. Contamos con la herramienta legal idónea: la ley 25080 que ha sido exitosa ya que en el 2001 se alcanzó por primera vez en la historia 100.000 hectáreas en un año, quintuplicando el comienzo de la década del 90. Lo más importante es que forestar significa empleo productivo hoy y divisas seguras, mañana.

Argentina salió de la crisis de la deuda externa de 1890 exportando granos y car­nes. Ahora puede hacerlo además con madera y derivados. Cada millón de hectáreas forestadas genera ex­por­ta­cio­nes por 1.200 millones de dólares anuales, si se alcanzan los grados de industrialización ade­cua­dos. Para que el proceso sea viable es necesario dar accesibilidad a las tierras que se puedan forestar. De otro modo no se podría sacar la producción. El plan de caminos rurales pavimentados apunta en esta dirección.

La forestación en gran escala constituye una respuesta inteligente a las crónicas inundaciones de la región pampeana. Es más fácil dispersar el agua en la atmósfera que llevarla al Atlántico, debido a la falta de pendiente, como enseña con acierto el experto forestal Ing. José Edgardo Torres. Cada eucaliptus actúa como una pequeña máquina bombeadora que transfiere a la atmósfera a través del follaje el agua sobrante del subsuelo. Podemos plantar 7.000 millones de “bombas extactoras” de agua en 4.9 millones de hectáreas de la región pampeana.

La forestación es la respuesta inteligente al recalentamiento de la atmósfera. Los países desarrollados –grandes generadores de anhídrido carbónico– están subsidiando los bosques que se implanten en gran escala. La atmósfera y la bios­fe­ra es una sola; estaba ‘globalizada’ antes de que esta palabra se pusiera de moda y los efectos positivos de la forestación en gran escala serán percibidos también en el resto del mundo.

Zonas para Forestación
En síntesis, la industria forestal tiene las siguientes ventajas:
1°.- Es generador de empleo.
2°.- Es un producto exportable.
3°.- La celeridad del crecimiento es mayor que la de países tradicionalmente productores como Suecia, Estados Unidos o Chile.
4°.- Afianza el desarrollo de las economías regionales ya que las industrias vinculadas al sector forestal se ubican cerca de los bosques por la fuerte incidencia de los fletes.
5°.- Finalmente, la forestación tiene un triple impacto ecológico positivo:
a) como generador de oxígeno;
b) como elemento balanceador del cambio climático y
c) como prevención de la erosión de los suelos.

La meta es la forestación de cinco millones de hectáreas, lo que proporcionaria 100.000 empleos. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...