Mostrando entradas con la etiqueta Economía. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Economía. Mostrar todas las entradas

miércoles, 8 de marzo de 2017

Subastan en Capital un terreno del Ejército y buscan obtener más de u$s 20 millones

En el predio funcionan canchas de fútbol que se desocuparán en un añoPor  FLORENCIA LENDOIRO - Cronista.com
Son 5200 m2, en una zona clave del barrio porteño de Nuñez donde se pueden construir 20.000 m2. Aseguran que el valor inmobiliario supera los u$s 4500 por m2.

En el predio funcionan canchas de fútbol que se desocuparán en un año

La Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE) difundió la subasta de un nuevo terreno público en una zona clave de la Capital Federal. Se trata de un predio de casi 5200 metros cuadrados en Campos Salles y Arribeños, en el barrio de Nuñez. Está rodeado de torres residenciales de lujo, donde el valor inmobiliario supera los u$s 4500 por metro cuadrado. Su ubicación tiene un potencial adicional, está ubicado frente al Tiro Federal donde se proyecta crear el Parque de la Innovación, un mega emprendimiento oficial que concentrará centros de estudios y de investigación, residencias y zonas de recreación impulsado por el gobierno porteño que intenta tener su propio Silicon Valley.

La subasta de este terreno en Nuñez se llevará adelante el 16 de marzo y tiene un precio base de u$s 17 millones. Pero fuentes vinculadas a la operación confían en que no se venderá por menos de u$s 20 millones. La estimación está basada en que allí pueden desarrollarse inmuebles mixtos (residencias y de oficinas), y por la zonificación se podrían construir cerca de 20.000 metros cuadrados.

Actualmente, el predio está ocupado por la firma Bmax (que alquila canchas de fútbol) por un contrato que oportunamente celebró con el Estado Mayor General del Ejército. El plazo de ese contrato ya está vencido y aunque la firma intentó comprar el predio por ser un legítimo ocupante, el gobierno de la Ciudad decidió llevarlo a subasta para transparentar la venta.

Con esa empresa ya se suscribió un convenio de desocupación, que se hará efectivo el 31 de marzo del año próximo "libre de enseres y personas, en buen estado de aseo y conservación, con la totalidad de las obras y mejoras que hubiere realizado", según se explica en el pliego de la subasta. Bmax además, está obligada a pagar en concepto de contraprestación por la ocupación del inmueble hasta la fecha de su restitución, $ 124.500 mensuales.

Para los desarrolladores interesados en este inmueble, esa ocupación no sería problema en principio ya que se descuenta que los trámites, planos y todo lo que debe realizarse antes de comenzar cualquier construcción demora hasta un año. En ese tiempo además, no se necesitará hacer un mantenimiento de la propiedad ni utilizar presupuesto para la seguridad dado que continuará en funcionamiento.

En el mercado, ya hay varios interesados en participar de la subasta. Se calcula que con el precio estimado el valor de incidencia de la tierra en el proyecto es de u$s 850. En terrenos de esas características, de los que además hay muy pocos actualmente en la Capital Federal, la incidencia supera los u$s 1500.

Si el valor de la construcción oscila también los u$s 1500, como explica Damian Tabackman (responsable del criterio inmobiliario incluido en el proyecto urbanístico que ganó el concurso del Parque de la Innovación), el margen que se obtiene por metro cuadrado en el eventual desarrollo que se genere será muy alto.

En el edificio Chateau, ubicado en la manzana contigua al terreno que sale a subasta, están a la venta departamentos a valores que superan los u$s 4500.

Hoy mismo el inmueble de Campos Salles estará en exhibición mientras que la subasta se llevará a cabo el jueves 16 al mediodía en la sala "Néstor Kirchner" de la AABE. Se necesita inscripción previa para participar.

El Banco Central destruirá 10 millones de billetes por día

Por Francisco Jueguen - LA NACION
Por el excedente de papeles, impulsa la eliminación de $ 1000 millones cada 24 horas; quiere que en entidades como Pago Fácil se pueda abonar con débito

Podría decirse que la Argentina tiene su propio Fort Knox. Debido a la decisión del Banco Central de no aceptar más efectivo de los bancos privados, sumado a la baja demanda de crédito en pesos, las mejores tasas en dólares y el blanqueo de capitales, entre otras causas, los bancos rebasan de efectivo, lo que tiene un costo logístico del que nadie quiere hacerse cargo.

Por el excedente de papeles, impulsa la eliminación de $ 1000 millones cada 24 horasLa situación no es inocua y puede tener impacto. Las entidades financieras advirtieron que cobrarían una tasa a los depósitos en efectivo de las compañías privadas y éstas amenazaron con trasladarles ese costo a los consumidores. En ese marco, el Central aceleró su proyecto para impulsar el uso de medios de pago electrónicos y su capacidad de destrucción de billetes. Por eso, los bancos aplazaron su amenaza por 180 días.

Por el excedente de papeles, impulsa la eliminación de $ 1000 millones cada 24 horas. Foto: Archivo

Una de las medidas que prevé impulsar el Central es, por ejemplo, que las recaudadoras extrabancarias (Pago Fácil y Rapi Pago, entre otras) puedan recibir pagos con tarjeta de débito o transferencias y así reducir los depósitos en efectivo.

Pero además el Gobierno aceleró la eliminación de billetes deteriorados. La entidad profundizó ese último proceso gracias a una nueva máquina recientemente adquirida con ese objetivo por los bancos privados y prestada al BCRA. Se espera estar a la brevedad en condiciones de destruir alrededor de 10 millones de billetes por día, principalmente de $ 100. Se esfumarían así cerca de $ 1000 millones cada 24 horas.

"No hay que asustar a la gente. No hay un plan para que tengan que traer los billetes de $ 100. Van a tener validez un tiempo todavía", dijeron en el BCRA. Sin embargo, allí ya apretaron el acelerador. Desde que entró en funcionamiento la nueva máquina, se viene aumentando la cantidad de billetes destruidos. Por caso, en enero, se trituraron el equivalente al 40% del total de 2016.

En la misma sintonía, según el banco rector, en 2016 la cantidad de transacciones con tarjeta de débito creció un 16% y con tarjeta de crédito, un 11%, según la Cámara de Tarjetas (Atacyc). En tanto, las transferencias electrónicas (vía home banking, aplicaciones de celulares o cajeros) crecieron entre 2015 y 2016 -según el BCRA- un 30% medido en cantidad de operaciones y un 69% si se lo mide en montos.

Por otro lado, aunque parecen difíciles de hallar en la calle, en el Gobierno afirman que cada vez circulan más billetes de $ 200 y $ 500 para reemplazar la gran emisión de billetes de $ 100 que hasta 2015 impulsaba el kirchnerismo para no reconocer la inflación. En la actualidad, los dos billetes de más alta denominación ($ 200 y $ 500) son el 24% del circulante. En tanto, los de $ 100 pasaron en un año de representar el 91% a ser hoy el 70%.

¿Por qué sobra efectivo? Los dólares se quedaron en los bancos tras la salida del cepo gracias a las buenas tasas. Luego de que bajaron, muchos se pasaron a letras, que una vez pagadas quedaban en las entidades. A eso se sumó el éxito del blanqueo de sumas pequeñas y en efectivo, obligadas a permanecer en cuentas hasta fines de este mes. A pesar de que se registró menor emisión que durante 2015, el sobrante de pesos tiene que ver con la baja demanda de créditos. Además, en las últimas semanas se sumó que muchos bancos desarmaron sus posiciones en Lebac. Fuentes privadas estiman que hay $ 35.000 millones que los bancos no quieren guardar. Todo se agravó a fines de diciembre pasado, cuando el BCRA dejó de recibir el efectivo de los privados, también por falta de espacio, y buscó para eso crear un mercado de oferta y demanda de billetes entre entidades, que ya está operativo.

El BCRA ya impulsó la gratuidad de las transferencias electrónicas para las personas, de las cajas de ahorro con tarjeta de débito, los alias CBU (ya hay 120.000) y la habilitación de nuevos medios de pago, como las billeteras electrónicas o los POS móvil. No obstante, la decisión de profundizar estos medios ya pone en alerta a algunos sectores, como los transportistas.

martes, 28 de febrero de 2017

La otra deuda interna: el Estado enfrenta demandas por más de $ 244.500 millones

El Estado enfrenta demandas por más de $244.500 millones foto: Archivo Por Diego Cabot - LA NACION
La cifra corresponde sólo a aquellas cuyo monto está determinado y excluye los juicios jubilatorios; en total, son 603.426 expedientes; a su vez, el Estado es reclamante en causas por $ 221.551 millones.

Se necesitan 12 cifras y un poco de imaginación para entender lo que significa la monstruosa cantidad de pesos que suman los millones de juicios que tienen al Estado como reclamante o como demandado.

El Estado nacional, los organismos autárquicos y las empresas privadas acumulan 2.279.969 causas, un magma de papeles y de reclamos cruzados que es difícil de mensurar. Sólo para poner una métrica que se entienda. Si cada expediente acumulase tres cuerpos de papel (en general tienen más) y se pusieran uno arriba del otro, la pila de expedientes tendría 456 kilómetros de altura, algo así como unos 1425 edificios de 20 pisos. ¿Será justicia?

La cuenta que se acumula detrás de millones de fojas es también impresionante. De acuerdo con los datos que maneja la Procuración del Tesoro de la Nación, la Argentina es demandada en 603.426 expedientes, de los cuales sólo 309.479 son los reclamos que se hicieron en los últimos 15 años por los jubilados por diferentes razones que tienen que ver con los desajustes jubilatorios del kirchnerismo. El resto de las demandas, la gran mayoría patrimoniales, llegan a 293.947 juicios.

Si se excluyen las demandas jubilatorias -la reparación histórica en marcha terminará con una gran cantidad de ellas-, el monto que en su conjunto se le reclama al Estado es de 12 cifras: los expedientes en trámite en los cuales está nominado el monto suman 244.509 millones de pesos. Carlos Balbín es el procurador del Tesoro de la Nación. "La gran mayoría de los juicios contra el Estado son patrimoniales. Esa cifra, en realidad, sólo contiene los juicios cuyo monto está determinado, los otros, claro está, no se incluyen", dijo a LA NACION. Todo eso sin contar los reclamos jubilatorios.

El Estado no sólo es el más demandado del país, sino también el que más juicios tiene iniciados. De aquel total de 2,27 millones de pleitos, existen en el país 1,676 millones de juicios en los que es el reclamante y que suman 221.551 millones de pesos. En ellos los abogados de organismos públicos, centralizados o descentralizados y de sociedades estatales tratan de cobrar dinero de particulares o empresas.

"Desde hace un año que estamos con el trabajo de poner al día este registro de juicios en los que el Estado es parte. Cuando llegamos encontramos cierta desorganización en los datos, ya que algunas reparticiones no informaban o lo hacían mal o con algún tipo de faltante de datos", dijo Balbín.

El servicio jurídico del Estado tiene como último responsable a la Procuración del Tesoro de la Nación. Pero este vértice de la pirámide legal estatal no quiere decir que esta repartición tenga todas las representaciones. Cada uno de los organismos, centralizados, autárquicos o sociedades del Estado, tiene su departamento jurídico. "Salvo algunas causas, la Procuración del Tesoro sólo entiende cuando algún ministro pide explícitamente la intervención de este cuerpo de abogados", dice Balbín. Eso sí, cada una de las partes que inician un reclamo debe informar en un determinado plazo a la procuración, aunque los abogados defensores sean de un determinado departamento legal. Ése es el caso del polémico juicio del Correo Argentino en el que el grupo Macri reclama una millonaria indemnización al Estado. Iniciado en junio de 2016, jamás se informó a la procuración. Hace una semana, el Gobierno se presentó y pidió la caducidad de instancia, una manera de terminar el proceso por la inactividad de la parte actora por seis meses.

Balbín cree que este número está cercano a lo que efectivamente ocurre. "Es una reconstrucción artesanal la que hacemos desde hace meses, ya que no estaba unificado el registro. Pero creo que estamos cerca del número final. Además, hay ciertas empresas públicas que consideran que no están obligadas a entregar la información, por eso se podría sumar algo más", contestó. La obligación de informar cada proceso estaba regulada desde 2000, pero el año pasado se firmó una resolución para poner plazo de entrega de los datos.

De las 293.947 demandas que el Estado tiene en su contra, una vez descontados los juicios de los jubilados, 158.903 son por reclamos de las Fuerzas Armadas y de las fuerzas de seguridad. Ése es otro de los enormes pasivos que se gestaron en los últimos años también de la mano de diferencias en el sistema de retiro de los militares. En el Gobierno dejaron traslucir que también se le busca una salida a esta enorme deuda previsional que se ha judicializado.

Entre las demandas están los llamados "temas especiales". Dentro de ese ítem se cuentan 26.370 causas, la gran mayoría con reclamos millonarios. Los expedientes que se iniciaron tras la explosión del arsenal de municiones en Río Tercero, los que vinieron detrás del incendio de Cromagnon, los que aún están pendientes sobre el atentado de la AMIA o los daños y perjuicios que promovieron las víctimas de la tragedia de Once son algunos de ellos. Además, están algunas ejecuciones fiscales, todos los reclamos de empleados públicos y los expedientes que tramitan como consecuencia de la acción del Estado y que pudieran haber afectado a la propiedad participada que se les entregó a los empleados cuando se privatizaron los servicios públicos. Los accidentes ferroviarios también se cuentan de a miles. Sucede que aunque haya un concesionario la responsabilidad del Estado se mantiene, ya que es el dueño de la cosa (en este caso, la formación ferroviaria o la infraestructura) y como tal es responsable de los daños que cause.

Por otros temas jurídicos, con variedad suficiente como para escribir tomos y tomos de maneras de demandar al Estado, se tramitan 108.674 causas.

Los poco más de 1,676 millones de expedientes en los que el organismo público es reclamante son, mayoritariamente, ejecuciones fiscales de la AFIP. Pero dentro de ese magma de pleitos existen juicios del Banco Central, de los ministerios de Economía y Trabajo, y de los entes reguladores de servicios públicos, entre otros.

Juan Javier Negri, abogado socio del estudio Negri & Pueyrredón, explica que en la Argentina el Estado no es uno más a la hora de estar en juicio, como ocurre en Estados Unidos, por ejemplo, sino que tiene varias prebendas, sea como actor o como demandado. "Por ejemplo, para iniciar juicio hay que extinguir la vía administrativa", dijo.

Negri dice que uno de los puntos más importantes y que explican la impresionante cifra de juicios con el Estado como parte tiene que ver no sólo con la cantidad de actividades que desarrolla, muchas ajenas a la actividad estatal propiamente dicha, sino a la prohibición de llegar a acuerdos con la contraparte. "Eso impide tomar decisiones racionales acerca de continuar o acabar con juicios que duran años y cuyo costo de gestión supera largamente cualquier posible resultado negativo", advierte.

Así, por años, muchas agencias de abogados del Estado se convirtieron en "apeladores seriales", una manera de pasar la responsabilidad al último tribunal que entendió en la causa. "Es imposible el control expediente por expediente. Nos abocamos a finalizar el registro y hacer auditorías de juicios por muestreo", dice Balbín.

Carlos Balbín - Procurador del tesoro - "Desde hace un año que estamos con el trabajo de poner al día este registro de juicios en los que el Estado es parte. Cuando llegamos encontramos cierta desorganización en los datos, ya que algunas reparticiones no informaban o lo hacían mal"

Una maraña de expedientes

309.479 Causas en trámite que tiene en contra la Anses - Son los reclamos que se hicieron en los últimos 15 años por los jubilados por diferentes razones que tienen que ver con los desajustes de haberes.

293.947 Causas contra el Estado más allá de la Anses - Son las demandas que tienen a los jubilados como protagonistas. Son principalmente reclamos de efectivos de Fuerzas Armadas y de seguridad.

244,5 Son los miles de millones que se le piden al Estado - Si se excluyen las demandas jubilatorias (la reparación histórica terminará muchas de ella), ése es el número por el que se demanda al Estado.

221,5 Son los miles de millones que el Estado demanda - Es el monto que el Estado, desde sus organismos, les reclama, a través de diferentes causas, a miles de particulares o empresas privadas.

26.370 Expedientes "especiales" en litigio - Éstas son las causas que suman por ejemplo, el programa de propiedad participada, empleo público, ejecuciones, AMIA, tarifas y Río Tercero, entre otros.

1,6 Millones de litigios con el Estado como actor - Ésa es la cantidad de juicios que tienen al Estado como actor iniciador de la demanda a través de diversos organismos, como AFIP, BCRA o Trabajo.

domingo, 26 de febrero de 2017

Revisarán subsidios a empresas del Estado por más de $ 32 mil millones (II)

RIO TURBIO. Tiene presupuestados unos $ 3.818 millones. Modificaron el contrato de la Central Termoeléctrica.
Por Patricia Valli - Perfil.com

Desde Fabricaciones Militares hasta el astillero Tandanor, en el Gobierno buscarán aplicar la misma receta de Aerolíneas: que sean más rentables para que insuman menos presupuesto.


RIO TURBIO. Tiene presupuestados unos $ 3.818 millones. Modificaron el contrato de la Central Termoeléctrica. Foto:CEDOC PERFIL 

Un grupo de empresas del Estado insumen cerca de $ 32 mil  millones en subsidios y son el nuevo objetivo del Gobierno Nacional para seguir adelante con el ajuste fiscal “quirúrgico” con el que se busca llegar a un rojo de 2,2% en 2019. 

La cifra total de subsidios económicos es mucho más abultada: llegan a $ 263.825 millones en el Presupuesto 2017, un 12,7% menos que en 2016 por la revisión de subsidios y tarifas de energía –con  una baja del 16% de los fondos para Cammesa o el 36% menos para Enarsa–. Uno de los casos más resonantes fue el de Aerolíneas Argentinas que recibirá $ 800 millones menos en el año, según detalla un informe de la Asociación Argentina de Presupuesto e Información Financiera (ASAP).

En ese tren de pensamiento, en jefatura de Gabinete consideran que las empresas públicas “menos conocidas” insumen miles de millones de pesos en subsidios y que deberán mejorar su performance en los próximos meses. “Deben empezar a ser rentables y generar sus propios ingresos”, dicen cerca de Marcos Peña, y repiten nombres como Tandanor, Fabricaciones Militares o Yacimientos Carboníferos Río Turbio. Consideran que deben seguir la misma lógica que Aerolíneas Argentinas.

Algunas de las empresas que recibirán parte de las transferencias que tiene en la punta de la tijera el Gobierno son Nucleoeléctrica SA, con $ 5.500 millones; Trenes Argentinos (Operadora Ferroviaria SE), por $ 3.556 millones; ADIF (la administradora de infraestructura ferroviaria), por $ 3.370 millones; o Dioxitek, la productora de dióxido de uranio, por $ 983 millones.

En el último año, el Presupuesto pasó de casi $ 25 mil millones en 2016 a los cerca de $ 32 mil millones y un objetivo viable podría ser volver al valor del año pasado.

En el caso de Fabricaciones Militares, la reducción llegó con el Presupuesto un 15% menor para el 2017, después de un 2016 que arrancó con 140 despidos.  En empresas como el astillero Tandanor, que tiene presupuestados $ 30 millones en transferencias de la Administración Nacional, en diciembre del año pasado empezó a verse el recorte, con cincuenta cesantías.

Tensiones. Otra de las públicas que mostró conflictos laborales fue Yacimiento Carbonífero de Río Turbio, donde hubo ochenta despidos este año, mientras que el ministro de Energía, Juan José Aranguren, suspendió una norma que regulaba el contrato de la obra pública de la Central Termoeléctrica a carbón, lo que generó incertidumbre sobre el futuro de la central. Para este año el Gobierno presupuestó en total $ 3.818 millones.

La letra fina para ver por dónde cortar es de difícil definición, incluso para los que conocen las planillas de Presupuesto. El cuadro de transferencias para las empresas del Estado del Presupuesto Consolidado total también destina $ 336 millones para VENG SA, una firma de la industria aeroespacial y de aviación que toma su nombre de “Vehículo Espacial de Nueva Generación” y depende de la Conae, aunque se define como de “financiación privada”.

Radio y Televisión Argentina SE  también entra en la lista, con $ 60 millones, y LT10, con 1,2 millones. Para los funcionarios, “todo el chiquitaje suma”.  Las no tan chicas son AYSA (Aguas Argentinas), con $ 13 mil millones, o Belgrano Cargas y Logística, con $ 1.020 millones en la planilla de empresas del Estado. Por fuera, a través de Transporte o Interior, el monto de subsidios para estas empresas es mucho mayor, como en el caso de Enarsa, con $ 1.800 millones que en el global, sin embargo, se tranforman en 10 mil millones. 

sábado, 25 de febrero de 2017

En un año, siete empresas estatizadas perdieron $ 66 mil millones

Por Walter Giannoni - La Voz
Mejora, pero falta. Fadea tuvo en 2015 un déficit de 1.500 millones de pesos, según una auditoría oficial. El año pasado bajó a 650 millones. (Sergio Cejas)

  • Cada año el Correo Argentino genera un rojo operativo acumulativo que como mínimo triplica la deuda que le reclama al Grupo Macri.
  • Sólo siete de las empresas y servicios más emblemáticos, reestatizados por el kirchnerismo, tuvieron rojos, el año pasado, por $ 66.000 millones.

El escándalo político ocasionado por el ahora caído acuerdo entre el Estado nacional y la empresa residual Correo Argentino SA (Casa) volvió a poner sobre la mesa el debate, jamás cerrado del todo, sobre las privatizaciones en la Argentina. Aunque, en rigor, de lo que debería hablarse es del resultado de las “reestatizaciones” efectuadas por el kirchnerismo entre 2003 y, la última, en noviembre de 2015.

En 34 años de régimen democrático, la clase política, con el consenso de sectores empresariales, reeditó en dos ocasiones un viejo éxito: mantener empresas estatales sumamente deficitarias, luego privatizarlas en busca de mejores resultados operativos que por distintas razones pocas veces llegan, para después volver a estatizarlas y encontrarse, otra vez, con rojos intensos en los balances que terminan pagándose por vía del presupuesto nacional y aportando a un desequilibrio fiscal que se cubre con inflación o con endeudamiento.

Según la Asociación Argentina de Presupuesto (Asap), 2016 terminó con un déficit fiscal de 430 mil millones de pesos, unos 28 mil millones de dólares a diciembre, que requirieron financiamiento interno y externo. El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, acaba de prometer que el déficit global caerá a razón de un punto del PBI por año, hasta quedar en 2,3 puntos porcentuales en 2019.
Si bien el grueso del déficit contiene los gastos que demandan los subsidios energéticos y pagos de servicios de deuda, las empresas y los servicios reestatizados se llevaron una gruesa porción de la torta.

Si se suman sólo siete de los casos más emblemáticos, el desequilibrio total, que requiere ser cubierto con fondos públicos, fue, en 2016, de 66.040 millones.

Por caso, el actual Correo Argentino propiedad precaria del Estado, verificó en 2016 un déficit operativo de 2.800 millones de pesos. Ese servicio había sido privatizado en 1997, pero en 2003 Néstor Kirchner lo reestatizó por decreto bajo una figura jurídica endeble que el Congreso de la Nación debería algún día revisar aún si su intención fuese mantenerlo como un activo público.

Hace 14 años, para relanzar el “éxito” del correo estatal, Kirchner se valió del incumplimiento en el pago de canon por parte del Grupo Macri por 296 millones de pesos/dólares luego pesificados (como sucedió con todos los contratos). A la vez, Socma, la titular del quebrado Correo Argentino SA, le reclama al Estado la friolera de 2.364 millones de pesos por los activos confiscados, dado que la gestión privada había incorporado equipamiento que no le fue devuelto, entre otros argumentos.

Pero más allá de cómo termine esta pulseada de connotaciones políticas y judiciales, lo cierto es que el Correo mantiene hoy un déficit operativo creciente que saltó tres veces en tres años.

En números gruesos pierde 7,7 millones de pesos por día, incluyendo fines de semana y feriados. Ya en 2010, perdía 1.200 millones, es decir, triplica la deuda que se le reclama Socma. Esa cifra se repitió y amplió en todos los años sucesivos.

Se fue a las nubes

Otro viejo longplay que suena una y otra vez en el giradiscos del Estado es el de Aerolíneas Argentinas. Nunca pasa de moda. La llamada “línea de bandera” –en el mundo ya casi no las hay– perdió 3.800 millones de pesos el año pasado. Esta vez fue Cristina Fernández de Kirchner la que la devolvió a la cuna del presupuesto oficial, en 2008.

Es una verdad indiscutible que Interinvest, la financiera del grupo español Marsans, había causado estragos en la estructura, en la flota y en las rutas de la empresa. Desde el vamos, aquel 3 de septiembre en que el Senado autorizó al Gobierno a proceder con el “rescate”, el Estado asumió una deuda de 890 millones de dólares que había dejado el español Gerardo Díaz Ferrán, condenado y encarcelado por la justicia española por evasión fiscal.

Pero después de esa experiencia, Aerolíneas y Austral no pararon de perder plata. Dos mil millones en 2009 hasta 3.800 millones el año pasado, lo que supone casi 11 millones por día. La actual gestión procura bajar el rojo a 600 millones en el año, una meta difícil de alcanzar por varios motivos.

Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF) es otra carátula conocida en los anaqueles del recuerdo. En abril de 2012, CFK procedió a expropiar el 51 por ciento que tenía Repsol. Para terminar el vínculo, en 2014, justo cuando el petróleo volaba a los precios más altos de la historia, el ministro Axel Kicillof emitió deuda por 6.150 millones de dólares para pagar la confiscación que, al principio, había dicho que no pagaría.

Tras cuatro años de operación estatal, YPF concluyó 2016 con un déficit de 31 mil millones de pesos. Para 2017 existe la expectativa de que ese rojo operativo disminuya, lo cual ha envalentonado a los mercados financieros donde los papeles de la petrolera trepan. Normalizarla llevaría unos cinco años, dicen en el Gobierno.

Aunque sus servicios no alcanzan directamente al interior del país, todos los argentinos aportan con sus impuestos para sostener el déficit de una empresa de servicios de Buenos Aires: Agua y Saneamientos Argentinos (Aysa). Néstor Kirchner echó de la concesión al grupo francés Suez en 2006, luego de haberle mantenido las tarifas congeladas durante tres años. Hace unos días, el Estado le aportó 500 millones de pesos adicionales para que pueda operar, pero su rojo operativo se sitúa en 5.100 millones de pesos.

Los grandes éxitos del Estado también encuentran un disco simple en Córdoba. Se trata de la rebautizada Fadea, la ex Fábrica Militar de Aviones que en los ’90 Carlos Menem dio en concesión a la norteamericana Lockheed y que CFK colocó en la discoteca pública en marzo de 2009. En 2015, perdió 1.500 millones de pesos pero no consiguió fabricar ninguna aeronave que vuele. Para este 2016, ese desfasaje habría cerrado en 650 millones y se proyectan 250 millones en 2017.

Cierra la lista un grande de todos los tiempos: en octubre, la Sociedad Operadora Ferroviaria (Sofse) estimó que para fin de 2016 iba a necesitar subsidios por 20.800 millones sólo para gastos operativos (o sea, sin contar las inversiones, que la Nación financia por cuerda separada).

Mucha plata en juego para un país cuya batalla principal es sacar de la pobreza al 35 por ciento de sus habitantes.

Siete casos de empresas y servicios estatizados o reestatizados

Correo Argentino. Fue reestatizado en noviembre de 2003 por Néstor Kirchner, tras cinco años de gestión del grupo Socma (Macri) que generó millonarios reclamos cruzados. Su déficit operativo de 2016 llegó a 2.800 millones de pesos. Cuenta con unos 16 mil empleados.

Aysa. Aguas y Saneamiento SA, que sirve sólo al Gran Buenos Aires, requirió en 2016 de $ 5.100 millones de la Nación para cubrir su déficit, aún contabilizando los recursos que aportan las recientes subas tarifarias.

YPF. El 51 por ciento de las acciones de la petrolera volvieron al Estado en abril de 2012, lo que se presentó como una gesta. Para ello, tiempo después, se le entregaron a Repsol bonos por 6.150 millones de dólares. Terminó el año pasado con pérdidas por 31 mil millones de pesos.

Fútbol para Todos. En 2009, AFA rescindió el contrato para las transmisiones de TV con TyC. El Estado se comprometió a pagar 600 millones al año y recuperarlos con publicidad. Pero en 2016 pagó 1.890 millones. Los gobiernos K usaron el espacio publicitario para propaganda.

Aerolíneas Argentinas. En septiembre de 2008, el Estado compró Interinvest (propiedad de Marsans) y asumió una millonaria deuda. Fue un coto para militantes de La Cámpora. Llegó a los 12.200 empleados. El año pasado concluyó con un déficit de 3.800 millones de pesos.

Fadea. El Estado le quitó la concesión a Lockheed en noviembre de 2008. Fue un reducto de militancia y terminó 2015 con un déficit de 1.500 millones de pesos. No salió de allí ningún avión. Para fin de año se estima bajar a una pérdida de 250 millones de pesos.

Ferrocarriles. En octubre, la Sociedad Operadora Ferroviaria (Sofse) estimó que para fin de 2016, su recaudación sólo alcanzaría al 6% de sus gastos totales. Necesitaría subsidios por 20.800 millones. Eso sin contar las inversiones, que la Nación financia aparte.

Otras estatizaciones. Yacimientos Carboníferos Fiscales (noviembre de 2015), Espacios Radioeléctricos (enero de 2004), Astillero Tandanor (abril de 2007). Lafsa (Líneas Aéreas Federales).

Gracias Kristina...

domingo, 19 de febrero de 2017

Un Estado excedido de peso

Por Néstor O. Scibona - LA NACION
Una política fiscal coherente debería abordar problemas estructurales del sector público, que agregan costos y complican la vida cotidiana.
Foto: Alejandro Agdamus

Las metas fiscales que se apresta a anunciar Nicolás Dujovne exceden el margen de maniobra del Ministerio de Hacienda, en la medida en que no abarquen los problemas estructurales del sector público a nivel nacional, provincial y municipal agravados en los últimos años hasta convertirse en una hipoteca para el futuro económico.

El año electoral no es el más propicio para acordar políticas sustentables de mediano y largo plazo, aunque se hayan reanudado contactos con gobiernos provinciales para esbozar un nuevo régimen de coparticipación federal de impuestos, pendiente desde 1994 cuando se incluyó como objetivo constitucional. A su vez, la reforma tributaria integral prometida por la Casa Rosada deberá esperar por lo menos hasta 2018. Mientras tanto, la reducción del peso del Estado en la economía depende del incipiente repunte del PBI que está condicionado por la alta presión impositiva en todas las jurisdicciones y aun así no alcanza para cubrir la fuerte expansión del gasto público generado por el populismo de la era K. Si bien fue reorientado, tampoco disminuyó nominalmente en el primer año de gestión de Mauricio Macri.

En medio de las polémicas políticas de los últimos días por la deuda del Correo y la movilidad jubilatoria, quedó relegado a segundo plano un revelador informe del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa) a propósito del plan oficial de modernizar el Estado a través de la capacitación de 80.000 empleados públicos. Idesa pone de relieve que en el período 2012/2016 fueron sumados 483.000 empleados públicos a los tres niveles de gobierno (con un incremento de 16,1% sobre un plantel de 3 millones), mientras que en el sector privado la creación de empleos registrados alcanzó a 120.000 (apenas 2% sobre 6 millones). 

O sea que por cada nuevo empleo privado se crearon 4 en el sector público, donde el gasto salarial representa 14% del presupuesto nacional y 65% promedio en provincias y municipios. La entidad sostiene que en este periodo incidió el uso del Estado para premiar la militancia política o congraciarse con familiares, amigos u otro tipo de compromisos, con lo cual se agravaron los problemas estructurales de sobredotación de empleo público. "No hay conciencia de que incorporar al Estado gente que no se necesita es tan dañino como cobrar sobreprecios en la obra pública", sentencia. De hecho, el exceso de gasto público implica altos impuestos e inflación, pero no se traduce en mejores prestaciones en áreas clave como educación, salud, seguridad y justicia.

A partir de esta realidad, Idesa advierte que el primer paso para avanzar en la modernización del Estado es replantear funciones, para evitar la superposición de programas nacionales con provinciales y el derroche de recursos. También propone revisar la garantía de estabilidad laboral en el empleo público, cuya aplicación extrema -señala- excede el espíritu de evitar manipulaciones y arbitrariedades e incentiva la falta de compromiso.

Por cierto que una reforma estructural de estas características demandará tiempo y amplio consenso político. No sería viable reducir a corto plazo la sobreocupación estatal, que operó como un virtual seguro de desempleo, sin consecuencias sociales. Pero dejar todo como está equivaldría a no aggiornar obsoletos convenios laborales anteriores a la era digital; ni eliminar rigideces para reasignar recursos humanos, ni suprimir trámites burocráticos que muchas veces suponen ingresos para "cajas" políticas.

Si bien el Congreso Nacional debería ser el ámbito para este debate, su vocación de austeridad es dudosa: cada diputado o senador es desde hace años una suerte de pyme, con un promedio de 35 empleados entre secretarias, choferes y asesores rentados. Uno de los acuerdos para votar el Presupuesto 2017 asignó unos $ 2000 millones al gobierno de Córdoba para cubrir parte del déficit de la caja jubilatoria provincial, que paga jubilaciones de privilegio de hasta $ 220.000 mensuales a jueces y legisladores retirados. El Poder Judicial resiste el pago del impuesto a las ganancias, limitado ahora a nuevos jueces. Y el gobierno de Macri debió superponer una capa burocrática propia para manejar el Poder Ejecutivo, con la designación o contratación de funcionarios más allá de los cargos políticos.

De todos modos, el año electoral podría ser aprovechado por la Casa Rosada para diseñar y proponer nuevas reglas a mediano plazo. Hay sondeos con gobernadores para acordar una ley de responsabilidad fiscal con horizonte hasta fin de 2019. Más complicado será reducir o reemplazar impuestos distorsivos como Ingresos Brutos, que en promedio ya representan el 75% de los recursos propios de las provincias.

Mientras tanto, también podría avanzarse en otras correcciones donde el Estado complica la vida cotidiana.

El último ajuste de peajes en el AMBA, que coloca a las tarifas en horas pico por encima de Estados Unidos y países europeos, no fue justificado en futuras obras. No es la única penuria que deben padecer automovilistas y transportistas. Quien compra un 0 km no sólo debe pagar por patentamiento el 6/7% del precio total. Al vender y transferir su modelo usado, tiene que llenar varios formularios manuscritos y por triplicado. Y aunque el libre deuda de infracciones puede bajarse de la Web, no es válido sin un timbrado de $ 125. Como la transferencia no siempre es registrada a tiempo, es posible que reciba citaciones por multas o deudas posteriores y demostrar personalmente que el vehículo ya no le pertenece. Además, el gobierno porteño obliga a grabar la autopartes, a un costo de $ 650 y sin noticias de que esa obligación sea fiscalizada hasta el momento de venta. Resultado: una innecesaria pérdida de tiempo y dinero. Por otro lado, prevé extender las multas fotográficas por mal estacionamiento pese a la escasez de espacios públicos y privados. Pero mantiene en pie una ordenanza de 1977 que permite la construcción de edificios de varios pisos y no más de 4/5 cocheras, pese al boom inmobiliario y el crecimiento del parque automotor.

A la hora de transitar, en la CABA las obras de repavimentación suelen incluir el cartel "Juntos seguimos avanzando". Pero rara vez otro que advierta con algunas cuadras de anticipación sobre el corte de calles o avenidas. En lugar de avanzar, hay que desviarse hacia un inesperado embotellamiento, o bien retroceder para evitar más pérdidas de tiempo.

nestorscibona@gmail.com

jueves, 16 de febrero de 2017

Tras alentar la llegada de las low-cost, quitan subsidios a micros de larga distancia

Ayer, las empresas recibieron $ 200 millones en subsidios correspondientes a los últimos tres meses de 2016
Por  NURIA REBÓN - Cronista.com

El Ministerio de Transporte justificó que con el alza de 20% en los precios en 2016 pueden absorber los costos. De todos modos, ayer giró $ 200 millones al sector


Ayer, las empresas recibieron $ 200 millones en subsidios correspondientes a los últimos tres meses de 2016. 
Los micros de larga distancia manifestaron ayer su fuerte preocupación por la decisión del Gobierno de quitar los subsidios que venía recibiendo el sector, medida que afectaría a los pasajeros, que no suelen ser de altos recursos, y también complicaría la negociación salarial de marzo, al no poder contar con ese dinero extra.

El Gobierno fijó ayer la quita de los subsidios que recibía el sector, a través del cambio de una norma en el Boletín Oficial, porque "los incrementos de tarifa autorizados durante 2016, de un 20%, permitieron que los ingresos globales de las empresas les permitieron absorber los costos del servicio", explicó un vocero a El Cronista.

Desde la Cámara Empresaria de Larga Distancia (Celadi), explicaron que, con esta medida, los micros de larga distancia serán el único medio de transporte público en no recibir subsidio. Según la entidad empresaria, el sector es el que menor porcentaje de subsidio venía percibiendo en función del valor final que abona el pasajero. "En las negociaciones salariales de marzo tendremos problemas para solventar los aumentos. El fin de los subsidios afecta al usuario, que tendrá que pagar todo el costo del boleto", explicaron desde la Cámara.

Y aseguraron que "en los colectivos urbanos cerca del 70% del pasaje es subsidiado; en el tren llega al 90% y en el transporte aéreo, de 40% en el caso de Aerolíneas, pero todas las aéreas cuentan con subsidio en el combustible JP1". En larga distancia, aseguraron que "apenas" llegaba al 10% del pasaje. Es decir. es el transporte en donde mayor porcentaje abona el pasajero. "No tenemos ningún subsidio de combustible, insumo que representa el 37% de nuestros gastos. Estamos en condición de desigualdad", se quejaron.

En tanto, el Gobierno sólo seguirá abonando a los micros una compensación por los boletos de personas discapacitadas y transplantadas, o en lista de espera para recibir transplante, pasajeros que viajan gratis en los ómnibus. "Transportamos tres millones de personas al año en forma gratuita, sobre 37 millones de pasajeros, pero ese dinero que nos da el Estado apenas cubre el 25% del valor del boleto. Mientras tanto, los aviones no ofrecen pasajes gratis a personas con discapacidad", denunciaron desde la Celadi a El Cronista.

Los reclamos comenzaron con la publicación ayer en el Boletín Oficial de la Resolución 53-E/2017 del Ministerio de Transporte, que modifica la Resolución 513 de 2013. La norma establece el pago de $ 201 millones como forma de compensación "única" por octubre, noviembre y diciembre del año pasado para la reconversión de ciertas rutas donde la competencia de las aéreas "hacen inviable" que las tarifas de los micros se trasladen hacia "la banda tarifaria superior". Pero la resolución aclara que será la "única compensación" por este concepto. En Transporte explicaron que se cambió la fórmula para esos meses porque "no todos los operadores pudieron incorporar los incrementos de tarifas de la misma manera y en el mismo tiempo". Agregó que, en este sentido, existen ciertos corredores en los que la incidencia de la competencia intermodal con el transporte aéreo requirió un plazo de tiempo mayor para incorporar dichos incrementos.

Según la Celadi, hasta septiembre de 2016 los fondos se destribuían según la cantidad de empleados de cada firma, rutas con alta competencia de aéreas y por las personas discapacitadas que viajan gratis. En el caso de los últimos tres meses abonados se repartirá en función de las rutas y por personas con discapacidad trasladadas, pero no por empleados. Las firmas dicen que así sólo algunas podrán compensar los pasajes gratuitos. Es más, este año, se mantendrá nada más que la compensación a los boletos gratuitos a personas con discapacidad por hasta $ 15 millones por mes para garantizar la disponibilidad de las plazas.

Pero no habrá más que eso. En la resolución se argumenta haberse acreditado el equilibro de la "ecuación económica" de las empresas. Por eso, se concluye "que la asistencia del Estado Nacional podría retirarse, una vez finalizado un período prudencial de recaudación con la nueva tarifa, estimado en 45 días" (de octubre a diciembre de 2016)". En noviembre se fijó la posibilidad de futuros ajustes, como la fluctuación dentro del ancho de la banda tarifaria, por lo cual este año "no sería necesaria la asistencia del Estado para garantizar la sustentabilidad económica del servicio".

martes, 14 de febrero de 2017

El Gobierno quiere atar el reparto a las provincias a su desempeño fiscal

Por Jaime Rosemberg - LA NACION
Frigerio y Dujovne propondrán hoy a los ministros de Hacienda provinciales un nuevo esquema de distribución; estará basado en sus necesidades, pero también en sus mejoras en materia de recaudación y equilibrio fiscal.
Quintana, Frigerio, Peña, Macri, Triaca y Lopetegui, ayer, en Olivos, durante una reunión de coordinación
Quintana, Frigerio, Peña, Macri, Triaca y Lopetegui, ayer, en Olivos, durante una reunión de coordinación. Foto: Presidencia.
Se prevé una discusión intensa, con varios puntos por tocar y temas sensibles que provocarán escozor en más de un gobernador. El Gobierno, en la voz de los ministros Rogelio Frigerio (Interior) y Nicolás Dujovne (Hacienda), recibirá hoy en la Casa Rosada a los ministros y secretarios de Hacienda de las 24 provincias para avanzar en el proyecto para una nueva ley de coparticipación, un debate que lleva más de dos décadas sin resultados concretos desde que el mandato constitucional de 1994 estableció la necesidad de una nueva norma para regular el reparto.

Según confirmaron a LA NACION en Interior, la Casa Rosada tiene previsto incluir hoy en el temario una reforma tributaria, modificaciones sustanciales a la actual ley de responsabilidad fiscal y hasta temas calientes de agenda nacional, como las paritarias docentes y el proyecto para las ART que se discute en la Cámara baja y que el Gobierno espera ver convertido en ley mañana.

Pero la discusión por la coparticipación tendrá un eje polémico: el Gobierno quiere que las "capacidades" de recaudación de cada provincia sean tomadas en cuenta tanto como sus necesidades de gasto indispensable para obtener de esa ecuación el reparto del dinero coparticipable. En otras palabras, y como lo detalló uno de los funcionarios que accedieron al borrador que presentarán a los ministros, "que ya no sea negocio fabricar pobres para recibir mayor porcentaje de dinero del Estado nacional".

En principio, desde el Gobierno confirmaron las presencias de todas las administraciones provinciales, aun las que mantienen relaciones tirantes con el Gobierno, como Formosa (donde gobierna Gildo Insfrán), La Pampa (gobernada por Carlos Verna) y San Luis. La base para un nuevo reparto de fondos saldría del esquema actual de "coeficientes fijos", por los cuales hoy LA NACION recibe el 41 por ciento de la torta total, mientras que las provincias se reparten el 55,36%, sin contar ATN y otros ingresos.

Según el nuevo régimen, estos números podrían ser modificables "periódicamente" según las necesidades de cada provincia y sus mejoras en la recaudación de impuestos y control del gasto. La propuesta, a la que accedió LA NACION, se basa en un estimativo de lo "que cada jurisdicción necesita gastar para propender a la igualación en la calidad de los servicios ofrecidos y en los niveles de desarrollo". El otro punto a tener en cuenta es "lo que cada una debiera recaudar de recursos propios realizando, todas, el mismo esfuerzo fiscal (en función de sus bases tributarias)". La diferencia entre una y otra determinaría la cifra a percibir por cada provincia.

Sabedores de las críticas que podrá despertar el proyecto, en el Gobierno aclararon que "las decisiones de gasto y política tributaria local siguen estando en poder de cada jurisdicción", como para aventar sospechas de intervencionismo en las cuentas provinciales.

En relación con las propuestas anteriores, que se discuten desde el gobierno de Carlos Menem, en el Gobierno creen que todos los intentos fracasaron "porque cada jurisdicción pensó en sus beneficios y no se trabajó en una propuesta de consenso". Para reparar la falta de consultas a otros poderes y sectores involucrados, estará en la reunión el senador peronista Adolfo Rodríguez Saá (PJ-San Luis), titular de la Comisión de Coparticipación de la Cámara alta. También formarán parte de la discusión las universidades nacionales y provinciales y los consejos profesionales.

"Queremos cerrar una propuesta técnica hacia fin de año y, si se puede, firmar un nuevo acuerdo pasado el ruido que siempre generan las elecciones", afirmó a LA NACION el subsecretario de Relaciones con las Provincias, Paulino Caballero.

Además de la coparticipación, el Gobierno prevé dar el debate por una reforma tributaria y modificaciones sustanciales de la actual ley de responsabilidad fiscal, en las que también se pide "esfuerzo".

No será una reunión fácil. Habrá quejas de los gobernadores peronistas, reclamos por los $ 25.000 millones girados a la provincia de Buenos Aires y viejas deudas, como la que reclama Santa Fe en concepto de fondos indebidamente retenidos por la Anses, un reclamo respaldado por la Corte Suprema. "Es bueno que se nos convoque para discutir en serio y construir consensos en torno a la coparticipación. También esperamos que el Gobierno cumpla con los fallos judiciales", afirmó el ministro de Hacienda de Santa Fe, Gonzalo Saglione.

Acuerdo por el blanqueo

La AFIP avanza en acuerdos con las provincias para incentivar a sus contribuyentes a entrar en el blanqueo. El viernes pasado, el titular del organismo, Alberto Abad, suscribió el primer convenio con el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. El mismo está destinado al intercambio de información fiscal y a la simplificación de trámites impositivos, informaron.

Los ejes de la discusión con los gobiernos provinciales

Leyes tributarias - La Casa Rosada prevé discutir además una reforma tributaria y modificaciones en la ley de responsabilidad fiscal. La ley de ART y la paritaria docente también estarán en la mesa de negociaciones

Deudas y beneficios - Algunas provincias, como Santa Fe y San Luis, sostienen reclamos por viejas deudas. Otras piden que se beneficie a sus administraciones como a la provincia de Buenos Aires, que recibió $ 25.000 millones

Esfuerzo provincial - El Gobierno propondrá hoy a las provincias un nuevo esquema de reparto que tome en cuenta las necesidades de cada distrito, pero también su "esfuerzo fiscal"; determinará así la cifra para cada administración

miércoles, 8 de febrero de 2017

Misiones: les quitan la jubilación a mil extranjeros que jamás vivieron en la Argentina

Por César Sánchez Bonifato - LA NACION
Fueron otorgadas a paraguayos y brasileños residentes en poblaciones limítrofes con la provincia

POSADAS. El jefe de la Unidad de Atención Integral de Posadas (Udai), dependiente de la Anses, Marcelo Julien, confirmó que tras un exhaustivo sondeo realizado aquí en conjunto con los filiales locales de la Dirección de Migraciones, pudo comprobarse que más de 1.000 extranjeros "que nunca vivieron en la Argentina", percibían jubilaciones, las que fueron dadas de baja automáticamente.

Las actuaciones continúan, estimándose que las pensiones y jubilaciones truchas exceden las 3.000, en su mayoría otorgadas a paraguayos y brasileños residentes en poblaciones limítrofes con Misiones.

Las jubilaciones fueron dadas de baja. Foto: Misiones CuatroEl trabajo surgió de un acuerdo entre la Anses y la Dirección Nacional de Migraciones "a los efectos de verificar el domicilio real de aquellos beneficiarios de prestaciones sociales. Con esta medida -precisó- se busca evitar abusos o falta de transparencia en el otorgamiento de tales prestaciones, las que el Estado eroga utilizando dineros públicos provenientes del aporte de sus contribuyentes".

Las jubilaciones fueron dadas de baja. Foto: Misiones Cuatro.

Numerosas irregularidades

A renglón seguido, el funcionario expresó: "En esta depuración de padrones, encontramos numerosas irregularidades cometidas por autoridades que respondían a la anterior Gobierno, como abonar jubilaciones a quienes no correspondían, tanto por no vivir en el país o por no tener la edad establecida por Ley. Fueron dadas de baja mil y pico de prestaciones a extranjeros que declararon bajo juramento que residían en el país y se comprobó que no es así. Con seguridad habrá más en los próximos meses".

Respecto a la labor encarada por la UDAI local, Marcelo Julien destacó: "se mejoró la velocidad en la atención del afiliado, especialmente gente del interior provincial que viene a efectuar sus trámites en Posadas, viajando en precarias condiciones. Existen normativas vigentes para jubilar a la mayor cantidad de personas que cumplen con la edad y el tiempo de trabajo efectuado, tanto argentinos como extranjeros".

Por otra parte, lleva adelante un accionar conjunto con los municipios misioneros, a fin de acercarles a los vecinos de cada pueblo la posibilidad de efectuar diferentes trámites, conforme los programas nacionales actualizados que apunta especialmente a transparentar la nueva gestión", reiteró.

Algo para pensar: Jubilaciones por votos...

sábado, 4 de febrero de 2017

El Gobierno evalúa proyectos para bajar algunos impuestos

Por Florencia Donovan - LA NACION
Contrató como asesora a FIEL, una fundación de origen liberal que propone disminuir el IVA de 21% a 19%; es crítica de los tributos que gravan el trabajo.

La semana pasada, en su primera reunión de gestión con el presidente Mauricio Macri , el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne , obtuvo luz verde para avanzar con lo que serán los grandes lineamientos de la reforma fiscal. La idea, confiaron a LA NACION fuentes de Hacienda, sería poder someter el proyecto a votación del Congreso después de octubre.

Para ello, Hacienda contrató en los últimos días a la Fundación de Investigaciones Latinoamericanas, FIEL, el think tank de extracción liberal que hoy dirige Juan Luis Bour, y que cuenta entre sus economistas principales a Daniel Artana, Fernando Navajas y Santiago Uribiztondo.

"Es un asesoramiento por tres meses. Armamos distintos equipos de trabajo y FIEL participará en uno de esos equipos", confirmaron a LA NACION voceros de Hacienda.

FIEL es una fundación que nació a comienzos de los años 60, a instancias de la Bolsa de Comercio, la Cámara Argentina de Comercio, la Sociedad Rural Argentina y la Unión Industrial Argentina. En ese grupo, la cuestión fiscal es motivo de estudio desde hace años. Tiene libros y documentos publicados sobre el sistema tributario argentino. El más reciente, de agosto de 2015, parece hecho a medida de la tarea que ahora le encomendó el equipo económico de Macri, ya que contiene un "análisis y evaluación de las propuestas para reformarlo".

Según el documento, un mejor sistema tributario podría ayudar a resolver la baja tasa de inversión que tiene la Argentina y el alto grado de evasión y elusión, sobre todo, en el mercado laboral. Advierte que no será fácil para el Gobierno de Macri hacer una reforma con una economía que crece poco y que tiene un déficit primario, en el mejor escenario, del 4,2% para este año. Ceder ingresos en pos de un sistema eficiente podría terminar siendo una tarea gradual, anticipa FIEL.

Su propuesta se basa en incrementar la base imponible -la cantidad de gente que paga impuestos- y reducir las alícuotas -bajar la presión tributaria-. Con respecto al IVA, el principal impuesto que apunta al consumo, la organización plantea eliminar los tratamientos especiales, que le generarían al Estado una pérdida del 0,1% del PBI, y plantear una única alícuota del 19% (hoy es del 21%, salvo excepciones).

A su vez, el estudio señala que debería eliminarse el impuesto interno a las ventas de automotores y reducir los aranceles que cobran los registros (del 30 y 50% al 10% de precio de venta). Lo que recauda el Estado por este tributo, afirma, se verá más que compensado por la venta de un mayor número de unidades. En la Argentina, la carga tributaria promedio para los autos es del 33,7%, cuando en la mayoría de los países desarrollados y de la región es de poco más del 20 por ciento.

También propone eliminar el impuesto interno a la venta de productos electrónicos, lo que permitiría, dice, "aumentar la recaudación hoy privatizada en las empresas que producen en Tierra del Fuego". Los ingresos podrían crecer no menos de 0,2% del PBI si se hiciera, estima el documento. Sugiere eliminar impuestos "de bajo potencial recaudatorio" y que en algunos casos financian fondos con asignación específica, como el 15 por 1000 a la transferencia de inmuebles por parte de personas físicas; el impuesto del 4% a la telefonía celular, y el del 1% que se destina al Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Enard); la tasa del 10% que recae sobre las entradas de cine, o el impuesto que se destina al Fondo de Energía Eléctrica.

En línea con el pensamiento de Dujovne, que planteó la necesidad de bajar los impuestos al trabajo, FIEL propone modificar las contribuciones patronales, bajándolas al 12% (hoy van del 17 al 21%), pero eliminando las diferencias previstas en el régimen actual, que contempla una alícuota distinta en función del tamaño o la región de la empresa.

Según sus cálculos, cada punto de reducción de las contribuciones tiene un costo fiscal de 0,2% del PBI. "Este costo -aclara- puede acotarse bastante si la reducción se limita a los trabajadores más jóvenes." El Estado podría así poner incentivos para el empleo entre los menores de 30, una franja con informalidad y la precarización laboral mayor.

"El impacto positivo sobre el empleo formal o sobre los salarios netos que generaría una rebaja de contribuciones patronales es mayor si se reduce la rigidez de las normas laborales argentinas que en algunos casos introducen costos innecesarios para las empresas que no benefician a los trabajadores", concluye.

Se muestra, asimismo, en contra de los incentivos impositivos sectoriales o regionales y considera que el del impuesto al cheque o Ingresos Brutos, por el gran peso relativo que tienen en las cuentas públicas, hacen difícil su eliminación. "Una posibilidad es aumentar proporcionalmente la proporción que puede descontarse a cuenta de Ganancias", sugiere. Dice que "sería muy conveniente" sustituir el impuesto a los ingresos brutos por un IVA provincial o un impuesto a las ventas minoristas, compensando a las provincias "perdedoras" por el cambio en la base no imponible.

En todos los casos está a la vista que al equipo económico no le espera una tarea fácil.

Nicolás Dujovne - Ministro de Hacienda - "Hay que cambiar el sistema tributario, que es muy malo, con impuestos ineficientes e inequitativos. Queremos que todos paguen, pero un poco menos"

sábado, 28 de enero de 2017

Gómez Centurión: "La ilegalidad era brutal"

El titular de la Aduana estuvo ayer en PM Rodrigo Néspolo(La Nación) - El funcionario aseguró que había una red "masiva y sistemática" de corrupción.

El titular de la Aduana estuvo ayer en PM. Foto: Rodrigo Néspolo.
El titular de la Aduana, Juan José Gómez Centurión , aseguró que la mercadería incautada y recientemente destinada a fines sociales formaba parte de una cadena de "contrabando masiva, brutal, monstruosa y sistemática a 15 cuadras del obelisco". "De acuerdo a los tiempos, esta es mercadería que fue encargada y comprada en China entre mediados de julio de 2015 y octubre de ese año. Los que la adquirieron supusieron que no iba haber cambios en el gobierno y que iban a poder ingresarla con la misma modalidad con lo hicieron en los últimos 10 años. Al cambiar el gobierno se encontraron con otros controles. Y ahí decidieron no abrir los contenedores", aseguró el funcionario a LA NACION.

La Aduana puso el miércoles en marcha un operativo conjunto con los ministerios de Defensa y Desarrollo Social para distribuir los productos entre los sectores más vulnerables. Del lanzamiento de la medida participaron Gómez Centurión y los ministros Julio Martínez, de Defensa, y Carolina Stanley, de Desarrollo Social.

En total son 4700 contenedores los que serán repartidos entre las personas de menores recursos. El valor del cargamento asciende a 750 millones de dólares, según especificó el titular de la Aduana.
De acuerdo con sus estimaciones, la distribución de toda la mercadería demandará seis meses. La semana próxima recién abrirán los primeros 40 contenedores en la sede de Defensa.

Se calcula que entre el 70 y el 80 por ciento del contenido corresponde al rubro textil. "Un estudio de la fundación Protejer señala que entre el año 2010 y 2014 un 35 por ciento del material textil que ingresó a la Argentina lo hizo en negro y que en 2015 ese número llegó al 45 por ciento", explicó.

En relación con el avance de las causas por contrabando que impulsó en su momento, el funcionario estimó que su denuncia vincula a una amplia red de personas, lo que explica la demora en el avance.
"Creo que era un sistema que beneficiaba a mucha gente. Nadie puede haber hecho esto solo. Son muy pocas las personas que quieren avanzar y llegar a que tengan sentencia los funcionarios implicados", señaló Gómez Centurión, quien consideró que puede inclusive alcanzar a cargos de segunda línea del gobierno anterior.

El funcionario señaló que el contrabando en la Argentina durante los ultimos años arrojó cifras muy grandes. "Fue tan alto el grado de fraude fiscal que impactó en la balanza comercial de un país con China", dijo.

Gómez Centurión, que también tiene bajo su órbita el control tráfico de drogas por vía fluvial, aseguró que "el contrabando tiene otra dimensión además del fraude fiscal; es el canal por donde el narcotráfico ha logrado sacar la cocaína procesada a Europa".

Luego de su apartamiento y reincorporación a la función pública, el titular de Aduana implementó un nuevo sistema de control, que incluye un procedimiento por oposición, es decir que la verificación de lo que ingresa no queda sólo en manos de las institución. 

"Señales como éstas nos apalanca un modelo de control, porque manifiesta un resultado que tiene el apoyo político para terminar con la tarea" aseguró.

Juan Pablo Carranza

viernes, 27 de enero de 2017

Reservas, en el nivel más alto en cuatro años y medio

Resultado de imagen para reservas internacionales del Banco Central(La Nación) - Las reservas internacionales del Banco Central (BCRA) subieron ayer US$ 46.632 millones, el nivel más alto en cuatro años y medio, informó la autoridad monetaria. 
La cifra representa un incremento de US$ 6748 millones ante el cierre del día anterior, agregó la entidad. "Las reservas internacionales finalizaron en US$ 46.632 millones, aumentando US$ 6748 millones respecto del día hábil anterior", precisó el BCRA en su informe diario sobre cotizaciones de monedas extranjeras y nivel de stock de divisas.

Se trata, también, del mayor nivel de reservas desde la asunción de Mauricio Macri como presidente. "En el día de la fecha se produjo un ingreso por emisión de bonos internacionales de la República Argentina con vencimiento 2022 y 2027 por US$ 6859,3 millones", explicó la institución que preside Federico Sturzenegger.

El BCRA informó también que "la variación de las divisas frente al dólar, los títulos externos y otros instrumentos financieros que forman parte de las reservas arrojaron un monto negativo de US$ 18 millones", pero se aclaró que "en el mercado de cambios, el BCRA no tuvo participación". El Central añadió que el dato se encuentra sujeto a ajustes.

46.632 Millones de dólares - Acumularon ayer las reservas del BCRA por el ingreso de 6748 millones de dólares por emisión de duda a cinco y 10 años

sábado, 21 de enero de 2017

Luis Caputo: "A partir de ahora queremos depender cada vez menos del financiamiento externo"

Por Martín Kanenguiser - LA NACION
El ministro de Finanzas afirmó que en 2017 se tomará más deuda en el mercado local que en el internacional y que ya está cubierto el 70% de las necesidades
Foto: Ricardo Pristupluk.

El ministro de Finanzas, Luis Caputo , se bajó ayer del avión que lo trajo de los Estados Unidos, después de la exitosa colocación de la deuda, y fue directo a su despacho. Junto a su jefe de gabinete, Pablo Quirno, y al secretario de Finanzas, Santiago Bausili, recibieron a la nacion y a Clarín para una entrevista, en la que afirmó que la voluntad del Gobierno a partir de ahora es depender cada vez menos del financiamiento externo. Por esa razón, precisó que la semana próxima habrá una licitación de bonos en pesos.

-¿Por qué tomaron deuda por US$ 7000 millones en vez de los 5000 millones que anunciaron a priori?
-En principio pensábamos en 5000 millones, pero como los inversores estaban muy contentos con el plan financiero y el plan económico nos pidieron 7000 millones, que son los dólares que necesitábamos para todo el año. Esa satisfacción se reflejó en el hecho de que, desde que empezamos el road show, los bonos subieron cinco puntos.

-¿O sea que no harán más colocaciones en dólares este año?
-No, a menos que podamos anticipar el repago de los cupones ligados al PBI, del Repo, o de los vencimientos del 2018 si en unos meses el mercado tuviera mucho apetito.

Otro tema importante es el efecto del posblanqueo, junto con Vaca Muerta; son dos aspectos fundamentales de lo que viene.
- Es probable que una parte del blanqueo empiece a volver al país. Y eso es importante para el desarrollo del mercado local. Ahora queremos depender cada vez menos del financiamiento externo. Y por eso por primera vez tomaremos más fondos acá que afuera. Si el mercado local se desarrolla, veremos más créditos a buenas tasas.

-¿Y la emisión en pesos?
-Será la semana próxima, por el equivalente en dólares a un monto entre 1000 millones y 1500 millones; resta definir si será con bonos ajustables por inflación o con tasa fija, o una combinación de ambos.

-¿A qué atribuye la alta demanda que recibieron afuera?
-Cayó muy bien entre los inversores el cambio en los niveles de emisión, porque pensaban que habría una emisión fenomenal de bonos argentinos este año, pero resulta que, si se cuenta también a las provincias y a las empresas, será la mitad que en 2016. El gobierno nacional emitió en 2016 19.250 millones de dólares y este año 7000 millones; las provincias 7000 millones y ahora 4000 millones y las empresas repetirán los 5000 millones del año pasado. Les explicamos que la suba de la tasa en los bonos de Estados Unidos podía compensarse con la baja del riesgo argentino. Por eso para nosotros lo más importante es seguir haciendo las cosas bien.

-¿De dónde vinieron las ofertas para la emisión?
-De Londres, Nueva York, Los Ángeles y de Asia.

-¿Se despejó el panorama de este año?
-El refinanciamiento podría haber sido un problema desde la elección de Trump; por eso estamos más que contentos por haber removido esta incertidumbre. Ya cubrimos el 70% de las necesidades del año.

-¿Entonces por qué no tomaron más dólares?
-Es parte de la credibilidad que queremos transmitir; si dijimos que íbamos a tomar hasta US$ 7000 millones y después tomamos US$ 12.000 millones, eso no te juega a favor. Vamos a enfrentar un año en el que los indicadores económicos van a ser todos mejores que 2016, en un contexto en el que la emisión será cada vez menor. Eso hace que nuestro riesgo país caiga.
La deuda del año pasado de las empresas era para refinanciar vencimientos; este año es para invertir.

-¿Cuándo bajará el riesgo país al nivel del resto de la región?
-No nos ponemos metas con eso, nuestro trabajo es hacer lo que ayude a que las tasas sigan bajando.

-¿Recomprarán cupones del PBI?
-Nos gustaría comprarlos, mucho más a estos precios, pero hay que armar una estrategia administrativa para que no haya problemas.

-¿Si la economía crece más del 3,25% pagarán el cupón en 2018?
-Sí.

Las claves de los pagos de deuda de este año

El ministro de Finanzas, Luis Caputo, precisó que el programa financiero de este año implica pagos por US$ 40.000 millones, 20.000 millones de amortizaciones y 20.000 millones de deuda nueva.

Las fuentes serán US$ 3800 millones de entidades multilaterales, 6000 millones del crédito de los bancos, 14.000 millones del mercado doméstico, 10.000 millones de afuera, 2000 millones del sector público y 4500 millones de renovación de Letes.

viernes, 20 de enero de 2017

Fondos como para atravesar un año sin sobresaltos financieros

Resultado de imagen para sobresaltos financierosPor Miguel A. Kiguel - LA NACION
Con la colocación de ayer de 7000 millones de dólares en bonos a 5 y 7 años, el Gobierno logró despejar las dudas respecto de su capacidad de conseguir los fondos para cumplir sin sobresaltos el programa financiero de este año.

Este no es un tema menor, ya que desde la elección de Trump en noviembre del año pasado comenzaron a alzarse voces que expusieron dudas sobre las posibilidades de conseguir los fondos. Las preocupaciones eran fundadas, dado que según nuestros cálculos había que ir a buscar al mercado externo unos 20.000 millones de dólares y otros 15.000 millones en el mercado local.

El principal temor era, y en alguna medida sigue siendo, que una política fiscal expansiva en Estados Unidos aumente la demanda de fondos y la tasa de inflación y que, en consecuencia, haya una suba en las tasas de interés tanto de corto como de largo plazo. Esto generaría una menor oferta de fondos para los países emergentes y en un caso extremo incluso podría llevar a que se cierren los mercados financieros, como ha pasado muchas veces en el pasado, y que no haya financiamiento a ninguna tasa de interés (¿Se acuerdan de la crisis de Lehman Brothers?).

Ante ese panorama, el Gobierno se anticipó, ya que a la colocación de los 7000 millones le sumó un crédito con bancos por 6000 millones de dólares a 18 meses. De esta forma, apenas comenzado el año, se aseguró más de la mitad de los fondos externos, que era la principal fuente de preocupación.

El resto del programa se podrá ir cumpliendo en forma gradual aprovechando las oportunidades que vayan surgiendo tanto local como internacionalmente, aunque el grueso del financiamiento debería venir del mercado local, que es más previsible y donde los montos que el Tesoro busca debería ser relativamente fácil de obtener dada la base inversora que hoy existe en el país.

Si este diagnóstico es correcto, es de esperar una nueva baja del riesgo país durante este año, que irá ocurriendo a medida que los inversores se convenzan de que el programa financiero es manejable y que el Gobierno muestre su compromiso de cumplir la reducción del déficit fiscal.

El autor es economista

jueves, 19 de enero de 2017

Inversiones, pymes y créditos obsesiones del nuevo jefe del Nación

Javier González Fraga, el nuevo presidente del Banco Nación foto: Archivo Por José Luis Brea - LA NACION
González Fraga asumirá el lunes al frente de la entidad y ya definió estos tres ejes como sus prioridades.
El nuevo presidente del Banco Nación, Javier González Fraga, llega a la institución para poner el acento en la financiación a la inversión, a las pequeñas y medianas empresas, y a la vivienda. Esos tres rubros serán "su obsesión", según pudo saber LA NACION.

De extracción radical -acompañó a Ricardo Alfonsín en la fórmula presidencial para las elecciones de 2011 por la Unión para el Desarrollo Social-, González Fraga tiene como economista una larga experiencia en el sector financiero y la gestión pública.

El Gobierno, tan preocupado por atraer inversiones (que hasta ahora no han llegado en el nivel esperado), tomó nota de esta visión. González Fraga quiere que el perfil del Nación se asemeje al de un banco de inversión y aclaró, ante los funcionarios que lo convocaron, que eso no significa prestar a pérdida.

El modelo del economista es el Banco Nacional de Desarrollo (Bndes) brasileño. Considera que se puede prestar a tasa de mercado, pero orientando los fondos a la inversión y el largo plazo. "El gran fomento es el plazo. En un banco con la liquidez como la que tiene, el Nación se puede correr el riesgo de prestar a 15 años", explicó durante las reuniones con funcionarios.

Fraga tiene 68 años, es graduado en Economía en la Universidad Católica Argentina (UCA) y también estudió en Harvard y en la London School of Economics. Durante el gobierno de Carlos Menem ocupó en dos oportunidades la presidencia del Banco Central.

Además fundó la consultora GF Macroeconomía, fue director del Instituto Argentino de Mercado de Capitales y ejerció la vicepresidencia de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires entre 1994 y 1999.

De origen radical, González Fraga también incursionó en la política. En las elecciones presidenciales de 2011 fue candidato a vicepresidente, acompañando a Ricardo Alfonsín en la fórmula de la Unión para el Desarrollo Social.

En sus encuentros con Melconian -donde delineó la transición- y jefatura de Gabinete (quien lo convocó fue Mario Quintana), el ex presidente del Banco Central dijo estar convencido de que no se puede crecer solamente impulsando el consumo, tal como hizo el kirchnerismo en los últimos años, porque genera inflación y huida de capitales. "Estoy convencido, tal como decía Juan Sourrouille [el ex ministro de Economía de Raúl Alfonsín], de que a los ministros hay que medirlos por la inversión que generan", habría dicho.

El economista tiene experiencia en el mundo empresario. Además de haber ejercido como director del grupo automotor PSA Peugeot Citroën, en 1991 fundó la empresa alimenticia La Salamandra, reconocida por su dulce de leche y su producción de queso. Lideró la compañía hasta 2002, cuando la vendió a la empresaria Cristina Miguens. En tanto, en octubre de 2016 fue designado director de Papel Prensa en representación del Estado nacional.

Préstamos para vivienda

En cuanto a la vivienda, pondrá la lupa en los préstamos hipotecarios del Nación, que tienen un esquema diferente a los que impulsa el Banco Central, basado en los créditos con UVA (indexan por inflación) que adoptaron otros bancos.

En el largo plazo, González Fraga intentará llevar a la práctica su idea de plan de vivienda económica, que ya presentó en 2011, cuando fue candidato a la vicepresidencia en la fórmula con Alfonsín.

La idea es presentar créditos a muy largo plazo (incluso a 50 años), que tengan una cuota tan baja como un alquiler, de manera tal que muchos accedan al préstamo hipotecario. "Hay un 20% de pobreza estructural, un núcleo duro que sólo puede bajar recreando la familia, y allí juega un papel importante la vivienda", suele explicar.

Planes en carpeta

Vivienda - Intentará llevar a la práctica un plan de créditos a muy largo plazo (incluso a 50 años), que tengan una cuota tan baja como un alquiler para acceder a un préstamo hipotecario

Modelo - El modelo es el Banco Nacional de Desarrollo (Bndes) brasileño. Considera que se puede prestar a tasa de mercado, pero orientando los fondos a la inversión y el largo plazo

Inversión - Está convencido de que no se puede crecer impulsando sólo el consumo, sino que es necesario apostar por la inversión.

viernes, 13 de enero de 2017

Congelan la contratación de empleados en el Estado

La red del empleo público nacionalPor Pablo Fernández Blanco - LA NACION
Regirá para las dependencias del Poder Ejecutivo, que no podrán superar la plantilla de fines de 2016; también hay nuevas exigencias para que los ministros rindan cuentas.

La obsesión por reducir el gasto público que manifestó Mauricio Macri en los últimos días ya toca a los empleados del Estado: por orden del Presidente, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, les prohibió a los organismos que componen el Poder Ejecutivo sumar este año personal por encima de la cantidad que tenían hasta el último día de 2016. Las reparticiones que quieran hacerlo deberán iniciar un enrevesado camino burocrático para conseguir la autorización de Peña.

Gráfico: La red del empleo público nacional.

Los límites a la contratación de personal se aplicarán de manera directa sobre la denominada administración central (la Presidencia y los ministerios, entre las principales dependencias), la descentralizada y los organismos descentralizados, como la Anses, el Incaa y el PAMI. En total, suman unos 208.000 empleados. Ése es el número que se mantendrá congelado este año.

En cambio, quedaron excluidas las empresas del Estado, como Aerolíneas Argentinas; las Fuerzas Armadas, las universidades, el Congreso y la Justicia. Tampoco están incluidas las provincias.

Una fuente oficial reconoció. ante la consulta de la nación, que en el futuro el Gobierno intentará avanzar en medidas similares para el resto de la administración pública nacional, donde hay organismos que suman otros 560.851 empleados y por el momento no tienen restricciones de contratación.

El año pasado terminó con 8000 concursos para incorporar personal al Estado, que esperan la designación final. Según fuentes oficiales, Modernización analizó los casos y continuarán en la administración pública.

Los límites a la contratación de personal están consignados en la decisión administrativa 12 de la Jefatura de Gabinete, que se publicó ayer en el Boletín Oficial y distribuye los recursos del presupuesto de la Nación para este año.

La norma expone sus objetivos de manera expresa. En los considerandos sostiene "que es oportuno establecer" que las entidades que componen el PEN "no podrán incrementar sus plantas de personal contratado que superen las cantidades existentes al 31 de diciembre de 2016".

Además de la firma de Peña, la norma lleva la del nuevo ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, quien anticipó poco después de ser nombrado que uno de sus grandes objetivos de gestión sería el de "mirar finito" en qué se están gastando los recursos del Estado. Esta norma parece un producto de esa inspiración.

Si bien Dujovne es el que más habla de ajuste fiscal, el ministro de Modernización, Andrés Ibarra, será el principal auditor del empleo estatal. Todas las jurisdicciones y entidades del Poder Ejecutivo deberán enviarle en no más de 30 días el detalle de los cargos ocupados por personal permanente y temporario hasta el 31 de diciembre pasado.

Después de evaluar la cantidad y el perfil del personal en tareas, Modernización establecerá y distribuirá las contrataciones, con la posibilidad de modificar la distribución vigente hasta el último día del año pasado.

En la primera parte del año pasado, Ibarra lideró un proceso de depuración del Estado que ocasionó aproximadamente 10.000 despidos. "Está claro que hay una política fiscal más restrictiva. Antes se podía decir que la baja del gasto se limitaba a la reducción de los subsidios, en especial a la energía, pero ahora da la sensación de que hay voluntad de controlar el gasto en términos generales. Esto incluye controlar a los trabajadores del Estado", analizó Rafael Flores, de la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP). Según el especialista en cuentas públicas, está a contramano de lo que ocurrió el año pasado, cuando hubo una ampliación del gasto en estructura administrativa por la creación de ministerios, que a su vez demandaron nuevos cargos.

"La voluntad de hacer la restricción está en el discurso. Vamos a ver si efectivamente logran ir al detalle y reducir el gasto sin que implique un peor funcionamiento del Estado", se planteó Flores.

Control de gestión

Las restricciones al gasto dispuestas en la norma que se conoció ayer van más allá de la contratación de personal. Por ejemplo, los ministros y el resto de las dependencias del PEN no podrán contratar obras o comprar bienes sin la autorización de la Secretaría de la Transformación Productiva del Ministerio de Producción, a cargo de Francisco Cabrera.

La administración de Mauricio Macri también será más dura al momento de pedirles a los ministros la rendición de cuentas sobre la marcha de su gestión. Por caso, deberán informar cada tres meses la ejecución física de cada programa (así se mide el uso de los recursos del Estado para las tareas asignadas) y explicar eventuales desvíos cronológicos en el uso de los fondos (por encima o por debajo de las previsiones originales).

En la práctica, la decisión de profundizar la reducción del gasto público se decidió antes de la salida del ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay. Por eso está contemplada en el presupuesto para este año. Según la ley aprobada a fines de 2016, casi todas las carteras tendrán menos recursos que en 2015, en términos reales (el aumento de sus recursos estará por debajo de la inflación) e incluso nominales (tendrán menos fondos en comparación con 2016, pese al encarecimiento de los precios). Macri, por caso, tendrá un 0,5% menos de recursos para manejar las actividades directamente relacionadas con la Presidencia, y el ministro de Energía, Juan José Aranguren, contará con un 17% menos en comparación con 2016, que representan $ 33.539 millones que se ahorrará el Estado. En parte, ese ahorro está dado porque caerán las erogaciones en subsidios debido a los aumentos en las tarifas de luz y gas.

Otro grupo que tendrá menos fondos está compuesto por la Jefatura de Gabinete, la Cancillería y los ministerios de Seguridad, Producción, Agroindustria, Comunicaciones, Ciencia, Cultura y Salud, entre otros.

La lupa sobre el gasto

Despidos - Poco después de asumir, el presidente Mauricio Macri le ordenó al Ministerio de Modernización revisar la plantilla del Estado, que había crecido en los últimos años del kirchnerismo. Fueron despedidos unos 10.000 trabajadores.

Nuevos límites - El Gobierno dispuso ayer que este año las principales dependencias del Esado nacional no podrán sumar trabajadores por encima del número de diciembre de 2016.

Señal - La intención es que otras dependencias que no fueron abarcadas sigan el mismo camino.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...