domingo, 14 de agosto de 2011

La ciencia ficción invade los anuncios y promesas oficiales

Por Pablo Calvo - Diario Clarín
Se promocionan adelantos tecnológicos y se plantea el arribo de trenes de alta velocidad, chips para vacas y aviones no tripulados contra evasores, pero muchos planes demoran años o quedan en nada.
NO ALCANZAN LOS RADARES. EL PLAN PARA CUBRIR TODO EL PAÍS SE LANZÓ EN 2004. EL MES PASADO, HUBO UNA FUERTE PUESTA EN ESCENA PARA ANUNCIAR EL DESARROLLO DE ESTE RADAR, DESTINADO A CAPTAR VUELOS ILEGALES. LA REALIDAD ES QUE MÁS DE LA MITAD DEL ESPACIO AÉREO ARGENTINO ESTÁ DESPROTEGIDO ANTE LA INCURSIÓN DE AVIONES CON DROGAS.
Cristina Kirchner soñó con la llegada de Tutankamón a la Argentina. Imaginó los tesoros del faraón expuestos por primera vez fuera de Egipto. Objetos que lograron vencer el paso del tiempo, mensajes revelados, cuidados por técnicas de conservación que procuran su inmortalidad. El deseo presidencial se transformó en anuncio en noviembre de 2008, pero fue arena en el desierto: las pertenencias y los secretos del hombre que reinó diez años y murió cubierto por una máscara de oro jamás llegaron.

Los misterios de la ciencia y las aplicaciones de la tecnología en la vida cotidiana han servido a los discursos públicos para prometer mejoras que, contrastadas con la realidad, parecen ficción.

Si aún nadie subió al Tren Bala para viajar a Rosario y Córdoba es porque el “salto a la modernidad” que se juró dar en abril de 2008, con una inversión multimillonaria, nunca se concretó. Se llegó a mostrar en la Casa Rosada una maqueta de juguete de la formación que iba a perforar el viento, pero los pasajeros siguieron viajando en un Tren Tortuga, que tarda 14 horas en recorrer sólo 706 kilómetros. Tampoco asoman los trenes de Alta Velocidad previstos para llegar a Mar del Plata o a Mendoza en un santiamén. Y ni siquiera se ha completado la electrificación de las líneas metropolitanas y la reparación pendiente de 500 kilómetros de vías.

Lo que sí se puede es viajar por el Túnel del Tiempo y repasar las palabras oficiales sobre ciencia y tecnología barnizadas de cierta cuota de fantasía. Algunos ejemplos:

La radarización dispuesta por Néstor Kirchner en octubre de 2004 no alcanza a cubrir la totalidad del territorio. Eso impide perseguir a la flota fantasma de avionetas con droga que sobrevuela las provincias y aterriza en pistas clandestinas. Se denuncia que hay más de 100 vuelos ilegales por día. Apenas el 45 por ciento del espacio aéreo continental está cubierto por radares y a fin de año, con la reciente entrada en funcionamiento del primer sistema móvil 3 D del Escudo Norte y próximamente de 22 radares secundarios, se llegará al 60 por ciento de cobertura. La Patagonia, el Atlántico y la frontera andina seguirán sin suficiente protección. Para la oposición, las fronteras son “un colador”; para el Gobierno, ese radar 3 D, desarrollado en el país, es la primera respuesta en 40 años al problema.

El “control inalámbrico” del Riachuelo, una promesa del secretario de Medio Ambiente, Juan José Mussi de febrero pasado, es un plan casi desconocido por los empleados de esa dependencia, según las consultas de este diario. La idea, en palabras de Mussi, era “adquirir un mecanismo de monitoreo permanente similar al que se utiliza en el Rin”, el río alemán que llegó a ser frontera del Imperio Romano y hoy luce bastante más limpio que el Riachuelo, un foco de contaminación ambiental que afecta a más de tres millones de argentinos.

Los chips para vacas, la solución aprobada en 2006 por la Legislatura bonaerense para terminar con el robo de ganado y su venta en el circuito clandestino de la carne, nunca fueron colocados. “Se hizo una evaluación, se consultó a cuatro empresas proveedoras, pero no hay nada resuelto todavía. No queremos hacerlo de atropellada, sino avanzar despacio con la factibilidad. La idea es empezar alguna vez con los terneros para tener todo cubierto en tres o cuatro años, pero el tema sigue en estudio”, describió Pedro Apaolasa, a cargo de la comisión de Seguridad de CARBAP (Confederaciones de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa) Mientras, se sigue “caravaneando”, es decir colocando plásticos en las orejas a los animales que van a ser exportados a la Unión Europea.
Este año, tentados por la suba del precio de la carne, los cuatreros cometieron 600 robos, en los que se llevaron unos 3.000 animales. También viene con demora el Documento Único Equino, lanzado hace cinco años.

Los aviones no tripulados que iba a usar la Administración Federal de Ingresos Públicos para detectar evasión en los campos jamás despegaron. En setiembre de 2009, en plena guerra del kirchnerismo contra las entidades agropecuarias, el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, había prometido contratar “no uno, sino un montón de aviones” para controlar el volumen de las cosechas y afinar el control sobre el pago de impuestos. Cada avioncito iba a costar 20 millones de pesos y se iba a comprar en Israel, para empezar a fabricarlos, con el tiempo, aquí. Se estudió un pliego de licitación y se pensó en pintarles el logo del organismo recaudador a estos mosquitos zumbadores “para generar una sensación de riesgo muy fuerte en los evasores”. Pero nunca volaron.

Los dispositivos de trazabilidad, necesarios para acabar con los troqueles que tienen las cajas de remedios y que permitieron la irrupción de una mafia que los falsifica, los rellena y los vende, todavía no llegaron a todo el mercado. Recién para dentro de un año se completaría el nuevo mecanismo, que sirve para identificar medicamentos, a través de un dispositivo tecnológico, en la cadena completa de producción y distribución.

El control biométrico de los hinchas de fútbol, un método promocionado por la Asociación del Fútbol Argentino para contener el ingreso de violentos a los estadios, tampoco tiene implementación. Sólo hubo pruebas en Colón, Newell’s, Lanús y San Lorenzo, pero los barrabravas siguen saltando los molinetes y entrando en patota. El proyecto, desarrollado por la Universidad Tecnológica Nacional, se lanzó en diciembre de 2007 y tenía que estar listo para el torneo pasado, pero sigue en gateras.

• SBlt: La capacitación docente en el uso de las nuevas tecnologías es débil, lo que influye en uno de los más promocionados planes K: el reparto de computadoras portátiles a alumnos de escuelas secundarias públicas del país. Es una idea que comenzó a anunciarse en julio de 2005, cuando las máquinas costaban 100 dólares, cifra que creció a casi el triple. El Gobierno hace propaganda con la cantidad total de netbooks a repartir, tres millones, objetivo que, hasta ahora, se cumplió en un 30 por ciento. Las oficinas de Conectar Igualdad de Callao y Córdoba, que pueden utilizarse para entrenar a los maestros, están siempre vacías.

El plan para instalar una cámara de video en cada barco de la flota pesquera nacional, con la intención de frenar la depredación y las capturas ilegales, aún flota entre las olas. El Sistema Integrado de Control por cámaras de video se creó hace ya un año. Los equipos de filmación tienen que tener capacidad para registrar desde los lances hasta la descarga en el muelle. Pero una resolución de enero señala que “debido a un gran número de presentaciones y alta especificidad técnica que poseen los servicios propuestos, se ha producido una demora…” por lo que se dispuso una prórroga para la implementación. “Estamos empezando a conectar la flota, haremos una prueba piloto en breve y a fin de año nos gustaría que esto esté funcionando a pleno”, señaló un vocero del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...