martes, 15 de mayo de 2018

Una sonda de la NASA descubrió agua líquida en la luna Europa de Júpiter

(Clarin.com) - Detectaron géiseres que alimentan la posibilidad de vida terrestre en el sistema solar.
Júpiter y sus lunas. Una imagen fotografiada en 1979 por la sonda espacial Voyager 1.
Júpiter y sus lunas. Una imagen fotografiada en 1979 por la sonda espacial Voyager 1.

Un nuevo análisis de las mediciones realizadas por la nave espacial Galileo de la NASA hace más de 20 años en la capa helada de Europa, una de las lunas de Júpiter, ha revelado que podría tener los ingredientes suficientes para sustentar vida en otra parte del Sistema Solar, por fuera de la Tierra. 

Los hallazgos, difundidos este lunes, son la evidencia más concreta -hasta el momento- de chorros compatibles con géiseres, que emergen de la superficie helada de Europa. Se trata de una investigación publicada por la revista Nature Astronomy, luego de la revisión de los registros obtenidos por la nave Galileo, que en 1995 se convirtió en la primera nave espacial en entrar a la órbita de un planeta gigante de gas.

Europa, una de las lunas de Júpiter, es un "fuerte candidato" para encontrar vida allí.La posible presencia de agua en Europa es una creencia científica difundida hace tiempo: los astrónomos suponen que esa luna está cubierta por un océano salado con una superficie que duplica la de los océanos terrestres. Ese presunto océano tiene su superficie congelada y los investigadores creen que, debajo, hay agua líquida y cálida, lo que hace que la NASA considere a Europa como "un fuerte candidato" para la existencia de vida allí.

Europa, una de las lunas de Júpiter, es un "fuerte candidato" para encontrar vida allí.

En los últimos años, el telescopio espacial Hubble ha detectado evidencias de columnas de vapor en Europa, pero desde lejos. La sonda Galileo se acercó mucho más durante sus once sobrevuelos.

"En un pasaje particular sobre Europa, la nave espacial llegó a acercarse mucho, estuvo a 150 kilómetros sobre la superficie, y fue en ese pasaje que vimos distintivos que nunca habíamos entendido", dijo en el canal de la NASA Margaret Kivelson, profesora emérita de física espacial de la Universidad de California. Esa región estaba en un área en la que el Hubble había detectado repetidas evidencias de columnas de vapor.

Otro investigador presentó recientemente hallazgos de la colección de observaciones del Hubble, y "eso llevó a darnos cuenta de que teníamos que volver atrás y mirar los datos de Galileo", dijo Xianzhe Jia, profesor asociado de la Universidad de Michigan.

Para el nuevo estudio, los expertos midieron variaciones en el campo magnético y las ondas de plasma de la luna, apoyándose en el sobrevuelo cercano de Galileo, y descubrieron que eran "consistentes" con que la nave espacial atravesó una columna de vapor de agua.

"Estos resultados proporcionan una fuerte evidencia independiente de la presencia de géiseres en Europa", escribieron los investigadores en Nature. El equipo reconstruyó el recorrido de la nave espacial para identificar la ubicación de la columna de vapor en la superficie de la luna. "Estos hallazgos ayudarán a planear futuras misiones a Europa, previstas para que alcancen Júpiter entre finales de la década de 2020 y principios de la década de 2030", dijo Nature.

Al momento, continúa habiendo muchas preguntas sobre lo que contienen estas columnas y si podrían involucrar alguna forma de vida.

Elizabeth Turtle, científica investigadora del Laboratorio de Física Aplicada Johns Hopkins en Maryland, Estados Unidos, dijo que el subsuelo oceánico "es probablemente la parte más habitable de Europa porque es más cálida y está protegida de la radiación ambiental por la capa de hielo". Y si las columnas de vapor brotan como géiseres, "puede haber formas de que ese material del océano emerja a través de la capa de hielo, lo que permitiría que podríamos ser capaces de tomar muestras de él", agregó. "Parece haber ahora muchas líneas de evidencia como para desestimar las plumas en Europa", dijo Robert Pappalardo, científico del proyecto Europa Clipper de la NASA, una misión que tiene previsto acercarse a esa luna hacia 2022 para tomar muestras de partículas de polvo y de lo que brota en las columnas de vapor.

"Si existen plumas, y podemos tomar muestras directamente de lo que viene del interior de Europa, entonces podremos saber más fácilmente si tiene los ingredientes para la vida", sostiene un comunicad de la NASA.

Galileo se lanzó en 1989 para examinar el quinto planeta más cercano al Sol. Antes de finalizar su misión en 2003, la nave reportó los primeros datos que sugirieron la existencia de un océano de agua líquida debajo de la superficie de Europa.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...