Mostrando entradas con la etiqueta Defensa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Defensa. Mostrar todas las entradas

lunes, 20 de agosto de 2018

Cómo será la segunda etapa del plan de reforma de las Fuerzas Armadas

Por Martín Dinatale - mdinatale@infobae.com - Infobae.com

El Gobierno impulsará una ley para sumar unos 7.000 reservistas para la defensa. También se contempla una nueva ley de personal militar con nuevos planes de estudio

El Ministerio de Defensa se prepara para lanzar antes de fin de año lo que será la segunda etapa de la reforma militar encarada por Mauricio Macri sobre dos nuevos objetivos concretos: impulsar una ley de reservistas y elaborar otra norma destinada a modificar la ley de personal militar. Ambas iniciativas apuntan a reforzar para los próximos años en número y calidad a los uniformados que conformen las Fuerzas Armadas.

Según expresaron a Infobae fuentes calificadas del Gobierno y ratificó posteriormente el ministro de Defensa Oscar Aguad, la intención de Macri es "contar con un plantel de reservistas militares para darle mayor profesionalismo a las Fuerzas Armadas".

Así, el Estado Mayor Conjunto en colaboración con un equipo especial del Ministerio de Defensa ya elaboró la redacción de un proyecto de ley de "Soldados para la Reserva". Así, se tratará de incorporar a las Fuerzas Armadas a profesionales de diferentes ramas que tres veces por año recibirán cursos instructivos pagos y hasta que tengan 30 años estarán en condiciones de sumarse como reservistas ante eventuales operativos militares que lo requieran cuando haga falta.

"La reserva militar es porque hoy no se requiere tener un Ejército con tanta gente. Hay 20.000 soldados voluntarios y la idea es achicar eso para complementar con los reservistas y tener profesionales de distintas ramas para la reserva", explicó el ministro Aguad a Infobae.

Luego de la eliminación del servicio militar obligatorio en 1994 tras el asesinato del soldado Omar Carrasco, las Fuerzas Armadas dispusieron de una ley de soldados voluntarios que hoy llegan a 20.000, pero tienen escasos niveles de profesionalismo. Estos se suman a los 70.000 efectivos militares que tienen las tres fuerzas armadas.

La intención del Gobierno es ir achicando a unos 15.000 este plantel de soldados voluntarios para sumar a los reservistas con mayor nivel de capacidad profesional y aptos para la reforma militar que se encaró desde ahora.

Los cursos para reservistas se realizarán tres veces por año, serán pagos y si dictarán en toda la Argentina. "Esta no es una manera de achicar gastos sino de modernizar y profesionalizar a las Fuerzas Armadas", detalló el ministro de Defensa.

Los reservistas recibirán todos los años estos cursos y capacitación hasta los 30 años de edad. Se prevé contar en adelante con unos 7.000 reservistas disponibles en cualquier momento para sumarse a los efectivos militares en operativos destinados a dar apoyo logístico a las fuerzas de seguridad como el plan que se lanzó el viernes pasado en la frontera norte con 500 efectivos militares desplegados para dar apoyo a la Gendarmería.

Los soldados voluntarios sólo están entrenados actualmente en el uso de armas de guerra. Pero la idea de contar con reservistas precisamente es para dar mayor profesionalismo a las fuerzas en áreas como ciberdefensa, nuevas tecnologías o informática que es lo que se va a requerir a futuro, aseguraron en el Estado Mayor Conjunto.

El caso paradigmático de un esquema de reservistas es el de Israel, que cuenta con profesionales militares disponibles todo el tiempo. En la Argentina no se llegará a esos niveles, pero sí se busca darle mayor profesionalismo al plantel militar. En general se buscarán reservistas que tengan profesiones como ingenería o informática para adecuarlos a las necesidades de las nuevas Fuerzas Armadas.

Este proyecto de ley de "Soldados para la Reserva" se girará al Congreso antes de fin de año. Y en paralelo a ello, se dispondrá de un proyecto de ley de reforma de la ley de personal militar.

"La ley de personal militar que se piensa es para reformular la carrera militar para poder formar una pirámide y no esta cosa chata actual donde todos ganan lo mismo", explicó Aguad al detallar esta otra iniciativa.

De esta manera, el nuevo esquema de la ley de personal militar que se prevé es para modificar el esquema escalafonario actual, la cantidad de años para ascender, los años de servicio y la actualización de los planes de estudio.

Las medidas esbozadas también incluyen la jubilación o retiro obligatorio a todo el personal civil o militar con 35 años de servicios efectivos. Además, hay funciones operativas que serán cubiertas prioritariamente con personal civil. "En los tiempos que corren se hace necesario actualizar los planes de estudio, la revolución industrial en la defensa va a ser muy relevante y hay que preparar a las Fuerzas Armadas para ello", dijo Aguad.

De esta manera, en el nuevo esquema de la ley de personal militar se incluirán temas de ciberdefensa en los planes de estudio militares para dar a los soldados una mayor profesionalidad. "Queremos producir tecnología. Hay una oportunidad de generar producción para la defensa. Hay científicos que estudian para la defensa y hay que potenciarlos para producir tecnología", remarcó el ministro de Defensa como parte de este objetivo. 

domingo, 19 de agosto de 2018

Defensa: militares en acción, la nueva piedra de la discordia

Por Carlos M. Reymundo Roberts - La Nación
A las 8 en punto se abre la barrera del Regimiento de Infantería de Monte 28, con asiento en esta ciudad, 360 kilómetros al norte de la capital provincial. Salen cuatro camiones Unimog, un camión Mercedes y un todo terreno, con 50 hombres, armas y pertrechos. Llevan fusiles FAL y escopetas. No van a hacer frente a ningún conflicto. 

En realidad, el conflicto es la misión que les han dado: contribuir a la custodia de la frontera norte, perforada en toda su extensión por narcos, contrabandistas, delincuentes comunes, inmigrantes ilegales y traficantes de personas.

El Operativo Integración, un despliegue módico de tropas inaugurado anteayer por el presidente Macri en La Quiaca, encierra en sí mismo las contradicciones de un país que, según la opinión generalizada, no se ha dado una política de defensa consistente ni sabe bien qué hacer con sus Fuerzas Armadas, sumidas en un deterioro que lleva décadas.

Para el Gobierno, ese despliegue apunta a "tener una presencia más activa del Estado en zonas de fuertes desafíos", sin involucrar a los soldados en cuestiones de seguridad interna. "No van a enfrentarse con nadie ni a hacer patrullaje o control de rutas. Van a brindar apoyo logístico a las fuerzas de seguridad", afirma el ministro de Defensa, Oscar Aguad. Según amplios sectores de la oposición, hay gato encerrado. Llegan a decir que el objetivo real es alistarlas para el frente interno: "Este ajuste no cierra sin represión".

Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Font
Distante de ese debate, el jefe del Regimiento 28, teniente coronel Luis Parodi, había reunido temprano a la tropa que estaba por salir al terreno y durante una formación en la Plaza de Armas la despidió con una reposada arenga: llamó a observar con "disciplina y obediencia la misión encomendada por la superioridad".

Los 50 efectivos que viajan en la caravana de Unimog rumbo a Rancho El Ñato, paraje cercano a la frontera tripartita con Bolivia y Paraguay, y cuna de Chaqueño Palavecino, gloria musical de estas tierras, saben que tienen por delante 170 kilómetros. Saben también que los esperan 15 días de rigor militar: vida en carpas, adiestramiento, internación en montes de vegetación salvaje y pruebas de tiro. Uno de sus jefes admite que lo más duro no es nada de eso, sino estar dos semanas desconectados de los teléfonos celulares.

Lo que no entienden los mandos militares es que una misión de bajo perfil destinada a "generar disuasión" haya provocado tanto alboroto. "El Operativo Escudo Norte [del gobierno anterior] era un sistema de patrullaje para buscar narcos, lo cual podía interpretarse como una violación a la ley de defensa. El alcance de este es mucho menor", dice el jefe del Estado Mayor Conjunto, general Bari del Valle Sosa.

Decreto polémico

Si esta iniciativa no tuviese ese carácter hubiese encontrado resistencia en el propio Ejército, muy poco proclive a involucrarse en un combate directo con el narcotráfico. Incluso así se lo habría hecho saber a Aguad hace unos meses.

El Gobierno movilizó las tropas amparado en la reciente derogación del decreto 727 de 2006, reglamentario de la ley de defensa, que autorizaba la respuesta militar solo en caso de ataques externos "de fuerzas regulares"; es decir, de otros ejércitos. En un país que fue víctima de los atentados contra la embajada de Israel y la AMIA, y en pleno auge del narcoterrorismo y los ciberataques, sostienen muchos expertos, aquella restricción no tenía ningún sentido. "El decreto 727 [de la entonces ministra Nilda Garré] solo se explicaba desde lo ideológico. Lo que preocupa de una agresión no es su origen geográfico, sino su capacidad de daño", dice Horacio Jaunarena, exministro de Defensa y director del Centro de Estudios para la Defensa Nacional.

Meses atrás, Mariano Bartolomé, coordinador de la Diplomatura en Seguridad Internacional y Defensa de la Universidad de Belgrano, arrancó sonrisas nerviosas en el auditorio de un seminario cuando dijo que, gracias al decreto del gobierno de Néstor Kirchner, "si entrara una columna de las FARC, el Ejército no podría hacer nada y unas horas después tendríamos a los guerrilleros en Pilar".

Garré, diputada nacional por el Frente para la Victoria, ha expresado que la derogación del decreto 727 "obedece al pedido de Estados Unidos de que el país se enrole en la doctrina de las nuevas amenazas". Sostuvo que es muy peligroso porque puede considerar como enemigo interno a quien "ejerza oposición o se movilice contra determinadas políticas".

Desde esa vereda, la visita que hizo el miércoles al país el secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, es interpretada como una confirmación de sus sospechas.

Para Rosendo Fraga, analista político y experto en temas de defensa, la movilización en la frontera como forma de frenar el narcotráfico no se justifica. "Mi objeción no es conceptual o ideológica, sino práctica. Hoy no hace falta. No estamos ante un fenómeno de una dimensión que amerite involucrar a las Fuerzas Armadas", dice. Pero entiende la lógica de la decisión: el 60% de la Gendarmería, que es la fuerza encargada de custodiar la frontera, ha sido desplazada para reforzar la seguridad en el área metropolitana. Alguien tiene que cubrir el área que quedó desprotegida.
 Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Font

Sin control

El Operativo Integración involucra, por ahora, a unos 500 hombres, que podrían llegar a 3000 o incluso más si se cumplieran los deseos de Aguad, y a bastantes menos si fuera por los jefes militares. Contra lo que muchos creían, no hay desplazamientos de tropas desde otros puntos del país. Las que están participando son unidades de la zona, y con un régimen de alternancia: mientras grupos no muy numerosos se despliegan, la mayoría permanece en las guarniciones.

La frontera norte, región estratégica clave por sus riquezas naturales y principal puerta de entrada del narcotráfico, no es el único santo desvestido de la geografía argentina. El país tampoco tiene control de su espacio aéreo ni de su plataforma marítima. Según cifras oficiales, unos 200 vuelos clandestinos ingresan todos los días para dejar droga en las provincias del norte, y en el Mar Argentino operan en forma permanente entre 200 y 500 buques pesqueros ilegales (el 40%, chinos). "Hay que mirar las fotos nocturnas de esos pesqueros depredando nuestra riqueza ictícola: parecen una ciudad", dice un oficial que ocupa un alto cargo en la Armada.

 Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Font

El problema es que las Fuerzas Armadas no están en condiciones, hoy, después de varias décadas de reducción presupuestaria, de enfrentar ninguno de esos desafíos. En 1983, con el retorno de la democracia, los fondos asignados al área empezaron una carrera descendente que nunca se detuvo. En ese momento su presupuesto oscilaba entre el 2 y 2,5% del PBI (bastante más alto, es cierto, que el promedio mundial). Durante la presidencia de Menem bajó a 1,5/2%; con Néstor Kirchner, a 1/1,5%, y con Cristina Kirchner, a 0,8/0,9%. En la actualidad araña el 1%.

En el ranking de inversión en defensa del Banco Mundial, para encontrar a la Argentina conviene empezar por abajo: sobre 179 países ocupa el puesto 150. Es el que menos gasta de América del Sur. "Con el agravante de tener la séptima superficie del mundo, un espacio marítimo que triplica el territorial y 15.000 kilómetros de frontera", advierte Bartolomé.

Rosario de quejas

Consultados por la nacion, oficiales de las tres fuerzas, en actividad y retirados, desgranaron un rosario de quejas: armamento vetusto e incluso vencido; tanques, cañones y transportes en el límite de su prestación; grave retraso tecnológico; falta de municiones; imposibilidad de llevar adelante cierto tipo de adiestramiento, y barcos que no pueden navegar y aviones que no pueden volar. A eso se suman bajos salarios y creciente deserción por falta de incentivos. Un experimentado piloto de la Fuerza Aérea acaba de seguir el camino de muchos de sus colegas: se fue al sector privado. Lo contrató Flybondi. La fuerza que consagró a sus cazadores en Malvinas, ahora los ve emigrar a las low cost.

La mayor reducción la ha sufrido el Ejército, que de más de 100.000 hombres hasta los años 80 pasó a 50.000 en la actualidad. "En relación con el territorio y la cantidad de población, debemos ser los más chicos de la región. Uruguay tiene un Ejército de 15.000 hombres para una población de 3 millones -dice el jefe del Estado Mayor del Ejército, general Claudio Pasqualini-. No creo que haya mucho margen para seguir achicándonos".

 En la Armada sostienen que también ellos están perdiendo oficiales y suboficiales, pero que lo peor es el estado de la flota. Entre 2007 y 2016, se redujeron de 1000 a 300 los días de navegación por año, sencillamente porque la mayoría de las naves no está en condiciones de salir al mar. Sobre 58 buques, solo uno, la corbeta Espora, está operativo: hasta hace unas semanas seguía buscando el submarino San Juan. El resto padece limitaciones de todo tipo.

"Virtualmente, somos una fuerza naval que no puede navegar", afirman en el Edificio Libertad, sede de la fuerza, cuyo diálogo con la cartera de Defensa quedó dañado después de aquella tragedia, ocurrida hace 9 meses por desperfectos que provocaron una explosión que hizo desaparecer la nave y sus 44 tripulantes.

"Nada grafica mejor el déficit de equipamiento que lo que le pasó al San Juan", dice Fraga.

En la Fuerza Aérea, las horas de vuelo cayeron de 8000 a 1500 en 12 años. Por falta de aviones, "los oficiales que egresan de la Escuela de Aviación Militar tienen que esperar hasta tres y cuatro años para poder hacer el curso de piloto", dice el general Del Valle Sosa. Un comandante que hoy hace una ruta internacional en Latam explicó por qué se fue de la Fuerza Aérea: "Es muy sencillo. Quería volar".

Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Font

Asonada digital

Sentado a la mesa de un bar en el microcentro porteño, un oficial en actividad y con cargo en un área clave presentaba, días atrás, las penurias que atraviesa el mundo de las Fuerzas Armadas. Y concluía: "Nos estamos quedando sin instrumento militar y hace rato que no tenemos una política de defensa".

Sancionada hace 30 años, la ley de defensa respondía al mundo de la Guerra Fría y a hipótesis de conflicto, como Chile y Brasil, que ya no existen, sostienen diversos especialistas. Con el recuerdo de la última dictadura todavía fresco, la norma prohibió a las Fuerzas Armadas intervenir en conflictos internos, y la reglamentación de Garré en 2006 les puso un nuevo cepo, al limitar también su accionar frente a ataques externos. La consigna era clara: los militares, guardados en los cuarteles. Pero el siguiente mandato kirchnerista desoyó su propio decreto y en 2011 les abrió las puertas para que fueran a perseguir narcotraficantes a la frontera.

Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Font
"Todavía no tenemos claro qué queremos que hagan las Fuerzas Armadas", dice Jaunarena. Fraga sostiene que Macri, que había recogido el 86% del voto militar (según la habitual proyección del escrutinio en la Antártida), les puso diversos objetivos, más allá de la defensa de la soberanía territorial: van desde cooperación en el combate al narcotráfico y la defensa del medio ambiente hasta la lucha contra el terrorismo internacional. Eran tiempos de idilio. Pero pasaron dos años, no se cumplieron las promesas de reequipamiento y mejora salarial, y volvió la inquietud a los cuarteles, apunta Fraga.

Cuando el Gobierno anunció, el 29 de junio pasado, un aumento de 8% para el sector, contra el 15% de la administración pública, el mundo militar lo tomó casi como una provocación e hizo conocer su rechazo de una forma totalmente nueva: a través de las redes sociales, que el martes 3 de julio, después de publicarse el decreto con las cifras, estallaron con críticas y amenazas de juicios. Un "levantamiento digital", bromeó alguien. La Casa Rosada tuvo que dar marcha atrás y llevar a 15% la suba, más un 5% de jerarquización.

En los altos mandos llamó la atención el contexto en que se produjo "el error del 8%": justo cuando Macri se aprestaba a anunciar, formal y pomposamente, la derogación del decreto 727 y el nuevo rol de las Fuerzas Armadas, materializado en la puesta en marcha del Operativo Integración. Pésimo momento para decirles a los militares que eran, salarialmente, los últimos orejones del tarro.

Diferencias

Lo que aún hoy no está claro es el diseño de defensa del país. En tiempos de disrupción tecnológica, con soldados robots, ciberataques y drones de combate, Aguad dice que se va hacia unas Fuerzas Armadas "más chicas y ligeras, sin tanques ni cañones". Habla de cambiar la organización, el armamento, la distribución en el territorio y los planes de estudio. "Lo que hoy necesita un ejército son muchos ingenieros", resume.

Pero la doctrina vanguardista del ministro está siendo resistida en los propios cuarteles. "Ningún país está pensando en quedarse sin tanques ni cañones. De hecho, Alemania está aumentando el número de blindados", replican, aunque también admiten que es hora de repensar todo.

"Hace 50 años que hacemos lo mismo: es obvio que tenemos muchas cosas por cambiar", acepta el general Pasqualini, jefe del Ejército.

En el regimiento de Tartagal, un estupendo predio de 220 hectáreas, la crisis militar resulta una referencia lejana. Ubicado en el corazón de la exuberante selva montañosa conocida como yunga, está pletórico de actividad, cumple con el viejo lema de "un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar", y es una suerte de semillero inagotable: este año, para 90 vacantes de soldados hubo 400 inscriptos.

De aquí partió la tropa que fue a custodiar la frontera. A priori, una misión mucho menos hostil en el terreno que en los debates a sangre y fuego de Buenos Aires.

sábado, 18 de agosto de 2018

En Fabricaciones Militares lanzan un fuerte ajuste

Reducen 170 contratos y la convertirán en una sociedad del EstadoPor Gabriela Origlia - La Nación
Reducen 170 contratos y la convertirán en una sociedad del Estado Fuente: Archivo - Crédito: Ramiro Pereyra

CÓRDOBA.- Unos 170 contratos no se renovarán en Fabricaciones Militares, en las unidades de Villa María y de Río Tercero, en esta provincia, y de Fray Luis Beltrán, en Santa Fe. Muy probablemente haya más recortes hacia fin de año, porque el objetivo de Defensa es cerrar 2018 con 1100 empleados, frente a los 1600 con que se inició este período.

En la actualidad, Fabricaciones Militares es un organismo descentralizado del área de Defensa, con el mismo régimen operativo de un ministerio. Se avanza para transformarla en sociedad del Estado, figura que le dará más flexibilidad y la asimila a una empresa que habitualmente opera en producción y servicios. Tandanor y la Fábrica Militar de Aviones (Fadea), por ejemplo, son hoy sociedades anónimas. "La intención no es privatizar FM, sí buscar socios puntuales para determinados proyectos", enfatizaron.

Fuentes de Defensa confirmaron a LA NACION que este año el Tesoro hará un aporte de $1600 millones a la empresa estatal y en 2019, ese valor caerá a $1100 millones. En diciembre último quedaron sin efecto 360 contratos y cerró la unidad de Azul (tenía 232 empleados contratados y 35 permanentes).

Fabricaciones Militares es, proporcionalmente, el área de Defensa que más personal contratado tiene, unas 1280 personas. La explicación es que hasta mayo de 2014 figuró como "sujeta a privatización", por lo que no podía aumentar su personal estable.

En Río Tercero ya se notificaron unos 70 despidos y en Villa María, 42, según confirmó a LA NACION Damián Albornoz, delegado de la planta de Río Tercero. "No habrá toma de los establecimientos para evitar enfrentamientos, pero sí movilizaciones. No hay garantías de que en diciembre no sigan los recortes", dijo.

El resto de los cortes de contrato -hasta llegar a 170- se realizarán en la sede central, donde hay unas 160 personas, y en Fray Luis Beltrán, donde trabajan 380. El mayor rojo en función de lo que produce lo registra la fábrica de Río Tercero, unos $400 millones al año; el mismo volumen tiene la planta de Santa Fe y $350 millones, la de Villa María.

La transformación en sociedad de Estado apunta a la incorporación de capital privado; el mismo plan que existe para las otras empresas dependientes de Defensa. 

La fábrica de Fray Luis Beltrán es la única categorizada como unidad de "defensa y seguridad", ya que desarrolla chalecos, pistolas 9 mm, municiones, cartuchos de goma o de humo, y otros tipos de disuasivos que utilizan las fuerzas de seguridad.

La de Río Tercero -la más grande en términos de empleados: 480- tiene un área destinada a la petroquímica, que produce básicamente para el sector privado y otra que se dedica a la reparación de vagones. La de Villa María desarrolla pólvora y explosivos y atiende, primordialmente, al sector minero.

En el Ministerio de Defensa apuntan que Fadea redujo su déficit a la mitad este año, el Tesoro le aportará unos $350 millones. La ecuación -aseguran- no solo es porque se achicó el plantel, sino porque se sumaron negocios privados. Las expectativas están puestas en una negociación con México (esperan la asunción del nuevo gobierno para definirla), que cuenta con un importante polo productor de aeropartes, pero no fabrica aviones. La meta es hacer el avión Pampa en conjunto. En Tandanor, los números están equilibrados.

"Los mayores problemas están en Fabricaciones Militares y hay que resolverlos; el objetivo es mejorar la competitividad y seguir produciendo, pero no a cualquier precio", indicaron las fuentes de Defensa.

Macri desplegó al Ejército en la frontera para luchar contra el narcotráfico

Por Santiago Dapelo - La Nación
El presidente Mauricio Macri puso en marcha la colaboración del Ejército para seguridad interior. Ayer, desde Jujuy, anunció la movilización de integrantes de las Fuerzas Armadas a la frontera norte, entre La Quiaca y Puerto Iguazú, con el objetivo de asistir a la Gendarmería Nacional en el combate contra el contrabando y el narcotráfico.

Se trató del primer envío de tropas -son 500 militares y esa cifra aumentará a 3000 antes de fin de año para patrullar una superficie de 51.600 kilómetros cuadrados, desde La Quiaca hasta Puerto Iguazú- tras la decisión de Macri de firmar el decreto 683, en julio, que modificó otro que había firmado el entonces presidente Néstor Kirchner , que limitaba la participación de las fuerzas militares a agresiones externas de origen estatal. A partir del cambio que introdujo el jefe del Estado, las Fuerzas Armadas quedaron autorizadas a prestar apoyo logístico y en comunicaciones.

"Son las Fuerzas Armadas y las fuerzas de seguridad de la democracia. Están para cuidarnos. Tenemos que estar muy contentos con el nivel de compromiso que ellos tienen para con su tarea", justificó ayer el Presidente desde la localidad de Huacalera, donde presentó el primer operativo en el marco del Plan de Fronteras Protegidas, que viene a reemplazar al Escudo Norte.

 Crédito: Ejercito Argentino
El operativo, que puso en funcionamiento por el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, teniente general Bari del Valle Sosa, y el comandante operacional, Carlos Pérez Aquino, es parte de un plan de reforma de las Fuerzas Armadas que desplegó el Gobierno con el ministro Oscar Aguad.

Entre sus objetivos, además, se destaca la movilización de 600 efectivos militares a 50 objetivos estratégicos -incluye represas, centrales hidroeléctricas y yacimientos de petróleo y gas- y, según adelantó LA NACION, la creación de una división de 10.000 uniformados para una fuerza de despliegue rápido. Según relató el Presidente, los militares asistirán en las fronteras con radares para el control del espacio aéreo en unos 3000 kilómetros de frontera.

Los militares colaborarán con las fuerzas de seguridad, también, en materia de comunicaciones, con drones, equipos de tecnología y radares tipo Razit, de detección de enemigos en movimiento en combate. Y aportarán camiones para trasladar gendarmes, y brindarán apoyo para el suministro de agua potable. Además, continuará el control aéreo del comando aeroespacial.

Durante su exposición, Macri sostuvo que el Gobierno está llevando a cabo "transformaciones profundas que no son tareas fáciles" y describió que ese trabajo "está dando a luz a una nueva Argentina".

El Jefe del Estado, que estuvo acompañado por Aguad; la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, entre otros, criticó la gestión kirchnerista en materia de seguridad y resaltó que esos "años de corrupción, desidia, inacción y falta de estrategia de largo plazo" permitieron el avance de delitos que "complicaron la vida de todos los argentinos", como la trata de personas y el narcotráfico.

"Estamos llenos de proyectos y para eso necesitamos vivir en paz, sentirnos seguros. Necesitamos estar convencidos que nuestros hijos están seguros", dijo Macri, que destacó que durante su Presidencia se llevaron a cabo 28.000 operativos antidrogas, se detuvieron 30.000 delincuentes y se incautaron 400.000 kilogramos de droga.

Macri, que desde que asumió envió mensajes de respaldo y acercamiento con las fuerzas de seguridad, lo que representó un cambio de paradigma después de 12 años de kirchnersmo, también les mandó un mensaje a los integrantes de las Fuerzas Armadas. "Confiamos en ustedes, contamos con ustedes, sabemos que se han entrenado para esta tarea que les estamos encomendando y queremos seguir apoyándolos y dándoles equipamiento", dijo el mandatario.

Como parte de la reorganización interna de las Fuerzas Armadas, el Gobierno ya anticipó que venderá inmuebles el año próximo por US$300 millones, de los cuales US$200 millones se invertirían en equipamiento militar, y que recortará del presupuesto 2019 unos $3000 millones de los gastos operativos de la defensa, que rondan los $14.000 millones.

Aguad: "No renovarán contratos en fabricaciones militares"

Resultado de imagen para Aguad: "No renovarán contratos en fabricaciones militares"
(Cadena 3) - El Ministro de Defensa de la Nación dijo a Cadena 3 que “el déficit de fabricaciones militares son 1.600 millones de pesos por año”. Estimó que serán un total de 200 despidos entre las tres plantas. 


El ministro de Defensa de la Nación, Oscar Aguad, confirmó a Cadena 3 que “lo más probable es que no haya renovación de contratos en las tres fábricas militares”. El funcionario, que estuvo participando este viernes del puntapié en Jujuy del plan Fronteras Protegidas, habló sobre los ajustes en las tres fábricas militares y advirtió que “nadie puede pensar que el país, después de 70 años de dilapidar recursos y corrupción sistemática, puede salir de la crisis sin sacrificios”.

“En el caso de Fabricaciones Militares el déficit es de 1.600 millones de pesos por año y eso lo enfrentan todos los argentinos y las empresas”, remarcó, e insistió que “los altos impuestos que se pagan en Argentina tienen que ver con los déficit del Estado que pagamos todos”.

Según el funcionario, entre las tres empresas que tiene Defensa: Fadea, Fabricaciones Militares y Tandanor; “Fabricaciones es la que tiene el déficit más grande” y por caso, tratarán de “achicar las estructuras y mejorar la competitividad, porque la decisión es mantener las empresas que son producción para la defensa”.

“Esto significa hacer sacrificios dolorosos y graves, pero si no lo hacemos el resto del país va a pagar por un despropósito”, consideró. En esa línea, apuntó que “lo más probable es que no haya renovación de contratos”.

“La mayoría no son contratos  tan viejos porque tratamos que los que tienen más antigüedad se puedan jubilar, pero debe haber unos mil y pico de empleados entre las tres fábricas (Santa Fe, Villa María y Río Tercero), por lo que no creo que sean más de 200 despidos entre las tres plantas”, concluyó.

Fronteras Protegidas

Respecto a la implementación del plan tan anunciado por el Gobierno adelantó que la primera etapa el despliegue va a ser en la provincia de Salta, Jujuy y Mendoza, en tanto que la segunda se realizará en Chaco, Corrientes y Misiones. “Vamos a hacer un gran apoyo a las comunidades y a las unidades de frontera que consiste en abrir caminos, puentes, llevar asistencia y acción social”, precisó.

“El lavado de dinero y el narcotráfico son una amenaza para las defensas, por eso vamos a hacer un control con acciones preventivas y disuasivas”, cerró.

Entrevista de Fernando Genesir y Adrián Simioni.

jueves, 16 de agosto de 2018

Narcotráfico: Macri encabeza en La Quiaca el envío de 500 militares a la frontera norte

Resultado de imagen para 500 militares a la frontera nortePor Mariano Obarrio  - La Nación
Es el primer despliegue de efectivos de las FF.AA. para dar apoyo logístico a la Gendarmería .

La colaboración militar con la seguridad interior se pone en marcha. El presidente Mauricio Macri inaugurará mañana, en Jujuy, la Operación Integración Norte, que consistirá en la movilización de 500 efectivos de las Fuerzas Armadas a la frontera norte, entre La Quiaca y Puerto Iguazú.

El objetivo es prestar apoyo en materia de logística y comunicaciones a la Gendarmería Nacional, en el combate contra el contrabando y el narcotráfico .

De ese modo, el jefe del Estado presidirá la primera movilización de tropas derivada del decreto 683, del 24 de julio último, que desató fuertes rechazos en la oposición. Varios sectores políticos denunciaron que la disposición constituye una intervención militar en seguridad interior.

El acto de inauguración será a las 9.30, en La Quiaca, y Macri estará acompañado por los ministros de Seguridad, Patricia Bullrich; de Defensa, Oscar Aguad; de Educación, Alejandro Finocchiaro, y de Ciencia y Técnica, Lino Barañao. Se prevé, también, la presencia del gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, y de empresarios.

El operativo será puesto en funcionamiento por el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, teniente general Bari del Valle Sosa, y por el comandante operacional, Carlos Pérez Aquino. Los 500 efectivos que se desplegaran en un principio son todos del Ejército y se extenderán a 3000 a fin de año.

Macri viajará luego a Tilcara, donde, a las 11, tendrá una actividad privada y, a las 13, presidirá en Purmamarca la presenta-ción de U-Sound, una empresa de desarrollos tecnológicos de jóvenes jujeños.

"Las Fuerzas Armadas tendrán a su cargo el apoyo en materia logística y de comunicaciones, no podrán detener, ni decomisar, temas que están reservados a la Gendarmería, que opera en esos lugares", explicó a LA NACION un alto funcionario de la Casa Rosada vinculado con el operativo.

"No van a apoyar a las fuerzas de seguridad, sino a hacer actividades específicas de defensa, coordinadas con las fuerzas de seguridad", agregó otro experto en temas militares del Gobierno.

La reforma militar

El decreto 683/18 modificó el decreto 727 que firmó el gobierno de Néstor Kirchner, que limitaba la participación de las fuerzas militares a agresiones externas de origen estatal. La norma firmada por Macri permite ahora a las Fuerzas Armadas prestar apoyo logístico y en comunicaciones a las fuerzas de seguridad para mejorar la eficiencia de la lucha contra el narcotráfico.

El plan se inscribe en la reforma militar que comenzó el Gobierno y que se completará con la movilización de 600 efectivos militares a 50 objetivos estratégicos y la creación de una división de 10.000 uniformados para una fuerza de despliegue rápido. Entre los objetivos estratégicos -todavía no definidos- se incluirán represas, centrales hidroeléctricas y yacimientos de petróleo y gas, como Vaca Muerta. Estarán excluidas, en un principio, las centrales nucleares.

El Gobierno también anunció que venderá inmuebles el año próximo por US$300 millones, de los cuales US$200 millones se invertirían en equipamiento militar, y que recortará del presupuesto 2019 unos $3000 millones de los gastos operativos de la defensa, que rondan los $14.000 millones.

La Operación Integración Norte, que equivale a lo que se conocía antes como Escudo Norte, buscará incrementar los niveles de seguridad estratégica, actuando de manera coordinada con las fuerzas de seguridad federales. Implicará fortalecer la presencia de efectivos con acciones de apoyo a la comunidad, en pueblos aledaños, y buscará la disuasión mediante la presencia de las Fuerzas Armadas en pasos fronterizos verificados como lugares de ingreso de drogas y de narcotraficantes.

Según confiaron a LA NACION altas fuentes de la Casa Rosada, el principal objetivo es el apoyo logístico y en comunicaciones. Las Fuerzas Armadas aportarán el transporte en helicópteros que no tiene la Gendarmería, de hasta 12 y 15 hombres. En esas aeronaves podrán transportar gendarmes para hacer un decomiso, controlar una carga ilegal o detener sospechosos.

A fin de año se espera apostar a unos 3000 efectivos desde La Quiaca hasta Puerto Iguazú, en Misiones, en una superficie de 51.600 kilómetros cuadrados. Los militares colaborarán con las fuerzas de seguridad, también, en materia de comunicaciones, con drones, equipos de tecnología y radares tipo Razit, de detección de enemigos en movimiento en combate.

Los militares también aportarán camiones para trasladar gendarmes, y brindarán apoyo para el suministro de agua potable. Además, continuará el control aéreo del comando aeroespacial.

EE.UU. enviará aviones, buques y radares para dar apoyo de seguridad en la cumbre de presidentes del G20

(Fotos Maximiliano Luna)Por Martín Dinatale - mdinatale@infobae.com - Infobae.com
El secretario de Defensa norteamericano, James Mattis, se reunió con su par Oscar Aguad y acordaron un trabajo conjunto para la cumbre. Se avanzó en una mayor cooperación militar y en el control del terrorismo


En el marco de lo que el secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, consideró este miércoles a la Argentina como "un socio y amigo" de Washington, la administración de Donald Trump se comprometió a brindar todo el apoyo logístico y técnico para garantizar al gobierno de Mauricio Macri la seguridad de la cumbre de presidentes del G20 que se realizará en Buenos Aires en noviembre próximo.

Durante una reunión reservada que Mattis y su equipo del Pentágono mantuvo ayer en piso 11 del Edificio Libertador con el ministro de Defensa Oscar Aguad y gran parte de la cúpula militar, Estados Unidos garantizó que para la cumbre del G20 enviará aviones supersónicos, un buque portaviones con misiles antiaéreos, radares y equipamiento para la ciberdefensa.

"Ofrecieron todo el apoyo que pidiéramos para el G20 y nos van a ayudar en todo lo que sea la seguridad aérea y espacial respetando desde luego nuestra soberanía y control territorial", expresó a Infobae una fuente calificada del Ministerio de Defensa. Esta mención fue ratificada por otros dos funcionarios argentinos que estuvieron presentes en el encuentro reservado de Mattis y Aguad.

Si bien no se adentraron en detalles, la idea de Estados Unidos sería aportar portaviones apostados en el Pacífico, aviones supersónicos F-18 de intercepción inmediata que hoy carece la Argentina, un escudo antimisilístico y radares móviles para cubrir todo Buenos Aires durante el 30 de noviembre y el 1 de diciembre que es cuando se hará la cumbre de presidentes del G20.

Los aviones supersónicos F-18 son los que escoltan al Air Force One que es la aeronave que transportará a Trump y la defensa norteamericana no permite que ningún avión de otro país se acerque a menos de 180 kilómetros, excepto en Europa donde la OTAN se hace cargo de la seguridad aérea. No esta definido aun el lugar en que estará situado el portaviones pero se mencionó la posibilidad de que sea en el Pacífico.

De todas maneras, durante la charla que mantuvieron Aguad y Mattis quedó en claro que el control de la logística y seguridad de la cumbre del G20 quedará reservada para la Argentina. Es decir, que como ocurrió con la búsqueda del submarino ARA San Juan el año pasado donde intervinieron las fuerzas militares de más de 10 países era la Armada argentina la que estaba al frente del operativo y los países colaboradores se sometían a sus ordenes.

Antes de ingresar a la reunión con Aguad, el secretario de Defensa norteamericano calificó a la Argentina como "un socio y amigo" de Estados Unidos, y pidió un trabajo conjunto con el gobierno de Macri para una "colaboración militar estrecha para la seguridad de nuestros pueblos".

También Mattis destacó la necesidad de "estrechar las relaciones conjuntas en ayuda humanitaria y en actividades estaduales", como las que realizan las fuerzas de seguridad militar de la Asociación del Estado de Georgia con soldados argentinos. Y al hablar de la cumbre de presidentes del G20 en noviembre en Buenos Aires dijo claramente: "Vine aquí para escuchar y atender para forjar un futuro lleno de trabajo en equipo militar en todas las fuerzas. Cuando haya un problema estaremos juntos para ayudarnos".

Por su parte, Aguad bregó por una mayor cooperación entre ambos países. "Todavía puede hacerse más. Apostamos a una relación inteligente con Estados Unidos y a estrechar las relaciones aún más", planteó el ministro de Defensa argentino.

En el encuentro que compartieron ambos funcionarios en el piso 11 del Edificio Libertador estuvieron los equipos de trabajo de cada uno de ellos sumados por el lado norteamericano, el embajador norteamericano Edward Prado y por el lado argentino, el secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia Fulvio Pompeo.

"Fue una reunión muy cordial y de pleno entendimiento donde se avanzó mucho", sintetizó un funcionario presente. En este contexto, las fuentes consultadas por Infobae aclararon también que Mattis buscó darle un mayor nivel de jerarquía a las relaciones bilaterales al proponer que en adelante se realice una "reunión 2+2″, que en la jerga diplomática implica la inclusión de dos carteras de cada lado. En este caso, a la de Defensa se le sumaría la Cancillería de ambos países.

Aguad comentó también los avances en materia de reforma militar que recientemente anunció Macri y en este aspecto Estados Unidos se mostró dispuesto a colaborar en todo lo que tenga que ver con la facilitación de entrenamiento de pilotos y cooperación en materia de capacitación.

Sobre el caso de Venezuela sólo se abordó el impacto regional que está provocando la migración de venezolanos que huyen del régimen de Nicolás Maduro. Allí, el secretario de Defensa norteamericano planteó el fuerte apoyo que la administración Trump ofrece a Colombia que recibió en los últimos años 500.000 inmigrantes. La Argentina también expuso que con 75.000 venezolanos llegados al país el tema se ha transformado en un eje de análisis.

Mattis, que es un militar duro y que por su paso por las guerras de Irak y Afganistán se ganó el mote de "perro rabioso", es un conocedor del terrorismo extremista islámico. En este sentido, durante la reunión reservada con Aguad mencionó la necesidad de estrechar lazos entre ambos países para establecer un programa de "alerta informativo" sobre células terroristas. Aunque Mattis dejó en claro que hoy América del Sur no se percibe como una región en peligro de grupos terroristas.

Por último, según pudo saber Infobae, Aguad y Mattis dialogaron sobre la decisión de la Argentina de volver a ponerse en línea con la iniciativa contra la proliferación de material sensible. Se trata de una iniciativa que suscribió la Argentina durante la época de Eduardo Duhalde y durante el kirchnerismo se dejó de suscribir. Consiste sustancialmente en una colaboración entre países para evitar el tráfico de material sensible que pudiera usarse para las denominadas "bombas sucias" que usan algunos grupos terroristas y que surgen de elementos farmacológicos o radioisotopos de uso en hospitales.

En este sentido, la Argentina y Estados Unidos participaron este año en un ejercicio teórico de control de estos materiales y el año que viene volverán a realizar esta práctica de intercambio de datos junto con Colombia, Chile y Paraguay.

miércoles, 15 de agosto de 2018

Llega jefe del Pentágono: China, Maduro y G-20 en agenda criolla (III)

James Mattis. Por Edgardo Aguilera - Ambito.com
El secretario de Defensa de EE.UU., James Mattis, visita el país y lo recibirá en el Edificio Libertador, el ministro del área y funcionarios nacionales.

Proveniente de Brasil como parte de una gira por Sudamérica que lo llevará por Chile y Colombia, hoy arriba a la Argentina, James Mattis, secretario de Defensa de los Estados Unidos. A las 12 en el edificio Libertador, sede del Ministerio de Defensa, lo recibe Oscar Aguad con una agenda que tratará asuntos regionales y globales al calor de la reforma militar que impulsó el presidente Mauricio Macri. Acompañarán al ministro, el secretario de Estrategia y Asuntos Militares, Horacio Chighizola; el subsecretario un de Asuntos Internacionales, José Vila; el director de Política Internacional, Eduardo Diez y, un enviado especial de Macri, el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, funcionario que despertará curiosidad en Mattis. Otro Pompeo, Michael Richard, es nada menos que el secretario de Estado norteamericano y exjefe de la CIA, aunque las fuentes consultadas negaron vínculo familiar con el del equipo macrista.

La inestabilidad política y la crisis humanitaria de Venezuela, que podría afectar el escenario regional, estarán al tope de las deliberaciones. Los fantasmas de un conflicto armado entre países que alentó Nicolás Maduro, señalando al presidente colombiano Juan Manuel Santos, tras el episodio del presunto atentado con drones, es la preocupación del momento. Máxime ante la cercanía de la reunión del G-20 en un escenario global en el que la Argentina como anfitrión tiene responsabilidades en defensa y seguridad de los líderes del mundo desarrollado. El Pentágono, se sabe, no delega el rol cuando se trata de custodiar al habitante de la Casa Blanca. Este asunto será parte de las conversaciones. Cómo participar de manera discreta sin resentir las pasiones nacionales. 

El histórico vínculo de aliado extra OTAN que obtuvo el país en tiempos de Carlos Menem allana el diálogo y la posible cesión (con devolución) de equipos para un área específica; la prevención de ciberataques. 

El affaire de los drones de Maduro actualizó otra necesidad, contar con "inhibidores" de esos artilugios, una capacidad que no tienen las fuerzas criollas. 

Otro tema bajo análisis es dónde se posicionará el aparato militar estadounidense que se traslada con cada desplazamiento del presidente. Por caso, los aviones conocidos por la sigla AEWACS (Airborne Early Warning and Control System) aviones de alerta temprana diseñados para la detección de aeronaves a larga distancia y también los de EW (Electronic Warfare) de guerra electrónica para captar y neutralizar emisiones de radares y otros elementos como los de guiado de drones. Se habla de la base El Plumerillo, en Mendoza, y de otra alternativa que ya se usó durante la visita de Barack Obama, el aeropuerto uruguayo de Carrasco. El Atlántico sur, que antaño era objeto de "tratamiento cuidado" por su interrelación con otro aliado histórico de EE.UU., el Reino Unido, dejó de ser un issue en el diálogo bilateral con la Argentina. El actual Gobierno alcanzó un relacionamiento normal y aventó desconfianzas en ese escenario. 

Influencia china

El mandamás del Pentágono busca auscultar in situ hasta dónde llega la influencia y presencia en Sudamérica de dos rivales, China y la Federación Rusa. "Hay más de una forma de perder la soberanía en este mundo. No es sólo por las bayonetas. Puede ser con países que llegan ofreciendo regalos, préstamos amplios que acumulan deudas masivas en otros países a sabiendas de que no podrán repagarlas, es lo que parecen ser los préstamos chinos a naciones como Venezuela y Filipinas", reflexiona Mattis para graficar la influencia de China en la región. No menciona a la Argentina, donde la creciente presencia china se dio, entre otros rubros, por el instrumento financiero del swap, intercambio de divisas para reforzar reservas del Banco Central. En 2014 la Argentina negoció un crédito por un total de yuanes (moneda china) equivalente a u$s11 mil millones. La internacionalización del yuan con el mecanismo del swap ha permitido convertir a esa divisa en una de las principales monedas de reservas a nivel mundial. Lo mismo que el dólar. 

Testear hasta dónde llega el vínculo militar chino con las fuerzas criollas es tarea fácil. No ha avanzado más que en el papel de acuerdos de cooperación técnica y, en un interés casi utópico de participar en algún proyecto con la Fábrica Argentina de Aviones (FAdeA). Claro, atado a la adquisición del avión de combate chino multi-rol denominado FC-1/JF-17 Thunder para reemplazar el Mirage de la Fuerza Aérea Argentina y la posibilidad de ensamblar algunos ejemplares en la fábrica cordobesa. La visita de Mattis a la región se produce a semanas del encuentro del titular de la Armada estadounidense con sus pares de Argentina, Brasil y Chile. Reuniones que sucedieron tras la cumbre realizada en Cartagena, Colombia, en el marco de la 28a Conferencia Naval Interamericana que congregó a los popes navales de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia (anfitrión), Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay. El antecedente importa. 

El index de Mattis incluye el asunto tratado en aquella conferencia naval sobre los desafíos marítimos que afectan el Hemisferio Occidental: el combate al tráfico de drogas. La misión que en formato de apoyo logístico a las fuerzas federales de seguridad, impulsó el ministro Aguad en la letra del decreto N° 683 de directiva sobre organización y funcionamiento de las Fuerzas Armadas.

La agenda del secretario de Defensa de Estados Unidos en Argentina: terrorismo, narcotráfico, China y G20

El secretario de Defensa de Estados Unidos, James MattisPor Martín Dinatale - mdinatale@infobae.com - Infobae.com
James Mattis llegó al país y hoy se reunirá con el ministro Aguad en el marco de una visita por América del Sur. La reforma militar y una mayor cooperación con Washington estarán sobre la mesa.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis

La lucha contra el terrorismo, los descalabros del narcotráfico en la región, el nuevo rol de las Fuerzas Armadas en el mundo, la crisis de Venezuela, la cumbre del G20 en Buenos Aires y el avance de China en América latina. Todos estos temas forman parte de la ambiciosa agenda en la visita oficial que encarará hoy el secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, quien se reunirá con el ministro de Defensa, Oscar Aguad, y la cúpula militar argentina.

Mattis inició este domingo una gira por América del Sur que lo lleva por la Argentina, Brasil, Chile y Colombia con el objetivo de reforzar la relación de Washington en la región.

Ayer por la tarde Mattis arribó a Buenos Aires y reiteró lo que había adelantado el Departamento de Defensa norteamericano en un comunicado: "Las relaciones de Estados Unidos con América del Sur son fundamentales para conseguir que el hemisferio occidental sea un lugar de colaboración, próspero y seguro". También mencionó que la administración de Donald Trump está dispuesta a colaborar con la Argentina en la logística defensiva de la cumbre de presidentes del G20 que se realizará a fines de noviembre en Buenos Aires.

Sin embargo, más allá de lo formal, fuentes diplomáticas y castrenses de la Argentina explicaron a Infobae que "hay un marcado interés de Mattis por estrechar lazos con la Argentina" para potenciar la cooperación en materia militar y lucha contra el terrorismo en la región. Mattis es un especialista en esta materia: estuvo al frente de la Infantería Marina norteamericana en las guerras de Afganistán en 2001 e Irak en 2003. De allí, surgió su apodo de "perro loco" por su tenaz combate contra el terrorismo islámico.

Durante su breve paso por Buenos Aires, también se supo que Mattis y el ministro Aguad abordarán la problemática regional de financiamiento del narcotráfico a los grupos terroristas. En Washington están convencidos de que los grupos de narcotraficantes de la región solventan económicamente a sectores radicalizados del terrorismo mundial y apuntan a la connivencia de este factor en la Triple Frontera de Paraguay, Argentina y Brasil.

A la vez, el ministro Aguad dialogará con Mattis sobre el alcance de la reforma militar que acaba de encarar el presidente Mauricio Macri para que las Fuerzas Armadas den apoyo logístico a las fuerzas de seguridad precisamente en el combate contra los grupos narcos en la frontera norte.

"El viaje del secretario de Defensa norteamericano hay que leerlo como una decisión de Trump de darle a la región mayor atención en materia de cooperación militar. No se puede circunscribir este viaje sólo a la visita en Argentina", reiteró a Infobae una destacada fuente de la Cancillería que también estuvo en los detalles del viaje de Mattis.

Se sabe que hay una preocupación de Estados Unidos por el avance de proyectos financiados por China en la región con un costo accesible pero con severos condicionamientos económicos y políticos posteriores.

En este sentido, no se descarta que Mattis haga referencia, por ejemplo, al proyecto de construcción de las centrales nucleares y las represas con financiamiento de Beijing o a la instalación de una estación de avistaje lunar de China en Neuquén. Desde Infobae se alertó en reiteradas oportunidades sobre el eventual uso dual que esa base podría tener si se entiende que la agencia que se encarga de ello depende directamente del Ejército Popular de China y la Argentina no tendrá incidencia alguna en el proyecto.

Desde el plano político, el secretario de Defensa norteamericano espera abordar también la crisis de Venezuela y su impacto regional. Aguad ya tiene números para mostrar sobre esto: en los últimos tres años hubo 75.000 venezolanos que llegaron a la Argentina huyendo del régimen de Nicolás Maduro y así esa inmigración creció aquí en un 1.600%. Algo similar ocurre en Colombia, Brasil y Perú.

En lo que atañe directamente al vínculo con la Argentina, en el Estado Mayor Conjunto creen que Mattis abordará la necesidad de reforzar la cooperación militar en materia de cursos de adiestramiento, la compra aun no saldada por 163 millones de dólares de 12 aviones de instrucción Beechcraft T-C6 Texan II y Aguad sacará a relucir los cambios en las Fuerzas Armadas que anunció Macri.

También se supo que hay intenciones del secretario de Defensa de Estados Unidos de plantear una colaboración concreta de Washington para la cumbre del G20. Así, se evalúa el apoyo de aviones norteamericanos supersónicos apostados en los aeropuertos de Mendoza o Carrasco, Uruguay, para dar cobertura logística a los organizadores de la cumbre. También se mencionó la posibilidad del eventual involucramiento de un portaaviones norteamericano apostado en el Pacífico con aviones F-18 a disposición para la cobertura aérea.

"Lo que vamos a hacer en Argentina principalmente es escuchar mucho y ver cómo podemos ayudar en temas como la preparación de la seguridad del G20", dijo Mattis ayer a la prensa norteamericana que llegó en su comitiva.

Al secretario de Defensa de Estados Unidos se lo conoce por el sobrenombre "perro loco" por su actuación en Afganistán e Irak después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington. Mattis fue comandante de la Primera División de la Infantería de Marina que llegó a Bagdad para derrocar al entonces dictador, Sadam Husein, y en 2004 lideró la toma de Faluya.

Pero como dijo ayer en Infobae Fabián Calle a Mattis ahora se lo debe observar ya no como el "perro loco" sino como el "perro sabio" que aconseja a Trump sobre las estrategias militares y diplomáticas norteamericanas lejos de su temperamento cruel durante la guerra.

jueves, 9 de agosto de 2018

Macri pide permiso para realizar ejercicios militares que costarán $ 444 millones

Resultado de imagen para Macri pide permiso para realizar ejercicios militaresPor EZEQUIEL M. CHABAY - Cronista.com
La Casa Rosada quiere que se le autorice el ingreso de tropas extranjeras y el egreso de militares para entrenamientos combinados. El plan, clave para enviar misiones de paz a zonas en conflicto.

Luego del contrapunto ocurrido en julio por el ingreso al país de tropas estadounidenses sin aprobación del Congreso, el Gobierno envió un proyecto de ley al Senado para que se autorice a las fuerzas armadas operaciones militares conjuntas con fuerzas extranjeras, tanto al interior del país como fronteras afuera.

El expediente 207/18 remitido a la cámara alta el pasado viernes 20 de julio solicita a los senadores la autorización para que la Armada y la Fuerza Aérea realicen entre el 1° de septiembre próximo y el 31 de agosto de 2019 unos 25 ejercicios combinados con diferentes países "con el objeto de reforzar la cooperación bilateral y multilateral".

De acuerdo al informe anexo remitido desde el Ministerio de Defensa, las 26 operaciones que buscan autorización podrían insumir hasta $ 444,7 millones del presupuesto de ambas armas. El costo a las arcas públicas podría bajar hasta $ 370,5 millones, en caso de que algunas de las acciones bilaterales programadas y todavía sin lugar confirmado, se desarrollen en territorio nacional.

El proyecto pide autorización para el ingreso de tropas de, al menos, 19 países, para un máximo de 12 operaciones aéreas y marítimas que tendrían lugar en territorio o aguas marítimas nacionales. Y al igual que sucedió con el ejercicio del Comando de Operaciones Especiales Sur (Coesur) del Ejército estadounidense con policías y gendarmes, ocurrido en cuarteles de la provincia de Buenos Aires, algunos ejercicios conjuntos prometen dar que hablar.

En fecha no definida, la Armada pretende realizar un "ejercicio de oportunidad" cuando algún buque portaaeronaves de la US Navy y su buque escolta se hallen en aguas territoriales argentinas, cercanos a la costa. El ejercicio, bautizado "Gringo Gaucho", consiste en coordinar la interoperabilidad de aeronaves y buques en alta mar. Es probable que se desarrolle entre noviembre y diciembre, durante cuatro días, en fecha próxima a la cumbre del G20. Su costo será de $ 8.516.528.

Además, en fecha a definir entre septiembre y diciembre próximo, la Armada pretende participar del operativo Bold Alligator ("Cocodrilo audaz"), un entrenamiento de nivel táctico con buques e infantes de Marina estadounidenses, especializados en operaciones anfibias. El costo para la Armada, que debería trasladar 43 efectivos al hemisferio norte, será de $ 2.745.962.

Otra actividad apadrinada por Washington es el ejercicio "Panamax", en ambas márgenes del canal de Panamá. Dicha operación tiene el objetivo principal de ejercitarse en el planeamiento y ejecución de operaciones de vigilancia e interdicción. Para el Estado, costará $ 14.344.943.

El más oneroso de todos los ejercicios será "Unitas", por celebrarse en la costa argentina en su versión "anfibia" y en Colombia, para las dos fases complementarias. Estas maniobras del Pentágono son percibidas como de vital importancia para alistar a los militares argentinos ante el eventual envío a misiones de paz bajo el amparo de Naciones Unidas, tal cual pretende este Gobierno. "Unitas Anfibio" demandará $ 29.741.336, mientras que las fases I y II del "Unitas Atlántico" costarán, respectivamente, $ 27,3 millones y $ 62,8 millones.

La Fuerza Aérea, en tanto, tiene previstos 7 ejercicios combinados, todos con países limítrofes, por $ 41.562.475.

martes, 7 de agosto de 2018

Ordenan el despliegue de militares para el operativo en la frontera norte (II)

Ordenes. El gobierno dispuso ayer el comiendo del desplazamiento de tropas al norte par atareas de apoyo logísticco y adiestramiento. Por Edgardo Aguilera - Ambito.com
Se lanzó el Operativo de Integración Norte. Involucra el despliegue de efectivos en una zona fronteriza que va desde Salta hasta Misiones. Es la estrategia que anunció Mauricio Macri cuando firmó el decreto para modificar la función de las Fuerzas Armadas.

Ordenes. El gobierno dispuso ayer el comiendo del desplazamiento de tropas al norte para tareas de apoyo logístico y adiestramiento.

El Gobierno lanzó el "Operativo de Integración Norte", en la Zona de Frontera que abarca la localidad de San Antonio de los Cobres, en la provincia de Salta, y la ciudad de Puerto Iguazú, en la provincia de Misiones.

El despliegue militar ocurre luego de una polémica planteada por la oposición a raíz de la asignación de uniformados a tareas de apoyo logístico en la lucha contra el narcotráfico y otros delitos transnacionales. 

La resolución del ministro de Defensa, Oscar Aguad, a publicarse en el Boletín Oficial, identificada con la sigla RESOL-2018-860-APN-MD, establece que se trata de fortalecer "las tareas de apoyo logístico que desarrolla el Instrumento Militar con el Sistema de Seguridad Interior" y realizar "actividades de adiestramiento operacional y Operaciones de Apoyo a la Comunidad". El documento informa que "la presente medida tendrá vigencia a partir del 6 de agosto de 2018", por un plazo de un año.

El Comandante Operacional de las Fuerzas Armadas, general de división Carlos Pérez Aquino, quien depende del jefe del Estado Mayor Conjunto, teniente general Bari del Valle Sosa, es el responsable máximo de la planificación y ejecución del operativo y de la coordinación con las autoridades de la Gendarmería y de la Prefectura para la implementación del apoyo logístico a esas fuerzas federales. Las FF.AA. tienen que poner a disposición del general Pérez Aquino sus recursos humanos y materiales (camiones, buques, aeronaves, equipos de comunicaciones, radares, etc.). El Ejército enviará alrededor de 300 hombres provenientes de las brigadas con asiento en Salta, Chaco y Misiones. Constituyen una unidad ligera integrada por las especialidades de comunicaciones, ingenieros, arsenales e infantería.

El jefe de la Fuerza Aérea, Enrique Amreim, dispuso el traslado de 6 aviones Tucano no artillados que estaban destinados a la formación de pilotos en el Grupo Escuela de la Escuela de Aviación Militar en Córdoba. Esas aeronaves operarán desde Resistencia, Chaco. Allí hay una base que se construyó en 2011 en inmediaciones del aeropuerto provincial. 

Un edificio de dos plantas con capacidad para alojar pilotos, tripulaciones y técnicos del radar instalado pero nunca se constituyó en base permanente. No tiene personal de dotación fija, tampoco aeronaves. Se usa de manera temporaria como "base de despliegue", condición que eleva los costos porque el Estado (bolsillo del contribuyente) tiene que afrontar el gasto del traslado de toda la infraestructura de mantenimiento y apoyo a las aeronaves que rotan en cada despliegue como el actual Operativo de Integración. 

Apoyo

En esta primera fase la Armada no tendrá una participación significativa. Se prevé para el mediano plazo el empleo de buques multipropósito de la Escuadrilla de Ríos, entre ellos el ARA Ciudad de Zárate para tareas de apoyo sanitario a las comunidades ribereñas. 

En un anexo secreto se establecen Reglas de Comportamiento para el Operativo Integración Norte. Un conjunto de directivas que en esencia orientan los procedimientos a seguir en casos de empleo de fuerza letal, quién, cuándo y qué situación. Se sabe que la directriz es privilegiar la seguridad de las personas y la vida de quienes se vean en situación de riesgo inminente. 

El gasto que demanda toda la operación se afrontará con partidas extrapresupuestarias. Una preocupación extendida en el alto mando castrense es que haya flujo de recursos y que no ocurra como en los operativos realizados en el Gobierno anterior, el Escudo del Norte, cuyas partidas se asignaban con cuentagotas y de manera extemporánea. "Debíamos disponer recursos propios para poder saldar la logística y los viáticos del personal desplegado", dijeron a este diario fuentes militares.

lunes, 6 de agosto de 2018

Reforma de las Fuerzas Armadas: el Gobierno definió las reglas del operativo en la frontera norte

Por Fernando Morales - Infobae.com
A través de una resolución que se publicará esta semana en el Boletín Oficial, el Gobierno dio un marco normativo a las FFAA en lo que será el apoyo logístico a las fuerzas de seguridad.

Si bien la intención del gobierno nacional era iniciar el lunes 30 de Julio el despliegue de unos 500 efectivos militares a la frontera norte de la Argentina, fue necesario demorarlo. La razón fundamental del retraso estuvo dada por una serie de planteos reglamentarios que – según dicen- en especial el jefe del Ejército, Claudio Pasqualini, efectuó a las autoridades políticas, y que tenían que ver principalmente con la correcta determinación de las llamadas "reglas de empeñamiento" que tendrán que observar los efectivos de las tres fuerzas en su apoyo a la seguridad interior.

Como es ya de público conocimiento, la asignación de tareas de apoyo logístico por parte de personal militar a sus pares de las fuerzas de seguridad no es algo novedoso. Tal accionar se encuentra perfectamente amparado en las leyes de defensa y seguridad interior vigentes.

No obstante, el decreto 727/06 había limitado severamente la posibilidad de actuación de las fuerzas armadas en el territorio nacional, permitiendo solo el uso de efectivos y medios para conjurar un ataque proveniente de un ejército regular de un tercer país. No obstante esta limitación, durante el anterior gobierno se implementaron operativos de cooperación entre fuerzas militares y policiales, conocidos como Fortín I y II y Escudo Norte. Según las actuales autoridades, sin la reforma ahora implementada, todo lo actuado anteriormente fue ilegal.

Luego de varias jornadas de trabajo en las que tuvo un rol destacado el Estado Mayor Conjunto de las FFAA, la resolución que se publicará esta semana en el Boletín Oficial pretende dar un marco normativo claro y preciso a las tropas afectadas al "Operativo Integración" y asimismo remarcar que no se ha derogado ni modificado ninguna ley del Congreso Nacional, ni tan solo el propio decreto 727/06 que solo ha sido parcialmente readecuado para posibilitar el nuevo rol de las Fuerzas Armadas.

La norma

En los considerandos de la Resolución 860 se establece en primera instancia que la "Defensa Nacional es una función indelegable del Estado Nacional". Este concepto es inmediatamente seguido por el que sostiene la necesidad del país de "contar con la capacidad de anticipar, disuadir y superar las amenazas, riesgos y desafíos del siglo XXI que afecten la seguridad nacional".

De la lectura de los párrafos siguientes y de acuerdo con la interpretación hecha por diversos especialistas consultados por Infobae, se desprende que la resolución avanza de lleno en el sentido de marcar en virtud de estas nuevas amenazas y nuevos escenarios, en una interacción entre Seguridad y Defensa, pero dejando en claro que no son lo mismo. "No podemos negar que la efectiva ocupación de los espacios con personal militar y de seguridad, permite conjurar amenazas que rozan ambas áreas de acción del Estado", afirma uno de los involucrados en la redacción de la normativa hoy en vigor.

Más allá de los diversos conceptos dogmáticos contenidos en los considerandos, la resolución ministerial se aboca luego a una clara definición de las reglas de juego con las que deberán operar los mandos militares en su rol de colaboradores de las fuerzas de seguridad.

En este sentido, la primera definición de importancia es que será el Estado Mayor Conjunto de las FFAA -actualmente bajo el mando del Teniente General VGM Bari del Valle Sosa y por intermedio de su Comando Operacional (en manos del General de División Carlos Pérez Aquino)- el organismo de la defensa nacional habilitado para disponer la afectación de personal y medios que se requieran para implementar el "Operativo Integración Norte". No pasa desapercibido el hecho del fuerte respaldo que esto otorga a los hombres del Ejército Argentino.

También la medida acota territorialmente –al menos por ahora- el accionar conjunto a la zona geográfica comprendida entre San Antonio de los Cobres (Salta) y Puerto Iguazú (Misiones) previendo que las tropas militares desplegadas entre tales coordenadas geográficas, realizan actividades de adiestramiento operacional y al mismo tiempo de apoyo social y sanitario a las comunidades locales. De esta manera – aclaran en Defensa- queda claro que no se está considerando un despliegue de tropas en centros urbanos de todo el país, tal como señalaban los opositores a la medida.

Un dato no menor y que será motivo de análisis a partir del desarrollo de las primeras operaciones conjuntas, será el resultado que tendrá la colaboración que la Armada Argentina pueda prestarle al personal de la Prefectura Naval. Ocurre que a diferencia de la buena relación institucional que existe entre el Ejército y la Gendarmería Nacional, en el agua ocurre todo lo contrario ya que desde que la que hoy es considerada como única autoridad marítima nacional, dejó de depender de la Armada, quedaron pendientes de ajuste muchas normas y reglamentos que hacen que hoy existan varias zonas de conflicto entre ambas instituciones. Por otra parte tanto en Defensa como en Seguridad son conscientes que tendrán que operar con gran cintura política para que finalmente las tropas navales acepten ponerse a las órdenes operativas de la fuerza policial marítima.

La parte secreta de la resolución

El art 7° de la resolución ministerial establece que la fijación de las "normas de comportamiento" que deberán observar los efectivos militares en todos los operativos en los que tomen parte, a partir del apoyo logístico que brindarán a las fuerzas federales de seguridad.

Fuentes del Ministerio de Defensa justifican este "secreto militar" en la sencilla razón que no resultaría lógico poner sobre aviso a los propios delincuentes narcotraficantes o terroristas, de las circunstancias en las que las FFAA podrían pasar de un rol pasivo o de apoyo al de una efectiva acción defensiva con empleo de armas.

Infobae está en condiciones de informar que en la redacción de estas "normas de comportamiento" se ha atendido en forma muy especial a cubrir las eventuales responsabilidades judiciales que puedan involucrar a un efectivo militar por obrar con un supuesto "exceso en el cumplimiento del deber" pero atendiendo asimismo a la necesidad del militar de no ver limitado su derecho a la "legítima defensa".

La oposición en alerta

Desde diversos sectores de la oposición se han presentado proyectos para intentar impedir que finalmente el "Operativo Integración" se ponga en marcha. Por el la lado del Frente para la Victoria y propiciado por el ex Ministro de Defensa Agustín Rossi, se ha confeccionado un proyecto de ley tan corto como contundente. "Artículo 1, derogase el decreto del PEN Número 683/18″.

Desde el PEN sostienen con firme convicción que esto es un mero hecho político sin consecuencias prácticas, ya que para el supuesto que la norma avanzara tanto en Diputados como en el Senado, esa supuesta ley jamás sería promulgada por el Presidente de la Nación.

Según declaró hace pocos días el propio Oscar Aguad en exclusiva para Infobae, el próximo 14 de agosto partirán los 500 efectivos que ya están preparados para cumplir su misión.

miércoles, 1 de agosto de 2018

El ajuste militar: el Estado vende inmuebles y anhela recaudar US$300 millones

Trascendió anoche durante la cena de camaradería entre Macri y la cúpula de las Fuerzas Armadas; se impulsaría el año que vienePor Mariano Obarrio  - La Nación
Trascendió anoche durante la cena de camaradería entre Macri y la cúpula de las Fuerzas Armadas; se impulsaría el año que viene Fuente: LA NACION - Crédito: Daniel Jayo

Luego del decreto de colaboración de las Fuerzas Armadas en la logística para mejorar la seguridad interior, el gobierno de Mauricio Macri dejó trascender que la Casa Rosada impulsará el año próximo la venta de inmuebles militares por un valor de 300 millones de dólares, de los cuales promete que 200 millones irían al presupuesto del ministerio de Defensa, que dirige Oscar Aguad , para la reconversión de las fuerzas y la inversión en equipamiento.

Al tipo de cambio de hoy, ello significaría un ingreso para el Estado nacional de 8400 millones de pesos. De ese monto, según confiaron a LA NACION altas fuentes del Gobierno, 5600 millones irían a las inversiones militares.Y 2800 millones se quedarían en el Tesoro nacional como ingreso por ventas de inmuebles que ejecutará la Agencia de Administración de Bienes del Estado (AABE).

Sin embargo, entre las filas de los uniformados existe desconfianza, según pudo comprobar ayer LA NACION durante la Cena de Camaradería de las Fuerzas Armadas que fue presidida por Macri, con un breve discurso. El jefe del Estado se retiró apenas media hora después de comenzad la comida en medio de tibios aplausos.

"Nosotros no podemos confiar en que todo el producido de esas ventas vaya a equipamiento militar. Eso lo dicen ahora y después resulta que la mayor parte del dinero puede ir a cubrir los gastos corrientes del Estado. Qué garantías tenemos", expresó uno de los altos mandos, cerca de donde cenaba la plana mayor del Gobierno.

En el edificio Libertador, además de Macri, asistieron el jefe del Gabinete, Marcos Peña, el ministro de Defensa, Oscar Aguad, su par de Seguridad, Patricia Bullrich, el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, el secretario de Asuntos Estratégicos, Fulvio Pompeo, y el diputado Gastón Roma.

El otro capítulo que entraña dudas entre los militares el ajuste del Presupuesto de Defensa, que tendrá una poda del 25% sobre los gastos operativos del Ministerio, que son unos 14.000 millones de pesos, en un crédito vigente total de 140.000 millones. De esto, el 90% son salarios del personal de las FF.AA. y el 10% son gastos de la administración. Sobre estos 14.000 millones el ajuste seria de 3500 millones.

"Es contradictorio que nos digan que se van a trasladar unidades y reformular otras, porque eso requiere de recursos, y por otro lado nos dicen que tendremos menos recursos para funcionar", señaló otro alto oficial de las FF.AA. El recorte se notó en la comida de camaradería porque a una entrada frugal de arrolladitos muy pequeños, le siguió un medallón de carne de tamaño ínfimo sin guarnición.

Por otra parte se conocieron detalles del despliegue de todas las fuerzas para cumplir con el decreto firmado por el presidente Macri para que las Fuerzas Armadas colaboren en la seguridad interior y custodien objetivos estratégicos, pese a que la medida fue rechazada por la oposición, que se movilizó el jueves con un acto en Plaza de Mayo.

La nueva Directiva de Política de Defensa Nacional prevé el despliegue militar rápido de 500 efectivos a la frontera Norte, desde Jujuy hasta la Triple Frontera, a lo largo del límite con Paraguay, Bolivia y Brasil. En el futuro esos efectivos llegarían hasta 3000 en un progresivo traslado a lo largo de un año.

Reforma: Macri (ante militares) ratificó que no habrá marcha atrás

Por Edgardo Aguilera - Ambito.com
Reconoció falencias en las capacidades materiales de las FF.AA. por desinversión. Prometió continuar con el blanqueo de sueldos en las fuerzas.
Gala. Macri encabezó anoche la cena anual de camaradería de las Fuerzas Armadas. Allí ratificó la reforma militar.
Gala. Macri encabezó anoche la cena anual de camaradería de las Fuerzas Armadas. Allí ratificó la reforma militar.

El presidente Mauricio Macri encabezó ayer la cena anual de camaradería de las Fuerzas Armadas y ratificó la reforma militar anunciada días atrás. Además del ministro de Defensa, Oscar Aguad, compartieron la mesa principal el jefe del Estado Mayor Conjunto de las FF.AA., teniente general Bari del Valle Sosa; y los jefes del Ejército, general de división Claudio Pasqualini; de la Armada, vicealmirante José Luis Villán; y de la Fuerza Aérea, brigadier general Enrique Amrein, organizador del evento. "Vuelvo a reiterar nuestro compromiso con saldar la deuda histórica que tenemos con las FF.AA. de la democracia", dijo el Presidente. Todos los militares presentes en el Salón San Martín del edificio Libertador entendieron que se refería a la reforma lanzada en el Decreto N° 683 por el que se derogó el Decreto 727 dictado en 2006 por Néstor Kirchner, que había limitado el accionar de los uniformados a agresiones de origen externo perpetradas sólo por Fuerzas Armadas pertenecientes a otro Estado. 

En otra parte, Macri reconoció las deficiencias de equipamiento, "me comprometo a revertir progresivamente el proceso de destrucción de las capacidades materiales de las fuerzas, sabemos que no es una tarea fácil porque han sido muchos los años de desinversión y por la situación que está atravesando nuestro país pero vamos a trabajar para lograrlo". 

También hizo una referencia a continuar con el plan de recuperación y blanqueo de salarios. La mejora salarial del 20% con blanqueo de sumas no remunerativas y la reforma que lanzó la Casa Rosada asignando nuevos roles a las fuerzas aventó el mal humor castrense generado por una propuesta inicial que los había dejado fuera de la paritaria con un pobre 8%. 

Persiste la tensión en otro sector sensible que conduce Noel Costa, directora de Inteligencia Estratégica Militar; desde su oficina ubicada en el 9° piso del edificio del Instituto de Ayuda Financiera para Pago de Retiros y Pensiones Militares. Se trata del personal civil de inteligencia de las tres fuerzas (PCI, en el argot de los espías). Quedaron fuera del plan de blanqueo sistemático de las sumas fijas que elaboró el Gobierno para los militares, tampoco percibieron los 2.000 pesos por única vez que se otorgó a los uniformados en el último aumento. "Muchos de nosotros tenemos una participación directa en la evaluación de las tendencias estratégicas globales y regionales y de su impacto en el interés nacional motivo de la Defensa". "Manejamos información reservada que colabora en la determinación de las amenazas y riesgos de los que habló el Presidente, hay analistas de sistemas, técnicos informáticos, programadores, etc trabajando para prevenir ciberataques y nos discriminan en los haberes" dijeron a este diario un grupo de civiles de la inteligencia militar. 

El presidente resaltó la tarea de las industria para la Defensa; "después de 10 años la empresa FAdeA (Fabrica Argentina de Aviones), va a entregar 3 aviones Pampa de la serie III a la Fuerza Aérea, es un hecho muy importante para la fuerza y para la Argentina". "Estamos llevando adelante un proceso exitoso de saneamiento y equilibrio de cuentas n FAdeA, Tandanor y Fabricaciones Militares para convertirlas en empresas eficientes y autosustentables". 

Por último dedicó un párrafo de halago y reconocimiento: "Estoy convencido de que los mejor nuestras fuerzas son sus hombres y mujeres, todos reconocemos su compromiso, su entrega y su convicción, con ese profesionalismo y heroísmo recordamos a los 44 tripulantes del ARA San Juan, quienes entregaron su vida protegiendo nuestros mares, es un dolor que llevamos todos los argentinos en nuestros corazones".
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...